Crianza

Yo colecho (VII) Mi bichilla ¿va a dormir en su habitación?

colecho

Hoy colecho ¿y hasta cuándo?

No es por presumir, pero a veces me siento a pensar en mí misma y creo que no parezco madre primeriza. No sé si es que mi pachorra natural me ha dotado de una paciencia (o pasotismo) infinito, o que tanto leer libros de crianza respetuosa ha acabado por grabarme a fuego en la mente que en el desarrollo de los bebés todo son etapas, y que antes o después hasta las más duras pasarán. La charla de Rosa Jové a la que acudí el año pasado y su libro charla de Rosa Jové, se encargaron de sumirme en un remanso de paz mental, y pese a que seguimos colechando cada noche con mi bichilla, yo vivo tan tranquila porque no albergo la más mínima duda de que un día saldrá para siempre de mi cama. Bueno, después a lo mejor quiere volver un día en el que algo le dé miedo, o cuando esté malita o porque su papá esté de viaje. Pero ya no será lo normal. Y pese a que ahora renegamos del colecho día sí y día también, a la larga lo acabaremos echando de menos. Pero el papá de mi bichilla vive en una realidad no paralela, sino diametralmente opuesta a esta en la que vivo yo. Se niega a leer libros y a escuchar testimonios de mujeres, madres, con más experiencia que nosotros, que ya han pasado por todas esas famosas etapas del desarrollo del sueño de sus churumbeles y que aseguran que un día dormirán del tirón, toda la noche y hasta bien entrado el mediodía cuando pasen la adolescencia y vuelvan de fiesta. Aquí mi costillo ha decidido que sólo creerá las versiones masculinas de la paternidad ¿cómo se os queda el cuerpo?

1. La incomodidad. Como ninguno de los dos le vemos el romanticismo a esto del colecho, ya me he quejado muchas veces de que me parece incómodo, pero lo tolero porque me evita tener que ir de una habitación a otra durante toda la noche, ya que mi bichilla se sigue despertando varias veces por su teta. Pero es que creo que quién duerme en menos centímetros de cama, apretujada contra el borde y con la cabeza sobre la mesita de noche, soy yo. Él se queda con el resto de la cama y la niña trata de usurparnos todo lo que puede. Por eso no entiendo que se queje de incomodidades ¡qué poco sufridos son estos hombres!

2. El salón, ese refugio. Este hombre se ha quedado dormido más de una noche encima de la alfombra del salón, en pleno suelo “pelao y mondao”. Lo que debe ser una habitación del Ritz o el Palace para un pijo de pro, lo es el suelo del salón para mi maromo. Y yo no os quiero ni contar, porque alguna noche me he quedado traspuesta en el sofá, echando una siestecita de 10 minutos, y cuando me he despertado me he pasado otros 10 más pensando en si irme a la cama o quedarme toda la noche ahí aislada en el comedor. Sin niña, con las tetas a resguardo, con unos cojines incómodos pero enteritos para mí…

3. El intento de método padre. Sé que hay bebés que duermen en su propia habitación desde que nacen, o desde que tienen pocos meses, y es una opción muy válida siempre que sus padres estén dispuestos a levantarse para atenderlos, 2, 4, o 40 veces durante la noche. Pero yo no lo estaba, y en esto el papá de mi bichilla no me podía ayudar a causa de la lactancia materna. Pero la pasada Semana Santa, este santo varón se empeñó en probar lo del famosos método padre. Diré sólo que no funcionó, porque yo estaba resfriadísima, muy cansada, sólo quería poder dormir un rato de noche y no oír cómo este hombre se desvivía por pasear a mi bichilla arriba y abajo, mientras lloraba como una descosida, para hacer funcionar el método. Ya sé que sólo fue un intento, de 20 minutos, pero oye es que la teta lo arregla todo en 2 y de forma silenciosa. Por lo que volvimos al colecho y no hemos tenido tentaciones de volver a experimentar con más métodos.

4. La dependencia. A los detractores del colecho, y a la gente antigua, se les llena la boca diciendo que una niña de año y medio que aún no duerme a solas no es normal. Que le estamos creando una dependencia emocional, que no lograremos echarla de la cama ni a los 18 años y poco más o menos que estamos creando una tarada sentimentalmente inestable por tanto apego y colecho. Antes, los delincuentes y la gente de mal vivir tenían como excusa que había pasado una mala infancia, que sus oadres no los quisieron lo suficiente, que no cubrieron sus necesidades afectivas y que tuvieron una crianza horrible. Pero a esto se le ha dado la vuelta y parece que cuanto más te preocupes por tus hijos, más inútiles los estás haciendo para el futuro. Y ojo, que yo soy una desahogada y nada sobreprotectora. De hecho, lo que busco son métodos que me faciliten a mí el día a día sin pensar en que por sacarme una teta en la calle o dormir acurrucadita contra mi churumbelita la voy a desviar del buen camino.

Pero en el papá de mi bichilla sí hacen mella este tipo de comentarios. Hasta hace unas semanas creo que confiaba en mi criterio, pero de un tiempo a esta parte me mira con cara rara, cree que lo estoy estafando con mis argumentos y sólo busca a otros hombres que hayan colechado y que le aseguren que de un día para otro esto se acaba sin más. Sé que aquí, la mayoría somos mujeres, así es que ¿habéis pasado por esa desconfianza de vuestras parejas respecto al colecho? ¿A qué edad se os fueron vuestros bichillos a su propia cama, cuna o habitación?

Esto te puede interesar

55 Comentarios

  • Responder
    Mamá con Objetivo
    10 junio, 2015 at 07:32

    Yo practiqué el colecho, en nuestra cama, hasta que mi hija tuvo año y luego en la de ella (me dormía con ella en su cama, cada vez que se despertaba) casi por otro año más. Ahora tiene 2 años y duerme del tirón, sola en su habitación y es una niña como cualquier otra: alegre, inteligente, sociable, activa….
    El colecho puede resultar un poco incómodo, en especial para el papá, pero tiene sus ventajas. Si te sientes a gusto, adelante y si no, cambia. 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:09

      Yo estoy a gusto, el padre no ¡ahí está la disyuntiva! También se niega a que nos vayamos las 2 a otra cama ¡este hombre no facilita nada!

  • Responder
    Marigem
    10 junio, 2015 at 08:18

    Yo no lo he practicado porque cuando tuve a mis hijos no se hacía pero confieso que con el segundo, que no dormía, sí que intenté meterle en mi cama pero fue imposible porque él dormía de otra manera, con carritos en movimiento.
    Yo creo que cada familia debe hacer lo que crea mejor y si colechar os permite dormir un poco mejor pues olvidaos de la opinión de la gente, no creo que tu hija vaya a ser una tarada por dormir consus padres con año y medio porque a esa edad yo los tenía en mi habitación, él se despertaba mucho y tampoco me apetecía pasear por toda la casa.
    Pasa de la gente y el papá tiene que entender que los niños no son matemáticas, uno más uno pueden ser suiete, como en los Serrano, y la nena se irá a su cama cuando tenga la madurez, igual que cuando quitan el pañal, empiezan a hablar y andar, al final todos llegan al mismo sitio, lo importante es criarlos con mucho cariño.
    Menudo rollo te solté,jajaja.

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:21

      ¡Jajaja! Es que hace unos años lo del colecho ni se tenía en mente, y eso que a humanidad ha llegado hasta aquí de esta forma, cuando no había habitaciones ni camas para todos. Prefiero el colecho a tener que andar de paseo con el carrito en horario nocturno ¿dónde vamos a parar? Lo de que la crianza no se ajusta a las matemáticas me viene genial para hacerme entender con este hombre. Porque él es muy de ciencias y lo mismo va a ser por eso por lo que no entiende que si otros niños ya duermen solos desde recién nacidos esta no lo haga.

  • Responder
    Bea
    10 junio, 2015 at 08:24

    te cuento mi experiencia, por si te sirve de algo: todo llega, antes o después. Mi hija mayor durmió en cuna adosada a mi cama hasta los 2 años y 9 meses aprox., y estuvo al pecho hasta los 3 años y 4 meses, y el pequeño dejó la cuna (nuevamente en modo sidecar) con 3 años y tomó pecho hasta los 3 años 2 meses, más o menos. Si solo tuviese la mayor podría alguien decir que ese “apego” le ha hecho ser un poco melindrosa, pero como ves he seguido la misma pauta con los dos y de carácter son como el día y la noche, la mayor una princesita que necesita atención continua y el pequeño un Conan el Bárbaro mucho más independiente, a pesar de ser más pequeño. Yo tuve que oír comentarios tipo “esta niña va a ir a casarse y va a seguir tomando teta” hasta de mi propia madre, pero como puedes imaginar no les hice mucho caso 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:24

      Sí, mi madre no hay día que no me pregunte si aún sigo teniendo leche. Pero a eso ya me he acostumbrado y la verdad es que las opiniones ajenas me resbalan bastante. El problema viene porque a mí me dan igual pero a este hombre le afectan. Hasta ahora íbamos criando más o menos en la misma dirección, pero empieza a cansarse sobre todo del colecho, y creo que aprovecha este tipo de comentarios para respaldar sus opiniones.

  • Responder
    Belén
    10 junio, 2015 at 08:32

    No soy de colecho, y cuando lo hago es por necesidad.
    Los mellizos a los 4 meses estaban en su habitación cada uno en su cuna. X dormía un mínimo de 10h del tirón después de pasarse la tarde integra pegada a la teta. A se despertaba pero se ponía a jugar con el doudou (es un poco insomne pero no protesta).
    N nos ha dado más la paliza con esto de dormir. Se ha pasado casi dos meses durmiendo fatal no, lo siguiente. Y ha sido pasarlo a su habitación en una cuna grande y dormir bien. Ahora tenemos despertares pero por la dentición, que lo está pasando fatal.
    Como dices, cada niño es un mundo y lo que necesitamos los padres es descansar. Si el colecho es la manera, bienvenido sea.

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:27

      Yo es que empecé al revés, con mi bichilla en nuestra habitación pero en su cuna hasta los 7 meses, y en esa fecha se instaló en nuestra cama para no salir. Desde luego que con dos criaturas y una cama de medidas normales ¡no sé cómo lo hará la gente para colechar! Aunque seguro que existen formas, como hoy ya parece que todo esté inventado… Yo quiero descansar y dormir yo, porque a las malas mi bichilla se puede echar todas las siestas que quiera durante el día y recuperar el sueño perdido, pero yo no tengo esa oportunidad.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    10 junio, 2015 at 08:56

    J Entiende que sí podemos pasar la noche son levantarnos mejor y a los dos nos gusta despertarnos con él y poder remolonear en la cama un rato. De hecho, J dice que cómo se va a ir a otra habitación sólo con lo pequeño que es (18 meses)!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:31

      Pues es igual que mi bichilla, pero aquí su padre más bien dice “debería dormir sola en otra habitación, con lo grade que es ya”.

  • Responder
    pequeboom
    10 junio, 2015 at 09:21

    Es lo mejor, hay que adaptarse y sobrevivir y yo con tal de dormir hago lo que sea!!!! He tenido suerte pero me temo lo que venga con el peque y si hay que colechar, se colecha!!! Como tú dices, ya dormirá sola!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:33

      Yo lo hice por comodidad, y lo sigo manteniendo por el mismo motivo, pero este hombre ya no está tan cómodo y de ahí las discrepancias.

  • Responder
    La agenda de mamá
    10 junio, 2015 at 09:24

    Cómo me suena eso de dormir en 10 cm de cama y misteriosamente no caer al suelo XD Yo también supongo/espero que sea ella misma la que abandone la cama por su propio pie y espero que, en cuanto nos mudemos, no tardando demasiado XD

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:34

      Y sobre todo ¡con el bulto que yo hago! Que lo mismo son algo más de 10 centímetros, porque yo tengo un perfil poderoso y grande, pero vamos, que duermo en el mínimo espacio posible. ¡Jajaja! Yo esperanzas tengo muchas, pero no sé si se materializarán.

  • Responder
    Txusmah (@txusmah)
    10 junio, 2015 at 09:55

    Mi hija duerme en su cuna, en una habitación separada, desde los 2 meses. Tiene 10, y desde los 5 meses nos ha despertado 2 veces, duerme de media 12 horas seguidas.

    El problema ahora es que NO duerme en ningún otro sitio que no sea su cuna, y cuando llega la hora de dormir o sigue su ritual o se desata el apocalipsis.

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:41

      ¡Así era lamía desde que nació y hasta los 7 meses! Luego se le estropeó el mecanismo. Ves, no hay mal que por bien no venga, porque esta se me queda dormida horas en el carrito, o porteando, o hasta tirada en una toalla en el césped de la piscina o la arena de la playa. Para eso no ha salido delicada si la siesta es diurna, pero por la noche ¡o con nosotros o nada!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    10 junio, 2015 at 10:13

    Jajajaja ayyyy poco te puedo ayudar, bueno sí, voy a animarte diciendo que un día dormirá del tirón, sobre los 2 y medio o 3 y entonces dormirás tan agusto que no te plantearás dejar el colecho y al que no le guste que se largue jejejej.

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:44

      Esa barrera psicológica de los 2 y medio o 3 ¡parece inalcanzable ahora! Y por esas fechas nos dará la locura transitoria, habrá nueva preñez ¡y vuelta a empezar! Es como si lo estuviera viendo 😛

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    10 junio, 2015 at 10:29

    A nosotros el método padre nos funcionó cuando empezamos a hacerlo paulatinamente. Iba mi marido a atender al niño, pero si lloraba al cabo de un minuto iba yo. Luego dos, luego tres, y en unas semanas ya se calmaba con mi marido. Así no le hacíanos llorar mucho, que eso me da una pena…
    Ánimo!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:45

      Yo los llantos es que no los soporto, y este hombre aún menos. Creo que cuando sea un poco mayor, lo del método padre puede ser de más utilidad, pero es que ahora, por la noche, está tan enganchada a la teta que creo que no atiende a razones si no soy yo la que la atiende.

  • Responder
    cosetesdemarta
    10 junio, 2015 at 10:54

    Yo como sabes no tengo nanos, pero por mis sobris, lo del colecho no lo veo positivo más allá del periodo de lactancia, que la practicidad lo es todo pero tampoco soy muy pro de lactancias largas porque de algún modo todo el peso del bebé recae solo en ti, y creo que será difícil de llevar.

    Desde la inexperiencia y teoría, después de leeros a muchas, prefiero lactancia artificial desde el principio e intentar que duerma en su cama desde el principio, porque sino dormir en el sofa, cada uno en una cama, los niños en la grande y el papa en el sofá, o la mama con uno y el papa con otro en la habitación de ellos, creo que separa la pareja.

    Y en relidad , por lo que veo a mi alrededor, mi miedo es pasar a ser mamá y dejar de ser pareja.
    que no se me enfade nadie!!

    Un Besazo gigante!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:53

      ¡Sí que se nota que no eres mamá! Cuando nace, si te decides por la lactancia, facilita tanto la crianza que no piensas en que todo el peso y la responsabilidad recae sobre ti. Al contrario, lo ves como el mejor de los inventos y no lo cambiarías pro nada. Y de noche,para que todo sea aún más práctico, el colecho es el complemento ideal de la lactancia, porque así no tienes ni que moverte de la cama (hay bebés que se despiertan infinitas veces de noche). Pero claro, van creciendo, ocupan su espacio, dan patadas, pegan… Y esto no gusta a nadie (aunque tiene su gracia). Aquí nadie ha abandonado la cama ¡resistimos los 3 en ella! No te preocupes, que la pareja, si es sólida puede pasar un momento bajo por el nacimiento del bebé (aunque le des el biberón va a requerir toda tu atención) pero saldrá adelante.

  • Responder
    Annabel Verneda
    10 junio, 2015 at 11:35

    Ya sabes lo que a nosotras no funcionó, y por suerte mi hombre se lo ha contado al tuyo xD Y el método “padre” que nosotras hicimos y también nos funcionó mucho, fue no dejarlo a él con la niña, solo cambiarnos el sitio de la cama, él era el que estaba más cerca entre la niña y yo. Si hacía falta me la pasaba, pero muchas veces la peque solo tenía micro-despertares y se empezó a saber calmar con él y si mi. A malas yo estaba también ahí al lado, así que no hubo drama ninguno. Cuando se dormía o estaba apunto apunto de dormise, volvía al padre, si se quejaba, volvía a mi. Y así una temporada.

    Con dos años y pico (quizá hace un par de meses) fuimos al Ikea y compramos una cama rosa que le gustaría a ella. La montamos, durante unos días saltaba en su cama mucho, otros nos sentábamos a leer cuentos. Luego la empezó a ignorar.

    Hace ya un mes o así de repente dijo que quería dormir en su cama. No te voy a engañar, no es magia. La duermo yo o en su cama, o en la mia y luego la llevo a la suya muchas veces. Y algunas veces a media noche la oigo diciendo “maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaami, un aka de chocolate” (su manera de decirme que tiene sed) y vamos,le damos un vaso de algo y nos volvemos a dormir (de esa la podemos dejar despierta que se duerma solo).

    En fin, que cada criatura y cada familia también es un mundo, pero eventualy saldá de tu cama SEGURO. 🙂

    (Con esto ya y un poco mas hago un post…)

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 09:59

      ¡Me gusta la cama rosa de Ikea! No me combina con nada de la habitación pero si hace milagros se va a venir a casa. A mí lo que me pasma de mi bichilla es que las siestas las hace de 2 horas en la cuna sin problemas. Y la primera parte de la noche igual. Hasta 3 y 4 horas, pero cuando se produce el primer despertar ya nos podemos ir olvidando de devolverla a la cuna. Como dices, casi todo son micro despertares, tan pequeños que en menos de un minuto de teta se acaban, pero si intento moverla de la cama se desvela y vuelta a empezar con la teta.
      Sí, tu hombre es el que tranquiliza al mío, repitiéndole las mismas cosas que suelo decirle yo. Pero a mí no me hace caso y al tuyo lo cree a pies juntillas. ¡Ay!

  • Responder
    diasde48horas
    10 junio, 2015 at 11:58

    El primer punto me suena mucho, demasiado. Los otros dos todos espatarrados en la cama y yo en 20 centímetros y haciendo equilibros para no caerme de la cama… en fin.
    En nuestro caso Redondo hace unos meses que duerme en su cama la primera parte de la noche, pero se suele despertar y venirse para la nuestra. Depende del día, unas veces llega a las 3 de la mañana, otras a las 6 y otras duerme del tirón en su cama…

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:08

      ¡Jajaja! Justo esta mañana he descubierto que mi bichila, que trepa por todos os mueles, no es capaz de subirse sola a nuestra cama. De todas formas, Redondo es algo mayor que la mía. Yo diría que siguiendo la “normalidad” que me decías los demás, de aquí a un año hablaremos de si se ha independizado o no, pero por ahora no veo yo las posibilidades.

  • Responder
    Segundos Pasos
    10 junio, 2015 at 12:52

    yo también colecho por necesidad! mi peque esta obsesionado con la teta y encima ahora mi marido pasa noches fuera. Yo lo acuesto en su cama en su habitación pero como se despierta tantas veces, al final lo meto en la cama conmigo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:11

      Nosotros acostamos a mi bichilla en su cuna, en nuestra habitación, al principio de la noche, pero en cuanto se despierta por primera vez ya se viene a la cama y no hay vuelta atrás. Y cuando este hombre viaja, nos vamos a dormir a casa de mi madre y aún más emocionante ¡colecho en cama de 90!

      • Responder
        Segundos Pasos
        11 junio, 2015 at 11:10

        ajjajajaja aysss la última vez que dormí con el peque en una cama de 90 me pego una patada en el ojo que casi me lo saca… y luego dicen que no practico deporte… deporteee de riesgooo podría decirse!

  • Responder
    La Hobbita
    10 junio, 2015 at 13:26

    Yo todavía no soy mamá así que no puedo aportar mi experiencia personal. Solo puedo decir que en mi cabeza está todo listo y preparado para NO colechar porque me parece incómodo y que, después de meses leyéndoos, una pequeña vocecita en mi interior empieza a decirme que probablemente me vaya a tragar mis palabras y convicciones de un día para otro (ya se sabe: estos son mis principios pero si al churumbel no le gustan, aquí tengo otros). Además, en mi caso surge la controversia de que mi chico es el que SI quiere colechar (yo creo que nos hemos juntado los raros) así que ya veremos como se desarrolla el asunto.

    Tengo amigas que colechan y amigas que no. Cada una tiene sus propias circunstancias e ideas alrededor del asunto. Y a mi todas me parecen bien. También conozco hombres hartos de colechar y otros encantados, así que creo que lo mejor será darle a los sentimientos de tu marido la importancia que merecen: ponle 1 par de semanas seguidas a seguir su método y a levantarse después para ir a trabajar, preferiblemente sin que tú estés resfriada y tu agénciate un par de buenos tapones. A ver el resultado :D.

    Saludos,

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:15

      ¡Jajaja! No mujer, no tiene por qué ser así, pero yo tampoco creí que colecharía, ni portearía (lo de la lactancia sí lo tenía claro) y mírame ¡soy una mamá de la época Neanderthal!Y si el padre está a favor del colecho, teniendo en cuenta que suelen ser ellos los que más se oponen ¡en tu casa acabaréis colechando! Para verano, en vacaciones, igual hacemos otro intento de método padre, más que nada porque mi bichilla cada vez tiene más entendimiento y así es más fácil intentar hacer ciertas pruebas. Si nos decidimos ¡ya contaré si hemos tenido éxito o no!

  • Responder
    lamamadealvaro
    10 junio, 2015 at 13:55

    Ayyy, que me siento taaan identificada. Lo primero es porque yo creo que tampoco soy mamá primeriza, a mi me dieron el carnet de madre ya con experiencia o algo de eso, porque yo para asustarme por algo… muy gordo tiene que ser. Y lo segundo porque mi señor esposo y el padre de tu bichilla creo que son hermanos gemelos que los separaron al nacer o algo de eso. El mío es igualito, lo ha intentado todo para echar a Álvaro de la cama, pero al final el que se va a dormir algunas noches al salón es él. Que se aguante, jajaja
    Y no te preocupes, el mío está empezando a dormir del tirón ahora, a punto de cumplir los tres añitos. Ahora, del nido no hay quien lo eche, pero si te digo la verdad yo tampoco quiero que se vaya 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:20

      ¡Jajaja! Vidas paralelas oye.Lo que este hombre aún no ha hecho es lo de irse a dormir al sofá o a otra habitación. Aquí aguantamos los 3 estoicamente las buenas noches de colecho y las malas también. Yo no tengo prisa porque se vaya a su habitación (aunque claramente solita dormía mejor), que luego ya sé que la echaré de menos y ya no querrá volver nunca.

  • Responder
    Marta
    10 junio, 2015 at 14:27

    Coleche con mi hija hasta los 19 meses que no pude mas!!!! Tendiitis y mal dormir. Fue meterla en su cama y empezar a dormir de maravilla tanto ella como nosotros. Si no hubiera tomado la decisión hoy en día seguiría durmiendo con nosotros etoy segura. Tienes que ponerte una meta porque si no, por su propio pie no se ira nunca. Mi primo tiene 11 años y sigue durmiendo con sus padres y ni ganas de irse a su habitación. Ahora tengo un bebe de 1 año y duerme de maravilla en su cuna, al ladito mio pero en su cuna. Prefiero levantarme pero el tiempo de cama por lo menos dormir bien. Mi marido y yo siempre hemos estado de acuerdo y en mi caso el estar de acuerdo en temas de educación con los niños es absolutamente fundamental. Aun así, cada familia y cada niño es un mundo y cada uno en su casa hace lo que mejor piensa para sus niños y para ellos mismos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:23

      19 meses va a cumplir mi bichilla en nada. La verdad es que yo suelo descansar bien con el colecho (las últimas dos noches no, pero no es lo habitual) y ni dolores ni problemas de ningún tipo. Es cierto que hay niños muy mayores que siguen colechando, pero son una excepción. Lo normal, por lo que cuenta la gente, es que entre los 2-3 años se independicen por sí mismos. Yo estoy dispuesta a esperar otro poco más, para que sea ella la que dé el paso. Mi bichilla dormía en su cuna hasta los 7 meses, y claro que estando al lado de mí me daba igual levantarme hasta ahí, pero es que desde entonces no hay manera de que lo haga y el siguiente paso sería sacarla de la habitación.

      Hasta ahora estábamos de acuerdo en este tema, pero este hombre me ha empezado a desvariar.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    10 junio, 2015 at 16:01

    oyeee, que las que no leímos libros sobre maternidad también somos muy pachorras, y sino mira nuestras abuelas, que nadie les decía nada, tenían 8 hijos y todos tan contentos!!!… Yo entiendo a tu marido en cuanto que a veces, el hecho de que te necesite para dormir, puede ser algo frustrante porque al final vosotros no descansais igual… Es cierto que por los hijos, te acostumbras a todo pero no es lo mismo dormir cómodamente en la cama sin que nadie de meta un brazo por la cara o te dé una patada o con interrupciones… Vamos, con Gabriel no me puedo quejar visto el percal pero, de los tres, está siendo el más irregular con el sueño y a veces me lo meto en la cama…pero no duermo igual!!!
    De todas formas, entiendo que la lactancia con año y medio no es tanto por alimentación sino por consuelo, apego o costumbre… Es más, hay bebés que si no están con sus mamás ni se acuerdan de la teta… Igual te llevas una sorprresa y la noche de la party tu niña duerme ricamente sin estar tú a mano…
    Ya sabes que para mí, cambiarles de habitación fue la clave para el descanso de todos!! y ya te advierto q el colecho en esta familia es impensable, esta noche pongo en IG una foto de cómo nos hemos encontrado a Alfonso esta mañana, jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:28

      ¡No, no es lo mismo! Yo siempre digo que prefiero dormir sola sin los malos tratos de mi bichilla. Pero entre los porrazos que me da y lo de recorrer la casa a oscuras de noche, me quedo con el colecho. Si de día no se acuerda de la teta, y si la dejo con mi madre vamos, es que ni me mira cuando entro por la puerta (bueno, un ojito sí que me echa pero no se me tira en plancha ni nada). Eso sí, a mí no me mira pero a la teta sí se engancha en cuanto la ve. Oye, si este sábado duerme ella sola ¡el domingo la echo de la habitación! Por tenerme engañada tanto tiempo. Antes se movía menos, pero ahora hace unas florituras, como subirse encima de nuestra barriga y echarse a dormir ahí, pega muchos manotazos, y patadas, empuja… Ya me pasaré a ver tu foto.

  • Responder
    mamaruja24horas
    10 junio, 2015 at 16:09

    El mío mayor salió de mi habitación con sólo unos pocos meses, creo que 5, al incorporarme al trabajo, pero al cumplir los 4 años (aprox) volvió y encima para quedarse!!! El peque, por el momento sigue en su cuarto, desde los 7 meses, a ver si dura…
    Aquí os conté mis aventuras y desventuras nocturnas: https://mamaruja24horas.wordpress.com/2015/03/24/colecho-y-re-colecho/

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:30

      Mira, eso de volver a los 4 años es la primera vez que lo escucho ¡que cosas! La mía dormía en su cuna, pero en nuestra misma habitación, hasta los 7 meses y desde entonces sólo en nuestra cama. Como suelo decir ¡vamos para atrás en esto de la crianza!

  • Responder
    Estrella
    10 junio, 2015 at 16:50

    Muy jorobado lo tengo que ver para optar por el colecho, la verdad. Estoy a favor de compartir habitación con los peques, pero cada uno en su espacio. De hecho, es una de las cosas con las que me he puesto de acuerdo con mi pareja: el bebé al lado de la cama, pero en su cunita. De otra forma y con lo inquietos que somos ambos por las noches, mucho me temo que terminaríamos no durmiendo o emigrando a otras superficies para echar un sueñecito.
    Lo que le esté pasando a tu bichilla probablemente será una etapa, pero volvería a intentar de nuevo el método padre si tu chico está tan incómodo. Además, ya no es un bebé y seguro que pronto tiene la madurez suficiente como para ir ganando independencia nocturna.
    Igual muchas no estáis de acuerdo, pero para mí es igual de importante el bienestar del niño que el de mi pareja y es importante lograr un buen descanso familiar.

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:46

      Nosotros empezamos con la cuna normal, junto a mi lado de la cama, pero separada, no en plan colecho. Y así fue todo genial hasta los 7 meses. Ella dormía 11 horas seguidas de noche desde que nació. Antes de parir yo me movía muchísimo en la cama, pero cuando vi que el colecho era la única solución para no pasarme la noche despierta, arriba y abajo, con paseítos para dormirla cuando con un minuto de teta volvía a caer narcotizada, no me quedó más remedio que probarlo. Y funciona. Y es muy efectivo. Este verano quizás hagamos un nuevo experimento, aprovechando las vacaciones, pero a día de hoy yo sólo quiero dormir. Con niña o sin niña, me da igual, pero descansar. En unos meses seguro que ella misma quiere irse a dormir sola, pero de momento no razona tanto y quiere ese contacto nocturno.

      Desde luego todos tenemos que descansar bien. El problema es que si hay que echarla de la habitación a la fuerza ¡la que no descansará entre idas y venidas seré yo! Y por eso me resisto a finalizar esta etapa.

  • Responder
    ladya73
    10 junio, 2015 at 17:18

    Yo empecé colechando por necesidad con la mayor y he acabado colechando por placer con la pequeña!!! para mi es de las experiencias más maravillosas de la maternidad y super práctica si estás dando el pecho

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:31

      Yo sigo en el colecho por necesidad, porque sólo tengo una bichilla. Lo hago para que todos descansemos y porque para la lactancia facilita mucho las cosas, pero placer, lo que se dice placer, no acabo de encontrar.

  • Responder
    mamirecientecuenta
    10 junio, 2015 at 17:28

    Nosotros, por ahora, colechamos. Tiene 11 meses y la verdad es que ya hemos hablado del tema de pasarla a su habitación. Pero a mi me preocupa, porque está con la teti. Mi marido, al no trabajar, en estos momentos, me dice que podríamos empezar a mirar lo del método padre y probar. A mi no me parece mala idea. Pero no sé… Creo que la echaré de menos cuando no esté y eso que duermo siempre con el culo fuera de la cama, porque no me cabe con ella ahí dentro. jejejejeje.

    Mi marido al principio no creía mucho en el colecho y ahora es el que está más a favor de que duerma con nosotros. Pues, de un tiempo a esta parte, la peque casi no se despierta si está con nosotros. También es una de las razones por las que queremos probar a que duerma sola. Pero bueno, yo no las tengo todas conmigo, a ver como sigue.

    Ah!!! A nosotros, con solo 11 meses ya nos dicen que no es bueno que duerma con nosotros, mi madre, que la vamos a malcriar y que la teta, mi suegra, ya no alimenta y que es puro vicio.

    Saludos

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:53

      Claro, si tu marido se ofrece al método padre y por su situación puede ser él el que se desvele cada noche, atienda a la niña y tú puedas hacerte la loca y descansar ¡perfecto! El problema es que yo no quiero cambiarla de habitación porque sé que me va a tocar a mí cargar con todo ese cansancio: seré yo la que se tenga que levantar cada 2 horas para atenderla, porque querrá, la teta, porque este hombre madruga y no está para despertarse 40 veces cada noche y en ningún caso vamos a cambiarla de habitación simplemente para que se queje allí, a solas y sin molestarnos. Y como él no está por la labor de asumir semejante responsabilidad, al menos hasta que no lleguen sus vacaciones, seguiremos colechando.

      Aquí ninguno pensamos nunca en colechar, pero la necesidad se ha impuesto. Mira, con 11 meses pasó mi bichilla su primera gastroenteritis. 8 días completos con vómitos y diarreas en las que no probó una cucharada de alimento que no fuese la teta ¡y engordó! Así es que mira si alimenta o no.

  • Responder
    MamaUniversitaria
    10 junio, 2015 at 18:55

    Nosotros colechamos. En mi caso yo no leo libros de maternidad ni nada de eso. Me conformo con vuestros blogs! Mi marido ni eso. Pero el tampoco escucha los comentarios de la gente. En relación al colecho lo hacemos por comodidad. Aunque cada día es menos cómodo para mi! Así que creo que este verano pondremos todo para despedirnos del niño de la cama! Animo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 10:48

      Yo me debato entre la comodidad de no tener que levantarme de la cama por colechar y la comodidad de volver a recuperar todo mi trozo de la cama, pero teniendo que ir de excursión cada noche para atender a mi bichilla. De momento, la pereza para no tener que levantarme me puede.

  • Responder
    matronaonline
    10 junio, 2015 at 20:08

    “no es normal”, cada vez que alguien pronuncia esa frase refiriéndose a algo que no sólo es normal, sino que se ha venido practicando desde nuestros orígenes en las diversas culturas… demuestra que no sólo no sabe sobre crianza, sino que tampoco le interesa saber, porque es tan sencillo como leer las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría.
    Entiendo perfectamente que haya padres que no cumplan con los requisitos para el colecho seguro, padres que los cumplan pero prefieran no practicarlo porque les resulte incómodo o no les convenza, pero no entiendo que haya padres que se empeñen en cuestionar lo que hacen los demás y encima lo cataloguen como “anormal” O_O

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 11:00

      Ay, pues yo soy anormalita del todo. Mira que a mí no me convencía ni el colecho ni el porteo, peor oye, ha sido probarlos y mano de santo para facilitar la crianza. Con una futura preñez volvería a reincidir en estos asuntos, porque son de lo más práctico. El problema es cuando la gente “no ve normal” esta forma de crianza, no para mí, que me la trae al pairo, sino para el papá de mi churumbelita, porque le llenan la cabeza de dimes y diretes, y de pájaros y teorías infundadas, y al final acabaos de estar en desacuerdo en algo que al principio nos parecía bien a los dos.

  • Responder
    Elisa
    11 junio, 2015 at 03:21

    Yo también debo ser una madre fría como el hielo, pero no veo el romanticismo al colecho, mi bebe me dá palizas gitanas! Me patea el hígado, me pega manotazos, y se despierta mas a menudo a por teta cuando lo meto en la cama, así q con 4 mesecitos duerme en la mini cuna al lado unas 7horas del tirón. Solo colechamos en las siestas!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2015 at 11:11

      ¡Jajaa! Entre los malos tratos del colecho y los de la lactancia no ganamos para golpes. Nosotros colechábamos esporádicamente hasta los 7 meses y fue entonces cuando se produjo este cambio.

  • Responder
    Anónimo
    13 junio, 2015 at 00:09

    Noa es mi 4 hija, y ella se lleva la palma tiene 2 años y medio y duerme en la cama de papa y mama, tomar teta y aunque aveces decimos haber si duerme en la cama, su papi la echa de menos. y yo sigo durmiendo en un ladito de la cama

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 junio, 2015 at 14:13

      ¡Una más para el club de las colechadoras sin remedio inmediato! Ya lo superaremos y recuperaremos nuestros centímetros de colchón.

  • Responder
    María {La cajita de música}
    13 junio, 2015 at 18:02

    A mí también me lo dicen, y eso que mi pipiolillo colecha pero en cuna pegada a nuestra cama. Que le estamos haciendo un daño terrible y blabla. Pero qué quieres qué te diga, a mí me gusta tenerle al lado (o más bien me gusta no tener casi que despertarme para calmarle por la noche ni moverme a su habitación), y de momento me resbala lo que me digan… No le veo preparado para dormir solo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 junio, 2015 at 14:19

      Lo de la cuna colecho lo conocí tarde, y tampoco veía claro cómo adosarla a nuestra cama, porque al ser sin somier de láminas, sino con canapé, no puedo poner bridas ni nada. A mí del colecho, lo que más me gusta es no tener que levantarme y escuchar si le pasa algo en cualquier momento. Pues si te resbala ahora lo que digan ¡en el futuro aún más!

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!