Lactancia

Mi lactancia (X): los primeros dientes

Foto reciente de mi bichilla en la lactancia

Foto reciente de mi bichilla en la lactancia

Tenía que llegar este día y llegó. El primer diente de la bichilla comenzó a salir y nuestra lactancia se encontró de frente con un nuevo obstáculo que superar. Yo ya creía que mis tetas eran indestructibles, después de 7 meses de dar el pecho sin descanso, de todos los males habidos y por haber que había superado y de lo cómodos y plácidos que estaban siendo nuestros últimos días. Y entonces comenzó a asomar el primer dientecito. Al principio no era nada (reconozco que llegué a pensar que podía ser una obsesión psicológica o un efecto óptico por reflejo de la saliva en esa zona de la encía), una mera línea blanquecina, sin encías inflamadas, ni fiebre, ni dolor, ni cambios en el comportamiento de la niña. Pero un día, dándole de comer con una cuchara, no dejaba de notar algo duro que la raspaba. Dadas mis malas dotes culinarias, lo primero que pensé es que sería un trozo grande de algo que me habría dejado sin triturar, pero no ¡era un diente! ¡Ay, mi bichilla se hacía mayor! Y sí, iba a tener dientes antes que pelo. Esta niña crece por todos lados como le da la gana. El papá de la bichilla no veía nada donde yo le indicaba, mi madre se ponía las gafas, la arrimaba a la claridad de la ventana y tampoco fue capaz de verlo en días, otra gente incluso 3 semanas después (cuando ya tenía el diente compañero casi a la misma altura) tampoco lo apreciaba. Pero mis tetas sí ¡ellas lo calaron a la primera!

1. Los preliminares. Antes de que el diente saliera a la superficie, la bichilla ya llevaba unas semanas mordiéndome. Lo que hacía era apretar las encías sobre el pezón y estirarlo hasta el infinito. Cuando este no daba más de sí, lo soltaba. Y vuelta a empezar. La verdad, la cosa dolía, y yo le regañaba un poquito, su padre le daba unos paseítos para que le cambiara el chip y cuando estaba tranquila volvíamos a ponerla al pecho para terminar la toma. Aquellos parecía que funcionaba, por lo que cuando llegaran los dientes de verdad seguiríamos el mismo sistema.

2. La raja. Y no la de tu falda, como diría Estopa, sino la que me hizo en el pezón derecho con sus jueguecitos de tira y afloja con la punta de la teta. Fue un suspiro, un instante en el que no noté que la bichilla ya no quería más teta y no la separé a tiempo del pecho. Apretó las encías sobre el pezón y tiró con tanta fuerza que cuando este se le escapó de la boca, allí estaba: una raja en la parte inferior del botoncillo tetil, sangrando una mijita y acabada en un agujero redondito y resultón. La consecuencia fue que estuve un par de días sin ponerla a ese pecho, haciendo extracciones con el sacaleches y alimentándola sólo con la teta buena. En unos 4 días la herida fue cicatrizando y ya no me dolía cuando mamaba. Mi madre me decía que iba a tener que volver a las pezoneras o sufriría una amputación. Pero desoí sus consejos y traté de civilizarla con otras tácticas de guerrilla.

3. Tomas diferentes. Desde que la bichilla tiene dientes se dan 2 situaciones claramente opuestas que he aprendido a diferenciar. Cuando de verdad tiene hambre o sed durante el día, y siempre en todas las tomas nocturnas que hace (entre 3-5, cuando de más pequeña dormía del tirón) nunca muerde la teta. Jamás. Come lo que necesita y cuando se cansa la deja y se pone a dormir, a jugar o a lo que se le antoje. Pero cuando es de día, se ha hartado de comer y tiene ganas de fiesta ¡ahí es cuando decide ponerse a morder! Como si fuera un juego graciosísimo (sólo para ella) y es donde tenemos que intervenir. Os dejo estos consejos de Alba Lactancia Materna por si los casos que se comentan os pueden resultar de ayuda.

4. El remedio. La cosa va por rachas, y hay días en que no muerde nada y otros en los que vuelve a esta maldita manía. Lo que estoy haciendo es regañarle (trato de ponerme seria y a veces no tengo que hacer mucho esfuerzo para conseguirlo, porque las lágrimas me afloran ellas solitas) le digo que me hace pupa (no sé si con 8 meses me entiende, pero por si acaso yo la voy informando), la siento, la retiro de la teta, me pongo el disco de lactancia, me subo el sujetador, me cubro con la ropa ¡y fin de la toma! A veces tiene hambre todavía, y me mira enfadada, restriega la cara en el entreteto buscando el surtidor de leche, pero hasta que no la veo sin ganas de jugar no vuelvo a arriesgar mi integridad física. Si está su padre en casa, él la coge y la distrae unos minutos hasta volver a intentarlo (y también le regaña otro poquito, a ver si el mensaje de que no tiene que morder le va calando).

Por ahora, no puedo asegurar que este método funcione, porque vamos a saltos, alternando días de mordiscos con otros de tomas felices para todos. Lo peor es que ella lo acepta como un juego: cuando muerde le hace gracia y quiere volver a hacerlo constantemente. Pese a la seriedad que le ponemos, creo que aún no entiende el mensaje. También me he dado cuenta de que si tiene buena parte de la teta dentro de la boca, cuando muerde el dolor apenas es perceptible, pero si me despisto y ha ido desplazando los labios hacia el pezón ¡quiero morirme allí mismo. ¿Os ha pasado esto de los mordiscos durante la lactancia? ¿Qué trucos utilizasteis para sobrevivir a los primeros dientes? Cuando tienen más dientes ¿ya han aprendido y dejan de morder o la cosa va a peor?

Esto te puede interesar

46 Comentarios

  • Responder
    xiana
    3 septiembre, 2014 at 07:47

    Al mio le empezaron a salir con 5 meses y ahora con 7 ya tiene 6 dientes. Asi que llevo con los bocaditos dos mesecitos. LA verdad que quitanfo un par (que me hicieron grieta) los demas son flojitos, vamos que mi nene por suerte no muerde tan duro como la tuya.
    Tambien lo hace cuando no quiere mas y yo insisto en darle, o quiere jugar.
    Ahora lo hace muchiiisimo menos, de hecho llevamos una semana sin ninguno. Yo noto que me muerde mas cuando hay alguno por salir.
    Suerte!! Esto ea otra etapa y se pasa… aunqie acabas dando el pecho con un miedo….

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 11:59

      La bichilla, ahora con 9 meses, 4 dientes y otros 2 en camino, aún sigue sin encauzar en este sentido. Durante las vacaciones los mordiscos han desaparecido por completo, pero ha sido volver a casa y ya está de vuelta a las andadas. Daño me ha hecho muchísimo, porque es muy bruta. De hecho, alguna vez me ha pillado el dedo que le meto en la boca para terminar de liberar el pezón y hasta en él me ha hecho sangre.

  • Responder
    Lectora, profe y mamá
    3 septiembre, 2014 at 09:12

    El lunes estuve en una reunión de un grupo de lactancia (adelantada voy, que me quedan 43 días para salir de cuentas) y hablaron de ese problema. Por lo que veo, tú sigues las pautas que ellas indicaban. ¡Ánimo y paciencia!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 12:01

      Yo es que soy muy de seguir las recomendaciones a rajatabla cuando me encuentro con un problema,lo que ocurre es que de momento a la bichilla ni fú ni fá con estas técnicas. Hay días maravillosos en los que no me ataca a mordiscos y otros en los que básicamente no hace otra cosa en cada toma. Mejor que te prepares desde antes así no te llevas disgustos y malas sorpresas si se te presenta esta etapa.

      • Responder
        Lectora, profe y mamá
        3 septiembre, 2014 at 13:34

        ¡Pues suerte, a ver si con paciencia pilla tus «indirectas»!

  • Responder
    BuggyMama
    3 septiembre, 2014 at 09:12

    Ay amiga! Cómo te entiendo! Nosotros pasamos exactamente por esa fase y es dura pero es una fase…
    Yo hacía más o menos lo mismo que tú, y me funcionaba regular pero es verdad que son unos días y luego suele pasar (hasta el siguiente diente). Además, los dientes nuevos son como cuchillas y sólo con rozar ves las estrellas, verás que poco a poco se van gastando un poco y hacen menos daño.
    Un consejillo es que no estés distraída mientras le des la teta (en plan mirar por el móvil o similar) y que te la acerques lo máximo posible para que abra mucho la boca.
    ¡Paciencia! Ya nos contarás…

    Un beso!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 12:03

      Ahora que lo comentas, he notado que si cuando le doy el pecho tengo toda la teta metida en la boca,parece que los dientes no recaen sobre el pezón ni la areola, sino sobre el resto de carnecilla de alrededor y ahí no se notan los mordiscos. Quizás deba prestar más atención, porque claro, tras 9 meses de lactancia la niña ya viene sola y se engancha como le da la gana, pero me hace unos destrozos importantes.

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    3 septiembre, 2014 at 09:20

    jajaja Lo mejor de todo es la foto que le has hecho a la Bichilla, ¡sale muy favorecida!
    Yo consejos no puedo darte, ni experiencias… jejeje Pero espero que le quede claro que la teta de mamá no está para mordisquearla cual ratoncito :p

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 12:09

      Sé, que como soy andaluza, la gente pensará que he exagerado con ese primer plano de mi bichilla, pero no, con sus 4 dientes y otros 2 que vienen en camino, es igualita, igualita que la de la foto. De momento la teoría de «mordiscos no. Pupa a mami» no le está quedando muy clara, pero no perderé la paciencia.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    3 septiembre, 2014 at 09:39

    Que duro es el momento que salen los dientes. Yo estaba cagada ya que le empezaron a salir a los 5 meses y me pensaba que me quedaría sin teta, pero como tu dices cuando quieren comer saben como hacerlo o al menos es lo que me parecía a mi porque nunca me mordió, el problema es cuando les da por jugar, pero bueno en mi caso por suerte no tuve ningún daño importante.

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 12:14

      La bichilla a veces es que parece que se encuentre en un estado de ánimo en el que no sabe lo que quiere, si comer o jugar, y es entonces cuando se vuelve una fiera y me ataca con los mini dientes. También le pasa cuando se distrae con un sonido, o con su puñetero padre, que suele aparecer en los momentos más inoportunos y ser el detonante de las distracciones más dolorosas dela niña. Como todo en esto del embarazo y la crianza ¡confío es que sea una etapa! Cuando más breve mejor, pero ya va para 2 meses y aún no he encarrilado la situación.

  • Responder
    sradiaz
    3 septiembre, 2014 at 12:13

    Mi peque ha empezado con los tirones, está muy tontorrona… Y le noto algo en las encias ¡es horrible! ¡Cómo puede empezar tan pronto!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 12:16

      La bichilla empezó así, primero dando tirones y presionando con las encías. Me hacía casi tanto daño como con los dientes, pero como las encías no las tenía afiladas (gracias a Dios o a la naturaleza humana que es sabia) la sangre no llegó al río. Hay niños que con 4 meses ya tienen los primeros dientes ¡y otros que no hacen tanto daño! Pero la mía es una bestia parda y me tiene las tetas hechas un cromo.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    3 septiembre, 2014 at 12:18

    Ay, los dientes! Qué mal lo ha pasado también la mamá jefa! Y ahora que ya tiene seis dientes ni te cuento!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 17:10

      Yo pensaba que cuanto más dientes menos dolor, porque ya sería más grande y entendería las regañinas y las muestras de dolor. Pero se la trae al pairo.

  • Responder
    La agenda de mamá
    3 septiembre, 2014 at 12:28

    Miss L tiene 8 dientes ya y la verdad es que tampoco hemos tenido demasiado problema. Los problemáticos son los de arriba que no se como lo hacía pero siempre me los dejaba ahí marcaditos de recuerdo, pero rara vez mordía. Los de abajo no supusieron un problema porque si me mordía se mordía ella la lengua primero!! Ahora parece que cada vez controla mejor la presión aunque si se le va a escapar la tetita muerde como acto reflejo!
    Yo también le decía que hacía pupa y dejaba de hacerlo así que supongo que si se enteran.

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 17:13

      ¡Pues si se enteran peor me lo pones! Porque eso quiere decir que la bichilla ignora por completo mi sufrimiento y sigue mordiendo como si nada. Sólo hemos tenido un par de semanas buenas desde que cumplió los 7 meses, y han sido en vacaciones. El resto de días sigue mordiéndome con frecuencia. Y mira que le quito la teta rápido y mela guardo como si no fuese a darle el pecho nunca más, pero no surte efecto.

  • Responder
    Piezecitos
    3 septiembre, 2014 at 12:47

    Pues vaya!! A la piccola le han ido saliendo losdientes desde los 9 meses y aunque seguimos con lactacia, por suerte no me ha mordido ni una sola ve! Lo hacía más de más bebe cuando aún no tenía ni un diente. Se ve que como dice mi padre «no daña lo que le da de comer!» No sé de que dependerá esto en los niños… pero leyendote me siento afortunada!
    Animos mujer, seguro que con paciencia e insistencia aprende que los mordiscos te hacen pupa y deja de hacerlo!
    Besos

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 17:18

      De momento parece que quisiera verme muerta, porque sigue mordiendo insistentemente. No sé si será porque ya sabe que a parte de la teta existe otro tipo de comida que también le encanta. Es curioso que sólo muerde de día. Por las noches, cuando quiere la teta para dormir y para meterse en la cama con nosotros ¡ahí no se le escapa nunca un mordisco! Y sin embargo,de día me tiene masacrada. ¡Tú Piccola es un primor! Ni bocaditos ni nada ¿Por qué la mía será tan bruta?

      • Responder
        Piezecitos
        3 septiembre, 2014 at 17:22

        Que cosas!!! Será que por la noche tiene la teta como algo consolativo y no de alimento… a saber! Los niños son tan dificiles de entender dentro de su mundo. Suerte con esto y espero que aprenda pronto que esos mordicos hacen pupa a su mami!

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    3 septiembre, 2014 at 12:56

    pff no puedo ayudarte, la verdad que en eso la beba ha sido buena. Si que con el primer diente le dio por dar algún mordisquín, pero no iban a más. De hecho las ´´ultimas semanas de lactancia contaba con 8 dientes y lo único era que me dejaban marca en el pezón, pero sin dolor. Eso si, ahora me muerde en el hombro y veo las estrellas, si fuera en el pezón me daría algo del dolor!!
    ánimo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 17:20

      Ya te digo que duele como nada. Si alguna vez ha mordido a su papá en el brazo o en la pierna y él ya ha gritado de la fuerza con la que lo hace ¡imagínate en esa puntita tan sensible! Y lo peor es que como me enganche de mala manera, no me de tiempo a reaccionar, y se ponga a estirarlo como un chicle ¡ahí ya me quiero morir! A ver si va a ser mi bichilla la única lactante asalvajada de la blogosfera…

  • Responder
    Marta
    3 septiembre, 2014 at 15:35

    Yo tambien tuve suerte y mi nena no me dio nunca ningun mordisco y eso que con 5 meses tenia ya.los 2 dientecillos de abajo. Pero es verdad hasta que no empiezan a comer bien del todo tienen los dientes superafilados… animo que seguro que pasa pronto

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 septiembre, 2014 at 17:26

      Pues ya eres la segunda que me da ese consejo. Estoy por darle de comer el pan más duro que encuentre, a ver si así aceleramos el proceso de desgaste y volvemos a nuestra lactancia feliz e indolora. ¡Con lo que nos costó establecerla bien!

  • Responder
    Mama Blogger
    3 septiembre, 2014 at 17:49

    Es que cuando les sale los dientes la lactancia se vuelve un poco más complicada, por lo menos así fue en mi caso (con la mayor y con la peque) porque las dos no paraban de morderme el pezón y la verdad es que duele bastante…
    Pero bueno, es lo que dices, hay días en los que muerden más y días en los que ni se acuerdan.
    Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 septiembre, 2014 at 12:11

      Ayer fue un día malísimo para esto de los mordiscos pero hoy parece que se ha levantado más colaboradora y no me ha martirizado de momento. Creo que sospecha que la estoy poniendo de vuelta y media en el blog y ha empezado a comportarse. Espero que la racha pase pronto, porque yo creí que en seguida aprendería que no debe hacer eso, pero va para 2 meses largos y no se le quita esa mala costumbre.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    3 septiembre, 2014 at 17:53

    Qué favorecida sale en la foto jaja!
    Si te consuela, el mío me daba unos bocados que me hacían ver las estrellas, pero ya hace meses que no.
    Lo de estirar sí que lo hace, yo lo llamo tetachicle 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 septiembre, 2014 at 12:12

      ¡Jajaja! Entre tetachicle y chichinabo ¡lo que estás enriqueciendo mi vocabulario! Supongo que todo pasará. Y sí, la foto le hace mucha justicia al modo en que yo la veo cuando se me acerca con esa violencia.

  • Responder
    Paula
    3 septiembre, 2014 at 22:26

    Mmmm como me suena todo lo que describes… Ese tironcito al final de la toma de jugueteo, al principio sin dientes se sobrellevaba… Pero cuando hicieron su aparición fue una jodienda. Yo también tuve una grietecilla, cuando apareció casi me da un chungo, con lo lejos que habían quedado ya las grietas del principio… Pero bueno, hice más o menos como tú y se pasó rápido.
    Y hay esperanza. Hoy justo le decía a Pedro que hacía ya mucho que no me mordía. Ahora sólo alguna vez sin querer cuando se engancha, pero no aprieta y no me hace daño, creo que está aprendiendo a controlarse. Mi táctica ha sido igual que la tuya. También le dio por mordernos en el brazo, en el hombro o donde pillara y eso también lo va relajando.
    Por cierto, cuando a Mopito le salió el primer diente y todavía era un poco un espejismo, mi abuela me preguntó que si ya raspaba. Creo que decidir si «raspa o no raspa» es una excelente manera de identificar inequívocamente si habemus o no habemus diente. Besotes!

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 septiembre, 2014 at 12:17

      Pues tal cual lo describes es lo que estoy viviendo en esta casa. Bueno, sin llegar aún ala parte en la que las presiones ya no duelen y a ese gran omento en que sólo se le escape un mordisco de vez en cuando y sin querer. Lo peor es que yo me pongo muy seria, ofendida y con grandes muestras de dolor, y ella se parte de risa y se quiere volver a abalanzar sobre la teta para reatar la faena. Así es que me paso el día destapando y clausurando el entreteto para ver si la idea le va cuajando. La bichilla, o es aún pequeña para entender o es que me ha salido de ideas muy fijas, porque de momento no logro que cambie este comportamiento.

      • Responder
        Paula
        4 septiembre, 2014 at 21:49

        Jajaja, no te agobies, Mopito hacía igual. Se descojonaba y se iba otra vez directo a por mi teta, pero ya verás como se le pasa (mi gorrioncillo ha tardado más o menos dos-tres meses en pasar esta fase).

        • Responder
          Planeando ser padres
          5 septiembre, 2014 at 10:21

          ¡Uy! Pues para 3 meses vamos nosotras en este plan, así es que con una milita de suerte me quedarán pocos ratos de sufrimiento tetil.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    3 septiembre, 2014 at 22:49

    ¡vaya! ahora mismo me alegro de que Cachorro no se volviera a enganchar, que dolor! ahora con 8 dientes que tiene grandotes como para morderme! espero que lo vuestro no vaya a más, pobrecilla! ella no entiende, aunque si te pones seria lo empezará a entender, Cachorro cuando hace algo que no debe y le digo ¡no! se queda serio y frunce el ceño jaja. ánimo, lleváis muchos meses seguid así, y paciencia

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 septiembre, 2014 at 12:19

      No creo que estos mordiscos vayan a ser la causa del fin de la lactancia, pero la verdades que está siendo un bache durillo de superar ¡porque duele muchísimo! Aprieta con unas ganas enormes, que más parece que quisiera arrancarme el pezón en vez de mamar de él. Mi cara de seria ¡no le impone nada! Se parte de risa cuando me ve y se hace la loca para volver a intentarlo.

  • Responder
    MamaLuciernaga
    3 septiembre, 2014 at 22:54

    Gusiluz tiene casi 14meses. Le salieron los dientes poco antes de cumplir los 11. Tiene 6dientes. Le regaño… le quito del pecho… da igual. El se rie y como si nada. Lo que tu dices. Si tiene ganas no pasa nada, pero al final de las tomas… raca! Mordisco al canto… y como te distraigas… Alguna vez del dolor y del susto que me da dado me ve la reacción y se pone a llorar… no se si entiende pero para el parece un juego.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 septiembre, 2014 at 12:21

      ¡Así, así es la bichilla! A mí un día me dolió tanto que al separarla de mí bruscamente le di un pequeño tortazo en el moflete ¡y lo ofendida que se puso!¡A llorar como una loca! Y tonta de mí, para quitarle el disgusto la dejé engancharse a la teta y otro mordisco que me pegó. ¡Ay! Hacen con nosotras lo que quieren, pero hasta que no tengan más entendimiento ¿qué otra cosa podemos hacer?

  • Responder
    Sra. de Huerta
    4 septiembre, 2014 at 09:06

    Yo con A. nunca tuve problemas con los dientes. Imagino que dependerá de cada niño. El mío era tan tetero que jamás me mordió, gracias a Dios porque debe ser una sensación muy dolorosa!

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 septiembre, 2014 at 12:22

      Si a la bichilla la teta le encanta, pero en cuanto se harte de comer ya no tiene miramientos con nada. Ojalá se diese cuenta de lo mucho que la quiere y la tratase con más cariño.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    4 septiembre, 2014 at 11:20

    A mi jamás me mordió UBMF cuando empezaron a salirle los dientes, es ahora cuando si querer me muerde alguna vez (tengo un post en borradores)…Lo estás haciendo muy bien, pornto se acostumbrará al diente y dejará de morder.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 septiembre, 2014 at 12:23

      ¡A ver si los astros se alinean y eso pasa ya! Porque este par de meses de mordiscos se me está empezando a hacer larguillo. Entiendo que lo hacen sin querer, pero es que la muy bicharraca parece que disfruta, porque se harta de reír y no le impone mi actitud seria.

  • Responder
    Marta
    5 septiembre, 2014 at 10:28

    Jajaaja, tu hija ha salido moníiiiiiisima en la foto. Yo no recuerdo muchoas males con los dientes de la petite, a la hora de mamar, aunque si hubo un par de momentos, que apretó más de la cuenta, y que como a ti, me dejó una media colgando.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 septiembre, 2014 at 11:12

      Sí que ha salido favorecida. ¡Ojalá hubieran sido sólo un par de momentos. Aquí vamos a entorno a 8-10 mordiscos diarios, alguno con su sangrecilla incorporada y todo y con mi lagrimón cayéndome por el rabillo del ojo. Pero vamos, que ni mi cara d epena y sentimiento hondo le imponen respeto.

  • Responder
    unamamaarquitecta
    5 septiembre, 2014 at 17:42

    Yo cuando la salieron los dientes tuve unas maravillosas grietas que duraron casi dos meses…cada vez que le va a salir uno nuevo me raspaba..ahora le quedan las muelas y colmillos..y miedo me da!!! Ah, cuando me mordía (ahora no lo hace casi nunca) la decía que no, la apartaba y a otra cosa..a mi me funcionó.. besotes!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 septiembre, 2014 at 23:47

      Lo del no, lo de apartarla e incluso lo de poner cara de sufrimiento porque me duele una exageración ¡de momento no funciona con mi bichilla! Es de ideas fijas y sigue mordiendo como antes de que le saliese el primer diente.espero que la mala racha vaya llegando a su fin, porque con lo doloroso que es esta etapa se me está haciendo larga.

  • Responder
    Mi lactancia (XI): malos tratos - Planeando ser padres
    18 septiembre, 2014 at 07:00

    […] y duros, y casi como burlas en otras ocasiones. El repertorio de daños causados por mi bichilla desde que los primeros dientes hicieron aparición en nuestra lactancia, es bien variado, tanto en los métodos que utiliza para agredirme como en la gravedad de las […]

  • Responder
    Cosas que mi bichilla NO hace con 1 año (II) - Planeando ser padres
    9 enero, 2015 at 07:00

    […] Y con 2 hilera de dientes. Igualito que un tiburón. Pues no es nuestro caso. A mi bichilla le salió el primer diente a los 7 meses. Con 1 año tiene 8 en total: 4 en la parte superior y 4 en la inferior. Exactamente los mismos en […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.