Ocio y viajes

Hotel Los Arcos en Segovia

Tanto planear viajes y resulta que hemos pasado las vacaciones de verano alojándonos en casa de familiares, muy cómodas y muy bien atendidos, pero que lógicamente no os las podemos recomendaros para pasar vuestras propias vacaciones con niños. Tras casi 2 semanas fuera de casa con un bebé de 9 meses, el único establecimiento en el que hemos pernoctado ha sido el Hotel Los Arcos en Segovia. El edificio tiene una fachada horrorosa, pero aún así es un buen hotel de 4 estrellas, bien comunicado, con buenas instalaciones y económico a más no poder. No sé si sería por el cansancio pero de noche no escuchábamos ni un ruido, ni de la calle (4 carriles y una gasolinera que pasan por la puerta del edificio) ni de otros huéspedes. Lo cierto es que no puedo decir que sea el alojamiento ideal para familias, ya que no dispone de atractivos especiales para los viajes con niños, pero dentro de su sencillez el Hotel Los Arcos ha conseguido transmitirnos un ambiente agradable y acogedor, pese a tener pinta de ser más un establecimiento orientado al turismo de negocios. Nos pusimos con la elección del hotel un par de meses antes del viaje, pensando que Segovia sería una ciudad de interior baratísima en verano, porque no nos la imaginábamos como núcleo turístico en el mes de agosto. Pero lejos de nuestras predicciones ¡la ciudad estaba abarrotada! Y los precios de los hoteles por las nubes. Lo económico de este hotel fue lo que nos hizo decidirnos por él en un primer momento, pero tras nuestra estancia allí hemos vuelto encantados con la elección que hicimos.

1. Ubicación. El Hotel Los Arcos está situado en una avenida con tráfico de Segovia, pero bien insonorizado y justo en la esquina de su calle comienza la zona peatonal del centro de la ciudad, que nos llevará hasta el casco antiguo, la catedral, el Acueducto y todos los restaurantes y comercios que hacen tan especial a la ciudad castellanoleonesa. A 700 metros a pie, se encuentra el Acueducto de Segovia y a unos 15 minutos caminando el Alcázar, lo que podríamos considerar el monumento más importante y alejado del hotel. Sin estar en el centro histórico, su ubicación es inmejorable para tener acceso tanto a los puntos de interés turístico como a otros servicios que pudiésemos necesitar (centro de salud, farmacia, supermercados, etc.). No creí que con ese precio estuviese tan bien situado.

2. Habitación. La habitación era algo justa de medidas, teniendo en cuenta que había 2 camas individuales unidas y una cuna empotrada entre la pared y mi lado de la cama, por lo que no había espacio posible para que yo subiera y bajase de la cama por el lateral. Era una habitación doble estándar, con escritorio para trabajar, una pequeña tele de pantalla plana y un baño grande y cómodo. Nada de lujos, todo muy sencillo, sin pretensiones pero confortable. Todo el cabecero de la cama estaba ocupado por un espejo en el que la niña se pasó las horas deleitándose con su propia contemplación (tiene 9 meses y ella misma es para sí una gran novedad cuando se ve). La bañera tiene una mampara de esas de media hoja que es abre y se cierra en 90 grados, por lo que es muy práctica si lleváis bañerita de bebé (la nuestra es inflable), ya que os permite mucha movilidad.

Cuna y baño en el Hotel Los Arcos

Cuna y baño en el Hotel Los Arcos

3. Servicios para niños. Sin cargo adicional pudimos adaptar una cuna, que curiosamente no era de viaje y plegable, sino de madera, con buen colchón y hasta con sábanas infantiles. También disponíamos de un dvd conectado a la tele, pero no fuimos lo suficientemente previsores como para llevarnos alguna película de casa, así es que no le pudimos dar uso. El hotel tiene escaleras en la entrada principal, por lo que recomiendan entrar y salir través del parking del sótano si viajas con un carrito de bebé. Las escaleras no es que sean incómodas ni muy grandes, pero es una ventaja que el ascensor te lleve hasta el parking para la entrada y la salida.

4. Precio. Esto creo que es casi lo mejor de todo el Hotel Los Arcos. Para la buena ubicación que tiene y lo bien conservadas que están las instalaciones, la noche nos salió por 57 euros, aunque al final nos decidimos a dejar el coche en el propio parking del hotel, por lo que tuvimos que abonar 10 euros más por noche. El acceso al aparcamiento es bastante incómodo, con una única puerta tanto para entrar como para salir y con una cuesta empinadísima que dificulta cualquier maniobra. No elegimos el régimen con desayuno porque el precio por persona me parecía desorbitado, y al inicio de la calle peatonal hay varias cafeterías en las que desayunamos muy variado por 2,5 euros por persona (café y tostadas, chocolate con churros, zumo de naranja natural y sándwich, etc.)

Como mamá blogger, otra de las facilidades que me encantó es que hubiera wifi gratis en las habitaciones ¡muy rápido por cierto! En definitiva, el Hotel Los Arcos es una buena elección barata, cómoda y que no os defraudará.

 



Esto te puede interesar

No hay comentarios

¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!