Consejos

Los niños y el sol

Hace unas semanas estuve en un evento organizado por Imaginarium, el Blogger’s Summer Day, conociendo su línea de productos de juguetes de verano y seguridad infantil para esta temporada. De lo monísimos que me parecen sus diseños como madre y de la espectacularidad de la Concept Store de Paseo de Gracia en Barcelona, ya hablé en mi otro blog Planeando ser padres. Lo que hoy quiero dejar patente aquí es el enorme peligro que entraña el sol para la piel de los niños y bebés. Sinceramente, yo no era lo suficientemente consciente de este asunto hasta que me lo explicaron en esta cita. A día de hoy entiendo que no hay que huir de la exposición solar, ni renunciar a las vacaciones ni a los divertidos juegos al aire libre, pero sí es muy recomendable (yo diría que prácticamente obligatorio y de sentido común) echar mano de todos los productos, consejos y artimañas que puedan darnos seguridad frente a los rayos solares y a la intensa vida exterior que disfrutamos cada verano.

1. Crema protectora. Con los años, creo que el mensaje de la industria cosmética acerca de la incidencia de los rayos del sol en la piel, el envejecimiento prematuro y el fatal desenlace de la aparición de melanomas a edad avanzada, nos ha concienciado sobre la importancia del uso de cremas con factor de protección. Para los bebés y los niños esto es una necesidad imperativa, incluso cuando no es verano y simplemente pasean por la calle. La mayor parte de los cánceres de piel en adultos se han desencadenado a partir de quemaduras solares producidas antes de que la persona cumpliese los 18 años de edad. No es sólo que el niño se nos ponga rojo en la playa, que la piel se le queme, se le despelleje y le duela a rabiar, sino que el cuerpo tiene efecto memoria para esto del sol, y los excesos a tempranas edades pueden pagarse muy caros en la vida adulta. Los menores de 6 meses no deberían estar expuesto a la intemperie con temperaturas elevadas, ya que además las cremas protectoras no están indicadas para bebés de estas edades, pueden producirle alergias, irritaciones y además ¡cualquiera evita que se lleven las manos a la boca y se chupen el producto!

2. La sombrilla. Muchos creen que situar a los niños bajo la sombrilla, los toldos u otro tipo de objetos que proyecten sombra sobre ellos es la salvación contra las quemaduras. Nada más lejos de la realidad. Aunque estemos a la sombra, los rayos solares atraviesan los tejidos de las sombrillas y demás inventos (todo depende de la calidad de la tela con la que se hayan fabricado) por lo que llegará menos radiación solar a nuestra piel, pero no estaremos protegidos al 100%. De ahí que incluso para quedarnos a la sombra sea imprescindible el uso de cremas solares y otros métodos de prevención contra las quemaduras. Dependiendo de cómo sean nuestros churumbeles, conseguiremos mantenerlos a la sombra con mayor o menos facilidad. Antes de que comiencen a andar serán fácilmente manejables y reconducibles a estas zonas de seguridad, pero en niños que ya se desplazan por sí mismos ¡el control puede ser misión imposible! De ahí la necesidad de ir sumando otros elementos de protección al ajuar playero.

Los niños y el sol ¡y sus gorros!

Los niños y el sol ¡y sus gorros con orejeras y toldo!

3. Gorros y gafas de sol. La cabeza y los ojos son zonas especialmente sensibles a la incidencia del sol y a la saltas temperaturas. Estamos habituados a llevar gafas de sol para presumir, por estética, y sin embargo olvidamos su verdadero uso y sobre todo ¡que los niños también las necesitan! Lo mismo ocurre con los gorras, gorras y cualquier elemento para cubrirles la cabecita y hasta el cuello y las orejas (pequeñas zonas olvidadas en la lucha contra el sol). El empeine de los pies también suele achicharrarse por el sol, y nadie se acuerda de protegerlo con cremas.

4. Camisetas y bañadores. Ahora se fabrican con telas que ya tienen un factor de protección solar del 50, y en Imaginarium hasta muestran etiquetas en la ropa que cambian de color según el grado de exposición al sol. Hay que recordar que cuando la tela se moja protegen menos la piel, por eso es imprescindible que los tejidos estén fabricados con materiales que se sequen con rapidez. Hace unos años era impensable que un niño español se bañase con la camiseta puesta, pero ahora han diseñado modelos muy divertidos para protegerles mientras juegan.

Conjuntos playeros con protección solar

Conjuntos playeros con protección solar

5. El presupuesto. Como para todo en esta vida, existen cremas, bañadores y demás complementos veraniegos para todos los bolsillos. No siempre debemos recurrir a las cremas más caras de la farmacia ni a las gafas de sol más caras de una óptica. Existen gamas intermedias que ofrecen muy buenos resultados a precios modestos. Porque lo principal es que el filtro se use, que las gafas se lleven puestas, que la crema se aplique al menos media hora antes de exponerse al sol y que se renueve tras cada baño o cada 2-3 horas. No vale eso de salir encremado de casa y olvidarse durante todo el día. Vamos, que más que el precio lo que cuenta es la constancia.

Espero que los consejos aprendidos os sean de utilidad, no sólo en las playas y piscinas, sino también cuando vayáis de turismo rural o incluso al visitar ciudades a pleno sol. Podemos quemarnos en cualquier lugar, por raro que nos parezca, y las consecuencias pueden ser muy dolorosas para los niños en el momento y muy tristes para la salud a largo plazo.




Esto te puede interesar

5 Comentarios

  • Responder
    Marta
    25 julio, 2014 at 12:44

    En casa, protección solar, no sólo de crema, sino también con sombra. La petite es transparente de lo blanca que es. (bueno, eso es exagerado)
    Las gafas de sol nunca se las mantiene puestas, pero como va con gorro o con pañuelo, y la sombrilla, no me preocupa tanto.

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      1 agosto, 2014 at 15:21

      Tal y como nos explicaron, lo importante es acumular un método encima de otro para que al menos alguno de ellos logre su función. Mi bichilla me dala sensación de que nació más morena y de que se me está descoloriendo con el tiempo.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    1 agosto, 2014 at 08:26

    Gracias por los consejos, me parecen muy acertados..
    ¡Felices vacaciones!

  • Responder
    A la piscina con un bebé - Planeando viajar con niños
    10 noviembre, 2014 at 11:18

    […] dejarse llevar por la corriente y salpicar a manotazos a todo el que se cruce en su camino. Hay que protegerlos del sol incluso entonces, con gorros y hasta con trajes de baño de cuerpo entero que impidan que se […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.