Ocio y viajes

Playas para bebés y niños

Hace unos días vi esta noticia y me impactó saber que se hubiese acondicionado una playa especialmente para ir con niños. Si lo pienso fríamente, la playa no necesita condiciones especiales para que la disfrutemos con nuestros churumbeles, pero sí es cierto que si te encuentras con ciertos servicios que pueden hacer más relajada lo que suele ser una estresante jornada de diversión playera con niños ¡bienvenidas sean estas nuevas comodidades! La playa de Sant Antoni de Calonge, el pueblo de Girona que se ha lanzado con esta innovadora iniciativa, ofrece a los turistas el Espacio bebé, donde se pueden encontrar cambiadores, microondas para calentar biberones, charlas para padres y hasta sesiones de ejercicios para la recuperación del suelo pélvico, o el siempre relajante yoga. Vamos, que te vas a la playa y a la vuelta habrás superado el post parto por completo. ¡Y gratis! No se puede pedir más. Si vuestro destino de vacaciones aún no ha dado este gran salto para favorecer el turismo familiar, os dejo algunas recomendaciones que pueden ser de utilidad a la hora de elegir la playa en la que pensáis veranear con niños este verano.

1. Mucha arena. Cuando vamos en pareja siempre nos deleitamos con las calitas románticas, inaccesibles y que nos dan toda la privacidad que no podemos encontrar en una playa familiar. Pero a la hora de ir con niños no me veo escalando por laderas de acantilados con la mochila portabebés, ni tratando de echar a rodar el carrito por encima de las rocas para llegar a un idílico remanso de paz que va a ser mancillado con los gritos de nuestro bebé. Así es que yo optaría por playas llanas, con una gran franja kilométrica de arena en la que el ruido de un niño pase desapercibido entre el murmullo de la multitud. Si vais con críos que ya camina, aún hay más motivos para desear estar en una zona bien arenosa y no en un roquedal donde se puedan abrir la crisma al menor descuido. Muchas de estas playas principales tienen caminos de madera que llegan casi hasta la primera línea de playa, por lo que incluso podréis plantearos llevar el carrito del bebé a la playa.

2. Poca profundidad. Hay playas que en cuanto pones un pie en ellas ¡te vas al fondo directamente! Vamos, que justo donde rompen las olas en la orilla ya hay un abismo muy profundo en el que los adultos no hacen pie. Claro, en este tipo de playas los niños tienen poca libertad en el agua. Si son mayores y nadan bien, podrán entretenerse algo más, pero los pequeños no podrán chapotear a sus anchas, ni sentarse dentro del agua, ni tratar de caminar. Si encontráis una de esas playas en las que el agua no pasa de la rodilla en decenas de metros hacia el interior ¡no dudéis y elegidla para vuestras vacaciones!

3. Zona de juegos. Antes te ibas a la playa con lo puesto, con una pelota y las palas playeras y ya podías echar una semana de vacaciones. Por suerte, las playas cada vez están mejor acondicionadas, y es frecuente ver zonas habilitadas para jugar al fútbol en la arena, al vóley, al badmintong, así como verdaderos parques infantiles con todo tipo de columpios instalados en la misma playa. También las hay que colocan plataformas flotantes o castillos hinchables en el agua. Vamos, que si tenéis un churumbel que sea un culo inquieto y necesite variar de actividad a cada instante, una buena playa con una zona de juegos completa puede ser la clave para que disfrutéis de unas vacaciones tranquilas en familia. Todos estos servicios son gratuitos.

4. Baños, duchas y  demás instalaciones para la higiene. Casi todas las playas turísticas ya están adaptadas en este sentido, pero no deja de ser un punto a tener en cuenta. Yo he estado en playas en los que la ducha más cercana estaba a un kilómetro de distancia y claro ¡se te quitan las ganas de agua dulce! Pero al ir con bebés y niños, a muchos de los cuales puede incomodarles la sensación de la sal en la piel y producirle irritaciones, o tienes una ducha cerca o vas a tener que bañarle con el agua mineral que hayáis llevado. La cuestión del váter cercano es imprescindible para niños y adultos, mientras que los bebés pueden vivir tranquilos en este aspecto, porque van bien equipados con sus pañales.

5. Otras actividades. Existen playas que organizan conciertos, clases de baile, de gimnasia, exposiciones culturales, talleres artísticos para niños, que tienen guardería, que invitan a utilizar su servicio de pulseras identificativas para que los churumbeles no se pierdan mientras veraneamos… Como veis,  la imaginación es infinita para hacer la estancia de los turistas más agradable y sencilla. Si tenéis cerca el chiringuito de turno o un supermercado, también tendréis la vida solucionada en caso de que se os olvide alguna cosa básica para vuestro día de playa o si tenéis un antojo gastronómico en el último minuto.

Como veis, no hay excusas para quedarse en casa sin veranear sólo porque tengáis que desplazaros con un bebé o un niño. Sólo debéis ser algo previsores al organizar vuestras vacaciones familiares y escoger un destino acorde con vuestras necesidades.




Esto te puede interesar

6 Comentarios

  • Responder
    Marta
    18 julio, 2014 at 08:38

    Entiendo que tú eres más de playa que de piscina, no? A las que solemos ir, están muy bien acondicionadas. Suelen tener un rompeolas, y cuando la marea está baja, caminas y caminas, y parece que nunca llegas a mojarte todo el cuerpo (son unos cuantos metros, tampoco es que sea demasiado)
    Solemos llevar cosas para jugar en la orilla, con lo que vamos como los domingueros, eso sí, cada una se ocupa de sus propas cosas.

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      18 julio, 2014 at 10:48

      Curiosamente, me pasé más parte de mi infancia en la piscina comunitaria que en la playa, a pesar de vivir en la Costa del Sol, pero la playa me gusta más. La piscina casi que es más cómoda por lo llana y lo poco que lo guarrea todo el césped (nada que ver con la arena) pero la playa tiene más encanto, más gente, turismo de todas partes. Me da la sensación de que ir a la playa es más como estar de vacaciones constantes.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    18 julio, 2014 at 10:44

    Qué interesante, una playa para niños!
    El mes que viene iremos al Mar Negro como cada año, a una parte de la costa que potencia bastante el turismo familiar. No llegan al punto de tener cambiadores, pero hay más familias que adolescentes de botellón.
    La verdad es que para ir con niños, me conformo con que la playa esté limpia y con poca gente (ahí es nada)..

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      18 julio, 2014 at 10:49

      ¡Jajaja! Mujer lo de una playa limpia creo que en España puede ser fácil de encontrar, pero con poca gente en verano ¡seguro que es misión imposible! Siempre te quedarán esas calas recónditas y escondidas, de difícil acceso para todo el mundo. Está bien saber que en Bulgaria también se potencia el turismo familiar de esta forma. ¡Que disfrutes mucho de tus vacaciones!

  • Responder
    Irene MoRe
    18 julio, 2014 at 11:38

    Peque, en eso, es igual que yo, prácticamente cualquier playa nos vale.

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      18 julio, 2014 at 16:53

      Yo aspiro a que con un poquito de práctica mi bichilla también sea así de todo terreno, pero de momento ¡le hace ascos a todo!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.