Alimentación complementaria

Obesidad infantil. I Blogtrip Puleva Infantil

Las mamis y nuestra responsabilidad en la obesidad infantil

Las mamis y nuestra responsabilidad en la obesidad infantil

Como en las semanas anteriores, voy a resumiros algunos de los datos más interesantes que la Doctora en Nutrición Infantil de la Universidad de Granada, Cristina Campoy, y el Presidente de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría, José Manuel Moreno, nos enseñaron durante el Blogtrip organizado por Puleva a principios de octubre. Un tema bastante preocupante en España es el incremento del sobrepeso y la obesidad en niños de corta edad. De hecho, entre los 1 y los 3 años nuestros bichillos están mostrando unas preocupantes carencias nutricionales, que no cuadran con las beneficiosas cualidades que se le presuponen a nuestra dieta mediterránea. ¿Por qué? Porque hemos abandonado las buenas costumbres, y desde que los iniciamos en la alimentación complementaria empezamos a cometer errores en este aspecto fundamental de la crianza. Lo peor, y lo que me ha hecho repensar mucho acerca de mis malos hábitos alimenticios durante el embarazo, es que los estudios más recientes en el ámbito de la nutrición infantil demuestran que la alimentación de la mujer embarazada y algunos trastorno que estas puedan padecer durante la gestación (obesidad, diabetes gestacional) pueden ser muy nocivas para el feto y pueden provocar patologías en los niños a largo plazo. Por este motivo, ambos expertos nos dieron una serie de indicaciones que pueden encaminarnos por el buen sendero en esto de la alimentación infantil.

1. Los milagros de la lactancia. Algo que me está dejando más tranquila, y me descarga la conciencia por los tropiezos que hubiese podido cometer durante mi embarazo en lo que a mi propia alimentación se refiere, es que según la doctora Campoy, la lactancia materna debe ser exclusiva hasta los 6 meses y es muy recomendable prolongarla por lo menos hasta los 2 años. Estamos hartitos de escuchar todos los beneficios de la lactancia, pero lo que aprendí en el foro de Puleva es que además de todo lo que ya conocemos, la lactancia es efectiva para reprogramar los posibles fallos alimentarios que hayan sucedido durante la gestación. De forma que una lactancia prolongada puede disminuir la tendencia de los niños a padecer sobrepeso, obesidad o diabetes, entre otras enfermedades.

2. ¿Qué pasa cuando tu bebé cumple un año? El foro estaba centrado en las carencias nutricionales de los niños españoles de entre 1-3 años. Y es que desde que nacen y hasta que cumplen un año, entre tetas y biberones y cuartro cosas de alimentación complementaria, todos tenemos la situación más o menos controlada. Pero a partir del año se supone que el bebé ya puede comer de todo, y si la dieta que hay en casa ya venía desequilibrada de serie, nuestros bichillos van a empezar a comer mal desde el principio. Cuanto más se prolonguen estas malas costumbres, más difícil será volver a la senda de la alimentación sana. Es buena idea incluir al bebé en la dieta familiar programando su conducta alimentaria. Eso sí, a partir de que cumplan un año, aunque hayan comido muchísimo cuando eran más pequeños, este ansia de comida se regula porque su ritmo de crecimiento va a decrecer y porque comienzan a seleccionar los alimentos según sus propios gustos, lo que puede provocar que algunos niños que antes eran buenos comedores empiecen a poner pegas a la hora de comer. Por tal de que coman algo, no podemos cometer el error de dejarles que elijan cualquier cosa, y hay que vigilar que no siempre se decanten por los alimentos mas energético y sabrosos. Los niños deben comer de todo, muy variado, y sin prohibir absolutamente ningún alimento, para evitar deficiencias nutricionales. Entre los 1-3 años el cerebro se encuentra en una etapa crítica del desarrollo y debe recibir todos los nutrientes necesarios.

3. Hierro, vitamina D y Ácidos Omega 3. Son elementos fundamentales para el desarrollo. El hierro orgánico, de origen animal, se absorbe en un 25% (es el procedente del hígado de los animales y de las carnes rojas) y nuestro organismo aún lo aprovecha mejor si lo ingerimos acompañado de vitamina C (naranjas, kiwi, tomate). El hierro de origen vegetal es absorbido por nuestro organismo sólo en torno al 5% (lentejas, espinacas, frutos secos), por lo que las dietas estrictamente vegetarianas deberían ser suplementadas con complementos alimenticios. De ahí que sea preferible que los niños no sigan esta forma de alimentación restrictiva. Con la leche materna el hierro es absorbido “infinitamente mejor” (palabras textuales de la doctora Campoy) por los bebés que con la leche de fórmula. Y pese a la existencia de todos estos estudios y la recomendación de todas estas pautas, el 25% de los niños europeos de entre 1-3 años tienen deficiencia de hierro e incluso anemia. Es recomendable evitar la ingesta diaria de más de 500 ml. de leche de vaca no modificada entre los 1-3 años porque provoca perdidas de hierro a través de las heces y dificulta la absorción de este mineral. Sobre los beneficios de la vitamina D, ya os puse al día la semana pasada, así es que me centraré en la importancia de los Ácidos grasos para los niños. Como siempre, son mucho mejores los procedentes de la leche materna que los de fórmula, porque los bebés no son capaces de generar el DHA que su cuerpo necesita. En España el 90% de las mamás intentan poner en marcha la lactancia materna, pero muchas desesperan al mes, otro tanto a los 3 meses… por lo que sólo el 7% de las madres logran dar el pecho al menos durante un año, lo cual es fundamental para el neurodesarrollo de nuestros bichillos.

4. Los excesos en España. Los niños españoles ingieren un exceso de todo: carbohidratos, proteínas, ácidos grasos y lípidos en comparación con otros países europeos como Alemania y Hungría. Esto da lugar a niños más obesos, con más colesterol y con más enfermedades relacionadas con una mala alimentación ya desde esa primera infancia. El 96,4% tiene una ingesta diaria de grasas saturadas y azúcares mayor a la recomendada por los nutricionistas, lo que hace que su Índice de Masa Corporal también sea elevado.

Esta parte del foro de Puleva me pareció de lo más reveladora, pero a la vez me metió un poquito el miedo en el cuerpo. Porque entre mi torpeza y poco arte en la cocina y la cercanía del momento en que la leche materna deje de ser el alimento principal de la bichilla, me da la sensación de que esta parte de la crianza se va a complicar mucho. ¿Cómo lleváis vosotros el tema de la alimentación infantil? ¿Están vuestros bichillos sanotes o han tenido que someterse ya a dietas restrictivas?

Esto te puede interesar

22 Comentarios

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    23 octubre, 2014 at 09:38

    Nosotros pensamos que es importante lo que se ve en casa de cara a la dieta futura de la peque. Así que intentamos comer todo lo sano que podemos y evitamos productos industriales. Eso sí, de momento nuestra peque sigue sin comer apenas. A ella la comida como que siguen sin llamarle la atención. A no ser que sean patatas fritas, claro… 😛

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 10:57

      Dar ejemplo es fundamental porque tratarán de imitarnos en breve ¡y yo soy un mal caso para seguir! Estoy por comer a escondidas y hacer el paripé en las comidas familiares. Aunque desde luego sería mejor, y más sano para mí, animarme a comer bien, pero es que me cuesta tanto… Mi bichilla sigue siendo una zampona, incluso estos días que ha estado con vómitos (su primera enfermedad desde que nació) ella intentaba comer pero se le escapaba todo.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    23 octubre, 2014 at 10:05

    Nuestra pediatra es la coordinadora del Plan Integral contra la Obesidad Infantil de la zona, así que es muy extricta con el tema y no deja pasar ni una chispa…En casa, en cuanto a la alimentacíon de UBMF intento que sea lo más natural, variada y saludable posible…por ahora lo voy consiguiendo!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 10:59

      ¡Qué bien! Tener a una gran experta te ayudará muchísimo en este aspecto. Pues si mi pediatra no sabe tanto del tema, como me surjan dudas según vaya comiendo más mi bichilla, te asaltaré a ti para que le consultes a la tuya 😛

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    23 octubre, 2014 at 11:02

    es un rollo lo de la alimentación.
    Hay que controlar todo, comer en equilibrio, que además le guste… Por un lado el hecho de que coma en la guarde la beba me deja “tranquila” porque come mucha legumbre, ya que si por mi fuera de legumbre solo garbanzos. En cambio verdura 3 días por semana en casa tendría igualmente, pero claro luego mucho carbohidrato, pasta, arroz…
    con lo fácil que era antes llegar y ale, plato único para comer, y ahora hay que pensar desde el punto de la mañana en la comida y cena para que sea lo más sanito posible.
    Pero bueno, lo importante es que sepamos esto que nos cuentas, para el menos ser conscientes y poder de nuestra parte para alimentarlos bien. Anda que no aprendisteis cosas, no?

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 11:05

      En las guarderías y colegios los menús suelen estar bien estudiados y son muy equilibrados. Cosa que no pasa en todas las casas (la mía la primera). Después está el hecho de que si tu bichillo come poco, hay padres que por tal de que coman lo que sea se lanzan a las patatas fritas, los platos precocinados o hasta los restaurantes de comida rápida y eso sí que no puede ser. Mi bichilla, que aún toma más teta que otra cosa, de momento no me lo complica tanto, pero sí, poco me falta para verme loca perdida entre posibles combinaciones de menús y de platos que encima no tengo ni idea de como hacer. Por eso de momento ¡todo al vapor, con un chorro de aceite de oliva y vamos tirando!

  • Responder
    mamaenbulgaria
    23 octubre, 2014 at 11:37

    Pero mujer, no te agobies, na hace falta ser un chef para dar bien de comer a los niños! Llevar una mandarina o un plátano para darles en el parque si tienen hambre ya es alimentarles bien y crear buenos hábitos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 11:07

      Eso sí, porquerías aún no le hemos dado. Todo lo que come es sano aunque poco elaborado. Es cierto que a veces, al pensar en menús sanos me lío yo sola pensando en alta cocina, cuando como dices, una fruta al natural ya me puede hacer el apaño. ¡Gracias por desdramatizarme mi drama con la cocina!

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    23 octubre, 2014 at 11:45

    Nosotros estamos encantados, cachorro come lo mismo que nosotros y.no tenemos preocupaciones con ello. Comemos bien de todo y sin excesos. Así que por esa parte genial, el disfruta comindo.el problema lo tengo con la abuela que esta venga a querer darle porquerías…

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 11:09

      Las abuelas son un peligro. Nosotros le tenemos dicho a las 2 que nada de chocolate ni dulces, ni chucherías, s podemos evitarlo hasta los 3 años, y hay una que hace lo que le sale de la peineta y la otra que amenaza con hacerlo. Y claro, como mi bichilla no le hace ascos a nada ¡teneos la batalla perdida en cuanto pruebe estas cosas!

  • Responder
    Madreyautonoma
    23 octubre, 2014 at 11:58

    Nosotros también hemos cambiado nuestra alimentación, sobre todo para cenar (antes picábamos cualquier cosa y ahora procuramos no hacerlo).
    Yo creo que no hay que agobiarse en exceso, mientas veas a tu hijo activo y sano y le vayas ofreciendo variedad de alimentos saludables, que él escoja lo que quiera comer. Si un día come poco o mucho, no pasa nada, nosotros también hacemos los mismo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 11:13

      Las cenas son también nuestra asignatura pendiente. Lo cocinamos todo en casa, pero nos conformábamos con un sándwich mixto, o vegetal, o pizza casera… y claro la niña tendrá que ver el pescado y otras cosas de vez en cuando. El agobio me da cuando lo pienso y escribo el post, luego ya me relajo y no sufro tanto como parece. Activa y sana es poco ¡esta está hecha un torete! Y en cuanto a cantidades nunca la obligamos ni forzamos con nada. Ya sea en trozos o puré, cuando gira la cara y dice que no, es que no. Yo creo que por eso está tan aficionada a la comida.

  • Responder
    madrexilio
    23 octubre, 2014 at 13:41

    Un tema muy importante, creo que lo más difícil es vencer el fantasma omnipresente de lo que nuestra cultura marca como la norma. Es decir, cómo cambiar patrones y hábitos sin ofender a la familia o entrar en discusiones bizantinas con amigos, conocidos, etc.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 11:18

      Esa es otra, porque ya no es solo que existamos familias con malos hábitos establecidos que debemos esforzarnos en cambiar por nuestros niños, sino que encima viene gente del entorno a opinar en contra de lo que es sano y claro ¡esto es el cuento de nunca acabar!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    23 octubre, 2014 at 14:24

    Ya lo decía el médico con el que hacía el programa cada dos por tres, abandonar la dieta mediterránea no está arruinando, más infartos, más obesidad…el 80% de las enfermedades se evitan con buena dieta, un poco de ejercicio y sin tabaco, así que fíjate!!! Con respecto a los niños, soy de las que prefiere tirar de purés hasta que tienen dos años, aunque sean capaces de comer cualquier cosa, creo que los adultos no comemos suficientes cantidades diarias de legumbres, verduras, frutas…por eso con un buen puré, me aseguro de darles todos los nutrientes en buena cantidades. Sobre la lactancia, pues de nuevo lo intentaré con el tercero pero ya te digo que, si con el primero no fui capaz de darle pecho lo suficiente, con el peque me va a ser más difícil…

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 11:23

      Pues ese médico tenía toda la razón. Cada vez nos tiramos más a los brazos de los precocinados, los fritos y demás porquerías (tan buenas y sabrosas y tan poco saludables) que nuestra fama de tener la mejor cocina del mundo se está yendo al garete. Es verdad que en un puré entran tantas cosas, pero aunque sea mediante BLW, con ofrecerle cantidad de verduras, legumbres y demás alimentos variados, aunque coman menos cantidad y a su ritmo, lo bueno es que se acostumbres a texturas, sabres y que de mayores sepan comer de todo. Las propiedades de la lactancia pues ya las ves ¡cada día descubren más! Y lo barata que te sale. Yo sé que lo has intentado con tus dos bichillos y que la experiencia no ha sido buena, pero como nos dijeron los expertos en pediatría, por poquita leche que puedas dar es un enorme regalo para tu bebé.

  • Responder
    Marta
    23 octubre, 2014 at 15:33

    Gracias por la info, creo que mis hijas están bien alimentadas, comen sano y de todo. Creo que voy escapando.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 11:34

      ¡Eso es genial! Ojalá yo hubiera nacido ya con estos conocimientos de serie, pero como no me han llegado por ciencia infusa agradezco enormemente el esfuerzo de Puleva por darlos a conocer.

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    23 octubre, 2014 at 15:40

    Qué buena información! Yo también soy un desastre como cocinera y como gestora de menús ni te cuento, así que desde hace dos meses me saco el menú semanal de la web Pequerecetas y estoy encantada! Se le enseñé a la pediatra, por aquello de a ver si le estoy dando más o menos de lo que debo de hidratos, proteínas, etc.. ya sabes, y la pareció que era muy completo así que me organizo estupendamente y el enano sanote, en el peso medio español con un IMC normal. De momento, vamos bien..

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 11:36

      Bien es poco ¡vais genial! Yo casi cada semana me despierto los lunes por la mañana pensando: “a ver de dónde saco un menú semanal que me sirva para toda la familia, que sea sano, equilibrado, fácil de cocinar, que no me dé quebraderos de cabeza…” Y llegado a este puto me pongo a desayunar, me viene la pereza y me olvido del tema ¡soy un caso perdido! Me doy un plazo máximo hasta el día en que se destete la bichilla. A partir de ah´me tengo que enmendar.

  • Responder
    diasde48horas
    23 octubre, 2014 at 17:26

    Yo, gracias al cielo, tengo un niño que come genial y de momento no hemos tenido problemas con la alimentación. Obviamente, hay comidas que le gustan más que otras, pero en general come bien todo: carnes, pescado, verduras, legumbres… y por supuesto los hidratos: las patatas, el pan, la pasta… le encantan!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 octubre, 2014 at 11:38

      Mi bichilla de momento no hace ascos a nada, pero dicen que es porque los menores de un año suelen ser bastante fáciles de contentar y que es a partir de esta edad cuando empiezan amostrar sus preferencias, sus manías, sus odios. Como aún no hemos llegado a esa edad crítica, yo estoy encantada de lo bien que come, de todo y mucho mejor que yo. Pero ¡ay qué miedito me da pensar que me pueda hacer un cambio a traición!

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!