Inventos útiles

Mis 5 mejores compras de puericultura

Mis mejores compras de puericultura ¡y olé!

Mis mejores compras de puericultura ¡y olé!

Tras el éxito de Mis 5 peores compras de puericultura de la semana pasada (oye, a la gente le encanta esto de ver en una lista lo que a otras familias no les funciona con sus churumbeles), me he decidido a normalizar mi situación contando cuáles fueron las 5 compras que 15 meses después del nacimiento de mi bichilla considero imprescindibles y que sin ellas la crianza se me habría puesto muy cuesta arriba. Cada semana hablo sólo de 5 trastos porque con lo que me enrollo en cada post se me harían eternos si incluyese más artículos. A ver si poco a poco puedo ir dando salida a todas las opiniones que tengo acerca de los inventos de puericultura, porque ya mismo voy a dejar de utilizar cantidad de estas cosas y aún no había encontrado el momento de dejar patente en el blog si todo lo que hemos comprado o nos han regalado para mi bichilla ha merecido la pena o ha sido un despilfarro de dineritos. Hoy es un buen día, porque no voy a criticar ni diseños, ni marcas, ya que estoy plenamente satisfecha con la inversión económica realizada para adquirir estos objetos. Pese a que veréis que son cosas bastante comunes, cuando estaba embarazada estaba absolutamente convencida de que nunca, jamás, utilizaría casi ninguno de estos artilugios. Y como tantas veces en esto de la maternidad, he tenido que volver sobre mis pasos para acabar otorgando una estrella a algunos de estos productos. Ahí van.

Primero el fular elástico y después la mochila ergonómica, todo de la marca Boba ¡un éxito!

Primero el fular elástico y después la mochila ergonómica, todo de la marca Boba ¡un éxito!

1. Trapo de porteo. Yo, que soy una antigua, no me veía porteando como una hippie. Pero oye, a la semana de estar en casa con mi bichilla me sentía súper incómoda por no poder hacer nada más si ella quería que la tuviese en brazos. Por eso me hice primero con un fular elástico fular elástico de la marca Boba, y posteriormente con una mochila Boba 4G para seguir con el remedio que tan buen resultado me había dado. Eso sí, reconozco que yo soy de porteo indoor, y que pocas veces he ido a la calle con la niña en la mochila. Pero en casa aún me paso las horas con mi churumbelita colgada del entreteto mientras aprovecho los minutos para criar con apego y ser persona a la vez. No he padecido dolores de espalda, ni me veo encorvada, ni la niña se está acostumbrando a estar en brazos (ya sabéis que de lo que me suelo quejar es de que sea tan independiente). Así es que es una inversión que recomiendo al 100%. Reconozco que me inicié en el porteo con el fular (35 euros) porque era mucho más barato que la mochila ergonómica (105 euros) y no estaba nada convencida de que estos inventos fuesen a solucionarme ninguna papeleta. Pero a día de hoy ¡no sin mi hija, sin mi trapo, ni sin mi mochila! Haber llegado hasta aquí sin estos dos artilugios me parece imposible.

Las patas de mi bañera son de Prenatal ¡qué descanso para la espalda!

Las patas de mi bañera son de Prenatal ¡qué descanso para la espalda!

2. Patas para la bañera. Como yo quería ahorrar en dinero, pero sobre todo en espacio, evitaba comprar trastos grandes que una vez que mi bichilla dejase de utilizarlos me ocupasen media vivienda. Por eso, estaba convencidísima de que compraría una bañera rígida normal y corriente. La metería dentro de nuestra bañera grande y tanto el papá de mi bichilla como yo doblaríamos el espinazo para higienizar a nuestra churumbelita. ¡Estaba loca! Este hombre, con esa altura, y yo con esta poca agilidad corporal que me caracteriza, hubiéramos muerto en el intento de bañar a la niña tras la caída del cordón umbilical. Menos mal que para eso estaba mi sabia madre, dispuesta a aconsejarnos comprar aunque sólo fuesen unas patas altas, plegables y que ocuparan poco cuando no la usásemos, pero que nos permitiesen bañar a la niña a casi metro y medio del suelo. ¡Qué gustazo! Qué bien se baña un bebé en posición vertical y con todo lo necesario a mano! Es cierto que sólo las usamos durante los 6 primeros meses, pero por el precio que tuvieron (30 euros) creo que fue un dinero muy bien gastado para hacernos la tarea del baño más cómoda.

Yo no hubiera comprado cojín de lactancia pero después de conocer el de Infaneto ¡no puedo vivir sin él!

No hubiera comprado cojín de lactancia pero tras conocer el de Infaneto ¡no vivo sin él!

3. Cojín de lactancia. Cuando empecé a leer sobre maternidad durante el embarazo y descubrí lo que era un cojín de lactancia, me pareció un trasto absurdo y enorme. Pero posteriormente, tuve la suerte de que desde Infaneto me regalasen su modelo Fabita. Y claro, teniéndolo en casa no iba a dejarlo guardado en un armario. Pues fue probarlo al iniciar la lactancia y ya no me pude deshacer de él hasta los 6 meses de mi mochuela. Oye, es que incluso cuando estaba fuera de casa lo echaba de menos en esas tomas que me pillaban sin él. Y con lo que me dolió a mí dar la teta durante los primeros meses, el cojín de lactancia me ayudó muchísimo para tener una buena postura y el cuerpo relajado. La gente dice que con un cojín cualquiera puedes hacer lo mismo, pero yo lo he probado y esto no tiene ni punto de comparación. Definitivamente ¡sí al cojín de lactancia!

El ideal creo que es el Swing de Medela, pero por cuestiones de precio el Mini Electric me ha ido genial

El ideal es el Swing de Medela, pero por cuestiones de precio el Mini Electric me ha ido genial

4. Sacaleches. Como primeriza, tenía claro que quería dar el pecho. Pero la leche saldría de la teta y ¿que más iba a necesitar? No se me pasó por la cabeza lo descompensada que pudiera estar la producción en un principio. Ni lo útil que sería poder extraerme algo de leche por si alguna vez tenía que alejarme de mi bichilla que otra persona pudiera dársela sin tener que recurrir a leche de fórmula. Ni en la necesidad de almacenarla para mi frustrada reincorporación laboral e incluso posteriormente para convertirme en donante de leche materna. Al principio tuve un sacaleches manual que gané en un sorteo, y que cuando empecé a usarlo me duró una semana antes de romperse para siempre. Después conocí los sacaleches eléctricos, y sus precios, así es que opté por el Mini Electric de Medela y oye, ya llevamos 15 meses de lactancia y de extracciones de leche sin problemas.

La hamaquita de mi bichilla es de CasualPlay, cara (130 euros) pero muy útil y cómoda

La hamaquita de mi bichilla es de CasualPlay, cara (130 euros) pero útil y cómoda

5. Hamaca. Esta sí sabía que sería una de mis mejores compras de puericultura. Descubrí las hamacas para bebés en casa de uno de mis primos mayores, que tenía una sencillita a la que le atribuía cantidad de propiedades. Por aquel entonce, aún faltaban 2 años para que nosotros empezásemos a planear lo de traer a mi bichilla al mundo, pero me la vendió tan bien que yo tenía clarísimo que invertiría en una hamaca cuando fuese mamá. Al final no tuve que pagarla yo, porque me la regalaron mis primos y la hemos amortizado desde que nació mi bichilla hasta que cumplió 9 meses. Entonces ya quiso gatear y descubrir el mundo, y como pesaba y medía tanto, se salía de la hamaca por todas parte. Pero hasta entonces, yo podía llevármela al baño, limpiar la casa, cocinar y hacer de mamá blogger bajo su atenta y controlada mirada.

¿Alguna de estas compras de puericultura fueron indispensables para vosotros o tenéis opiniones diferentes?

Esto te puede interesar

60 Comentarios

  • Responder
    Marigem
    27 febrero, 2015 at 07:50

    Qué buena idea lo de las patas de la bañera!!! Yo tuve una requetechula con cambiador, pero menudo trasto!!!!!!! Con lo que me gustaba a mí bañarlos solo pensar en semejante bicho enorme me cansaba, jejeje. Y la hamaquita debe ser el invento de bebé más viejo del mundo, no hay generación que haya crecido sin ella. Un besín y estos post molan, es verdad.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 febrero, 2015 at 09:54

      Esas que son como un mueble a mí me parecían geniales, hasta el punto de que le regalé una a mi sobrinita cuando nació. Y menos mal que su mamá sí la quería porque a mí me hubiera entorpecido mucho para los pocos meses en los que se baña al bebé en alto. La hamaquita fue un descubrimiento tardía para mí, porque yo no recuerdo que en mi infancia existieran estas cosas, o es que mi familia no las utilizaba. Pero sí que se rentabiliza un montón.

  • Responder
    CidoDido
    27 febrero, 2015 at 08:12

    ¿Y qué precios tenían (tienen) los dos sacaleches? El que te quedaste finalmente y el que hubiera sido ideal? Por hacernos una idea..

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 febrero, 2015 at 09:57

      Cuando yo compré el mío, hace ya más de un año, el Mini Eléctric me costó 78 euros y el Swing costaba 130 ¡casi el doble! Ahora no sé si se habrá moderado la cosa. Pero lo mejor es que el pequeño ya me ha dado un resultado estupendo,y mira que además de extraerme para mi bichilla he estado donando leche para prematuros durante 6 meses. Vamos, que lo he usado a diario e intensamente.

  • Responder
    sradiaz
    27 febrero, 2015 at 08:13

    ¡Qué bien me habrían venido las patas!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 febrero, 2015 at 09:57

      Ahora que las tengo guardadas ni siquiera me estorban. Con decirte que no recuerdo ni dónde las he puesto…

  • Responder
    mamaenbulgaria
    27 febrero, 2015 at 08:24

    Fular y cojín no los he llegado a catar, pero mi Boba es mi gran amor, ojalá la hubiera tenido con la mayor! Esto del porteo es una pasada!
    Respecto a las patas, ¿entonces hay que cargar la bañerita llena de agua para subirla y bajarla de ahí? ¿Cómo lo hacías?

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 febrero, 2015 at 09:59

      Yo montaba la bañera vacía encima de las patas y como la poníamos en el cuarto de baño, el cable de la ducha llegaba hasta ella para llenarla. Para vaciarla, la bañera tiene un sistema con un tubito que se conecta a la base y se alarga hasta el váter, o la bañera de casa, o el lavabo, y se va vaciando poco a poco. Pero yo era una bruta, y la cogía en volandas y la vaciaba de una vez.

  • Responder
    Raquel Osoa
    27 febrero, 2015 at 08:34

    Con mi primer hijo me dejaron la hamaca y fue todo un descubrimiento. La usó durante bastantes meses y cuando ya se le quedo pequeña se la devolví a su dueña. Así, que después del éxito, durante mi segundo embarazo compré una ya que no encontré a nadie que me la pudiera prestar. Fracaso total. El pequeño se ponía muy nervioso en ella y en cuanto tuvo un poco de fuerza intentaba salirse de ella. Más de una vez le pillé a punto de caer de cabeza así que dejamos de usarla muy pronto.
    Ahí aprendí que cada niño es un mundo y lo que funciona con uno no tiene porque funcionar con otro.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 febrero, 2015 at 10:02

      Hasta los 9 meses usó mi bichilla la hamaquita, y ya la guardamos porque le arrastraban los pies y trataba de incorporarse todo el rato. Es que el modelo de bichillo que nos toque ¡es aún mas importante que el modelo de hamaquita! ¡Jajaja! Hay niños que se niegan a ir en carrito, a que los porteen, a subir en coche…Yo espero que si ampliamos el personal familiar al siguiente churumbel también le guste la hamaca, porque me ha dado mucha libertad y tranquilidad para hacer otras cosas.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    27 febrero, 2015 at 08:57

    Ay, hija! A mí se me ocurrió lo del fular con el tercero xq tamb pedia muchos brazos pero no le mola nada! Vamos, q voy a revenderlo xq encima me gasté 50 euros. Lo q me alucina es q tu bichilla, q ya camina, se deje transportar en mochila, jaja… El cojin ni lo probé y las patas de la bañera nos las dwjaron con bañera y directamente al trastero, prefiero estar sentada en el suelo, jaja. Si q coincido en lo del sacaleches aunq lo usé muy poco xq no soy de lactancias prolongadas y a la hamaca si q se le saca partido. Yo temgo la de baby jborn y es genial xq la pueden usar hasta los 2-3 años y como es transpirable, t la puedes llevar a la playa (punto a favor en esta familia, jaja…)

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 febrero, 2015 at 10:05

      ¡Ohh! Qué pena que no te haya funcionado lo del trapo de porteo porque aquí me ha resuelto la vida. Sí, mi bichilla corre que se las pela, pero a la hora de dormirse quiere estar en brazos, y como yo no puedo sostener ese cuerpazo, la pongo en la mochila hasta que se narcotiza. Unas veces la puedo soltar en la cuna y otras se resiste a bajarse de la mochila, pero sí, le encanta el invento. Yo si me siento en el suelo no puedo lavar a la niña, con el borde de la bañera por medio… que ya tengo una edad y me haría la espalda y las rodillas polvo. El modelo de Baby Björn me llama mucho la atención porque es tan fino… No lo he probado pero sí, en vuestro caso poder llevar la hamaquita a la playa es un punto muy a su favor.

  • Responder
    Madreyautónoma (@Madreyautonoma)
    27 febrero, 2015 at 09:13

    Yo aquí estoy de acuerdo en 3:la mochila, el cojín de lactancia y el sacaleches. La hamaca que nos prestaron debía d venir con pinchos, M era más de suelo (desde los 3 meses) o brazos. Y sobre las patas, pues nada porque compramos una bañera Shantala y aún seguimos con ella.
    Lo mejor e indispensable:fular y mochila. Yo porteo indoor y outdoor y nada de dolor de espalda!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 febrero, 2015 at 10:09

      Ya han comentado anteriormente que hay churumbeles que se resisten a la hamaca ¿quién me lo iba a decir? Aquí el porteo se ha quedado dentro de casa porque cuando salimos su papá tiene que sacar el carrito sí o sí. Creo que el adaptarse bien el fular o mochila para no notar el peso es la clave y quien no lo ha probado nunca sólo ve inconvenientes y futuros dolores.

  • Responder
    Mama Puñetera
    27 febrero, 2015 at 09:46

    Pues coincido en el fular/mochila, también los he tenido los dos y ambos de la marca boba. ¡Todo un acierto! Me animé a comprarlo cuando Valkiria tenía dos meses y ojalá lo hubiera hecho antes!
    Y el cojín de lactancia otra maravilla. A mi me lo recomendó y regaló una amiga que fue mamá un año antes que yo y no puedo regalarme mejor cosa. Aun a día de hoy sigue por ahí porque ala niña le encanta espachurrarlo, jejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 febrero, 2015 at 10:11

      Mucha gente me había dicho que utilizaban el cojín de lactancia para que jugasen los peques, pero cuando yo dejé de necesitarlo para dar el pecho lo guardé como oro en paño. Ya sé que mi bichilla no me lo va a poder romper, pero es que le tengo un aprecio tan grande… Y mira que si llega a depender de mí no lo hubiera comprado ¡y lo que me habría perdido! Y a la marca Boba deberían ponerle un monumento en cada maternidad del mundo ¡qué buenas cosas ha diseñado!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    27 febrero, 2015 at 09:56

    Sin duda lo mejor para nosotros ha sido nuestra superbandolera, aun con 3 añazos seguímos usándola!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:19

      Hasta los 4 dicen que se puede, aunque hay niños que en cuanto camina se niegan a viajar así.

  • Responder
    ejecutivaymama
    27 febrero, 2015 at 10:32

    Sin duda el sacaleches de lo mejorcito que he usado. Gracias a él he podido dar cinco meses de teta a la pequeña. Y la hamaca también es un gran invento.
    Me hubiese gustado portear, pero nunca me puse a ello. Tengo una mochila portabebés de Babybjorn que nunca hemos utilizado. Yo llevo a la peque como las gitanas, a la cadera jajaja!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:23

      Mi bichilla siempre me ha resultado tan pesada que lo de llevarla en brazos me cuesta muchísimo, así es que el porteo me ha solucionado mucho esta tarea. Las mochilas de BabyBjörn no tienen muy buena fama, porque no son ergonómicas, el bebé no va en una buena postura, el porteador se resiente… Quizás sea por esto por lo que no os habéis animado. Yo tenía una así, de otra marca, que probé media hora y ya me di cuenta de que con eso no iba a llegar a ninguna parte.

  • Responder
    Kath
    27 febrero, 2015 at 10:37

    Te diría que coincido al 100%, tengo la misma mochila, aunque el foulard lo encontré a faltar cuando era recién nacida y no me la podía desenganchar de la teta ni para comer…Para el próximo ya lo sé…La bañera, me regalaron una con patas y cambiador que la tengo abierta en el baño, en un hueco q cabe perfecta, aunque ya estoy mirando otra para meter en la ducha, que no tengo bañera, porque en nada se queda pequeña. El cojín de lactància no hubiera podido vivir sin él, el mío es de los largos y para dormir en el embarazo fue lo mejor del mundo!! El sacaleches tengo el Swing, q me compré de 2ª mano y es el mejor! Y de la hamaquita qué decirte…gracias a ella podía ducharme tranquilamente y muchas cosas más mientras ella me miraba, jugaba con sus cosas o se dormía…Gran invento!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:29

      Yo empecé por el fular porque era más barato que la mochila, y tenía mis dudas acerca de esto del porteo. Pero para la próxima vez ya tengo los dos inventos. Personalmente, aunque mi mochila se puede adaptar a recién nacidos, el fular creo que es más suave y práctico hasta que comienzan a pesar mucho. Es un poco rollo colocarlo, pero luego es muy flexible y cómodo. Yo no tuve problemas para dormir en el embarazo, así es que este cojín de lactancia, de los redonditos y cortos, me ha venido genial desde el principio ¡y eso que pensaba que sería una pérdida de dinero! Lo de comprar el sacaleches de segunda mano ¡nunca me dio confianza! ¡Ay! Tengo que modernizarme más para este asunto y poder ahorrar.

      • Responder
        Kath
        28 febrero, 2015 at 10:41

        Bueno, yo lo que hice es comprar otra boquilla o como se llame lo que va a la teta, válvulas y me regalaron otro tubito ya de paso, que eso sí tenía claro que lo quería nuevo, todo x lo que pase la leche. Eso es barato. El aparato en sí pues de 2ª mano, funciona perfecto y además la chica regalaba el bolso de Medela con la neverita para 4 biberones, por si te extraes leche en el trabajo, por ejemplo.
        También compré de 2ª mano el saco de invierno del bugaboo, nuevo vale más de 100€ , lo vendían x 40€ y pero me lo dejaron x 25€ porque al lavarlo vio que se le había desteñido. Le puse un tinte Iberia y a correr! Quedó perfecto!! 🙂

        • Responder
          Planeando ser padres
          2 marzo, 2015 at 14:29

          ¡Has ahorrado un montón con ese par de compras! Yo espero que el sacaleches me siga durando en el futuro, y así sí que estará súper amortizado el precio después de haberlo comprado nuevo (si es que no lo está ya). Ves, lo del saco lo veo menos comprometido, porque se podrá lavar y andando.

  • Responder
    Cosetes de Marta
    27 febrero, 2015 at 10:52

    Pues de todas ésas, la hamaca ha sido un éxito en mi family, porque la han usado los dos y era una buena manera para poder hacer cosas, jajjaa
    Lo del porteo no lo usaron, se quedo sin usar

    Un Besazo!!
    Una Canastilla de Cuento!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:30

      Yo lo de la hamaca lo vi claro desde el primer momento en que descubrí el invento. Con el porteo tuve muchas dudas, pero al final ha sido de los mejores descubrimientos de esta primera maternidad. He visto fotos de las canastillas ¡son preciosas!

  • Responder
    anitasuperstarr
    27 febrero, 2015 at 10:52

    Totalmente de acuerdo con tener que mrderme la lengua con coonomiento de causa! Nunca me vi con un cojín de lactancia tampoco y me ha salvado la vida!! Aún no he probado ni la hamaca ni el foular, son demasiado pequeños! peo en breve tendré opinión también
    feliz finde!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:32

      ¡Nada de demasiado pequeños! Bueno, quizás lo dices porque al ser gemelos hayan nacido con menos peso. Entonces no puedo opinar, pero mi bichilla ha ido en el fular y ha estado en la hamaca desde la primera semana de su nacimiento, y comodísima siempre. Como tú tienes que multiplicar tu presencia, espero que te sean muy útiles estos trastos.

  • Responder
    La agenda de mamá
    27 febrero, 2015 at 11:09

    Qué pena que fuera hace tiempo porque ahora boba ha sacado un pack con fular elástico, boba 4G y boba Air súper bien de precio!!! De lo que tu cuentas nosotros solo hemos usado fular y mochila. Sacaleches tenemos uno manual de medela que me gusta mucho, pero lo hemos usado en contadísimas ocasiones para aliviar alguna ingurgitación. Lo demás nada, aunque el cojín me habría venido muy bien! Nos prestaron una hamaca y la devolvimos. Imposible que Miss L se quisiera quedar ahí :S

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:35

      ¡Agggg! Me pierdo las mejores ofertas. Yo tuve uno manual de otra marca que me duró 7 días de extracciones y se rompió, literalmente. Además, luego empecé con las donaciones de leche, y la velocidad de uno eléctrico creo que no hay manual que la alcance. Lo he usado a diario, y en ocasiones 2 y 3 veces al día, durante unos 9 meses, así es que el gasto ya está más que amortizado. Yo hubiera comprado una hamaca más sencilla, porque no sabía si a mi bichilla le gustaría.pero nos regalaron esta que es comodísima y fue todo un acierto.

  • Responder
    María F. P.
    27 febrero, 2015 at 12:22

    Hola!! Me parece muy buen post. Yo por suerte tendré muchas cosas prestadas de mis cuñados, como la bañera o la mochila para el porteo (aún que no me veo con ella). De la hamaca me pasa lo mismo, mis sobrinos se lo pasaban pipa en ella y mis cuñadas tenían tiempo de hacer las cosas con más tranquilidad. Tengo claro que mi bebe tendrá una 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:36

      Lo de que te presten cosas es genial porque como puedes ver en otros comentarios, hay bebés que se resisten al uso de alguno de estos artículos. Y con lo que cuestan mejor no derrochar dinero. Yo tampoco pensé que portearía jamás de los jamases ¡y la primera semana caí! Y hasta ahora, que tengo a mi bichilla al borde de los 16 meses. La hamaca, si la acepta, te va a dar mucha libertad de movimiento.

  • Responder
    la mama fa el que pot
    27 febrero, 2015 at 13:16

    Totalmente de acuerdo con tus compras, para mi han sido también imprescindibles aunque yo con la peque no use el fular y directamente a la mochila. Pero si tuviera otro seguro que me haría con un fular, de hecho mi hermana se ha comprado uno.
    Sobre el sacaleches también quiero decir que aunque sea más caro el de medela va super bien, yo me compré uno más baratito y ni punto de comparación y yo estuve muchos meses sacándome leche en el trabajo y era un rollo porque no tenía la misma fuerza que el de medela, así que os recomiendo la inversión.
    Sobre el cojín de lactancia también creo que es imprescindible ya que durante el embarazo llega un punto en que sin él no podía dormir.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:40

      Yo empecé con el fular porque no sabía si me gustaría a mí lo del porteo, si mi bichilla estaría cómoda… Y las mochilas ergonómicas eran tan caras que no me quise arriesgar. Ahora que he probado los dos inventos, para los recién nacidos seguiría apostando por el fular, aunque hay muchas buenas mochilas que traen adaptadores para ser usadas desde el primer día. Mi sacaleches también es de Medela, pero en lugar del famosísimo Swing, compré el Mini Electric por cuestiones de precio. Y con lo que lo he usado ya me ha salido rentable. El mío también se puede usar con pilas, aunque yo nunca lo he utilizado así. ¡Sois muchas las que usasteis el cojín de lactancia para dormir durante el embarazo! Yo no lo estrené hasta que nació mi bichilla.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    27 febrero, 2015 at 13:58

    Qué bien cuando las compras son un éxito 😀 Yo creo que mi lista no pasaría de cinco, jajajaja

  • Responder
    lamamadealvaro
    27 febrero, 2015 at 16:08

    Yo sin la mochila no podría haber criado a Álvaro y seguir siendo yo. Ha sido mi compra estrella. Además que con 32 meses la seguimos usando y mucho, así que no me escuecen los 120 euritos que me costó.
    La bañera también la compramos con patas y encima de la bañera tiene una tapa que hace las veces de cambiador y también lo seguimos usando.
    Con el sacaleches me estrellé. Compré uno manual y casi me destrozo los pezones.
    Besitos

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:43

      ¡Jajaja! Compartimos pensamiento respecto al porteo. ya ves, se escandaliza la gente de que soga porteando a mi bichilla con 16 meses ¡y vosotros lleváis el doble! Yo tuve un sacaleches manual que me tocó en un sorteo, y no estaba descontenta con él (aunque tardaba tres cuartos de hora en hacer lo mismo que el eléctrico en 10 minutos). Pero se le rompió la palanca de tanto presionar en solo una semana, así es que vi claro que no iba a tentar a la suerte otra vez con uno manual.

  • Responder
    mamirecientecuenta
    27 febrero, 2015 at 16:49

    menos las patas para la bañera, te puedo decir que todo lo tengo y todo lo adoro. Sobre todo la boba. Yo empecé con fular de anillas y me pasé a la boba y soy de ir siempre porteándola por la calle. El carro??? Pues en casa guardado, solo lo saco si llueve!!! jajajajajaja.
    BESOTES

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:45

      Aquí vamos al contrario, con el carro a la calle y el porteo en casa. Porque el papá de mi bichilla y yo no llegamos a un acuerdo en este sentido y a la niña le gustan los dos inventos. El fular de anillas no lo he probado, porque el mío era elástico, pero quizás para un futuro me motive y compre más inventos de estos.

  • Responder
    Bea
    27 febrero, 2015 at 17:35

    Yo tengo los 5 y he usado los 5 y genial! Algunas cosas de otra marcas. Las patas de la bañera las usamos hasta el año!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:46

      ¡Hasta el año! Mi bichilla con 6 meses ya tenía un tamaño y formaba unos maremotos que era imposible bañarla en alto sin inundar todo el edificio. Pero ¡qué 6 meses más saludables de espalda!

  • Responder
    pequefelicidad
    27 febrero, 2015 at 17:46

    Las patas de la bañera no las he probado, supongo que sí deben ser prácticas, en los demás productos totalmente de acuerdo en mis imprescindibles, a excepción del cojin de lactancia, yo lo usé muy poquito… 🙁

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 febrero, 2015 at 09:47

      Con la altura que tenemos en esta casa, las patas de la bañera han sido imprescindibles para o quedarnos tullidos del todo en cada baño.

  • Responder
    María {La cajita de música}
    28 febrero, 2015 at 15:53

    Mira, en esto sí que coincidimos!! Bueno, en lo de las patas para la bañera no, pero porque nosotros la poníamos encima de la mesa de la cocina… A efectos prácticos es lo mismo!!

    Totalmente de acuerdo con la mochila, yo la he usado (y la sigo usando) muchísimo, también dentro de casa para poder hacer cosas… El cojín de lactancia me ayudó muchísimo al principio de la lactancia, y ahora le utilizamos en el rincón del juego del pipiolillo.

    El sacaleches eléctrico sigo utilizándole casi 8 meses después…

    Eso sí, la hamaca para mí fue dinero tirado… Pienso que el mismo efecto hacía el maxicosi, y al pipiolillo no le gustaba la hamaquita… De hecho la tenemos embalada en el trastero desde hace tiempo.

    Feliz día!

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 marzo, 2015 at 14:31

      ¡Jajaja! Pues sí es lo mismo,pero empantanando la cocina en lugar del cuarto de baño que para el caso se mancha igual. Aquí la hamaca fue fundamental,porque nosotros no tuvimos maxi cosi así es que la hemos utilizado muchísimo. Oye, si la tenéis casi nueva, puedes probara venderla de segunda mano y al menos sacarle algo de dinero.

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    1 marzo, 2015 at 00:30

    Menos las.patas porque lo mio era bañera cambiador, coincido en.tood
    Nosotros hemos.porteado dentro ynfuera, el sacaleches hoy de nuevo lo he puesto en marcha, la hamaca aún la usa… Y el.cojin una pasada mucjo más cómodo!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 marzo, 2015 at 14:33

      Mi bichilla es que no cabe en la hamaca desde os 9 meses, aunque como hay modelos más grandes supongo que algunos se pueden estirar algo más. Tú además, habiendo tenido a los peques bastante seguidos, vas a aprovecharlo todo muchísimo ¡eso también es un ahorro!

  • Responder
    yllegom
    1 marzo, 2015 at 04:28

    Yo soy muy fan del pañuelo elástico y la mochila ergonomica, con las dos peques las he usado muchísimo. Las demás cosas también son súper útiles, pero fíjate como son las cosas, con la primera usé el cojín un montón pero no había manera humana que se quedara en la hamaca, y con la segunda pasé del cojín y la hamaca es una bendición para mi espalda, jejej.
    Lo comento porque lo que nos parece súper útil con una puede que con otro bebé la cosa cambie. Besitos

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 marzo, 2015 at 14:34

      Es me dicen, que incluso siendo niños paridos por la misma madre hay algunos que tienen muy claras sus preferencias. Verás que si en un tiempo vuelvo a ser mamá, tendré que rehacer la lista como el nuevo bichillo se niegue a adaptarse a lo artilugios que me facilitaron la crianza de mi churumbelita.

  • Responder
    monstruuosa
    1 marzo, 2015 at 18:57

    Totalmente de acuerdo, excepto en lo del cojín de lactancia (y además en el segundo ni lo echo de menos). Y lo del fular de porteo, que al final casi que me apaño mejor con la mochila!

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 marzo, 2015 at 14:36

      Yo creo que con la mochila hubiese funcionado igual de bien desde el principio,pero como no quería gastar tanto dinero en una por si mi bichilla se resistía al porteo, compré primero el fular ¡y luego gasté más en la mochila! Ahora que tengo los dos inventos, seguiría usando primero el trapo de porteo, porque es tan suave y se ajustan tan bien…

  • Responder
    Mama Blogger
    1 marzo, 2015 at 20:17

    Para mi una de las mejores compras ha sido la hamaca!!!!

  • Responder
    Cuestión de madres
    3 marzo, 2015 at 14:37

    Yo en mi lista en primer lugar pondría la hamaca (para el mayor claro) y luego el mueble con bañera… Me ha venido tan bien que aún uso la bañera (porque tengo plato de ducha y a mis hijos les gusta chapotear un poco) y el mueble pero por separado… la mejor inversión 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 marzo, 2015 at 11:49

      Yo regalé el mueble con bañera a mi cuñada y ellos le dieron mucho uso, Sin embargo, para mí no me pareció buena idea, y con estas patas simples hicimos buen apaño hasta que pasamos a la bañera grande.

  • Responder
    Lou
    4 marzo, 2015 at 15:02

    Lo mejor para mi, la mochila de porteo, cuánto la he usado y aun la llevamos con nosotros cuando salimos a pasear durante un rato largo o vamos de viaje con la peque, así cuando se cansa, nos la colgamos y seguimos adelante 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 marzo, 2015 at 18:59

      Yo pensé que nunca portearía, ni colecharía, ni nada de estas costumbres modernas (o antiguas) y al final he pasado por todas.

  • Responder
    diasde48horas
    4 marzo, 2015 at 17:12

    Pues coincido en todas y cada una de las que pones. Para mi fueron todas indispensables, quizás la que menos la hamaca, pero aún así también le sacamos mucho partido.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 marzo, 2015 at 19:05

      Estoy comprobando que si las marcas fabrican estos cacharros es porque de verdad nos facilitan la vida.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!