Crianza

Revisión pediátrica de los 18 meses

revisión pediátrica 18 meses

Revisión pediátrica de los 18 meses ¡última vacuna!

Esta semana hemos tenido la revisión pediátrica de los 18 meses de mi bichilla. Los disgustos en estas visitas comienzan tras pasar el arco de la puerta, porque creo que esta niña se acuerda de los pinchazos de otras veces y no quiere tratos con el personal sanitario. Además, su papá aprovechó la escapada a Menorca y todas las horas que ambos pasaron juntos, para enseñarle a poner cara de fea o de enfadada, y ya sabe ella cuando tiene que fruncir el entrecejo y apretar el morro si algo no le convence. Después de esta revisión ¡no voy a ganar para cremas antiarrugas de las muecas de disgusto que estuvo haciendo! Además de llorar como una loca de principio a fin, descubrir que ante este tipo de situaciones me tiene algo de aprecio y me echa los brazos para que yo la coja (¡una mijita de apego con mamá al fin!) y arremeter a manotazos contra todo el personal y contra sí misma, como bestia incontrolable que es, resulta que mi bichilla está sana como una manzana aunque sigue agigantada. Hasta tal punto que cuando acabamos con el trámite y pregunté cuándo sería la siguiente revisión obligatoria me dijeron que ¡a los 4 años! ¡Si tiene 18 meses ahora! Pensé que sería fruto de los recortes en la sanidad pública, pero no, es que tanto la enfermera como la pediatra la ven tan grande que se olvidan de lo bebé que es y pensaban que acabábamos de hacer la revisión de los 3 años. ¡Ay mi churumbelita!

1. Peso y altura. 12,85 kilos de peso, 86,6 centímetros de altura, y una cabeza de 49 centímetros. Lo que en los famosos percentiles que tanto nos agobian a los padres, sobre todo a los primerizos, se traduce en 97,7 de altura, 99, 2 de peso y 97,7 de perímetro craneal: gigantona, gordota y cabezona. De ahí que la ropa de menos de 3 años sea difícil que le cubra semejante cuerpazo. Pero la pediatra insiste en que lo tiene todo muy proporcionado, que no está gorda y que como siempre ha estado en percentiles muy altos, es genial que siga así, y que no se produzca una bajada repentina. Vamos, que tengo una bebé que a ojo está ya criada del todo.

2. Dientes, movilidad, vocabulario. Mi bichilla tiene ya los 8 dientes centrales que lucía con un año, y tiene a medio salir 4 muelas y despuntando uno de los colmillos. Por lo que parece ya es normal para su edad, aunque yo desearía más muelas para que gestionase mejor la comida, porque es muy glotona y noto que le falta este instrumento para poder mascar más a gusto. Además de los tortazos como panes que estuvo repartiendo a diestro y siniestro, la pusieron desvestida, sólo con el pañal, a caminar en el suelo. No es que hubiera mucho espacio, pero allí que iba la pobre como pollo sin cabeza, sollozando y sin saber si dirigirse a su papá, venir conmigo o huir por una puerta lateral hacia otras consultas. Le comenté a la pediatra que aunque camina bien y no suele caerse, hay días en los que se pasa las horas andando de puntillas, mientras que habitualmente camina con el pie completamente apoyado. Dice que esto es normal y que son cosas del proceso madurativo, por lo que no hay que preocuparse por esa afición a parecer una bailarina de ballet (de talla grande) que ha cogido mi mochuela. También quisieron saber si ya decía palabras básicas como papá, mamá, agua, pan (y Pocoyó, no se toca, rojo, hola, adiós, teta, y otra serie de cosas que suenan a insultos graves y que no sabemos de dónde ha sacado), si era capaz de pasar las páginas de un libro, ponerle el capuchón a un bolígrafo, hacer torres con las piezas de juguetes encajables. Como lo hace todo ¡prueba superada!

3. Sueño, lactancia, introducción de alimentos. ¡Ay que cómo duerme! Pues ya les dije que colechando, que se despierta algunas veces de noche para tocar o engancharse al pecho (porque en ocasiones ni siquiera mama, pero déjate tú de intentar cambiarla de habitación o ponerla en su cuna a traición). Sobre la lactancia no indagaron mucho, simplemente lo anotaron en su documentación. Respecto a la alimentación complementaria nos dijeron que cada vez hay que darle más comida en trozos (ya les dije que las verduras o son en puré o acaban en el suelo o contra la pared) y que evitemos el marisco hasta los 2 años (sin problema, porque a su papá no le gusta y no está la economía para mariscadas diarias) y los frutos secos hasta los 3 años, por el riesgo de ahogamiento. Del resto ya puede comer de forma normal, aunque ya lo estaba haciendo.

4. Vacuna. Sólo una como recordatorio de varias de las que le habían puesto con anterioridad. Se la pusieron en el brazo, pero mi churumbelita se resistía y se retorcía de tal forma que le tuvieron que pinchar dos veces pese a que la sujetábamos entre 3 adultos. Y después, en un ataque de furia, se arrancó hasta la tirita que le pusieron. Ya nos dice la pediatra que tiene demasiado carácter ¡ay Señor, qué nos quedará que pasar como haya salido a mí en eso!

Y así acabó la revisión pediátrica de los 18 meses. Sin fiebre ni ningún tipo de reacción a la vacuna. La siguiente revisión sera en 6 meses, pero lo mejor es que las vacunas desaparecen ya hasta los 4 años. Hala, a seguir creciendo con salud.

Esto te puede interesar

32 Comentarios

  • Responder
    Marigem
    28 mayo, 2015 at 07:47

    Jajajaja, como diríamos en Asturias¡¡¡Ella sí que ye una buena moza!!!! Está grandota y sana.
    Mi hija estuvo caminando de puntillas hasta los dos años, no todo el tiempo pero sí muchas veces, y de repente dejó de hacerlo.
    Mis hijos empezaron a hablar muy pronto, y las muelas les salieron enseguida pero en el pequeño eran un mero adorno porque apenas las usaba, jajaja, aún me pregunto como pudo ir creciendo y engordando, y como ha llegado a una edad bien grande sin enfermar, ha sido un milagro.
    Pobrecita, me la imagino llorando y repartiendo manotazos, que penita. Un besín.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 mayo, 2015 at 11:47

      Así es como va mi bichilla La mayor parte del tiempo apoya el pie completo pero dependiendo del día va de puntillas a todas partes. He llegado a pensar que podría ser a causa de los zapatos, pero no, porque hasta descalza va alternando las técnicas. Dice la pediatra que hasta los 3 años es un proceso de maduración normal, y que no hay que agobiarse por su forma de caminar. Se puso hecha una fiera ¡ay!

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    28 mayo, 2015 at 07:59

    ¡Ay! Justo hoy tenemos la revisión de los 18 meses y con pediatra nueva! A ver como va todo…porque M está muy proporcionado pero en talla mini y eso a los médicos ya no le gusta tanto

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 mayo, 2015 at 11:50

      ¡Jajaja! Pues aquí mientras haya proporción, la talla mini o maxi no importa. Sobre todo con 18 meses. Entiendo que de recién nacidos se pasen el tiempo dando la lata con el poco aumento de peso, pero a estas alturas ¡ya están criados!

  • Responder
    Cuestión de madres
    28 mayo, 2015 at 08:19

    Bueno, bueno, eso de que tiene mucho carácter…a ver cómo reaccionaría ella si dos tipas que no conoce quieren mirarla todo y que papá y mamá las dejan y ella a hacer cosas… pues yo también me rebelaría y nos la dejaría hacer tan tranquilamente… eso lo llamo yo más bien instinto de supervivencia.. 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 mayo, 2015 at 11:51

      ¡Pues mi bichilla sobrevivirá a un holocausto nuclear! 4 adultos para conseguir poner una vacuna, pesarla y medirla. Es que no quiere que la toquen para nada absolutamente. Ni siquiera para las pruebas que no hacen daño.

  • Responder
    Marta
    28 mayo, 2015 at 08:21

    Jajaja, menudo carácter tiene la Bichilla!! Pero a mi me encanta, que sepa expresar cuando está a gusto o no, me parece genial por ella. Y con los percentiles y revisión completa, perfecta!! Aunque lo del marisco… No lo entiendo. En serio hay gente que les da marisco de bebés??

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 mayo, 2015 at 11:53

      Uy, otra cosa no pero expresar desacuerdo y felicidad se le da de miedo. Lo que pasa es que es muy extrema con sus manifestaciones, muy bruta y no se controla ni una mijita. Si lo avisan tanto debe ser porque la gente tiene tendencia a ofrecer marisco a diestro y siniestro.

  • Responder
    Mama Blogger
    28 mayo, 2015 at 09:23

    Pero que grande que esta la Bichilla y menudo carácter tiene, jejejejeje!!! A mi peque en dos meses le toca la revisión de los dos años y espero que todo esté bien 🙂

  • Responder
    Anita
    28 mayo, 2015 at 09:27

    Me encanta ese carácter que luce y su agigantamiento! Seguro que tiene a más de uno amedrentado en el parque y será cabeza visible de grupos infantiles. Bichilla for president!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 mayo, 2015 at 11:55

      En el parque lo que le pasa es que los niños de 3-4 años nos preguntan que por que no juega con ellos y por qué no les dice nada. Y tenemos que explicarles que pese a su tamaño aún es muy bebé. Con ese tamaño y ese mal genio, pese a ser de las pequeñas de su clase cuando vaya al cole ¡será la matona!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    28 mayo, 2015 at 09:29

    He visto el post y me he desvivio para entrar a ver como está nuestra bichilla, porque ya es un poco de todas!!! Madre míaaaaaaaa está gigante, yo que quería emparentarla con mi UNMF…y le va a sacar la cabeza!!!! no literalmente, aunque a juzgar por el caracter, no sé que decirte.

    Y como siempre lo de las vacunas un lío, nosotros la última fue a los tres años, ya la próxima en el cole.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 mayo, 2015 at 11:59

      ¡Jajaja! Me meo con tu expresión de sacarle la cabeza. Es que en esta casa somos grandecitos, y la anterior pediatra siempre me preguntaba si yo quería un bebé pequeño con estos genes. Y está visto que por mucho que lo hubiera querido ¡no hay nada que hacer contra la naturaleza!

  • Responder
    nuestrocachorro
    28 mayo, 2015 at 10:44

    Nosotros la tuvimos la semana pasada y también genial! a Cachorro no le molesta la vacuna, lo que le hace sufrir es que le ttoquen sin ropa… El pobre nada más empezar a quitarle cosas ya empieza a llorar y no hay manera hasta que le visto. Nosotros también volvemos a los dos años. Pero igual me la salto cuando están bien y no toca vacuna veo un incordio para el niño pasar ese mal trago

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 mayo, 2015 at 12:03

      Mi bichilla es que ya entra en la consulta renegando, no quiere ni el peso y lo de medir el perímetro de la cabeza ¡como si le estuvieran arrancando la cabellera de cuajo! Yo no quiero saltarme las revisiones obligatorias porque como no voy nunca al médico para nada ¡este es el único gasto que hago a la Seguridad Social!

  • Responder
    clauminera
    28 mayo, 2015 at 11:08

    Si que está grande tu bichilla, si. El mío anda por el estilo, la ropa de 3 años también y claro, con lo que me gusta a mi vestirle de «bebé» así no pega!
    El lunes le toca la revisión de los 18 meses, espero que esté igual de sano que la tuya.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 mayo, 2015 at 12:13

      Seguro que lo estará. ¡Jajaja! Me estoy imaginando a tu churumbelito con puntillas y trajecitos de primera puesta, con un tamaño similar al de la mía, y no, no creo que al pobre le pegue nada ese estilismo.

  • Responder
    matronaonline
    28 mayo, 2015 at 13:04

    Jajaja, en la próxima os da un guantazo a todos cuando vayan a pincharla… me alegro de que todo esté tan bien, así da gusto!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2015 at 13:34

      ¡Miedo me da que se vuelva así de agresiva! La verdad es que estas revisiones son un mero trámite y el mayor disgusto es lo mal que le sienta a ella tener que estar allí y recibir el pinchazo.

  • Responder
    misuperbabycom
    28 mayo, 2015 at 16:25

    Pues me alegro que tu bichilla esté tan estupenda y enorme.
    La mía las arma bien gordas cada vez que toca pediatra, tanto, que se tiene que pesar en báscula normal con su padre y luego restar, porque es imposible pesarla en la de bebés.
    SB también camina de puntillas desde hace meses, se ve que es algo normal, la verdad que nunca me ha preocupado y no se lo he comentado a la pediatra.
    Bichilla a seguir así de bien 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2015 at 13:45

      ¿No me digas? Aunque no sé por qué insisten en pesarlos en esa báscula de bebés cuando ya e tienen en pie. La báscula de mi madre marca exactamente el mismo peso que la del pediatra y es la de pesar adultos de toda la vida. ¡Qué bien calibrada la tiene! A mí no me preocupa que camine de puntillas, pero el día que lo hace, ahí está mi madre para señalar el hecho, así es que decidí preguntar, y ya podemos seguir con la misma pachorra porque es de lo más frecuente.

  • Responder
    Lapiz Pluma
    28 mayo, 2015 at 18:48

    ¡Está hecha una chicarrona! :-). Pobreta si se acuerda de los pinchazos, ya se huele el percal…Da una penita cuando lloran.

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2015 at 13:46

      Es que empieza a llorar en cuanto pasamos la puerta. En la sala de espera está la mar de activa y contenta pero en cuanto ve una bata blanca…

  • Responder
    Esther
    28 mayo, 2015 at 22:56

    Toda una chicarrona del norte, jeje, y con carácter. Que siga creciendo así de bien, y ya sabes hasta los tres años nada de llevártela se mariscada.

  • Responder
    María {La cajita de música}
    28 mayo, 2015 at 23:13

    Qué enorme está tu bichilla, así da gusto! Ni una preocupación!! jejeje. Pobrecita, ¿a quién le gusta ir al médico…?

    Feliz día!

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2015 at 13:49

      Desde luego, ir al médico no es del agrado de nadie, pero que se ponga de esa forma con sólo verlas ¡si luego se va con cualquier desconocido que la llame por la calle!

  • Responder
    mamapuede
    31 mayo, 2015 at 16:42

    Siempre tengo la sensación de que tu bichilla es más grande, y sólo le saca a Gonzalo cuatro meses pero cuándo leo sus progresos y sus medidas digo… pues si es un poquito más grande nada más!

    De todos modos me voy a pasar ahora a leer la revisión de los 15 meses que es la próxima que tenemos nosotros en unas semanas.

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 junio, 2015 at 11:55

      En la de los 15 también tuvimos drama en el pediatra porque se le cayó un aparato dentro de la boca (porque no se queda quieta),le dio donde le estaba naciendo una muela y hasta le salió sangre. Está tremendamente grande, la verdad.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    31 mayo, 2015 at 23:53

    Veo que las batas no le gustan! En esta casa sólo a Rafa parecían darle un poco de respeto… Ummm, lo de la cabeza grande me suena, a Alfonso ya se le proporcionó, Rafa aún sigue siendo cabezón y Gabriel es el único con una cabeza de un tamaño normal, jaja… El tema «gordura» va mejorando también con el tiempo!!! y así ganan en agilidad porque los míos han sido muy torpes por culpa del peso!!!
    Me raya más lo de la altura porque Alfonso sigue tamb con percentil 97 con flechita, al igual q Gabriel, y ser muy alto tampoco es que me motive, se ve por ahí cada crío adolescente con un tamaño descomunal… De todas formas, en las chicas luego depende mucho de la edad de la regla, yo era de las bajitas de clase pero al ser la última q tuvo el periodo, pegué el estironazo muy tarde… Si es que nunca sabes, la de niños q eran guapísimos de pequeños y luego de adultos, en fin. ná de ná, jajajajaja…
    Y lo de las palabras es un misterio, yo recuerdo que Rafa decía varios números, sin ninguna secuencia lógica, y por un momento pensé q igual debía echar el euromillón con ellos, no fuera una señal divina 😉
    En fin,todos tienen algo especial, sean bajos o altos, habladores o tímidos…

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 junio, 2015 at 11:59

      A ojo no parece cabezona, pero cuando te dan las medidas la verdad es que impresiona bastante. Sobre todo, porque tenemos gorros de verano del año pasado que le quedaban grandes y que este año ni le entran. Esta ya está ágil de sobra. Creo que me sorprende el tema de los percentiles porque a ojo no es una niña rolliza, sino estilizada pero fuerte. Su nueva afición, además de trepar sobre los muebles y el sofá, es tratar de subirse a la trona trepando por delante, por la bandeja… ¡es un monillo! Sí, conozco gente que de bebés eran de percentiles enormes y luego miden 1,50 de adultos, así es que el frenazo podría producirse en cualquier momento. Lo que ocurre es que como nosotros somos altos, la pediatra no cree que vaya a frenar.
      Ahora que dices lo del euromillón, mi bichilla repite mucho el 1 y el 3… ¡voy a probar suerte!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.