Ocio y viajes

El Parc de la Ciutadella ¡pícnic en el centro de Barcelona!

Yo llegué bien crecidita a vivir en tierras catalanas y aún así el Parc de la Ciutadella me impresionó y enamoró desde mi primera visita. Sin tener unas dimensiones colosales, es lo suficientemente grande y con espacios variados para hacerte a la idea de que estás pasando el día lejos de la gran ciudad, a la vez que te encuentras casi en pleno centro y a poca distancia de todo lo que merece la pena ver en Barcelona. El Parc de la Ciutadella cuenta con caminos de tierra amplios para pasear o ir en bicicleta. Está cercado por altas vallas para que no se nos escapen los churumbeles, tiene muchas zonas de césped para sentarse y hacer pícnic o lo que se tercie, gente de todo tipo, un ambiente cosmopolita con personas que hacen deporte, juegos malabares, niños que corretean… Es un lugar verdaderamente animado, muy concurrido y alegre, y una opción gratuita para pasar un día divertido y diferente.

1. El agua. El Parc de la Ciutadella tiene una enorme fuente monumental con una cascada de agua que es una belleza. Los adultos disfrutarán de la arquitectura mientras que los niños se desvivirán por ir a meter la mano en la fuente, porque la zona que da al camino es bien bajita y está muy a su alcance. También hay en la Ciutadella un pequeño estanque con barquitas para navegar. Es cierto que la cantidad de agua es escasa (no es el lago de El Retiro, vamos) y que se pueden recorrer pocos metros, pero como cosa curiosa que puede entusiasmar a niños muy pequeños creo que es otro punto a favor del parque. Tiene sus recovecos, una forma sinuosa que le da un aspecto salvaje y natural ¡que tiene su encanto vamos! Por todo el recinto existen más fuentes, pero estos dos espacios de agua creo que son los más espectaculares.

Fuente monumental de la Ciutadella. Foto: Barcelona Turisme

Fuente monumental de la Ciutadella. Foto: Barcelona Turisme

2. Cultura. En el Parc de la Ciutadella está la sede del Parlamento catalán, el zoo de Barcelona y los museos de Zoología y Arqueología, que en esta casa tienen fama de ser los museos más aburridos, pero lo comento porque seguro que también tienen su público entre los lectores de este blog. Lo que quiero que entendáis es que un día en la Ciutadella no tiene por qué ser un día turístico perdido, sino que adaptando vuestras necesidades a las de los niños de la casa podéis pasar una jornada bien entretenida sin salir del recinto. Hay actividades de ocio para todas las edades, por lo que una visita a uno de estos museos puede combinarse perfectamente con un pícnic por la tarde o a la hora de comer.

3. El mamut. Primero sería recomendable que antes de visitar el Parc de la Ciutadella deleitáseis a vuestros churumbeles con el visionado de alguna de las películas de Ice Age para después dejarlos impresionadísimos cuando conozcan el Mamut de piedra de la Ciutadella. El proyecto inicial del parque se basaba en crear reproducciones a tamaño natural de animales extinguidos, pero este mamut fue la primera y finalmente la única de estas creaciones. Es una pena porque con lo que impresiona ya por sí sólo los niños hubieran disfrutado muchísimo con la colección completa.

Parlamento catalán. Foto: Barcelona Turisme

Parlamento catalán. Foto: Barcelona Turisme

4. Otros atractivos. Además de poder pasear en bicicleta, en el Parc de la Ciutadella hay espacios con columpios infantiles, esculturas al aire libre, zonas ajardinadas muy cuidadas, merenderos, servicios público y muchas comodidades para pasar un día en familia. Fuera del parque, en el paseo peatonal que lleva hasta el Arc de Triomf, se suelen organizar pequeña exposiciones de muestras y otros eventos que hacen que la Ciutadella suela ser una opción recomendable para cualquier día de la semana. También hay cantidad de plantas exóticas y de animales con los que los niños pueden entretenerse. En algunos puntos, la vegetación impide ver la calle más allá de los muros del parque y produce esa sensación de estar aislados de verdad en medio de la ciudad.

Hay que tener en cuenta que el Parc de la Ciutadella está abierto gratuitamente al público pero exclusivamente desde las 10 de la mañana hasta que empieza a anochecer (el horario varía según la estación del año) porque de otra forma seguro que más de un vándalo aprovecharía la nocturnidad para colarse a hacer destrozos. Está cerca de la estación de tren de Francia y de la parada de metro de Arc de Triomf y es recomendable acudir en transporte público porque el aparcamiento en la zona no es nada fácil y deberéis recurrir a un parking de pago (a 3 euros la hora, como penséis echar todo el día en el parque se os irá el presupuesto en el coche). Hay mosquitos en el parque. A nosotros no nos han picado nunca, pero los que seáis un poco más sensibles en este aspecto es mejor que vayáis preparados por si quieren cebarse con vosotros o con vuestros churumbeles. Pese a que las zonas para el paseo de los perros y que estos hagan sus necesidades están delimitadas, todos sabemos que hay mucho dueño poco civilizado que va dejando a sus mascotitas soltando cacas por doquier, así es que si no queréis echar por tierra vuestra bucólica jornada de pícnic familiar, os recomiendo encarecidamente que escrutéis bien el terreno en el que vais a acampar para no llevaros sustos desagradables.




Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    mamaenbulgaria
    31 octubre, 2014 at 15:46

    Vaya qué observadora eres, te fijaste en muchas cosas! Lo bien que me habría venido saber todo esto antes de ir..
    El toque escatológico final me ha hecho reír 🙂

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      3 noviembre, 2014 at 10:19

      ¡Jajaja! Mira que hemos estado muchas veces,aunque esta era la primera vez con la niña y también la primera que nos sentábamos en el césped.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    6 noviembre, 2014 at 12:32

    Este parque es uno de nuestros favoritos y muchas veces cuando no tenemos planes vamos allí porque siempre hay algo que hacer.
    Me ha gustado saber el tema del mamut, nunca me había parado a pensar qué hacía allí y como dices es una pena que no acabaran con la colección.
    Ah! Añadir que en el parque también una ludoteca ambiental donde seguro que los peques lo pasarán genial.

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      9 noviembre, 2014 at 11:47

      Lo de la ludoteca no lo conocía, pero para otra ocasión es una buena idea, así vamos cambiando de actividades y cada vez nos parecerá que visitamos un sitio diferente. Nosotros antes íbamos más, pero desde que nació la bichilla esta ha sido la primera ocasión. Sin duda ¡tenemos que repetir!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.