Marcas

¿Qué pienso de las vajillas para bebés?

Tupper portatodo de MAM. Complementos para las vajillas de bebés

Tupper portatodo de MAM. Complementos para las vajillas de bebés

Hace un tiempo que quiero escribir este post, pero se me van colando otros temas y al final la bichilla va a comenzar a juntar el ajuar de su boda antes de que yo haya abordado el tema de las vajillas para bebés. Como en todo desde que me he convertido en madre, mi opinión sobre este artículo de puericultura ha ido dando tumbos y ahora creo que ya tengo una opinión definida que mantendré hasta el final de los días (o hasta la invención del próximo complemento mono que me convenza de ser imprescindible para la crianza de mi bichilla). Mi experiencia sobre este tema ha ido evolucionando de esta forma.

1. Etapa pre-embarazo. Antes de tener hijos propios no es que me desvelase el tema de las vajillas para bebés, pero es cierto que cuando nació mi sobrinita le regalé una. A mí me pareció mona, en la tienda estaba de rebajas con un 50% de descuento al ser verano y era un juego bastante completito de plato hondo, llano cubiertos metálicos, de buena marca. Era para niños de más de 3 años pero a mí no me preocupaba que la niña ni siquiera hubiese nacido. Y la compré. Porque casi cada semana le compraba algo antes de que naciese (cosa que ni siquiera he hecho con mi bichilla). Mi cuñada creo que no la ha usado mucho, es más de vajilla y cubiertos estándar y la verdad es que yo no entendía por qué. Hasta ahora.

2. Etapa pre-parto. En esas semanas de preñez propia, una familiar del papá de la bichilla se ofreció a regalarnos la vajilla para la niña cuando naciese. Yo no tenía pensado comprar ninguna porque quería estirar la lactancia hasta el infinito y más allá, por lo que aún faltarían meses para tener que necesitarla, y no me pareció mala idea. Esta era bastante completa: con un vaso (el tema de los vasos para bebés me va a dar para otro posts, así es que no desvelaré mi opinión al respecto por el momento), un plato gigante con ventosa incorporada, un par de cubiertos muy redondeados, un pequeño tupper con tapa hermética para llevar galletas, trocitos de fruta, etc. Todo muy colorido, vistoso, pero ¡gigante! El diseño me gustó, pero a la hora de ponerlo en uso me ha parecido una caca de la vaca. Perdón por el tecnicismo.

3. La bichilla empieza a comer. Os digo desde ya que no me gustan los platos con ventosa, porque o no están bien diseñados o mi bichilla tiene una fuerza bruta que hace que ese invento no vaya con ella. Además, al ser todo tan enorme, la comida (y mira que esta niña come) parece una cagarrutilla en medio de un plato (lo mismo que nos pasa a los adultos cuando vamos a sitios elegantes, de cocina contemporánea, o de autor, y nos quedamos mirando como tontos una vajilla impoluta con un canapé que se supone que es el primer plato completo). Vamos, que desde que empezamos con la alimentación complementaria la niña se come los triturados en nuestras tazas de café gigantes de Ikea o directamente del tupper en el que congelo la comida (perra-vaga que es una). Si le ofrecemos trozos se los dejamos encima de la bandeja de la trona. En casa de mi madre sí usa plato y cubierto de bebé (como para no usarlo, con el genio y las ideas tan fijas que tiene la abuela).

¡Qué pena no poder estrenarlo!

¡Qué pena no poder estrenarlo!

4. Los cubiertos de bebé. Luego está el tema de los cubiertos para churumbelitos. Lógicamente me parecía una idea estupenda que la bichilla tuviese su ajuar de plástico y no metálico, pero es que si os soy sincera hay cucharas para bebés que yo no sé quién las ha diseñado (un loco en una noche de insomnio, por lo menos). Tienes unas redondeces supuestamente anatómicas y no sé que más, que ni yo como adulta sé por dónde cogerlas, ni la bichilla es capaz de abrir la boca ante semejante tamaño de cucharilla. Total, que esta niña come a diario con una cucharilla de esas pequeñitas del café, de nuestra cubertería normal y santas pascuas.

4. Lo que he aprendido. Así andaba yo, renegando de la estafa que me parecían las vajillas y cuberterías para bebé cuando me escribieron desde MAM para hacerle un regalito a mi bichilla. No tenía ni idea de lo que me iban a enviar (tampoco me pidieron que hablase de ellos en el blog) y cuando llegó el paquete mi opinión sobre este tema comenzó a tambalearse. Desde MAM me enviaban un biberón monísimo (que no estrenaremos porque la bichilla sólo lo usa si yo no estoy con la teta en casa y para eso creo que con el único que hemos estrenado vamos a tener de sobras), un plato hondo a modo de cuenco, con un plato llano que le sirve de bandeja (de tamaño manejable y material agradable al tacto y resistente) y otro envase para conservar alimentos, con una tapa que sirve tanto para preservar la comida del interior como de base para que sea más estable al estar abierto. Los platos me encantaron. No sólo por ese color tan rosa y atractivo que me ha enamorado, sino porque tienen un diseño que sí veo útil, sin tanta parafernalia de ventosas, asas y tamaños XXXXL. ¡Que los bebés no comen tanto!

Sencillez y utilidad ¡Me gusta MAM!

Sencillez y utilidad ¡Me gusta MAM!

Y así, aprovechando que tenía este tema pendiente, he decidido agradecer el detallito de MAM. Seguro que existen otras marcas con diseños muy prácticos, pero mira, no había tenido yo la suerte de cruzarme con ninguna en mi camino. Aún así os confieso: mi bichilla no come diariamente en su vajilla de bebé. Porque desde que estas navidades el lavavajillas hizo acto de presencia en esta casa ¡hasta que no se llena hay que ir gastando lo que queda limpio! Y con lo poco que cocino, la niña necesitaría una vajilla propia infinita para cada día. ¿Qué pensáis vosotros de las vajillas para bebés? ¿Son imprescindibles, útiles, un sacadero de dinero? Podéis opinar a gusto.

Esto te puede interesar

54 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    22 julio, 2014 at 07:12

    Pues yo también fui cambiando de opinión, compré como todas y luego dije para qué? Es verdad que la que tengo la usamos, ya que la compré le doy uso pero realmente… Cubiertos siempre utiliza los nuestros los normales.

    Lo que si me gustan son los cuencos, y ese que te han enviado me gusta mucho.

    A mi me han enviado el bibe y el tupper y me encanta!

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 14:31

      El papá de la bichilla se esfuerza en usar los cubiertos de bebé cuando le da él la comida, pero yo paso de seguir dándole oportunidades a los modelos que tenemos, porque lo pongo todo perdido y no avanzamos nada. Me queda el consuelo de pensar que al menos yo no he comprado ninguna, que todo ha sido regalado y han sido otros los que han desperdiciado el dinero. Porque es que me ha entrado cada inutilidad en casa que están para verlas. El de MAM es sencillo y práctico.

  • Responder
    Marta
    22 julio, 2014 at 08:57

    Yo no usé más que un bol que me regalaron para los potajes, y las cucharas alargadas de plástico, de las que sigo enamorada. Ajuar en sí… Creo que los típicos vasos y platos de colores de ikea, jeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 14:33

      Yo tengo algunos platos en los que directamente podríamos bautizar a la niña (si su padre no se opusiese) de lo grandes que son. Los cubiertos, aún no he encontrado ninguno queme convenza: o muy grandes, o muy pequeños, o con formas raras. Y los vasos ¡ay, el día que me lance a hablar sobre ellos!

  • Responder
    Mama Blogger
    22 julio, 2014 at 09:09

    Yo uso más que nada un vol para la pequeña y para la mayor si que ya utilizo juegos de vajillas de plástico, jeje!
    Por cierto yo también tengo los típicos platos, vasos y cubiertos de Ikea, y van genial!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 14:47

      A lo mejor lo que me pasa es que la bichilla aún es muy pequeña para esto de las vajillas para niños. Verás que cuando crezca se me aficiona y tengo que escribir otro post.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    22 julio, 2014 at 09:36

    ¡Qué escatológica estás hoy jaja!

    Yo pienso que para bebés se necesita poca cosa, y con que sea irrompible basta. Yo uso el set de 6 colores de Ikea (buena calidad, aguanta de todo, colores bonitos y muy barato).

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 14:48

      Creo que eso es lo que me está pasando, que aún es muy bebé para este tipo de cosas y por eso no le veo utilidad a nada de lo que tenemos. Pero es que en la caja pone a partir de 6 meses ¡la bichilla tiene 8 y no le echa cuentas a nada! Estoy sensible con el tema y me siento defraudada.

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    22 julio, 2014 at 09:47

    soy super fan de mam, sino fuera por sus chupetes no sé donde estaría hoy jajaja (y eso que mira que cuesta encontrarlos).
    Pues son bien chulos. Yo me he apañado con un cuenco del mercadona que me regalaron y cubiertos pequeños del IKEA, ah y alguna cuchara del mercadona también. Y platos para la tortilla, carne, pescado.. de los de verdad. Pero muchas veces pienso que una ventosita para poderme dar la vuelta y que no lo haya tirado no estaría nada mal.
    Que enrollados estos de MAM que suerte!
    besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 14:51

      ¡Ay los chupetes! En una de mis Nonabox venían unos de MAM que se esterilizan en su propia cajita en el microondas. ¡Eso es progreso! Que estoy hartita de andar hirviendo cacitos de agua para higienizar los otros chupetes de mi bichilla. Déjate tú de ventosa que tampoco te puedes fiar. Al final, te ibas a dar la vuelta confiada y tu beba te la iba a liar igualmente. Así ya sabes que vives siempre al riesgo y no te llevas sorpresas desagradables.

      • Responder
        Lydia - Padres en Pañales
        23 julio, 2014 at 08:58

        jajaja vivimos en riesgo ajaja. Anda que eso de la caja después de meses y meses me lo dijo un día el papi…yo ni me había fijado y eso que había visto que ponía algo debajo de la caja ><

  • Responder
    nosoyunadramamama
    22 julio, 2014 at 10:50

    Te diré que lo del plato con ventosa es la primera vez que lo oigo,jajaja… madre mía, y yo tengo dos hijos y voy a tener el tercero, en que mundo vivo!!!!! La verdad es que a mí me regalaron alguna cosita para los peques pero no mucho, por ejemplo, platos para bebé no tengo. Sin embargo, hay un tenedor que usó Alfonso en su día y rafa sigue usando, cuando no le da por comer con la mano,jeje…

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 14:54

      Podrás seguir viviendo sin los platos con ventosa, porque yo tengo menos experiencia en la maternidad que tú, pero sí he bregad con 2 modelos distintos de vajilla ventoseada y todo es caca de la vaca. Al tenedor para bebés aún no he llegado, pero todo se andará ¡y volveré para contarlo!

  • Responder
    madrexilio
    22 julio, 2014 at 11:25

    A mí me pasa igual que a ti. Eso sí debo reconocer que a mi hija le hace mucha ilusión comer en playos que tienen dibujos porque conforme se va vaciando el plato se pone súper feliz al ver los dibujos salir de entre la comida. Son platos de plástico muy bueno y resistentes pero no son de marcas famosas, uno lo gané en un sorteo y los itos los mandó mi madre. Las cucharitas y los tenedores mejor que sean de los de «verdad» que eso de estar trinchando con uno de plástico a un niño pequeño no le va.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 14:57

      Claro, es que al ser más grande a lo mejor cuando mi bichilla crezca también se motiva a la hora de comer con esos dibujitos. Pero las que yo tengo las venden para bebés desde los 6 meses y a estas edades no les hacen ni caso al plato. Ella de momento, cuando le dejamos la cuchara para los purés, usa también las del café, aunque en casa de mi madre sí tiene una de esas ortopédicas de bebé y más o meno la maneja igual. ¡Qué frustración arrastro con este asunto!

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    22 julio, 2014 at 11:27

    Yo caí como casi todas en el error de comprar platos diseñados para bebés, de un material supuestamente irrompible que aguantó en la torna exactamente hora y media, y las cucharas de silicona las utilicé los primeros días porque apenas entraba nada y se dedicaba a mordisquearlas, así que… cubiertos normales de postre y cuencos de plástico de cualquier supermercado, por si acaso los tira que no suele ser nada raro…

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 14:59

      Yo cucharas de silicona ni siquiera he tenido, Las que me han ido regalando eran de plástico pero duro ¡y aún así me parecen una miniatura inservible para el pedazo de boca que abre mi bichilla a la hora de comer! Que la vajilla sea de plástico es buena idea, para evitar roturas y accidentes, cortes, etc. Pero el diseño que inventan ¿dónde lo han probado antes? Porque a mí hay tamaños y formas que no me cuadran en la vida diaria.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    22 julio, 2014 at 11:28

    Nosotros le compramos unos platos de melamina y apenas los usamos, porque como no se recomienda calentarlos usamos de los nuestros y esos se quedarán de recuerdo. Y la comida sólida se la ponemos en la bandeja de la trona bien limpita y así nos apañamos genial sin tanto trasto en la mesa!

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 15:01

      Yo me paso el día usando los tuppers en los que guardo la comida como plato: se pueden congelar, calentar y son indestructibles con los golpes. La bandeja de la trona sí que la hago funcionar como plato grande para ponerle los trocitos de comida con los que juega y la ventaja es que los tirará al suelo pero no acabarán repellados contra los muebles (por ahora).

  • Responder
    yademasmama
    22 julio, 2014 at 12:54

    ¡Vaya! yo tampoco conocía el plato con ventosa, pero me habría salvado la vida, seguro. Yo no compré ninguna vajilla hasta los 12 meses, se lo poníamos en la bandeja de la trona. Ahora es feliz con sus platos de Mickey y sus cubiertos de plástico. Sí que usamos a partir de los 6 meses unas cucharillas de mango largo, de plástico blanco y un tamaño más pequeño para los purés. Aquellas nos funcionaron muy bien. No recuerdo la marca pero eran muy buenas. Quizá esas sí te habrían convencido 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 15:44

      La bandeja de la trona es muy socorrida, fácil de limpiar y no se cae al suelo ¡mucho mejor que las ventosas! Las cucharillas para bebé son pequeñas los platos muy grande. Mi bichilla tiene una boca enorme y con esas cucharaditas no avanzamos nada de nada. Te puedes desesperar en cada comida. A lo mejor de mayor disfruta más de las vajillas decoradas pero de momento ni se fija.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    22 julio, 2014 at 12:59

    A nosotros nos regalaron un par de juegos, pero de momento estamos asilvestrando a la niña. Le ponemos la comida en la bandeja de la trona y listo. Los vasos, eso sí, si que los está utilizando, ya que vivimos en una casa free of biberones 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 15:45

      Con los vasos vamos aún peor. Esta bebe directamente de las botella o de vasos normales y tan pancha. Ahora, dale tú uno de esos con asas y antigoteo y verás la que te lía en la cocina.

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    22 julio, 2014 at 13:52

    Puessss… todo lo más que usamos en casa, es la cucharita de silicona (que ya está más que desfasada, pero bueno… ahí sigue, y un cuenquito, que hace las veces de plato y de tazón.

    Con ese cuenquito, venían cubiertos y una taza, pero de eso no usamos nada. Más que un sacapelas, yo diría que hay que dar con un pack básico, si da por ahí, y ya está; con eso es suficiente. Y si no, pues la vajilla de casa de diario, y fuera. Bandeja de la trona… y a correr.

    Respecto a vasos, usamos uno con asas de esos que no gotean (pero SÍ gotea…), y para ella es comodísimo, y lo usa mogollón.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 15:48

      Aquí las cucharas de silicona ni siquiera han hecho acto de presencia, y ahora que mi bichilla ya tiene un par de dientes ¡es súper divertido ese contacto tan desagradable entre la cuchara de metal y su reciente dentadura! Aquí entre los tuppers y la bandeja vamos haciendo el apaño, pero este nuevo modelo sencillo de MAM ya me ha gustado algo más. Por cierto, respecto a los vasos antigoteo ¿por qué le pondrían ese nombre? Yo he probado un par y sí, ambos gotean de lo lindo. Las asas son una fiesta para la bichilla, así es que mejor mantenerla alejada de un recipiente con líquido y asas ¡no es buena combinación!

  • Responder
    Una mama en el mundo.
    22 julio, 2014 at 14:05

    A nosotros nos regalaron una vajilla que nos fue bastante util al principio ya que con e bol tan pequeño era genial para los pures, pero despues usamos o bien nuestros bols o los mismos platos nuestros. La princesa a sido de buen comer siempre asi que poco usamos la vajilla. Eso si, tengo tropecientos vasos para el agua o el zumo, ello bebe asi desde el principio la gusta mas.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 julio, 2014 at 15:50

      Así andaba yo hasta ahora, con la vajilla estándar de la casa porque las de bebés no me convencían ni mijita. La mía se ha aficionado a beber de una botellita pequeña, y si no de un vaso normal. Algunos tenemos infantiles, pero vamos,q ue no me quiebro yo buscándolo a diario. Yo creo que al ser de buen comer, no se fija en los recipientes.

  • Responder
    Madre Maya
    22 julio, 2014 at 15:09

    Con poquitos meses mi hijo recibio su primera vajilla como regalo, y he visto que es de Ikea. Un plato-cuenco rana, un vaso rana, una cuchara que mas parece espatula porque no hace cantidad, y un babero rigido. El cuenco y el vaso los usamos poco, mas que nada porque el plato no se puede meter al microondas y me parece un fallo. La cuchara y el babero los tiene en el baul de los juguetes jajaja.

    Mas tarde le llego un plato y un cuenco de Cars, bastante mañoso que me gusta mucho, por su simpleza mas que nada. Esos los usamos mas, pero siempre ha comido en cuencos plasticos que tenemos por casa.

    Si le compre dos vasos normalitos pero plasticos porque en casa solo tenemos de cristal, y tenedor y cuchara en el chino porque ya quiere probar con el cubierto, y al meterselo a la boca es muy bruto y tengo miedo que se pinche con los nuestros, asi que le compramos dos plasticos por mas seguridad.

    Yo soy de adaptarme a la situacion y usar lo que tengo, como tu, tiene vajillas por regalo no por mi. Yo le he comprado lo que veo que le iria mejor.

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 julio, 2014 at 13:44

      Es que yo no sé cómo se siguen fabricando cosas para comer que no se pueden meter en el lavavajillas o en el microondas. ¡Que tenemos que amortizar el dinero que hemos pagado por los electrodomésticos! Por favor, con lo que nos facilitan la vida. No me gustan esos baberos rígidos, pero bueno, el tuyo al menos le ha encontrado utilidad como juguete. Creo que todos cometemos este tipo de errores cuando tenemos que pensar en regalos para bebés, y nos dejamos llevar por el diseño y no por la practicidad. Luego nos llegan los arrepentimientos. Sin embargo, cuando los niños son nuestros ¡cómo cambia el cuento! Yo con este conjunto sencillito de MAM estoy encantada, y si no me lo hubiesen regalado tendría que haber acabado comprándolo yo para que cuando la bichilla aprenda a comer solita del todo no me destroce toda nuestra vajilla en la primera sentada.

  • Responder
    matronaonline
    22 julio, 2014 at 16:53

    Uy uy uy será posible que yo no haya caído en los utensilios para los bebés? yo soy anti plástico, ni para vasos, ni botellas, ni tuppers, ni para platos o cubiertos. Cuando no queda otra, lo uso, pero procuro evitarlo. Hace 2 o 3 años estuve buscando y rebuscando una botella para llevar en el bolso con agua sin ftalatos ni bisfenoles (compuestos químicos que producen daños en la salud que contienen casi todos los plásticos), imposible encontrar nada.
    Los plásticos van eliminando estos compuestos como residuo y lo hacen con mayor rapidez a mayor temperatura, es decir, no es nada aconsejable calentar tuppers de plástico en el microondas ni comer alimentos calientes en ellos. Por eso tampoco es recomendable rellenar las botellas de agua, tal y como indican en sus etiquetas.
    Pero claro… para los niños, ¿qué otras opciones de materiales hay? ¿sólo materiales frágiles como porcelana o cristal?

    http://www.elmundo.es/salud/2014/01/16/52d80d7922601dbc498b456b.html
    http://www.abc.es/salud/noticias/20140118/abci-estudio-europeo-seguridad-bisfenol-201401171733.html

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 julio, 2014 at 13:51

      El papá de la bichilla, ingeniero químico que me tiene la cabeza como un bombo por lo que entiende de plásticos, bisfenoles, ftalatos y la madre del cordero de todos ¡no me ha dicho nunca que pudiésemos ver la muerte por calentar el tupper en el microondas! Es más, él lleva toda la vida comiendo así en la universidad y ahora en el trabajo, lo que me hace pensar que está intentando suicidarse lentamente y no me ha dicho nada.No me `puedo creer que con lo avanzados que nos creemos estemos haciendo este mal uso de los envases de plástico en la industria alimentaria. Estos productos de MAM sé que no contienen Bisfenol A pero desconozco si existen otras letras de Bisfenoles que sí incluyan. ¡Ay, lo que me quedaba por oír!

      • Responder
        matronaonline
        23 julio, 2014 at 14:09

        Pues él lo sabrá bien entonces, yo desde luego (y te digo por lo que leo en periódicos y revistas, que a nivel «profesional» no sé nada), hasta donde sé, plástico y calor, mejor evitarlo…
        Bueno, paranoia mil si te cuento que hace poco leí que en algunos países está prohibido el papel de aluminio para usar junto con alimentos, porque también liberaba nosequé…
        Yo en casa uso muchos tuppers de plástico de estos apilables del mercadona, pero es cierto que para calentar, paso al plato todo.

        • Responder
          Planeando ser padres
          23 julio, 2014 at 16:22

          Cuando vuelva esta tarde ¡lo voy a crujir a preguntas! Lo del papel de aluminio también me suena, pero la que me lo comentó era una de esas señoras que popularizan mi sección de «Sabiduría popular» y claro, no le di ningún crédito.

          • matronaonline
            23 julio, 2014 at 19:28

            jajaja pues pregúntale y me cuentas!, que yo lo ví en el periódico (aunque he de decir que lo sigo usando un montón…)

  • Responder
    Bego Diaz (Begobolas)
    22 julio, 2014 at 16:58

    victor usa plato normales y vasos de cristal desde siempre aunque tengo que decir que tengo la vajilla de suavinex y está bien, lo que más hemos utilizado es un mantel de silicona que trae porque pones encima el plato que sea y no se mueve. está genial porque así cuando hace fuerza sobre el plato para pinchar no se le mueve 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 julio, 2014 at 13:53

      Mira, el tema de los manteles especiales para bebés ya ni siquiera sabía que existían. Mi bichilla anda así, con los platos, vasos y tazas baratos pero normales, aunque los uso porque aún es pequeña y soy yo la que controla el cotarro. En cuanto empiece a coger libertades en este terreno, tendremos que optar por estas opciones de plástico para que no me haga un estropicio diario con la vajilla.

  • Responder
    Mamamedusi
    22 julio, 2014 at 17:45

    Yo tengo bastantes platos, vasos y cubiertos de regalos varios, pero al final los que mas usamos, resisten al lavavajillas y son mas de trote son los de Ikea de colores (platos, cubiertos y bol).
    Ahora que medusi es mas mayor, usamos nuestros cubietos pero me sigue gustando ponerle plato de plastico porque es un poco inquieto y ya alguna vez ha tirado algun vaso o plato al suelo, y antes de que sea peligroso para el, prefiero asegurarme.
    En resumen, no es necesario, pero si te quieres dar algun caprichin hay cosas muy chulas

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 julio, 2014 at 13:55

      Yo no sé para qué pregunto, si al final Ikea siempre tiene las mejores soluciones y las más baratas. Pero claro, en el tema del diseño ¡los de MAM se llevan la palma! Porque son rebonitos. Nosotros todavía estamos muy encima de la bichilla a la hora de comer, por lo que aunque usemos nuestras cosas de cerámica o cristal no llegan al suelo, pero en cuanto sea ella la que se autogestione, necesitaremos un ajuar completo de cosas de plástico.

  • Responder
    marichollos
    22 julio, 2014 at 17:55

    A mi también me regalaron una pedazo vajilla. El plato al igual que el tuyo tiene ventosa,pero es que ademas es termo y le metes agua dentro para mantener la comida caliente.
    Pero luego que si vas con prisa, que si no te estás a meter agua caliente,que si está en el lavavajillas, que si es un engorro…la he usado contadas veces. Estoy contigo en que las vajillas de bebe no son el mejor invento ni el mejor regalo.
    En cambio sabes que vajilla usa el mio? la de ikea. Esa de plastico de colores que hay platos,cuencos,vasos etc y que tiene todo dios. Pues esa es la que nos encanta jaja.

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 julio, 2014 at 13:57

      ¡Jajaja! Me has dejado muerta con lo del agua caliente. Vamos, eso ya sí que es poco práctico. Y lo del lavavajillas es otra faena. Yo, desde que los reyes nos trajeron este electrodoméstico las pasadas navidades ¡me niego a fregar un plato a mano! Y claro, la bichilla tiene poca variedad de vajilla, con lo cual la mayor parte de los días come con nuestras cosas normales y no de bebés. La opción de Ikea me la apunto para cuando debamos ampliar el material, porque veo que a muchas os está funcionando.

  • Responder
    mamiansiedades
    22 julio, 2014 at 20:07

    A mí no me regalaron vajilla (solo un plato reprecioso de Omm Design, pero lo tengo para decorar jiji) pero sí me compré algunas cosillas y de la mayoría, me arrepiento. Lo único que salvaría de la quema son las cucharas de silicona de mercadona y un juego de dos platos de Ikea que se pueden meter al lavaplatos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 julio, 2014 at 15:50

      Estoy viendo a a Ikea y Mercadona no hay quien les haga la competencia. Buenos precios y artículos sencillos, la verdad es que cuando una se convierte en madre a poco más aspira ya. Al menos yo aún no me había gastado mi propio dinero en estos artículos a los que no les veo utilidad posible, pero aún así me duele el derroche. ¡Gracias pro comentar!

  • Responder
    Sandra_Uky (Sandra Sempere Cobo)
    22 julio, 2014 at 21:13

    Las vajillas de bebé… A mi hermano y mi cuñi me regalaron una. Con su vaso, plato hondo o cuenco y plató llano. De bob esponja. No es que me guste mucho estos dibujos, más bien los odio jeje. Pero bueno ya que era un regalo lo utilizaría cuando llegase el momento. Bueno pues llegó el momento y cuando lo abro y me pongo a leer las instrucciones ¡sorpresa! No se puede introducir en el lavavajillas! Pero que retraso es este. Así que con las mismas lo volví a guardar en su cajita y al armario. Una pena… Así que un día que estaba comprando en el Mercadona me pasé por la sección de bebés y vi un cuenco muy mono (son de mickey mouse que no es lo que más me guste pero bueno) pero el cuenco me encantó. Es pequeño, tiene unas bolitas que hacen de sonajero. Lo que me viene bien porque juega con ellas. Y las cucarachas del Mercadona también. Son muy practicas. Tienen un mango largo para cogerlo mejor. Y la cuchara es alargada. Que para la boquita de nuestros peques creo que viene muy. Y a ella le encanta. Porque tengo otra cuchara que es bastante más ancha y no le gusta nada. Bueno y esta ha sido mi experiencia con la vajilla. Mi última compra el vaso para el agua también del Mercadona y la verdad que muy bien también. 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 julio, 2014 at 15:55

      ¡Bienvenida al club de odiadoras profesionales de Bob Esponja! ¡Cosa más horrorosa de dibujito! Lo de que hagan estas vajillas para que no se puedan lavar en el lavaplatos ¡un palo bien dado en la cabeza le arrearía yo al que ideó el diseño! Las cucharas tienen unas formas rarísimas, y esos modelos que me comentas los usamos al principio de introducir la alimentación complementaria (mango largo y punta pequeña, aunque las nuestras no eran de silicona) pero la bichilla tiene una boca enorme, que no cierra para nada y toda cantidad de comida le parece poca. así es que necesitamos cucharas más grandes para poder cebarla como a un pavo. Aún así, como deje pasar mucho tiempo entre una cucharada y la siguiente ¡ya me arma un espectáculo! Es muy ansiosa para la comida. No sé si cuando crezca un poco estas vajillas las veremos con otros ojos, pero desde luego, deberían venderlas con otras indicaciones de edad, porque con 6 meses resultan poco prácticas.

  • Responder
    newlymami
    23 julio, 2014 at 04:28

    Nosotros no tenemos vajilla como tal, la verdad que los cuencos han sido nuestra mejor adquisición. Mientras tengas reborde y no se rompan son perfectos para el piratilla. En cuanto a los cubiertos no tengo predilección por ninguna marca pero sí he de decir que hay alguna que otra que se acomoda mejor.

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 julio, 2014 at 15:57

      Yo no es que conozca todas las marcas, pero tengo algunas cucharas por casa que eso no habrá forma humana de poder darle utilidad. Quizás en unos meses, la bichilla empiece a mostrar claramente sus preferencias y me vea obligada a reescribir todo esto y a cambiar de opinión, pero por el momento ¡viva la sencillez en las vajillas para bebés!

  • Responder
    mOOntsEsteban
    23 julio, 2014 at 11:09

    Es verdad que la cucharita para bebés parece más un cucharón.
    Yo tampoco entiendo donde ven la ergonomía los diseñadores, me he llegado a plantear que mi hija no come igual que los niños que testan productos ¡hahaha!

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 julio, 2014 at 16:08

      ¡Pobre Alexandra! Al final va a tener ella la culpa de que algunas cosas estén diseñadas por enajenados mentales. Seguro que ella lo hace bien, será cuestión de acertar con el modelo que mejor le vaya.

  • Responder
    Mar
    23 julio, 2014 at 22:43

    Me regalaron una cuando nació el mayor (de tres), me pareció monísima, de cerámica de marca y todo. Resultado, siempre con mil ojos para que no rompiese un plato, así que acabamos con los cuencos de ikea que hay en toda casa con niños. Mil veces más prácticos y baratos. A día de hoy, ocho años después, los seguimos usando, ya no solo sus hermanos, si no también los mayores.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2014 at 14:29

      Es que mira que regalar a los bebés cosas monas pero que se pueden romper ¡eso no se hace! Que luego nos pasamos la vida sufriendo para cuidarlas o no usándolas para vivir tranquilos.

  • Responder
    Baberos Y Claquetas
    24 julio, 2014 at 02:19

    Yo también fui cambiando de opinión según iba pasando esas etapas. La vajilla me la regaló la tienda donde compramos el carro, me pareció monísima con dibujitos de animales en el fondo del plato. Has que fui descubriendo que los dibujos se borraban, o mejor dicho que se iban desprendiendo dejando restos en el plato. Ahí la tengo de exposición, al final los cuencos de Ikea tienen una utilidad más. Con respecto a los cubiertos, yo sí compré unas cucharas blanditas y flexibles, Vikingo se hacía daño con las de metal y con la de plástico que venía con la vajilla, me han ido de perlas.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2014 at 14:33

      ¡Agggg! ¿Cómo es posible que se le fuera cayendo el dibujo? Eso es mala calidad y mala cabeza para diseñar, por muy regalada que fuese tu vajilla. La bichilla de momento no muestra preferencias por unos cubiertos u otros, soy yo la que se queja de que algunos parecen diseñados para no se sabe qué especie con qué tipo de dedos y manos porque no hay por donde cogerlos. Quizás cuando sea ella la que empiece a manipularlos, la historia cambie.

  • Responder
    Vidas pixeladas Carla
    16 julio, 2017 at 17:48

    Pues nosotros usamos los con ventosa pero para cocinar sobretodo, ayudan a que al revólver no se lie todo xD 😅

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.