Opiniones

5 compras clásicas de puericultura

Compras clásicas de puericultura

Puericultura sin la que no se puede vivir

Creo que incluso antes de planear ser padres, cuando pensamos en los elementos de puericultura que un churumbel, cualquiera, de cualquier parte del mundo, necesita sí o sí para crecer con dignidad y de forma cómoda, todos evocamos más o menos en los mismos artilugios. Pero entonces te preñas, empiezas a comparar precios, a tirarte de los pelos con los presupuestos y a conocer experiencias de otros padres primerizos que, igual que tú, invirtieron en estas compras y después se quedaron cogiendo polvo en casa, porque sus bichillos se negaron a utilizarlas. Esto lo averiguas siempre a toro pasado, cuanto tú ya te has gastado lo cuartos en el modelo más fashion, in, y cool de la historia, de lo que sea que hayas comprado, y sólo por la belleza del objeto que te has llevado a casa, ya vives contento con el desembolso realizado. Y no nos engañemos, porque en esto de la puericultura existen los “juguetitos” muy low cost, pero también muy por encima de nuestras posibilidades. Y a más de uno se le va la cabeza para que su hijo tenga lo mejor de lo mejor. Y no saben cómo van a pagar los pañales cada mes, pero el mega carrito o la habitación ideada por un diseñador de prestigio no se la va a quitar nadie. Sí, hay gente con las prioridades alteradas del todo. El caso es que hoy os quería contar cómo ha sido mi experiencia con estas 5 compras clásicas de puericultura. Unas me generaban desconfianza, otras creía que eran imprescindibles y al final ¡nada ha resultado como lo planeé!

Carrito Matrix Muum Ligth 2

¿Qué sería de la puericultura sin el carrito?

1. El carrito. ¿Quién va a salir de paseo con un recién nacido y sin carrito? Pues sólo los hippies, eso no tenía vuelta de hoja cuando yo estaba embarazada. Además, aunque mi bichilla empezase a caminar con un año tendría que ir a la calle en el carrito hasta que cumpliera los 3 años. Sí o sí, que para eso el fabricante indica en su producto la edad recomendada. En este asunto, no nos quebramos mucho la cabeza, porque queríamos algo no muy caro, de dos piezas y en la tienda de puericultura del Pueblucho Infernal sólo había dos opciones. Sí, yo soy muy aficionada a las compras por internet, pero en la tienda encontré lo que quería más barato y pudimos tocar el carrito y comprobar que nos convencía. Nuestra experiencia con el carrito Muum Matrix Light 2 de Jané, ya os la conté en un post hace muchísimo tiempo, y fue regalo de mi padre (ahora más conocido en Twitter como #pspabuelo). Yo no tenía intención de cambiar el carrito por una sillita de paseo, pero la Emotion de Babyhome se cruzó en mi vida, llego directa a la puerta de casa y ahora es nuestra sillita de paseo habitual. A mi bichilla la dejamos corretear por la calle todo lo posible, pero es cierto que tener la sillita es un descanso para cuando quiere dormirse ¡y hasta para usarla de carrito de la compra! El porteo, que me encanta, sigo ejerciéndolo muchísimo en casa, pero para la calle es cierto que no nos puede faltar el carrito.

Cuna Dream Babyhome

Estaba enamoradita de la mini cuna ¡pero tuve que renunciar a ella!

2. La mini cuna. O el capazo de mimbre en tiempos de mi madre. Pues es un artículo que nos parece nuevo, por lo que han evolucionado, pero que ha existido desde siempre. Yo estaba enamoradísima de varios modelos de mini cunas, como la mini cuna Dream de Babyhome y que nadie me discutiese la utilidad del invento. Claro que en este apasionamiento mío influía mucho el hecho de que al quedarme embarazada vivíamos en un piso de 45 metros cuadrados, en el que no cabría una cuna de tamaño normal ni aunque quisiéramos dormir los adultos apretados en una camita de 90 centímetros. Al final, nos mudamos de piso (a vivir como los ricos, en 90 metros cuadrados) y renuncié a este artículo precioso para ahorrar, porque en el nuevo dormitorio de matrimonio ¡podría tener hasta 6 cunas de tamaño estándar, una detrás de otra y rodeando mi cama!

Cuna Teddy Bear Mi Cuna

La cuna llegó a casa y fue muy útil ¡durante 7 meses!

3. La cuna. ¡Ay la cuna! El regalo de mi madre para mi bichilla, con todos sus complementos requetebonitos, que ya os conté en este post. Yo pensaba como mi madre, eso de que “en la cuna es donde mejor están”. Para dormir, para descansar y para lo que sea. Y hasta los 7 meses de vida de mi bichilla así fue, pero desde entonces (y ya ha cumplido los 16) la cuna sólo sirve para dormir la siesta y a lo sumo, un par de horitas por las noches. Mi bichilla duerme generalmente en nuestra cama. Vamos, que de haberlo sabido, igual me habría salido más rentable comprar la mini cuna, teniendo en cuenta las fechas en las que esta niña ha abandonado la cuna para darse al colecho. Si volviera a parir otra vez ¡cometería los mismos errores! Más que nada porque ya tengo la cuna pagada en casa y no me voy a deshacer de ella, pero jamás, jamás, jamás, pensé que un bebé pudiera pasar más tiempo en una cama que en su cuna de la marca Mi Cuna. Esto deberían enseñarlo en los cursos de preparación al parto, para que los primerizos sepamos que estas cosas pueden pasar.

Cambiador Gulliver de Ikea

Cambiador Gulliver de Ikea ¡la mejor inversión! Y la más barata

4. El cambiador. Con el cambiador nos pasó justamente lo contrario que con la cuna. Yo quería prescindir de él, para ahorrar dinero y espacio en casa, pero debo reconocer que para lo que nos costó está resultando ser una inversión buenísima. Es alto, no tenemos que agacharnos y además sirve de almacén para la cantidad de cosméticos, pañales y demás cuestiones de higiene que está acumulando mi bichilla. Como el modelo que elegimos es bastante versátil, creo que le podremos dar utilidad como estantería cuando ya no lo usemos. Sé que hay quien usa una mesa, la cama o el sofá para estos menesteres, pero la comodidad de mi cambiador de Ikea yo ya no la cambio por nada.

Parque infantil Chicco

El parque nunca llegó a esta casa ¡un trasto menos!

5. El parque. No el de la calle, al que hay que ir sí o sí, sino esos corralitos que antiguamente todo el mundo tenía en casa y que creo que hoy cada vez se utilizan menos. Tenía claro que mi bichilla no lo usaría, porque cuando era demasiado pequeña para moverse la podía dejar en la alfombra de actividades en el sueño, y en cuanto empezó a gatear ¡cualquiera la metería en esa jaula! Pero a su papá le entró una ventolera, y cuando la niña ya casi caminaba, se pasó unos días reclamando un parque a gritos para retenerla y controlarla en un único espacio. ¡Alma de cántaro! Si todos los metros de la casa se le quedan pequeños ¿cuántos segundos dices que aguantaría en el parque sin liarla? Pues eso, que menos mal que entró en razón y aquí el parque no ha venido a hacer bulto innecesariamente.

¿Qué me decís de la puericultura clásica en los tiempos modernos? ¿La seguís utilizando o no?

Esto te puede interesar

61 Comentarios

  • Responder
    mamaenbulgaria
    20 marzo, 2015 at 08:23

    A ver.. Yo con la mayor no usé cambiador y me deslomé la espalda cambiandola en la cama. Al pequeño le cambio en una mesa normal y va que chuta.

    El parque me vino muy bien con la mayor, jugaba tranquilita ahí dentro mientras yo me duchaba, por ejemplo, pero ahora.. Ja! No intentes meter a un niño AD en un parque! A lo único que jugaba ahí dentro era a Prison Break!

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 11:50

      Lo del cambiador me lo quería ahorrar, pero justo me decía el otro día que claro, el material que manejamos en los cambios de pañales es poco higiénico, como para cambiar de forma habitual a los bichillos encima de la mesa del comedor. El parque es que ni me lo planteé. Mi bichilla es de baja demanda pero muy independiente. Se pasa el día de acá para allá a su ritmo y sin control, por lo que en el parque hubiera sido imposible encerrarla.

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    20 marzo, 2015 at 08:49

    Nosotros ni mini cuna ni parque compramos. Y ahora nos han dejado una mini cuna y de momento poco la usamos.. El carrito yo lo veo esencial, y hay muchas mmamis q lo evitan con el porte, yo no podría porteo 24h!

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 11:51

      La mini cuna es mi antojo frustrado. Renuncié a ella por ahorrar, pero me hubiera gustado de verdad. Yo el porteo 24 horas sin carrito tampoco lo acabo de ver. ¡Y más con lo que pesa mi bestiecilla ahora!

  • Responder
    El mundo de Raga
    20 marzo, 2015 at 09:02

    puff, cada niño y cada madre es un mundo.
    El carro lo utilices poco o mucho me parece imprescindible (no las características que te venden, que algunos parecen ferraris), la cuna si te cabe en el dormitorio (no es necesaria minicuna) y el cambiador.
    A mi me dejaron la cuna, y una cajonera que arriba pusimos cambiador.
    Todo lo que te puedan dejar como siempre mucho mejor 😛

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 11:53

      Por eso digo que estas compras son clásicas pero hay quien les sacará más partido y quien menos. Yo al carro no renunciaría, pese a que al porteo me aficioné casi por sorpresa. ¡A mí nadie me prestó ni heredó nada! Así es que tuvimos que comprarlo todo de forma muy mirada e intentando prescindir de lo que entonces nos parecía un pequeño lujo o dudábamos de que nos fuera de utilidad.

  • Responder
    Cuestión de madres
    20 marzo, 2015 at 09:13

    Yo a lo único que me negaba a comprar cuando estaba embaraza del mayor era la minicuna.. me parecía un gasto tonto teniendo la cuna. Al final la usé porque me la dejaron y… me volví loca y tuve una cuna de viaje-parque que se quedó para coger polvo y… como ¡¡¡recoge juguetes!!! jejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 11:55

      ¡Jajaja! Pues en mi caso la mini cuna debió ser el único antojo que tuve durante el embarazo ¡y se quedó sin cumplir! Es raro que mi bichilla no haya nacido con una mancha en forma de minicuna en medio de toda la frente. Cunas de viajes tenemos 2 ¡una en casa de cada abuela! Se suponía que íbamos a viajar muchísimo (al final casi nada) y ahora resulta que todos los hoteles ya tienen cuna.

      • Responder
        Cuestión de madres
        20 marzo, 2015 at 12:08

        eso mismito nos pasó a nosotros… íbamos a viajar mucho y lo dejamos y encima cuando lo hacemos en los hoteles hay cunas así que… mejor abstenerse de comprar una 😉

        • Responder
          Planeando ser padres
          20 marzo, 2015 at 13:00

          ¡2! ¡No una! 2 compré yo antes de que naciera mi bichilla. Menos mal que era baratas y que me sirvieron de regalo de cumpleaños para las dos abuelas.

  • Responder
    Mama Blogger
    20 marzo, 2015 at 09:19

    Yo no compré parque y muy bien, tampoco se necesita tanto. Lo demás lo tengo todo, jejeje!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 11:59

      Mi madre dice que el parque con nosotros lo usó mucho, pero que a mi bichilla no la veía ella ahí dentro, y claro, le hice caso y no lo compré.

  • Responder
    marifififi
    20 marzo, 2015 at 09:25

    Muy buenas compras! Yo el carrito compre el bugaboo y estoy encantada porque aun lo uso, he prescindido de la silla de paseo porque estoy encantada con el. La minicuna y la cuna fueron préstamos, la cuna era de la misma marca que la tuya, y oye, encantada, han hecho su función y al terminar de vuelta a su dueña, sin trastos por medio. El cambiador ha sido una de mis compras estrella, practico y barato, compre el modelo hensvik de ikea que ahora me sirve de librería. Y el parque, después de empeñarme que quería uno, me lo regalaron y ahí se quedo. No creo que minififi haya pasado mas de 10 horas en total en el. Menos mal que mi sobrina le ha dado uso. Besicos

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 12:02

      El Bugaboo era el carrito que más me gustaba (porque en este pueblo lo tiene todo el mundo y prácticamente no había visto otro). Pero por el precio no lo compramos. Mi bichilla no heredó nada de otros niños, por lo que lo compramos todo. La mini cuna sí me hubiera gustado tenerla, pero el parque también creo que en el caso de esta niña hubiera sido una pérdida de dinero. Eso sí, si en el futuro me nace un churumbel más tranquilito, lo mismo no es mala idea para que se quede recogido unos meses más.

      • Responder
        marifififi
        20 marzo, 2015 at 12:05

        Yo la tuve ahí hasta los 9 meses jajaja. Ósea que di el préstamo por amortizadisimo! El bugaboo es verdad que sale caro pero si le quito lo que me hubiera costado una silla de paseo doy por bien invertido lo que me gaste!

        • Responder
          Planeando ser padres
          20 marzo, 2015 at 12:56

          Yo me negaba a cambiar mi carrito por sillita, pero al final un golpe de suerte me la trajo a casa y tengo que reconocer que no hay comparación. Aunque por ahorrar ¡hubiéramos vivido felices con el primer carrito eternamente!

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    20 marzo, 2015 at 09:51

    Pues de estos cinco productos nosotros solamente tenemos dos: el carrito (que es para mis padres que si no, tampoco lo habríamos comprado) y la cuna (la Gulliver de Ikea tuneada para colecho). De lo demás, nada de nada y oye, tampoco lo hecho de menos. Al final los niños necesitan menos cosas de las que nos hace creer tanta publicidad ¿verdad?

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 12:08

      ¡Muchas menos! Pero hay cosas tan bonitas… que una no se hace a la idea de renunciar a ellas. Yo quería comprar una de las cunas de Ikea, pero el hecho de que no tuvieran ruedas puso a mi madre en contra de todos los modelos. Al final ¡para nada! La que tenemos tampoco es que sea una maravilla rodante y encima esta niña colecha más que duerme en la cuna.

  • Responder
    clauminera
    20 marzo, 2015 at 10:32

    Pues yo no se que haría sin el parque! Al principio me negaba a el, pero al final me lo regaló mi madre y la verdad, lo considero indispensable, porque aquí el pequeño terremoto me lía cada una…y si no fuese por el parque, no podría ni hacer la cama. Ayer que me despisté un segundo para prepararle el baño, al volver al salón me lo encuentro subido en la mesa!!!

    El mueble cambiador, en cambio, yo no lo compré; cogimos un cambiador con «patitas» que se coloca sobre la cuna y encantada.

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 12:10

      ¿Ves? Es que a cada familia le funcionan artilugios diferentes. Bueno, mi casa es un campo de batalla, porque mi bichilla anda descontrolada y alborotándolo todo durante las 24 horas del día. pero oye, una vez que te acostumbras al desorden ya no sufres tanto. Ese modelo de cambiador para poner sobre la cuna no lo conozco ¡es un ahorro de espacio!

      • Responder
        Anónimo
        20 marzo, 2015 at 14:14

        No, no, si desorden hay y mucho, ja ja!!! La verdad, a veces me pregunto para que recojo los juguetes si luego va a volver a estar igual (ahora estoy enseñándole a recoger a mi bichin y la verdad, recoge tanto que a veces me encuentro cosas inverosímiles guardadas en los cajones, jaja)
        A ver si hago foto al cambiador y te etiqueto en instagram para que lo veas, pero vamos, es de Mothercare.

        • Responder
          Planeando ser padres
          21 marzo, 2015 at 10:25

          Yo ahora paso bastante (muchísimo) de ir recogiéndolo todo, porque esta niña desordena a mayor velocidad de la que ordeno yo. Aquí, mi churumbelita empieza también a cogerle afición a eso de recoger de vez en cuando, pero claro, le pasa como al tuyo y lo mismo se encuentra con la caja de discos de lactancia en el baño y la lleva a la cocina, donde se ha apropiado de uno de los armarios y allí mete, con las latas de tomate y champiñones, todo lo que se va encontrando por el camino.

  • Responder
    Marigem
    20 marzo, 2015 at 10:40

    Coincido en todo excepto el cambiador, porque tenía la bañera grande y rígida con cambiador, que bastante trasto era ya, así que me arreglé.

    La minicuna(en mi caso capazo de mimbre cual Moisés por el Nilo) la usé bastante porque al ser tan seguidos los primeros meses los teníamos a los dos en la habitación, pero como el niño era un coco de mal dormir muchas veces se dormía de madrugada en el carrito y yo no lo movía así que si lo llego a saber sustituyo la minicuna por el carrito directamente. Besos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 12:12

      Yo huí del mueble bañera-cajonera-cambiador, porque creí que este me sería más útil cuando dejara de usarlo como tal. ¡Yo también me crié en un capazo de mimbre! En el que una vez me perdieron, por cierto. Ahora se han puesto de moda otra vez estos de mimbre, pero para mi gusto, aunque son monísimos, son demasiado clásicos. La mini cuna ¡es el cacharrito de puericultura que siempre quise tener!

  • Responder
    pequeboom
    20 marzo, 2015 at 10:43

    Yo también pasé del parque y un trasto menos y ahora con el segund@ pienso pasar también de la minicuna!

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 12:14

      ¡Jajaja! Ay esta futura bimadre. Pues mira que yo con el segundo ¡la mini cuna es en lo que me gustaría caer! Por probarla en mis carnes y esas cosas.

      • Responder
        pequeboom
        20 marzo, 2015 at 12:15

        Yo la usé solo 3 meses, menos mal que fue prestada, y como la cuna me cabe esta vez la pondré directamente.

        • Responder
          Planeando ser padres
          20 marzo, 2015 at 13:04

          Bueno, de aquí a que me vuelva bimadre,lo mismo recapacito, pero de momento sigo con antojo por no haberla tenido.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    20 marzo, 2015 at 10:43

    De todo eso solo hemos usado el carrito y el cambiador…pero no te lo pierdas que comprarlos los compramos jejejej. Aquí te dejo lo que escribí sobre mis trastos de puericultura http://www.mamarrie.com/trastos-trastos-y-mas-trastos/

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 12:14

      ¡Jajaja! Pues ya os vale, comprarlos para nada. Criatura que está la vida muy achuchada para hacer inversiones a lo tonto.

  • Responder
    La agenda de mamá
    20 marzo, 2015 at 11:38

    Pufff. Es como cuando escuchas bebé y automáticamente piensas en chupete y biberón y en casa, al final, no los hemos usado nunca. En nuestro caso, el carro lo usamos los primeros 5 meses, después nos pasamos al porteo y el carro quedó relegado a hacer la compra la peque y yo o como lugar donde echarse la siesta si estábamos de visita. Minicuna no compramos y la cuna si, pero está sin estrenar. De hecho su uso es el de barrera de cama… Nuestro cambiador (por falta de espacio y por practicidad) fue uno de esos que se colocan sobre la cuna y estoy contentísima con él, pero hace meses que lo quitamos. y el parque… ejem ejem. Antes de comprar uno probamos con el mio de cuando era bebé y desastre absoluto!!! No quería estar ahí ni un segundo, así que después de tenerlo un par de meses adornando el salón lo llevamos al pueblo de nuevo. Vamos que de las 5 compras típicas en nuestro caso el cambiador y el carro a medio plazo. Lo demás, totalmente prescindible 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 marzo, 2015 at 12:49

      ¿Y porteáis a diario para todo? Aquí el papá de mi bichilla no portea nunca, así es que el carro es imprescindible y yo lo hago en casa, pero a la calle voy mejor con el carrito a mi churumbelita le rechifla. El espacio, los precios, los gustos de cada padre y de cada niño, todo hay que tenerlo en cuenta antes de hacer el desembolso. El problema es que muchas veces, como primerizos que somos, gastamos de más creyendo que toda la puericultura es indispensable, y no es así.

  • Responder
    cosetesdemarta
    20 marzo, 2015 at 11:59

    Pues mira, de mis sobris las mejores compras son el cambiador, bañera, y almacenaje, jijiji
    El parque no lo hemos usado nada, la verdad, no han aguantado nada dentro, jiji

    Un Besazo!

  • Responder
    Maternideas
    20 marzo, 2015 at 13:05

    De los 5 artículos que mencionas nosotros los hemos tenido todos pero «a su manera». El cochecito lo compramos por internet en un almacén de Estados Unidos y nos salió un chollo, incluso pagando el transporte (bueno que mi madre estaba allí visitando a los nietos y nos lo trajo), pagamos por el solo 400 USD (menos de 400€) por un cochecito de 3 piezas que le dimos uso hasta que nuestro bebé cumplió los 14 meses y nos cambiamos de piso. La cuna la compramos en la sección de gangas del IKEA y aún la utiliza como dice tu madre «para todo». De cambiador teníamos el escritorio, (ahora utilizamos la cama) y en cuanto a la mini cuna, nos la regalaron (heredada) y solo la utilizábamos para que el bebé hiciera la siesta porque hizo colecho la mayoría del tiempo (algunas noches aún duerme con nosotros), y el parque! no sería nadie sin ese trasto que ocupa medio salón! pero sé que puedo dejar a mi bebé allí mientras me ducho, hago la comida o estoy algún rato en el ordenador segura que no romperá nada, ni sacará la tierra de la maceta, ni torturará a los perros 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      21 marzo, 2015 at 10:21

      ¡Eso sí que es ahorrar! Yo miré mucho todos los artículos de puericultura por internet, pero al final resultó que la tienda del pueblo era donde más baratos estaban (mismas marcas y exactamente mismos modelos). Para mantener a mi bichilla medianamente controlada, sin necesidad el parque,cuando era muy bebé usaba la hamaca y me la iba trayendo conmigo a todas las habitaciones. A los 9 meses dejó de caber en ella, y ya intentaba ponerse de pie y gateaba mucho, por lo que la siguiente opción de control ha sido la trona pegada a la tablet con dibujos animados. Eso mientras me ducho. Para el resto de tareas la dejo libre, aunque lo habitual es que vaya deshaciendo lo que yo ordeno y hago. ¡Menos mal que no tengo ni plantas ni perros!

  • Responder
    Esther
    20 marzo, 2015 at 13:20

    Estuve tentada a la minicuna, porque así podía trasladar al enano donde estuvieramos de la casa. Pero con la vuna y la hamaca nos apañamos.
    Mi.marido también quería parque o vallas para cercarlo y tenerlo controlado cuando no paraba ya quieto….pero nada, lo veo inutil y una carcel…pobre criatura! Un tiempo teniamos la cuna de viaje en casa y lo dejabamos alli….así le gusta tan poco ahora jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      21 marzo, 2015 at 10:23

      Yo sigo tentada. No la compro porque a estas alturas ya sé que mi bichilla no me va a caber, pero creo que era el artículo de puericultura que más me gustaba. ¿Qué les ha dado a estos dos por mantenerlos encerrados? A esta ya se le queda pequeño el salón y desde que abre las puertas esto es un descontrol. La cuna de viaje (que tenemos 2) sólo las ha usado para dormir en casa de las abuelas, pero no como parque, porque si está despierta allí no se quiere quedar.

  • Responder
    judit
    20 marzo, 2015 at 16:01

    Uy pues el parque/cuna de viaje nosotros lo usamos mucho! ! Eso si, para funciones diferentes a las que yo pensaba xD Ha dormido poquísimo ahi, yo pensaba que haría todas las siestas!! Y jugar encerrado. .. chillando siempre! En cambio, como lleva el cambiador nos va genial, y como lleva gatera, la tenemos abierta y lo usamos para guardar juguetes y el entra y saca lo que quiere. Aunque ya estoy cansada de tener ese trasto en medio del comedor!

    • Responder
      Planeando ser padres
      21 marzo, 2015 at 10:28

      Claro, es que aquí no hemos usado nunca las cunas de viaje como parque, porque están en casa de las abuelas. Sólo nos faltaría una tercera aquí. Ahora que lo dices, la que tenemos en casa de mi madre también tiene una cremallera para poder entrar y salir de ella, pero claro, es que cuando estamos allí mi bichilla está más interesada por registrar armarios y cajones que por centrarse en jugar de forma recogida dentro de la cuna.

      • Responder
        judit
        21 marzo, 2015 at 15:53

        No te engañes! No juegan de forma recogida, solo lo sacan todo y luego si eso salran dentro un rato, pero estan entretenidos!!

  • Responder
    mamapuede
    20 marzo, 2015 at 16:27

    Yo a día de hoy puedo decir que para nosotros el carrito y la silla son básicos, con Gonzalo me he animado con el porteo y estoy encantada, pero la silla la utilizo más. El cambiador le hemos dado muchísimo uso, pero mucho!
    A la minicuna también, la hemos usado con los dos hasta los 5 meses así que lo doy por amortizado (también lo ha usado mi hermano asique mejor) y el parque… Pues con Leo no lo usamos nunca en cambio con Gonzalo si le damos uso, el que tengo en casa d EMI madre que el nuestro lo uso 24 horas al día 365 días a la semana como guarda-juguetes

    • Responder
      Planeando ser padres
      21 marzo, 2015 at 10:31

      Yo también he vivido feliz con el porteo, pero mi bichilla ya a por 12 hermosos kilos, por lo que sólo usamos la mochila si hay que dormirla en brazos, si no ya va corriendo ella por la calle o en el carrito. El cambiador sigo usándolo como desde el primer día. Dice mi madre que esta niña está ya muy grande para el cambiador, y de hecho se le salen las piernas por debajo, pero mientras le quepa el culete y la tabla aguante su peso, no pienso yo agacharme más de lo estrictamente necesario para estas tareas. ¡Otra que usa el parque como guarda juguetes gigante! Igual no me hubiera venido del todo mal para mantener el orden en esta casa.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    20 marzo, 2015 at 16:30

    Salvo el parque, o corralito (q ni me molesté en mirarlo o comprarlo) todo ha sido imprescindible en mi vida!!!!! Hombre, la minicuna podría ser prescindible pero como la tenía, la usé y la uso ahora con Gabriel!!! en cualquier caso, estoy encantada porque todo está muy bien amortizado, jajajaja… El cambiador lo encuentro fundamental!!!!!!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      21 marzo, 2015 at 10:33

      A día de hoy yo también creo que me hubiera quedado doblada sin cambiador. Pero en el momento de hacer las compras yo pensé que sería totalmente prescindible. Como era barato me animé, pero no lo tenía nada claro. La mini cuna se quedó en un quiero y no puedo. ¡Qué poco aficionadas somos a mantenerlos encerrados!

  • Responder
    srajumbo
    20 marzo, 2015 at 17:43

    Vayamos por partes que a mi también me gusta esto de las listas jaja. El carrito es algo que yo quería comprar si o si. Aunque ya pensaba portear y lo hice,pero quería carro para mis largos paseos,para las compras y porque debido al negocio, ha sido el lugar donde ha dormido las siestas los últimos 2 años y medio.
    la minicuna me la prestaron, de lo contrario no la habría comprado. Habría usado el capazo del carro, que era amplio y lo usé casi 6 meses por lo que de minicuna me habría servido.
    la cuna me la dejaron también pero la habría comprado igual. A dia de hoy me alegro de que fuera prestada porque no la hemos usado apenas jajaja. Pasó de su minicuna a mi cama y de mi cama a la suya. La cuna era de adorno, o de barrera para que no cayese de mi cama.
    El cambiador es algo que yo quería, al final me prestaron uno que era bañera y cómoda a la vez. Pues tanto que lo quise…y acabé cambiándolo siempre sobre la cama o el sofá porque me parecía mas cómodo jajaja.
    y el parque lo teníamos ya del hotel,que tenemos dos para los clientes. Puse uno abajo para que jugase y durmiese la siesta mientras yo trabajaba pero nada, que solo lo usábamos para guardar juguetes.
    En cambio tengo cosas que no pensaba usar, que me regalaron y yo no había tenido en cuenta y que las acabé usando mucho como el robot de cocina, la alfombra de juegos mullida o el fular.

    Para el hermanito lo tengo claro.. paso de cunas,ni minicunas ni cambiadores jejeje.

    • Responder
      Planeando ser padres
      21 marzo, 2015 at 10:38

      Reconozco que a mí no me gustaba dejar a mi bichilla durmiendo en el carrito, porque el nuestro era de esos que además valían como grupo 0+ para el coche, y no se veía nada blandito ni confortable. Por eso, compramos 2 minicunas para las siestas en casa de las abuelas y para cuando yo me voy a dormir con mi madre. Mi cuna me da penita. La usamos para las siestas, y desde luego a los 7 meses fue básica, pero ahora se nos ha instalado en la cama y la cuna la quiere por horas ¡estoy por alquilarla para otros bebés que tengan horarios compatibles con mi bichilla! Y el cambiador ha sido la salvación para nuestras espaldas. Robot de cocina no me he animado a comprar, y eso que ya he roto un par de batidoras: una en una pelea contra una manzana y otra con un filete de ternera que quedó durísimo. Y el fular ¡ay, mi trapo de porteo! DE lo mejorcito que se ha inventado para ser madre y poder hacer oras cosas mientras crias!

      • Responder
        srajumbo
        21 marzo, 2015 at 13:14

        Bueno yo es que no tenía mucha opción porque al estar todo el día en el negocio, lo dejaba dormido en el restaurante y ponía la cámara. Si había gente comiendo, lo dejaba en el saloncito. Es decir, lo iba cambiando de sitio porque si dejo la minicuna en recepción por ejemplo, imagina cuanto iba a durar dormido si todo el que entrase se iba a acercar a verlo. Así que la solución del carro fue perfecta. Este era cómodo pero aún así le puse otro colchoncito eh. Y ahora pues hija, se ha acostumbrado a dormir la siesta en la silla en el comedor y no la duerme de ninguna otra manera ni en otro sitio.

        • Responder
          Planeando ser padres
          23 marzo, 2015 at 11:41

          Lo entiendo mujer, cada cual tiene unas necesidades muy concretas. Por ejemplo, el carrito de mi sobrinita era enorme y el cuco comodísimo ¡yo también hubiera dejado ami bichilla durmiendo en él cada día! Pero el nuestro era duro y estrecho, la niña enseguida de hizo enorme y ya no cabía bien. Lo bueno de tu peque es que desde luego no va a extrañar su propia habitación, acostumbrado como está a dormir de esta forma ¡y eso es una gran ventaja!

          • srajumbo
            23 marzo, 2015 at 13:39

            Ah no, este se duerme en cualquier lado así que eso le va a dar igual jaja. Hemos estado en bodas donde había un jaleo impresionante y él, tan agustito durmiendo en su sillita en medio del jaleo. Ayer por ej se quedó dormido en el sofá, la semana pasada estábamos en una cafetería y se quedó dormido sentado encima de mi. Según le de..

          • Planeando ser padres
            24 marzo, 2015 at 12:59

            Pues mi bichilla si no es con teta o en brazos y luego se hace el silencio ¡mal lo tenemos! Cuando estamos de paseo en la calle sí puede dormirse en el carrito, pero estando en casa no hay forma.

  • Responder
    María {La cajita de música}
    21 marzo, 2015 at 18:21

    Pues fíjate que a mí la minicuna no me parecía un básico; de hecho no pensábamos comprarla… Pero nos la regalaron y nos vino muy bien para tener al pipiolillo en el salón cerca de nosotros durante el día. Después nos compramos la minicuna next 2me de chicco, que es de colecho, y la verdad es que encantados…

    Parque nos han dejado uno pero la verdad es que aún no le hemos montado… De momento no le vemos necesario! El resto (cuna, cochecito, cambiador) para mí son imprescindibles!

    Feliz día!

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 marzo, 2015 at 11:46

      La minicuna para mí era más un antojo que un básico.Pero es cierto que desde tempos inmemoriales parece que en todas las casas ha habido siempre un cesto de mimbre o algún artilugio similar para cuando son recién nacidos. la cuna a veces nos parece muy grande y muy fría, pero mi bichilla es lo único que tuvo y oye ¡feliz hasta los 7 meses! Lo de la cuna colecho, si llego a saber que me vería como me veo hoy ¡eso sí que hubiera sido una compra obligada!

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    23 marzo, 2015 at 16:21

    Malditas compras clásicas! La minicuna y el carrito vendidos antes que tarde perdiendo la mitad de lo invertido. La cuna sin usar. Menos mal que no compramos el parque… jajajaja

  • Responder
    Aprendiendo a Ser Mamá
    23 marzo, 2015 at 22:43

    jajaja no hace mucho yo escribí un post parecido… y me ha resultado curioso la diferencia de opiniones entre los dos posts! Yo no compre cambiador, directamente compré una cómoda del IKEA y puse un colchón cambiador encima… pero duró apenas dos meses porque mi hijo suicida aprendió a reptar de espaldas y de cabeza o se giraba, y ya cuando se sentaba era una locura y se tiraba del cambiador al suelo… Así que lo cambiamos siempre en el sofá o camá… jejeje
    La minicuna no la quise comprar, y bien que hice. Mi peque sí que duerme en su cuna, intentamos el colecho pero se vé que a él no le gustaba, y prefería dormir a su aire en su propia cuna, así que usamos en nuestro cuarto una cuna de viaje que también serviría de parque (aunque como parque no la usó apenas), porque su cuna normal no entraba, y luego ya ha estado durmiendo en su cuna en su dormitorio, y la de viaje la dejamos precisamente para los viajes o por si viene algún amigo con bebé a casa…
    El carrito sí, imprescindible, aunque para excursiones al campo o playa siempre porteo, me resulta más cómodo.

    Aquí te dejo los posts en los que hablé de este tema:
    http://mamienconstruccion.blogspot.com.es/2015/03/mis-productos-favoritos-e.html
    http://mamienconstruccion.blogspot.com.es/2015/03/si-pudiera-volver-atras-errores-de-una.html

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:05

      Antes o después todos acabamos haciendo valoraciones de los trastos de puericultura en los que hemos gastado el dinero. Viendo lo que comentan los demás, casi puedo estar muy satisfecha de nuestras inversiones,porque más o menos lo vamos rentabilizando todo. La cuna es lo que más se nos resiste, pero los primeros meses nos vino genial. El cambiador es ya uno de los objetos más preciados de esta casa, y creo que de no haberlo comprado a tiempo habríamos vuelto desesperados a por él. Espero que tus posts interesen a otros papás que estén en esta fase de compras compulsivas para bebés.

  • Responder
    Mama Puñetera
    25 marzo, 2015 at 23:47

    Yo caí en los clásicos, carro y cuna. Cambiador concretamente no tenemos, uso el que viene con la bañera y uno que pusimos encima de una cómoda. La minucuna me la ahorré porque nos la dejaron, pero al final me pareció un cacharro y para el próximo ni la quiero!
    Y parque no tenemos, pero nos compramos una cuna de viaje y ha hecho las veces de parque, aunque no aguantaba mucho ahí dentro metida.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2015 at 12:22

      Más o menos opiniones parecidas. Pero en la cuna y el carro, dices que caíste ¿les has dado uso? Para mí el carro es imprescindible, y la cuna durante los primeros meses también lo fue. El resto, o no lo he probado, o no lo hemos necesitado. Pocos gastos inútiles hemos hecho ¡hemos tenido suerte!

      • Responder
        Mama Puñetera
        27 marzo, 2015 at 13:11

        Con que caí me refiero a que las compré, pero claro que me han sido útiles! El carro aun lo usamos, paso de gastarme mas dinero en una silla ligera. Y la cuna hemos tenido etapas, pero de unos meses para acá duerme casi toda la noche ahí, así que genial!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.