Ocio y viajes

¿Miedo al primer viaje en avión con niños? ¡Lánzate!

viaje en avión con niños

A finales de la próxima semana estaremos viajando por primera vez en avión con mi churumbelita de año y medio. Como ya sucedió antes y después de que nos estrenásemos viajando en tren y en coche, hay una serie de presuposiciones previas en las que creo firmemente, pero ya veremos si una vez metidos en faena resulta que nos hemos equivocado mucho o esta vez hemos estado más acertados. Dependiendo de la compañía aérea que escojamos, el viaje en avión con niños podrá ser más o menos soportable o una odisea infernal. Hay compañías obsesionadas con el número de bártulos, que querrán cobrar por facturar el carrito, y el bolso del carrito y hasta la funda de plástico para la lluvia. Y otras más permisivas que comprenden que el desplazamiento con niños requiere de algunos accesorios que para algunas familias resultan del todo incuestionables. Además, es que mi hija ni siquiera va a viajar gratis. Nosotros creíamos que sí, pero resulta que con el cuento de las tasas, un trayecto corto y relativamente barato como lo es el que haremos entre Barcelona y Menorca, ya se nos pone en 60 euros (ida y vuelta) para una niña que ni siquiera tendrá derecho a ocupar un asiento. Es casi la mitad del billete de un adulto y sin derecho a nada.

1. Con la casa a cuestas. Siempre hemos sido de viajar ligeros, con equipaje de mano y ya está. Como el viaje es de fin de semana trataremos de hacer lo mismo y batir récords de ligereza, más que nada porque aunque un bebé requiera cantidad de pañales, mudas, etc. en el avión no tendrá derecho a tener maleta propia. Sí se puede llevar gratuitamente la sillita de paseo, hasta la misma puerta de embarque, pero tampoco podremos viajar cargados con la sillita del coche, que deberemos facturar y pagar. Como Menorca es un isla pequeña y no haremos nada más que disfrutar de un resort durante el fin de semana, alquilaremos un coche con sillita de bebé y nos saldrá más económico que facturar nuestra propia sillita de seguridad. Eso no quita que con 2 maletas y el carrito ya iremos cargados de un lado a otro. Si os gusta el porteo ¡aprovechad la ocasión! Yo lo estoy valorando seriamente, pero no hay consenso en casa sobre este punto. Sin embargo, entrar y salir del avión con el bebé porteado y recorrer una isla que seguro que no está pensada para el carrito, me ha animado cada vez más a prescindir del trasto.

2. No se puede hacer el chekc-in online. Esto no sé si dependerá o no de la compañía aérea, pero si el bebé es menor de 2 años es obligatorio pasar por el mostrador de facturación y no se pueden imprimir los billetes en casa ni embarcar directamente. ¡Esto sí que es un trastorno! Porque nosotros estamos acostumbrados a viajar con el tiempo justo, y lo de tener que estar un par de horas antes para un vuelo que dura 40 minutos empieza a desesperarnos antes de salir de casa.

3. Comida para el bebé. En 40 minutos de vuelo, con que llevemos unas cuantas galletas o palitos de pan va a ir sobrada de alimento, pero quienes tengáis que realizar trayectos mayores tened en cuenta que podréis llevar comida para los bebés envasada en botes de un máximo de 100 ml. Si tenéis que pasar los controles de seguridad, y de la cantidad que queráis si compráis la comida o los potitos en el interior del aeropuerto. Y lo mismo con el agua ¡hay que dejarse los cuartos y pagarla a precio de oro en sus instalaciones!

4. Cambio de pañales. Dicen las compañías aéreas que disponen de espacio habilitado como cambiadores. Nunca los he visto pero desde ya digo que no me fío de ellos. Con lo reducidos que son los espacios dentro del avión, deben de ser una miniatura del tamaño de un recién nacido, así es que después de mis malas experiencias con los cambiadores en las áreas de servicio e  incluso en el AVE, creo que por mal que se pongan las cosas, y por explosivas que puedan llegar a ser las cacas, esperaremos hasta llegar al destino para realizar la maniobra de forma cómoda.

5. Entretenimiento. En esto no he pensado demasiado, porque entre que despegamos y aterrizamos, con lo corto que es el trayecto, no creo que nos dé tiempo para nada. Pero para un viaje más largo creo que optaríamos por despedazar las revistas del avión, que he visto que es un clásico en todas las familias con niños, y llevar algunos de sus juguetes preferidos (un libro en nuestro caso). Fuera pelotas y demás ideas que requieran movimiento.

Y si quieren desplazarse por el pasillo arriba y abajo ¡qué remedio! Tendremos que seguirles en ritmo si no queremos que se enfaden y sus gritos acaben molestando al resto de pasajeros (existen adultos con niñofobia que a veces no son nada comprensivos en este tipo de situaciones). A la vuelta de nuestro primer viaje en avión con niños os diré si hemos fallado en nuestras predicciones.




Esto te puede interesar

6 Comentarios

  • Responder
    Esther
    4 mayo, 2015 at 15:53

    No hace falta comprarlo dentro, yo pasé el agua que llevaba y los potitos. Te los pasan por una maquina especial y listos 🙂
    Suerte en el viaje!
    PD: chupachups, piruletas, etc. siempre vienen bien para que se entretengan y vayan tragando saliva para el despegue y aterrizaje.

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      4 mayo, 2015 at 16:09

      ¿No me digas? Pues en las condiciones de mi compañía pone todo esto de que la comida sí, pero envasada en botes de menos de 100 ml. Yo creo que en 40 minutos no se puede complicar tanto la cosa (a saber). En lo de las chucherías no te haré caso ¡que se me altera la niña con el azúcar!Bueno, y porque aún no come este tipo de golosinas. Ya he leído que si chupan de la teta hace el mismo efecto, así es que probaré con eso.

      • Responder
        Esther
        4 mayo, 2015 at 18:40

        Si, lo importante es chupar algo. A mi no me gusta darle chuches pero era la única manera de que estuviera quieto un rato.
        Todas ponen lo de los 100ml pero ya te digo que a mi me dijeron en el control que siendo bebé era diferente.

        • Responder
          Planeando viajar con niños
          8 mayo, 2015 at 13:12

          ¡Uy pues nos arriesgaremos con algo cocinado por mí! Con el arte que me doy, si no cuela y me hacen tirarlo, tampoco habremos perdido gran cosa.

  • Responder
    unamamaarquitecta
    5 mayo, 2015 at 14:37

    Espero que no tengáis que usar el cambiador…no he visto cosa más incómoda!!! La verdad es que el viaje se os va a hacer cortito, para tan poquito tiempo hay que montar una logística que no veas.. Nosotros el verano pasado para el viaje a Lanzarote hicimos más o menos todo lo que comentas, le llevamos un juguete guay y no nos llevamos la silla de paseo (llevábamos Tonga y Emeibaby), también durante el despegue y aterrizaje le ofrecí el pecho para el tema de la presión de los oídos. ya verás lo bien que lo váis a pasar!!! Besos!!!

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      8 mayo, 2015 at 13:16

      Yo también espero que en tan pocos minutos de vuelo nos libremos de la experiencia del cambiador, aunque ya te contaré a la vuelta. Con el carrito me veo cargando, porque este hombre no quiere renunciar a él. No sé si lo convenceré en el último minuto.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.