Ocio y viajes

Rosas: un rincón de la Costa Brava

Aunque la finalidad principal de nuestro viaje era visitar Cadaqués, la cercanía y la variedad de alojamiento económico nos hizo pasar la noche en Rosas, y dedicar el día siguiente a conocer este otro municipio de la Costa Brava. Rosas es un pueblo típico mediterráneo de los que viven de cara al turismo, con un paseo marítimo larguísimo bordeado de hoteles, restaurantes, cafeterías, heladerías para atender a los viajeros de paso por la localidad, tiendecitas de suvenires… Al contrario que en Cadaqués, Rosas sí parece haber sido concebida para acoger a hordas de veraneantes, con sus calles amplias y sus espacios abiertos. No tiene el encanto que su vecina pero es muy cómoda para callejear y visitar con niños. Nosotros fuimos en plan de turismo de playa y no visitamos muchos de los enclaves más importantes de la ciudad, sólo los que estaban más céntricos y no requerían grandes desplazamientos, por lo que en la web de Turismo de Rosas podréis encontrar algo más que lo que os va a aportar nuestra experiencia.

1. Playas. Tiene muchas, unas a continuación de otras, grandes y para un gentío impresionante, aunque también se pueden encontrar calas pequeñas y recónditas, que dependiendo de los artilugios de bebé que llevemos a cuesta no nos pondrán fácil el acceso. Por la ubicación de nuestro hotel, transitamos más la de Santa Margarida, La Punta (esta es poco profunda, por lo que los niños que ya caminen la disfrutarán más), Playa Nova… ¡Un montón de ellas! Casi todas están bien acondicionadas con todos los servicios y tanto el agua como la arena suelen estar bien limpitos, lo cual es de agradecer.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Recinto amurallado de la Ciudadela de Rosas

2. La Ciudadela. Prácticamente en el centro de Rosas y a un salto de la primera línea de playa se puede visitar (gratis) el recinto amurallado de la Ciudadela. Da la sensación de ser un parque pero contiene restos arqueológicos de Rosas de los últimos 13 siglos. Por encima de las murallas no podréis ir con carrito de bebé, pero el resto del terreno sí es bastante accesible para realizar esta visita. Justo desde lo alto de las murallas vimos al otro lado estos típicos burros catalanes ¡los primeros que vi desde mi llegada a Cataluña! A simple vista, el recinto de la Ciudadela puede parecer un descampado, pero es entretenido caminar para ver lo que queda de la iglesia, de la villa romana, del barrio griego, de los cuarteles militares…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Burros catalanes desde la muralla de la Ciudadela de Rosas

3. Centro histórico. En Rosas se pueden encontrar varios edificios del Modernismo catalán, aunque sinceramente, la ciudad no creo que sea visitada por este motivo. Pese a todo, el núcleo urbano puede darnos más la sensación de estar en un pequeño pueblo y no en una zona tan descaradamente turística y comercial, por lo que siempre viene bien visitarlo para cambiar de aires.

4. El faro. Yo es que soy de echar a andar hasta que me pierdo. Pues para llegar al faro de Rosas nos perdimos ¡y mucho! Y todo por no seguir la carretera y tratar de llegar hasta él callejeando por las impresionantes casas de una de las urbanizaciones de Rosas. El faro es un lugar tranquilo, en el que descansar después de una caminata y relajarse un poco (aunque a pleno sol) del paseo realizado para  visitarlo.

Faro de Rosas

Faro de Rosas

5. El Bulli. No creo que las familias con niños que me lean tengan en mente (y en su presupuesto) la idea de desplazarse hasta la Cala Montjoi  para deleitarse con la cocina de Ferran Adrià. En cualquier caso, por si no habéis estado al día de las novedades, El Bulli permanece cerrado al público desde hace 3 años y se ha reconvertido prácticamente en un taller de investigación culinaria (El Bulli Foundation). Dicen que durante 2014 sólo abrirá 20 días al año y el resto continuará siendo una especie de centro de creatividad y museo, por lo que para comer, mejor optaremos por otros de los restaurantes más mundanos de Rosas. Si os gusta el pescado os vais a hartar, porque Rosas tiene el mayor puerto pesquero de la Costa Brava, así es que más fresco que aquí en pocos sitios podréis degustarlo.

Desde una de las playas del centro de Rosas sale un enorme espigón que se introduce muchos metros en el mar. El agua a penas cubre a ambos lados, aunque si no queremos mojarnos es una buena opción para dar un paseo con los niños porque tendrán la sensación de estar caminando por encima del agua y podrán entretenerse viendo nadar a los peces. El agua de esa zona es asombrosamente cristalina. También existe la posibilidad de hacer visitas guiadas al puerto pesquero ¡que hay niños que creen que la leche ya nace en un tetra brick y los peces en una lata de conservas! Esta puede ser una buena actividad para hacer en familia y despertar su interés por el medio marítimo.

En definitiva, Rosas no es un enclave mágico ni singular, porque la costa española rebosa de sitios parecidos a este, pero al menos tiene un ambiente agradable y tranquilo. Nosotros lo visitamos en septiembre y creo que éramos los turistas más jóvenes de todo el pueblo, porque sólo se veía gente de la tercera edad danzando a todas horas ¡incluso en los locales nocturnos! Si pasas por la zona para ver otros sitios de más renombre como Cadaqués o Empuriabrava, no dejes de visitarlo. Si sólo quieres turismo de playa y relax, también es un lugar muy recomendable pero ya no se le puede pedir más a Rosas.




Esto te puede interesar

5 Comentarios

  • Responder
    Marta
    4 julio, 2014 at 08:49

    Dios mío, qué preciosidad de lugar!!! Pero estáis todos los días viajando!! Jajajaj, me encanta este lugar, y los burros, qué pasada!

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      4 julio, 2014 at 12:21

      ¡Jajaja! No mujer, hacemos lo que podemos, pero antes de que naciese la bichilla casi cada mes algo sí que viajábamos. Ahora que ya le estamos perdiendo el miedo a esto de movernos con la niña ¡ya mismo volveremos a empezar!

  • Responder
    Hotel Mediterráneo Park & Hotel Mediterráneo en Roses - Planeando viajar con niños
    7 julio, 2014 at 07:37

    […] ya que no se encuentra en primera línea de playa, sino a unos 300 metros del paseo marítimo de Rosas, con lo cual en dos pasos llegas a todas partes y te ahorras gran parte del presupuesto. […]

  • Responder
    mamaenbulgaria
    10 julio, 2014 at 07:53

    Yo viajaba un poco antes de tener hijos.. Iba tan ligera de equipaje.. ahora lo echo de menos cuando cargo miles de trastos para movernos con los niños y me da una pereza infinita.

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      10 julio, 2014 at 18:52

      ¡Ay sí! Yo trato de ir lo más ligera posible, aún a riesgo de dejarme algo que luego vaya a necesitar, pero es que de lo contrario necesitaríamos un camión para salir de casa una noche.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.