Libros

#papiconcilia y #mamiconcilia Lo que podría ser y no es

#papicondilia ebook

#papiconcilia ¡a buscar alternativas!

Lo de mi no conciliación laboral tras parir a mi bichilla no lo repetiré más, porque ya escribí en su momento. Desde entonces, me he dedicado a intentar solucionarlo, en lugar de compadecerme porque la maternidad puso el punto y final a la vida laboral que había conocido hasta ese momento. Por ese motivo ando especialmente interesada en conocer iniciativas que promuevan la igualdad entre padres y madres a la hora de criar a nuestros churumbeles, y que ideen posibles medidas conciliatorias que permitan que los humanos españoles tengamos trabajo y familia sin tener que renunciar a ninguna de estas facetas. Se puede ser la mejor madre del mundo y una gran profesional ¿por qué no? ¿Qué capacidades que antes nos convertían en la trabajadora perfecta se pierden al salir del paritorio? Y lo mismo en el caso de los hombres especialmente involucrados en la crianza de sus mochuelos. Hasta hace relativamente poco tiempo, lo normal era que la madre de la criatura fuese la que se echase todo el peso de la conciliación sobre sus espaldas: si trabajaba fuera de casa, su jornada continuaría una vez de regreso en el hogar, y sería la encargada de absolutamente todas las tareas domésticas y del cuidado de su familia. Claro que siempre ha habido hombres que se han implicado al 100% en estos asuntos, pero por cuestiones culturales han sido los menos. De un tiempo a esta parte, el aumento de la igualdad entre hombres y mujeres en otros ámbitos de la vida laboral, social, económica, etc. han dado como resultado un cambio en el interior de los hogares. Por eso, cuando me enteré por Twitter de que los responsables del libro Papi concilia la secuela de Mami concilia, vendrían a Barcelona a hablar de sus experiencia, me faltó el tiempo para apuntarme al evento.

1. Experiencias demoledoras. En la presentación del libro oí testimonios que eran para mear y no echar gota. Hombres que al tratar de conciliar tuvieron que escuchar comentarios como que la conciliación es cosa de mujeres y de idiotas; otros de quienes los propietarios de sus pisos desconfiaban, porque un hombre que se queda en casa, que no trabaja y que cuida a los niños ¡no va a tener dinero para pagar el alquiler! Y otros papás a quienes la obligación de estar en el paro les permitió ocuparse en primera persona del bienestar de sus churumbeles, pero que a ojos de la sociedad eran unos mantenidos y unos jetas, o unos pobres desgraciados a los que habría que compadecer. Luego nos quejamos de que si el Gobierno y las empresas (que también se las traen) humillan a los trabajadores, pero anda que nosotros mismos a pie de calle soltamos cada perlita…

2. Conciliar y emprender ¡todo a la vez! Si ser padres por primera vez ya te llena el cuerpo de temores, imagínate si la única salida que ves para poder disfrutar de tu familia y lograr algún ingreso para casa es cambiar de trabajo y sobre todo ¡hacerte autónomo! Y pagar una cuota abusiva, sin ingresos fijos, con meses que rondan la normalidad y otros que te las ves y te las deseas para juntar cuatro perras. En fin, que si en las empresas no nos entienden, nos tenemos que buscar las habichuelas por nuestra cuenta y arriesgar para conciliar.

3. Las renuncias. Tal y como anda el panorama laboral en España, la conciliación pasa por una serie de renuncias en las que cada familia debe tomar decisiones trascendentales. ¿Quién reducirá su jornada o dejará su trabajo para cuidar de los hijos? ¿De qué cantidad de dinero se puede prescindir para no vivir de forma demasiado ajustada? ¿Renunciamos al trabajo y los ingresos o a pasar ese tiempo con nuestros churumbeles? Cada familia tendrá una preferencias y no hay decisiones mejores ni peores. Unos no podrán despegarse por completo de sus carreras profesionales y otros no querrán alejarse de sus hijos. Lo que sí está claro es que ya sea en un sentido o en otro, a día de hoy, todos estamos obligados a tomar una decisión e inclinarnos por alguno de los dos bandos. A mí misma me dijeron que no se puede tener todo en la vida, y que como había decidido ser madre… en fin.

4. Mejoras de las bajas de paternidad. Si como en otros países tanto los hombres como las mujeres pudiésemos optar a permisos por paternidad iguales, esto repercutiría en una discriminación menos a la hora de contratar o despedir a trabajadoras en función de su fertilidad. Todos recordamos las declaraciones de la señora Mónica Oriol diciendo que ella no contrataría a mujeres de entre 25-45 años para luego no encontrarse con “el problema”, en referencia a la maternidad. Si cuando nace un churumbel hubiera las semanas que fuesen (16, 32, o 120, da lo mismo) tanto para el padre como para la madre ¿a qué podrían aspirar las empresas? A no contratar a nadie, porque tanto hombres como mujeres pasarían antes o después por esa baja tan necesaria.

Si no conocíais la iniciativa de “Mami concilia” y “Papi concilia”, espero que este post os haya ayudado a ver que hay muchas familias que deben hacer malabarismos para conciliar. Ya sé que las desgracias ajenas no deben ser consuelo para nuestras propias dificultades, pero quizás en unos años, con padres más concienciados y dispuestos a emprender las acciones necesarias para poder criar y trabajar, otra forma de reconocimiento social sea posible. Mientras tanto, podéis leer los testimonios de estas madres y padres en los dos libros de la iniciativa, que podéis obtener incluso de forma digital y gratuita en su web.

Si tenéis historias para no dormir o grandes ideas para facilitar la vida familiar, en la web de Mami concilia recogen nuevos testimonios. ¿Qué tal os fue a vosotros la conciliación laboral y familiar?

Esto te puede interesar

35 Comentarios

  • Responder
    Marigem
    28 abril, 2015 at 07:31

    Qué interesante!!!! Siempre he pensado que estamos atrasadísimos en muchos aspectos, las mujeres son las grandes perdedoras en un montón de cosas, pero los hombres también tienen lo suyo.
    Odio que llamen a un padre mantenido porque ha elegido(o no le queda otra) quedarse en casa y cuidar a los niños. Un ama de casa no es una mantenida, ¿por qué ellos sí?
    Lo de la conciliación da la risa, casi nadie la tiene y hay que vivir a mil por hora, coordinando horarios y sacrificando tiempo de familia.
    Yo siempre he creído que el padre tiene el mismo derecho a la baja que la madre, recuerdo lo mal que lo pasaba mi marido cuando mis hijos eran recién nacidos y él tenía que ir a trabajar y yo podía quedarme con ellos. Entiendo que puede influir la lactancia a la hora de dar la baja a las madres, pero seguro que hay formas de hacerlo para que el padre se quede.
    Yo soy madre de un hijo y de una hija y no me gustaría que uno tuviese más privilegios que otro.
    Me voy a pasar por la página, y desde luego los libros me interesan porque aunque mis hijos sean mayores esto hay que mejorarlo, y si no me toca a mí que les toque a ellos al menos. Un besito.

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:04

      Muy atrasados y sí nosotras tenemos todo que perderlo en el terreno laboral, mientras que los hombres tienen que hacer más renuncias en el ámbito familiar. Bueno, eso de que un ama de casa no es una mantenida, será donde tú vives, porque a más de uno con ese pensamiento conozco yo. La casa nunca nos parece trabajo ¡hasta que te toca hacerlo!
      El papá de mi bichilla vivió exactamente lo mismo que cuentas durante los primeros meses de la niña como recién nacida. En 15 días se esfumó la baja, y hala, andando a trabajar dejándome sola ante el peligro (y yo creo que no confiando mucho en mis habilidades maternales). Igualar ambas bajas evitaría las discriminaciones laborales por cuestiones de género en relación a la maternidad. No sé si avanzaremos pronto en este sentido (ojalá que sí), pero si nosotros ya no vamos a poder vivir de cerca estas mejoras, esperemos que las futuras generaciones sí puedan hacerlo.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    28 abril, 2015 at 08:37

    Nosotros malabarismos para conciliar no, lo siguiente. Tanto que este fin de semana tuve que renunciar a un trabajo porque el horario era incompatible con tener un hijo. No me importó, tampoco era el trabajo de mi vida.
    Nosotros de momento nos hemos apañado, y J no ha tenido que pedir nada para conciliar…de momento porque la que anda de un lado para otro soy yo. Pero en septiembre M empieza la guardería y J va a tener que modificar su horario algunos días…veremos a ver qué pasa

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:06

      Es que es dificilísimo conciliar. De hecho, casi nadie lo logra, simplemente vamos viviendo a saltos y entre carreras y decimos que conciliamos porque logramos llegar a la puerta del colegio a nuestra hora o a la cita del médico sin que se nos pase. En medio todo son carreras, cosas a medio hacer y más prisas ¡así no hay quien viva tranquilo.

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    28 abril, 2015 at 09:36

    Me hubiera encantado acudir a la presentación… ¡Y me alegra mucho que aportes tu granito de arena a la difusión y a la causa, con este post! ¡Eres un sol! 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:06

      Como mamá que no concilió ¡qué menos podría hacer! La presentación en Barcelona fue muy amena, con esos niños revoloteando por todas partes y esos papás tan implicados en la crianza ¡un 10 para todos!

  • Responder
    usue
    28 abril, 2015 at 10:08

    Gracias por venir a la presentación y por darle difusión. Gran resumen de lo hablado allí y de la esencia del movimiento. A ver si te animas a compartir tu testimonio en la web 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:07

      ¡Lo tengo pendiente Usue! Pero es que no saco tiempo para resumir mi historia (con el rollo que tengo, resumir no es mi fuerte).

  • Responder
    Estrella
    28 abril, 2015 at 10:17

    En mi caso ambos somos trabajadores de la administración, donde normalmente se respetan los derechos de los trabajadores. Desgraciadamente y debido a la crisis/recortes no se están cubriendo bajas de maternidad y mucho menos excedencias o reducciones de jornada por cuidado de menores. Así que cuando un compañero anuncia la buena nueva, los demás temblamos un poquito por el aumento de la carga de trabajo e incluso la posibilidad de que te trasladen de centro temporalmente para cubrir esa plaza.
    Quiero aclarar que no todos los trabajadores de la administración somos de los de 9 a 14 horas. En mi caso trabajo a turnos, con tardes y sábados y mi flexibilidad horaria es de risa. Así que cuando llegue el momento yo traeré menos dinero a casa porque tocará reducir la jornada o pedir unos meses de excedencia si se ponen tontos con los horarios. Con el papi no nos planteamos nada por ser trabajador temporal.
    Un abrazo todos esos progenitores que se han vuelto malabaristas al nacer sus peques.

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:11

      Sí, si sé que no todos los funcionarios tenéis un horario de lujo (tengo familia que ríete tú de los turnos en la empresa privada). Lo de la baja de maternidad es muy frecuente, no e cubren esas plazas, los compañeros quedan sobrecargados de trabajo y así es hasta normal que luego empecemos a odiar a las embarazadas y a las que se reincorporan tras la baja de maternidad. Esa falta de organización desde luego no ayuda a que el trato sea igualitario. Nadie decide preñarse por jorobar al compañero o al jefe, pero con esta forma de molestar al personal, da la sensación de que la gente decide tener hijos para tomarse unas vacaciones pagadas (como me dijeron a mí). La reducción de jornada es buena opción pero dependiendo de cómo se plantee en cada trabajo. Hay quien quiere reducirte el sueldo y que trabajes lo mismo pero en la mitad de tiempos, y así no llegamos a ninguna parte.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    28 abril, 2015 at 10:29

    Yo siempre lo digo: la conciliación no existe, son los padres.

    En Bulgaria la baja maternal está muy bien, pero por otro lado el horario escolar es un infierno para la conciliación: los niños sales a las 12 del cole!! Y qué haces entonces? O tiras de abuelos, o no puedes trabajar. Y a veces tienen horario de 1 a 7, imagina, qué haces con los niños toda la mañana si trabajas? Horror de horrores.

    Añado que mi querida hija mayor acaba el cole la tercera semana de mayo y los padres ya tiemblan. Tres meses y medio de vacaciones escolares, y los padres tienen dos o tres semanas. Algo no encaja no? :/

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:13

      ¡Jajaja! Bien por la baja de maternidad búlgara y mal por el tema de los horarios de los colegios. Recuerdo alguno de tus posts en el que hacías referencias a los malabarismos que hay que hacer sobre todo porque allí cambian de centro con frecuencia cada pocos años y puedes verte en la situación de tener que llevar a 2 niños a colegios diferentes ¡una locura! ¿Y esa cantidad de vacaciones? Yo que pensaba que las vacaciones escolares españolas serían las más largas del mundo mundial….

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    28 abril, 2015 at 10:35

    Qué necesarias son estas iniciativas. Y qué honor participar en ellas 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:13

      ¡Es verdad! Tú eres uno de esos papis que ha arriesgado para conciliar. Espero que os estén yendo bien las cosas.

  • Responder
    pequeboom
    28 abril, 2015 at 12:43

    Me da una rabia cada vez que oigo hablar de esto…
    Yo tengo suerte, pude pedir reducción sin verme desplazada pero es verdad que queda mucho por hacer, los permisos son ridículos y no hay medidas claras que fomenten la conciliación.

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:15

      Pues todos querremos ir a trabajar a tu empresa. Porque muchas veces te conceden a reducción de jornada, pero te exigen la misma cantidad de resultados ¡así no se puede conciliar! Los permisos son cortísimos (el del padre ya no digamos) y las medidas para conciliar quién las ha visto?

  • Responder
    Piruli
    28 abril, 2015 at 14:43

    Es muy difícil eso de conciliar cuando te sancionan por pedirte una reducción o una excedencia por cuidar a tus hijos, cuando no te dejan trabajar desde casa (según casos claro) cuando tus hijos están enfermos o adaptar horarios. No estamos cargando la natalidad porque parece que lo único que interesa es el dinero y el dinero. Ya veremos que pasa en el futuro cuando veamos que no hay niños…
    Y la discriminación por sexos ahí está. De igual modo que una mujer parece que es la que se tiene que encargar de casi todo (acuérdate del ejemplo de la ropa de tu bichilla jejeje), el hombre que se encarga o es el mantenido está peor visto. Así que mientras no haya igualdad de sexos perdemos todos, si no es por un lado es por el otro.
    Besitos

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:19

      Yo trabajé 6 años desde casa, y justo cuando me debía reincorporar de la baja de maternidad decidieron que mi jornada debería ser presencial por obligación. ¡Ole y ole! Vamos no quiero ni pensar cómo se tomarán en otros trabajos la propuesta de hacer tu jornada desde casa. Seguro que tachan a más de uno de loco de atar y te mandan de vuelta a tu casa pero sin el trabajo. Y el tema de la enfermedad de los hijos es otro punto negro. Si tienen algo contagioso y no debes llevarlo al colegio para que no infecte a los demás,pero como no te permiten tener días libres por enfermedad, se te acaban consumiendo los días de vacaciones como el churumbel te salga delicadito de salud. Y si no, lo mandas enfermo a clase y a cruzar los dedos para que no contagie a los demás.

      Con lo que nos gusta a todos meternos en las vidas ajenas desde luego que los hombres que se quedan en casa tienen una mala fama curiosa, y las mujeres se ven obligadas a pencar más de la cuenta por el qué dirán. ¡Un día reventaremos todos!

  • Responder
    Mamá de Cleo
    28 abril, 2015 at 14:49

    Yo no creo que haya conciliación en este país, simplemente eliges a que es a lo que vas a tener que renunciar. Creo que en este aspecto aún estamos muy atrasados…
    Un abrazoo

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:21

      Pienso igual que tú: unos renuncian al trabajo y otros al tiempo en familia, pero conciliar nadie concilia.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    28 abril, 2015 at 16:11

    Por qué demonios la gente se mete en todo??? si no trabajas porque eres una mantenida, si lo haces porque no te preocupas de tus hijos como deberías… y por qué no pueden quedarse ellos en casa para cuidar de los peques???? cada uno concilia como puede y nadie debería juzgar la forma en que cada familia se organiza!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:23

      ¡Jajaja! Porque nos gusta criticar o por envidia de quienes pueden ocuparse de sus hijos mientras otros se sacrifican en el trabajo y se desentienden de ellos. Creo que más que conciliar, cada uno intenta sobrevivir como puede, organizarse haciendo malabarismos, pero aún así, siempre habrá quien no comparta nuestra forma de ver la maternidad y nos lloverán las críticas.

  • Responder
    mamá puede
    28 abril, 2015 at 16:38

    Mi conciliación es la que es, en mi empresa no me mirarón mal cuándo dije que estaba embarazada, seguí trabajando y rindiendo exactamente igual, cuándo me cogí la baja nadie me puso problemas y cuándo me incorporé tampoco.
    Pero es verdad que me he quedado estancada, no sé si debido a la crisis y que es cierto que hay muy pocos que progresen (hablo de mi trabajo) o que por el hecho de ser madre dos niños tan pequeños piensen que no puedo dar lo mismo que antes, que por otro lado es cierto, yo ya no le regalo horas a mi empresa….
    Lo bueno es que la mayoría de los compañeros papás también lo han dejado de hacer así que nos estamos igualando y debería medirse a todos por igual.

    De todos modos es un tema muy complejo, con muchos matices

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:41

      Que hayas podido llevar un embarazo tranquilo, una baja de maternidad agradable y una reincorporación sin traumas es todo un logro, vista la cantidad de gente que no hemos tenido tanta suerte desde el primer minuto de anunciar el embarazo. Lo de no ascender ahora, como bien dices, nos quedará la duda de si influye la crisis o el hecho de que seas madre, pero en esa afirmación de que ya no regalas horas ¡es que estamos muy mal acostumbrados a que nos paguen por 8 horas pero si hay que estar 12 en el puesto pues si hace y sin rechistar! Y claro, cuando una se convierte en madre quiere volver a casa con sus hijos. Ojo, que no digo yo que se desatiendan las funciones en el trabajo, pero tampoco estamos para perder el tiempo dedicando 2 horas a la comida o haciendo reuniones eternas en las que se habla del color de uñas de los pies de la compañera de turno.

  • Responder
    mamaruja24horas
    28 abril, 2015 at 16:50

    Yo también tuve una “No conciliación laboral”, es un capítulo un poco agrio que conté aquí: https://mamaruja24horas.wordpress.com/tag/conciliacion-laboral/ y la verdad es que me deja un mal sabor de boca cada vez que ando en el tema.
    Veo que somos much@s los que hemos pasado por esta situación, una pena pero una realidad…
    Gracias por toda la información, a compartir experiencias! 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:43

      Yo me lo tomo con filosofía. Justo acaba de hacer un año que decidí no reincorporarme al trabajo tras la baja de maternidad y ya no siente ese resentimiento hacia las personas que me hicieron imposible la conciliación. He pasado página, hablo del tema con alegría y sé que jamás podré volver a trabajar en ese ámbito, así es que trato de buscar otras alternativas, por peregrinas que sean.

  • Responder
    Cuestión de madres
    28 abril, 2015 at 21:35

    qué buena idea contar las experiencias con la conciliación y demostrar que todos tenemos que cambiar algo dentro de nosotros para que pueda ser efectiva. Yo la verdad que también tengo que escuchar cada perlita de algunas madres… tipo… tú no sabes lo que yo sufro porque yo trabajo y tú no…. bueno… habría que ver al final del día quién hace más… .pero bueno… esto no es para ahora. Nuestra conciliación fue que como me quedé embarazada estando en el paro sigo en el paro con la ventaja que mi marido trabaja en casa y estamos todo el tiempo con los niños… eso sí… Disneyland París no la conocerán mis hijos (salvo que nos toque una quiniela) porque el presupuesto del mes nos da para muy poco (a ver si por fin el blog nos da algo de comer 😉 )

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:46

      Pues no es por meterme donde no me llaman (bueno, un poco sí) pero si tanto sufren esas madres por ir al trabajo y no dedicarse a sus hijos ¡que se busquen la vida! Oye, que dedicarse a criar 24 horas al día y sin ingresos no es fácil. ellas disfrutan de una vida más cómoda y tú de tu familia y de más tiempo con tus hijos aunque quizás de una forma económicamente más ajustada que no todo el mundo quiere tener. Como la conciliación no es posible a día de hoy, que cada uno se plantee si quiere dinero o tiempo con sus churumbeles. Y elijamos lo que elijamos tendremos que apencar con las consecuencias. Y eso si podemos elegir, porque entiendo que hay familias que no tienen otra opción que aceptar cualquier trabajo, con cualquier horario y cualquier sueldo porque es vital para ellos. Pero otras muchas anteponen sus ingresos al tiempo con los hijos, así es que por este lado deberían oírse menos quejas.

  • Responder
    nuestrocachorro
    28 abril, 2015 at 22:49

    Yo tengo pendiente escribir la mía jaja pero no saco tiempo. Es una pena escuchar cosas así, y la de cosas que no sabremos. Yo tengo mucha suerte así que no puedo hablar mucho, pero también te digo que conozco muchas muchas mamás que dejan el trabajo voluntariamente tras la baja y se ponen a cobrar el paro porque prefieren quedarse en casa… y luego se acaba el paro y piden ayudas, y se las dan…. y así hay mucha gente que decide no trabajar y luego quejarse cuando ya si que no hay ayudas para nadie… en fin… que me salgo del tema. Ya sabes a que me refiero.

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 10:49

      Lo de acomodarse al paro, a las ayudas etc., ya va más con el tipo de persona que con la maternidad. Yo conozco hombres y mujeres de todas las edades que una vez empezada la crisis no han querido aceptar trabajos porque en el paro cobraban más o menos lo mismo. Claro, luego el paro se acaba, has perdido tus oportunidades y comienzan los dramas. Como dejé “voluntariamente” mi puesto no e correspondió ni paro ni nada de nada así es que desde luego no es por el dinero por lo que he decidido quedarme en casa a criar. Sé a qué te refieres y desde luego ese tipo de actitudes y abusos también deberían cambiarse.

  • Responder
    Calc
    29 abril, 2015 at 10:31

    Hola!!
    Es primera vez que escribo a pesar de que llevo mucho tiempo siguiendo tu blog, me encanta!!
    Para mi la conciliación laboral ha sido un buen tema, pensar en lo que se debe “renunciar”, que elegir, “perderse” de la carrera profesional, no “avanzar”… estos han sido pensamientos que me han dado muuuchas vueltas en la cabeza. Y como dicen en los comentarios es una cuestión cultural, las empresas, el gobierno y sobre todo nosotros mismos.
    Los bebes son el futuro de la sociedad y con quien mejor están es con sus padres, cuando elegimos tener hijos asumimos esta responsabilidad, este trabajo. Lo que se tendría que valorar (e incluso pagar) por estos años de la mejor educación con amor y dedicación. Son nuestros hijos, los cuidamos y educamos porque los queremos, pero para la sociedad es una inversión y ello conlleva destinar el apoyo necesario para desarrollarnos. Es como cuando un profesor pide un año para investigación, crear material, aprender… en ese año no es un vago que deja de hacer clases para no hacer nada.
    Por esto prefiero siempre pensar que no estoy renunciando o perdiendo nada, estoy ganando y aprendiendo con mi pequeño retoño 🙂
    Un besito a todos!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 abril, 2015 at 11:10

      ¡Muchas gracias por leerme! Y por decidirte a compartir tu opinión hoy. Creo que las instituciones no ven la inversión de futuro que suponen los hijos. Es decir, el empresario que hoy se queja de que una mujer se quede embarazada, o de lo que dura la escuálida baja de maternidad, no tiene dos dedos de frente para valorar que en unos años esos niños serán los que trabajen para él,los que paguen su pensión, los que coticen y paguen impuestos para que sigan funcionando los organismos públicos Pensamos muy a corto plazo, y ahí sólo vemos a mujeres que quieren 4 meses de vacaciones gratis y una fuente de excusas para ausentarse del trabajo de vez en cuando. Somos así de simples. Tu comparación con el año de investigación del profesorado me parece muy acertada. Nadie se plantea que se lo cojan para rascarse el culo durante 12 meses (que alguno habrá también). Todo es dignidad y vocación. Yo creo que sí he tenido que renunciar, aunque volvería a repetir mi decisión, y que sí he perdido la inversión previa en una carrera profesional determinada. Pero por otro lado ¡gano mucho más con mi bichilla!

  • Responder
    Marta
    7 mayo, 2015 at 14:26

    Muy interesante, hay historias que parecen de miedo, no entiendo porque cuando los hombres solicitan una rebaja de tiempo (y consecuentemente de dinero), se les dice que eso no lo deben hacer. Luego también están las historias de gente que pueden y no quieren, y contratan niñeras… En fin, que en el tema de conciliación todavía quedan muchas cosas por hacer y qué decir, pero se va abriendo la mentalidad 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 mayo, 2015 at 10:15

      Si en las madres esto del intento de conciliar ya es mirado con malos ojos ¡para los hombres es aún peor! Bueno, si hay dinero en casa y prefieren trabajar a criar, eso ya es cuestión de cada uno (yo tampoco lo entiendo, porque pare eso me abstendría de tener churumbeles). Ayer veía en las noticias el bautizo delos hijos de Alberto de Mónaco y esos niños eran llevados en brazos por sus cuidadoras durante toda la ceremonia ¡lo que costaba encontrar una imagen en la que los sujetesen sus padres!

  • Responder
    #mamiconcilia 2ª edición ¡y aporto mi historia!
    16 junio, 2015 at 07:00

    […] 100% (o en el máximo porcentaje posible) en la crianza de sus churumbeles). Cuando presentaron el libro de #papiconcilia en Barcelona, estos testimonios masculinos ya empezaron a parecerse más a lo que yo había vivido. El miedo a […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.