Cosas de mi madre

Las cosas de mi madre (III). Cualquiera sabe hacer un puré

Según mi madre, cualquiera sabe hacer un puré ¿qué pensáis?

Según mi madre, cualquiera sabe hacer un puré ¿qué pensáis?

Mi madre nació sabiendo de muchas cosas, y entre sus amplios conocimientos acerca de todo lo divino y lo humano se encuentra la habilidad para dominar la cocina. Aparentemente sin esfuerzo. Que no digo yo que no le cueste hacer de comer como a todo el mundo, pero es que todo le sale bueno. Yo no recuerdo un plato malo de mi madre pese a que ella clama a los 4 vientos que no le gusta cocinar y que todo lo que hace es comida para salir del paso. Para mi madre pensar en el menú semanal es un suplicio (para mí también) con la enorme diferencia de que tras el esfuerzo realizado, a ella le quedan los platos como para darle un premio al mejor menú grastronómico de la cuenca mediterránea, mientras que a mí no me darían licencia ni para dedicarme al catering de una asociación de gente afectada por el “síndrome del paladar perdido”. Nunca hago nada a derechas. Y mi madre lo sabe, aunque no me lo eche mucho en cara (cosa que sí hace mi padre), pero no entiende cómo me puedo esforzar tan poco en hacer de comer. Cuando me quedé embarazada ya empezó a advertirme acerca de que a la niña no podría darle todos los días macarrones y pizza, y que debería ir practicando alguna cosa sencillita para cuando se iniciase en la alimentación complementaria. Pero el embarazo se me pasó casi sin darme cuenta y desde luego entre mis desvelos no estaba el de aprender a cocinar mejor.

1. Día D. Hora H. Ese momento en que decidimos empezar a dar de comer a la bichilla como a un ser humano adulto. Y yo había leído sobre el Baby Led Weaning y quería probar este método que me parecía cómodo y eficaz. Pero mi madre y el papá de mi churumbelita pusieron el grito en el cielo: ¡Trozos de comida adulta a un bebé de 6 meses! ¡Que le quiten la custodia a esa mala madre que por tal de no no cocinar quiere ahogar a su hija! Y claro, con semejante panorama, no me quedó más remedio que ceder a las presiones del entorno y establecer un método mixto de purés y BLW. Porque ellos querían meterme el miedo en el cuerpo, pero yo soy de ideas fijas y no me bajo del burro tan rápido. Y así seguimos casi 6 meses después, aunque hoy el BLW va ganando en cantidad a los purés.

2. Cualquiera sabe hacer un puré. Como mi fama de pésima cocinera me precedía, mi madre trataba de simplificame la vida repitiendo como una letanía esta máxima: “Cualquiera sabe hacer un puré”. A mí al principio me parecía casi imposible que yo fuese a lograr una pasta comestible para mi bichilla. Pero yo no sé si es que esta niña es tan glotona que no le hace ascos a nada, o que los bebés ya vienen de serie con un sentido especial para tolerar las pésimas comidas de sus madres, pero la verdad es que en estos 6 meses nunca ha rechazado nada de lo que le he ofrecido.

3. ¿Y cómo se hace el puré? Pues lógicamente, mi madre decía que los purés para bebés hay que hacerlos hirviendo las verduras en agua y después aprovechando ese agua para triturarlo todo y que quede una consistencia más fina. Porque según mi madre las vitaminas y otras propiedades de las verduras y las carnes se tiran de cabeza al agua de la olla en cuanto la ven pasar por su lado, y para recuperarlas y agregarlas al puré final hay que echar unas cucharaditas de ese agua. Pero yo había leído que es más sana la cocina al vapor, porque así los alimentos mantienen mejor sus propiedades. Y me compré un chirimbolo adaptable a la medida de cualquier olla, y me lié la manta a la cabeza para hacer decenas de túppers con miles de verduritas variadas y algo de carne. Y lo trituraba todo con la batidora, pero no usaba el agua de cocción. ¿Por qué motivo? Pues no es porque quisiera contrariar a mi madre y ejercer de mala hija, sino porque pensaba que si al vapor se destruían menos vitaminas ¿qué necesidad había de aguar todas las comidas? Estaba pensando constantemente en que con tanta agua en los purés, al final la niña acabaría encharcada de líquido pero sin haber tomado alimento ninguno.

4. Aparatos de cocina para hacer purés. Mucha gente, y muchas marcas de puericultura, te recomiendan una serie de robots de cocina de los que aseguran que son lo más para la preparación de la alimentación infantil. Desde trastos de pocos euros, a otros de algunos cientos de euros, a otros más profesionales y para toda la familia de más de mil euros. ¡Seguro que con uno de estos últimos yo también cocinaría al nivel de mi madre! Sólo que mi madre requiere menos inversión y se apaña con una olla barata y una cuchara de palo. En este sentido, mi madre me ha ayudado a ahorrar, porque considera que es tan fácil hacer un puré que nadie normal necesita uno de estos aparatos para conseguirlo. Además, creo que también sospecha que con el poco arte que tengo para la cocina, ni con aparato caro ni con nada lograré mejorar lo que hago ¡porque no le pongo interés!

En resumen, que llevo 6 meses haciendo purés de todo para mi bichilla, unos más sabrosos y otros que me da hasta miedo probar. A veces, incluso usando los mismos ingredientes, me salen purés de consistencia muy variable y en una gama de colores de lo más variopinta. ¿Vuestra madres también son fundamentalistas del puré como base de la alimentación infantil? ¿Hacéis los purés según el método tradicional o con aparatos modernos?

Esto te puede interesar

35 Comentarios

  • Responder
    mamaenbulgaria
    5 diciembre, 2014 at 07:40

    El plato estrella de mi madre son los macarrones con tomate de brick jaja! En su defensa, alimentar a seis bestias la debía dejar agotada y sin ideas.
    Respecto a los purés… la cocción destruye las vitaminas, es cierto, aunque yo siempre he aprovechado el caldo. Al pequeño le he dado tanto purés como comida a trozos y nos ha ido bien. La verdura sólo la quiere triturada, lo demás a lo cafre, con las manos. Tengo que enseñarle a usar cubiertos pero de momento se niega.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 12:54

      ¡Jajaja! Oye pues no te creas que en el futuro me veo invitando a cenar a mi yerno y haciendo ese plato estrella de tu madre (que también es uno de los míos). Con mi bichilla hacemos triturados a mediodía y BLW de noche. El puré se lo zampa de una sentada y si es en trozos, claramente devora a manotazos la carne, pescado, queso, etc. pero las verduras me las estampa contra el suelo.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    5 diciembre, 2014 at 08:19

    jajajajajaja ¡Muy grande! Mi madre también es una cocinera de primera. Y la mamá jefa qué te voy a contar. El pato en la cocina soy yo, que me pongo nervioso entre tanto cachibache y no doy pie con bola xD Por suerte, y aunque mi madre (y nosotros un poco) somos muy de puré, hemos conseguido que no nos den mucho la lata con los purés. Y aunque a regañadientes, al final han aceptado el BLW como algo normal. Lo suyo ha costado… 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 12:56

      A pesar de hacer método mixto de puré y BLW, la bichilla, creo que por lo zampona que es, se ha espabilado bastante para comer trozos con las manos, y la gente suele sorprenderse de que siendo tan pequeña coma trozos de carne tan grandes. Pero ¡ay las verduras! Cuando era algo más pequeña también las gestionaba bien, pero a medida que crece, si se las ponemos enteras no las quiere. Ha sido capaz de quitarle todo el queso derretido y pegado a un trozo de calabacín para no comerse nada verde.

  • Responder
    Mama Blogger
    5 diciembre, 2014 at 08:23

    Jejejeje, que tendrán todas nuestras madres que saben hacer una comida estupenda!!!! En mi defensa diré que yo preparo unos purés riquísimos, jejeje!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 12:59

      ¡Jajaja! Pues los míos no deben estar muy allá, porque la bichilla siempre prefiere la comida de mi madre, aunque no esté triturada y sea más difícil de comer.

  • Responder
    Madreyautonoma
    5 diciembre, 2014 at 08:55

    Pues M no ha probado los purés en su vida. Mis padres al principio se mostraron algo reacios al BLW pero al cabo de un mes vieon que el niño no se moría y que disfrutaba de lo lindo con la comida así que se pasaron a nuestro bando. Algo más costó mi suegra que a día de hoy sigue convencida de que el niño no come nada pero como viven lejos se lleva bien.
    Respecto a los purés de adulto, nosotros tomamos de vez en cuando pero el experto de la casa en esa materia es J sin duda alguna.
    Por cierto, si quieres recetas sencillas para tu bichilla, pásate por mi blog, que tengo una sección de BLW!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 13:01

      ¡Jajaja! Claro que no se mueren,pero yo era la que no estaba dispuesta a aguantar un mes con malas caras y críticas, así es que dejé convencer por los purés. Eso de que los niños no comen nada es una expresión muy habitual (yo reconozco que de vez en cuando me pongo en plan maruja y la voy soltando por ahí). De tu blog tengo cantidad de cosas que aprender ¡esta será una más!

  • Responder
    Anónimo
    5 diciembre, 2014 at 09:15

    Yo tampoco soy de los mas mañosa para la cocina y en mi vida he hecho un puré… se morirá mi nena de hambre? jejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 13:02

      ¡No! No te preocupes. Estos bichillos están hechos a prueba de bombas y de mamás fatales para la cocina. Si hay hambre los pobres se comen lo que sea.

  • Responder
    http://saldelapuro.blogspot.com.es
    5 diciembre, 2014 at 09:49

    Jejejeje, me imagino a tu madre perfectamente, como si la estuviera viendo.
    Cuando mis hijos eran pequeños no se hablaba de BLW aunque el peque me salió tan mal comedor que más o menos fue lo que hice, ir dándole otras opciones fuera del puré.
    La mayor era una santa y se ponía morada de puré y yo lo hacía al vapor para aprovechar las vitaminas excepto el de pescado, que descubrí que lo comía mejor si era un poco más caldoso entonces hacía el pescado al vapor y cocía las verduras y las trituraba en ese caldo. A mí me fue bien, con la mayor claro, con el otro podría escribir un libro porque llegó a pasar un día entero sin comer nada, mi casa parecía la degustación de siete bodas, llegamos a ofrecerle gusanitos para saber si era algún probema de asco a la comida, ni los gusanitos quiso. Y a día de hoy come porque es imprescindible pero no le gusta casi nada, 4 cosas así que en los viajes es una aventura.
    Un besín.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 13:04

      El puré es rápido y se lo suelen comer mejor, pero como dices, hay niños que desde el primer momento en el que introducimos la alimentación complementaria te mandan a tomar viento cuando ven que todos los días hay que comer el mismo puré. Yo soy mala cocinera, pero también una vaga, así es que hago una sola comida y si no la quiere no hay más opciones el el menú. Ya comerá más tarde para merendar o cenar o que se reenganche a la teta si no aguanta. Ya está visto que te salió delicadito del todo y que ni de mayor se ha enmendado. Supongo que también existe gente así, por lo que no sirve de nada forzarlos a comer.

  • Responder
    Cosetes de Marta
    5 diciembre, 2014 at 10:16

    Pues al modo natural natural, triurando con la batidora y sí que le agregamos el agua de hervirlas.
    siempre las hemos hecho así y a mi sobri bichillo le gustan!!

    Un Besazo!

    Te dejo mi nuevo post. Coronas de Cumpleaños caídas del cielo. Estrellas!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 13:05

      Ese es el método de mi madre. Y yo mi hermano y yo sobrevivimos a la infancia en perfectas condiciones.

  • Responder
    La agenda de mamá
    5 diciembre, 2014 at 11:20

    A mi también me gusta más cocinar al vapor y pasar del agua, sobre todo para los peques. Ellos no tienen un estómago muy grande y van a beber agua después seguramente, así que qué necesidad hay de aguar el puré si puede estar bien concentrado?! Pero bueno, es mi teoría porque ya sabes que Miss L purés ha comido pocos (solo los días que teníamos cremas para comer o cenar los mayores)
    Un besote!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 13:06

      Esa misma sensación tengo yo: que si el estómago es pequeño y la mayor parte del puré es agua, no van a alimentarse nada. Aunque con la cantidad de puré que ingiere esta niña algo de alimento atrapa seguro.

  • Responder
    Clauminera
    5 diciembre, 2014 at 12:32

    Mi madre también es muy buena cocinera, mejor que mi abuela y eso si que suele ser extraño (a ver si se me pega algo y yo término siendo mejor que ella)

    Yo también he mezclado los purés tradicionales (en cacerola y batidora, nada de robots que considero innecesarios porque en eso estoy con tu made, un puré es tan fácil que todo el mundo sabe hacerlo) y los trocitos, y mi glotoncete no le hace de momento ascos a nada. Ayer después de su pure de verduras se tomó la mitad de mi rodaja de salmón en papillote y pedía más, como le gustó!

    La verdad es que es una gozada tener unos bebés zampones porque cuando mi madre me cuenta lo desesperante que era que yo comiese….menos mal que en esto mi hijo se parece mas a su padre

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 13:09

      Entre mi abuela y mi madre yo no sabría elegir. Mi madre dice que la suya era aún mejor porque cocinaba cosas riquísimas con 4 productos de lo más sencillos. Yo, ni aunque me dejen sola en la sección de productos gourmet del supermercado lograría nada apetecible. Lo de los robots es que hay gente a la que les facilita mucho las cosas, y como yo nunca he tenido ninguno siempre estoy cavilando y pensando que con un trasto de esos me convertiría en la mejor cocinera del Pueblucho Infernal. La bichilla, ahora empieza a discriminar un poco las verduras. Pero cambia tanto de gustos según el día que yo se las sigo ofreciendo para ver si vuelve a tomarles cariño.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    5 diciembre, 2014 at 13:12

    Pues yo me he convertido en una experta en purés y mi madre no hacía más que decirme que eso no hay quien se lo coma, pero a UBMF parece gustarle así que…

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 17:34

      Oye pues ni el bichillo se los come, que es lo que interesa ¡es que te das buena mano con los purés!

  • Responder
    Cuestión de madres
    5 diciembre, 2014 at 14:00

    Mi madre una artista haciendo purés… es que hasta me los como yo de lo ricos que le salen… yo soy más bien del montoncillo y con la olla me apañaba… eso sí…en una cosa que coincidimos mi madre y yo es en darle trocitos cuanto antes y la pequeña nunca ha comido fruta triturada.. desde los 6 meses a trozos y eso que mi suegra casi me denuncia por mala madre.. pero es que la niña no quería la papila de frutas ni a tiros..jejejeje.
    Un besazo guapísima y feliz fin de semana

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 17:36

      Mi bichilla no le hace ascos ni a los trozos ni a los purés, pero claro, para comer en trozos tarda una eternidad, se aburre y come menos cantidad. Mientras que con el puré ella abre la boca que da gusto y acabamos de comer en un segundo. No es que yo tenga prisa (no tengo que ir a ninguna parte) pero vamos alternando ambos métodos y según las revisiones y los percentiles robasueños parece que anda bien alimentada.

  • Responder
    Sonia (la mamá de Álvaro)
    5 diciembre, 2014 at 14:20

    Pues a mi me pasó como a ti. Me decanté por el BLW pero todos pusieron el grito en el cielo. Después cuando vi lo que ensuciaba mi angelito di marcha atrás y optamos por un BLW dirigido. Es decir, no trituró pero soy yo la que le doy d comer. Cuando cambiamos a esta nueva modalidad el perro se puso muy triste 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 20:16

      ¡Jajaja! Pobre perro. Pues visto esto, a mediodía hacemos purés dirigidos y por la noche BLW libre ¡no veas las ganas que tenemos de acostarnos después de recoger todo el tinglado!

  • Responder
    diasde48horas
    5 diciembre, 2014 at 18:22

    Pues yo tengo que decir que nosotros empezamos con purés pero en cuanto el niño se espabiló un poco, estiraba la mano y me cogía comida del plato o de la fuente. Así que su alimentación fue una mezcla entre purés que yo me empeñaba en darle y BLW que él se empeñaba en practicar. Eso sí, se lo comía todo, eh? los purés y los trozos, que mi niño no le hace ascos a nada 😉 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 diciembre, 2014 at 20:19

      Bueno, esa es otra, que a mediodía yo e doy puré, pero cuando ve los platos ajenos también se harta de todo lo que pilla. La bichilla también parece poco escrupulosa para la comida.Espero que continúe así,porque como hay quien dice que a partir del año algunos niños dan un cambio radical y los que comían mal lo hacen bien y al revés, nunca estoy segura de cuánto me durará la buena racha.

  • Responder
    mamapuede
    7 diciembre, 2014 at 17:54

    Fijate que yo soy de las que pienso que los niños se acostumbran al sabor de casa (ya sea hecho por papá o por mamá) y eso es lo que les gusta. Yo soy pésima en la cocina, bueno, en realidad no lo he intentado, no sé cómo me saldría así que mi madre para evitar que los niños estén mal alimentado ha optado por hacer ella los purés, ella es quién les da de comer todos los días y los fines de semana me manda el tupper, si lo tengo que hacer yo utilizo la babycook que me regalaron, ese es todo mi secreto jaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 08:41

      Pues si ocurre tal y como tú lo crees ¡menda suerte! Porque la verdad es que a pesar de mis malas dotes para la cocina mi bichilla come muy bien, con lo cual, si ya se ha ido acostumbrando a los peores platos del mundo, en cuanto pruebe otras cosas ya sólo le quedará disfrutar. Mis platos no se parecen en nada a los de mi madre, oye pero es una suerte que la tuya les cocine a los tuyos para toda la semana. De la Babycook hablan muy ben, pero no me decido a dar el paso de comprar un robot de estos para que luego no me de buen resultado.

  • Responder
    Concollares y a lo loco
    9 diciembre, 2014 at 21:11

    Hola!!
    Me ha encantado tu post, mi gordito empezó a comer trozos al año y ya con 16 meses que tiene come solito, es lo que tiene ser un chico de guarderia, yo no se cocinar si no es con la thmx toda una inversión a la que le sacamos el máximo de partido.
    Aquí aterrice gracias a la entrevista de Berto y por aquí me quedo! Bss

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 diciembre, 2014 at 10:36

      Lo de la Thermomix me lo he replanteado cantidad de veces, pero claro, me parece que es una inversión muy grande sólo para hacer purés. Aunque quienes la tienen dicen que hacen maravillas para adultos en la cocina. Me alegro de que hayas conocido el blog desde Ciudadano 2.0 y de que te animes a quedarte. ¡Bienvenida!

      • Responder
        Concollares y a lo loco
        10 diciembre, 2014 at 10:46

        Gracias! Juro que no soy representante de thmx pero de verdad que es uno de los cacharros que me da la vida, la inversión recuperada en el primer mes 🙂

        • Responder
          Planeando ser padres
          10 diciembre, 2014 at 10:58

          ¡Jajaja! Te creo, te creo, porque conozco a personas humanas, de carne y hueso, que tampoco son representantes de la marca y están enamoraditas de su cacharo.

  • Responder
    Mis blogs favoritos de maternidad: 1-7 diciembre
    10 diciembre, 2014 at 11:55

    […] Planeando ser padres: con el artículo “Cualquier sabe hacer un puré”. En el que nos explica las diferentes formas de hacer puré de forma muy […]

  • Responder
    María (La cajita de música)
    11 diciembre, 2014 at 17:59

    Yo no he probado pero a mí fácil no me parece! jajaja. Tengo una thermomix que espero rentabilizar a base de purés para el pipiolillo…

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 diciembre, 2014 at 19:15

      Como te escuche mi madre diciendo que hacer un puré no es fácil… Ya que tienes el aparato en casa ¡sácale partido!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.