Lactancia

Ya no soy donante de leche materna

Se acabó mi labor como donante de leche materna

Se acabó mi labor como donante de leche materna

Esta etapa de mi experimento solidario ha llegado a su fin. No sé si recordaréis que justo tras producirse mi no conciliación laboral, me vi en casa con 40 botes de leche congelada para mi bichilla que no iba a necesitar, y una rutina de extracción de leche materna que llevaba funcionando durante meses. Como desde ese momento iba a pasar muchas horas en casa con mi bebé y ejerciendo de mamá blogger 24 horas, decidí hacer algo por la humanidad y me hice donante de leche materna en Barcelona.  La pediatra de mi bichilla decía que yo era una vaquita muy eficiente, y que me debería plantear esta opción, y yo, que ya era donante de sangre, de médula y de todos mis órganos cuando me vaya al otro barrio, decidí sumar lo de la donación de leche a mi colección altruista. En total he sido donante durante 6 meses. A mí me parece poco tiempo (si lo llego a saber hubiera empezado a donar muchos meses antes, en cuanto mi lactancia con la bichilla hubiese quedado bien establecida) pero por lo visto el final llega cuando menos te lo espera y de la forma más peregrina. Hoy quería detallaros cómo he vivido esta experiencia, lo favorable y lo más duro del compromiso de ser donante de leche materna.

1. La organización. Extraerse leche para ser donante puede dar algo de pereza. En Cataluña el servicio es fantástico, porque con una llamada pasan a recogerte el lote a domicilio, te reponen los botes si vas a seguir donando y no hay ningún tipo de presión por parte del Banco de Leche Materna. Como yo había estado extrayéndome leche para no destetar a mi bichilla cuando me reincorporase al trabajo, no me costó seguir con esta rutina durante los primeros meses. Cuando acostaba a la niña, como solía dormir del tirón, sabía que no se levantaría para mamar, por lo que tras la cena yo llenaba uno de esos biberones de 130 ml. Y esa era mi aportación diaria a esta buena causa. Así me funcionó el método estupendamente durante 2 meses. Pero a partir de entonces mi bichilla comenzó a despertarse entre 2 y 4 veces por noche, a veces cuando nosotros ni siquiera nos habíamos acostado, y claro, me daba miedo extraerme leche a esas horas porque si la niña encontraba la teta vacía no dormiríamos hasta las tantas. En ese momento decidí cambiar el horario de extracción y hacía la tarea a primera hora de la mañana, cuando mi bichilla ya estaba hartita de teta tras toda la noche enganchada. Y así funcionó otro par de meses, hasta que de pronto el sacaleches fue incapaz de extraer una gota en ese horario ¡mi bichilla debía estar dándose un festín de teta en cada desayuno! Como ya estábamos bien entrados en la alimentación complementaria, volví a cambiar el horario de la extracción a mediodía. Primero le daba el pecho a ella, luego le ponía su comida, su yogur y cuando estaba segura de que no le cabía ni el aire en ese cuerpecito, yo me conectaba al sacaleches. Y esto funcionó unas semanas, hasta que ella aprendió a ponerse de pie y venía a chupar la base del biberón del sacaleches y a darme manotazos en la teta, o a tirar del cable. En fin, que ahora tenía un buen momento para la extracción pero no las mejores condiciones.

2. Las opiniones ajenas. Creo que para la gente de mi entorno yo debo ser la primera donante de leche materna que han conocido en carne y hueso, y esto ha levantado todo tipo de opiniones. El desconocimiento es una cosa muy mala y me han llegado a decir de todo: que por qué no la vendo por internet en lugar de darla gratis; que qué asco dar a un bebé la leche de otra persona que a saber en qué condiciones higiénicas está (vamos, como si los del Banco de Leche Materna fueran a dársela a los prematuritos así, sin más, y sin hacer análisis y controles de calidad); que si le estaba robando a mi bichilla leche que era de ella, y que ella necesitaba, para dársela a otros bebés desconocidos; que si tanta donación y tanta lactancia con la niña me habían producido 3 caries y estaba poniendo en riesgo mi salud dental por alimentar a churumbelitos ajenos (a saber desde cuándo estaban esas caries ahí, porque llevaba 5 años sin ir al dentista…).

3. El final. Y es que tras las vacaciones de verano, me ha costado un mundo retomar la rutina. Claro, mientras estuve fuera de vacaciones pasé 15 días sin extraerme, que se convirtieron en 21 hasta que terminaron todas las vacaciones del papá de la bichilla, puesto que con tantas salidas y entradas en casa nunca veía el momento de extraerme. Y cuando por fin retomamos la normalidad, mi bichilla se volvió muy demandante, de forma que cuando ella acababa de tomar el pecho y yo me conectaba al sacaleches apenas lograba extraer unas pocas gotas. Y así no había forma de completar un biberón con dignidad. Casi avergonzada, me vi obligada a comentar mi situación y mi baja con el Banco de Leche Materna, y el viernes pasado se llevaron los últimos 3 botes de leche que logré recolectar. No sé si la forma en que produzco la leche ha variado, porque mi bichilla sigue haciendo infinidad de tomas casa día, pero sin embargo el sacaleches es incapaz de extraer nada decente.

Una vez pasada mi experiencia como donante de leche materna, no puedo más que recomendarla a todas las mamás que se quieran animar. Seguro que si tengo más bichillos en el futuro repetiré como donante, porque sólo de pensar en la falta que hace para los grandes prematuros, y que mi bichilla (o los que vaya a tener más adelante) pudiese haberla necesitado y no hubiésemos encontrado donantes disponibles, poniendo en riesgo su salud nada más nacer ¡se me pone el cuerpo malo! Que yo para esto de sobrellevar enfermedades no valgo. Es cierto que el proceso puede ser un poco laborioso, y que dependiendo de la producción de leche (y del sacaleches) que tenga cada una deberéis dedicar entre 15-40 minutos al día para extraeros la cantidad necesaria para una donación. Pero merece la pena porque es un regalo impagable para el churumbelito que la recibe.

Esto te puede interesar

59 Comentarios

  • Responder
    Mama Blogger
    5 noviembre, 2014 at 07:41

    Oye pues que buena idea esto de ser donante de leche materna!!! Nunca se me había pasado por la cabeza hacerlo… Pero sin duda tiene que ser una experiencia única!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 noviembre, 2014 at 12:12

      Yo estoy muy satisfecha de haberlo hecho y haberme mantenido durante algunos meses. Me da pena no haberlo podido alargar más en el tiempo, pero cuando no sale…

  • Responder
    mamaenbulgaria
    5 noviembre, 2014 at 08:02

    Desde luego tu no haces las cosas a medias eh? Eres donante múltiple!
    La donación de leche materna es especial, porque no es como la sangre, que todo el mundo tiene. Es algo muy escaso y muy valioso, y hace falta ser muy generosa para dedicar tanto tiempo y molestias a donarla para prematuros. Ojalá se vayan animando cada vez más mamás!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 noviembre, 2014 at 12:13

      Pues sí, porque justo la semana en que me di de baja, nos informaron de que el banco de leche está escasísimo y que prácticamente cada semana agotan todas las donaciones que reciben, por lo que están viviendo al límite y no tienen nada para guardar.

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    5 noviembre, 2014 at 08:10

    La otra vez no pude donar, me entere tarde de cómo funcionaban los Bancos de Leche de mi zona y ya apenas producía leche para el Miniser como para andar donando, pero esta vez, si tenemos suerte y la lactancia vuelve a funcionar, quería intentar este gesto también, porque hay tantos niños que lo necesitan…

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 noviembre, 2014 at 12:16

      ¡Ay, sí, hazlo! Por probar no pierdes nada y los peques y su salud te lo agradecerán mucho. Creo que la falta de información es algo muy grave, porque no entiendo como en las consultas de los pediatras, o en las clases de preparación al parto, o en los propios hospitales tras el parto, no se informa a las mamás de esta opción. ¡Con lo que se necesitan esas donaciones!

  • Responder
    Marta García
    5 noviembre, 2014 at 08:17

    Me ha encantado leerte. Mi peque no fué directamente prenaturo, nació en la semana 37 por cesárea debido a mi preeclamsia y días de medicación. El resultado fue una semana en incubadora y casi 48h de oxígeno para él. No me subió casi leche y tras múltiples intentos no logré que mamase, ni en el hospital ni en casa. Comía muy mal, apenas 10-15ml de biberón y lo que lograba sacarme servía para una de cada 3-4 tomas. Ójala hubiese podido recurrir a esos 10ml pero de leche materna.
    Una gran labor, gracias guapa 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 noviembre, 2014 at 12:21

      Es que con 37 semanas es un prematuro estándar (digámoslo así), que ya tienen más fuerza para mamar y más facilidad para tolerar la leche de fórmula. Pero en los grandes prematuros todo se complica muchísimo. Mi compañera de habitación cuando nació la bichilla tenía a su bebé que nació con 1,600 kg. de peso y suerte que a pesar de ser una cesárea de emergencia a ella le subió la leche rapidísimo, pero no todas funcionamos igual. A mí misma, que tuve un parto pasado de fecha, casi en la semana 42 y vaginal, tardó 4 días en producírseme la subida, y menos mal que mi bichilla era una bestiecilla que chupaba a todas horas y con un peso elevado, por lo que no era preocupante que perdiese algo tras el parto. Pues aún así ya empezábamos a tener miedos, por lo que no me quiero ni imaginar cómo lo pasarán esas mamás.

  • Responder
    pequeboom
    5 noviembre, 2014 at 09:02

    Qué decirte… chapó!! Ojalá hubiese más gente como tú 😉

  • Responder
    La agenda de mamá
    5 noviembre, 2014 at 09:05

    Pues no se, pero el otro día en urgencias tuve que pedir un sacaleches porque Miss L tenía vómitos y pasaba de tomarse el suero y la doctora no quería que se diera un atracón de leche, prefería controlar la cantidad para ver como la iba tolerando. Y en 20 minutos saqué poco más de 40ml… La verdad es que en 15 minutos saque algo menos de 10 y después noté una subida y empezó a salir a chorros los 30 restantes en nada de tiempo. La peque se pega unos atracones de aquí te espero (que acaba con las boceras blancas y la gotita de leche colgando y todo) así que será por la técnica de extracción, porque claramente leche hay. No se.
    Un besote!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 noviembre, 2014 at 12:26

      Si mi bichilla también debe andar sacando litros de leche todavía, porque como se salte una toma la teta se me pone para reventar. El problema es que se la bebe toda ella, y cuando yo llego con el sacaleches este no logra sacar nada de nada. A veces he estado hasta 40 minutos sin que saliese ni una sola gota. Yo sé que leche tengo, y mucha, pero no me da para compartir como antes. La succión de la niña siempre ha sido más efectiva que la del sacaleches (y eso que estoy encantada con él, porque me ha facilitado mucho la vida). Cuando llamé al banco de leche me dijeron que era algo completamente normal, que la producción cambia según crecen y que no debía martirizarme con el tema. No es que lo haya dejado de un día para otro, sino que me he pasado mes y medio (desde mediados de septiembre hasta finales de octubre) intentando sacarme a diario y aún así no he conseguido nada. Ya más estimulación no he podido hacer. Pero no hay que preocuparse ¡que para el próximo churumbelito me volveré a reenganchar al programa de donantes!

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    5 noviembre, 2014 at 09:26

    yo tampoco conozco a nadie donante de leche en carne y hueso! de hecho ni sabía que existía hasta que empecé en el mundo de la maternidad. Me parece un buen y gran esfuerzo por tu parte. Yo al final he tirado mucha congelada porque finalmente no le gustaba. A ver como me apaño con el 2º…bss!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 noviembre, 2014 at 14:09

      Mi bichilla sí se ha tomado un montón de leche congelada, hasta que cumplió 11 meses. Entonces empezó a rechazarla,pero creo que es porque ya come muchas otras cosas y dicen que sospecha que si la teta no está en ese momento volverá pronto. No cuenta tanto como parece, una vez que tienes la rutina y que pasas de los comentarios del entorno va todo rodado.

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    5 noviembre, 2014 at 09:27

    ¡Una gran acción, chica! Chapeau por ti. Y por cierto… realmente lamentable lo del punto 2. ¡Flipo!

  • Responder
    Marta
    5 noviembre, 2014 at 09:34

    Estupendo por ti por ser donante de leche materna, asustada me han dejado los comentarios que has escuchado. Yo pienso en los bebés que podrán disfrutar de tus donaciones y apluado tu acción.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 noviembre, 2014 at 14:10

      Supongo que cuando nos lo ponen tan fácil para que donemos será porque es realmente de mucho utilidad esta leche para esos bebés prematuros. Sinceramente, no sé hasta qué punto es tan relevante (ni si es cuestión de vida o muerte) pero como era algo sencillo, yo me lancé a lo loco y hasta aquí he llegado.

  • Responder
    Mi Mausita
    5 noviembre, 2014 at 09:43

    No me puedo creer que te hayan dicho esas burradas por ser donante de leche!! 0_0

    Yo te doy la enhorabuena, porque como tu bien dices, estás ayudando a los pequeños prematuros que lo necesitan para sobrevivir. Cuando tenga hijos, yo también seré donante de leche 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 noviembre, 2014 at 14:12

      Es que parece que esto de ser donante es una novedad para la gente, no entienden la importancia que tiene, no se fían de los mecanismos de recogida, ni de las personas que donan. Con suerte, en unos años estará tan normalizado como la donación de sangre y de órganos y nadie se levará las manos a la cabeza por esto.

  • Responder
    Gestando una idea
    5 noviembre, 2014 at 10:50

    Bueno, has hecho tu aportación hasta que el cuerpo te lo ha permitido (nunca mejor dicho). Así que ya sabes. Para el próximo bichillo o bichilla, a volver con la donación 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 noviembre, 2014 at 14:13

      Sí, sí yo pienso repetir (pese a las críticas). A lo mejor con más experiencia aguanto más tiempo como donante, aunque lo que sí tengo claro es que empezaré a hacerlo mucho antes, no cuando el bichillo tenga 5 meses.

  • Responder
    La cajita de música
    5 noviembre, 2014 at 13:35

    Fíjate que yo me lo planteé, pero aquí no he encontrado ninguna alternativa viable en mi caso… Así que nada, porque cuando empiece a trabajar supongo que la utilice mi pipiolillo…

    Me quito el sombrero ante ti, creo que es algo estupendo lo que has hecho!

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 noviembre, 2014 at 14:30

      Es algo muy bueno lo de ser donante, pero tampoco te vayas a creer que tengo mucho mérito. Aquí en Barcelona nos ponen las cosas muy fáciles para donar, así es que quien no se apunte será por falta de información, por falta de tiempo o de ganas. Porque otra excusa no hay. Te la recogen en tu casa, cuando tú digas, en el horario que tú quieras y no te exigen nada en cuanto a cantidad, ni plazos… ¡más fácil imposible! En otras provincias sé que el sistema no está tan bien montado y que hay mamás que querrían donar pero a las que les cuesta mucho tener que ir personalmente al hospital a hacer las entregas. Supongo que en ese aspecto sí hay centros que deben mejorar la atención y los servicios que ofrecen a las donantes.

  • Responder
    Y, además, mamá
    5 noviembre, 2014 at 14:18

    Quédate con que ha sido una muy buena experiencia. Seis meses no están nada mal y has ayudado muchísimo a bebés prematuros. Me alegro mucho por tu experiencia y tu trabajo 🙂

  • Responder
    Lai - Asi piensa mamá
    5 noviembre, 2014 at 14:41

    que gran labor…yo no pude sacarme nunca ni una gota con sacaleches…pero que bien que hayas podido donar tanto tiempo, hay muchos bebes por ahi que van a estarte agradecidos

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 12:51

      Es que un bebé es el sacaleches más efectivo. Esto debe ser como la leche de fórmula, que dicen que nunca ha logrado ser tan completa como la materna. Pues los sacaleches tampoco logran extraer tanto como nuestros bichillos.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    5 noviembre, 2014 at 15:47

    Qué mérito!!!! supongo que es porque la lactancia, a pesar de tus crisis, es bastante buena y duradera!! aún así, hay que dedicar unos minutos al día y no deja de ser un esfuerzo! Por cierto, hoy en el blog comento que quiero hacerme con sacaleches eléctrico, cuál usaste tú? todo el mundo me habla de Medela!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 12:52

      Eso sí, el tiempo no te lo quita nadie. Al principio, con un sacaleches manual, yo tardaba hasta una hora en llenar un bote. Pero cuando nos pasamos al eléctrico (ya te dije en tu blog, el Mini Electric de Medela) en 15 minutos tenía el bote de la donación lleno. Y el esfuerzo de esos pocos minutos no es gran cosa para lo necesaria que es.

  • Responder
    Sonia
    5 noviembre, 2014 at 16:12

    Me parece algo super bonito aquí en Italia no existe o desconozco la opción pero yo lo estuve pensando aunque luego no sé si hubiera sido tan constante, felicidades

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 12:54

      ¡Jajaja! Ellos no te exigen una periodicidad fija ni nada. Pero no puedes tener en tu casa la leche congelada más de dos meses. Al principio es un poco laborioso, pero al final te creas la rutina y no cuesta hacerlo.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    5 noviembre, 2014 at 17:11

    Cuando he leído el título me ha dado una pena terrible, me alegre tanto cuando supe que hay gente que dona…felicidades por toda esa leche donada de verdad. Ya tienes el cielo ganado. Ojalá todas tuviéramos el valor de hacer como tú. Un abrazo enorme

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 12:56

      Mujer, que me pones como una heroína y no he hecho más que lo que hace una vaca lechera cualquiera ¡jajaja! De verdad que no es para tanto el mérito, que es muy poca cosa aunque el beneficio final sea tan grande. Yo creo que si hubiera más información y la gente conociese ejemplos más cercanos se animarían más mamás a donar.

  • Responder
    Madreyautónoma
    5 noviembre, 2014 at 17:34

    plas, plas, plas! Eres la primera donante de leche materna que conozco. Aquí en Galicia no sé si hay la posibilidad en algún sitio. La verdad es que yo con el sacaleches sacaba poco: iba juntando botes de 50 ml.
    Creo que es muy bonito lo que has hecho, supone un sacrificio diario y eso tiene mucho mérito! Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 13:08

      En Galicia no conozco datos, pero si no existe ya seguro que algo tendrán en proyecto, porque viendo la experiencia de otros lugares no creo que el experimento tarde en extenderse. ¡50 ml. no es poca cosa! Y cada una dona lo que puede. Aquí los botes eran de 130 ml. pero nadie te exige que los llenes. La verdad es que como a mí me salía fácilmente, nunca me planteé preguntar cuánto era el mínimo que se exigía para que el botecito fuese rentable.

  • Responder
    diasde48horas
    5 noviembre, 2014 at 18:09

    Olé tu!! Tengo que informarme si en mi zona hay algún banco de leche materna… pienso que no, pero por preguntar no se pierde nada… me gustaría mucho poder hacerlo cuando vuelva a ser madre 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 13:09

      Madrid y Cataluña sé que son las comunidades que lo llevan mejor gestionado. En el resto no sé si habrán implantado algo parecido ¡pero deberían!

  • Responder
    unamamaarquitecta
    5 noviembre, 2014 at 18:28

    Yo me enteré muy tarde de todo el sistema de donación..al próximo me apunto!! Olé tú por estos seis meses, y a la gente y sus opiniones que les den!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 13:12

      ¡Jajaja! Yo entiendo que la gente no hace esos comentarios a lo bruto con maldad, sino por desconocimiento, que lo tienen (y muy grande) y eso sí que es una cosa muy mala.

  • Responder
    yllegom
    5 noviembre, 2014 at 20:53

    Yo fui donante durante un año hasta que M empezó a destetarse poco a poco… enseguida me quedé embarazada y si todo va bien en un mes vuelvo a donar. Para mi la experiencia es super satisfactoria, no cuesta nada, te lo ponen muy fácil y encima te dan un extractor medela… sin quitar el hecho de ayudar a muchos bebés prematuros que lo necesitan.
    Un besito!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 13:14

      ¡1 año! Pues como no conozco a otras donantes de leche materna en carne y hueso ¡eres mi modelo a seguir para mi próxima lactancia! Aquí el extractor que te daban era manual y de la marca “el pollito” (desconocida), así es que yo no lo acepté y seguí con el mío. Pero ya me han dicho que están intentando poder dar sacaleches eléctricos a todas la voluntarias. ¡Es que la diferencia es brutal!

      • Responder
        yllegom
        6 noviembre, 2014 at 18:41

        Bueno, el sacaleches en el Hospital Sant Pau es de medela pero manual. La verdad es que para mi el manual me ha ido mejor que el eléctrico, pero vamos, eso va a gustos… Animate cuando tengas la oportunidad de hacerlo. Un beso!

        • Responder
          Planeando ser padres
          7 noviembre, 2014 at 12:53

          ¡Oye! Creo que eres la primera mamá que conozco a la que le ha ido mejor un sacaleches manual que uno eléctrico. Ojalá a mí me hubiera funcionado el manual (que es mucho más barato y no necesitas un enchufe a mano).

  • Responder
    Mamá por bulerías
    5 noviembre, 2014 at 23:34

    Aunque sea un biberón el que dones ya es una ayuda increíble, asi que 6 meses es un regalo bestial 🙂
    Gracias por donar, hacéis mucha falta!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 13:15

      Anda, que una experta en lactancia (y una defensora de las tetas con churumbeles pegados en Facebook) se pase por mi blog para darme la enhorabuena ¡es todo un honor! Para la próxima vez repetiré seguro.

  • Responder
    Sandra_Uky
    5 noviembre, 2014 at 23:37

    Enhorabuena por tu aportación. Y has estado donando bastante, aún que para ti pueda parecerte que sea poco. Y ayudando a muchos peques. Tienes que estar muy contenta y olvídate de los comentarios tontos. Tú sabes que es bueno y que tal bichilla precisamente con hambre no se ha quedado 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 13:17

      ¡Jajaja! Por eso no hacía caso a los comentarios, porque mi bichilla de percentil gigante, otra cosa no pero alimentada lo ha estado de sobra. Así es que por donar un poquito no creo que le haya hecho mal a ella y sí mucho bien a otros bichillos más pequeños que mi bestia parda.

  • Responder
    maternidadconcientemonicakofler
    6 noviembre, 2014 at 04:10

    ¡Qué lindo que lo hayas podido hacer! Te felicito por tu altruismo, seguro fue una gran ayuda para muchos bebitos que lo necesitaban.

  • Responder
    matronaonline
    6 noviembre, 2014 at 11:01

    Te felicito por esta labor que has hecho. Ojalá m´s mamás se sumaran a la donación de leche materna!
    Y jolin… qué malo es el desconocimiento, si no se sabe sobre un tema, mejor no hablar! que qué asco beber leche de otra mujer? y la leche que nos bebemos que sale de las tetas de una vaca?? por qué va a estar en peores condiciones para un bebé la leche de un ser de su misma especie que de un animal?
    Y lo de las caries no tiene absolutamente nada que ver, una caries se produce por una infección bacteriana, no por sacarse leche! Lo de venderla… ¿por qué no vendemos médula también a quien la necesite? no sé qué no comprende la gente del altruismo.
    Lo dicho, muchas felicidades por lo que has hecho, has mejorado la salud de muchos niños que lo necesitaban, eres muy generosa 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 15:20

      Como profesional del ramo que eres: creo que falta más información y una mejor organización para la recogida de leche, porque hay lugares en los que se pide a las donantes que lleven las muestras personalmente, y cuando se tiene bebés tan pequeños esto puede ser un trastorno enorme que las desanime para donar. Ya ves, a las vacas no les tenemos asco, y a la leche de fórmula tampoco porque como las tratan en laboratorios… y claro, pensarán que la de donantes humanas se la dan a los bichillos tal cual sale de la teta, sin analizar ni nada.
      Supongo que los que me decían que la vendiesen también me pedirían que vendiese la sangre, la médula, etc. Un poquito de solidaridad no viene nada mal de vez en cuando. Como he dicho alguna vez, no soy realmente consciente de cómo beneficia la leche materna a esos grandes prematuros, pero simplemente con saber que es algo bueno me he apuntado sin pensar.

      • Responder
        matronaonline
        6 noviembre, 2014 at 15:44

        Siempre comento la opción de la donación de leche en la preparación al parto y… todos se quedan de piedra! hacen falta más carteles en los centros de salud y que se hable de ello en todos los embarazos, se lograría tanto…

        • Responder
          Planeando ser padres
          6 noviembre, 2014 at 17:03

          A mí me lo contaron en el grupo de crianza, y también la pediatra de mi bichilla pero ya me había informado con anterioridad por la experiencia de otras mamás bloggers.

  • Responder
    mamiansiedades
    6 noviembre, 2014 at 12:03

    Yo también me informé para donar cuando me pasó exactamente lo mismo que a ti. Me vi con un congelador repleto de leche bien amarillota 😀 y quedándome en casa compuesta y sin curro jejej
    Lamentablemente, aquí no la recogen en casa y como Leo tenía orden de no tocar el transporte público para no pillar ni un catarro, era imposible llevar la leche, porque en Madrid no la recogen a domicilio.
    Hace unos meses volví a intentarlo pero por desgracia el sacaleches ahora es completamente ineficaz y para sacar 30ml tengo que estar dos horas y me hago mucho daño 🙁
    Aún así, no pierdo la esperanza y confío en hacerlo en otra ocasión!
    Felicidades por este gesto y gracias por la parte que me toca como madre de un prematurito. Un beso!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 noviembre, 2014 at 15:24

      Lo de la recogida a domicilio creo que es uno de los puntos claves para facilitar la vida de las donantes. Porque una puede tener muy buena voluntad y predisposición pero claro, antes está la salud de tu bichillo que la de los ajenos, y si pasa como en tu caso no hay forma d que tus ganas de ser donante se puedan materializar. ¡Jajaja! Me ha hecho gracia que me lo agradezcas como madre de un prematurito ¡hala, ya me doy por más que satisfecha con mi labor! A mí la leche al principio me salía a chorro, y aún lo sigue haciendo de vez en cuando (mucho menos que antes) cuando mi bichilla succiona a la desesperada. Pero el sacaleches ya hace tiempo que dejó de extraer con esa alegría.

  • Responder
    monstruuosa
    8 noviembre, 2014 at 14:26

    Gracias por tu post, me parece superinteresante. Las críticas supongo que se ven venir, ¡la gente sabemos mucho de todo! Enhorabuena por esos seis que yo sí creo que son muchos (considerando que hay madres que tras el primer mes abandonan la lactancia por una causa u otra…).

    En Madrid siempre pongo la misma pega, que no pasan por el domicilio a recogerla. Pero ahora veo también que requiere de mucha organización y capacidad de adaptación al bebé, ¡y yo no sé si puedo serlo tanto!

  • Responder
    mOOntsEsteban
    9 noviembre, 2014 at 11:08

    ¡Un post genial! Yo estuve planteándome donar leche porque era brutal como dejaba por la noche las sábanas de mojadas. Pero primero estaba en Polonia y después en Catalunya no me quedó muy claro si se puede donar viviendo a 50 kilómetros de Barcelona ¿?
    Ahora es imposible porque con el embarazo mis reservas de leche están bajo mínimos pero no descarto ponerme a donar con el segundo bebé, si la lactancia prospera. Ya que por lo que he podido leer la leche más demandada es la de los primeros seis meses.
    Por cierto, brutal los comentarios del personal ¡la gente siempre tan positiva! :S

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 noviembre, 2014 at 11:42

      La primera leche es la más rica en defensas propias de la mamá, pero vamos que a mí nunca me dijeron que mi leche “vieja” de bebé de 11 meses no sirviera. Si no me equivoco, recogen leche de toda Cataluña. Y 50 kilómetros no me parece nada descabellado, así es que si te animas para después del parto seguro que ayudarás mucho. Verás que aquí tienen un servicio de recogida extraordinario y un trato genial con las mamás donantes.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.