Inventos útiles

La cuna de mi bichilla

Esta es la cuna de mi bichilla

Esta es la cuna de mi bichilla

A estas alturas de mi vida como mamá y blogger ¡aún no había hablado de la decoración del dormitorio de mi bichilla! Y hoy me ha dado por ahí y me he dicho “niña, es hora de que compartas con el mundo la forma en que buscaste y rebuscaste para tener algo decente a buen precio”. Y por si a alguien le sirve de inspiración, ahí va el relato de cómo llego la cuna a esta casa. Mi madre le había regalado la cuna a mi sobrinita S. cuando esta nació, y claro, mi bichilla no podía ser menos. Ya sabéis cómo son las abuelas, que siempre quieren tratar exactamente igual a todos los nietos (aunque seguro que tienen sus preferencias, pero son así de diplomáticas y discretas). El caso es que cuando una piensa en comprar la cuna, pues piensa en eso, en un artilugio hecho un bloque único y que incluye todos sus complementos, cuando la realidad es bien distinta. Vamos, que a día de hoy, y ya han pasado 10 meses desde el nacimiento de mi bichilla y más de un año desde que nos adentramos en los abismos de la elección y compra de una cuna, puedo decir que casi lo más barato es la cuna en sí, la estructura, porque después necesitas una cantidad de complementos innumerables por donde se te van a ir también los cuartos. Nosotros somos gente sencilla, y queríamos una de esas cunas baratas que hay en Ikea, pero cuando las tuvimos delante, el modelo que más nos convencía era el más caro de la tienda (159 euros) y no tenía ruedas. Esto era un fallo imperdonable para mi madre, quien mantenía por aquel entonces que eso de echar a rodar la cuna en medio de la noche y que la bichilla volviese a entraren trance y a dormirse en un segundo iba a ser una gran ventaja. Total, que debido a nuestras escasas dotes para el DIY y el miedo que nos recorrió el cuerpo al pensar que podríamos romper toda la cuna intentando instalarle ruedas por nuestra cuenta y riesgo, por un poco más compramos este modelo del osito de la marca Micuna, en una de las tiendas de puericultura del Pueblucho Infernal.

1. El modelo. Inicialmente, a mí me gustaba este diseño, el modelo dinosaurio de Mi cuna, porque yo creía que el bicho era una jirafa, y como tenemos un vinilo decorativo con una jirafa enorme en la habitación de la bichilla, me iba a quedar todo muy conjuntado. Pero el por entonces futuro papá de la niña se dio cuenta de que era un dinosaurio, y eso es un bicho de niños, con lo cual lo cambiamos por este osito tan mono, y muy unisex para lo que pueda venir en el futuro. En el link que os he puesto de Amazon sale algo más barata, pero a nosotros nos costó 212 euros en la tienda. También venden un cajón para poner en los bajos de la cuna, pero la dependienta nos recomendó no comprarlo porque es minúsculo, cuesta 80 euros más y dice que a penas se puede guardar una manta. Renuncié a tener minicuna porque me parecieron preciosas pero carísimas para el poco tiempo que se pueden aprovechar. Y como en el nuevo piso teníamos espacio para poner la cuna grande en nuestro dormitorio, done sigue instalada aún hoy, no eché en falta la cuna en miniatura.

El dinosaurio-jirafa que descartamos

El dinosaurio-jirafa que descartamos

2. Chichonera, edredón nórdico, sábanas y otros gastos necesarios. Aprovechando una oferta de un outlet de internet, me hice con este conjunto de la colección Cuaky de Naf Naf a un precio razonable (que no barato). El nórdico, el juego de sábanas a conjunto, la chichonera y un protector de colchón impermeable me salió por unos 100 euros. Para ser de marca no está mal, y el diseño de los patitos me pareció tan mono que no me pude resistir. Como en la etapa previa al nacimiento de la bichilla su papá se negaba a comprarlo todo de color rosa, nos decantamos por este tono lila, que según dicen también puede valer para un futurible bichillo macho. ¡Ay, qué cruz con el asunto de los colorines!

Los complementos de la cuna de Naf Naf

Los complementos de la cuna de Naf Naf

3. El colchón. ¿Y que harías con un armazón de cuna sin colchón? Pues poquita cosa, la verdad. Aquí tampoco nos rompimos mucho la cabeza y compramos un colchón de muelles, porque en esta casa somos poco amigos del látex y unos grandes desconocedores de la viscoelástica. La espuma ya nos parecía de muy baja calidad, así es que el elegido fue este colchón de muelles para la cuna de la marca La cigüeña (el nuestro no es exactamente igual al del enlace porque ese es de mezcla de muelles y látex pero no he encontrado el modelo exacto), que nos costó 45 euros. Tiene una cara de verano, de forro más fresco, y otra de invierno recubierta de una tela tupida y suave. La bichilla no se ha mostrado incómoda con él, y no se ha deformado con el peso, aunque a posteriori he conocido otras marcas y modelos que me han conquistado ¡pero mucho más caros!

En definitiva, que hemos optado por un modelo bastante tradicional, y sin muchos complementos a juego, porque la marca era algo cara y porque a la larga te das cuenta de que se puede vivir muy bien sin tantos detallitos a conjunto. Eso sí, a mí lo de que la cuna tenga ruedas no me ha facilitado el sueño de la bichilla, porque cuando se desvela de noche, o le damos teta y colecho o no quiere saber nada de inventos rodantes. ¿Y a vosotros qué? ¿Se os fue la cabeza, o el presupuesto con la compra de la cuna?

Esto te puede interesar

29 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    17 septiembre, 2014 at 07:08

    Tienes razón, pensamos en la cuna pero no en vestirla y ahí se va de las manos.

    Nosotros tenemos suerte, tanto la cuna como la mini cuna nos salieron gratis, las hizo el padre de mi pareja así que sólo tuve que romperme la cabeza para diseñarlas y luego él la construyo lo más parecida posible.

    De vestir la minicuna se encargó mi madre, elegí las telas y ella hizo el resto. Lo de la cuna lo compre por internet también pero no recuerdo el precio

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:10

      Tener una cuna y mini cuna artesanales es un lujo. Si hubieras tenido que comprarlas así de exclusivas no me quiero ni imaginar lo que hubieran costado. Y si encima parte de los ropajes te los han hecho también a tu gusto ¡eso sí que han sido buenos regalos!

  • Responder
    Gestando una idea
    17 septiembre, 2014 at 07:25

    Me gusta mucho la cuna de tu niña. La del dinosaurio (que de primeras me ha parecido una jirafa también) es muy mona también. Y el nórdico lila/unisex, muy bonito también. Pero es que estas cosas de bebés me parecen todas taaaan monas, que creo que aunque hubieran sido otras, me hubieran gustado igual 😉

    Lo del colchón de muelles y ser poco amigos del látex, lo entiendo. Yo no sé de qué es el colchón de la cama en la que duermo ahora (que es de mi casa de alquiler), pero el día que me compre uno para mi, tiene que ser duro como una piedra, que lo de ahora se hunde un poco y te ‘recoge’. A mi me gustan duros como si durmieras en el suelo xD. Qué ganas de cambiar de colchón!!!!

    Un besazo. Hace mucho que no paso por aquí, echaba de menos leerte. ¿Qué tal con lo del libro?

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:14

      ¡Menos mal que no soy la única loca que ve una jirafa! La verdad es que yo también creo que es difícil encontrar diseños feos, aunque doy fe de que he presenciado algunos realmente horrorosos con estos ojitos miopes que Dios me ha dado. Eso de la dureza del colchón es lo que nos hizo comprar también uno de muelles para nuestra propia cama cuando nos independizamos. Recuerdo que en la tienda, el chico nos dejó tumbarnos para probar todas las texturas y el látex a mí me daba la sensación de que se hundía y se hundía y nunca paraba quieto.Me era incómodo y me volví con mis muelles tradicionales a casa.
      Con el libro no me puedo quejar ¡que todos los días se venden algunos! Ya he pasado hoy por tu blog y he visto tu disgusto en tu post de vuelta. Anímate que en nada te veo leyendo mis escritos para desdramatizar tu preñez.

  • Responder
    bea
    17 septiembre, 2014 at 08:00

    nosotros sí compramos la cuna en Ikea y lo que más me ha gustado de ella es que se puede montar quitando uno de los laterales, con lo que mis dos hijos han dormido con la cuna pegadita a mi cama, en modo “sidecar”, con lo cual ellos tenían su espacio, yo el mío, pero en realidad era como si estuviésemos colechando 🙂

    Lo de las ruedas, la verdad, no lo veo muy práctico, porque por lo menos en mi casa los paseos tendrían que haberse limitado a mi dormitorio, ya que una vez montada la cuna no sale por la puerta salvo que la pongas en vertical

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:21

      Eso de quitar uno delos laterales es algo que hecho de menos en la cuna de mi bichilla, porque ya dice el fabricante que si se hace el artilugio pierde estabilidad, así es que el colecho en esta casa lo hacemos metiendo a la niña directamente en nuestra cama y perdiendo un montón de espacio nosotros. Yo no pretendía sacarla rodando de la habitación, que como dices no cabe por la puerta por mucho que la empujemos. Quería las ruedas para menearla un poquito si se desvelaba por las noches, pero de poco me ha servido porque el rimo sin teta no le vale de nada a mi bichilla.

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    17 septiembre, 2014 at 08:13

    Yo con la elección de la cuna no tuve problema: era la mía de pequeña que está muy bien conservada (como guardaban antes las cosas eh).
    El colchón compré uno como el tuyo, creo que me salió más caro.Por internet ponía de todo, de fibra de coco o cosas así super raras ya ni me acuerdo, que era lo más recomendable y más genial para los niños…
    Tema chichonera y tal tampoco me preocupé, me hizo mi madre un conjuntin, pero jolin si son caras todas esas cosas eh!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:28

      En mi familia le hemos perdido la pista a las cosas de mi infancia, porque de mí pasaron a mi hermano, luego a 2 de mis primos pequeños cuando dormían en casa de mi abuela y ya no hemos vuelto a saber de ellas. El mío también tiene fibra de coco, que si te digo la verdad no me transmitía nada de confianza, pero como por unas cosas y por otras el látex y la espuma estaban descartados, ya me tuve que conformar con este. Pues ya te digo que nos salió bien de precio por comprarlo en un outlet de internet, pero que en tienda el precio era una burrada.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    17 septiembre, 2014 at 09:08

    Qué monada el osito! A mi el dinosaurio también me parece una jirafa jaja!
    Yo compré la cuna hace ya 6 años, pero me fui a por una sencilla y muy unisex, lo cual me ha venido ben para poder usar todo con el pequeño. No le veo sentido a comprarlo todo dos veces! Sobre todo porque ya hay que hacerlo con la ropa si los hijos son de distinto sexo…

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:29

      El oso es para que se nos caiga la baba a diario.¡Vivan las mamás que ven una jirafa como yo! Con ese pensamiento de ampliar la descendencia que también tenemos en esta casa, me he contenido a la hora de comprar estos elementos que se pueden reutilizar de colores comprometidos. Con la ropa de la niña ya me estoy desquitando, y reconozco que poca ropa unisex tiene mi churumbelita.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    17 septiembre, 2014 at 10:45

    Pues no he presumido yo na diciendo que mi cuna era baratísima!! pero luego líate a comprar apechusques…me hubiera salido más barato haberme comprado un lote Lomonaco, lo hubieramos disfrutado más!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:31

      ¡Jajaja! A mí me gusta presumir cuando me ahorro dinero, pero sin ser muy cara tampoco la veo barata. Y los complementos ¡son una perdición! Aún así, no compré otras cosas que había a conjunto, como bolsos, organizadores, pañaleras y yo no sé cuántos cachivaches más.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    17 septiembre, 2014 at 11:34

    A nosotros también nos regaló la cuna una de las abuelas, es muy sencilla, blanquita y, eso sí, con ruedas. Las sábanas nos las podíamos haber ahorrado, no exagero cuando digo que las usaron un mes, de lo que se mueven estos niños pensé q haata era un peligro porque se enroscan, así que directamente bajera. Las chichoneras las usamos hasta el año y medio, más de los mismo, se mueven tanto que las doblan…no te digo más que Alfonso hoy ha amanecido en otra cama que no es la suya y sólo están unidas por la zona de los pies, vamos, no están pegadas…. Eso sí, la cuna bien rentabilizada, Alfonso hasta los dos años, y a los tres meses entró rafa y ahí sigue. Y después el tercero,jaja… así que no me duele haberme gastado el dinero ni es esto, ni el el carrito de paseo!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:34

      ¡La tuya va a ser una de las cunas mejor amortizadas! Con tantas criaturas que la van a utilizar. Mi bichilla a empezado a moverse mucho este verano, pero durante todo el otoño e invierno pasados, dormía tan quietecita que ha sido una gozada ver cómo la tapábamos de noche y a la mañana siguiente seguía casi en la misma posición. Las chichoneras ahora que la bichilla se pone de pie, me las retuerce y descoloca a diario, sin contar que cuando teníamos la cuna montada en su posición más elevada, era un trastorno porque apenas la podíamos colocar entre el colchón y el estructura de la cuna. Este invierno va a cambiar mucho el cuento, porque entre el colecho y lo que se mueve, igual las sábanas también se me convierten en un objeto de riesgo.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    17 septiembre, 2014 at 11:44

    Papá cachorro hizo la cuna y la ropa de cuna también la hizo él así que… Jeje al final teníamos lo que quisimos… Es lo que tiene trabajar en el sector 😉 vuestra cuna me encanta!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:36

      Estoy descubriendo un montón de familiares mañosos en esto de fabricar cunas personalizadas y demás complementos ¿por qué en esta casa somos tan inútiles? Ya me gustaría saber qué colchón de cuna tenéis vosotros, porque seguro que es de lo mejorcito.

  • Responder
    Anuke
    17 septiembre, 2014 at 12:00

    ME ENCANTA! la mía es también de esa marca, yo también descarté el cajón de debajo y yo también elegí ese colchón y mi pequeña princesa duerme superbien en él. En cuanto a la ropa de vestir la cuna, ikea ha sido nuestro mejor aliado. 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:38

      Yo fui un poco delicada para el tema de las chichoneras y nórdicos de Ikea y reconozco que de los modelos que había el año pasado no me entusiasmó ninguno. Y como tenía trabajo, y era mi primera preñez, y mi madre lo pagaba ¡me volví loca con los complementos! Si tuviera que volver a comprarlo hoy, seguro que miraba las colecciones de Ikea con mejores ojos.

  • Responder
    sradiaz
    17 septiembre, 2014 at 12:55

    A nosotros nos dejaron la minicuna y en ella está todavía, aunque por lo larga que está estoy pensando ya en montar la cuna… Que sí, que también nos han dejado. Es un modelo algo viejo de micuna y no me gusta demasiado, pero es un ahorro.

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:39

      ¡Déjate de modelos viejos! Que tú les llamas vintage y ya son modernos otra vez. Si a mi me hubiesen dejado algo, ya te digo que no me gasto el dinero tontamente por temas de diseño. Pero como teníamos que comprarlo todo de nuevo, pues algún caprichito sí que me di con estas compras.

  • Responder
    Ensancha los pulmones
    17 septiembre, 2014 at 13:24

    A mí me pasaron la cuna pero de todas formas practicamos colecho

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:40

      Pues como nosotros, sobre todo ahora. Nunca pensé que esto de dejar la cuna abandonada a mitad de la noche pudiera pasar.

  • Responder
    Marta
    17 septiembre, 2014 at 13:40

    En su día, compré una cuna de madera clara, con los dibujos de ¿unos osos? en la parte delantera. Cuidé sobre todo la anchura entre las barras, que tuviera varias alturas, y no dudé en comprar un buen colchón.

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:43

      Tú eres de color madera, como mi cuñada, que todo le gusta más clásico o rústico. Dicen que para que la cuna sea segura no debe haber más de 10 centímetros entre ellos, para que no se cuele la cabeza del bebé.Esta también tiene 2 alturas. La hemos tenido en la superior hasta que a los 8 meses empezó a ponerse de pie con una alegría pasmosas, así es que ya la hemos bajado a las profundidades.

  • Responder
    Lectora, profe y mamá
    17 septiembre, 2014 at 14:06

    Nosotros hemos comprado una cuna de Ikea y la hemos montado sin uno de los lados y creado un sistema de velcros para adherirla a nuestra cama. No le hemos puesto chichonera porque no nos parece práctica, tampoco edredón, solo sábanas bajeras, porque la chiquituja dormirá con un saquito. Ya está montada en nuestro cuarto, ¡que solo queda un mes para mi FPP!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2014 at 20:47

      El saquito lo estrenaremos este invierno, porque ahora la bichilla se mueve mucho y seguro que se va a destapar cada noche. El año pasado lo cierto es que se quedaba quietecita durante toda la noche y no había problemas para mantenerla calentita. En cuanto a la chichonera ¡mi niña es muy bruta! Sobre todo ahora que ya tiene mucha movilidad, incluso dormida se gira con una violencia que se estampa contra los barrotes varias veces por noche. Yo creo que monté la cuna cuando estaba en la semana 38 ¡y eso que pensaba que pariría en la 39! A´n así, tuve que esperar bastante para estrenarla, y ahora la tengo sólo para las siestas porque el resto de la noche ¡venga a darle al colecho!

  • Responder
    La mama fa el que pot
    17 septiembre, 2014 at 16:11

    Me encanta tu cuna, la verdad es que esta marca tiene cosas muy chulas.
    Yo tuve suerte y la cuna también me la regalaron, pero la tengo muerta de asco en su habitación porque la enana últimamente sólo quiere dormir con nosotros, así que creo que pasará de nuestra cama a la suya propia.
    Sobre el tema de todo lo que cuesta los complementos es otra cosa, yo la verdad es que muchas cosas las compré en privalia.

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 septiembre, 2014 at 09:30

      Al principio la usamos muchísimo, pero ahora me está pasando un poco como a ti, y durante el día si duerme la siesta en ella, pero de noche, en cuanto nosotros nos vamos a la cama empieza a despertarse y duerme más seguido en la cama. En Privalia es donde conseguí los complementos bastante rebajados (mira tú qué casualidad).

  • Responder
    Las cosas de mi madre (II). La cuna - Planeando ser padres
    17 octubre, 2014 at 07:01

    […] madre tiene una frase de esas de sabiduría popular que me trae por la calle de la amargura: la cuna es donde mejor están. Los bebés, esto se sobreentiende. Mi hermano y yo nacimos en la década de […]

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!