Ocio y viajes

El Muelle Uno del puerto de Málaga

Plaza Muelle Uno del Puerto de Málaga

De un tiempo a esta parte, el puerto de Málaga ha quedado irreconocible. Recuerdo que de pequeña, en esa zona sólo había una acera estrecha entre el Paseo del parque y el recinto portuario, de forma que si te dabas un paseo ibas viendo todos los coches de la capital, porque los muros del puerto no permitían ver a penas nada en dirección hacia el mar. Aquel trayecto no merecía la pena, ni para los turistas ni para los malagueños. Pero en los últimos años la zona ha experimentado un cambio radical y para mejor. Es cierto que la nueva arquitectura de la zona es requete moderna, con construcciones a la última y que quizás rechinan un poco con lo que se puede encontrar en el resto de la ciudad. Pero lo bueno, y lo que nos interesa a la hora de conocer Málaga con niños, es que ha quedado un enorme espacio diáfano, salpicado de comercios, bares, parques y muchos metros para pasear en familia al lado del mar. El Muelle Uno se ha convertido en un verdadero atractivo turístico, porque los cruceristas que atracan en Málaga han de recorrerlo para salir de sus barcos de camino a la ciudad y los autóctonos lo disfrutan como un espacio abierto al aire libre y al mar.

1. Parques y plazas. Todo bien asfaltado aunque quizás con una zona verde algo escasa. Será por la cercanía del mar y del parque municipal por lo que se han ahorrado los árboles. Mucha palmerita altísima, eso sí que lo tiene. Es un reciento peatonal, con muros firmes interpuestos entre la carretera y el muelle. Vamos, mucho habría que despistarse con nuestros churumbeles para que ocurriera algún percance. Hay diferentes fuentes, algunas algo traicioneras porque parecen bancos metálicos para sentarse pero por ellas chorrea el agua, a veces de manera demasiado discreta. Tened cuidado con donde aposentáis el culete. Asientos variopintos y algún que tro columpio por ahí desperdigado. Todo muy bien integrado en la modernidad de la obra.

Vista aérea del Puerto de Málaga

Parte del Muelle Uno y del puerto de Málaga visto desde la subida al Castillo de Gibralfaro

2. Centro comercial. También llamado Muelle Uno con tiendas y restaurantes, organización de eventos y todo lo que habitualmente podemos encontrar en cualquier centro comercial, pero con el atractivo especial de estar a pie de calle, al aire libre y a la vera del mar. Se extiende desde la entrada del puerto y por todo el antiguo Paseo de la farola hasta llegar al faro del puerto. Al final de esta carretera comienza el nuevo muelle en el que atracan los enormes cruceros turísticos que visitan semanalmente la ciudad.

3. Los barcos. ¡Esto es lo mejor de la visita al Muelle Uno para turistear por Málaga con niños! Desde pequeños barquitos particulares, algún yate (no como los de Marbella y Puerto Banús pero ahí andan, haciendo sus pinitos), los ferrys que unen Málaga con Melilla y los impresionantes cruceros de lujo, o las lanchas de los equipos de salvamento marítimo, lo cierto es que los niños se pueden deleitar con todo un ir y venir de embarcaciones de lo más variopintas. Por ejemplo, en navidad, los Reyes Magos siempre llegan a Málaga en barco, y en Semana Santa se organiza el desembarco de los legionarios que acompañan al Cristo de la Buena Muerte en su recorrido procesional por las calles de la ciudad. Vamos, que el puerto de Málaga acapara una parte enorme de las tradiciones de la zona, por lo que ahora parece impensable que hubiese permanecido en ese estado de semi abandono durante tantos y tantos años.

Vista de Málaga desde el Muelle Uno

La Catedral de Málaga al fondo desde el Muelle Uno

Los tratos entre la ciudad de Málaga y en Centro Pompidou de París para albergar alguna de sus obras en la construcción con forma de cubo de cristal que se encuentra en el Muelle Uno, se materializaron el pasado sábado. En mis últimas visitas esto aún no estaba operativo, así es que ya hablaré de cómo ha quedado la cosa en mis próximas visitas a la ciudad. Aunque sólo lo he mencionado de pasada, otra de las ventajas de la situación estratégica del puerto de Málaga es su cercanía al casco histórico. En pocos metros y pocos minutos, se puede recorrer el paseo del parque y meternos de lleno en el centro monumental de Málaga, por lo que si no disponemos de mucho tiempo para visitar el municipio, llevar a los niños al muelle no va a suponer un trastorno enorme para nuestros planes turísticos. Todas las distancias se pueden salvar caminando. ¡O en coche de caballos! Pero esto ya dependerá del presupuesto de cada familia para visitar Málaga.




Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    mamaenbulgaria
    30 marzo, 2015 at 13:46

    Nunca he estado en Málaga.. lo tengo pendiente! 🙂

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      31 marzo, 2015 at 12:13

      Pues en una de tus escapadas a España tienes que pasarte. Si a los niños les gusta la playa, ya lo tienes todo ganado.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!