Eventos

He visto cómo se crea una vida. Clínica IVI

Clínica IVI y "Mami a los 40"

Clínica IVI y «Mami a los 40»

Hace unas semanas la clínica IVI de Barcelona, nos invitó a algunas bloggers a visitar sus instalaciones para conocer cómo se trabaja en sus centros, y como hacen posible el milagro de la vida junto a parejas en las que al menos uno de sus miembros sufre algún problema relacionado con la fertilidad. Según nos contaron, es una visita bastante exclusiva, porque debido a las condiciones de higiene y temperatura de los laboratorios, no más de 5 personas ajenas a los trabajadores pueden recorrer estos espacios. Y sólo permiten la entrada a extraños dos veces al año. Como mi desconocimiento sobre este tipo de técnicas de reproducción asistida era total, me interesó mucho acudir al acto. Y lo que pude ver allí no pudo asombrarme más. El post de hoy no va a tener en cuenta la dureza de los tratamientos de fertilidad, ni las frustraciones de las parejas que quieren ser padres a toda costa y que no logran su objetivo de forma natural. Ese aspecto de la reproducción asistida sigo sin haberlo vivido y sin poder imaginarme lo traumático y duro que pueda llegar a ser, aunque dice mi madre que conociéndome yo no habría tenido éxito sometiéndome a ellos. Lo que hoy describiré es la impresión que me causó el ver lo que la ciencia ha sido capaz de idear para burlar a nuestro propio cuerpo y permitir que casi cualquier pareja pueda procrear con la ayuda de esas intervenciones médicas.

1. Laboratorio de andrología. El control del ambiente es máximo en las clínicas IVI, hasta el punto de que debíamos cambiarnos de ropa cada vez que nos movíamos entre las plantas del edificio, y no podíamos ir maquilladas, ni usar cremas con perfumes, ni lucir anillos, pendientes… La primera parada de nuestra visita fue el laboratorio de andrología, donde se analiza y selecciona el esperma válido, tanto de donantes anónimos (a quienes se compensa con 50 euros por las molestia) como de hombres que quieren ser padres pero que ellos o sus parejas padecen algún tipo de complicación en su fertilidad. Nos permitieron ver a través del microscopio dos de las muestras que estaban analizando, ambas de muy mala calidad. Una de ellas se correspondía con la típica foto que vemos en los libros de biología, cuando se nos habla de esos millones de espermatozoides que hay en una sola gota. Y al igual que en el libro, había millones de bichitos, pero todos muertos. Ninguno tenía movilidad. La otra muestra era algo mejor, porque sí había algunos espermatozoides que se movían, aunque bastante despacio, pero la cantidad de ellos era bajísima. Me sorprendió descubrir que incluso en el primer caso, en el que todos los espermatozoides de la muestra estaban muertos, ese hombre podría convertirse en padre, porque a veces si se realiza una punción en el testículo, sí se consigue encontrar algún espermatozoide con vida. Aunque nos dijeron que los machos suelen ser bastante reacios a este tipo de pruebas. Cuando se utiliza semen de donantes, tratan de que las características físicas sean similares a las del padre (porque psicológicamente dicen que los hombres llevan peor que las mujeres esto de la paternidad in vitro).

2. Laboratorio FIV. Cambio de ropa, de planta y de entorno. ¡Qué frío hacía allí dentro! Este es el laboratorio en el que se produce de forma artificial la unión de un óvulo y un espermatozoide en una placa, bajo la atenta mirada de un especialista y un microscopio, y se guarda durante 5 días en unas máquinas que imitan el útero materno. A 37 grados. Si la fecundación ha tenido éxito, esa juntera empezará a dividirse dando lugar a la mórula, que se implantará en unos días en el útero de la paciente. Era como si en aquella sala estuviésemos en el interior de muchas mujeres, e incluso pudimos ver cómo había ido evolucionando uno de los embriones gracias a una cámara que lo grababa durante 24 horas al día. Esto fue muy emocionante, porque si nos paramos a pensar, ni siquiera en nuestros propios embarazos hemos podido presenciar estos fenómenos de la naturaleza. Y allí estábamos las mamás bloggers, viendo cómo empezaba a desarrollarse la vida del bebé de una pareja desconocida. En esta parte me impresionó la naturalidad con la que los trabajadores manipulan óvulos y espermatozoides como si fuesen lo más resistente del mundo. ¡Ay! No me extraña que no realicen este tipo de visitas con los pacientes de la clínica, porque además de que en IVI ya han nacido más de 90.000 churumbelitos con estos métodos, creo que a muchos papás no les gustaría ver que esas células, en las que ellos han depositado todas sus ilusiones, son un instrumento más en las manos de estos trabajadores. Muy cuidadoso, sí, pero yo me pasaría el día pensando si algún despiste no daría al traste con mis embriones. Aunque por lo que pudimos ver, todo está muy controlado y no hay posibilidad de cometer fallos como el de confundir historiales o echar muestras a perder.

Meet up sobre la maternidad tardía ¡faltan medidas de conciliación!

Meet up de la clínica IVI sobre la maternidad tardía ¡faltan medidas de conciliación!

3. Diario de una cuarentona embarazada. Para terminar la tarde de conocimientos sobre embarazos ajenos, en IVI organizaron un acto de presentación del libro Diario de una cuarentona embarazada, de la periodista Marta Robles. A mi padre le gusta tanto esta mujer que hasta le pedí a ella que la dedicatoria fuera para él. Es una novela, que aún no he leído, pero que la autora reconocía que tenía numerosos tintes autobiográficos. Robles se mostró como una persona cercana que nos contó las experiencias de sus 3 embarazos, entre los 31 y los 42 años. Durante este Meet up, aprovechamos para debatir acerca de temas algo polémicos como la paternidad de las parejas gays, los vientres de alquiler o las nuevas posibilidades de congelar los óvulos, para postergar la maternidad y poder dedicar los años jóvenes (y fértiles) de nuestras vidas a nuestra carrera laboral. A mí este invento no me convence mucho, porque yo he tenido que renunciar a mi trabajo para tener a mi bichilla con 31 años, pero ahora que sé lo que se mueven estos churummbelitos desde que nacen, no me imagino correteando detrás de ellos cerca de la cincuentena. Creo que sería mucho mejor para todos mejorar las políticas de conciliación y no seguir retrasando indefinidamente la edad de maternidad.

Pues hasta aquí mi experiencia visitando las instalaciones de la clínica IVI. Por cierto, que como yo soy muy de saber el precio de todo, os diré que los tratamientos abarcan un enorme rango de precios que van desde los 900 hasta los 10.000 dependiendo de lo que cada paciente necesite según la complejidad de su caso (los más baratos son las inseminaciones artificiales y los más caro las fecundaciones in vitro).

Esto te puede interesar

32 Comentarios

  • Responder
    Mama Blogger
    28 noviembre, 2014 at 07:46

    Esta es una de aquellas charlas que me hubiera encantado ir. Por lo que nos cuentas fue de lo más interesante!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 18:58

      A mí me impactó el funcionamiento y lo que es la parte científica. Las dificultades emocionales y penurias físicas cuando alguien tiene que recurrir a este tipo de tratamientos, eso sigo sin conocerlo.

  • Responder
    http://saldelapuro.blogspot.com.es
    28 noviembre, 2014 at 08:03

    ¡Qué interesante!!!! Estoy de acuerdo que la solución no es retrasar la maternidad sino conciliar debidamente. Yo fui mamá muy joven y lo llevaba genial, ahora tengo 40 y detrás de mis sobrinos a veces me canso así que no me imagino teniendo un peque dentro de unos años y dedicándome a criarlo, cada caso es un mundo pero si se aplaza la maternidad que sea por otras causas, no por leyes obsoletas que no ayudan a las madres y a los padres a conciliar. Un besín y menuda suerte haber realizado esa visita.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 19:00

      Eso es lo que yo pienso,pero al menos está bien que la medicina haya avanzado tanto como para poder elegir voluntariamente el retrasar la edad de maternidad Y por descontado el poder ayudar a parejas que tengan cualquier problema de fertilidad. Me sentí una privilegiada pero salí de allí dándole muchas vueltas a la cabeza en torno al tema de cómo se crea la vida en un laboratorio.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    28 noviembre, 2014 at 08:28

    Me resulta difícil imaginar el sufrimiento de querer tener hijos y no poder tenerlos. Es genial que la ciencia pueda ayudar a las personas a las que la Naturaleza se lo niega, aunque esos precios ponen los pelos de punta…

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 19:03

      Ponerse en la situación de una pareja con problemas de fertilidad yo no logro hacerlo, porque no me da la mente para imaginar lo duro que debe ser. Sé que la Seguridad Social permite ciertos tratamientos, pero sólo a parejas jóvenes y con una cantidad de requisitos que quienes tienen estos problemas casi siempre tienen que recurrir a centros privados. Y ya ves que baratos no son los tratamientos.

  • Responder
    Layla
    28 noviembre, 2014 at 10:05

    Me parece increíblemente maravillosa la labor que hacen. Tengo muy buenas referencias del ivi de Bilbao.
    Y yo, que soy ñoña como yo sola me sigo emocionando cuando veo el anuncio en tv… Pero, se puede tener un eslogan tan bonito como «Donde nace la vida»?

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 19:05

      La verdad es que el eslogan ha dado en el clavo. Y sí, en aquel laboratorio vimos como había vidas ajenas almacenadas en máquinas que hacían de úteros momentáneos para esos embriones. Una experiencia espectacular desde el punto de vista médico y científico, aunque un trago muy duro si uno tiene que vivirlo en primera persona.

  • Responder
    Cosetes de Marta
    28 noviembre, 2014 at 10:16

    Jolín que xulo!!
    La verdad es que hoy en día es increíble lo que se consigue.
    Super interesante!!!

    Mil besos y buen finde!
    Te espero en el blog, hoy un montón de productos al 50% por el Black FRiday!!

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    28 noviembre, 2014 at 11:00

    Super interesante lo.que cuentas. Yo ni tengo ni idea xq no lo he vivido pero tiene q ser duro.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 19:08

      El ser infértil debe ser un trago durísimo de asumir, de comprender, pero al menos a mí me queda el consuelo de saber que en caso de necesidad ahora existen tratamientos que pueden solucionar muchísimos casos.

  • Responder
    Madreyautonoma
    28 noviembre, 2014 at 11:15

    ¡Qué interesante! Yo tuve la oportunidad de trabajar un tiempo en un hospital público atendiendo a las parejas que están en este proceso. La verdad es lo pasan mal pero también ocurre a veces que algunas parejas se embarazan de forma natural mientras están esperando. Misterios de la naturaleza!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 noviembre, 2014 at 19:10

      Es que en la Seguridad Social las cosas van tremendamente lentas para lo que nos impacientamos las parejas que nos ponemos en plan para tener churumbeles. Si se quedan embarazados de forma espontánea mientras esperan el tratamiento ¡genial! Pero hay problemas de infertilidad que harán imposible un embarazo viable sin tratamientos de reproducción asistida, y en esos casos yo creo que no hay derecho a que los pacientes deban esperar tanto.

  • Responder
    Cuestión de madres
    28 noviembre, 2014 at 20:45

    Una visita a la que no hubiera faltado. Me encanta saber más y, sobre todo, después de varios casos en mi familia que han debido acudir a la FIV.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    29 noviembre, 2014 at 00:02

    que suerte tienes de poder acudir a tanta invitación! a mi me queda todo lejos de casa! yo esta vez creo que no hubiera podido ir, tengo sentimientos encontrados respecto a estas clínicas ,… pero me parece muy interesante lo que nos has contado 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 diciembre, 2014 at 13:48

      Y he rechazado posts patrocinados sobre este asunto porque no tengo ni idea de cómo funcionan. Sin embargo, al acudir a ver la clínica,pese a que mi desconocimiento sobre alguien afectado por la infertilidad y su situación personal sigue siendo muy escaso, me ha encantado ver los laboratorios y me ha impresionado enormemente el funcionamiento de este tipo de centros.

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    29 noviembre, 2014 at 00:18

    Increible lo que la ciencia puede hacer. Como dices, que sean unos profesionales es una suerte para las miles de parejas que se encuentran con algún problema de fertilidad en algún momento de su vida.
    Y respecto al último punto, el de la congelación de embriones, estoy contigo. Aunque se pueda postergar el momento de ser madre, las condiciones físicas y mentales de una mujer no pueden congelarse, y no es lo mismo ser madre joven que convertirte en una madre-abuela que no está para el ajetreo diario que conlleva tener un niño. Lo mejor es buscar medidas de conciliación y no estirar de la cuerda de la ciencia para llegar a todo, que ya se sabe lo que dicen: quien mucho abarca, poco aprieta.

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 diciembre, 2014 at 13:54

      Es que cada vez surgen más noticias de empresas gigantes que ofrecen estos tratamientos a sus trabajadoras, aunque el peor de los casos que leí fue acerca de una empresa que exigía un certificado de ligadura de trompas a las nuevas candidatas ¿cómo se te queda el cuerpo? La gente anda muy mal de la cabeza, y las empresas no ayudan nada en las políticas de conciliación. Y claro, muchas veces no tenemos la suficiente seguridad económica ni laboral para afrontar la maternidad, por lo que irremediablemente la vamos postergando. Por una parte me parece fantástico este avance, porque más vale ser madre tarde que nunca. El problema es que generalmente esta decisión no nace de la iniciativa de la mujer, sino de las imposiciones del entorno.

  • Responder
    matronaonline
    29 noviembre, 2014 at 20:24

    Qué interesante tuvo que ser! 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 diciembre, 2014 at 13:56

      Tú habrías aprovechado mucho una visita así, porque como de estas cosas entiendes…

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    30 noviembre, 2014 at 00:44

    Me hubiera encantado ir, es curioso, un lugar al que he acudido tantas veces y no lo he visto así como tu…Bueno ya lo sabes, a mi en IVI me crearon la vida dos veces, para mi es un milagro, es impresionante…los precios es verdad que son altísimos,es de las clínicas más caras, pero el coste ni se cuestiona cuando te están dando tanto a cambio, un hijo lo vale todo!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 diciembre, 2014 at 13:59

      Desde luego, para los pacientes una de estas clínicas debe ser cualquier cosa menos el avance científico más apasionante que hayan visto. Porque los sentimientos serán encontrados,los tratamientos son duros, las ilusiones son muchas y las decepciones pueden herir tanto… Vamos, que no te coy a contar nada que u no hayas vivido en tus carnes y que no nos hayas detallado tan requete bien en tu crónicas de «Queriendo ser madre». Un hijo lo vale todo, pero ya podían ayudar más desde la Seguridad Social para que las familias no soportasen tremenda carga económica antes de parir al churumbel.

  • Responder
    Magia {La cajita de música}
    30 noviembre, 2014 at 16:47

    La verdad es que debe de ser algo super duro, no me lo quiero ni imaginar…
    Creo que tuvo que ser muy interesante la visita.
    Feliz día!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 diciembre, 2014 at 14:01

      Para mí fue toda una revelación conocer el proceso tan al detalle. Claro que mi opinión digamos que es dada desde el punto de vista profesional, que es lo que se detalló en la visita, porque la visión de los pacientes que deben recurrir a este tipo de tratamientos será radicalmente diferente.

  • Responder
    Una sonrisa para mamá
    1 diciembre, 2014 at 11:08

    Que visita más interesante!. Aunque conozco la clinica IVI, pero de otra forma ;-), me gustaría hacer una visita así

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 diciembre, 2014 at 14:22

      Dicen que sólo la hacen en ocasiones excepcionales pero el recorrido es súper instructivo.

  • Responder
    Anónimo
    2 diciembre, 2014 at 01:13

    Nunca se sabe que sorpresas puede traerte la vida!!!!!!….a mi por motivos de salud me plantearon en la seguridad social un septiembre derivarme a fertilidad (cosa que rechaze también por motivos de salud) y en octubre estaba embarazada de mis gemelas que son mis amores 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 diciembre, 2014 at 13:30

      ¡Me alegro mucho por ti! Es muy esperanzador conocer casos así, en los que no ha sido necesaria ninguna intervención médica a pesar de que un embarazo natural pareciese muy complicado. ¡Y gemelas!

  • Responder
    Marta
    2 diciembre, 2014 at 14:35

    Debió ser una experiencia fabulosa y única. Yo tengo la barrera de los 35 rozando, y no queriendo ir más allá… Antes de tener a mis Genovevas, pasé por un amplio estudio, debido a mi enfermedad, pero oye, que no fue necesario ir más allá.

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 diciembre, 2014 at 15:58

      Pues entonces ya sabes más que yo de esa otra parte de los tratamientos. Pero una cosa ¿piensas ir a por el tercer bichillo? ¡Ay que me da un pasmo! Dicen que quienes quieren mas de 2 hijos hoy día no andan bien de la cocorota (aunque a mí también me gustaría llegar a familia numerosa).

  • Responder
    Anónimo
    6 febrero, 2016 at 20:33

    ola necesito ayuda no ke do en va raza da tengo 23 años y eso 3 años intentando y nada

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.