Ocio y viajes

Trucos para calmar a un bebé en el coche

Hay bebés nacidos para circular. De esos que es aposentar el culete en la sillita del coche y entrar en trance profundo. Durante horas. Vamos, que si te descuidas hasta se te olvida que estás desplazándote con un churumbelito de pocos meses porque es como ir a solas. Mi bichilla ha tenido fases de todo tipo. Independientemente de que el trayecto en coche dure 5 minutos o 5 horas, dependiendo del humor de los niños la experiencia puede ser realmente cómoda o un infierno al que no se le ve el final. Por muy mal que se ponga la cosa, cuando el desplazamiento en coche es de pocos minutos, todos podemos tolerar cierta cantidad de gritos, llantos y quejas variadas. Pero si decides salir a realizar un viaje largo con tu bebé y este va cantándote las cuarenta durante horas, el inicio de las vacaciones puede ser muy estresante, desquiciante y hacerte desear vender el coche en cuanto puedas parar en la zona civilizada más cercana. Mi bichilla cumple hoy un año, y cuanto más a prueba nos puso para esto de los paseos en coche fue durante los largos recorridos de las vacaciones de verano. Y eso que durante el viaje de ida fuimos capaces de hacer todo el recorrido entre Barcelona y Madrid parando sólo 2 veces, una para desayunar y otra para comer. Un timing más que aceptable. Pero a partir de ese día ¡todo fue cuesta abajo! Por eso, tras rompernos la cabeza con distracciones varias, he recopilado una serie de consejos que pueden ser de utilidad para que la irascibilidad de un niño no os pille desprevenidos. Aquí os dejo algunas de las claves que nos han servido para calmar a un bebé en el coche.

1. Pañales OK. Lo de subir a un bebé al coche sin haber revisado el estado de los pañales es considerado una práctica de riesgo. Por poco sucios que estén, yo recomiendo subirlos al coche impolutos, porque si no son muy fans de este tipo de desplazamientos parece que en el cambio de pañales encuentran un punto de apoyo para hacer la vida insoportable al resto de adultos de su entorno. Hasta que consiguen lo que se proponen: parar el coche.

2. Con la panza llena. Si a los conductores se les recomienda comer ligero para estar bien despiertos y alerta ante cualquier percance en la carretera, para los niños yo recomendaría lo contrario. Si el bebé ha comido y está satisfecho en este aspecto, puede tardar incluso 2 o 3 horas en requerir atenciones especiales. Además, si es un lactante lo vais a tener difícil para coger una postura en la que darle el pecho sin hacer muchas florituras ni desabrocharos el cinturón de seguridad, así es que subir al coche con las tomas hecha es un punto a vuestro favor.

3. Bendito sueño. Lo ideal es que nuestros bichillos duerman todo lo posible durante el trayecto en coche, con lo cual, si iniciamos el viaje justo cuando les toca echar uno de sus sueñecitos ¡la paz puede ser impagable! De forma general, casi todos los bebés se amodorran con el traqueteo de la marcha, pero también puede haberos tocado en suerte un modelo de churumbel al que no le guste ir en este tipo de vehículos. Todo lo que duerman durante el viaje ¡os parecerá poco!

4. Dibujitos. Si disponéis de tablets o dvd’s portátiles, el mejor rendimiento que le vais a sacar es el de conectarlo durante un viaje con los dibujos preferidos de vuestros hijos y ver cómo pasan los minutos entretenidos y sin protestar. Sed revisores y probadlos con antelación. Porque yo me he llegado a montar con la tablet sin batería y, lo peor, sin haber probado las grabaciones, que resultaron tener un formato de vídeo incompatible con el reproductor. De allí salía sonido pero ninguna imagen, y al menos en mi caso, lo del entretenimiento exclusivamente sonoro no surtió efecto.

5. ¡Más comida! Mi niña puede pasarse largos ratos despierta y circulando si las provisiones de comida son cuantiosas y de su agrado. Llevad siempre a mano algo de pan, piquitos, galletas, o cualquier otro alimento de estas características con los que vuestros hijos disfruten. Además de la todopoderosa botella de agua. Por lo menos mi bichilla mientras está comiendo está feliz y no da un ruido.

Si nada de esto os funciona, porque son métodos que a mí me han dado resultado pero que no son infalibles, trataréis de hacer algo a la desesperada, como cantar a capella todas las canciones infantiles que sepáis, dejarles destrozar el teléfono móvil, o revistas, o papeles, o incluso inflar un globo para jugar dentro del habitáculo del coche, cargar con cientos de juguetes, o desmenuzar patatas fritas e incluso darles de comer cosas nada adecuadas para su edad y su dieta. Sólo por unos momentos de tranquilidad y unos cuantos kilómetros más recorridos. Y si la cosa se pone fea e incontrolable, no queda más remedio que armarse de paciencia y parar. Así es como un trayecto de 6 horas puede convertirse en uno de 9 por las constantes paradas e interrupciones. Pero ¡es lo que tiene viajar con niños! Que la paciencia debe ser una de nuestras compañeras de viaje.




Esto te puede interesar

5 Comentarios

  • Responder
    mamaenbulgaria
    18 noviembre, 2014 at 08:43

    Yo ya llevo unos cuantos años “disfrutando” de desplazamientos en coche con niños y coincido en los 5 puntos. Quizá añadiría llevar algún juguete pequeño, pero atado de alguna manera a la silla del bebé, porque si se le cae por el coche no es fácil alcanzárselo desde el asiento delantero. Yo uso las típicas cadenitas de chupete.
    Confieso que la paciencia es mi punto débil en estas situaciones…

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      24 noviembre, 2014 at 17:16

      Mi bichilla es que no es muy de juguetes, ni grandes ni pequeños, aunque ahora que lo dices, se entretuvo bastante una vez mirándose los calcetines de Hello Kity. ¡Cuánta razón tienes en que hay que llevarlo todo atado! La de cosas que han echado a rodar y no hemos podido recuperar hasta haber parado en un área de servicio.

  • Responder
    Marta
    24 noviembre, 2014 at 21:26

    Mi nena de casi 3 años es una bendita.en el coche desde que nacio, siempre que montamos o se duerme o se amodorra o se ve sus.dibus en la tablet superagusto. Pero mi niño de 5 meses odia el coche, es meterlo y una llantina impresionante. Solo se le pasa si coincide con una de sus siestas….ni marido lo tiene Claro, la proxima vez que hagamos un viaje largo lo haremos de noche. Lo apunto como otro consejo

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      7 diciembre, 2014 at 13:41

      Hay mucha gente que prefiere viajar de noche, por la tranquilidad delos niños,pero de cara al conductor me parece una tortura. Todo el rato a oscuras, sin ver el paisaje.E igual para el resto de adultos que deban ir despiertos. No sé, es que a mí el coche me gusta poco de forma general, y creo que por eso sólo le veo inconvenientes a la hora de viajar con niños.

  • Responder
    Viajar en coche con un bebé - Tu Bebebox, regalo original
    20 julio, 2015 at 18:43

    […] Ver el artículo Otros articulos sobre esta etapa Regalos bomba. Recetas para bebés. Y comieron perdices… ¡Medio año de vida! ¡Felicidades! Una trona para el rey o la reina Momentazo Pelu Su primera papilla La batalla de las verduras. prev next […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.