Crianza

Cosas que mi bichilla NO hace con 1 año (II)

Más cosas que mi bichilla no hace

Más cosas que mi bichilla no hace

Como el día que decidí hablar de las cosas que mi bichilla aún no hace con 1 año me extendí más de la cuenta, he preparado una segunda entrega para desdramatizar esta etapa de la crianza, y que los papás que son ridiculizados porque sus bichillos aún no han alcanzado todo el desarrollo que se esperará de ellos cuando se conviertan en adultos, duerman mejor por las noches y se sientan identificados. Que todo el mundo sepa que no están solos en el universo, sino que probablemente se encuentran rodeados de otros progenitores a quienes la pompa y el boato les impide apiadarse de las situaciones de preocupación ajenas. Vamos, que es normal que los niños de 1 año se desarrollen de formas diferentes, que en pocos días hagan progresos asombrosos, pero también que lo que no consiguen el día que soplan las velas lo logren unas semanas después. Y no pasa nada. Esto no va a marcar su futuro. Ni el que se pone de pie primero tiene asegurado lo de ser un atleta de renombre, ni el que logra hablar el último va a carecer de don de palabra durante toda su vida. Todo esto es muy relativo y no debemos preocuparnos hasta que un profesional no nos explique que hay motivos para ello. Yo no me desvelo por estos asuntos, y tampoco soy experta en el tema, pero como mamá primeriza no vivo traumatizada al ver que mi bichilla de 1 año no hace cosas como estas.

1. Mi bichilla no duerme sola. Ni en su propia habitación, ni siquiera en su propia cuna. Lo normal es que duerma sola durante unas horas de noche, y también de día cuando hace la siesta, pero que de madrugada se desvele para tomar el pecho y ya se quede a colechar con nosotros. Y no pasa nada. No me da miedo que cuando tenga 20 años nos meta a su novio en la cama, ni que sea una adulta dependiente e insegura, ni que vaya a crecer con cualquier otra tara. Por mi comodidad, y la salud mental de su papá, preferiría que esta situación fuera diferente, que durmiese sola en su propia habitación, toda la noche del tirón, que no despegase los ojos en 12 horas y no se inmutase por ningún ruido. Pero no es así. Mi bichilla es de oído fino, de cercanía física y de teta nocturna continuada. Y no tengo ni idea de cuándo dejará de serlo, pero de momento la situación no me parece alarmante.

2. Mi bichilla no tiene muñeco de apego. Por no tener a veces hasta dudo acerca de que tenga algún apego hacia mi persona. Hacia la teta sí, pero hacia mí como mamá humana no lo termino de ver claro. Me ha salido una bichilla muy independiente, que no necesita ningún objeto especial ni para calmarse, ni para dormirse, ni muestra preferencias por los muñecos a la hora de jugar. Vamos, que en esta casa no sabemos qué es ese trauma tan habitual para otros padres, de salir a la calle sin el cacharro preferido de la niña y que nos la líe de lo lindo. Ya desde embarazada, yo dormía con un doudou al que trataba de traspasarle parte de mi olor, y que una vez iniciada la lactancia hasta he llevado metido dentro del sujetador, para ver si con el aroma de la leche conseguía que la bichilla durmiese durante más rato en su cuna sin reclamarme. Lo sé, esta técnica es contraria a todo apego sano, pero reconozco que he probado lo que se me ha ocurrido por tal de recuperar los centímetros de cama que mi churumbelita me roba cada noche. Y como no lo he conseguido seguimos colechando. No sé, a lo mejor empieza a mostrar sus preferencias por algún objeto de estos para dormir más adelante, pero de momento no sirven de nada. Aunque yo sigo colocándolos cada noche en su cuna. Persistente que es una.

3. Mi bichilla no tiene mamitis. Puede que sea por alguna de las razones anteriores, que es poco apegada a todo en general, o que realmente tiene nuestra cercanía cuando la necesita (como por ejemplo a la hora de dormir) pero lo cierto es que esta niña no está absolutamente nada enmadrada. Pero nada, de nada. Ni un poquito. Y a veces reconozco que me gustaría que me eligiera a mí en vez de darle igual estar con cualquier persona. Pero luego recapacito y me alegro de esta suerte, porque puede prescindir de mí en cualquier momento (o eso parece). El caso es que por mucho que la gente comente, esta niña no ha tenido mamitis, ni ha extrañado el estar con otra personas. Nunca, jamás. Ni siquiera cuando era bebé y se pegaba unos berrinches malísimos y muy largos cuando alguien menos conocido se acercaba a ella. Esta niña lo que tiene es muy claro quien le gusta y quién no. Y hay gente que le desagrada a primera vista, otros que no le caen bien por el tono de voz, o por el volumen de la risa, o porque son muy pesados y tocones, o porque quieren que se quede quietecita como un recién nacido en vez de dejarla explorar con libertad. Eso no es tener mamitis Eso es ser un espíritu libre y estar hasta el arco del triunfo de cierta gente ¡con sólo 1 año! Criaturita, no sabe lo que le queda que soportar.

4. Mi bichilla no tiene todos los dientes. Habrá padres que juren que sus hijos desalojaron el útero materno y ya tenían la dentadura completa y afilada de un tiburón. Y con 2 hilera de dientes. Igualito que un tiburón. Pues no es nuestro caso. A mi bichilla le salió el primer diente a los 7 meses. Con 1 año tiene 8 en total: 4 en la parte superior y 4 en la inferior. Exactamente los mismos en un lado que en otro. No le han salido por ahí dispersos. Pues esto es normal. Con 1 año no hay por qué tener la dentadura completa e incluso puede ocurrir que no haya hecho acto de presencia ni siquiera el primer diente (mis tetas lo habrían agradecido durante meses). Nadie es mejor padre porque a su churumbelito le salgan antes lo dientes. Ni se es un bebé peor por tardar en echarlos.

Y hasta aquí mi desmitificación de los avances que se le presuponen a todos los bebés de 1 año recién cumplido. ¿A vosotros os han calentado mucho la cabeza con estos temas?

Esto te puede interesar

46 Comentarios

  • Responder
    Marigem
    9 enero, 2015 at 07:46

    Jejejeje, me río mucho con estas entradas.
    Yo nunca me agobié por estas cosas, y más teniendo 2 que se llevaban un año porque me habría pasado el tiempo comparando. Lo único que yo recuerdo que me agobió fue que el niño, al empezar a andar caminaba raro, de verdad que lo hacía muy raro y levantaba constantemente un brazo buscando el equilibrio así que me dio por pensar que tenía una pierna más corta y me pasaba el día midiéndoselas, se las medía echado, de pie, a la vez, primero una y luego la otra y siempre me salían iguales. En una revisión pregunté al pediatra y le quitó importancia, los niños al empezar pueden andar raro, y lo del brazo pudo ser buscando equilibrio porque estaba inseguro. A día de hoy camina normal.
    Por lo demás cada uno a su ritmo, ya dije el otro día que los míos en temas de lenguaje iban avanzadísimos y para andar ya ves tú, pero,¿qué prisa tienen?
    Un besín.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 enero, 2015 at 14:08

      Mi bichilla ha estado varios meses intentando caminar de puntillas.Mi madre decía que hasta que no apoyara completamente el pie iba a ser imposible que caminase sola, como así ha sido. Ya ves, si es ahora que apoya toda la planta y sigue tambaleándose como Fraga en Palomares ¡imagínate la estabilidad que tenía cuando iba en plan bailarina de ballet! Cero patatero. Prisa no tengo ninguna, ni en que camine (que ya lo hace con 13 meses), ni en que hable (que es un loro pese a que no se le entienda casi nada de lo que chapurrea), ni en nada. Pero me indigna que la gente saque esa tendencia a menos preciar los logros que ha hecho y a hacer sangre con los que le quedan por hacer.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    9 enero, 2015 at 08:07

    Yo sí que me agobiaba con estas cosas cuando era primeriza, sobre todo porque no tenía cerca otras madres con quienes hablar. Ahora ya no me obsesiono con esas cosas, sobre todo porque no tengo tiempo jaja!
    Eso sí, que no me preocupe no significa que no desee que mis hijos vayan pasando fases. A ver si el pequeño empieza a hablar de una vez y nos podemos comunicar.. Yo creo que se está haciendo el interesante.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 enero, 2015 at 14:28

      En parte creo que la gente que se fija tanto en lo que evolucionan o no lo hijos de los demás, también lo hacen porque tienen mucho tiempo libre. Vamos, no tengo yo bastante con preocuparme de lo que aprende la mía, como para saberme al dedillo lo de los otros churumbelitos ajenos. Claro que deben superar fases, pero dentro de unos periodos de tiempo razonables, pienso que las preocupaciones excesivas no aportan más que intranquilidad innecesaria. ¡Jajaja! Tu peque te ha salido resistente y no hay quien lo baje del burro. Verás cuando empiece como no parará y te volverá aún más loca.

  • Responder
    Marta
    9 enero, 2015 at 08:49

    Hay que ver la cantidad de cosas que pensamos que tienen que tener o hacer a una determinada edad, y no se les deja una oportunidad para ese desarrollo. Lo importante es que se sientan seguros en un determinado momento: a la hora de pasar de la cuna a la cama, o del cuarto de los padres al suyo propio; y que sean independientes, no me parece nada mal. Eso sí, mamitis tendrá, te lo aseguro yo. Tal vez no ahora, pero en algún momento, tendrá.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 enero, 2015 at 14:32

      Verás como lo de la mamitis le viene con retraso. Si ya hasta me entran ganas de que me sea un poquito más cariñosa, porque es que va a lo suyo y no le importa el resto de la humanidad. Ahora que por fin anda, va como una loca huyendo cuando me encuentra por sorpresa en el pasillo. Se cree que la voy a coger en brazos, o que le voy a quitar lo que sea que lleve en la mano y se escapa correteando y riéndose hasta la punta más lejana de la casa. Lo que ha empeorado al crecer es el descanso nocturno. Ya no es sólo que no avancemos sino que parece que estemos en retroceso.

  • Responder
    Esther
    9 enero, 2015 at 09:43

    M. tampoco tiene muñeco favorito. Es mas los tira todos al suelo :S En la última revisión de los 15 meses me dijo q chupete fuera para dormir, q se lo fuera cambiando por su muñeco favorito…le dije q entonces se tendría que dormir con el movil o el ipad q es lo único que quiere….y me miró raro jajaja
    Mamitis tiene a veces y me encanta, pero luego se va con cualquiera y es muy independiente. Papitis alguna vez también.
    Lo que si que quiero es que hable ya! Solo dice cuatro cosas y señala para hacerse entender. Luego me arrepentiré seguro XD

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 enero, 2015 at 14:46

      Mira, por lo menos no voy a tener que buscarle algo para quitarle el chupete porque esta no quiere ni chupete, ni muñeco, y últimamente ni sábana, ni edredón ¡libre como los pájaros quiere estar todo el día! Y desde que camina, ya olvídate de llevarla mucho en brazos o de intentar retenerla. La mamitis aún la estoy esperando, pero lo de su papá es devoción desde que nació. Definitivamente ¡su preferido es él! Aquí con el lenguaje vamos mejorando mucho (o eso creo yo). Esta no señala lo que quiere. Nunca (a ver si esto también va a ser raro). Trata de decirlo: lo que está dominado es mamá, papá, teta, luz (dice buaaa,pero es la luz), me cachis (qué fina ella), pan, no… algo más dice pero ya es menos comprensible para quien no la conozca. Eso sí, cuando se despierta de madrugada (y en sueños) también habla, y eso te aseguro que hace poquita gracia. Además habla a grito «pelao». Mi sobrinita toda silenciosa, que apenas se la escucha, y esta que parece que tenga un altavoz dentro del cuerpo.

  • Responder
    Ana
    9 enero, 2015 at 10:01

    La gente tiene prisa por todo, por que crezcan, porque hablen pronto, corran pronto, le salgan los dientes pronto…. Yo a mi bichillo le digo que vaya mas despacio que edtá creciendo muy rápido! El tiene casi 4 meses y desde que se descubrio las mnos hace dos y se pasa el dia chupeteandoselas estoy harta de oir a la gente decir!!! Uyyyy eso son los dientes!! Dentro de poco le saldrán!! Fentará pronto!! Hasta una proma me dijo, ya se que no le van a salir ya.. Pero se le estan poniendo en el sitio y nota las cosquillitas!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 enero, 2015 at 14:50

      ¡Y porque se independicen pronto! Al final con tantas prisas, vamos a parirlos para que se vayan ya de casa. A mí también e da la sensación de que el tiempo ha pasado volando. Que hace un rato estaba en el paritorio y ahora ya va corriendo por el pasillo. La fase del descubrimiento de las manos es apasionante. ¡Meses se pasó mi bichilla con ese entretenimiento! A mí también me decían lo de los dientes y hasta los 7 meses no hicieron aparición. Cuando pasen unas semanas, si no le han salido aún, esas mismas personas te dirán que sí están pero que están enraizando primero. Lo que sea por no dar su brazo a torcer. ¡Jajaja! Lo de las cosquillitas es la primera vez que lo oigo. Tienen recursos para todo.

  • Responder
    Cosetes de Marta
    9 enero, 2015 at 10:08

    jajajja, mi sobri que ahora tiene 19 meses, no duerme solo, no tiene juguete de apego, si tiene mamitis y tiene dientes pero no todos, no habla muchas palabras claras pero si camina sólo, jajja
    Cada niño es un mundo!!!

    Un Besazo gigante!!

    Te dejo mi nuevo post. Reivindicaciones Bloggeras y Delantales Molones con ratitas!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 enero, 2015 at 14:51

      Lo de dormirse sola creo que es lo que más nos va a costar. Ahora de noche es cuando parece ser más demandante. ¡Ay! Creo que ese es el único aspecto en el que no me importaría que avanzase un poquito más deprisa.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    9 enero, 2015 at 10:18

    Tu bichilla es muy parecida a mi UBMF, excepto en lo de la mamitis…es una lapa!!!!
    Creo que nuestra forma de crianza es muy parecido y claro estamos pasando por todas críticas similares…hasta el moño estoy yo del «todavía está con la teta? todavía se despierta? todavía tiene pañal? todavía, todavía…» anda yaaaaaaaaa qué pesados!!! porque tengo que estar siempre justificándole!!?? pues no, ya me he cansado…

    Tampoco voy a decir eso de que cada niño es diferente, cada uno tiene su ritmo…está ya muy manido!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 enero, 2015 at 14:54

      La mía es de lo más despegada que te puedas maginar. Lo de la teta ya me imagino que debe ser la sensación de tu pueblo. A mí eso y lo del colecho es lo que más me critican. Bueno, y mi madre quiere quitarle el pañal desde los 9 meses, cuando aún ni caminaba. Para darme más faena y que me lo ponga todo perdido. Luego están los que te recomiendan el método Estivill (aunque no e llamen así) para todo: destetarla ya a la fuerza,echarla a dormir a su habitación y que llore unos cuantos días lo que sea necesario… Yo sólo quiero que vivamos felices los 3, y claro con una churumbelita berreando tras la pared no creo yo que fuésemos a ser más felices.

  • Responder
    Madreyautonoma
    9 enero, 2015 at 11:48

    Oye, que me has dado una idea para un post: el tema de del muñeco favorito. te resumo la idea aquí, en principio los niños si están seguros con sus padres no necesitan aferrarse a ningún muñeco ¡ya te tiene a ti!

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 enero, 2015 at 14:56

      Hala, pues ponte manos a la obra con el post. Claro es que en principio todos estos elementos de apego están pensados precisamente para que los padres podamos escabullirnos y que el bichillo sienta que aún hay un trasto que le hace compañía. Pero esto con mi bichilla no funciona. La verdad, es que miro un muñeco o doudou o chupete, y luego me miro a m´misma y no me extraña que no logre darle el cambiazo ¡no tenemos nada que ver!

  • Responder
    Y, además, mamá
    9 enero, 2015 at 14:21

    Mi peque con un año no hacía casi nada de nada. Justo a los 12 meses le salieron los primeros dos dientes, no empezó a andar hasta los 17 y no decía ni Pamplona. Creo que ni siquiera gateaba para entonces. Que nadie se asuste porque esto no es una competición y todos tarde o temprano pasan por las mismas etapas. Hay veces que los padres nos dejamos llevar por las guías que dicen todo lo que tienen que hacer en cada momento y no es así. Cada niño sigue su ritmo de crecimiento y desarrollo. Yo aún me preocupo porque con dos años no hable, pero me dicen que es completamente normal.

    • Responder
      Planeando ser padres
      9 enero, 2015 at 15:00

      ¡Jajaja! Es que Pamplona es bien difícil. Entre libros, internet, conocidos, amigos, marujas y pediatras alarmistas, vamos servidos de preocupaciones los primerizos. Yo no soy experta, pero por un caso cercano, tengo entendido que hasta os 3 años se considera normal que no hable. Sé que este puede ser un motivo de mucha preocupación, sobre todo porque es una habilidad que enseguida detectas si tienen o no otros niños de la misma edad, y claro, nosotros queremos que nuestros bichillos lo hagan todo antes y mejor que cualquiera. También están los niños que se retrasan algo más en el habla y que cuando van al colegio,la guardería o entran en contacto con otros mini seres de su mismo dialecto incomprensible se sueltan más.

  • Responder
    María {La cajita de música}
    9 enero, 2015 at 17:32

    Ayyy, cuánto te entiendo con lo del colecho! Yo sigo intentando, por mi salud mental, que vuelva a su cuna y suelo conseguirlo, pero él siempre duerme mejor en la cama, qué cosas!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 enero, 2015 at 10:15

      Hay gente que le ve la parte romántica a esto del colecho, pero ya te digo que no es mi caso. Si mi bichilla se durmiese en su cuna ¡todos contentos! Pero es que no hay forma.

  • Responder
    matronaonline
    9 enero, 2015 at 18:31

    Vaya… colechas, no tiene mamitis y tampoco necesita un muñeco de apego… por qué será? estará desarrollando un apego seguro tal vez? 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 enero, 2015 at 10:20

      ¡Ay no sé! Yo lo que quiero es que sea normal (y que me deje dormir alguna noche a solas en un trocito de cama más grande). Pero todo se andará.

  • Responder
    Ana
    9 enero, 2015 at 21:34

    No insistas en que tenga muñeco de apego… Para qué? Para que haya un trauma si lo perdéis? Paquete se le caiga en la calle y se lo lleve a la boca lleno de gérmenes? O que llore sí no se lo dejas chupar porque se ha caído? Quita quita… A mí la moda de los doudus y similares me parece una bobada. Y el que diga que al niño le da seguridad un trozo de trapo, es que le ha creado la necesidad artificial de apegarse a un trapo…

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 enero, 2015 at 11:02

      Claro, en esto tienes razón. Mi bichilla no se apega a nada material. Tanto es así que salimos a la calle siempre sin juguetes y la gente nos toma por sosos, pero es que no le hace caso a nada y se va distrayendo con los escaparates, los arboles, los coches, la gente… Lo que pasa es que a veces me gustaría descansar un poquito sola, pero esta visto que no la engaño con estos artículos.

  • Responder
    Rosa
    9 enero, 2015 at 23:59

    JajaJaja cómo me suena todo. La mía gateó a los 11 meses. Cuando dominó el arte del gateo, a los 16 meses anduvo o más bien empezó a correr jaja. Ahora tiene 21 meses y no habla apenas. Ella con su dedito señala lo que quiere o se trae lo que necesita para que se lo des. En cada etapa siempre me decían que hay que ver que aún no hace esto u lo otro. Pero yo de lo más tranquila 🙂 ya lo harán y echaremos de menos cuando no lo hacían

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 enero, 2015 at 12:42

      Desde luego que yo voy a echar de menos la tranquilidad de cuando estaba recién nacida y sabía de que la cuna o la hamaquita no iba a irse a ningún sitio. Lo malo es que no todos los padre mantienen la calma de la misma forma ante esos comentarios. Yo soy de ponerme de mala leche, pero no me preocupo pensando que la niña vaya retrasada en nada. Otros serán más sensibles y vivirán siempre con el alma en vilo creyendo que su bichillo no se desarrolla con normalidad ¡lo que nos gusta crear alarma!

  • Responder
    mamapuede
    10 enero, 2015 at 00:05

    Mis hijos tampoco tienen mamitis, ni un apego hacia mi persona claro, tal vez ahora Leo este pasando por una etapa más de mamá pero poquito.
    El muñeco de apego tampoco, Leo empezó a querer dormir con unos muñecos pasado el año largo, pero tiene varios que intercambia y no sale a la calle con ellos, son para dormir, o para jugar nada más.

    Vamos que yo lo veo muy normal

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 enero, 2015 at 12:44

      ¡Mira que bien!Que una bimadre crea que esto que hace mi bichilla es normal ya me consuela. Porque niña, parece que todo el mundo «real» lo ve anormal. Supongo que lo del apego más insistente de Leo ahora será normal por el hermanito que está prácticamente recién llegado, pero nada preocupante.

  • Responder
    Nuria
    10 enero, 2015 at 00:25

    Está claro qur cada peque lleva su ritmo y no hay que agobiarse. A mi ahora me miran raro por el tema del pañal porque con 30 meses aun no he conseguido que pueda hacer servir el orinal pero mira, creo que a la universidad (si va) no ira con pañal, asi que cuando la vea preparada se lo quitaremos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 enero, 2015 at 12:46

      La que tiene una lucha contra el pañal es mi madre, que mela quería despañalar a los 9 meses. Incluso aunque llegue la etapa del cole y aún no lo haya dejado, hay escuelas que tienen a un monitor de ayuda para los niños que lo necesiten Y ojo, porque una operación pañal antes de que el niño estar preparado también puede generar una de problemas importantes. Así es que paciencia.

  • Responder
    madremaya
    10 enero, 2015 at 00:35

    Te digo una cosa, mi hijo tiene 22 meses cumplidos el día de Reyes, y no se duerme solo, no tiene muñeco de apego, y no tiene todos los dientes (no se si sean los ultimos, pero todavía le están saliendo los colmillos de abajo, pero el caso es todos toditos no los tiene aún). La mamitis la tuvo en su momento, aunque no recuerdo que edad tenía, la verdad. Se le quitó y ahora se queda bien con sus abuelos maternos y con su padre si tiene que quedarse, pero se alegra cuando yo llego como si no hubiera mañana. No es que tenga mamitis, lo que tiene es preferencia, y aunque puede estar sin mamá, si está todo marcha mejor.

    El caso es, que cada niño es un mundo. Yo tampoco miro fechas ni calculo percentiles ni hago teoremas de Pitágoras. Se que todo va bien, que mi peque es feliz y nosotros más todavía de verle crecer sano y seguro.

    Nunca me han dicho lo que no hace porque se suele salir un poco del plato por adelantado, pero ya ves que esto que tu has nombrado no lo hace, y no hay ningún problema. Las cosas de palacio van despacio, y salen mejor! 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 enero, 2015 at 12:50

      Eso de las preferencias me ha gustado. Desde que nació mi bichilla, y más según a creciendo, yo noto que hay personas que le gustan más que otras. Así, de entrada, y casi sin haber tenido apenas contacto, hay gente que no le cae en gracia (como a mí) y otras personas con las que se apasiona. Pues ya están las señoras (siempre son mujeres) diciendo que eso es porque la niña extraña y porque está enmadrada¡si es de lo más independiente que he conocido yo en bebés! Claro, está feo plantarse y decirle a alguien (más aún si es de la familia): «Señora,la niña no tiene mamitis ni extraña a nadie, lo que pasa es que a usted no la soporta (por chillona, pesada, sobona, etc.) y punto». Yo la veo creciendo de lo más normal (grandota y con las tallas de ropa que no hay quien las entienda, pero por lo demás muy normal).
      Seguiremos criando sin prisas.

  • Responder
    La agenda de mamá
    10 enero, 2015 at 12:03

    Miss L tampoco tiene muñeco de apego, para qué quiere uno si tiene a sus papás cerca. De hecho estamos las dos juntas toooooooooooodo el día. Lo que para algunos si que tiene es «mamitis», para mi tiene un «apego seguro» por lo que he leído por ahí. Salgo de la habitación en un lugar «extraño» para ella y chilla como si la mataran, vuelvo y «aquí no ha pasado nada». Me sonríe, da besitos y sigue a lo suyo XD
    Un besote

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 enero, 2015 at 12:52

      Yo creo que lo más parecido a un muñeco de apego que tiene mi bichilla son mis tetas y claro, como esas no las encontramos en tiendas para darle el cambiazo. Calla, que mi bichilla no me echa de menos ni en lugares extraños (generalmente y si el resto de gente que la rodea es medianamente normal). Por eso a veces dudo de que lo nuestro no sea un apego seguro, sino un desapego total.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    10 enero, 2015 at 23:58

    Nuestra pequeña saltamontes tiene 15 meses y tampoco hace esas cosas. Eso es que la bichilla va por buen camino 😛 Bueno, mamitis sí que tiene de vez en cuando… 😀

  • Responder
    Paula (Sin Chupete)
    11 enero, 2015 at 15:42

    Pues Mopito anda más o menos igual. Mamitis sí tiene, aunque ya se le va pasando (ahora a veces tiene abuelitis), y sólo reincide cuando está malito. Tenía nada más que seis dientes hasta la semana pasada, cuando empezaron a salirle de golpe otros dos dientes y dos muelas. Llevamos unos días finos, como puedes imaginar!

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 enero, 2015 at 23:17

      ¡Ay la abuelitis! Eso lo tiene mi bichilla con mi madre, hasta el punto de que si le pasa cualquier cosa estando en casa de la abuela, acude a ella antes que a mí. A mí me gustaría verle ya las muelas para comprobar si así se me come mejor los filetes y las cosas difíciles. Pero si va a sufrir y vamos a pasar malos días todos, casi prefiero que se retrase todo lo posible.

  • Responder
    diasde48horas
    12 enero, 2015 at 11:19

    Pues eso, que tienes la niña más normal del mundo. Creo que niños que cumplan todos los puntos que tu bichilla no cumple hay pocos jejeje.
    Claro que nos gustaría que durmiese toda la noche del tirón y en su cama /cuna… pero todo se andará. Como dices tú no creo que a los 20 años te meta al novio en cama jejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 enero, 2015 at 23:33

      Si piensa traerse el novio a la cama, primero habrá que hacer un fondo común para ampliar el colchón, porque si dos adultos con un bebé de un año ya andamos escasos de movilidad, lo de dos adultos y dos post adolescentes con las hormonas revolucionada, ya no me quiero imaginar lo que será. Lo de dormir toda la noche del tirón,como hacía cuando nació, sería tan bueno… ¡ay, qué tiempos aquellos!

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    13 enero, 2015 at 22:34

    Pues hija, yo veo a tu bichilla de lo mas normal. Es mas, te diré que la veo muy sana psicológicamente (esto te lo digo a nivel profesional). El que no necesite muñecos de apego, que sea independiente y que tenga claro quien la gusta y quien no es señal de que tiene y encuentra siempre el afecto que necesita. El Miniser con casi dos años sigue con nosotros en la habitación (y muchas noches en nuestra cama), la gente lo ve mal pero que se preocupen más de a quien meten en sus camas ellos! Eso si, me tendré que comprar una cama de esas kingsize en cuanto llegue la Birkiki!

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 enero, 2015 at 20:51

      2 adultos, Miniser y Birbiki ¡yo no quiero pasar una noche en tu casa! Yo siempre digo que a esto del colecho no le veo el lado romántico, pero sí el práctico, por eso nos hemos enganchado a él. A la gente le gusta mucho opinar sobre lo que cada uno hace o mete en su cama. Y otra cosa que me pasa es que en los hoteles, como suelen poner dos camas de 105 centímetros unidas como si fuera una de matrimonio ¡es donde mejor dormimos!

  • Responder
    El rincón de Mixka
    14 enero, 2015 at 08:11

    Mi peque tampoco tiene muñeco de apego aún. He probado con varios, a ver si se anima (yo creo que me hace más ilusión a mí que a él, Jajajajajajaja) pero nada. El mayor sin embargo se aferró a Coco, y hasta los casi seis años…

    Y lo de los dientes, yo creo que aún es pronto para que tenga todos, ¿no? Este mío yo creo que va a ser tardío. A punto de hacer los 8 meses, sólo tiene dos dientines.

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 enero, 2015 at 20:57

      Así me veía yo, durmiendo con todos los muñecos para que adquiriesen mi olor y mi bichilla los acogiese con cariño.Pero nada de nada. También se los he restregado a su papá y tampoco ha funcionado. Yo he vivido feliz mi lactacia mientras no había dientes a la vista, porque cuando surgieron me pasé casi 4 meses haciéndole entender a mi bichilla que esos mordiscos dolían, por eso no tengo prisa porque estas etapas lleguen antes de tiempo.

  • Responder
    Cuestión de madres
    14 enero, 2015 at 14:35

    la vara que nos han dado a nosotros!!!!!!! y más teniendo dos primos del mismo tiempo (en el caso del mayor) y un vecinito un día mayor que la pequeña… todo era… mi hijo ya, mi hijo esto, lo otro… ¿el tuyo? pues igual… ya irá aprendiendo..jejejeje… odio las comparativas y los tiempos… las horquillas de edad es por algo… porque hay tiempo 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 enero, 2015 at 21:19

      Nosotros tenemos varios niños de la edad de mi bichilla, y una primita que va por delante. La comparación parece inevitable. Menos mal que ya estoy curada de espanto y no sufro con estos comentarios.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.