Padres y bloggers

Mis trucos como mamá blogger (XXI) ¿Eres un influencer?

Amigos bloggers para triunfar con tu blog

¿Eres un influencer? ¿Alguien te hace caso?

¿Qué crees? ¿Eres un influencer? Si dices que sí al instante puede que estés metiendo la pata hasta el corvejón. Sí las palabras influencer y corvejón quedan fatal juntas, pero así soy yo, con una espontaneidad muy de andar por casa. El caso es que en el Social Media Marketing Day de Barcelona, Clara Montesinos, de Influencity nos habló a los bloggers acerca de este desmadre de lo que implica ser un influencer. Influencer no se nace, sino que uno se hace. O más bien lo hacen a uno los demás, porque lo que importa aquí es que la gente te siga, te imite, te copie, haga caso de lo que dices y ponga en un altar tu palabra. Incluso por encima de lo que le aconseje su propia madre. En el mundo de la moda esto se ve muy claramente, pero en el de la maternidad, y en el resto de cuestiones que implica el ser padres, no le acabao yo de ver el encaje al asunto. A ver, si tienes mi tipo de vaca-burra y Paris Hilton te recomienda que salgas a la calle con mini falda estampada de leopardo, y tableada, y botas hasta la mitad del muslo como Julia Roberts en Pretty Woman, mientras que tu madre te dice que así no vas a pisar la calle ni loca, que dónde vas con esas fachas, y que pareces una morcilla de Burgos recién engullida por el famoso leopardo antes de que le quitaran la piel para hacer estampados de faldas, tú le harás caso a la influencer (y cuando seas madre te arrepentirás toda tu vida por haber ignorado el sabio consejo de tu progenitora). Ser influencer es tener mucho poder, y un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Que ya lo dijo no sé quién.

1. Moviendo a las masas. Como bloggers, nuestras opiniones adquieren cierta (o mucha) resonancia. Cuanto más grande es el influencer (y no me refiero al tamaño corporal, porque si no yo ya estaría dominando el mundo) más poder tiene la criatura. No digo yo que un influencer vaya a derrocar un Gobierno, pero como se le atraviese una marca de mala manera lo mismo sí que es capaz de lograr que todos sus seguidores le den de lado. Y algunos tienen millones de seguidores. Ríete tú de los medios de comunicación tradicionales. Esta gente que tiene un blog entre las manos, o un canal de YouTube, es capaz de arrasar con el prestigio de cualquier cosa que no le guste. Ni de lejos ando yo en esta situación, pero si alguno de vosotros la está experimentando en sus carnes, tened un poco de miramiento, porque detrás de toda empresa hay familias que comen de ella. Criaturitas, todos tenemos que vivir de algo, así es que no seáis despiadados si no es imprescindible.

2. Informando. Antes que blogger yo era periodista. Bueno, ahora simultaneo las dos cosas porque en mi blog muchas veces hablo de los productos que probamos en casa, de puericultura, cosmética, actividades de ocio. En algunas trato de ser más imparcial, haciendo como de influencer buena y simplemente dando a conocer productos y servicios que pueden interesar a otros padres que se encuentren en una situación parecida a la mía. Y en otras ocasiones quedo maravillada con algún descubrimiento y parezco medio lela con la de virtudes que puedo encontrarle a una bolsa, o a una crema. En fin, será que me dejo impresionar fácilmente, pero como bloggers nuestras opiniones pueden hacer que otras personas se inclinen hacia una u otra marca. Yo soy sincera con mis opiniones, otros tendrán intereses velados, Paris Hilton sólo querrá que la gorda vaya ridícula con el disfraz de leopardo… en fin, cada uno sabréis en qué punto querréis estar si un día os convertís en influencer.

3. Representante de una marca. ¿Sabéis lo que hace Angelina Jolie con Unicef? Pues igual pero en nuestro caso con una marca de puericultura, de comida para bebés, de pañales o de lo que sea que se cruce en vuestro camino. De momento no he tenido este tipo de ofertas, así es que no ando casada con ninguna empresa y hablo libremente de todas las que consigo probar. Representar los intereses de una marca me parece reducir mucho mi territorio ¡aunque si me vienen con un contrato millonario lo dejaría todo! Este tipo de influencer no puede meter la pata ni una mijita. Todo lo que haga va a ser mirado con lupa y achacado a la marca a la que representa. A mí esto me coartaría la libertad, pero quizás es porque a nuestro nivel nos parece algo muy lejano de alcanzar.

4. Influencer en potencia. Creo que más o menos todos los que tenemos un blog de maternidad podremos incluirnos en este apartado. Por pequeño que sea nuestro blog, por pocos seguidores que tengamos, o pocos lectores que nos lleguen diariamente. ¡Todos llevamos un influencer en potencia dentro del corazoncito! ¿Por qué? Pues porque desde que publicamos una opinión personal sobre cualquier tema, así sea la marca del chupete de nuestro churumbeles, los zapatitos para el colegio, o la nueva colonia que le ha regalado la abuela, podremos tener algo que ver con la toma de decisiones ajenas. Esto lo habremos vivido muchas veces. Antes de tener mi blog yo me pasaba horas navegando por internet cuando quería hacer cualquier compra, leyendo opiniones en otros blogs, foros y demás sitios webs acerca de un producto que quería comprar y que otros desconocidos habían probado antes que yo. Oye, y a esta gente yo no la conocía de nada, pero lo que contaban me daba más confianza que la información técnica que pudiera obtener en la página oficial de la marca.

Venga ¿soñamos que somos influencers? ¿Qué influencer os gustaría ser?

Esto te puede interesar

46 Comentarios

  • Responder
    mamapuede
    24 marzo, 2015 at 07:59

    Estoy contigo, somos mini-influencers pero de toda la vida, no ahora porque tengamos un blog.

    Antes buscábamos información sobre algo que íbamos a comprarnos en internet y yo también buscaba opiniones más que la ficha técnica del producto, o le preguntábamos a alguna amiga… Buscábamos opiniones.

    Por eso las marcas han encontrado un filón en los blogs.

    Pero de eso a considerarnos incluencers de verdad va un trecho, hablo por mí eh? Que tu tienes muchísimas más visitas y seguidores que yo

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:09

      Yo tampoco soy influencer (eso está muy por encima de mí) pero sí creo que tengo cierta responsabilidad a la hora de dar opiniones. Vamos, yo pruebo un producto y como me gusta lo cuento en el blog. Entiendo que pueden llegar personas que vean la opinión y que eso sea un punto más a favor de una compra, por eso no recomiendo lo que a mí no me gusta.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    24 marzo, 2015 at 08:15

    en mi caso mi blog es muy pequeño y no me considero ni medio-influencer.
    pero tienes mucha razón cuando dices que cuando damos nuestras opiniones sobre algo podemos hacer que otras personas se puedan decantar sobre lo que estamos comentando.
    Supongo que como la mayoría antes de empezar con el blog yo también era de las que navegaba buscando información, y de hecho uno de los motivos de abrir el blog fue este mismo, a mi me había ayudado quizás podía ayudar a otra gente.

    Así que me quedo con el tema del gran Yoda y » Todo gran poder conlleva una gran responsabilidad»

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:10

      Pero con que te lea una sola persona, ya puedes estar ejerciendo influencia en sus decisiones. Yo sigo buscando opiniones en otros blogs, ayuda a la hora de comprar cualquier cosa nueva. Pienso que podemos facilitar el proceso de compra, o informar, por eso hay que ser sinceros con lo que decimos. Sobre todo en cuestiones tan delicadas como la maternidad y la crianza.

  • Responder
    Mama Blogger
    24 marzo, 2015 at 08:19

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, porque cuando damos nuestra opinión sobre un producto en concreto hay mucha gente que nos escucha!!!

  • Responder
    Raquel Osoa
    24 marzo, 2015 at 08:41

    Desde luego que los blogs tienen mucha influencia, no tenemos más que ver el éxito que están teniendo ahora los libros escritos por bloggers. Deberíamos leerlos con criterio porque hay veces que no sabemos si lo que están haciendo es simple publicidad o están dando su opinión real. Y también hay que tener en cuenta que lo que nos funciona a unas no nos funciona a otras.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:12

      La última parte de tu comentario es muy acertada. En mi blog, no suelo hablar mal de productos y marcas precisamente porque lo que a mí me ha resultado fatal en otra casa puede ser un gran remedio. por ejemplo: mi bichilla no usa chupete, ni biberones, pero ¿quiere eso decir que estos inventos no valgan para nada y sean un fraude y un sacadineros? Yo diría que no.

  • Responder
    unamamaarquitecta
    24 marzo, 2015 at 08:42

    Jejeje, yo creo que eres toda una influencer.. La verdad es que las marcas tienen que temblar cuando alguien escribe algo sobre sus productos.. Por cierto, lo de «un gran poder conlleva una gran responsabilidad» se lo dice el tío de Peter Parker (Spiderman) a el. Besitos!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:14

      ¡Jajaja! Ya sabía yo que esa frase tenía que venir de alguna peli de súper héroes del papá de mi bichilla. Pero no recordaba cual. No me extraña que las marcas tiemblen si alguien pone sus productos a caer de un burro. Yo intento no ser despiadada con ellas, y si alguna cosa no me gusta me limito a no hablar de ella públicamente.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    24 marzo, 2015 at 08:58

    Uy quita quita, a mi eso de ser influencer no me parece ningún chollo. No lo digo porque no lo sea, es porque me parece una enorme responsabilidad. Una influencer no se puede permitir meter la pata (sin presiones eh?) XD

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:18

      ¡Jajaja! La responsabilidad a veces puede con nosotros. Yo no sé si valdría para esto de influencer ¡que no me callo nada!

  • Responder
    marifififi
    24 marzo, 2015 at 09:17

    Uy, en esto de la maternidad se ve este tema, pero en los blog de moda el postureo relacionado con esto es brutal. A mi lo que me jode es el momento endiosamiento que llega justo después, porque además, muchas veces, es el principio del fin del blog. Besicos, un post muy interesante!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:19

      Y es que no sigo a nadie que considere egoblogger. No por nada, sino porque dentro de los blogs de maternidad no me he encontrado con esta figura. Hay blogs muy grandes, que marcan tendencia, pero van por otros derroteros. Lo de la moda es más escandaloso.

  • Responder
    marigem
    24 marzo, 2015 at 09:29

    Yo no me lo considero para nada, no hay nada más lejos de la realidad pero tú eres todo un a influencer en el mundo maternal,jajaja.
    Leyendo el comentario de mamá puede se me ocurre sugerirte que para otra entrada de estas de trucos de mamá blogger podrías hablarnos de cuántas visitas son muchas o pocas(no hace falya que nos digas las tuyas si no quieres) es que ando muy perdida y como empecé a mirar mis estadísticas hasta hace muy poco no tengo ni idea de estos temas. Es más que nada por tener una orientación, seguro que en esos sitios molones a los que acudes te han dicho algo.
    Un besín y me he imaginado el modelo leopardil de Paris con las botas de Julia y me han dado los siete males,jajaja.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:22

      ¡Qué va mujer! Yo lo que soy es una maruja con blog y sin intimidad. Eso es muy diferente. Mira, lo de cuántas visitas son muchas o pocas es muy relativo: hay blogs con pocas visitas y mucho movimiento en redes sociales. Pero por ejemplo, hay eventos en los que te piden tener al menos 500 visitas mensuales cosa que yo veo poquísimo) para interesarse por ti, mientras otros te van a pedir 50.000. A veces, depende más de la marca, del evento, o del perfil que busquen para que se te considere mayor o menor. Si tienes las cifras de Paris Hilton serás enorme, eso no lo dudes.

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    24 marzo, 2015 at 09:46

    Vengo a arrojar un poco de luz a tu post: a lo de que «Un poder conlleva una gran responsabilidad…» …¡¡lo dijo el tío de Spiderman!! Jajajaja. ¡¡En serio!!

    De lo demás… ¡poco puedo opinar! Creo que no tengo influencia ni en el gato, así que… Jajaja. 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:25

      Ya sabía que de algún sitio así se me habría pegado la frase. Yo hablo de este tema porque lo aprendí en el congreso de marketing. Pero entre tú y yo, con influir en las decisiones de mi casa ya me pedo dar con un canto en los dientes.

  • Responder
    Historias de pitufines
    24 marzo, 2015 at 09:57

    Influencer?? qué dificil serlo en maternidad, porque cada niño es distinto, no todo funciona igual en todos, no es como en la moda, la moda está escrita y es una temporada que se lleva si o si. Otra cosa es influenciar con los niños…chungo.
    Mejor llamémosle «recomendadores» y allá cada cual que aplique las recomendaciones como le vengan en gana…jajajjaja
    Además, ya sabes que yo soy 2G, que presión sentiría al ser influencer….jajaja
    Un beso!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:28

      Eso es otra cosa, que lo que a un niño o una madre le resulta genial, a otros les puede arruinar la vida. No creo que nadie se deje guiar a ciegas por un blog para criar (mira que yo desde el apartado de Quiénes somos ya dejo clarito que aquí sólo hay opiniones personales, nada científicas y que a nadie se le ocurra imitarme en nada, que no soy un ejemplo a seguir). Es que lo de recomendadores hace feo ¡hay que buscar un anglicismo! Claro, tú vas muy por delante en estos temas ¡te deberíamos seguir todos!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    24 marzo, 2015 at 10:18

    Influencer tu!!!!! yo soy una mindundi en esto jejejejej…pero si estoy contigo tenemos en nuestras manos un gran poder, no solo por lo de las marcas, sino cualquier opinión en cuanto a crianza…uyyyy qué miedo!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:29

      No te confundas ¡ninguna de las dos somos nadie! Tenemos un blog, hablamos de nuestras inquietudes, de lo que nos gusta, de las compritas…Es normal que la gente que nos lea capte alguna idea, pero no que pauten su vida según digamos nosotras.

  • Responder
    anitasuperstarr
    24 marzo, 2015 at 10:35

    A mí me encanta ayudar, desde pequeña. Recuerdo pasar horas intentando hacer que la ratita gris e ignorada del cole fuera alguien tomado en consideración y traer comida para el que no parecía comer mucho.
    Años después y en pleno estudio de terapia Gestalt eso se ha multiplicado por mil. No solo quiero ayudar con mi humilde opinión de crítica natural sino que por las vicisitudes de mi embarazo también quiero ayudar a todas las mujeres que tienen dificultad para ser mamás.
    Con este panorama, ¿cómo no iba a opinar para ayudar a las demás?

    Gracias por ser blogger, te consideren o no influencer, a mí tus opiniones sí me interesan de verdad y sigo día a día tu labor.
    Sigue así!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:33

      ¡Muchas gracias por lo que dices! Oye, que yo soy muy de contar mis experiencias personales, pero no quiero confundir a nadie. Mi embarazo fue fácil, mi maternidad primeriza también pero de todo hay en este mundo, por lo que es genial que haya bloggers como tú y como yo, cada una con visiones tan diferentes acerca de un mismo tema. Todas las aportaciones personales me interesan, por eso leo tantos otros blogs sobre este tema. Y algunos me siento más reflejad ay en otros compruebo lo diferentes que pueden ser las familias, las crianzas, la forma de entender el mundo Todo eso es riqueza personal que me llevo de cada post ajeno.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    24 marzo, 2015 at 11:06

    Anda!!! precisamente me escribieron de esa agencia que comentas, Influencity, para decirme que me diera de alta porque mis contenidos eran un referente, pero la verdad es que ni lo miré…igual debería contestarles al menos :-0 Pues si. tienes razón. Yo que he sido embajadora de Hero Baby (y eso q no tenia nada q ver con el blog porque tenia q hacer unos videos para su web) he tenido q decir q no a otra marca de leches y cereales infantiles..pero oye, es que sino se pierde la credibilidad! Y además, cada vez que una marca contacta conmigo, lo digo claramente: puedo probar tu producto pero no esperes que te haga un super post contando maravillas! Eso sí, que Bugaboo me quiere pagar, ya mismo!jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:36

      Pues date de alta, que lo mismo te llevan al estrellato. Que la chica parecía saber un rato de este tema. Pensé en ti cuando expusieron el tema de los embajadores (aunque no lo haya dicho directamente en el texto), por eso es algo que no me acaba de convencer. Eso de casarme con una marca en exclusiva ¡con lo que a mí me gusta la variedad y probar cosas diferentes! Los ojos detrás de Bugaboo se nos van a más de una. Aunque ahora también me he abierto a más opciones, porque desde que tengo el blog ¡la de marcas rebonitas que hay por el mundo de la puericultura!

  • Responder
    cosetesdemarta
    24 marzo, 2015 at 11:11

    uhuh Influencer es una palabra muy grande.
    Yo no lo soy, pero si tengo mami que me han encargado coronas de cumples y si que han sido Influencer, porque ha sido colgar sus coronas en la red y subirme los followers al doble!!
    Y sólo porque una mami cuelga una foto con una corona que me ha comprado. Esta tienen muchos followers y sus followers se convierten en los míos.
    Ha sido alucinante!!

    Y es curioso por que estas mamis Influencers sólo suben fotos de su día a día, pero no tienen blogs ni nada y sus seguidores son infinitamente más que los míos!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:37

      ¡Jajaja! ¿Has visto hasta dónde llega el poder de la maternidad? Es parir y ya no les hace falta ni blog. Suben fotos de su vida cotidiana y le crecen los seguidores. Una madre, todo lo puede.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    24 marzo, 2015 at 12:52

    Yo pienso como tú, que desde el momento en que tenemos más lectores que nuestros familiares ya ejercemos de alguna forma algo de influencia. Evidentemente, para influir de verdad hay que tener un número de seguidores al que, de momento, yo personalmente ni me acerco. En tu caso, ya mismo estás al nivel de Paris Hilton. Date unos meses más de tiempo 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:39

      Claro, no digo yo que vayamos a cambiar el mundo desde nuestros blog, pero en pequeñas cosas, en decisiones de compra de lectores anónimos,sí que podemos influir de verdad. Para estar al nivel de Paris Hilton ¡me faltan los tacones y perder 50 kilos! Vamos, que ando sobrepasada.

  • Responder
    Maternideas
    24 marzo, 2015 at 13:08

    Pues llevas muchísima razón en eso de ser influencer… aunque yo además de darte ese título que conlleva tanta responsabilidad te pondría otro, el de «inspirer» ya que me has inspirado para crear mi propio blog 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 marzo, 2015 at 13:40

      ¡Jajaja! Eso de inspirar me gusta más que lo de influencer. Mira, no es mal término para designarnos a quienes estamos por debajo de las celebridades de la moda.

  • Responder
    Cuestión de madres
    24 marzo, 2015 at 13:46

    No lo había visto de esa manera… simplemente me conformaba con que alguien me leyera..jejejeje.. pero sí.. un poquito de ello tenemos y por soñar…ufffffff

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 marzo, 2015 at 11:41

      Es que además a vosotras seguro que con lo del concurso os leyó cantidad de gente. Yo también empecé pensando que nadie se pararía en mi blog ¡y mira qué sorpresa!

  • Responder
    Segundos Pasos
    24 marzo, 2015 at 15:51

    tienes razón en lo que dices, yo también me fio mucho más de las opiniones en primera persona que encuentro en blogs… me gusta cuando leo las opiniones porque son sinceras y transmiten una opinión sin que detrás, haya un equipo de marketing tuneando y midiendo que palabras utilizar!

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 marzo, 2015 at 11:45

      Esa es la sensación que he tenido yo siempre, que los blogs opinan de forma sincera y yo me creo lo que me cuentan. Luego puede que yo pruebe algo y no acabe de convencerme, peo me transmiten más confianza que lo que me pueda contar directamente una marca, que a fin de cuentas tiene que venderme algo para vivir.

  • Responder
    srajumbo
    24 marzo, 2015 at 18:17

    Yo soy super influencer..en mi casa jajaja. Ya sabes lo que pienso, las demás hacerlo y así me sorteáis cositas chulas,pero a mi que me dejen como estoy que yo no quiero tanto reconocimiento,que con el llegan los trolls,las criticas y al final se te quitan las ganas. Besotes guapa.

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 marzo, 2015 at 11:47

      Trolls o ciberladillas, como decía Mamá en Bulgaria ¡jajaja! Sí que son incómodas estas personas ¿qué le vamos a hacer? Habrá que seguir aguantándolas por poder dedicarnos y escribir sobre lo que nos gusta.

      • Responder
        srajumbo
        25 marzo, 2015 at 13:57

        También te digo una cosa, si tanto les molestas, más sufrirán ellas que tu. Cada vez que te vean les debe de doler la tripa jaja

        • Responder
          Planeando ser padres
          25 marzo, 2015 at 22:01

          ¡Jajaja! Uy qué mala. Pero sí, ya tienen doble trabajo: caer en el trauma y superarlo.

  • Responder
    nuestrocachorro
    24 marzo, 2015 at 22:27

    Yo creo que lo de los blogs va cada vez a más, yo antes de escribir el mío os leía a muchas mamás y claro quieras que no terminas probando los probductos y marcas… es invitable. Sobre todo con mamás primerizas, pero es de cajón, si buscas una opinión y te convence pruebas seguro 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 marzo, 2015 at 11:49

      Así empecé yo en este tinglado bloguero: buscando opiniones ajenas sobre carritos, cuna, porteo… ¡y mírame ahora! Enganchadita del todo al mundo 2.0. Yo espero que si alguien sigue mi consejo le vaya bien con lo que recomiendo, pero claro, es una opinión muy personal que no puede satisfacer a todo el mundo.

  • Responder
    Mama Puñetera
    25 marzo, 2015 at 23:58

    Esto de ser influencer yo lo veo con o muy lejano, aunque todos llevemos un mini influencer en potencia dentro.
    Por cierto, la frase es de Spiderman, se la dice su Tío Ben a Peter Parker… Modo friki On! Jejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 marzo, 2015 at 12:26

      ¡Jajaja! Me encanta saber que tengo una legión de lectores frikis que sí saben de dónde he sacado la frase (porque yo la tenía muy en la memoria pero ni idea de dónde venía). Aunque sea dentro de nuestra casa ¡algo creo que sí influimos en las decisiones de compra de otras personas.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.