Crianza

Revisión pediátrica de los 15 meses

Drama y llanto en la revisión pediátrica de los 15 meses

Revisión pediátrica de los 15 meses ¡el drama!

Yo creía que la revisión pediátrica de los 15 meses, era voluntaria, no por nada, sino porque el único motivo de realizarla era la de ponerle a mi bichilla la última dosis de la vacuna Prevenar. Y como esta es optativa, pensaba que a los niños que no se vacunan contra el neumococo no se les hace pasar por este trance. Pero resulta que como los calendarios de revisiones para el programa del niño sano, y el de vacunación, cambian con más frecuencia que yo de bragas, pues ahora han decidido que a los 15 meses se les pone la segunda dosis de la vacuna contra la meningitis. Con lo cual, vuelta a sufrir dos pinchazos por parte de mi churumbelita y a liarla parda en la consulta. Eso sí, la pediatra no hizo acto de presencia porque en la revisión de los 15 meses es la enfermera la que lleva las riendas. Y como por algún motivo que desconozco todo nuestro anterior equipo médico ha desaparecido de la noche a la mañana, la experta en el cuidado de mi bichilla ha pasado a ser una muchacha hiper mega joven que se sigue escandalizando por todo. ¿Recordáis el episodio de cómo introduje el huevo en la alimentación de mi mochuela en la revisión pediátrica de los 12 meses? Pues esta chica creo que no gana para sustos con nuestra forma de criar.

1. Percentil. Definitivamente un día de estos mi criaturita no me va a entrar por la puerta de casa. Hemos vuelto al percentil 97 de peso (11,820kg.) y de altura (82 centímetros). Ahora sí sigue alta como su papá y gorda como su mamá. A día de hoy creo que voy a afirmar que la teta alimenta ¡y mucho! Porque la niña anda cada día mas delicadita en cuestiones culinarias, hace ascos a la comida en trozos y estamos teniendo una regresión a los triturados. Pero aún así no deja de crecer. Aquí os cuento el resultado de la toma de medidas, pero en realidad esto fue un baño de lágrimas con algo de sangre. Porque al tumbarla en la camilla para saber su altura, mi mochuela tiró del cable de ese aparato con luz en la punta que se usa para mirar la boca, oídos, etc. con tanta puntería que le cayo todo el pico dentro de la boca, justo donde parece que le empieza a salir una muela. Le hizo mucho daño, se vio la sangre y comenzaron los dramáticos minutos que perduraron hasta nuestra salida del centro de salud.

2. Revisión corporal. Lo típico de mirar oídos, boca, auscultar el pecho, tocar el abdomen y confirmar que tenía el culete súper irritado ese día. Esto a ojo no era necesario que nos lo indicase, porque lo tenía casi brillante de tanta rojez. Todo esto en medio de llanto-chillido-llanto. Así es que le colocamos el body y la pusimos a la teta porque la enfermera decía que en ese estado de nervios no le iba a pinchar.

3. ¿Qué come esta niña? Con el cisma que teníamos montado, la enfermera parecía querer tranquilizar el ambiente mientras mi bichilla se enganchaba a la teta como si no hubiera un mañana. La verdad es que debió temerse el advenimiento del fin del mundo en el momento en que le pinchase la primera vacuna, en vista de la que estaba liando tras el golpecito. Y como mi bichilla estaba tan lustrosa, quiso saber qué comía esta niña. Su papá, muy orgulloso en su respuesta, le dijo que comía de todo. Y ya se escandalizó como de costumbre. “¿De todo, de todo no puede ser? ¿Qué es de todo? Biberón, cereales…” Él le dijo que teta y el resto comida de humano adulto normal. Y ya empezó con el tema de que pescado azul no, verduras flatulentas no, dulces no, frutos secos no… Pues a día de hoy menos los frutos secos, creo que le he dado de todo. Y esto ya no tiene marcha atrás. Puedo intentar controlarme, pero hay cosas que ella nos ve comer a nosotros (porquerías sobre todo) que no hay quien se las niegue. Con el genio que tiene como para andarle escatimando la comida.

4. Pinchazos y teta. Y llegamos a la peor parte de la revisión. Bueno, o la que se suponía que sería la peor parte, porque tras el espectáculo inicial ya aquello no podía empeorar mucho. Total, que mientras la niña estaba en la teta, un pinchazo a traición en cada brazo, más encorajinamiento y a salir escopeteados de la consulta. Porque mi bichilla odia a muerte a la enfermera joven, y es dejar de verle la cara y recomponerse por sí misma. Ya nos iban diciendo que el tema de las vacunas empeora según crecen y se hacen más conscientes de lo que les espera en la consulta, pero es que nosotros ya empezamos con mal pie antes de llegar al momento clave.

Ahora, a esperar a la revisión de los 18 meses, con vacuna incluida pero no de pago. Eso sí, donde le pincharon la de la meningitis le ha quedado una bola bien vistosa, que dicen que puede desaparecer en días, semanas o meses. Mucho tiempo me parece a mí lo de los meses, así es que espero que no me la hayan tullido de por vida. Por lo menos esta vez no ha tenido ni fiebre ni ninguna mala reacción a las vacunas. Sé que va a sonar a cosa de muy mala madre, pero a ver si para de crecer un poco, porque con 16 meses ya sólo compramos ropa para 3 años. ¡El fondo de armario le dura un suspiro!

Esto te puede interesar

65 Comentarios

  • Responder
    Marigem
    12 marzo, 2015 at 08:00

    Ayyyyyyyyyy pobre, qué mala suerte que se le cayese encima el cacharro ese, con lo que duelen esos golpes.
    Mira, mi hija con 15 meses comía de todo y aquí está, mayor y bien sana, que no se escandalicen tanto, y el peque, que no comía nada y yo le hacía mil y un guarrerías también está aquí y mide 1´87 y nunca se pone malo, y ella tampoco, fue a donar sangre el lunes y está sanísima.
    Yo entiendo que hay que introducir la alimentación con cuidado por las alergias pero 15 meses no son 6 y el pescado azul yo creo(no soy experta) pero creo que lo pueden comer, y dulces pues depende, es que los míos ni eran ni son golosos, y las verduras flatulentas…no sé, con cuidado.
    Yo opino como tú, hay que desdramatizar un poco y tu nena está bien lustrosa así que nada. Es lo malo de las enfermeras jóvenes, que son muy «de libro».
    Al mío pequeño le salió una bola con una vacuna y se le quitó como en una semana,y también se a puso una enfermera joven cuando la nuestra estaba de vacaciones.
    Un besín.

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 13:17

      Empezamos fatal la revisión. Pescado azul le he dado poquísimo, pero si yo tengo un trocito de salmón y lo quiere probar no me parece mal arrimárselo. Lo de los dulces lo controlamos más, pero a mi madre se le ha ido la mano haciendo bizcocho caseros desde que le dijeron que tenía el azúcar alto (así somos en esta casa) y claro, a la niña se le van los ojos detrás. Pienso que la chica realmente se siente aún insegura y lo hace todo según el manual. La bola ¡ya ha desaparecido! Menos mal que le ha durado poquito, porque si no su papá seguro que no viviría pendiente de ella.

      • Responder
        marigem
        12 marzo, 2015 at 17:49

        Jajajajaj, le dicen que tiene el azúcar alto y se le va la mano haciendo bizcochos!!!!! Si le da la tensión alta os llena de café y bacalao, jejejeej.

        • Responder
          Planeando ser padres
          13 marzo, 2015 at 06:55

          Calla, que la tensión también la tiene alta y sí, le ha dado por el té y el bacalao.

  • Responder
    Marta
    12 marzo, 2015 at 08:22

    Oh, sí, algunas veces con las vacunas, o pinchazos, se les queda una bolita dura, que sí se pasa a los días, y no les suele doler. No está nada mal tu hija, menudos percentiles! Y sí, comer, comen de todo, si ya se lo has introducido, porqué dejar de dárselo?

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 13:19

      ¡Eso pienso yo! Si se come el brócoli con gusto y no le ha sentado mal nunca, no creo que debamos volver atrás. La bolita que le quedó era más bien grandota y blanda, no dura. La verdad es que no le he palpado mucho la zona, porque dicen que es mejor no tocar nada, así es que a lo mejor no le he detectado esa dureza y sí la tiene.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    12 marzo, 2015 at 08:32

    Si está en percentiles tan altos no es que esté gorda mujer, es que es grandota. Cuando crezca quizá será como la mía, que usa dos tallas más que sus amigas jaja! Son niñas de esqueleto grande, pero gordas no.

    La vacuna esa sí que deja bulto pero se va. La que deja marca permanente es la de la tuberculosis (porca miseria).

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 13:21

      Ya, ya sé que no está gorda y que existe proporción. Vamos,a ojo no se le ve que sea una bola. Mi sobrinita también es grandota para su edad, y estando más regordeta que mi bichilla de pequeña, ahora está delgada y altísima. ¿La de la tuberculosis también se la ponen?

  • Responder
    Mama Blogger
    12 marzo, 2015 at 08:42

    La bichilla está muy grande!!!! Que alivio cuando te dicen en la revisión que todo está bien!!! 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 13:22

      Yo siempre voy tranquila a las revisiones,pero vamos, que conformar que está sanota es una alegría y un gran descanso.

  • Responder
    Raquel Osoa
    12 marzo, 2015 at 08:54

    El tema de las revisiones médicas y sus pautas es para volverse loca. A mi hijo mayor le hacían revisión todos los meses aunque no viniera indicado en la cartilla. No tenía ningún problema pero la enfermera hacía revisión todos los meses a todos los niños. Tres años después nació el segundo. Mismo centro médico y misma enfermera. Pero debe ser que los recortes hicieron su aparición y se limitaron a las revisiones que aparecían en la cartilla.

    Mi bichillo pequeño y mi sobrina se llevan dos meses pero acuden a centros médicos distintos. Pues las recomendaciones que recibiamos mi hermana y yo en cuanto a alimentación eran diferentes. Me parece que lo más importante es tener sentido común y dejarnos llevar por nuestro instinto y lo que van demandando los peques. No digo que no haya que escuchar al pediatra, pero no hay que tomar lo que nos dice como si fuera «palabra de Dios».

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 13:25

      ¡Ay, qué estrés con revisiones todos los meses! Yo prefiero el método actual y ya me parece un exceso de visitas para niños que están sanos. Vamos, lo de las vacunas lo entiendo, y ya de paso que les revisen el resto de cuestiones, pero cada mes no sé si tendría paciencia para ir. Cada pediatra y enfermera hacen lo que les da la real gana y muchas veces se saltan a la torera las directrices de la AEP y la OMS ¡olé y olé! ¡Son más listos que nadie! Ahí tenemos al señor de Castellón contrario a la lactancia materna más allá de los 4 meses. Si das con un profesional así, o tienes la suerte de tener el instinto bien desarrollado o te van a llevar por un desvío de despropósitos en la crianza. Me gustaba más mi pediatra y enfermeras anteriores. Con 5 hijos y no sé cuántos nietos ¡esa señora sí que entendía!

  • Responder
    Aprendiendo a Ser Mamá
    12 marzo, 2015 at 08:58

    Madre mía! con qué mal pie empezasteis! Pobrecita ella y pobrecitos los papis… porque yo no sé quién lo pasa peor…
    Que esté en percentiles altos, no significa que esté gorda, es que está sanota y simplemente grande 🙂 Lo mismo luego frena un poco y baja el peso… en los niños nunca se sabe!
    (Yo era grandota de bebé, y me quedé bajita y canija… jajaja)
    A mi peque ya mismo le toca la revisión de los 18 meses y vacuna, y miedo me da… En los percentiles, mi bicho siempre ha sido por debajo de la media… Salvo en las últimas revisiones que parece que dio un estirón y pasó de un percentil 20 a 56 en altura… De peso, el pobre es que siempre anda en operación bañador y querrá ser modelo, qué se yo! Porque más allá del percentil 20-30 no llega. Y últimamente está muy mal comedor, así que seguro que ha perdido peso…
    En cuanto a comidas… Pues qué quiere que te diga: el mío come de todo ya, porque come con nosotros a la vez y lo mismo que comemos nosotros se lo damos a él también. ¿Fabada? ¡Pues fabada! ¿Cocido? ¡Cocido para él también! ¿Pollo con patatas? Como no le des, le da un berrinche y empieza a gritar y dar cabezazos a la trona con un genio…

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 13:30

      Allí hubo sufrimiento para dar y regalar. Yo le digo gordita cariñosamente pero sé que está proporcionada para su altura, con lo cual el tema no me preocupa. De momento no ha hecho más que subir de peso a lo loco, sin estancarse ni bajar, por lo que si retrocede algo tampoco sufriremos ¡tiene reservas para subsistir! ¡Jajaja! Ese afán de tu peque por lucir tipín tiene mucho mérito. Pero ya sabes que si se mantiene siempre dentro de los mismos percentiles, aunque sean bajos, no es preocupante. y que lo malo son los cambios bruscos. Mi bichilla yo noto que come peor, menos cantidad, y está más delicada, pero sin embargo sigue engordando y creciendo. Los garbanzos y las lentejas le encantan a esta niña (los que cocina mi madre, claro) y las patatas fritas la tienen loquita y entusiasmada. Por eso creo que las recomendaciones están bien, pero que por hacer una excepción de vez en cuando tampoco hay que hacer un drama.

  • Responder
    pequeboom
    12 marzo, 2015 at 10:05

    Aquí la revisión y las vacunas tocan a los 18, de hecho nosotras vamos hoy…. tiemblo!!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 13:34

      A los 18 hay otra revisión y otra vacuna ¿es que a los niños catalanes los pinchan más?

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    12 marzo, 2015 at 10:07

    Calla calla que nosotros tenemos la revisión de los 3 años la semana que viene y ya estoy temblando…con esto te corroboro que la reacción de los churumbeles va a peor conforme crecen…gracias a la tetaaaaaa, que me ha dado tantoooo!!!!

    Pero, en el brazo??? a UBMF siempre es en la parte delantera del muslo!!! Madre mía está grande la bichilla!! por cierto lo de las regresiones a los purés también nos pasaba a nosotros y esas rachas en las que apenas comen. Lo de la introducción de los alimentos ya ni me acuerdo, pero que más dará un mes antes o después, eso sí los frutos secos, aun no los ha probado, nuestra pediatra nos los prohibe hasta los 8 añazos!!!! no se va a atragantar, no…lo que es que se le va a enredar en el bigote!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 13:40

      A mi bichilla le pinchaban siempre en los muslos hasta los 12 meses. Desde entonces todo se lo pinchan en los brazos. Mira, lo de que cambien el calendario de vacunas dependiendo de la zona en la que vivas ya es para mear y no echar gota, pero que cambien la zona del cuerpo ¿eso qué explicación tiene? ¡Jajaja! ¡Qué exagera es tu pediatra! ¿Será andaluza, no? 8 años, que van a probar antes cosas peores pero de los frutos secos que los libre Dios.Ahora estamos en fase de que el pescado, que tanto le apasionaba o es en puré o ni lo mira. Y si lo mira es para revolearlo contra la pared.

  • Responder
    sradiaz
    12 marzo, 2015 at 10:19

    Conozco a una niña que siendo quince días más peque que la mía a los ocho meses ya pesaba 11 kilos, y nosotras raspando los ocho… Y yo muy feliz porque no sea tan grandullona y pueda portearla aún un poquito más.

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 13:41

      Que a mi bichilla la sigo porteando con casi 12 kilos, no te vayas a creer. Hombre, ahora intento que sea lo menos posible, pero casi a diario hay un ratito de porteo que no nos lo quita nadie. Si la mochila es ergonómica, el peso se reparte genial y además puedes empezar poniéndotela a la espalda.

  • Responder
    yaiza
    12 marzo, 2015 at 10:20

    Tu bichillo es una súper nena 🙂 con 16 meses está mas alta y pesa más que pitufiña recién cumplidos los 23.
    Cada niños es como es y punto, lo peor el fondo de armario ;).
    Ya lo comente más veces, nunca he sabido en que percentil están mis hijos….es grave?

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 14:00

      ¡Jajaja! No es grave mujer. Pero si no te lo dice tu pediatra será porque no tienes que preocuparte. De todas formas, si buscas en Google las tablas de percentiles de la OMS y metes los datos de edad, peso y altura de tus churumbeles, podrás saberlo al momento.

  • Responder
    yaiza
    12 marzo, 2015 at 10:21

    Me colau, 15 meses no 16.

  • Responder
    clauminera
    12 marzo, 2015 at 10:37

    Ay pobre bichilla! Golpe y pinchazo!
    Nosotros aún no hemos ido a la revisión de los 15 meses (se me ha olvidado, que con esto de que en diciembre me dijeron que no tenían aún abierta la agenda del 2015, ya no caía en que toca revisión)
    Tu enfermera un poco exagerada, mi bichin también come de todo (menos frutos secos); de hecho, ayer comió garbanzos y hoy tiene salmón en papillote, y como la tuya, más sano que una manzana 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 14:03

      Pues mi enfermera te quitaría el salmón y los garbanzos te los secuestraría por flatulentos. Niña, vamos a seguir la agenda de revisiones, que si no nos van aponer en la lista negra de las malas madres.

      • Responder
        clauminera
        13 marzo, 2015 at 10:28

        Ayer me acerqué al centro de salud y al final resulta que no hay revisión de los 15 meses aquí, que de los 12 pasa a los 18, así que aún nos quedan 3 meses más.

        • Responder
          Planeando ser padres
          13 marzo, 2015 at 13:11

          ¡Jajaja! Menos mal que no te la has saltado a lo loco. ¿Ves la cantidad de diferencias entre una provincia y otra?

  • Responder
    La agenda de mamá
    12 marzo, 2015 at 10:38

    De la revisión de los 18 meses Miss L salió llamando «mala» a la enfermera a la cara y fue bien entendible XD La verdad es que se escandalizan por todo!! Si le das teta porque es «muy mayor», si le das espinacas es que es «muy pequeña» en qué quedamos?jajajaja
    Qué mala suerte lo del golpe!! y las vacunas, se las ponen en el brazo? aquí se las siguen poniendo en el muslo y la última se dio cuenta al sacar la aguja, pero vamos que chilló más cuando intentaron medirla
    Un besote

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 marzo, 2015 at 14:43

      ¡Jajaja! Mi bichilla aún no conoce esa palabra, pero si pudiera hablar a habría llamado algo peor. Mi bichilla lo de la báscula lo lleva bien, pero el momento medidor es otro alboroto ¡no quiere que le estiren la pierna y se retuerce como si la estuvieran matando! Y para empeorarlo esta vez se llevó semejante golpe. A ver qué nos encontramos en la de los 18 meses.

  • Responder
    missarrullos
    12 marzo, 2015 at 10:43

    Madre mía, menudo espectáculo! A mi me toca revisión de 4 meses la semana que viene y teniendo estoy con el genio que tiene…. Nosotros estamos con bibe por exigencias del guión y El Niño esta enorme. No se en que preventivo se traduce… Sólo se q a veces usa ropa de 9 meses…..

    • Responder
      missarrullos
      12 marzo, 2015 at 10:45

      Percentil quería decir… No preventivo. Y temiendo y no teniendo.

      • Responder
        Planeando ser padres
        12 marzo, 2015 at 14:46

        Si te sirve de consuelo, mi bichilla empezó con estas escenitas a partir del año, así es que a lo mejor podréis pasar por la revisión sin traumas. Para saber el percentil, aprovecha tu visita al pediatra y le preguntas, que seguro que te lo dirán sin problemas.

  • Responder
    Cuestión de madres
    12 marzo, 2015 at 11:09

    Madre mía!!! a la churumbelita vamos a tener que dejar de llamarla así y directamente churumbela..jejejeje… qué forma de crecer… y sobre la enfermera… muy de libro os ha tocado… con la experiencia y el tiempo ya se relajará… a la mía no le asusta ya nada de lo que cuento y hago 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 marzo, 2015 at 06:37

      Es que tanto la enfermera como la pediatra que teníamos antes, eran mayores y estaban de vuelta de todo, pero esta nueva se me espanta la pobre a cada paso y con cada cosa que le digo. La niña está tremenda y lo de bichilla se le está quedando muy pequeño.

  • Responder
    Ana Nieto Garrote
    12 marzo, 2015 at 11:29

    Hola! Mi hijo tiene 16 meses y también se le quedó la bola que dices al vacunarlo… Y un mes después, si le tocas aun se aprecia la bola 🙁 Y a mi peque le pasa como a la tuya, solo que más gordinflón, se pasa del 97 en peso… Él no toma pecho porque cuando lo intenté no se cogía y después de 10 días horribles que el niño estaba ya deshidratado, tuve que dejar de darle… Pero es que él hace sus comidas, y como come más pronto que nosotros, luego nos ve y quiere de las nuestras, y lo que tú dices, con el genio que tiene como para no darle (se entera toda la finca de los gritos que pega). Me alegra saber que no soy la única, jaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 marzo, 2015 at 06:40

      ¡Jajaja! Oye, es una alegría que nos hayan salido glotones, aunque si se pasa tanto del percentil habrá que vigilarlo un poco. Nosotros tratamos de hacer todas las comidas a las mismas horas que ella, y así que no coma por duplicado. Pero a veces no lo logramos y claro, lo nuestro le entra por el ojo y ya no para hasta que lo consigue. A mi bichilla parece que a bola de la vacuna ya le ha desaparecido durante estos días, aunque no quiero palparle mucho la zona.

  • Responder
    Ana Nieto Garrote
    12 marzo, 2015 at 11:35

    Por cierto, lo del pescado azul aparte de por alergias es por su alto contenido en mercurio. No pasa nada si le das, pero que no sea muy a menudo. Yo por ejemplo, no le doy de momento porque en el cole un par de veces al mes le dan, así que considero que con eso ya va bien, prefiero darle merluza o lenguado

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 marzo, 2015 at 06:42

      Ya, ya sé todas las recomendaciones acerca del pescado azul, pero ya te digo que de momento nunca le he dado una ración completa, sino que la dejo coger un poquito de mi atún, o del salmón, de forma que lo ha probado pero no ha sido su plato principal. La merluza me parece sosísima, pero mi madre me tiene la cabeza loca diciendo que es el único pescado que tiene que comer y punto.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    12 marzo, 2015 at 12:49

    Madre mía, qué tiaca! En la última revisión Maramoto estaba en percentil 76 de altura…pero en 20 de peso, jajajaja ¡Igualitas!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 marzo, 2015 at 06:47

      Si sólo viendo lo que escribes sobre el número de pie cuando se te antoja algún zapatito ya se ven las diferencias (que mi bestia anda ya en el 23). Pero dicen que una vez sobrepasado el años, estos grandotes se pueden calmar un poco en cuanto a crecimiento ¡a ver si la ropa le dura algo más! Es que no vamos a llegar ni al final del invierno con los bodies que tiene.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    12 marzo, 2015 at 13:58

    ¡Qué grande está! Nosotros vamos mañana a la de los 15 meses (que serán 15 y medio pero bueno). A nosotros las vacunas nos las cambiaron para los 12 así que no toca pinchazo, menos mal. Y sobre la comida…por lo que hemos optado finalmente es por aprendernos su calendario de introducción de alimentos y repetirlo cual loritos, así evitamos que la pobre enfermera sufra un infarto cada vez que vamos

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 marzo, 2015 at 06:50

      ¡Jajaja! Es que yo no quiero engañar a la enfermera ni a la pediatra, por si acaso estoy haciendo algo rematadamente mal, o le ven algo raro causado por la alimentación, no despistarlas en su trabajo. Pero claro, luego estas pautas que me dan, si son tan estrictas, las aplicamos de una manera muy subjetiva. ¡Qué suerte libraros de un pinchazo! Es que no me extraña que ahora que empiezan a ser mas conscientes entren con pánico en la consulta porque es que en cada visita se llevan uno de recuerdo.

  • Responder
    Maternideas
    12 marzo, 2015 at 14:06

    Vaya lio ha montado la «bichilla» en la consulta de la enfermera! Pobrecita con lo que le debió doler el golpe en el labio y el susto tuyo! porque las heridas en la boca sangran un montón! Pero bueno, la «bichilla» va creciendo proporcionadamente así que no hay de que preocuparse. El mio también hizo la revisión de los 15 meses con doble pinchazo, come de todo, excepto huevo! creo que tendré que instaurar tu técnica de introducción al huevo porque no hay manera en que lo coma! Es olerlo y hacerle ascos 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 marzo, 2015 at 06:53

      Suerte que el percance le surgió delante de alguien entendido que ya vio que no era nada, pese a la sangre. Pues si no le gusta el huevo quizás no sea necesario que lo coma ¿no? ¿Has averiguado si hay otros alimentos con las mismas propiedades? Todos tenemos cosas que no nos gustan y hacerle sufrir al pobre si le da tanto asquete… Y si no, el truco de mi madre, que es deshacerlo cunado se hace algo en puré y así pasa desapercibido.

  • Responder
    Mi SuperBaby
    12 marzo, 2015 at 15:32

    Vaya con la bichilla, que grandota es.
    A SB también le salió el bultito, pero se le quitó en pocos días. Nuestras visitas a la pediatra son parecidas, jajaja, cada vez que la pediatra y la enfermera nos ven entrar tiemblan, porque SB lía cada una… Los pobres que mal lo pasan.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 marzo, 2015 at 06:54

      El bultito al final ha desaparecido prono ¡ya decía yo que eso de semanas o meses me parecía una exageración! Yo entiendo que todos los niños deben llorar más o menos, por eso no sé de qué se espanta tanto esta muchacha con semejantes alaridos que pega mi bichilla.

  • Responder
    María {La cajita de música}
    12 marzo, 2015 at 18:11

    Madre mía está enorme la bichilla eh??? Estoy alucinando! Me alegro de que todo haya ido «bien» 😉

    Feliz día!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    12 marzo, 2015 at 22:08

    Madre mía, no sé por qué se escandaliza!!! con 15 meses, hasta los que comen todavía purés diariamente, también se pueden zampar un trozo de tarta o una pieza de fruta!!! si al final todo depende de que les guste o no comer, y al que le gusta, por mucho q le des unos purés mega sanos, acabas teniendo q darle cualquier cosa q se le ponga delante!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 marzo, 2015 at 07:00

      Creo que eso es lo que le está pasando a mi bichilla. Ella se come sus verduritas y sus cositas al vapor, pero claro todo lo que está bien cocinado y condimentado (especialmente lo que cocina mi madre y no yo) ¡es que se vuelve loca con solo verlo! Anoche mismo se pegó un hartón de tortilla de patatas que ella nos hizo que aún no entiendo cómo le cupo en el cuerpecito. A ver, y que entre los 15 y los 18 meses tampoco creo que haya diferencias tan exageradas como para no dejarle probar cositas normales.

  • Responder
    Mamifutura
    13 marzo, 2015 at 05:11

    Pobrecita mía!!!!! Es que menudo palo al entrar consulta…

    Sobre la comida, te puedo asegurar que mi madre no tenía ni idea de la entrada paulatina de alimentos y según me enteré el otro día, me dio pecho dos meses y lo siguiente fue meterme un puchero en plan puré con toda su carne y su enjundio para empezar… Así pasó, que odio comer pero tengo el estómago más fuerte que conozco…

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 marzo, 2015 at 07:02

      La verdad es que la entrada fue espectacularmente mala y dolorosa para ella. Si no tuviese las manos tan largas…¡Lo de tu madre es de traca! Un cocido, así sin más. Pero a lo mejor ella no tiene la culpa de que odies la comida, quizás hubieras salido igual comiendo verduritas al vapor y pollo. Ahora nunca lo sabremos.

      • Responder
        Mamifutura
        13 marzo, 2015 at 09:26

        Desde luego, jajaja. Yo solo digo que eso me ha hecho tener un estómago de hierro. Solo he vomitado 3 veces en toda mi vida y por gastroenteritis…

        • Responder
          Planeando ser padres
          13 marzo, 2015 at 13:05

          ¡Jajaja! Pues esa habilidad te habrá venido genial para el embarazo. ¡Vamos a tener que introducir los pucheros temprano!

          • Mamifutura
            13 marzo, 2015 at 13:06

            Ahora que lo dices… Ni una náusea ni un asco… Jajaja

          • Planeando ser padres
            13 marzo, 2015 at 13:13

            ¿Y no te habías dado cuenta? Muchas mamás matarían por tener esa suerte.

          • Mamifutura
            13 marzo, 2015 at 13:16

            Sí, cuenta me he dado, jajaja. Pero no lo había relacionado con mis primeros pucheros…

  • Responder
    diasde48horas
    13 marzo, 2015 at 16:23

    Ostras, también qué mala suerte que justo le caiga el chisme en la boca… pobrecilla.
    Uff, lo del pediatra va a peor… mi Redondo ahora mismo sólo con ver la puerta de la consulta ya empieza a protestar. Y eso que de las vacunas casi ni se entera, a él lo que no le gusta es que lo pesen… ha salido a su madre jejejejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2015 at 08:19

      ¡Jajaja! Mi bichilla odia más que la midan, porque la tumban y empieza a verse indefensa. Estoy temiendo que cuando llegue la revisión de los 18 meses ya sí recuerde lo que le hacen allí dentro y empiece a llorar n la puerta ¡ay!

  • Responder
    monstruuosa
    13 marzo, 2015 at 17:10

    Na, la bola se irá en breve, ya verás. Las enfermeras tienen mucha manía de meterse donde no les llaman, lo digo por lo de la comida. Y qué grande está tu bichi, madre mía!

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2015 at 08:24

      Es un torete esta niña. La bola ha desaparecido bastante pronto, y respecto a la enfermera joven, con no hacerle mucho caso ¡todos contentos!

  • Responder
    mamá puede
    13 marzo, 2015 at 17:12

    Ainsss las vacunas…. La próxima semana nos toca a nosotros que además cómo tengo que intentar cuadrar con vacaciones llevo a los dos a la revisión de los tres y un año y los dos con vacunas! Tiemblo!!

    Por lo demás veo que tu bichilla va estupendamente comiendo «de todo»

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2015 at 08:28

      Uy, ese panorama de tener que vacunar a dos churumbeles de golpe, en la misma visita y de diferentes edades ¡no me lo habría imaginado ni en mis peores pesadillas! Espero que al menos puedas ir acompañada y no sola, porque por lo menos en mi caso, mi bichilla se pone incontrolable del todo.

  • Responder
    Mama Puñetera
    17 marzo, 2015 at 11:52

    Si que es grande la bichilla! Valkiria con 17 meses, pesa 9 kilos y mide 75 cm, por aquí estamos en percentil 15 y aún le vale ropa de 9-12 meses!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 marzo, 2015 at 16:22

      ¡Pues eso que te ahorras! ¡Jajaja! Oye, que esto de presumir de percentil alto luce mucho, pero hay que rascarse el bolsillo con demasiada frecuencia.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.