Libros

Libros recomendados: El niño ya come solo

alimentación complementaria y BLW

La alimentación complementaria se complica

A estas alturas ya no es un secreto que mis inicios en el Baby Led Weaning fueron algo desastrosos, porque lo hice todo a lo loco, sin pensar y convencida de que plantándole a la bichilla un plato enorme con verduras de colores en mini trocitos ella iba a empezar a comer por sí misma. Así sin más, de un día para otro y viéndolo como el método más natural después de la teta. Pero sin periodo de adaptación ni nada, yo pensaba que eso sería cosa de ver el plato y devorarlo ella sola en un momento. Y resulta que el método no iba a funcionar exactamente así.

Al final, en casa hemos optado por un método mixto de triturados y BLW, para mi tranquilidad, la del papá de la bichilla y la de mi madre. Sin embargo, no he dejado de leer el libro que media blogosfera maternal me recomendó: El niño ya come solo, de Gill Rapley.  Y aunque nosotros no estamos aplicando el método al 100%, al menos la lectura me ha servido para desdramatizar otra de estas fases complicadas en el desarrollo de la crianza: la introducción de la alimentación complementaria. Aquí os dejo algunos aprendizajes básicos que os pueden sacar el miedo del cuerpo a la hora de dar de comer a vuestros bichillos.

1. El pecho sigue siendo lo fundamental. O el biberón, dependiendo de lo que cada bichillo haya estado tomando hasta ese momento. A lo mejor soy la única que estaba en la parra y que antes de empezar a leer sobre el asunto de la alimentación complementaria pensaba que en cuanto se introducían los sólidos se eliminaba por completo la leche. Pues resulta que estaba equivocada aunque sólo a medias. Si seguimos con la lactancia materna, esta continúa siendo a demanda como hasta el momento en que el bebé cumplió los 6 meses, pero si el niño toma biberón, si que se eliminan las tomas que vayan a ser sustituidas por las comidas sólidas. Conclusión ¡los niños de pecho con alimentación complementaria se van a dar un hartón de comer! Con lo cual lo mejor es ofrecer primero el pecho y, cuando ya estén satisfechos y contento,s darle la comida en porciones para que jueguen y experimenten.

2. Trozos grandes. Mi principal fallo. Yo empecé a darle la comida en trocitos muy pequeños a mi bichilla, por miedo al atragantamiento. Ella no podía manejar esos tamaños y como mucho lograba hacer una plasta con diferentes trozos en la palma de la mano. Entonces vi que en el libro se recomendaba cortar los alimentos en forma de palitos o bastones de unos 5 centímetros de largo, al objeto de que cuando el bebé los coja con la mano sobresalga una buena parte que será la que vayan comiendose, o chupando o aplastando. Porque lo que se les queda en el interior de la palma de la mano parece que no exista ¡se olvidan de esos trozos! Y de vez en cuando abren la mano y se caen al suelo. Tiene lógica que los trozos sean grandes para que ellos los gestionen porque si lo pensamos racionalmente ¿sería más probable que un bebé se atragantara con una barra de pan o con una miguita? Pues eso, que en lo de los trozos yo patiné por completo.

3. Es normal que no coman nada. ¡Y tan normal! Resulta que cuando los pones por primera vez ante los sólidos ellos no saben que eso es comida, que alimenta y que puede ser tan saciante como la leche a la que están acostumbrados. Por eso los trozos de comida son un juguete más. Al principio los manipulan y los dejan caer al suelo, ni siquiera se los llevan a la boca y claro, ya empiezan a aflorar nuestros temores de primerizos, porque así el niño tiene que estar pasando hambre. Pero en poco tiempo se van a dar cuenta de que sí les gusta, que les llena la barriga y van a empezar a desperdiciar muchos menos trocitos que al principio. Inicialmente se espera que los padres hagamos un acto de fe que no siempre es fácil. Yo en 4 semanas con la bichilla (y eso que no seguimos el método a rajatabla porque también le doy purés) he visto que ha progresado muchísimo y ya es capaz de comerse trozos completos sin que toquen el suelo ni una sola vez.

4. Los atragantamientos. ¡Nada que temer! Es más probable que los atragantemos nosotros con agua, con líquidos, con cucharadas de purés metidas a la fuerza, a que se atraganten los bichillos solitos si les dejamos manipular la comida a su aire. ¡Ver para creer! Que resulta que ellos saben si la cosa les está dando arcadas o si les va bien, si pueden introducir un alimento un poco más adentro o menos, y poco a poco van ganando confianza, el reflejo de arcada se va escondiendo al fondo de la boca y si se atragantan es mejor dejarlos solos y que se las apañen por ellos mismos (el libro dice que al menos 10 segundos). Yo soy pachorrona y cada vez que la bichilla se atraganta con la teta o con lo que sea le doy libertad y sí ¡ella solita se desatasca!

5. Las ventajas del Baby Led Weaning. Pues mire usted, pena me da no ser capaz de seguir el método al pie de la letra porque así te puedes llevar al bichillo a comer a cualquier sitio sin andar cargando con comida desde casa y puedes jubilar la batidora. Además desarrollan la psicomotricidad a pasos agigantados ¡que mi bichilla ya es capaz hasta de llevarse ella solita las cucharadas de comida a la boca! No todas, pero con algunas acierta a la primera y no se deja nada por el camino.

En fin, que no puedo hacer otra cosa que recomendaros también el libro El niño ya come solo, porque independientemente de que comulguéis o no con el Baby Led Weaning, que lo apliquéis a medias, unos días mejor que otros, o que lo odiéis a muerte, lo que sí es seguro es que os abrirá los ojos y os descubrirá que en la alimentación para los bebés existe un mundo que se extiende más allá de los cereales industriales y las comida trituradas.

Esto te puede interesar

35 Comentarios

  • Responder
    Monica (Maternidad Consciente)
    3 julio, 2014 at 07:21

    Me pasaron varias de tus dificultades y temores. Finalmente decidí que la transición fuera lo más natural posible. Simplemente intenté siempre darle comida saludable, a veces se la daba yo, a veces elegïa comerla ella por sí misma, variando las formas segun las texturas y las ganas de ella de comer sola. Y nada fue más placentero, que verla hoy incorporada a nuestra mesa sin mayores dramas. Saludos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 julio, 2014 at 11:52

      Aquí somos de pocos dramas, así es que si come bien (esto pasa generalmente cada día) pero también hemos tenido un día en el que no quiso comer más que 2 cucharadas a mediodía y una tarde en la que se negó en redondo a comerse la manzana ¡y no ha pasado nada! ni llantos, ni tragedias, que ya comerá en otro momento y además ¡se sigue poniendo hasta arriba de teta! Eso sí, reconozco que me lo tomo con tanta tranquilidad porque sigue engordando y creciendo bastante por encima de la media, pero si fuese justita con el rollo de los percentiles, no sé yo si mantendría la calma.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    3 julio, 2014 at 08:50

    Yo tampoco lo aplico al 100% pero lo ideal, en mi opinión, es conocer el método, y luego que cada madre se lo adapte a su gusto y a sus circunstancias.

    Y aunque los atragantamientos son poco probables, pueden ocurrir, así que está bien familiarizarse con la maniobra de Heimlich por si las moscas, porque si pasa hay que reaccionar con rapidez.

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 julio, 2014 at 11:57

      Después de 7 meses de maternidad yo creo que no cumplo al 100% con ningún método acerca de nada. ni de sueño, ni de alimentación, ni de apego. Empiezo a pensar que las normas no están hechas para mí. Para el tema de los atragantamientos me vino muy bien la infografía que me pasaste y la verdad es que de momento no hemos tenido sustos en este tema, porque ella tose solita y se desatasca.

  • Responder
    Eva - actualizando a 2.1
    3 julio, 2014 at 10:41

    Yo te recomendaría además el se me hace bola de Basulto y el mi niño no me come de Carlos González, no son específicos de BLW pero aclaran bastante.

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 julio, 2014 at 12:14

      El de Carlso González creo que lo comentaré la semana que viene, porque fue el primero de este estilo que leí. Para el de Basulto voy a darme un descanso que ya me empiezo a hartar de lecturas sobre crianzas y voy a introducir en medio alguna novelita entretenida.

  • Responder
    mamablogger1
    3 julio, 2014 at 11:04

    Tranquila en lo de los trozos porqué yo muchas veces le doy a mi peque trocitos pequeños y le va muy bien, ahora si le doy un trozo de pan (por ejemplo) si que se lo doy más grande que tenga por donde sugetar!!!
    Y respecto a los atragantamientos… ¡Miedo es lo que tengo! Me da coa que se me atragante con cualquier cosa!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 julio, 2014 at 12:17

      Yo miedo ninguno y de verdad que los trozos para que ellos lo manejen cuanto más grandes mejor. Las miniaturitas son difíciles de gestionar hasta que no tienen más meses y han desarrollado otras habilidades como la de hacer la pinza con los dedos para esos trocitos pequeñitos.

  • Responder
    MamaUniversitaria
    3 julio, 2014 at 11:47

    El mío va con papilla, pero con la fruta si que juega más y ahora la come. Pero luego de ver más niños me doy cuenta que como coma un niño es una tómbola! Mi peque come muy bien, pero poca cantidad! Lo que mejor come es la fruta!
    Me hubiera gustado perder aplicar el BLW mejor, pero mi marido no está muy convencido en el tema… No termina de explicarme porque, pero buen, es el padre también!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 julio, 2014 at 12:19

      Eso me ha pasado a mí. El papá de la bichilla siente que lo trato como un 0 a la izquierda, y que si no estamos de acuerdo en algo relacionado con la crianza de la niña se acabará haciendo lo que yo decida unilateralmente. Por eso, en esto del BLW, he tenido que ceder para mantener la armonía familiar. Con él y con mi madre, que es otra que también me tiene loca cada vez que le introduzco un alimento nuevo a la niña y se lleva las manos a la cabeza porque dice que me estoy precipitando con todo. ¡Qué paciencia hay que tener!

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    3 julio, 2014 at 12:39

    Nosotros ya vamos por casi tres meses de BLW y ahora parece que la peque empieza a comer y a mostrar mucho más interés por la comida, lo que también se ha traducido en mayor limpieza por su parte, porque nos liaba una en cada comida que era para verlo… Creo que el BLW tiene dos secretos: Confianza y paciencia 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 julio, 2014 at 14:18

      Mi bichilla al suelo cada vez tira menos. Vamos, la carne no toca el suelo ni por casualidad ¡qué ansia le ha entrado por la ternera! Paciencia me sobraba y la confianza me la han ido minando los de alrededor, así es que ya del sistema mixto no creo que nos mueva nadie.

  • Responder
    Marta
    3 julio, 2014 at 15:45

    Ese era mi miedo, el atragantamiento con los trozos, pero en cuanto mis tíos me dijeron que le diera pan, un trozo duro, que ellas se lo comerían bien, allí que fuímos, bajo la atenta mirada de todos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 julio, 2014 at 14:24

      La verdad es que verlos comer es un espectáculo. Yo me estoy planteando cobrar entrada para ver el show…

  • Responder
    nosoyunadramamama
    3 julio, 2014 at 16:25

    Yo es que lo he hecho al revés, me explico, siempre les he introducido la comida en purés y, cada vez que los niño, delante de nosotros, han querido probar algo, les he dado, pero como algo puntual. porque para qué nos vamos a engañar, comen más sano ellos que nosotros. Yo estoy más interesada en que coman todos los nutrientes en cantidades suficientes que en que puedan saborear uno a uno los alimentos, básicamente porque al final, salvo la fruta, ¿hay algo que comamos sin añadirle otros condimentos?? hay que añadir desde aceite hasta ajos, salsas con cebollita…vamos, yo no como nada sin acompañamiento de otros ingredientes por lo que no me convence eso de q así saborean la comida sin mezclar… Pero bueno, tiene q haber para todos los gustos…

    • Responder
      Eva - actualizando a 2.1
      3 julio, 2014 at 16:34

      Creo que no tienes muy claro lo que es el BLW.

      El BLW no quiere decir que le des alimentos uno a uno sin mezclar, con el BLW el niño come lo mismo que el resto de la familia, arroz con conejo, calabacines rellenos, pollo en salsa, conejo encebollado, tortilla de patatas, macarrones, huevos con pisto…

      Lo mismo que come el resto, con los condimentos que quieras excepto sal durante el primer año (o toda la vida mucho mejor).

      • Responder
        nosoyunadramamama
        3 julio, 2014 at 16:53

        No he leído sobre el BLW ni sobre métodos de ningún tipo porque voy haciendo las cosas en función de las necesidades de mis hijos, sin seguir libros, métodos, filosofías o las recomendaciones exactas de un pediatra.. todo lo que sé de este y otros métodos es por lo que cuentan las madres en los blogs, y una de las ventajas que mencionan es que si no les trituras las cosas, pueden probarlas sin mezclar sabores, pero insisto, esto lo he leído en blogs. En cualquier caso, si es como tú dices, no veo mucha diferencia entre hacerle un puré de lentejas con verduras y dárselas tal cual. Yo lo hago de las dos formas y no veo la diferencia.

        • Responder
          Planeando ser padres
          4 julio, 2014 at 14:49

          Como dice Eva, se trata de que coman igual que el resto de la familia (o casi, sin sal sobre todo) pero claro, así de radical sólo pueden aplicarlo las pocas familias que coman sano de verdad, lo que no es mi caso, la verdad. Yo como fatal, y si un día no me apetece me como un sándwich y andando, por lo que de una u otra forma sí tengo que cocinar cosas diferentes para la bichilla. Después está la cuestión de que si por ejemplo, un día se cocinan macarrones, le puedo poner a ella unos cuantos 3-4 y esperar a que juegue con ellos y algo le caiga en la barriga. No pasa nada si no se come ninguno, porque con la lactancia sigue alimentada de sobra hasta que cumpla un año, pero hay muchos padres (como por ejemplo el papá de la bichilla) que no dormiría tranquilo sabiendo que pueden pasar 2 o 3 meses sin que la bichilla coma una cantidad «adecuada» de sólidos. De ahí que vaya mezclando ambos sistemas.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    3 julio, 2014 at 16:35

    Este libro no lo conocía, yo tengo el de CG Mi niño no me come. A mi me han dado pánico siempre los atragantamientos, solo he confiado desde el principio en el pan, lo demás a sido de forma natural y muy poco a poco; primero triturado, luego chafado, trocitos…creo que eso no va indicando el propio niño y no creo que se beneficioso para nadie seguir un método con el que no nos sentimos seguros por mucho que lo recomienden o esté de moda…

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 julio, 2014 at 14:35

      Ese fue el primero que me leí, y sobre el que hablaré la próxima semana, pero no me quedó muy claro el asunto del BLW. Aunque comparto la idea de que no podemos estar criando a los churumbeles con un sistema que nos de miedo, nos trasmita poca confianza, etc. Bastante duro es tratar de hacerlo lo mejor posible y sacar seguridad de donde no la hay para complicarnos la vida con técnicas que no nos convenzan.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    3 julio, 2014 at 22:42

    yo lo tengo leído y releído, la verdad que tienes razón aunque no practiques el BLW sirve de guía y como ejemplos de mesnús. Nosotros como sabes vamos a dos bandas purés y sólido y el libro la verdad me ha venido genial. Un abrazo

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 julio, 2014 at 14:58

      Pues esa misma situación es la que tenemos en casa y de momento no me puedo quejar mucho porque la niña zampa a lo grande. Aunque no se siga el método, el libro es bien útil.

  • Responder
    Ensancha los pulmones
    3 julio, 2014 at 22:43

    Nosotros si lo hacemos, empezamos a los ocho meses. La verdad es que disfruta comiendo. Lo más positivo que veo es que come con nosotros a la mesa, y no antes ni después y no tiene que ser dependiente de nosotros.

    ^^

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 julio, 2014 at 15:00

      Claro es que empezar a los 8 meses debe dar más seguridad porque los peques ya se defienden mejor ante la comida. Y hasta entonces ¿qué hacíais? ¿TrituradosS? ¿Biberones?

  • Responder
    yyoconestasbarbas
    4 julio, 2014 at 09:05

    Tenemos el libro por casa desde hace meses, y cuando lo leí, pensé: -«¡¡Este libro es la p…!!»- Porque visto tal y como te lo cuentan, es taaaaaaaaan lógico, taaaaaaaan bueno, taaaaaaaan intuitivo… todo tiene taaaaaaanto sentido, que parece que es la panacea y parece mentira que no se haga así SIEMPRE.

    Luego, te pones, y como pasa tantas veces, no es todo tan bonito ni aplicable… pero desde luego, es un método fantástico y 100% recomendable. Lectura obligatoria… y que luego cada uno lo aplique como quiera y como pueda. Se aprende bastante.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 julio, 2014 at 15:46

      A mí me ha parecido realmente útil, porque es verdad que de un tiempo a esta parte hemos aprendido unos hábitos alimentarios para los bebés que nos parecen de lo más normal, defendemos que toda la vida se ha hecho así, y nos equivocamos por completo, porque el mundo lleva mucho tiempo existiendo y la batidora existe desde hace 2 primaveras. Pero también en verdad la parte que tú cuentas: el planteamiento y el razonamiento es fantástico, pero a la hora de aplicarlo a rajatabla pueden surgir muchos inconvenientes y entre los principales creo que está el hecho de que los niños pueden pasarse meses sin comer sólidos (cierto que no los necesitan pero es to no es fácil asumirlo) y que el entorno te puede tratar como a un loco de atar y hasta pedir que te quiten la custodia del churumbel.

  • Responder
    Patricia
    7 julio, 2014 at 00:11

    Yo he aplicado el método sin leerlo, lo tengo pendiente, y nos va fenomenal. Eso sí, hasta donde yo sé en los niños de bibe la leche artificial también ha de darse a demanda y no sustituir tomas hasta que el bebé vaya dejándolo de lado por sí mismo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 julio, 2014 at 15:33

      Pues eso es lo que me llamó la atención, que algunas mamás con las que he hablado, en cuanto empiezan con la alimentación complementaria quitan esos biberones que coinciden con los horarios de las comidas a sus bichillos. Yo pensé que también seguiría siendo como el pecho, pero no sé si depende del pediatra con el que hayan ido a dar, de gustos personales… Lo de ir dejando tomas de lado ¿de verdad ocurrirá en algún momento? Porque mi bichilla no hace más que sumar comidas y tomas, pero no retira nada de nada.

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    7 julio, 2014 at 16:13

    Como ya te he comentado en alguna ocasión, tampoco utilizo el método (ni este ni ninguno) al 100%, y es que creo que cada una debemos ir adaptando las teorías que nos convencen a nuestros pequeñajos para coger lo mejor de cada una. Además, mientras estén bien alimentados con la leche, que jueguen, practiquen y guarreen lo que quieran con la comida, que algo de algo les acabará cayendo al estómago!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 julio, 2014 at 09:51

      Doy fe de que algo siempre llega a la panza, pese al guarreo y a todo lo que tiran al suelo. Porque cuando cambio el pañal de la bichilla, allí están los trozos de zanahoria, de carne… Poco digeridos y casi todos intactos ¡Pero se los ha comido ella solita!

      • Responder
        Belen
        1 agosto, 2015 at 12:40

        He sido madre recientemente en Reino Unido y todo lo que me han asesorado los medicos en España se ve como una moda de padres hippies. Son formas distintas de criar a nuestros pequeños y creo, en mi opinion, que los paises latinos deberiamos fijarnos mas en los paises del norte en cuanto a la crianza de los bebes, es mas natural.

        • Responder
          Planeando ser padres
          17 agosto, 2015 at 16:05

          Ay, tu comentario me resulta confuso. ¿Consideras que lo más natural es el BLW o los purés? Porque no sé si estamos de acuerdo o en desacuerdo.

          • Belen
            30 agosto, 2015 at 15:42

            Perdon por no explicarme bien.
            El BLW es lo que recomiendan en Reino Unido y a mi me parece una forma mas natural y respetuosa con los bebes.

          • Planeando ser padres
            30 agosto, 2015 at 22:51

            Entonces estamos de acuerdo, pero en España no es lo normal y cuesta mucho encontrar comprensión entre familia y profesionales.

  • Responder
    Las cosas de mi madre (III). Cualquiera sabe hacer un puré - Planeando ser padres
    5 diciembre, 2014 at 07:00

    […] empezar a dar de comer a la bichilla como a un ser humano adulto. Y yo había leído sobre el Baby Led Weaning y quería probar este método que me parecía cómodo y eficaz. Pero mi madre y el papá de mi […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.