Ocio y viajes

Monasterio de Piedra. Vive la naturaleza con niños

Hace cantidad de años que visité el Monasterio de Piedra en Nuévalos, cuando mi hermano trabajaba en Calatayud y vinimos en familia a visitarle. ¿Qué queréis que os diga? Cuando pienso en Zaragoza, lo primero que se me viene a la cabeza es la Basílica de El Pilar, el Ebro y el desierto de Los Monegros. Por eso, el descubrimiento del parque natural del Monasterio de Piedra fue de lo más sorprendente e inesperado. Una naturaleza exuberante en un entorno de impresión ¡y con grandes cascadas! Sin lugar a dudas, en el Monasterio de Piedra igual disfrutas de geniales escapadas de fin de semana románticas, que de una aventura selvática en familia. Guardo tan buenos recuerdos de mi visita que sin duda volveré algún día, cuando mi bichilla camine sola y podamos adentrarnos en el bosque a recorrer los senderos escondidos, descubriendo el misterio que envuelve a este parque natural.

1. La naturaleza. Además de la frondosidad del bosque, el agua, las cascadas, el murmullo que se escucha por todas partes creo que es lo que más me impresionó durante mi visita al Monasterio de Piedra. Lo cierto es que cuando organizamos la escapada pensaba que visitaríamos eso, un monasterio cisterciense del siglo XII, una curiosidad arquitectónica, pero del entorno, del encanto del enclave, no tenía ni idea. El parque se puede recorrer siguiendo varias rutas, de diferente dificultad. Nosotros dedicamos un día entero a la visita y transitamos por varias de ellas. No hay que salirse de los recorridos establecidos, y yo haría especial hincapié en este punto, porque mi padre es de un impetuoso tal, que por no seguir las indicaciones y no hacer caso del mapa de la ruta, nos perdió entre árboles, por lo que hubo zonas del parque que no vimos y otras por las que pasamos hasta 3 veces. Así es él. Impaciente por naturaleza y con un sentido de la orientación algo alterado. También existe la posibilidad de asistir a espectáculos de cetrería ¡y todos sabemos lo que impresionan las aves rapaces amaestradas a los más pequeños de la casa!

Cascadas de impresión en las que puedes pasear por las grutas

En el Monasterio de Piedra encontrarás cascadas de impresión en las que se puede pasear por las grutas

2. El agua. Grutas, estanques, cascadas, fuentes, lagos, y hasta una piscifactoría son los atractivos principales del Monasterio de Piedra. Os aseguro que las caídas de agua son sensacionales y las grutas, mediante las cuales se puede acceder a la parte posterior de algunas de las cascadas, son de una belleza sin comparación. Imaginad que volvéis a ser niños y que podéis ver una cascada desde el interior de la montaña, quedando a resguardo de lo que hay fuera ¿no os parece alucinante? Si yo ya tengo mis años y me sigue dejando anonadada, pues pensad en lo mágico que puede ser este momento para vivirlo en familia. Creo que este tipo de escenas cinematográficas ha hecho mucha mella en mí.

3. El monaterio. El que da nombre a todo el parque natural del Monasterio de piedra. Es un edificio de los monjes cistercienses en el que actualmente se ubica también el Museo del chocolate y el Museo del vino ¡qué bien vivían estos monjes! Para los pequeños de la casa puede ser la parte menos interesante de la visita, pero el contenido es bastante didáctico, con figuras que ilustran cómo era la vida de los monjes, por lo que yo os recomendaría hacerla en primer lugar y después dejarlos campar a sus anchar por el resto del parque.

Restos del Monaterio de Piedra original. Naturaleza y cultura unidas

Restos del Monaterio de Piedra original. Naturaleza y cultura unidas

4. Otros servicios. Como parque natural que es, el Monasterio de Piedra tiene unas instalaciones muy completas, cuidadas y de calidad. Dispone de un hotel, que han acabado de reformar durante el mes de febrero de 2015, para pernoctar el interior del parque, spa, diversos restaurantes, parking gratuito. Tendréis a mano cualquier cosa que podáis necesitar. ¡Esto es vivir la naturaleza pero sin perder comodidades!

5. Consejos para familias. Al ser un parque natural, hay zonas especialmente adaptadas para poder transitar con carritos de bebé, pero no todas ellas. Si tenéis la posibilidad de prescindir del carrito y utilizar la mochila de porteo, creo que es una opción mucho más práctica para no perderos ningún detalle de la visita por cuestiones logísticas. Además, que aquello es campo: hay agua, charcos y el carrito se os puede poner hecho unos zorros. Si los niños ya caminan, y aunque sea verano, tened presente que es una ruta agreste en la que necesitaréis un calzado cómodo y a ser posible cerrado.

La entrada completa al parque, con la visita incluida al Monasterio de Piedra y el espectáculo de aves rapaces, cuesta 15 euros para los adultos, 11 para los niños entre 4-11 años y los mayores de 65, y es gratuita para los menores de 4 años. En la actualidad, el parque natural del Monasterio de Piedra es uno de los parajes de Zaragoza que más interés despiertan entre los turistas, por lo que os recomiendo que no dejéis pasar la oportunidad de dejaros caer por allí. La calma, la tranquilidad, el contacto con la naturaleza y las actividades al aire libre siempre están entre las mejores virtudes cuando buscamos planes para hacer con niños.




Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    mamaenbulgaria
    2 marzo, 2015 at 14:45

    Qué bonito, la entrada me parece cara pero si pasara por ahí creo que aprovecharía la oportunidad, por una vez..

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      4 marzo, 2015 at 09:56

      Yo aproveché que mi hermano vivió allí un tiempo y él insistía en que todos sus compañeros llevaban a sus familiares al mismo sitio. Es impresionante. La verdad es que se te va el día completo en verlo todo ¡no hay posibilidad de aburrirse!

  • Responder
    Eva
    4 marzo, 2015 at 13:26

    ¡Qué bonito! Yo fui cuando era una enana y tengo muy buen recuerdo de las cascadas y de pasar por detrás de una de ellas. Lo recuerdo como una súper aventura. Del monasterio no recuerdo nada, la verdad.
    A nosotros nos pilla un poco a trasmano, pero me gustaría en algún momento poder volver.

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      5 marzo, 2015 at 10:51

      Yo del monasterio lo que mejor recuerdo es que tenían una zona en la que conservaban calaveras y huesos (ahora no sé si reales o recreaciones) que me impactó mucho ¡qué tétrica he salido! Pero es un lugar increíble.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.