Opiniones

El fondo de armario de aeropuerto de mi bichilla

El papá de mi bichilla y su fondo de armario de aeropuerto

El papá de mi bichilla y su fondo de armario de aeropuerto

Cuando el papá de mi bichilla y yo éramos jóvenes y nos queríamos, él solía traerme un detallito casi siempre que hacía viajes internacionales. No es habitual que pase más de dos noches seguidas fuera de casa, pero oye, si se iba a Suiza me volvía con unos bombones riquísimos (de una marca conocida que también se vende en España pero pagados a precio de oro de la economía helvética). Y si iba a Holanda me traía unos quesitos redonditos monísimos, especiados y con su propia tabla para servirlos. Sí, está visto que a mí se me puede conquistar fácilmente por el estómago. Y entonces nació mi bichilla, y las inquietudes de su papá hacia mi persona pasaron a un segundo plano. Creo que pensó “si la he preñado una vez esta ya no se me escapa”. Y las atenciones aeroportuarias pasaron a mi churumbelita en un abrir y cerrar de ojos. No quisiera yo quejarme de que a su papá se le caiga la baba con ella y que no tenga ojitos ni pensamientos para nadie más. Lo que ocurre es que este hombre pone mucha intención en los regalos que trae de sus viajes para la niña, pero poca atención al tema de modelos y tallaje. Esto ha hecho que mi bichilla esté juntando un fondo de armario aeroportuario, muy cosmopolita pero muy poco ponible. Estos son los artículos que han gozado de menor éxito en esta casa.

1. El body suizo. Creo que ya se había agotado la baja de paternidad del papá de mi bichilla cuando tuvo que realizar, muy a su disgusto por dejarnos solas ante el peligro de la maternidad primeriza, su primer viaje a Suiza. Ya en el aeropuerto, pues le pasó lo que suele sucedernos a todos cuando nos hacen personarnos en las terminales tanto tiempo antes de la hora de embarque: que empiezas a dar paseítos arriba y abajo para que los minutos vuelen, ves tiendas, cafeterías y al final te montas en el avión cargado de souvenirs y hartito de comer comida rápida a precio de restaurante de 3 estrellas Michelín. Y así, este papá recién estrenado vio un body muy rojo y muy navideño, con una frasecita que ahora no recuerdo, un reno pintado y un diseño que tengo desdibujado en la mente, porque nunca llegamos a estrenarlo. Ahora mismo no sé ni dónde andará guardado. No es que yo sea una mala mujer y peor madre (que también) y que no haya querido hacer uso del regalito que con tanta ilusión le trajo su papa. Es que el body era de manga corta, se lo regaló en invierno, de talla de 3 meses… vamos, que no había forma de darle uso. Por no causarle un desaire, mi madre, que siempre se posiciona del lado de su yerno, me decía que podía ponerle una camiseta interior debajo del body para al menos estrenarlo… Vamos, que para el futuro heredero quedará aun con la etiqueta puesta y todo.

¿Sabéis literalmente lo que pone? Buenas intenciones en una talla inadecuada

¿Sabéis literalmente lo que pone? Buenas intenciones en una talla inadecuada

2. La camiseta alemana. Este verano, el papá de la bichilla retomó sus periplos por tierras alemanas para hacer yo no sé qué, y volvió a caer en la tentación. Creo que ya habíamos empezado con la época intensa de colecho con la bichilla. Y esto, unido a los dos cursos de alemán que ha hecho este hombre, pues se tradujo en un enamoramiento instantáneo por una camiseta verde, muy verde, y difícilmente combinable con el resto del vestuario de la niña. En ella se veía una cama con una leyenda que indicaba algo así como que era el bebé quien daba permiso a sus papás para dormir con ellos. Muy apropiada para la situación que vivíamos (y que seguimos teniendo en la cama a día de hoy), pero con un color bastante llamativo y con un tallaje pequeño. Sí, porque aún a sabiendas de que esta niña durante el verano necesitaba ropa para 18 meses (a pesar de que ella no tenía ni 9) el papá de mi bichilla pensó que cogiendo la talla de 12 meses de niños alemanes sería suficiente para este cuerpecito serrano y español. Pero no fue así. Por lo que os confirmo que los niños alemanes de 12 meses siguen siendo más pequeños que mi bichilla de 9. A saber qué les dará de desayunar la Merkel.

Zara tiene prendas más alegres para niñas. Demasiado formal para mi gusto

Zara tiene prendas más alegres para niñas. Demasiado formal para mi gusto

3. El chándal español. Lo reconozco, ir al Zara de al lado de la oficina y comprarle un chándal a la niña, porque el frío ha llegado de golpe y su mala madre le ha comprado todos los modelitos en un outlet de internet, que se ha retrasado mes y medio con el envío, no puede considerarse como fondo de armario aeroportuario. El caso es que yo no sé qué tienen los compromisos laborales de este hombre que le hacen evadirse de la realidad y lanzarse a comprar moda infantil. No sé si para desconectar del trabajo o para acordarse más de la bichilla. Y así, se me plantó hace unos días en casa con un chándal horroroso del todo, con sudadera granate de letras doradas y pantalón gris. Sin estampado ni gracia ninguna. Sólo de imaginarme a mi bichilla metida dentro de semejante ropaje depresivo se me quitaban las ganas de vivir. Menos mal que esta vez la compra tenía arreglo y pude cambiarlo todo al día siguiente en el Zara del Pueblucho Infernal. ¡Benditas cadenas de tiendas! Por cierto, que generalmente la ropa de Zara me entusiasma pero hay algunas cositas que me ponen los pelos como escarpias.

Con todo esto no quiero insinuar que todos los papás sean iguales y tengan tantas buenas intenciones pero tan poco acierto con lo que compran. ¿Vosotros habéis vivido este tipo de situaciones? ¿Es tan difícil entender las necesidades de tallas y estación de ropa que necesita un bebé?

Esto te puede interesar

37 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    15 diciembre, 2014 at 07:28

    Jaja mujer el pone la mejor intención…jaja

    Dicho esto, yo me encargo absolutamente de todo el armario de mis peques

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 16:10

      ¡Jajaja! Si a mí me hace ilusión ver lo mucho que se acuerda de ella cuando viaja (no tanta el hecho de queme haya suplantado para lo regalos de aeropuerto). Generalmente yo me ocupo de toda la ropa pero de vez en cuando me hace estas trastadas.

  • Responder
    Madreyautonoma
    15 diciembre, 2014 at 08:17

    Jajaja, pobre, por lo menos se acuerda…J nunca se ha interesado por la ropa. A nosotros nos ha pasado algo parecido con los regalos. Nos han regalado abrigos de plumas talla 6 meses, es decir para ponerlos en Junio y petos cortos talla 12 meses, para el calor del invierno.
    Nosotros vamos haciendo cajas con la ropa que ya no le vale y la vamos pasando entre varios amigos con niños, así no nos da tanta pena guardar nada.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 16:12

      Yo no me arriesgo a prestar ropa porque la gente dice que luego nunca te la devuelven. Y como está en nuestros planes tener más bichillos pues ahí ando,siendo una urraca que lo guarda todo celosamente hasta la llegada del siguiente mochuelo. Yo no sé por qué le cuesta tanto a la gente visualizar que si el niño va a tener X meses en el futuro, la estación del año también habrá variado para entonces.

  • Responder
    Mama Blogger
    15 diciembre, 2014 at 08:31

    Al menos se acuerda, jejejeje!!! Yo también me encargo yo solita de toda la ropa de mis peques!

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 16:12

      Si como padre no tiene precio, siempre tiene un detalle para la bichilla, pero me hace unas inversiones…

  • Responder
    mamaenbulgaria
    15 diciembre, 2014 at 08:33

    A ver… yo entiendo al papá de la bichilla eh? Es muy bonito por su parte, sobre todo cuando muchos padres ni se molestan en comprar ropita a sus hijos y dejan que se encargue la madre. Mi marido no tiene nada de ojo para tallas ni colores para él mismo, así que para sus hijos menos; me encargo yo de la ropa de toda la familia.

    Respecto a los detallitos aeroportuarios.. antes también eran todos para mi; ahora las chocolatinas son para la niña y tengo que mendigarle alguna si quiero catarlas. Eso sí, los imanes de nevera son para mi solita 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 16:14

      Lo del gusto para los colores del papá de mi bichilla le viene de un gen defectuoso heredado y claro, contra eso poco podemos hacer. Aunque es verdad que para sí mismo suele conseguir muy buenas combinaciones, pero a veces estira esos estilismos de oficina hasta la niña. Y claro, yo entro en depresión. Casi que estoy deseando que mi bichilla entre en la edad del chocolate para poder pillar yo algo, aunque sea de rebote.

  • Responder
    Marigem
    15 diciembre, 2014 at 09:07

    Jajajaja, me parto. Lo mejor es que te traígas cosas ricas cuando os queríais, jeje.
    En mi caso mi marido tiene buen gusto, en cambio tengo un cuñado que…madre mía, si el vistiese al niño no sé que parecería.
    Un besín y me he animado a hacer la wishlist de Fnac, y si no gano(que no voy a ganar) al menos he soñado despierta un buen rato, jejeje.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 16:17

      Sí, eso de cuando nos queríamos se lo digo mucho,porque desde que nació la niña la relación de pareja ha cambiado tanto (y no digo yo que casi toda la culpa no sea mía, pero es que la maternidad me está dejando el romanticismo para el arrastre). Bueno,si el que tiene mal gusto es tu cuñado estás salvada de este tipo de despropósitos. Suerte con la wishlist de FNAC. Yo tampoco aspiro a ganar nada pero al menos mi padre ya ha revisado ese post y lo mismo se estira una mijita con el regalo de Reyes.

  • Responder
    Cosetes de Marta
    15 diciembre, 2014 at 09:22

    jajjaa, pobre !1
    Es que algunos hombres ponen toda la intención pero las tallas y el diseño se le escapan.
    Piensa en positivo, lo intenta, se acuerda y hace lo que puede,
    En mi pueblo se dice que quién hace lo que puede, no está obligado a más, jijiji

    Un Besazo
    Te dejo mi nuevo post. Árbol de Navidad de Fieltro, a prueba de balas 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 16:18

      ¡Jajaja! Me gusta el dicho de tu pueblo. Aunque sólo sea para dormir con la conciencia tranquila es un buen lema. A ver qué tal esos arbolitos tan de esta época.

  • Responder
    Clauminera
    15 diciembre, 2014 at 10:59

    Jaja, pobre, pone toda su buena intención.
    Mi marido le compró un pijama a lo poco de nacer, muy ilusionado, que le quitó la etiqueta y todo nada más llegar a casa, y le estaba pequeño. Que disgusto se llevó, pero al menos tiene una foto de recuerdo.
    Desde entonces, sólo le compro yo la ropa, el se dedica a no parar de traerle juguetes sin parar (yo se los voy guardando para dárselos de poco en poco y creo que a este paso voy a necesitar una ampliación de la casa para meterlos)
    Por cierto, mi hermana me mandó de Alemania ropita que le comoró, y lo mismo, yo pensaba que sería más grande pero a mi hijo le venía mini,míni, se lo puse de recién nacido y era todo de más de 3 meses, está visto que los españoles al menos en algo vamos ganando terreno alemanes

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    15 diciembre, 2014 at 12:35

    es que esto de las tallas… es diferente en cada sitio, ese ha sido elproblema de acertar! jajaj
    Me ha hecho gracia eso de cuando eráis jóvenes y os queríais. Que seguís igual y no os habéis enterado!!
    jajaj

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 16:20

      Yo entiendo que lo de pensar que los niños alemanes iban a ser más grandes que mi bichilla sea un error común pero ¿y os colores que me trae? Ahí no valen excusas. Eso de «cuando éramos jóvenes y nos queríamos»es una de mis frases más recurrentes cuando quiero echarle algo en cara a este hombre. Ahora me funciona cada vez menos.

  • Responder
    Cuestión de madres
    15 diciembre, 2014 at 13:48

    Qué bueno tu marido… detallista pero… con el gusto rarito.. jejejeje..
    El mío no les ha comprado jamás de los jamases nada a sus hijos… pero vamos… que se le descompone la cara si vamos juntos y le digo que hay que comprarles algo como para que salga de él…
    El día que les compre algo haré fiesta nacional y lo publicaré a los cuatro vientos..jejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 16:21

      ¡Nunca nada? Ni un juguete o algo. Que no digo yo que se tenga que meter en berenjenales de tallas de ropa pero oye, ya me puedo dar con un canto en los dientes de lo detallista que me ha salido el mío. A ver si se anima el hombre y os da la sorpresa por navidad.

      • Responder
        Cuestión de madres
        15 diciembre, 2014 at 20:05

        ni un triste chupa chups… nada de nada… y te puedo asegurar que no va a ver ni un detalle ni en Navidad, ni en cumpleaños ni en aniversario… lo suyo no son los detalles comprados… luego en el día a día no me puedo quejar… el desayuno lo hace él todos los días y con los niños juega mucho y los lleva a todos los cumpleaños y fiestas… 😉

        • Responder
          Planeando ser padres
          16 diciembre, 2014 at 12:10

          Bueno, menos mal que el hombre tiene sus virtudes. Pues me recuerda a mi padre, que desde que éramos pequeños hasta hoy nunca nos ha comprado un regalo. Como mucho nos da el dinero para que lo compremos nosotros ¡detallista que es el hombre! Eso sí, con el dinero que nos da muchas veces podemos comprarnos el triple de lo que queríamos inicialmente, así es que se lo perdonaremos.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    15 diciembre, 2014 at 15:36

    jajaja, por aquí maridín en esos berenjenales no se mete, y yo lo agradezco!!!! Él es más de comprar un coche, un camión, un peluche… Y mira, yo que soy muy de combinar colores y tonos, el tema de vestir a los niños lo llevo yo!!!! aunque con eso de que a veces van iguales, tampoco lo tiene muy difícil!

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 16:23

      A lo mejor si la bichilla hubiera sido niño, le hubiera dado más por el tema de los juguetes. Aunque creo que los dos tenemos tan grabado en lamente que no queremos trastos porque la niña apenas le hace caso a nada, que por eso se inclina siempre hacia los modelitos de bebé. Tener dos (bueno, tú ahora tres) y vestirlos iguales te quita un montón de faena. Yo lo veo súper práctico.

  • Responder
    Sonia (la mamá de Álvaro)
    15 diciembre, 2014 at 17:24

    Mi señor esposo, amante de Los Barcos, Sociedad Alcoholica, Metálica y demás ruido, le trajo un conjunto de bodys negros con la insignia de estos grupos. Ver a mi angelito tan mono y tan dulce vestido de negro en vez de celeste pasteloso estuvo a punto de costarnos el divorcio. Desde entonces no ha vuelto a comprar nada mas, a Dios gracias.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 18:49

      ¡Ay pobre! A mí es que con los bebés me entra la vena ñoña y no me gusta nada de nada verlos vestidos de colores oscuros. Ni grises, ni marrones ni negros por mucho logo de grupo de música o de cualquier otra cosa que queramos que luzcan. Que Metálica con fondo celeste también quedará monísimo (aunque quizás no lo fabriquen todavía). El mío ya lleva 3 tropezones, pero no se corta y sigue comprando.

  • Responder
    María (La cajita de música)
    15 diciembre, 2014 at 18:17

    jaja, pobreeee! Pues fíjate que al papá del pipiolillo le había encargado yo que fuera a comprar ropa a una tiendita que tiene al lado del trabajo… Él venga a decirme que prefiere ir conmigo, y yo insistiendo que confío en él! jaja, no sé si habrá sido una buena idea……

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 diciembre, 2014 at 18:53

      ¡Jajaja! Bueno, démosle un voto de confianza por ser la primera vez que le toca ir y porque se siente inseguro. Al papá de mi bichilla le ocurre al contrario:él ya sale envalentonado a comprar lo que sea sin pedir permiso y sin supervisión de nadie. Claro, los despropósitos del aeropuerto ya no tienen marcha atrás. Menos mal que cuando mete la pata en productos de una cadena e tiendas dentro de las fronteras de España con una visita y un cambio lo arreglamos fácilmente.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    15 diciembre, 2014 at 19:54

    Jajajajajaj mira que es feo el tonillo ese rojo Zara…no se por què los colores de Zara, da igual de que pais, no tienen brillo!!!
    Lo que cuenta es el detalle, no!!??

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 diciembre, 2014 at 12:09

      Sí, sí el detalle es muy bonito, pero el color muy feo. Yo hace años recuerdo que la ropa de Zara me gustaba más. Ahora parece que quieran convertir a los niños en adultos en miniatura y no me gustan esos tonos tan apagados.

  • Responder
    Una sonrisa para mamá
    15 diciembre, 2014 at 22:45

    La intención el lo que cuenta!! a ElPapádeIris le pasa igual o no acierta con el modelo o no se entera con las tallas ¡un desastre!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 diciembre, 2014 at 12:11

      Según van pasando los meses lo de las tallas lo va teniendo más claro (ya compra en centímetros y no en meses de bebé) pero el gusto por los colores sigue ahí… trastocado.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    15 diciembre, 2014 at 23:08

    jajajaj yo me divorcio!!! una cosa es que no se fije en las tallas, pero chico un poquito de gusto no??? pobree

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 diciembre, 2014 at 12:12

      ¡Ay! No legará la cosa a tanto que tiene sus cosas buenas, pero el colorido no está entre ellas.

  • Responder
    diasde48horas
    16 diciembre, 2014 at 13:03

    Jajajaja, estos hombres! Mi marido es la cosa menos detallista que te puedas imaginar… él no trae nunca nada, ni para mí ni para Redondo. Lo tendré que aleccionar mejor para cuando crezca el niño y se entere de algo… pero ya le diré que traiga chocolate o comida, que si se anima con la ropa seguro que le pasa lo mismo que a tu santo esposo jejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 diciembre, 2014 at 10:18

      El mío cambió y pasó de la comida a a ropa ¡y así nos vemos ahora! Debo reconocer que en este año con la bichilla ha cogido más soltura con el tema de las tallas, pero la combinación de colores aún le viene algo grande.

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    17 diciembre, 2014 at 01:02

    Yo creo que el papá de la bichilla es daltónico y nunca te lo ha confesado!! Ja jajajaja, pero oye, que lo que cuenta es la intención, y piensa lo bien que te pueden venir esas prendas para regalarlas con etiqueta y todo a compromisos que tengas por ahí de otros bebes pero que no te apetezca realmente molestarte en ir a comprar algo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 diciembre, 2014 at 10:32

      ¡Jajaja! No le busques excusas que para lo que quiere ve bien. Es mal gusto hereditario y punto. Porque él se combina sus cosas divinamente. ¿Cómo voy a regalarle a la gente cosas con textos en alemán? Nos van a tomar por locos o por pomposos (que es peor todavía, sobre todo en mi caso que no entiendo nada de ese idioma). ¡Ay, a ver si el siguiente churumbelito aprovecha algo!

  • Responder
    Marta
    19 diciembre, 2014 at 15:03

    Pero es que es inevitable!! Que las mujeres pasamos a un segundo plano es lo habitual 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 diciembre, 2014 at 15:57

      Oye, que hay que saber compartir. Un día un regalito para mi bichilla, otro para mí…

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.