Crianza

Revisión pediátrica de los 12 meses

Revisión pediátrica de los 12 meses ¡vacunas!

Revisión pediátrica de los 12 meses ¡vacunas!

Una mijita tarde, porque nos han cambiado de pediatra, de enfermera, la hora de la cita y todo lo que les ha venido en gana debido a los recortes en nuestro centro de salud (¡con lo bien que funcionaba!), acudimos a la revisión de los 12 meses de mi bichilla. Un año ha pasado ya desde que la parí y miradla, ya se ha criado sola y se ha hecho independiente del todo. El nuevo equipo de pediatra más enfermera que nos han asignado me gustan, pero prefería a los anteriores, porque la pediatra era más vieja (y seguro que más sabia) y la enfermera menos joven. A esta muchacha casi le da un pasmo cuando le dije que la niña no había comido nunca cereales para bebé, porque come comida de humano estándar desde los 6 meses y ahora no vamos a volver hacia atrás. Pero empezando por el principio, la revisión pediátrica de los 12 meses ha sido un drama por todas partes, sobre todo porque la bichilla ya no entra feliz en la consulta y desde la puerta iba diciendo no-no-no y haciendo el gesto de negación con el dedito. La criaturita ya se temía lo peor. Y en cuanto empezamos a desnudarla aguantó medianamente contenta mientras la pesaban, pero al tumbarla para saber su altura ¡se desató su furia de niña mayor y ya no paró hasta que salimos por la puerta de la consulta!

1. Medidas y peso. Mi bestiecilla parda pesa 10 kilos y 750 gramos y mide 80 centímetros. Sigue en el percentil 75 de peso y en el 97 de atura. Si ya me lo decía mi madre, que tenía que comprar ropa más grande porque los jerséis no le tapan la espalda, los vestidos le llegan a la mitad del culo y los pantalones no le alcanzan el tobillo. Vamos, que está grandota comparada con la media, y a ojo se le ve saludable y muy fuerte. Encima de la báscula no paraba de moverse, ni tumbada ni sentada se quedaba quieta. Y aquello iba pasando de los 11 kilos, para luego bajar a los 10,5 cuando se agarraba a la cortina o al medidor… En fin, que la joven enfermera dedicó un rato largo para poder obtener los numeritos.

2. Revisión de la pediatra. Esta le miró los ojos, oídos, nariz y boca. Confirmo que ya tiene incisivos arriba y abajo, la puso desnuda y de pie en el suelo para ver cómo se movía y en ese momento la bichilla dio unos pasitos hacia su papá. Aunque aún no camina sola, parece ser que con esto ya tienen suficiente para saber que su desarrollo es normal. A continuación miró los genitales, palpó el estómago… vamos, lo de rigor. Excepto poque la niña se defendía dando unos manotazos asalvajados que dejaron perpleja a la pediatra. Sí, porque hace tanta fuerza que es capaz de desplazar la báscula, la camilla y cualquier cosa que tenga a su alcance.

3. Introducción de alimentos. La enfermera quiso saber si ya había tomado leche de vaca, si habíamos hecho la introducción del huevo y qué cereales tomaba. Respecto a la leche, le dije que ya llevábamos como un mes dándole un poco en el desayuno, de una marca adaptada para niños que nos habían regalado, pero que en cuanto se me acabe me pasaré a la leche entera del supermercado. Y le pareció bien. Luego le dije que la introducción al huevo la había hecho de la siguiente manera: cogí un huevo, hice una tortilla francesa con jamón y queso, se la di a la bichilla, ella se la comió entera y no mostró signos de reacciones adversas, de lo que he deducido que por el momento no presenta signos de intolerancia al huevo. Aquí la chica se quedó sin habla. Sé que soy una bruta y que las cosas no se hacen así, pero lo mismo hice con el gluten, y la leche y de momento ha sobrevivido. También es verdad que antes de la tortilla, mi bichilla fue el banco de prueba de los 5 intentos de bizcocho (cargados de huevo) que tuve que hacer hasta dar con el de su cumpleaños. Y muchos de ellos ni siquiera estaban bien cocinados. Si aquello no me la dejó traspuesta… Ahora, que no le recomiendo a nadie este sistema, porque si le hubiera causado una reacción el susto podría haber sido monumental. Sin embargo, la enfermera joven quedó espantada con mi técnica, pero a la pediatra no le pareció mal. Respecto a los cereales, la joven tampoco entendía por qué no se los había dado a la bichilla. Ya le dije que ella cereales come, pero de uno en uno y no de 8 en 8 con cacao o con miel. Come galletas, pan, arroz, pasta, y todo eso son cereales. No voy a volver a las papillas y al biberón cuando la niña es capaz de comerse un filete entero con las manos.

4. Recomendaciones alimentarias. Pues vista mi afición a introducir los nuevos alimentos según mi criterio y mis propios métodos, me recomendaron no darle a la niña chocolate ni pescado azul al menos hasta los 18 meses. Y eso es todo. Por lo que parece, con el resto de alimentos podemos seguir haciendo lo que nos venga en gana, como hasta ahora.

5. Las vacunas. Resulta que de golpe y porrazo nos han cambiado el calendario de vacunación de mi bichilla y a los 12 meses le han puesto la de la Hepatitis A y la Triple vírica (sarampión, rubeola y paperas). Yo iba toda dispuesta con la niña embutida en un pantaloncito suave para que no le apretasen tras los pinchazos ¡y resulta que las de los 12 meses se ponen en los brazos! Un pinchazo en cada uno. Y más llanto, y más llanto. Una de ellas, si causa reacción es en las siguientes 24 horas y la otra puede hacerlo a los 4-5 días. Por ahora no hemos notado nada raro.

Fue salir de la consulta y el llanto cesó de pronto. Así que ya que estábamos metidas en faena, nos fuimos a la oficina del SEPE porque me tocaba renovar la demanda de empleo. Curiosamente nunca he podido renovarla a través de internet (dicen las malas lenguas que es porque a los parados quieren tenernos controlados y siempre disponibles para ir a sellar justo cuando toca). ¡Vaya mañanita más aprovechada! Ya no volveremos a la pediatra hasta los 15 meses, para poner la dosis de recuerdo de Prevenar.

Esto te puede interesar

46 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    8 diciembre, 2014 at 08:14

    Tengo que decírtelo, pero como le das una tortilla a la niña sin saber si le va a hacer reacción el huevo?? Eres tremenda!

    Por lo demás, la niña esta perfecta así que haces bien en seguir como te de la gana pero mujer….jaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 08:43

      Es que no tenía paciencia para ir haciendo la introducción del huevo según las pautas marcadas: que si un poquito de clara, que si un poquito de yema ¡iba a tardar 2 años en ver si el huevo le sentaba mal! Ya había ido probando antes pequeños trozos de mis bizcochos a medio cocer y parecía que hasta le gustaban, así es que me arriesgué. Menos mal que ya me quedan pocas cosas peligrosas en las que iniciarla.

  • Responder
    Mama Blogger
    8 diciembre, 2014 at 08:22

    Hay que ver lo que esta creciendo tu bichilla! Me alegro, y ya nos dirás si le gustan las tortillas, jejeje!!!!

  • Responder
    mamaenbulgaria
    8 diciembre, 2014 at 08:52

    Mujer yo no creo que seas tan bruta… Como se te da tan bien esto de desdramatizar, probablemente has superado la etapa de primeriza y tienes la confianza de una multímadre no? Yo la verdad, con la mayor era un manojo de inseguridades y lo hice todo exactamente como me decía la pediatra. Luego una ya coge confianza y sentido común mediante ya hace un poco las cosas como quiere.

    Lo de la tortilla tampoco me parece exagerado, si ya habías probado antes con unos pellizcos de bizcocho y no había habido reacción. Ah una cosa, además de no darle chocolate ni pescado azul, no te han dicho nada de los frutos secos? Aquí recomiendan no darlos hasta los 2 o 3 años.

    • Responder
      Madreyautónoma
      8 diciembre, 2014 at 10:37

      ¡Hola!
      Recomiendan no dar los frutos secos hasta los 2-3 años (algunos pediatras hasta los 5) por el riesgo de atragantamiento. En principio, si se los das en forma de crema o triturados dentro de un bizcocho no habría problema. Hay que vigilar la primera vez que se lo damos, claro, por si hay alguna reacción.

      • Responder
        Planeando ser padres
        9 diciembre, 2014 at 11:04

        Sí, sí las prohibiciones respecto a los frutos secos siempre suele ser por lo duros que son y los riesgos de atragantamiento que conllevan, no por cuestiones de alergias. Como a la bichilla aún le quedan cantidad de cosas por probar creo que nos esperaremos bastante tiempo para dárselos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 10:49

      Es que creo que yo miedos verdaderos de primeriza no he tenido nunca. O es que tengo demasiada confianza en mí misma o es que soy una inconsciente del todo. En esta visita no nos han dicho nada de los frutos secos, pero como en el grupo de crianza nos insistieron tanto, creo que lo tengo bien interiorizado. Pero ahora que lo dices, creo que es un fallo que no lo hicieran, porque al ser la primera vez que nos visitaba esta pediatra ¿cómo puede saber lo que ya tengo aprendido y lo que no?

  • Responder
    BabyReciclArt by vanesa
    8 diciembre, 2014 at 09:44

    Jajajajaja me he reído mucho con tu visita… Y en parte me he sentido identificada!
    ¿Lo de la tortilla? Si fuera alérgica se le habría notado desde el primer bocado y si es intolerancia es mejor darle bastante para asegurar asi que… No veo problema.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 10:50

      Pues la gente me tilda de loca perdida (mi madre la primera). Pero si tenemos que pasar el susto ¡cuánto antes lo sepamos mejor! De momento parece que la niña sigue diseñada a prueba de bombas.

  • Responder
    Clauminera
    8 diciembre, 2014 at 09:45

    Si que está grande tu bichilla! Y adelantada, los 4 colmillos ya, madre mía! Les duelen tanto como dicen? Porque mi bichito, que no es de quejarse, está con las muelas y lo está pasando mal el pobre

    • Responder
      Clauminera
      8 diciembre, 2014 at 09:54

      Uy, sólo se ha publicado parte de mi comentario.

      Te decía que según comunidad autónoma y pediatra, te dicen o hacen una cosa. Mi bichito tuvo la revisión de los 12 meses el lunes pasado y si le pincharon en los muslos, y 3 pinchacitos, que aquí ponen la prevenar a los 12 meses, y ya hasta los 18 no toca volver.
      Y respecto a la alimentación, a mi me dijeron que ya si pueden tomar pescado azul, que lo que hay que esperar a los 15 meses, las legumbres (aún que yo ya le doy lentejas). Pero mi anterior enfermera (que también nos la han cambiado y también me gustaba más, aún que al revés que tú, era una chica joven y ahora una señora mayor) me dió otras pautas de alimentación. ¡Al final nos vuelven locas con tanta disparidad de criterios!

      Pero bueno, lo importante es que nuestros bichitos se están criando bien. Espero que a tu bichilla no le den reacción las vacunas, en eso nosotros creo que hemos tenido suerte y nos hemos librado

      • Responder
        Planeando ser padres
        9 diciembre, 2014 at 11:00

        Calla, que lo que tiene mi bichilla son los 4 incisivos, no los colmillos. Ahora edito el post y lo corrijo. De los 8 dientes que tiene ninguno parece que le haya molestado especialmente, y no hemos tenido que darle medicación ni nada. Sólo he notado que se le irrita la barbilla porque babea más durante esos días, y que muerde todo lo que se le pone a tiro menos el mordedor fresquito que le compramos para estos casos. Ya ves el calendario de vacunación es completamente diferente en cada sitio. De las legumbres aquí no dicen nada. De hecho, mi bichilla ya ha comido garbanzos y judías y no le han sentado mal. Mañana habrá pasado una semana de las vacunas y no ha tenido reacción esta vez. ¡Menos mal! Porque las de los 6 meses fueron tremendas.

  • Responder
    Madreyautonoma
    8 diciembre, 2014 at 10:17

    Jajaja, nosotros vamos este viernes, a ver qué nos dicen. Respecto al huevo, yo hice lo mismo que tú, a los 8 meses tortilla francesa y ya está, todos tan felices. Lo de que hay que separar el huevo, en fin, en primer lugar yo no soy capaz de hacerlo y en segundo lugar siempre va a haber algo de clara en la yema y viceversa.
    Y luego del resto, cada pediatra tiene su propio calendario, una amiga en Francia le dijeron que nada de empezar con fruta, sólo verdura y la fruta cocida y nada de naranja…ya ves no creo que los niños franceses sean muy diferentes.
    Al final lo que prima es el sentido común y pensar ¿cómo lo hacían nuestros abuelos sin minipimer? Pues eso.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 11:02

      Mira, qué consuelo saber que no soy la única loca que se ha atrevido con un huevo entero. Y tú aún lo hiciste antes, porque yo me esperé a que cumpliera un año. Sí que hay diferencias tremendas respecto a otros países, pero es que dentro de España, dependiendo de la comunidad autónoma y del pediatra que te toque también pueden ser brutales los consejos contradictorios que se dan. Yo a mi abuela no me la imagina dividiendo el huevo en 100 partes para dárselo a ninguno de sus 6 hijos…

  • Responder
    http://saldelapuro.blogspot.com.es
    8 diciembre, 2014 at 10:52

    Jajajaja, me muero cuando explicas lo bruta que eres!!! Pero tranqui que yo creo que no es pa tanto.
    Yo con la mayor seguí las indicaciones del pediatra(que era buenísimo, lástima que se jubilase) y todo bien. El segundo no comía, ya lo he dicho, y acabé haciendo lo que me parecía porque sino se muere de inanición. A veces he pensado que le vinieron fatal los 15 días que estuvo en incubadora, comiendo sin orden y si no tenía hambre las enfermeras le daban jeringuilla(nunca entendí porqué por entonces no dejaban a las mamis ir de noche a dar de comer, creo que ha cambiado menos mal) porque nunca comió bien, nunca lloraba de hambre ni de recién nacido, era ver para creer.
    El caso es que el crío nunca ha comido así que yo hacía todo tipo de inventos, combinaba puré con BLW, merendaba la comida y comía la cena, lo que fuese porque además, tampoco dormía, jejejeje. El caso es que se críen sanos, lo demás viene rodado y no hay que dramatizar.
    Un besín.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 11:08

      A nuestra pediatra anterior nos la han cambiado e centro de salud, pero también le quedaba poco para la jubilación, así es que antes o después nos hubiésemos tenido que despedir de ella. Yo dramatizo poco con esto d ela crianza, y muchas veces no sé si es porque me parece más sencillo de lo que imaginaba o porque soy una inconsciente que no se da cuenta de donde residen esas preocupaciones que le quitan el sueño a otras mamás. La bichilla está sanota y fuerte. Come de todo, aunque ya empieza a selecciona la carne antes que las verduras y ahí sí que tenemos que insistir con los purés. Pero por lo demás, no hay alimento que se niegue a comer. Lo del sueño ya es otra historia, porque fue perfecto hasta los 7 meses y ahora se desvela cantidad de veces de noche, pero es soportable.

  • Responder
    unamamaarquitecta
    8 diciembre, 2014 at 10:57

    Pues yo no creo que seas tan bruta…nosotros le fuimos dando trocitos de yema cuando hacíamos ensaladilla y no le hacía nada así que un día la hicimos una tortilla de un huevo y se la dimos!! Lo de las vacunas es increíble, a la emperatriz a los 15 meses sólo le tocaba la de la varicela pero como ya no la ponen ni hubo revisión.. En la de los 12 meses la pusieron la triple vírica y el Prevenar y tampoco le dieron reacción. En unas dos semanas nos toca la revisión de los 18 meses..son vacunas de nuevo así que a ver cómo se porta la peque..Besitos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 11:10

      Yo he intentado darle la yema de un huevo cocido y creo que extraña la textura y la escupe. Y ya no le da más oportunidades. Esto del calendario de vacunas es un descontrol. Yo no entiendo por qué dentro del mismo país cada niños debe estar vacunado de cosas diferentes. Hoy iré a una charla sobre este tema. A ver si saco algo en claro y os lo cuento.

  • Responder
    Celia Fernández
    8 diciembre, 2014 at 12:23

    Aunque espero que no se me malinterprete… no puedo evitar dejar este comentario, jeje… Por la parte que me toca, porque soy enfermera (no soy mamá aún sino en mi primer embarazo), tengo que decir que no creo que la edad tenga algo que ver con el criterio de la chica, bueno o malo, que ahí ya no me meto (¡no tengo ni idea aún de alimentación infantil!). He visto muchas enfermeras jóvenes y muy profesionales, y otras muchas de más edad a las que deberían retirar…, no por su edad sino por su mal trabajo, que por muy sabias que puedan ser o parecer por su edad… igual están ya requemadas y tienen pocas ganas de atender bien a un paciente. No lo digo sólo como enfermera sino también como paciente, que tuve que acabar pidiendo un cambio de matrona porque la que me asignaron tenía unas pocas ganas de trabajar… Mi matrona de ahora es mucho más joven pero da gusto ir a la consulta cuando toca visita. ¡Gracias y disculpa, tenía que decirlo! 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 11:13

      ¡Jajaja! Bienvenido sea tu comentario. Ya sé que el hecho de ser joven o vieja no tiene nada que ver. Lo que pasa es que nosotros hemos pasado de una pediatra y una enfermera al borde de la jubilación ambas y muy al día de todos los temas acerca de la crianza respetuosa y natural, a una chica que se escandalizaba por todo: que si nunca ha comido cereales industriales, que si le sigo dando la teta con un año, que le di un huevo de golpe… Y lo más curioso de su reacción es que cuando se asombraba de todo iba a cuchichearlo con la pediatra, de mediana edad y que no se espantaba de nada de esto. Pobre muchacha. Fue muy agradable en el trato pero creo que le falta bastante rodaje.

  • Responder
    La agenda de mamá
    8 diciembre, 2014 at 13:13

    Pues por lo que veo tu técnica de introducción al huevo es similar a la mía solo que en nuestro caso fue Miss L la que me “robo” un trozo de mi tortilla y se lo comió sin más XD
    Pobre enfermera, casi le da un infarto!!
    Me alegro de que esté genial la bichilla.
    Un besote

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 11:15

      La bichilla es que no ha tenido oportunidad de robarme la tortilla porque aquí soy poco de hacerlas, pero visto lo bien que se la come creo que va a convertirse en una de las cenas fijas de cada semana. Me da miedo haber traumatizado a la enfermera joven¡debe andar como loca buscando esta forma de criar en sus libros!

  • Responder
    Amarantisima
    8 diciembre, 2014 at 14:35

    Buenísimo. Mi bichilla cumplirá un año pronto y también fui de “bruta” a darle una tortilla de una vez, aunque sin queso y sin jamón. Le he dado helado de chocolate y panqueques con fresas y aún está viva y sana. Que si es por ella, también se come un filete sola con las manos, pero aún no la dejo hacerlo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 11:16

      Lo del relleno de la tortilla era por si no le hacía demasiada gracia el huevo solo, y porque así tiene más sustancia. La mía también prefiere la carne y el pescado a lo bruto, mientras que las verduras ya empieza a mirarlas mal si no vienen en forma de puré. Un poquito de helado le he dado a probar de vez en cuando (nada, un lametón y listos) y la verdad es que a todo le coge afición.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    8 diciembre, 2014 at 18:17

    Está grande!!!!!!! Sabes UBMF ampoco ha probado los cereales hasta hace poco, casi con dos años fue, y se los dí una noche como podía haberle dado galletas o bizcochos con la leche.

    En cuanto a lo del huevo, tampoco creo que sea para tanto…

    Besosssssss

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 11:22

      Recuerdo que me comentaste que UBMF ya era grandote cuando empezó con las papillas de cereales. En esto d ea maternidad yo y no quiero decir que no voy a hacer determinada cosa, porque a los dos días puedo verme haciéndola y tragándome mis palabras. Pero a mi bichilla parece que los sólidos le van más que los triturados, o al menos viéndola comer parece que los disfruta más, por lo que de papillas estamos a cero en esta casa.

  • Responder
    Cosetes de Marta
    8 diciembre, 2014 at 18:24

    Madre mía, todo ésto se me hace muy lejano por ahora!
    Sí con mi sobri, que por ahora tiene 18 m, y no ha probado ni el choco, si la tortilla y las vacunitas!!

    Un Besazo
    Te dejo mi último post. Coronas de Cumpelaños llenas de estrellas!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 11:23

      A mi bichilla un poquito de chocolate sí le he dejado chuperretear de vez en cuando, pero muy poca cosa.

  • Responder
    yllegom
    8 diciembre, 2014 at 19:32

    Pero que alta es la bichilla!!! Yo con el huevo fui un poco brutita también… por suerte no ha tenido intolerancia. De momento lo único que le ha sentado mal son los calamares… pero es posible que nos hayamos precipitado en dárselo porque creo que se puede dar a los tres años y M cumplirá ahora los dos…

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 11:24

      En eso habrá salido a su papá, que mide 1,88. Mira,los calamares no los ha probado pero nunca hubiera dicho que fuese de los alimentos que pudieran sentar mal a un bebé. Por si acaso, me esperaré con ellos.

  • Responder
    Una sonrisa para mamá
    8 diciembre, 2014 at 22:47

    Madre mía que grandota está la bichilla!! ahí se ve que tu técnica funciona a la perfección!

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    9 diciembre, 2014 at 00:16

    pobrecillos, que mal lo pasan en las revisiones. A nosotros nos dejaron elegir si vacunar en el brazo o el las cachitas. y opté por las piernas que parece que sufre algo menos. Está preciosa!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 diciembre, 2014 at 11:26

      A nosotros no nos dejaron elegir la zona del pinchado, pero comparando los llantos de mi bichilla con los de las vacunas anteriores yo creo que el trauma ha sido más o menos el mismo.

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    9 diciembre, 2014 at 16:00

    Pues mira… ya me he terminado enterando de todo lo respectivo a vuestra revisión de los 12 meses. Al final no os la han llegado a poner a dieta, por lo que se ve… 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 diciembre, 2014 at 09:51

      ¡Cosas de mi madre! Ya no le hago más caso con eso de que la niña come demasiado. Debo ser la única persona a la que los percentiles la tranquilizan.

  • Responder
    diasde48horas
    9 diciembre, 2014 at 23:51

    Se ve que la bichilla está sanota, sanota 🙂
    Me gusta cómo has introducido el huevo, yo le di medio huevo cocido la primera vez, pero la tortilla seguramente estuviese más rica, dónde va a parar…

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 diciembre, 2014 at 10:46

      Con el huevo cocido hice un experimento pero parece que la textura de la yema así no le hace mucha gracia. Es como si pensase que es un papel o algo no comestible y lo expulsa de nuevo hacia afuera. Volveré a intentarlo próximamente, porque como eta niña cambia de gustos por días…

  • Responder
    matronaonline
    10 diciembre, 2014 at 20:38

    ay… el SEPE, qué coñ… rolleteee…
    Las recomendaciones sobre la introducción de los alimentos cambian cada 2 por 3… no hay una ciencia cierta al 100%, se va probando y si al cabo de “x” años se ve que aumentan las intolerancias o alergias, se vuelven a modificar. Es el cuento de nunca acabar!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 diciembre, 2014 at 09:59

      Mira, pues de eso no tenía ni idea. Porque mi madre también me la lió por darle a la bichilla la tortilla de golpe. Y eso que ella es de la escuela antigua. El caso es que ya ha experimentado muchísimo con el huevo y parece que la tragedia ya no se va a producir.

  • Responder
    María (La cajita de música)
    11 diciembre, 2014 at 17:45

    jajaja, me parto imaginándome a la enfermera mirándote con cara de “OMG!”

    Qué grande que está tu bichilla 🙂

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

  • Responder
    Marta
    19 diciembre, 2014 at 14:26

    Lo de la tortilla es de aúpa, aunque con mi petite hice algo similar, jijji, qué mal le puede hacer un huevo con un año, no? Jajaja. Veo que tu Bichilla progresa adecuadamente, bien por ella 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 diciembre, 2014 at 15:55

      ¡Somos muy brutas e inconscientes! Pero funcionó (y menos mal, porque si no el susto…)

  • Responder
    Revisión pediátrica de los 15 meses
    12 marzo, 2015 at 07:00

    […] todo. ¿Recordáis el episodio de cómo introduje el huevo en la alimentación de mi mochuela en la revisión pediátrica de los 12 meses? Pues esta chica creo que no gana para sustos con nuestra forma de […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.