Opiniones

Yo nunca he tenido un bebé

Ya sé que este bebé es de juguete ¡que no estoy loca!

Ya sé que este bebé es de juguete ¡que no estoy loca!

¡Qué arte me doy poniendo títulos para captar la atención! ¿A que sí? No creáis que no lo he meditado bastante pero este fue el primero que me vino a la cabeza para hablar de las peculiaridades de mi bichilla desde que nació hasta su año recién cumplidito. Si llego a publicar este post antes de que algunos de vosotros me hubiera desvirtualizado, tanto a mí, como a mi bichilla e incluso a su papá, seguro que más de uno pensaría que llevo cerca de 2 años inventándome historias de maternidad que no he vivido. Que soy una loca de atar y una impostora en el mundo 2.0. Pero no, mi bichilla es real (bloggers que nos conocéis en carne y hueso, dad fe de que existimos fuera de la pantalla) pero a estas alturas de mi maternidad primeriza a veces siento exactamente eso, que yo nunca he tenido un bebé. Que mi bichilla nació sabiendo, medio autosuficiente y sin mamitis alguna. Aquí os voy a contar los motivos que me hacen sospechar que al igual que Lisa Simpson en uno de los capítulos de esta genial ficción, puede que mi bichilla sea más lista que yo en cuanto aprenda a cambiarse a sí misma los pañales. Creo que ya es lo único para lo que me necesita de verdad.

1. Mi bichilla, mi tonelete. Mi bichilla es una niña sana, fuerte y de percentil alto. Durante un año de vida sólo hemos tenido un pequeño episodio de gastroenteritis cuando tenía 11 meses y aún así ella hacía su vida de la forma más normal, aunque se negaba a comer y soltaba vomiteras por la boca a diestro y siniestro, cagaleras… Un cuadro, vamos. Pero esto le duraba un segundo y luego continuaba como si no le pasara nada. ¡Bendita salud y resistencia física! Al tener la suerte de que no haya sido una niña enfermiza, yo me he sentido poco necesaria para ella. Sí, la he tenido enganchada a una teta a demanda, que a veces me obligaba a pasear el pechín cada 15 minutos, pero excepto por eso ella ha dado siempre la sensación de autogestionarse sola. Desde que nos iniciamos con la alimentación complementaria ha mostrado un gran interés por la comida, no rechaza nada, se atreve a probarlo todo. Vamos, que me ha puesto lo de la maternidad fácil y en bandeja. Por este motivo me da la sensación de que esta niña ya nació sabiendo, y de que nunca ha sido un bebé frágil de verdad.

2. Mi bichilla es muy independiente. Pero mucho, mucho. Tanto que a veces dudo de que haya establecido bien el apego con ella. En este sentido hay teorías para todos los gustos y claro, la que yo prefiero es esa que dice que cuando el apego está bien acomodado, los bebés son más independientes, más intrépidos, más desafiante con su entorno, no temen a nada porque son conscientes de que cuando necesitan la ayuda de papá y mamá ellos van a estar ahí. Porque siempre lo han estado y no hay nada que les haga dudar de su apoyo. Es una definición fantástica de buen apego, mucho más que esos otros casos de mamitis, de bebés que extrañan, que no pueden perder a sus padres de vista… Pero en la práctica, en la vida real, a mí lo que me parece es que esta niña es una arisca y una desapegada del todo. Que si no fuera por las “tetis” no me miraría ni de refilón. Oye, que cuando era mas pequeña nunca extrañó mi falta de presencia y me daba la sensación de que a su papá le sonreía más y le hacía más caso. Pero es que desde que mi churumbelita empieza a tener uso de razón y puede decidir con quién quiere irse y con quién no, a mí sólo me elige cuando la otra persona es completamente desconocida, o conocida pero le gusta poco. Un ejemplo práctico: si mi bichilla tropieza y se cae en casa de mi madre, no espera que sea yo quien la coja en brazos sino su abuela. Pero es que si me acerco, me aparta a manotazos y con ese no-no-no constante que siempre tiene en la boca. ¡Ver para creer! Que sí, que esto es una gran ventaja porque ya sé que me puedo ir al infinito y más allá que estando con su abuela no se va a acordar de mí ni para la “tetis”. Pero en el fondo me da qué pensar y me preocupa que esta bicharraca no me quiera nada de nada.

3. Mi bichilla es de baja demanda. Conozco a otros papás bloggers (en la vida real no conozco a ninguno) como Papa en prácticas o Mamá española en Bulgaria que tienen bebés de alta demanda. Yo no tenía ni idea de lo que era eso hasta que los leí a ellos y tras interiorizar sus conocimientos sentencié que mi bichilla no pertenecía a este grupo de bebés. Para mi descanso, porque son bebés normales pero muy absorbentes. Y yo ahora me quejo de que la mía no me demanda para nada, pero tampoco querría estar en el extremo opuesto y no poder perderla de vista ni para darme una duchita de 5 minutos con tranquilidad. Aún así, a veces su papá se queja de que esta niña es muy demandante ¡este hombre no sabe lo que dice! Si hubiera leído los casos que yo he leído, no se le ocurriría opinar así sobre mi bichilla De verdad creo que es el bebé menos demandante de la historia. Desde que nació siempre tuvimos claro cuando requería nuestra atención para dormir, comer, cambio de pañales o una mijita de juntera afectiva. Ya no había más posibilidades con ella. Nunca lloró sin que hubiera uno de estos motivos presente. Ahora, con un año, sigue en las mismas, aunque se ha unido el llanto de dolor por los descalabros varios que ha sufrido con el gateo y esos intentos de primeros pasos. Por lo demás, ella puede estar horas jugando y haciendo maldades (tocando enchufes, aporreando la tele, los espejos, tirando de los cables o marcando el 555 en el teléfono) que no requiere la presencia de nadie a su alrededor.

¡Ay! No sé si me quejo de vicio, de lo fácil que me lo pone, pero es que busco desesperadamente conocer casos de otras familias que hayan tenido en sus vidas estos modelos de bebés que no parecen bebés, y que se hayan desarrollado de forma normal. Sin taras afectivas, ni psicológicas ni como inadaptados sociales. No pongo en duda que mi bichilla me quiera (aunque sea por darle la comida y dejarla dormir conmigo cada noche creo que algún aprecio me tendrá) pero sí que la esté criando emocionalmente sana. Aunque por otro lado no sé de qué me sorprendo, si por lo que cuentan mis padres, con estos comportamientos en su madre tiene a quién parecerse.

Esto te puede interesar

58 Comentarios

  • Responder
    Cuestión de madres
    27 noviembre, 2014 at 07:50

    Esta vez no puedo ayudarte… tengo una niña que de bebe era muy demandante y ahora con 3 años sigue siéndolo (algún día cambiará digo yo) y su hermano estaba dentro de la “normalidad”. Ni mucho ni poco (o por lo menos yo lo veía así). Eso sí… tuvo una temporada que conmigo no quería nada y todo era con su padre y se me quedaba un mal cuerpo… y ahora (con casi 6) se va casa de cualquier amigo antes que a la nuestra!!!!!!!!!!! que parece que le damos de comer mal en casa y se tiene que ir a casa de los demás amigos que se come mejor 😉
    Un besazo guapísima

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 14:49

      Ves, sí que me ayuda. Viendo que a veces pasan por rachas de apego con uno de los padres más que con otros, que prefieren irse a casa ajena. Yo creo que mi bichilla se criaría feliz y sin traumas si la dejase en casa de mi madre. Porque es ver a la abuela y su padre y yo dejamos de existir.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    27 noviembre, 2014 at 08:06

    La bichilla va a crecer sin taras afectivas, ni psicológicas. Y mucho menos va a ser una inadaptada social. Anda que no estará recibiendo afecto de sus papis! Me encanta ver como siendo tan peques, muestran diferencias de personalidad tan grandes. Es alucinante.

    Gracias por la mención, compañera. Y siento pasarme por aquí menos de lo que querría últimamente, pero no me da la vida… ¡Un abrazo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 14:51

      Desde luego, tu Maramoto y mi bichilla son como el agua y el aceite, no se parecen lo que un huevo a una castaña. La mención era obligada, porque creo que fue en tu blog donde leí por primera vez acerca de los BAD (que las siglas también se las traen). No te preocupes por las ausencias,vosotros a seguir dándole duro al nuevo proyecto laboral, que me ha gustado mucho vuestra filosofía para tratar a los bloggers e intermediar entre nosotros y las marcas.

  • Responder
    http://saldelapuro.blogspot.com.es
    27 noviembre, 2014 at 08:09

    Jejejeje. Mi hija mayor también fue para estudiarla, con un mes dormía toda la noche, comía genial y nunca estuvo mala, pero llegó su hermano cuando tenía 13 meses y nació prematuro, y ni en el hospital ni en casa comía, me costaba un triunfo que cogiera peso, el verbo dormir lo empezó a conocer en la ESO, y en clase tuvo problemas de concentración y disgrafía(los test de inteligencia demostraron una alta capacidad y se arregló bien, con ejercicios y un cambio en los métodos de estudio) y aunque éramos requetefelices pòoque contado suena más trágico de lo que era en realidad, la vida no me equilibró. Que no comiera era terrible, de hecho me costó muchos años que comiera regular, a día de hoy come equilibrado porque sabe lo necesario que es, no porque le gusten las cosas, pero el no dormir…eso es terrible, y yo ya no sabía que hacer, ni cuna, ni en brazos, ni mi cama, y noche tras noche llorando, en urgencias nos conocían, y ni tenía cólicos ni ná.
    Un día descubrimos que en la calle dormía mejor y a las tantas lo sacábamos y cuando se dormía en casa no lo sacábamos del carrito, y me sentía mala madre total con el niño durmiendo como si no tuviera cuna.
    Pero oye, ahora estudia genial, duerme demasiado, como más o menos y es muy bueno, tardé 18 años pero llegué, jeje.
    La mayor sigue igual, tranquila y comiendo de todo, jejeje.
    Besos guapa.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 14:56

      ¡Jajaja! Y yo me quejo de que la mía sea muy manejable e independiente. Oye, ¿no dicen que hay que darle tiempo a los niños y que cada uno va asimilando las cosas a su ritmo? Pues tu hija y mi bichilla parece que ya nacieron civilizadas y hechas a la vida en comunidad, mientras que tu hijo ¡míralo, qué espíritu más libre y que de ir por la vida sin miramientos hacia los demás! La verdad es que 18 años para regular el sueño me parece muchos años (y muchos más desvelos) así es que le ocultaré tu caso al papá de mi bichilla no vaya a entrar en pánico. En ocasiones, cuando hablamos de tener más churumbelitos, nos da miedo confiarnos, y pensar que todos los bebés son iguales y tan poco demandantes como esta niña. Porque si el segundo nos sale completamente diferente ¡me arrepentiré de haber escrito estas palabras hoy! Yo sólo quiero que sea una mijita más mimosa, pero no se puede tener todo.

  • Responder
    Mama Blogger
    27 noviembre, 2014 at 08:28

    No te preocupes que aunque tu bichilla sea muy independiente a su mami siempre la va a necesitar! Te lo digo por experiencia que mi hija mayor es/era igual que tu bichilla y te puedo decir que van a días; hay días en los que no quieren saber nada de mamá y otros en los que nos comerían a besos!!!! Y por otro lado tengo el caso contrario, mi peque es muy dependiente, no quiere comer, no le gusta dormir mucho, etc etc etc… En fin, que no me puedo quejar, tengo una de cada, ajajajaja!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:01

      Hala, pues ya tienes el pack completo para comparar y estar emocionalmente satisfecha a diario. Lamía es que es tan desapegada que asusta. Seguro que si viniera un psicólogo me pondría de vuelta y media y me diría que es todo culpa mía, por dejarla crecer medio asalvajada y haciendo lo que le da la gana. El único día que la recuerdo cariñosa fue el de las vacunas de los 6 meses, que le sentaron fatal y con la fiebre se pasó todo el día abrazada a mama. ¡Ay! No es que le desee otro día en el que esté tan malita como aquel, pero qué diferencia de niña tuve.

  • Responder
    mamá puede
    27 noviembre, 2014 at 08:43

    De taras afectivas nada de nada! Es una niña feliz y punto que sabe que estáis ahí pero que no tiene porque estar pegada continuamente.

    Mis dos peques tienen días mimosones que quieren brazos, o que prefieren estar con uno o con otro pero jamás han llorado cuando yo no estoy, nunca! Ninguno de los dos.

    Yo también he llegado a pensar que algo habré hecho mal en el establecimiento de vínculos cuándo al empezar a trabajar ninguno ha cambiado su actitud, ni ha llorado… Pero al final creo que no es así, ellos saben que me tienen el resto del día, para darles mimos, juegos… Así que todos contentos

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:04

      Yo espero que esta sea la explicación, tal y como la cuentas: que sabe que si nos necesita estaremos ahí y por eso se lanza a los brazos de cualquiera y a descubrir el mundo a su aire, sin depender de nadie, sin echar de menos, sin llorar ni extrañar a la gente ajena. Bueno,hay gente que claramente no le gusta y con la que no quiere estar, pero de forma general esta se entretiene con cualquiera que no la manosee mucho y que la deje a su aire. Entiendo que la mamás que trabajáis fuera de casa tenéis que separaros obligatoriamente durante muchas horas cada día de vuestros bichillos, y aún así se crían igual de normales que el resto, así es que simplemente esperaré a que le llegue esa primera etapa mimosona a mi churumbelita.

  • Responder
    pequeboom
    27 noviembre, 2014 at 08:48

    La mami, es la mami, da igual lo independiente que sea!! A tí siempre te va a necesitar y será siempre la primera a quien recurra.
    La peque también es tranquila y no ha sido una tortura criarla, sobre todo el primer año, ahora sí que requiere más atención, desde que va a la guarde por las tardes quiere que estemos más pendientes de ella, pero bueno, es justo.
    Que el segundo no nos salga de alta demanda porque vamos a flipar!!!!! jajajajaja
    Besazos

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:06

      Eso espero, que por lo menos llegue un día en que de muestras de que estoy en este mundo para algo más. Que desde que la expulsé de mis interiores parece que se esté criando sola (bueno, con la tetis). Los bebés de alta demanda son tan intensos ¡que agitan! Tampoco quisiera yo pasar de un extremo a otro, pero puestos a pedir ¡un segundo bichillo más normalito y cariñoso no estaría mal!

  • Responder
    mamaenbulgaria
    27 noviembre, 2014 at 09:08

    Doy fe de que tanto tu bichilla como tu sois reales jaja, y ella es muy comestible. ¡Esos mofletes!

    Cada niño es un mundo, si la tuya es independiente y tranquila alegrate y aprovecha mujer! Mi hija mayor era mucho más tranquila que el pequeño, vamos que hacía sus maldades como todos los bebés pero a nivel más manejable.
    Tu bichilla está perfectamente bien, está sana y está feliz, ¿qué más quieres? Ojalá dure! 😉

    Gracias por la mención; yo tampoco conozco en la vida real padres con niños tan demandantes como mi enano. Viva Internet, que nos permite encontrar personas afines y sentirnos menos bichos raros 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:18

      ¡Ay sí, que tú la has visto ya un montón de veces en carne y hueso! (más en carne) ¿Quién lo iba a decir? Viviendo tan lejos. Tu hija se ha portado genial siempre que hemos coincidido y el pequeño era más trasto ¡un culo inquieto! Por esa parte, con lo pachorrona que yo soy, me encanta que mi bichilla lo haga casi todo sola y sin ayuda, pero otras veces echo en falta que necesite un contacto más directo,porque aún me parece muy pequeña para ser tan independiente. Yo sigo sin conocer a bebés de alta demanda que no sean de internet, y cuando explico que existen la gente piensa que es un cuento que me estoy inventando.

  • Responder
    Marta
    27 noviembre, 2014 at 09:20

    Conozco un par de personas con bebés gran demandantes y resulta agotador. Pero también es satisfactorio, no sé. Como no estoy en el caso, no termino de verlo tan mal, aunque sí se ve que es cansado.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:19

      Yo, en directo, sólo he visto al bebé de Mamá en Bulgaria y te puedo decir que es un no parar de estar detrás de él y de absorber el tiempo de su madre y de su padre (pero sobre todo de la primera). Un ratito de respiro necesitamos todos, por eso no me parece mal que mi bichilla sea tan independiente, ¡yo sólo quiero un poquito de amor!

  • Responder
    La cajita de música
    27 noviembre, 2014 at 09:47

    Qué suerte!!! Mi pipiolillo es de alta demanda (de hecho tengo pendiente un post sobre esto), y la verdad es que aunque no le cambio por nadie, es agotador!!! jejeje.

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:21

      Claro mujer, después de haberlo parido no estamos para cambiarlos por bichillos ajenos, por más tranquilotes que sean los otros.Pero ¿a que es cansado? Mucho. Y ya ves, yo me quejo de lo contrario, de lo poco que me necesita la mía. Si es que nunca estamos conformes con lo que nos toca en suerte.

  • Responder
    amordebatmami
    27 noviembre, 2014 at 10:03

    quizás con el tiempo se vuelve demandante! ajjaja!
    en esa etapa mi fiera también deambulaba por casa, arrastrándose y hecho un trasto… ahora tengo que jugar con él casi siempre. No quiere jugar solo ni patrás! después de haber tenido la niña sí creo en los bebés de alta demanda… yo pensaba que el primero era normal pero qué va. Me pasaba el día con la teta fuera, de día y de noche. El tema llanto se activaba a las 8 de la tarde hasta las 10. Despertares nocturnos a tuttiplen y a día de hoy seguimos durmiéndolo después de contar mil cuentos y mil abrazos. Sé que habrá niveles de demanda pero yo al ser primeriza pensaba que era normal y ahora comparándolo con la nena… nada que ver! besitos y que siga así de descastada la bicha!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:25

      Mi madre trata de convencerme de lo contrario: de que según crezca se hará aún más independiente, se entretendrá más sola… por eso sospecho que de aquí a unos meses, en cuanto domine lo de andar, es que ni me va a mirar de refilón. Claro, a ti te tocó de alta demanda el primero (¿sabes que les llaman niños cuco, porque cuando se instalan en una casa a los papás se les quitan las ganas de tener más churumbeles?) y aún así has tenido el valor de repetir y de encontrarte con tu bichilla tranquilota. Pero ¡a mí me da pánico que me pase al revés! Que después de esta niña nada demandante se me agarre a mis entrañas un embrión que sea todo lo contrario y que nos ponga el mundo patas arriba. ¡Ay, si es que no sé ni lo que quiero! En lo de descastada de momento creo que seguirá igual.

  • Responder
    Cosetes de Marta
    27 noviembre, 2014 at 10:08

    jajja, me ha gustado el post.
    Yo cómo no tengo bichillos no puedo opinar, pero sí sobris, y los dos son de apego, jajaj, cuando la mamá sale de la habitación lloran, jajjaj
    Poco a poco me voy posicionando y cuando no está la mamá yo soy la segunda de abordo, jajjaj

    No sé que será mejor, porque son etapas, y si es independiente mejor, menos traumas a la hora del cole, etc.

    Un Besazo!

    Te espero en mi blog, hoy, Neceseres personalizados ideales para regalar!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:27

      También está bien conocer un punto de vista externo, el de alguien que no los haya parido, porque así vemos si son imaginaciones nuestras o es que de verdad hay churumbelitos pegajoso a más no podes y otros tan distantes como mi bichilla. La independencia de la niña me viene genial cada vez que se me pasa por la cabeza hacer una locura e irme unas horas a solas ¡esa libertad es impagable! Pero la mayor parte del tiempo estamos juntas y ella anda a su aire. Ni un poquito de cariño me da.

  • Responder
    diasde48horas
    27 noviembre, 2014 at 11:14

    jajaja ¿pero qué dices de taras afectivas? jejejeje Me has recordado al mío, que normalmente pasa cien mil de nosotros hasta que necesita algo jeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:28

      Eso sí, cuando le da el hambre repentinamente, o se ha hecho caca, o tiene sueño, bien que viene arrastrándose hacia mí (porque de momento solo gatea) al grito de ma-ma-ma-ma. Igual sí que me tiene en consideración aunque sólo se para satisfacer sus instintos más primarios.

  • Responder
    Madreyautónoma
    27 noviembre, 2014 at 12:11

    ¡Yo también tengo un bebé de baja demanda! M es muy independiente y curioso, le encanta la gente nueva, tanto que a veces no quieres estar ni conmigo ni con su padre sino con la novedad del momento (léase tíos o abuelos). Es verdad que tiene sus momentos de mimos, sobre todo por la noche, pero la verdad es que desde que aprendió a gatear, lo que más le gusta es explorar el mundo.
    A mí me parece estupendo que sea así porque lo veo feliz, nunca ha enfermado (bueno, ha tenido una infección de orina pero totalmente asintomática) y sonríe mucho. Es un niño completamente sano a todos los niveles, igual que tu bichilla.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:31

      Pues así descrito sí que parece sano Creo que todo depende del punto de vista desde el que abordemos el asunto Porque ahora,leyéndote, pienso “¡qué bien tener un niño que no extrañe, que se interese por todas las novedades y que sociabilice con todo el mundo!”. Pero luego pienso que así es mi bichilla y me da un no sé qué pensar que a mí y a su papá nos trata como a cualquiera, que está con nosotros porque somos los que habitamos con ella, pero que si la dejara viviendo con mi madre ni siquiera notaría mi ausencia.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    27 noviembre, 2014 at 13:53

    Si te sirve de algo, tanto Alfonso como Rafa han sido casi iguales a tu bichilla en el primer año, físicamente fuertes, apenas han estado enfermos (Rafa un par de veces el primer año por aquello de tener un hermano en la guarde) pero Alfonso solo una vez, y eso que el pecho lo abandonamos con tres meses…. y como tu bichilla, super independientes!!!!!vamos, que los podía dejar con cualquiera!!! La diferencia es que Alfonso sigue siendo asi, un buenazo, y Rafa, a partir del año y medio, se ha convertido en un cabroncete, asi de claro!!! y torea a todo el mundo… Es más, creo que me va a demandar más que el bebé cdo nazca, ya os contaré pero me temo q si!! te digo una cosa, para mí, el primer año de vida de un bebé es mucho más fácil que lo que tengo en casa ahora, y juro q no miento!!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:34

      Es que los segundos dicen que ya nacen sabiendo ¡jajaja! Me imagino a Rafa, y el trasto que debe ser, y sí, puede que tengas razón en que te vaya a ocupar más tiempo él que tu nuevo bichillo.Pero hija, tú con 3 ya estás de vuelta de todo. Y además, no sé si será verdad eso que dicen de que los niños están mas apegados a sus mamás y las niñas a los padres. Eso también me inquieta, porque si mi churumbelita tiene que elegir entre su padre y yo ¡esta se va con él sin pensarlo! Es su preferido y de eso no tengo duda. Bueno, y otra cosa que juega a tu favor es tu experiencia ¡que estás a punto de parir al tercero! Debes ver mis inquietudes como las preocupaciones de una niña de parvulario ¡ay, qué pava me veo a veces!

  • Responder
    Rural Baby Project
    27 noviembre, 2014 at 14:58

    Precisamente leía ayer lo de que cuando mejor establecido es el apego, más independiente… a mi me queda aún mucho camino entonces jejeje Nada, mejor así, así más ganas te quedarán de darle un hermanito! Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:36

      Ese es otro riesgo: se confía una al pensar que todo los bebés son iguales de fáciles, te pones a la tarea y como el segundo nos salga de alta de manda de verdad ¡tierra, trágame! Que yo no me veo para esos trotes teniendo a dos en casa.

  • Responder
    sradiaz
    27 noviembre, 2014 at 15:02

    Que sea tan independiente tiene sus ventajas… A mi peque de momento la puedo dejar con cualquiera y no monta escenas, pero cuando vuelvo me recibe con los brazos abiertos y una sonrisa enorme, ¡y dan ganas de comérsela!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:39

      Ventajas tiene muchas. Dicen que eso de extrañar a los conocidos empieza sobre los 9-12 meses, con lo cual es normal que la Srta. Díaz aún no os complique las cosas en ese terreno. Pese a todo, la gente no se cansaría de decirte que tu niña extraña mucho si desde antes de esas fechas no soportase que la zarandeasen, gritase y sobasen (a mí me lo decían y justo yo me quejo de lo contrario de que se va con cualquiera). Eso sí, cuando yo me voy sin ella y me ve volver ¡me lanza una sonrisilla! Pero como mi madre la tenga enchufada a Baby Einstein no me mira ni de reojo.

      • Responder
        sradiaz
        27 noviembre, 2014 at 15:55

        Jajaj, qué lista que es. Tengo que probar el Baby Einstein 😉

        • Responder
          Planeando ser padres
          28 noviembre, 2014 at 18:39

          Ese y Pocoyó son los preferidos de mi bichilla, aunque hay niños a quienes no les gustan.

  • Responder
    marilia
    27 noviembre, 2014 at 15:10

    Pues a encargar el segundo ya!!!!verás que muchas mamis bloguers están ya con el hermanito o por ello,jeje,disfruta de esa baja demanda que yo soy de las de alta ,ufff…y por eso te digo que entre que no te da demasiada guerra y tu buen embarazo, os hacéis con la parejita en un plis_plas

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:45

      Calla, que con tanta lactancia, aunque quisiéramos lanzarnos, mi cuerpo no responde para esto de la segunda procreación ¡voy camino de los 2 años sin menstruación! Lo de los nuevos embarazos en el mundo 2.0 parece que sea algo contagioso ¡están llenitos los blogs de embarazadas con bichillos aún pequeños! Mi preñez sí que la echo de menos ¡con lo bien que yo estaba y la de kilos que perdí! Y la verdad es que la bichilla nos está poniendo las cosas fáciles en esto de la crianza, pero aún así, entre que por cuestiones biológicas no es posible un segundo embarazo y que el papá de mi bichilla me mira como a una loca si lo comento ¡creo que el segundo tardará en venir!

  • Responder
    judit
    27 noviembre, 2014 at 15:39

    Que suerte tienes, aprovéchalo! ! y no te sientas culpable pq eso no es culpa de nadie, tu solo tienes que ayudarla a que crezca feliz. Mi chiquitin en cambio desde que nacio solo brazos, y ahora siempre con el… y si se va el solo a jugar, tiembla! pq siempre esta haciendo algo malo… me ha salido escalador!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2014 at 15:52

      Si feliz la veo ¡mucho! Anda ella más animada que unas castañuelas. Pero no es niña ni de brazos, ni de besos ni de arrumacos.Aún así, por mucho que se entretenga a solas, no nos libramos de las trastadas peligrosas que se le ocurren (meter aparatos en los enchufes,coger los cuchillos del lavavajillas, ponerlo en marcha, subirse en su mini sofá para trepar encima del radiador…)

  • Responder
    Clauminera
    27 noviembre, 2014 at 15:57

    Pues mira, justo hoy yo tenía cita en el hospital y ha subido mi suegra a cuidar a mi bichito y ha sido verla entrar por la puerta y yo dejar de existir; pero es que cuando vienen mis padres, igual!! Y cuando por fin he vuelto, le ha dado igual, el a lo suyo jugando tan contento (bueno, una sonrisa si me ha echado)
    Y por un lado, pues que alegría que se quede tan contento y no me extrañe, pero por otro, a veces se lo digo a mi marido, que que desagradecido con su mami, que le quiere y cuida las 24 horas del día, que ya podía hacer un amago (aún que fingido si hace falta) de echarme de menos, que como tu dices, ni con la teta, jaja.
    Eso si, cuando era más bebé, si que sólo quería mis brazos y a todas horas ¡ay, que se me hace mayor!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 18:42

      Eso es lo que le pasa a mi bichilla en casa de mi madre. Es verdad que con otra gente no se porta así, y sí que quiere venirse conmigo o con su papá en cuanto nos ve. Pero en otras ocasiones nos ignora por completo, y me da una cosilla… Agradecimiento es que no muestra ninguno. A ver que no digo yo tampoco que tenga que pasarse la niña el día entero haciéndome la ola porque la he parido y le dejo engancharse a la teta cada vez que quiere, pero una mijita de cariño, por compasión… Ahora no sé que pensar, porque si ya desde que nació era tan desapegada ¿cómo no se me volverá según crezca?

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    27 noviembre, 2014 at 15:58

    Yo al contrario, aun tng un bebé. Ha sido de percentil bajo y el hecho de tener aun con 17 meses tan poco pelo parece que sea más pequeña. También es de carácter independiente y al.parecer más pequeña sorprende la de cosas q sabe!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 18:44

      Bueno, la mía es pelona del todo. Cuando veo a tu beba creo que más o menos andarán ahí ahí con ese poco pelo. Esta parece mucho más grade de lo que es, así es que la gente ve normal que vaya tan suelta por el mundo sin la ayuda de nadie ¡pero es que es muy bebé todavía!

  • Responder
    Kath
    27 noviembre, 2014 at 17:12

    Mi niña es igual!! Hará 1 año ahora en diciembre y la verdad es que siento que prácticamente se ha criado sola… Es una niña sana, duerme sola en su habitación sin problemas y toooda la noche del tirón, incluso le pueden dar las 12 o la 1 del mediodía!!!, come estupendamente y no le hace ascos a nada, se entretiene jugando ella solita, hemos podido comer en restaurantes sin que nos dé guerra, sólo llora si tiene sueño, hambre, se ha caído o quiere estar conmigo.
    Sí que me busca a mí antes que a nadie, pero por lo demás, desde siempre la bichilla me recuerda mucho a mi beberecho.
    Hablábamos justo anoche mi marido y yo de cuando sería el mejor momento de darle un hermanito para que se lleven poquito, yo le decía que si se llevan 2 años me tendría que quedar embarazada en febrero o marzo (es decir, ya!…) y me parece mentira, porque me ha dado tan poco trabajo que parece que se haya criado sola…
    Él me decía que si tuviésemos la misma suerte que con la beberecho casi ni nos enteraríamos porque ella no da trabajo, y ya que estamos puestos, no da tanta pereza…. aunque podría ser que un nuevo bebé te salga completamente lo contrario…. en fin… Pensándolo estamos…

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 18:50

      Ves, mi bichilla hasta los 7 meses si dormía sola y del tirón, pero ahora duerme con nosotros, con lo cual en ese aspecto sí noto que nos necesita. Pero cuando está despierta va a lo suyo y no echa cuentas de nadie. Cuando nosotros hablamos de ampliar la familia me pasa como a vosotros: creo que no he tenido que hacer prácticamente nada para llegar hasta este punto, que con la lactancia, lo bien que come y duerme y la salud que ha tenido hasta el año me han puesto las cosas muy fáciles y que ya va siendo hora de prestar en el siguiente. Pero sigue siendo muy demandante con la lactancia y aunque quisiéramos meternos en faena ¡poco íbamos a lograr! Ese temor al que el segundo sea completamente diferente,muy demandante, y que nos exija muchísima dedicación, cuando la bichilla aún seguirá siendo pequeña, es lo que nos hace repensarnos más la situación.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    27 noviembre, 2014 at 22:44

    Yo siempre digo que me quedé sin bebé hace meses. Siempre ha dormido muchísimo y lo sigue haciendo, 12 horas de noche, y dos siestas de hora y media, come como un campeón, nunca ha tenido nada ni un resfriado, no llora por nada, come con tenedor con un año anda solo… no sé me da pena por una parte pero me alegro de que haya sido así de fácil. Nosotros ni nos hemos enterado este año de que había un bebé por casa jaja, lo que me sorprende que tu bichilla y el mío sean minoría… no sé algo debe pasar..

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 18:54

      Cachorro es aún menos bebé que mi bichilla ¡no lo hubiera imaginad! Si la mía ya me parece el colmo de la independencia y no hace muchas de esas cosas que hace el tuyo…. Es muy práctico que se nos críen prácticamente solos y que no tengan traumas al relacionarse fuera del círculo familiar más cercano, que desarrollen muchas habilidades que les dan esta independencia. Pero por otro lado se me hace rarísimo pensar que este periodo de bebés bebés ¡ya se ha acabado! ¡Pero si ha durado 2 días!

  • Responder
    Ensancha los pulmones
    28 noviembre, 2014 at 01:43

    Peque es muy suyo, a veces es muy demandante y mimoso, sobre todo si hay personas fuera de su círculo a su alrededor (léase personas de su círculos como sus padres y mis padres). A veces es super independiente y no quiere ni que le de la mano para caminar por la acera como al rato se cansa y pide que lo coja.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 18:56

      El tuyo todavía tiene cambios entre la demanda y la independencia, pero la mía es que no demanda a penas nada. Un poquito de mamitis de esa que dicen las señoras de sabiduría popular que es tan mala ¡me haría hasta feliz!

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    28 noviembre, 2014 at 10:29

    ¡Que lo estáis haciendo bien, mujeeeeeerrr…! Son etapas, ya verás. Llegará el momento en que se te pegue más, créeme. 🙂

    ¡¡Disfrutad de ella y con ella!! Simplemente…

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 19:07

      Eso dicen, que conforme crecen y van haciéndose más conscientes, pueden llegar esos episodios de mamitis pero es que ya tiene un año ¡es muy mayor y no me quiere especialmente! ¡Qué pena de vida! (hoy me he levantado dramática :P).

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    29 noviembre, 2014 at 00:11

    Yo te puedo hablar de un caso que era como tu bichilla: yo misma!! Siempre me cuentan que de pequeña me cogían en brazos porque les apetecía a mis padres, no porque yo lo pidiera. Me dejaban en la cuna y me dormía sola, ni brazos, ni nanas ni ná. Hacia como tu bichilla, comer, dormir e indagar el mundo por mi cuenta. Si me despertaba me quedaba tranquilamente pensando en mis cosas. Me llevaban de paseo y tan feliz fisgando el mundo desde la silla, que por cierto, dejé de usarla porque se rompió ya con tres años largos y mi madre dijo que ya era hora de que dejase de hacer el vago y caminara que podía perfectamente!! Resumen, que no era una niña de baja demanda, era una niña sin demanda!! Y a ver, mis taras tengo..pero bueno, soy socialmente aceptable! Jajajaja.
    Lo estás haciendo perfectamente Lucía!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 diciembre, 2014 at 13:51

      ¡Jajaja! Si yo también tengo mi parte de responsabilidad en el bicho que estoy creando. Que de pequeña dicen que mordía, arañaba (más de un familiar ha quedado marcado por mis uñas y aún conservan las cicatrices) y ya toqué techo cuando mi primera palabra comprensible fue una palabrota. Mujer, con 3 años no me extraña que tu madre decidiera ponerte a pisar el sueño y no comprar otra sillita de paseo. Taras tenemos todos (aunque hay gente que se cree perfecta). Yo lo que no quiero es estar alimentando un monstruo. Espero de verdad que esto salga bien ¡con lo que cuesta criarla!

  • Responder
    madrexilio
    29 noviembre, 2014 at 07:30

    Si la niña es independiente y tan avispada será porque ha tenido un hogar donde sentirse segura, unos padres que le dan las herramientas para desarrollar su potencial ¡y lo que falta! Así que necesitarte, pues todavía falta mucho para que tu trabajo de acompañarla termine. Felicidades por los logros 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 diciembre, 2014 at 13:55

      Yo espero de verdad que esa seguridad esté siendo la consecuencia de la crianza con apego. Pero es que se la ve tan, pero tan independiente, que parece ser capaz de criarse sola.

  • Responder
    Paula (Sin Chupete)
    1 diciembre, 2014 at 18:51

    Yo como madre de niño intenso y con mamitis (aunque la vamos superando), te diré que menudo gustazo de niña tienes! Hombre es verdad que los cariños, cuando caen, hacen que me vuelva gallina clueca, pero la mamitis no se manifiesta principalmente en besos y arrumacos, sino sencillamente en no quererse ir con nadie y sólo querer estar conmigo en brazos o de la mano pero en un plan pelín asfixiante, no amoroso. Un besote!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 diciembre, 2014 at 13:20

      ¡Jajaja! Ya sabía yo que una cosa que acaba en -itis, como tantas enfermedades dolorosas no podía ser tan bueno. Lo de los cariñitos estaría genial (mi bichilla aún no hace amago de ninguno) pero es es cierto que por otro lado esat independencia que muestra facilita muchísimo la crianza. Ya ves, hasta el punto de creer que no he tenido nunca un bebé.

  • Responder
    Susana
    2 diciembre, 2014 at 12:19

    Hola. Mi hijo de un año se parece un poco a tu bichilla, el otro día fui por el a la guarderia y no hubo manera de que se viniese a casa… tuvo que pasar su papá por el una hora más tarde… a mi se me quedo un mal sabor en el cuerpo… Eso si, cuando estamos en casa y esta malito no se me separa…

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 diciembre, 2014 at 15:50

      ¡Jajaja! Mira que son interesados. A tanto aún no ha llegado mi bichilla, pero vamos, que se me quedaría una cara de tonta interesante si me pasara algo así. Tú no te lo tomes muy a pecho, que dicen que eso de ser tan independientes es buena señal de que estamos siendo buenas madres.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.