Libros

Libros recomendados. ¡A dormir! Eduard Estivill

Criaturita. No sabe lo que le desea Estivill cuando llegue la noche

Criaturita. No sabe lo que le desea Estivill cuando llegue la noche

El hecho de que en su día le pusiese a esta sección el nombre de “Libros recomendados”, ahora me sume en un mar de incertidumbre, puesto que hay libros sobre maternidad que he leído y que no recomendaría especialmente. El mío sí, que eso de desdramatizar el embarazo nos viene genial a los primerizos, pero por ejemplo el que voy a a tratar hoy ¡A dormir! del doctor Eduard Estivill, pues no está entre mis favoritos, la verdad. Iba a dejar este post para más adelante, pero el caso es que a raíz de algunos comentarios recibidos la semana pasada por mi post sobre el colecho como nuestra única forma para poder descansar en esta casa, he creído conveniente tranquilizar a las masas haciendo saber varias cosas: me he leído el libro del señor Estivill. He comprendido el método a la perfección (no tiene ciencia ninguna, hasta un mono tocando platillos podría entenderlo). No aplico el método porque me parece una crueldad y porque el papá d ella bichilla y yo somos débiles e incapaces de dejar a mi bichilla llorando a oscuras en una habitación. Una tabla impresa en un papel no me va a decir a mí cuando puedo o no coger a mi churumbelita en brazos. No le deseo el mal a las familias que han seguido el método Estivill a rajatabla y han logrado que sus churumbeles duerman del tirón con sólo unas pocas noches de verraquera. Cada uno cría como quiere, o como puede, o como sus bichillos le dejan. No creo que nadie sea mejor o peor padre por aplicar el método del señor Estivill, porque entiendo que quien lo sigue es porque está convencido de que es lo mejor para su hijo y su familia. Si usted aplica el método con la intención de hundir en la miseria a su criaturita, entonces el problema es suyo y como yo me entere voy a llamar a los servicios sociales para que le quiten a su mochuelo. Pero sin acritud ¿eh?

1. La OBRA. Así, con mayúsculas y todo. ¡A dormir! digamos que es un resumen del famoso método Estivill para enseñar a dormir a los bebés. Con esta mini obra (de poco más de 100 páginas) ya he tenido suficiente para saber que no me gusta el método Estivill, y desde luego no creo que vaya a invertir más tiempo en leerme su tratado completo. Porque este hombre considera que el sueño no es una de esas necesidades fisiológicas básicas del ser humano, y que hay que aprender a dormirse. Yo si tengo hambre como, y si tengo sueño duermo. Como adulta, tengo que hacer todo esto siguiendo unos horarios más o menos bien avenidos con los que me impone el resto de la sociedad en la que vivo. Pero mi bichilla no tiene este tipo de limitaciones, así es que no veo yo la necesidad de que se tenga que dormir todos los días a las 8 en punto de la tarde. Unos días se me duerme a las 9, otros a las 11, los que me dan ganas de matarme a la 1 de la mañana. En fin un descontrol, lo sé. Y me quejo, porque de vez en cuando me gusta mucho hacer un drama, pero lo tolero, porque entiendo que llegará el dichoso día en que más o menos su cuerpo necesite unas rutinas que le entren así solas, de forma infusa, y sin necesidad de tenerla que forzar. Eso no quita que el día que se me duerme a las 9 d ella noche me entren ganas de hacer una fiesta de la cantidad de horas que voy a tener para mí hasta que me entre el sueño.

2. El método Estivill. Ya sé que dije la semana pasada que el papá de mi bichilla y yo habíamos soltado a la niña un par de veces en la cuna, a oscuras, para ver si se dormía sola y que a esto le habíamos puesto el nombre de estivilizar. Y los defensores del método me dijeron que esto no funciona así. Y lo sé, pero es que no hemos sido capaces de ir más allá. Llamadme débil, tontorrona o auguradme un futuro de penoso colecho por no haber atajado a tiempo ese apego nocturno que me está desarrollando la niña. Ya sufriré yo el castigo en mis carnes, no os aflijáis por mí. Pero el método no me convence porque se basa en pensar que un recién nacido entiende que sus padres le dejen en una habitación a oscuras, solos, con un póster mono en la pared y un muñeco llamado Pepito. Que entiende que sus papás se van pero están ahí si los necesita (si yo fuera el bebé, tampoco me fiaría de lo que no tengo a la vista) y que van a ir entrando en la habitación para calmarlo con dulces palabras (que siempre serán las mismas, no se les puede dar conversación a los bichillos para dormirlos ¡con el palique que yo tengo!) y según unas tablas de tiempo que les permiten hacerse cargo de su hijo cada X minutos. De forma que esta X es un número cada vez mayor, hasta que el niño entienda que ahí no va a ir nadie a ver por qué no se duerme, o por qué llora, o por qué se ha meado por la pata abajo y necesita que le cambien los pañales. La tabla minutada manda y no se puede actuar hasta que no dé su consentimiento. Yo no sé cómo serán los niños de los demás, pero os aseguro que cuando mi bichilla nació este razonamiento no lo entendía. Y diría que ahora, con 15 meses tampoco. De hecho, el mismísimo señor Estivill reculó hace unos años diciendo que su método era para niños con entendimiento, a partir de 3 años. O sea, que los que habéis estivilizado a los vuestros a los pocos meses de nacer sois aún peor gente que el propio Estivill. Para mear y no echar gota oiga.

Si el resumen os parece corto, es porque ya no hay nada más que sacar en claro de este libro. A parte de que no me gusta el método Estivill en sí, no me gusta el libro como lectura. Es sencillo, fácil de leer, con letra grade para octogenarios y hasta ilustraciones (por si no te queda claro lo de cómo colocar la cuna, el póster y el muñeco Pepito en tu casa). Pero es repetitivo a más no poder. Yo le hubiera resumido las 100 páginas en dos carillas de folio, pero claro, así nadie le compraría el panfleto. Porque obviando la insistencia en estos 3 elementos y en la tabla de tiempos que hay que seguir de forma estricta, el método Estivill no tiene más enjundia. No hay nada más. Bueno, algo más sí: que si tu churumbelito trata de chantajearte emocionalmente con convulsiones y vómitos, tú ni caso, que no le pasa nada que eso lo hace sólo para que le dediques la misma atención que le dedicas durante el día. Yo es que cuando me metí en esto de ser madre no sabía que los niños duermen mejor si se les quiere menos por las noches. ¡Lo que me queda que aprender como primeriza! ¿Habéis leído alguno de los libros del doctor Estivill? ¿Os ha funcionado su método?

Esto te puede interesar

51 Comentarios

  • Responder
    Mamá de V
    12 febrero, 2015 at 08:16

    Cuando he leído el título casi me da algo xD ya pensaba que te habías pasado al lado oscuro… Tengo que reconocer que hay días que la desesperación me hace prguntar si no debería hacerlo, eso si, que hay noches muy duras!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:17

      Calla, que no veas la que lié ayer en Facebook por el título de la sección. E que la desesperación puede hacernos probar cualquier cosa. Y ya no me niego a nada en esto de la maternidad, que después tengo que andar desdiciéndome. Aunque de momento Estivill no ha calado aquí.

  • Responder
    marigem
    12 febrero, 2015 at 08:40

    Yo opino como tú, sabes que mis dos hijos son como la noche y el día y la mayor, aunque había que dormirla en brazos fue el clásico bebé que nunca dio problemas para dormir y yo era una mamá lozana y alegre, pero llegó el otro y nos dio ración doble de insomnio y yo era una mamá llena de ojeras y demacrada porque mi retoño no dormía ni de día ni de noche y en este caso ni en cuna, ni en mi cama(idea de mi madre, que no sabía la palabra colecho pero que le había resultado con mi hermana) ni nada, solo en brazos pero que despertaba al dejarlo en la cuna-cama o donde fuera, o cuando descubrimos que se dormía en el carrito pero acariciándole nos pusimos a ello y era un cuadro, pero preferí cualquier cosa rara y complicada a dejarle llorar, que ya lloraba igual al no poder dormir, pero no es lo mismo porque aunque no servía de mucho yo trataba de calmarlo, le cogía, le cantaba(yo creo que lloraba por eso), le cambié la hora del baño, la marca de pañales, la postura, seguro que lo hice mal pero me negué a dejarle llorar.
    Y con el tiempo durmió, casi se me va la vida y la cordura en ello pero ningún niño está despierto eternamente, no creo que sea necesario enseñarles a dormir porque eso es algo inerente a la persona y cuando van creciendo, juegan y se cansan más, van al cole y las cosas van cambiando ellos duermen, y sin traumas, se lo pide el cuerpo, aunque eso sí, unos duermen más que otros.
    Un besín y vosotros tenéis una manera de que la niña duerma feliz, pues seguid con ella porque el descanso es salud.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:22

      Después de todo, creo que duermo más de lo que cuento. Porque si descansase tan poco y tan mal, después de tantos meses estaría agotada y yo no me siento así. Me levanto con energía, hago cantidad de cosas y por la noche tampoco es que me vaya a la cama derrotada. Vamos, que lo de colecho me resulta incómodo, pero pese a adoptar posturas rarunas en la cama, creo que todos dormimos bastante. ¡Jajaja! Mujer, encima que le cantabas vas y dices que lo hacías tan mal que eso era lo que le provocaba el llanto ¡qué exagerada!
      Por ahora vamos a seguir teniendo paciencia y a esperar que se regule sola respecto al sueño, igual que lo hace con la comida y con el resto de cosas de la vida diaria. Todo el que tiene sueño se echa a dormir, el cansancio puede con nosotros por mucho que queramos resistirnos. Eso sí:la gente me decía que cuando caminase mi bichilla dormiría mejor porque se cansaría más y de momento no ha surtido efecto. Está todo el día correteando por toda la casa. Es que no para. Mi madre dice que debe caminar kilómetros a diario porque todo lo hace andando, pero no se cansa. Seguiremos con el colecho hasta que encontremos esa actividad que la agote de verdad.

  • Responder
    Mama Blogger
    12 febrero, 2015 at 08:40

    Yo si que me lo he leído, pero tengo que confesar que no apliqué su método porque me daba cosilla dejar llora a mi hija… Pero dicen que si funciona. El único método que me ha funcionado a mi ha sido el que mi peque se esta haciendo mayor y con ello duerme más.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:24

      Yo no veo nada malo en leerlo,porque tenía muchas dudas sobre él e igual pudiese haberme descubierto pautas de utilidad.Pero no somos capaces de aplicarlo. Voy a seguir tus pasos con eso de dejar que mi bichilla se haga mayor para ver si cambia en este asunto.

  • Responder
    Segundos Pasos
    12 febrero, 2015 at 08:42

    Yo también me había asustado!!!! la verdad es que yo no me lo he ni planteado y mira que el peque duerme poco y en brazos pero bueno, sé de gente que lo ha hecho y esta contenta y de gente que lo ha hecho y esta horrorizada.

    Pásate por mi blog que tengo sorteo!!!

    http://segundospasos.com/2015/02/12/sorteo-taller-a-handmade/

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:25

      Claro, es que hay gente a la que este tipo de adiestramiento le ha facilitado la vida. Nuestro problema es que para esto tendríamos que pasar por noches de llanto y soledad de mi bichilla, y no estamos por la labor. De momento nos sobra paciencia para seguir colechando.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    12 febrero, 2015 at 08:47

    Yo no voy a entrar en polémicas, sólo deciros a las que tenéis un sólo hijo que hacia los tres años suele ocurrir un fenómeno maravilloso: empiezan a dormir tooooda la noche del tirón! Supongo que siempre hay excepciones, pero por ejemplo mi hija mayor que dormía fatal, a los 3 años y pico empezó a dormir diez horas seguidas, es más, tan profundamente que no se despertaba por más ruido que hubiera. ¡Una maravilla! Ahora no se despierta aunque el pequeño se ponga a dar alaridos de madrugada.
    Espero ansiosa que llegue ese momento con el pequeño XD

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:28

      ¡Tu comentario es mucho mejor que entrar en polémicas! Saber que al final del túnel hay esperanza, que un día cualquier niño que haya dormido mal pasará a estar cansado, a realizar un cambio en su modo de dormir y dormirá mucho rato, de forma seguida y sin inmutarse, es la mejor información que nos podría llegar a quienes hoy estamos en esa otra fase que requiere tanta paciencia. Al haber vivido esa situación con tu hija mayor, supongo que tienes verdadera confianza en que antes o después el peque pasará por lo mismo.

  • Responder
    pequeboom
    12 febrero, 2015 at 08:56

    El lunes posteo yo sobre el sueño infantil…
    Haces muy requetebien.
    Besitos

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    12 febrero, 2015 at 09:30

    Yo hago igual que tú, somos unas blandas. Lo únicos que hacemos para “influenciar” en el sueño de M es intentar que no se nos duerma a las 18 de la tarde. Por ejemplo el otro día despertó de su siesta a las 15, pues allí que hubo juerga y actividad por la tarde, nada de paseos tranquilos. A las 21 cayó como un campeón. Esto nos sale a veces y otras no, claro.
    Una cosa que no dices del libro es que, para que el método sea más efectivo lo que hay que hace desde que nacen es que pasen el menor tiempo posible en brazos (sin que lloren). No lo digo yo, lo dice el autor. Así qué en fin, además de blandas unas lerdas, por acostumbrarlos a estar agustito en brazos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:33

      ¡Ay! Esas siestas traicioneras de la tarde. A mi bichilla también le pasa. Ha dejado de hacer 2 siestas durante el día para hacer sólo una antes de comer. Y claro, si la hace muy temprano, sobre las 6-7 de la tarde se amodorra y se me traspone. ¡Ayer durante 2 horas! Así no hay forma de que se vaya a dormir temprano, pero es que a veces se duerme a traición y no nos da tiempo de evitarlo. Desde que comenzó a caminar, a mi bichilla la tengo poco en brazos (si me escuchara Estivill estaría encantado conmigo) pero cuando nació ¡es que no la soltaba! Entre brazos, teta y porteo, la he llevado encima creo que hasta los 10 meses.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    12 febrero, 2015 at 09:45

    Jamásssssssssssssssss lejos lejos!!!! yo es que soy una persona muy influenciable, que le vamos a hacer!! y con un par de cosillas que he leido sobre este tipo me ha bastado para saber que no lo quiero ni en pintura.

    Nosotros estamos aplicando desde siempre el método del respeto, amor, paciencia y sobre todo el del paso del tiempo para que un niño pueda desarrollar eso que llaman sueño…

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:35

      Bueno,serás muy influenciable pero tienes bastante claritas tus ideas sobre Estivill. Yo he arriesgado mi salud mental para leer al menos este librito, y el resto ya no sé si haré el esfuerzo o no. De este método no puedo aprovechar nada:ni póster, ni muñeco, ni mucho menos el tema de los llantos controlados por minutos. Así es que también andamos esperando a que pase el tiempo y mi bichilla se críe sola, sin métodos y a su ritmo.Lo que viene a ser asalvajada perdida.

  • Responder
    clauminera
    12 febrero, 2015 at 10:46

    A mi me prestaron el libro cuando me quedé embarazada y la verdad que no lo leí hasta que ya había nacido mi hijo, que andaba desesperada por dormir, pero no pasé del principio. Una noche que ya no podía más en mi faceta zombi, probé su método y al final la que fue llorando a a tender a mi bebé, fui yo. Eso me parecía una crueldad! Nunca más.
    Por suerte, mi bichin empezó a coger horario de sueño el solito y a día de hoy le acuesto su siesta y por la noche, a una hora concreta, y tras parlotear y jugar el solito 5 minutos, se abraza a su peluche y a dormir.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:37

      Pues a mí hay madres que han aplicado el método que me han contado justo eso: “No pasa nada. Son 3 noches en las que el bichillo llora, tú lloras más que él,pero allí nadie entra en la habitación y luego todo solucionado para siempre”. Ea, no soporto yo que la niña llore sola, como para ponerme a llorar con ella.¡Al final caeríamos todos en depresión por culpa de Estivill. Mi bichilla duerme mucho mejor la siesta diurna que no por la noche. Nada, esperaré a que se produzca otro de esos cambios del crecimiento.

  • Responder
    cosetesdemarta
    12 febrero, 2015 at 11:22

    Yo os leo, y estoy en contacto con muchas mamis y hablan de éstos temas, y al verdad es que no he encontrado a ninguna que me hable bien del libro.
    Yo sin tener hijos y sin saber en mis propias carnes el tema, creo que no podría dejar llorar a mi bebé desconsoladamente, intentaría moverle la cuna, hablarle, cantarle y sino funciona cogerle.

    Pero bueno hasta que no esté jijij, a priori no me cae bien, jajja

    Un Besazo gigante!!

    Te dejo mi nuevo post. Todo de Caperucita!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:42

      Pues tiene que tener cantidad de seguidores del método, porque no hacen más que sacar reediciones, en todos los formatos. O eso, o es que todos lo leemos y al final ninguno nos atrevemos a aplicarlo. Pero si haces todas esas cosas ¡ya no es el método Estivill! Él sólo te deja atender al bebé si han pasado ciertos minutos. ¡Muy monas las cositas de Caperucita!

  • Responder
    diasde48horas
    12 febrero, 2015 at 11:33

    Yo soy como tú, soy incapaz de dejar llorar al niño. De todas formas, para mí no es un gran problema lo de dormir con él… hace ya unos meses que lo pasamos a su habitación y duerme allí generalmente hasta las 6 ó 7 de la mañana, luego se despierta, nos llama, lo traemos para nuestra cama y todos contentos. Eso ahora, cuando empezamos normalmente se despertaba algo antes, a las 4 ó 5… pero hacíamos lo mismo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:44

      Para mí el problema es tener que colechar toda la noche. Ella ahora se mueve mucho, ocupa mucho espacio, no se quiere tapar, nos tiene siempre al borde. Vamos, que el colecho en esta casa no es nada cómodo. Pero pese a estos inconvenientes, es la única forma de que no haya llantos y de que todos durmamos más horas seguidas.

  • Responder
    sradiaz
    12 febrero, 2015 at 11:52

    A nadie le gusta que lo abandonen a oscuras cuando tiene ganas de fiesta o un berrinche, creo que yo me sentiría fatal.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:46

      Ese es uno de los argumentos que usa, por ejemplo, Rosa Jové. Si tu ves a tu madre o a tu marido llorar en medio de la noche ¿no acudirías para ver qué le pasa y calmarlo? ¿Por qué con un bebé es diferente?

  • Responder
    marichollos
    12 febrero, 2015 at 11:52

    Para empezar, el método ni si quiera es suyo. Es de un tal Ferber o algo así, que tiempo después pidió perdón por él! Estivil lo único que hizo fue cambiar un poco los tiempos y ponerle su nombre. Y además, como bien dices, poco tiempo después también se retracto y dijo que no se podía usar con menores de 3 años.
    El problema que hay ahora es que queremos bebes que nada más nacer sepan dormir toda la noche y para ello si hay que tirar de Estivil o de biberones de cereales para que se llenen y duerman más, pues se hace. Y esto no es así, los bebés, en su mayoría no duermen del tirón en sus tres primeros años y es algo completamente normal, no les pasa nada. Los hay que tienen suerte y tienen niños de los que duermen del tirón desde el primer día pero no es lo normal. Y hasta que no aceptemos que los bebés se despiertan porque es su naturaleza, no dejaremos de intentar adiestrarlos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:50

      Ferber y antes un tal Spock, ya usaban el método que luego se apropió Estivill Este sólo cambió algo de las tablas de minutos y ya lo hizo suyo. Y en España se ha popularizado bajo su nombre. Lo peor, es que a veces consultas con gente antigua (madres, abuelas…) y parece que todo el mundo ha tenido bebés que dormían del tirón, y que esto de los despertares nocturnos es una cosa de los niños de ahora. Y no es cierto.Lo normal es que no duerman solos toda la noche, que no controlen los despertares, que se desvelen incluso cuando ellos querrían seguir durmiendo.Porque incluso los adultos lo hacemos (nos da frío o nos pica el culos, nos cambiamos de postura, vamos al baño), pero logramos dormirnos solos y sin ayuda, mientras que nuestros churumbelitos nos necesitan. Yo fui de esas que tuve suerte, y mi bichilla durmió en su cuna del tirón hasta los 7 meses… y desde entonces ¡colecho o muerte por insomnio!

      • Responder
        marichollos
        13 febrero, 2015 at 18:00

        l mio con 2 años y medio sigue despertando al menos una vez cada noche. Pero es que no me preocupa. Y si, tengo que trabajar al día siguiente (que leí por ahí que las que no nos quejamos es porque no trabajamos). Yo soy consciente de que tengo un bebé, y como madre consciente,no espero que duerma del tirón desde ya, se que es lógico que despierte, que sea suste, que tenga hambre, que le duela la tripa..mil cosas que pueden hacer que se despierte de noche. Así que nada, me levanto, le calmo y seguirá durmiendo seguramente, y si no, pues a mi cama y a descansar.

        • Responder
          Planeando ser padres
          14 febrero, 2015 at 11:19

          ¡Yo quiero ser como tú! Esa tranquilidad, ese cuajo para sumirlo todo con normalidad y tal cual se presenta. Mira que yo soy bastante despreocupada para casi todos los aspectos de la crianza, pero reconozco que con el sueño es con el que más insegura me siento.

  • Responder
    Piezecitos
    12 febrero, 2015 at 15:25

    Simplemente yo a él no le soporto…. he dicho!

  • Responder
    nuestrocachorro
    12 febrero, 2015 at 15:35

    yo sobre este método no tengo nada más que decir, me parece faltar al respeto e integridad de los peques

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:51

      En parte sí, porque es dejarlos de lado, que lloren lo que quieran porque nadie se va a preocupar de atenderlos. Eso con los adultos no lo hacemos.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    12 febrero, 2015 at 16:01

    El libro no tiene mucha chicha, en eso te doy la razón! Yo lo leí, y es el único libro q he leído relacionado con temas infantiles, porque me hablaron maravillas y, porque como dices tú, se lee en unos minutos.. ¿Qué me pareció interesante? El hecho de que hay q ser rutinarios (el ejemplo q pone sobre que los padres nos volvemos locos probando cosas para q los niños duerman y que, sin embargo, nunca se nos ocurriría poner a comer a nuestros niños un día en la cocina, otro en el baño, un día con cubiertos y otro con unas claquetas, me pareció interesante y muy lógico porque es una forma de no despistar a los niños).

    Este señor, que por lo menos tiene una carrera de 6 años, una especialización en pediatría de otros 4 años y una Unidad de sueño conocida a nivel mundial, algo sabe aunque no todo vale. por ejemplo,creo que tiene razón en que los bebés (y no recién nacidos) tienen q dormir una serie de horas seguidas, no hablo de 10 horas, pero si, por lo menos, 6 horas. El sueño es una cuestión de salud, y si un niño de un año, se despierta 10 veces en una noche, no podemos pretender q al día siguiente en la guardería esté bien.
    Y luego como todo, hay gente q se puede permitir el lujo de no dormir por las noches porque no tiene obligaciones laborales y hay madres o padres q no pueden estar todas las noches en vela durante meses y meses porque trabajan 8 horas al día. Hay que mirar también por la salud de los padres…

    No me gusta ni entiendo q haya q dejar llorar a un bebé hasta el agotamiento… Puedo entender q no corras raudo y veloz a atenderle en cuanto empieza a llorar, porque entonces no podrías dejarle en el colegio su primer día… pero llegar a lo del vómito me parece mucha tela. En fin, cada uno q haga lo mejor para la salud de toda la familia!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 11:59

      Chicha ninguna. ¡No pensé que precisamente este fuera el libro que tú elegirías para leer! Como no lees nada que te vaya influir en tu instinto… Aquí somos rutinarios con esas pautas nocturnas de baño, cenar a la misma hora, etc. y sin embargo no hay forma de que ella duerma sola y mucho menos del tirón. Claro que hay cantidad de situaciones familiares en las que el mal dormir puede perjudicar mucho las actividades diarias de la familia, pero si tu bebé te molesta tanto como para ser capaz de dejarlo llorar indefinidamente porque tienes que estar fresco para trabajar, mejor haber valorado antes de la preñez los inconvenientes que suelen acarrear los bebés recién nacidos. Porque lo normal es que llores, que se desvelen y que no duerman del tirón.
      No digo que haya gente capaz de dejarlos lloriquear un poco (el papá de mi bichilla, por ejemplo, es incapaz. Antes de que la niña diga el primer ay, ya está atendiéndola mientras que yo tengo algo más de mano ancha para este asunto), pero una cosa es hacer eso cuando sabes que lloran por un enfado tonto y otra distinta cuando sabes que lo que no quieren es quedarse en una habitación oscura a solas. Y encima viene Estivill y te dice que en tantos minutos no puedes entrar. A mí lo de la tabla de tiempos es que no me cuadra. Vamos, y ya el tema del chantaje que nos hacen con el vómito (que está demostrado que se produce de forma involuntaria porque esa situación les ha estresado de tal manera que los ha llevado al límite de su resistencia corporal) pues no puedo entender que haya padres que sigan el método Estivill a rajatabla. Por mucho que uno tenga que trabajar y que madrugar, no creo que se pueda legar a estos extremos con un recién nacido.

      • Responder
        nosoyunadramamama
        13 febrero, 2015 at 12:35

        Uyyy, yo hasta q no tuve un blog no sabía ni quién era Carlos González, y Estivill sí porque tuve q hacerle una entrevista cdo trabajaba yo en Antena 3 sobre los beneficios de la siesta….pero no sabía ni q era pediatra ni q escrbía libros!!! (lo cual demuestra q no indagué mucho para preparar la entrevista, mala praxis por mi parte). Y vamos, no he terminado de leer un libro desde que soy madre…así que no elegí ese libro para influir en mi instinto, me lo dejaron, lo miré, algunas cosas me parecieron interesantes y otras excesivas, y si me hubieran dejado otro libro, hubiera hecho lo mismo, mirarlo por encima y quedarme con las cosas interesantes y prácticas!…
        Alfonso se durmió su primer año en brazos, Rafa se dormía sólo desde que tuvo un mes y Gabriel pide brazos… Pero, ¡ojo! que tú estás hablando siempre de recién nacido… y yo soy la primera q entiendo y q encuentro lo más normal del mundo q un recién nacido no duerma del tirón, hoy Gabriel no ha pasado de 3 horas seguidas y ayer durmió 6 del tirón….. Pero yo no creo q sea normal q un bebé de un año no sea capaz de dormir 6-7 horas seguidas! o entiendo q se despierten una vez pero no seis veces…hay q tener mucho aguante para eso y desp irse a trabajar!!! Incluso los de teta, vamos, mi sobri es de teta, tiene 9 meses y duerme 8 horas…obviamente, lo de mis hijos no es normal, y eso lo asumo, pero no me parece normal tampoco q un bebé de 1 año duerma lo mismo q un recién nacido de un mes… En fin, yo cruzo los dedos para q mi tercer hijo duerma mucho y yo poder estar 100% cada día para atenderles a todos con el mejor humor posible! Y si le tengo q dormir en brazos, le duermo, y si quiere dormir en el bugaboo (no me preguntes porqué pero es donde mejor duerme, jaja) pues al bugaboo hasta q no entre!!!

        • Responder
          Planeando ser padres
          13 febrero, 2015 at 13:31

          ¡Aggggg! ¡Que conoces en persona a Estivill! Mira yo a Carlos González, pero de lejos en una charla que dio. Casi mejor que no supieses nada de Estivill cuando lo entrevistaste, porque para decirle que su obra se resume en una cuartilla de papel y que se ha esmerado poco con la redacción, mejor dejar al hombre tranquilo. ¡Ay, las lecturas y la maternidad! Leía yo montones de libros al año antes de parir y ahora nunca encuentro el momento. Aunque te reconozco que Twitter y el resto de redes sociales también tienen mucha culpa de esto. Sí, sí yo hablo de bebés recién nacido, porque hasta que Estivill reculó hace un par de años, él proponía aplicar este método desde que salen del canal del parto, vamos. Lo que pasa es que otros estudios demuestran que los despertares sí son normales hasta los 3 años. Esto no quiere decir que un despertar requiera una hora de paseo para que el niño duerma 20 minutos, no. Por ejemplo, mi bichilla se despierta unas 4 veces por noche, desde que se me estropeó. Pero estos despertares no suelen llegar ni a los dos minutos. Busca la teta, nos toca y vuelta a dormir. Esta situación es muy soportable, porque no hay llantos, ni dramas, ni paseos, pero nos obliga a colechar para mantenerla así. Sólamente hemos tenido una pésima noche (que no fuera por resfriado) en la que se desveló más de 16 veces sin motivo. Claro, los que vivan esta situación a diario ¡yo creo que lo de Estivill hasta se queda corto! Es broma, pero entiendo que debe ser desesperante. Ojalá mi bichilla durmiera ahora como cuando tenía un mes ¡es que parece que la he parido al revés! Con los tiempos cambiados. Mi madre también me narcotiza a la bichilla en el carrito, pero en nuestra casa eso tampoco funciona. ¡Otro misterio!

  • Responder
    La Doctora Impaciente
    12 febrero, 2015 at 20:19

    No he leido ningun libro de crianza ni de métodos educativos ni lo voy a hacer, pero voy conociendo este sistema por como hablais de él. Y no me gusta, me parece cruel.

    Yo uso el “metodo mecedora”. la acurruco contra mi o le doy el pecho hasta que cae rendidita de sueño o puro aburrimiento. La quiero mucho durante el día así que por la noche no voy a desconectarla jejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 12:02

      Yo he leído algo (de varios autores y corrientes diferentes) y Estivill es el que menos me cuadra con diferencia. Tu método mecedora se parece al mío, sólo que yo soy más vaga y lo arreglo todo poniéndola a la teta y quedándome quieta hasta que mi bichilla se duerme. Tampoco entiendo por qué de día sí podemos atenderles cuando lo necesitan y de noche hay que ignorarlos de mala manera.

  • Responder
    mamapuede
    12 febrero, 2015 at 20:28

    Supongo que tendré que pasarme por el post anterior y leer los comentarios, para enterarme bien pero vamos yo lo tengo clarísimo, no voy a dejar a mir hijos llorar así por que si! Vamos eso es lo último!

    Y un niño de 3 meses, de 10, o de 2 o de 10 años no puede entender que sus padres le dejen llorar “por su bien” sin atender sus necesidades, otra cosa es un berrinche tipo pataleta que es otro tema, pero vamos, que creo que se entiende lo que quiero decir

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 febrero, 2015 at 12:06

      Es que en el post anterior me decían que yo no había aplicado el método Estivill, que simplemente había dejado a mi bichilla en la cuna para ver si lloraba y cuando primero se puso de fiesta pero luego lloró fuimos a por ella. Y Estivill sólo te da permiso para entrar cada ciertos minutos, llore lo que llore tu mochuelo. La gente creyó que no había entendido el funcionamiento del método (vamos, lo entendería cualquiera) y lo que realmente pasa es que no somos capaces de dejarla llorar porque lo haya dicho este hombre, al que yo no conozco de nada ni sé cómo le han salido a él sus hijos con estas técnicas.
      Como dices, las rabietas, que alguna ha tenido mi bichilla últimamente cuando la he pillado pintándose la ropa con un boli y se lo he quitado, no tienen nada que ver.

  • Responder
    Diana
    13 febrero, 2015 at 13:13

    Pues yo también soy de las que se ha asustado al leer el título!!! Pero después de leerre me he quedado nas tranquila
    El otro día estuve en un “taller de sueño” que empezó muy bien y me estaba gustado y todo…haatabque la ponente se decantó tranquilamente por el método Ferber/Estivill y la necesidad de enseñar a los niños a dormir, que no pasaba nada porque lloransen unos días, que tampoco se iban a traumatizar…. Imaginarás mi cara. Desde luegobtuve que opinar al respecto, y cada cual que haga lo que quiera, lo respeto, pero creo que deberían conocer todas las opciones para que los niños duerman antes de enseñarles a dormir llorando solos….

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 febrero, 2015 at 11:02

      Mira, la de disgustos que me dio ayer en Facebook por haber mantenido el nombre de la sección. ya había gente que amenazaba con dejar de seguirme y todo. Ya me he dado cuenta de que hay cantidad de gente que antes o después acaba justificando el recurso a los llantos con tal de que el niño aprenda. ¡Ay! Yo ahora o me veo capaz de dejarla llorar como una posesa. Tiene 15 meses y creo que no entendería por qué le hacemos eso. Ya empieza a tener sus razonamientos, y sin tener que llegar al llanto, espero que poco a poco podamos explicarle algunas cosas y prescindir del colecho. ¡Es que echo mucho de menos mi lado de la cama!

  • Responder
    Cuestión de madres
    15 febrero, 2015 at 21:45

    Me ha costado mucho decidirme a leer este post porque el título me daba miedo.. menos mal que no ha sido así… ufffffffffff qué susto… pero bueno.. no lo he leído ni lo pienso leer y tuve una mala experiencia y he pagado caro el intento y… JAMÁS lo volví a hacer ni lo recomiendo…

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 febrero, 2015 at 15:01

      Yo lo he leído para criticar con conocimiento de causa, pero ahora creo que ha sido un tiempo mal invertido. Al menos esta versión se leía en un rato corto. Ahora, de la lectura a la aplicación ¡va un trecho que creo que no vamos a recorrer!

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    16 febrero, 2015 at 08:46

    Debo ser de los pocos que ha pillado la ironía del título del post a la primera… (fácil, si uno conoce vuestro recorrido…) -“Lucía… ¿¿pro Estivill…?? ¡¡Ni de coña, vamos…!!”- Jajajaja… ¡Y veo que no me he equivocado!

    😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 febrero, 2015 at 15:06

      Pues creo ¡que eres casi el único! Oye, que en Facebook tuve que cambiar el título y todo porque hubo gente que amenazó con dejar de seguirme (eso nos pasa por no leer, y por provocar con estos titulares).

  • Responder
    matronaonline
    16 febrero, 2015 at 12:42

    Jajaja casi me da un pasmo!! digo “oh dios mío, le han hackeado el blog!!!” XD
    He leído una cosa que me enfada mucho. No, no eres una blanda! te imaginas a un hombre contándole a sus amigos que llegó a casa la noche anterior y no tenía la cena preparada por su mujer… y no le dio un bofetón porque es un blando? sí, puede que te parezca radical la comparación, pero realmente negarle la atención básica a un bebé es una forma de maltrato. Si no has leído el de Rosa Jové, te lo recomiendo. Hay un relato en el que se muestra cómo se aplican métodos de este tipo, con sus tiempos, sus explicaciones de “ahora tienes que dormir y no voy a atenderte”, esos pseudotrucos de pedir agua, hacerse pis encima… todo muy “normal”, no? hasta que informan al final del relato que el individuo no es un niño, sino un anciano. Si nos parece aberrante ese trato hacia un anciano, ¿por qué debemos respetarlo hacia un niño? ¿acaso no son personas con la misma dignidad?
    Cuando una empieza a adentrarse en el mundo de la psicología, descubre que los daños van mucho más allá de lo que se pensaba, generar una indefensión aprendida y desarrollar un apego inseguro, confiere un tipo de personalidad que tendrá en un futuro numerosas dificultades a la hora de mantener relaciones sociales. Y eso afecta a la relación con amigos, con la pareja, con los compañeros de trabajo…
    Por cierto, mucho médico y mucho experto en sueño, pero este señor reconoció recientemente tomar pastillas para dormir. En casa de herrero…

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 febrero, 2015 at 15:21

      Sí, el de Rosa Jové lo leí antes que el de Estivill, y también fui a una conferencia que dio el año pasado en Barcelona. Ejemplos como es que citas me impresionaron mucho, y también cuando habló de los niveles de estrés que pueden sufrir los bebés a los que se les aplica el método Estivill. Yo creo que si él toma medicación para dormir, será porque tiene cargo de conciencia de la de churumbelitos que habrán quedado traumatizados por su método. ¡Jajaja!

  • Responder
    Madres y 50 sombras de Grey
    19 febrero, 2015 at 07:00

    […] y seguro que más de una de ellas no lo leería. Como no me gusta criticar sin saber, igual que en su día me leí al polémico Estivill, hará unos 3 años, cuando aún no estaba ni preñadita, me leí el primer libro de la trilogía. […]

  • Responder
    mamirecientecuenta
    2 marzo, 2015 at 19:05

    Cuando he leído el título he pensado… ¿Pero si leí que colechan? jajajaja. Pues nada, que yo pienso como tu, que a mi me han dicho que a ver si utilizo este método y la niña ya pasa a su habitación. Y creo sinceramente, que nadie, sea mi padre, mi suegro o maría santísima, como dice mi abuela, no deben meterse, porque los padres somos los que decidimos.
    La peque todavía está con su teti y que duerma con nosotros me ayuda a dormir más horas seguidas. Pues cuando quiere, coge la teti y punto. Pero por lo visto, somos unos hippies, estos que colechamos y la gente dice que así no te sacarás al niño de encima hasta los 18 años. Pues qué quieres que te diga, si no quiere irse a su cama, que no se vaya. Pero creo que este método es infernal y quien quiera hacerlo es libre, pero a mi que no me juzguen por decir que es una kk de libro y que no quiero ni verlo.

    Saludos

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 marzo, 2015 at 19:33

      ¡Jajaja! Y tanto que colechamos. La de quebraderos de cabeza que me trajo el día que publiqué el post. Hubo quien amenazó con dejar de leerme por defender este libro, que obviamente no defiendo. Pero el título me ha jugado una mala pasada. Antes éramos demasiado clásicos y aburrido y ahora con la lactancia, el porteo y el colecho hemos pasado a ser unos hippies ¡yo ya tengo un trauma y una falta de identidad propia que no me conozco a mí misma! No me pareció mal leerlo porque pensé que igual el método era algo más profundo y que me podría servir de utilidad El colecho tiene todas esas ventajas que dices, pero yo dormía mejor sin mi bichilla adosada al cuerpo. Como Estivill no me ha convencido ¡seguiremos colechando hasta nuevo aviso!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.