Enseñanza/Colegio

Buscar el mejor colegio (VIII) La preinscripción

Busca el mejor colegio preinscripción

Rellenamos la preinscripción ¡y a escolarizar!

El post de hoy va a poner el cierre, al menos por este año, a mis desvelos a la hora de buscar el mejor colegio para mi bichilla. Ya presupongo que el año que viene, cuando se inicien de nuevo las jornadas de puertas abiertas de los colegios, volveré a sumergirme en este maremoto de incertidumbre, sobre todo porque en 2016 ¡mi bichilla empezará a ir al colegio de verdad! Y claro, la tranquilidad con la que hemos llevado la búsqueda este año (después de los miedo iniciales por las opiniones de la gente) seguro que se queda a la altura de una babucha cuando nos plantemos en el momento de hacer la preinscripción real. La preinscripción en el que, supuestamente, será el mejor colegio para mi churumbelita. Hoy os daré algunas pautas que hemos aprendido durante estas sesiones informátivas, y que creo que pueden servir para todas las ciudades de España, aunque a nosotros nos las hayan explicado aplicadas a la provincia de Barcelona. Resulta que la preinscripción es un mero trámite, bastante sencillo en cuanto al formulario que hay que presentar y a la documentación que debe acompañarlo, pero sin embargo ¡hay truco! Vamos, que hasta podemos meter la patita a la hora de cumplimentarlo y presentarlo y que nuestra solicitud se vaya a la última posición de la lista. Así es que estad atentos a cómo hay que realizar el proceso.

1. Sólo se entrega una solicitud. Primer truco del almendruco (al menos en Cataluña). Como hecha la ley, hecha la trampa, y en España ya sabemos que tenemos una habilidad especial para ir defraudando por doquier, en su momento debieron darse casos de los padres (espabilados de turno) que para asegurarse que su churumbel entraría sí o sí en alguno de sus centros escolares preferidos, entregaban varias preinscripciones, una en cada colegio de su gusto. En ellas, ponían en primer lugar el nombre del colegio en el que hacían entrega de cada formulario, pensando que así su niño tendría puntos por primera opción en todos ellos. Pues nada más lejos de la realidad. Llegados a este momento, hay que enumerar por orden de preferencia hasta 10 colegios que nos gusten para nuestros bichillos, y entregar la hoja de preinscripción únicamente en el que hayamos elegido como primera opción. No hay que hacer una ruta por todos los colegios, y mucho menos duplicar la documentación. Ahora que todo está informatizado, si se descubre esta duplicidad, tu criatura va a pasar a ser el último mono en el reparto de plazas. Y ninguno queremos semejante descalabro escolar antes de comenzar.

2. Contenido del formulario y documentación a presentar. El formulario de preinscripción es sencillo y consta de los datos personales de tu mochuelo, y de los padres o tutores, si proviene de otro centro escolar (o guardería en nuestro caso), si tiene necesidades educativas especiales (discapacidad, trastornos de personalidad, enfermedades degenerativas) o proceden de familias económica o socialmente desfavorecidas. A continuación, llegan los criterios que nos darán más o menos puntos en el baremo, y que ya vimos hace unas semanas, y la opción de recibir o no enseñanza religiosa. Hay que llevar el DNI del padre que presenta la solicitud, el libro de familia, la tarjeta sanitaria del bichillo, el carnet de vacunación, 4 fotos de carnet, un certificado de empadronamiento (si el niño ya tiene DNI y la dirección es correcta, esto no hace falta) y un número de cuenta para la domiciliación bancaria de los recibos de material, comedor, extraescolares, o lo que deba pagar cada uno. Se firma y para adelante.

3. El orden de preferencia. Aquí está la clave. Lo ideal es poner el colegio que más te gusta como primera opción (esto es de cajón). Pero el asunto cobra aún más importancia si ese centro es de una sola línea educativa. Por ejemplo, en el caso de mi bichilla, los 2 colegios públicos que preferimos son de una línea cada uno. Esto supone que si no obtiene plaza en el primero de ellos, difícilmente la obtendrá en el segundo, porque su oferta de vacantes ya se habrá llenado con las solicitudes de otros alumnos que lo hayan elegido en primer lugar. Con lo cual pasaríamos a la tercera opción, donde quizás hubiera más suerte, porque es un colegio más grande y de más líneas, o incluso a la cuarta opción, porque ese tiene 4 clases por cada curso. ¡Ya está el drama sembrado! Porque si no nos corresponde el primer centro, casi automáticamente deberemos olvidarnos del segundo. Con lo cual, quizás sea mejor opción escoger para esa segunda posición, uno de los otros colegios que ofertan más plazas. Y así es como una familia mentalmente estable, enloquece haciendo cábalas para una preinscripción escolar en P3.

4. La entrega. Aquí hay sólo 6 días laborables para la entrega de las presincripciones. Cada colegio pone sus horarios, y la verdad es que hay algunos que tienen unos plazos más restrictivos que las visitas penitenciarias. Que si los martes durante una hora por la maña, o un miércoles hora y media por la tarde… Digo yo que ya podrían aceptar los papeles durante todos esos días en cualquier momento, siempre que el colegio esté abierto. Vamos, que hay que tener en cuenta el horario de tu escuela preferida, porque lo mismo tienes que pedir un rato libre en el trabajo para poder hacer la preinscripción. ¡Todo son complicaciones para conciliar, incluso antes de que empiecen las clases! Eso sí, hay comunidades que ya permiten hacer el trámite de la preinscripción por internet, y así dispondréis de las 24 horas del día para poder completar este paso. Pero como resulta que nuestra presencia puede ser importante a la hora de que nos asignen la plaza deseada ¿quién se arriesga a echar los papeles online?

5. El sorteo. Más o menos 10 días después de que se cierre el plazo de entrega de preinscripciones, se publica un listado provisional, donde se aplica el baremo de puntos y sabremos cuántos nos han correspondido exactamente. Si hay algún error tendremos una semana para subsanarlo. Y una semana después será el sorteo ¡el gordo de los colegios! Recordemos que la mayoría de churumbeles lograrán plaza en el centro que hayan escogido como primera opción, pero si no estáis conformes tendréis 2 días para hacer la reclamación. Una semana después se publicarán los listados definitivos con los baremos que ya no se podrán modificar, dos semanas después se publica la oferta definitiva de plazas y 7 días más tarde la lista oficial de alumnos admitidos. La felicidad en tu vida familiar empezará justo aquí, 2 meses después de que hicieras la entrega del papeleo correspondiente ¡qué incertidumbre más larga!

Un mes más tarde podremos ir a hacer la matrícula definitiva ¡y fin! Fin del periodo de preinscripción en nuestro deseo de buscar el mejor colegio y punto de partida para la etapa escolar de nuestros churumbeles. Después de semejante trámite, no me extraña que las clases empiecen en septiembre. No es para que descansen los alumnos y los profesores, no. Es para que aquellos padres que han tenido que escolarizar a sus hijos en P3 tengan un respiro después de haber estado desde mediados de marzo hasta finales de junio empantanados con este tema. Los que ya habéis pasado por el trámite de la preinscripción ¿se pasan tantos nervios y malos ratos como parece a primera vista?

Esto te puede interesar

18 Comentarios

  • Responder
    Marta García
    13 mayo, 2015 at 07:32

    Muchos nervios si! Y no dejas de ir consultando internet por si hay cambios… Jeje
    Esos días el tiempo no pasa! 🙂
    Unos post excelentes!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 14:23

      Ya me veo pegada al ordenador y actualizando la página sin cesar hasta que salgo el resultado. Que me conozco, y aunque pocas veces me ha pasado, pero puedo ser muy obsesiva.

  • Responder
    Marigem
    13 mayo, 2015 at 08:20

    Jajajaja, tomatelo con calma que aún falta!!!
    La verdad es que es un rollo. Yo tuve mucha suerte con el cole, entraron los dos a la primera y genial, mi rompedero de cabeza vino en bachiller porque yo quería un centro en concreto y la única baza que tenía con la mayor eran las buenas notas de la ESO(de 3º que son las que piden).
    Los días no pasaban y cuando fuimos a mirar las listas me temblaba todo, porque mi segunda opción también estaba complicada y el resto no me convencían, y no es como el cole que cambias y está, el bachiller solo son 2 años y no vas a estar cambiando.
    Al final entró y menuda fiesta,jejeje, y el hermano al tener a la mayor allí lo tuvo más fácil y menos mal que estaba allí su hermana porque sino lo llevaba claro porque sus notas de 3 de ESO no eran tan buenas como las de la hermana, y como las de 4 no cuentan porque aún lo están cursando me veía con uno en cada centro, ainnnns.
    Un besito y ahora a descansar hasta la preinscripción.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 16:28

      Sí falta mucho, pero no tanto. Lo de las notas para elegir instituto tampoco lo viví,porque en mi pueblo sólo había uno y no se iba a ese sí o sí. Eso me preocupa menos ahora, quizás porque lo veo muy distante, y porque hay muchísimas menos opciones para romperse la cabeza. Menos mal que para el segundo parece que todo viene casi rodado, porque tener que volver sobre nuestro pasos, pasar por todo esto una vez y otra, es como para dejar a los churumbeles sin escolarizar y que aprendan asalvajados del todo.

  • Responder
    Cuestión de madres
    13 mayo, 2015 at 08:21

    ainsssssssssss qué recuerdos!!!!!!!! las listas de admitidos en el colegio cuando llevamos al mayor fue el mismo día que ingresaba mi hermana para tener a mi sobrino… 4 de junio del 2012… ese día nos dijeron que estaba aceptado en el colegio que nosotros queríamos… uffffffffffffff qué descanso… y eso que yo lo tenía bien claro desde el principio y, en el caso de no ser admitido en el colegio que yo quería, las demás opciones también eran buenísimas y prácticamente a la misma distancia que al que ya van 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 16:30

      ¡Vaya casualidad! Ya ves, hasta teniendo varias opciones que te gustaban pasaste nervios. No me quiero imaginar cómo deben pasarlo quienes sólo tienen una idea en mente y no barajan más posibilidades. ¡Si hasta para elegir marido se lo piensa una menos!

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    13 mayo, 2015 at 08:36

    Nosotros hicimos la preinscripción para la guardería este año. No sabes la alegría cuando salieron las listas y vimos que M había entrado en la que queríamos! Es como si nos hubiera tocado el gordo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 16:31

      ¡Jajaja! Es que no eres la primera a quien escucho habar en términos de lotería en lo que se refiere a la búsqueda del colegio.

  • Responder
    Marta
    13 mayo, 2015 at 09:08

    En esta comunidad son 3 colegios, y si entragas preinscripción en varios colegios, te anulan las mismas.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 16:31

      Algo parecido hacen aquí, sólo que te mandan al final de la cola y te tocará la ultima plaza, del último colegio que nadie quiera.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    13 mayo, 2015 at 12:36

    El año que viene tendrás que volver a recordarnos todo esto.
    Pues aquí el plazo de prescripción fue en marzo todo el mes, y a mediados de abril salen las listas, todavía no he ido a mirarlas porque me han dicho que han entrado todos. Nosotros tuvimos que poner 3 colegios en orden de preferencia, es que no hay más jejejej. Ah y no nos piden ninguna documentación. La semana que viene quiero ir a solucionar un problemilla.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 16:49

      ¿Que no has ido ni a mirarlas? Mírala, qué pachorrona la tía. Vamos, con la de cambalaches que estoy dando, es que si no veo la lista de admitidos con mis propios ojos no creo ni que pudiese dormir. ¡Ay, ese problemilla! Aún no has contado de qué se trata ¿no? Porque lo de la operación pañal ya sé que va viento en popa, así es que por eso no puede ser.

  • Responder
    Eulàlia Carbonell (Princess and Owl stories blog)
    13 mayo, 2015 at 15:41

    Qué pereza me da ese momento, jejejeje. El año que viene ya me tocará pensar en ello y me pongo de mala sólo de imaginármelo, jejejeje. Aunque mucho problema no tendré que aquí sólo hay dos coles en mi pueblo 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 16:47

      ¡Mejor! Con tanta búsqueda he descubierto que cuanta menos variedad haya para elegir, más tranquila es la decisión.

  • Responder
    nuestrocachorro
    13 mayo, 2015 at 22:32

    buf que adelantada vas Lucía… yo hasta dentro de un año nada, y de verdad que si no trabajase se quedaba en casa otro año que pereza me da y pena… si son muy pequess

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2015 at 10:48

      Hasta los 6 años no es obligatorio escolarizarlos, pero creo que casi nadie se plantea ya esa opción. Ya sea por el trabajo o lo difícil que resultaría encontrarle plaza en primaria sin haberla logrado en la etapa infantil, todos acaban yendo al colegio como muy tarde a los 3 años.

  • Responder
    Mamá de V
    14 mayo, 2015 at 23:32

    Primero.. ¿Como narices puedes con el ritmo de un post al día? En fin, que no se si por comunidades será diferente, pero aquí no hacen falta fotos, ni número de cuenta ni leches xD

    Se puede presentar por internet, y un par de seamans despues sorteo, y luego un mes despues asignación de plazas (para la gente que no ha entrado en sorteo que no sabe donde leches le ha tocado) y luego otro mes mas y la matrícula… vamos, que se necesita el agosto para descansar!! xDDD

    Un abrazo, te veo el finde!! Ah no… que te vas a ses illes (como no se cual es, no lo digo)

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 mayo, 2015 at 15:24

      En el Pueblucho Infernal sí. ¿Me estás diciendo que no sólo varían las normas respecto a las comunidades, si no de un pueblo a otro dentro de la misma provincia? Muerta me dejas. Lo de la preinscripción on line sí lo sabía, pero con todo lo 2.0 que yo me considero ¡me da desconfianza! Casi que voy a ir personalmente, a tomar café con la directora del centro y a entregársela en mano como si fuera oro en paño. Por cierto ¡a Menorca! Me fui a Menorca.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!