Trabajo y familia

#mamiconcilia 2ª edición ¡y aporto mi historia!

#mamiconcilia

#mamiconcilia ¡vuelve!

Conocí la iniciativa de #mamiconcilia el año pasado, seguramente un poco antes o un poco después de que mi trayectoria laboral quedase finiquitada al acabar mi baja de maternidad. En su primera edición, #mamiconcilia se centró en mujeres directivas, con puestos muy exigentes y de responsabilidad, que dieron sus testimonios acerca de cómo habían logrado no renunciar a sus trabajos ni a ser madres y atender a sus familias. Eran mujeres muy profesionales, de éxito y desde luego tenían mucho que decir. Pero de cara al lector de a pie, o al menos a mí eso fue lo que me ocurrió, daba la sensación de que sí habían tenido que hacer renuncias. En sus casos no en el terreno laboral, pero sí en el personal. Vamos, que mi deducción después de leer todos aquellos testimonios fue que para ser mujer, madre y dirigir el mundo, tu parcela maternal era la que se iba a resentir. Ellas se lo tomaron con buena predisposición, pero aunque en #mamiconcilia se hablase de conciliación, lo cierto es que a esos niveles tampoco existía. No se decía abiertamente, pero robando un ratito familiar de aquí, otro de allá, no recogiendo a los niños del cole o no pudiéndolos llevar al médico, lo cierto era que habían estado renunciando a fragmentos de su vida personal para no echar por alto todos los logros en el ámbito laboral. Claro, y eso no es la verdadera conciliación.

1. #papiconcilia. Tras realizar el experimento con estas impresionantes mujeres, el movimiento #mamiconcilia decidió volver a la carga, pero esta vez centrándose en papás de a pie, que en lugar de haber hecho renuncias familiares para conservar buenos puestos de trabajo, habían abogado por recortar su faceta profesional para implicarse al 100% (o en el máximo porcentaje posible) en la crianza de sus churumbeles). Cuando presentaron el libro de #papiconcilia en Barcelona, estos testimonios masculinos ya empezaron a parecerse más a lo que yo había vivido. El miedo a la incertidumbre económica, por no saber si algún día te reincorporarás a tu trabajo tal y como lo habías conocido, la incomprensión de la gente, incluso del entorno más cercano, no son cuestiones fáciles de solventar. Pero estos padres antepusieron a sus bichillos por encima de todo y no parecía que el experimento les hubiera salido mal. Tenían familias felices, bien avenidas, con menos ingresos pero con relaciones envidiables. Salí de allí convencida de que había tomado la decisión correcta.

2. Vuelve #mamiconcilia. La semana pasada salió a la venta la segunda edición de #mamiconcilia con 25 nuevos testimonios de mamás que se han visto marginadas durante el embarazo, asfixiadas por la carga laboral tras haber tenido familia, que deseaban seguir siendo útiles en sus profesiones pero no querían renunciar a la crianza de sus mochuelos en primera persona, que han decidido emprender por su cuenta y riesgo para poder conciliar… Y esta vez son mujeres más de a pie, con trabajos de lo más diverso (muchas periodistas, administrativas, enfermeras, chef, abogadas, ingenieras…) que optaron por reconducir sus habilidades para disponer del tiempo en familia que deseaban. Y entre todas ellas, curiosamente estoy yo: la de la no conciliación laboral. Dado que no logré seguir con el trabajo que tenía, me ha resultado curioso verme entre las historias elegidas para formar parte de esta segunda edición. Pero por otro lado, creo que esta parcela de mi vida ilustra muy bien lo que muchas mujeres ni siquiera sospechamos en el momento de quedarnos embarazadas por primeras vez. Y es que a día de hoy este tipo de discriminación laboral por cuestiones de género sigue existiendo. Que hay quien piensa que la baja de maternidad son cuatro meses de vacaciones pegadas que tendrás que recuperar en cuanto te reincorpores a tus tareas. Y mientras este tipo de pensamiento no cambie, creo que habrá testimonios ideales para muchas más ediciones de #mamiconcilia.

3. Iniciativas de #mamiconcilia. Cualquier persona puede remitir su historia a #mamiconcilia, sobre diferentes temas relacionados con la conciliación y se mostrará en su pagina web, además de poder ser seleccionado para futuras ediciones del libro. Junto a los textos de #mamiconcilia y #papiconcilia, desde el movimiento liderado por Usúe Madinaveitia, posteriormente, se sumaron a otra iniciativa internacional bajo el nombre de #salpuntual que a mí me vuelve loca, porque ¿cuántos de nosotros hemos tenido que asistir a reuniones eternas, que se alargaban mucho más allá de nuestra jornada de trabajo mientras tu jefe habla del partido de fútbol del domingo, o tu jefa de la última película que ha visto en el cine? La cuestión es que en España tenemos esa cultura de calentar la silla, de que cuanto más tiempo estemos de cuerpo presente en nuestros puestos más rendiremos para la empresa (habrá que ver cuántos calientasillas que no hacen nada más que eso existen), y así no hay quien salga puntual para poder retomara su hora la faceta familiar.

El libro de #papiconcilia puede comprarse en edición impresa, o en formato electrónico para Kindle. #mamiconcilia sólo está en formato digital. Pero además, podéis obtenerlos gratuitamente a cambio de un tuit o de una mención en Facebook. ¿Os animáis a poner vuestro granito de arena y a compartir vuestras historias para darle una vuelta de tuerca a la conciliación en España?

Esto te puede interesar

29 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    16 junio, 2015 at 07:34

    Recuerdo una iniciativa que hicieron de #salpuntual hace meses y esque es algo que me supera, lo de echar horas extras (gratuitas) en el trabajo cada vez lo levo peor.
    No he leído ninguno de los libros, me tendré que poner al día, pero al igual que por lo que cuentas no me parece una conciliación real el primer caso de mujeres directivas tampoco me lo parece el segundo, gente que renuncia a sus trabajos para cuidar de los niños.
    Entiendo que es difícil, yo también lo sufro todos los días pero de verdad es imposible que exista una conciliación real?

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2015 at 13:33

      Este es el problema que en el primer caso renunciaron a la parcela familiar y en el segundo a la laboral. Claro que la conciliación es dificilísima, pero es que encima muchas veces es imposible tener siquiera la oportunidad para intentarlo. Sí existen empresas en las que se concilian, o eso dicen las buenas lenguas. Pero desde luego, yo no las he conocido.

  • Responder
    anitasuperstarr
    16 junio, 2015 at 08:15

    Me parece una iniciativa estupenda, algo habrá que hacer para cambiar este fiasco laboral anti-familias en el que nos vemos sumergidos. Afortunadamente estoy en una situación en la que momentáneamente puedo estar de espaldas al mundo laboral pero miedele me da que el mundo laboral me acabe dando la espalda…anyway, a difundir la iniciativa que es asombrosa!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2015 at 13:36

      Aprovecha, si los bebés te dejan tempo, para leer alguno de los libros de #mamiconcilia. Son muy reveladores, se aprenden muchas ideas y pueden descubrirte nuevas formas de encarar el retorno al mundo laboral.

  • Responder
    Bea
    16 junio, 2015 at 09:16

    La conciliación no es imposible, porque yo la tengo, pero es dura: levantarte más temprano para entrar antes al trabajo, hacer todo el trabajo de un tirón para salir a medio día y, en mi caso, ir directamente al colegio a recoger a los niños (sin tiempo para comer, con lo cual toca sandwich o en el puesto de trabajo o en el metro, según el día) . Y tras recoger a los niños pues vienen las extraescolares, que sólo nos dejan libres un día a la semana. Estamos a mediados de Junio y estoy cansada, deseando que termine este mes, para que ellos acaben las extraescolares, y por lo menos podamos disponer de las tardes libremente.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2015 at 13:39

      Si fuera realmente conciliación, no debería existir semejante dureza. Sé que las reivindicaciones pueden parecer quejas de gente vaga, pero piensa que el tipo de jornada que tú propones es la que que yo propuse antes de dejar mi trabajo y me dijeron que hacer jornada continuada, empezando muy temprano por la mañana y perdiendo sólo media hora para comer era algo imposible y que estaba fuera de lugar. Yo tenía que empezar a trabajar a las 10 y dedicar más de una hora a la comida. Porque sí, porque no había más vuelta de hoja, para acabar llegando a casa a las 7 de la tarde, la hora en la que se dormía mi bichilla cuando tenía 4 meses.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    16 junio, 2015 at 09:41

    Tengo ganas de leer esta nueva entrega ya que me leí la anterior y también #papiconcilia.
    Yo creo que en mi empresa me han facilitado la conciliación pero creo que es más por mi jefe que no la empresa en sí. A ver si me animo y explico mi experiencia en una nueva entrega.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2015 at 13:40

      Este es un comentario habitual: que tu jefe directo, independientemente de las políticas para conciliar que tenga la empresa, puede ser tu ángel de la guarda o tu verdugo, dependiendo del caso.

  • Responder
    nuestrocachorro
    16 junio, 2015 at 11:23

    A mi se me pasó el plazo… Mira que lo tenía empezado y al final nanai. A mi la edición anterior también me dio esa impresión de que no era conciliación. Todas renunciaban a algo. Estoy continuación muchas piensan queda son 4 meses de vacaciones sin pensarlo encanta el después… Yo creo que de ahí vienen muchos problemas… Las cosas hay que pensarlas de antes !!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 junio, 2015 at 13:45

      ¡Habrá nuevas ediciones! Así es que no dejes de colaborar. A mí no me pilló por sorpresa too este asunto, porque durante el embarazo ya tuve claro que nadie estaría dispuesto a facilitarme nada. Pero de ahí a tener que renunciar por el cambio brutal en las condiciones y esa forma de echar en cara los meses de tiempo perdidos por la baja de maternidad… En fin, que estoy mucho mejor ahora.

  • Responder
    MamaUniversitaria
    16 junio, 2015 at 14:30

    Para la gente la baja maternal son vacaciones y salir a tu hora significa que eres un vago de mucho cuidado!
    Al final yo he descubierto que los únicos que pueden conciliar mas o menos bien son los funcionarios. Y lo de no despedir a una madre… Pues yo nose de donde dicen que no lo hacen! Porque en mi caso y muchas otras que conozco por no meterse en follon de abogados te callas como una tonta y te quedas sin trabajo (en mi caso fue con una excedencia! Que luego me vino mejor! Pero eso es otro tema!). En fin… Conciliar… Conciliar puede decir que lo hace poca gente!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 junio, 2015 at 14:18

      Tu primera frase resume mucho de un pensamiento que es muy común en este país. Los funcionarios tienen mejor organización, pero no todo, piensa en los policías, por ejemplo. Yo aún no he conocido a una persona de carne y hueso que concilie de verdad. Oye, pues me alegro de que al final lo de quedarte sin trabajo te viniera hasta bien ¡yo tampoco me quejo de cómo está siendo el resultado!

  • Responder
    pame
    16 junio, 2015 at 15:57

    ¡felicidades por tu testimonio en #mamaconcilia!!
    Que sigan así las iniciativas!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 junio, 2015 at 14:20

      Esta me hacía especial ilusión por todo lo que implica el proyecto. En su día no me atreví a dar un paso en favor de la conciliación. A ver si con atraso recupero el terreno cedido.

  • Responder
    marigem
    16 junio, 2015 at 20:46

    Tengo que leerlos que n lo he hecho y seguro que me encantan.
    En España no existe la conciliación, te lo ponen imposible, da iggual qiue tengas un supertrabajo o estés en una empresa humilde y en el último escalón, es difícil de narices. Un besín.

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 junio, 2015 at 14:21

      Son gratuitos, así es que aprovecha el gran precio anticrisis. Yo pienso como tú, ni los de arriba, ni los del medio ni los de abajo consiguen conciliar.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    16 junio, 2015 at 22:03

    Yo también creo que, en alguna parcela, nos toca sacrificar… y es un peso muy grande para llevar sobre nuestras espaldas, sobre todo si cuando lo que sacrificas es pasar tiempo con tus hijos, creo q eso no me lo perdonaría!!! por eso he dicho no a algún trabajo que me constaba que se hacían más horas de las estipuladas y, desde q soy madre, sólo he cogido trabajos de determinadas horas, aunque siempre han sido sustituciones o trabajos temporales…

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 junio, 2015 at 14:23

      Claro, nosotras hemos optado por tiempo en familia y hay quien optará porno ceder terreno en el ámbito laboral. Unas pueden elegir libremente y otras no tienen ni siquiera esa oportunidad. Y luego hay una idea generalizada (y muy materialista) de todo lo que queremos lograr con ese dinero que ganamos a costa del sacrificio del tiempo familiar. Se puede vivir con menos (y sin pasar necesidades ni vivir en un drama constante).

  • Responder
    pequeboom
    17 junio, 2015 at 11:06

    No paras, me tienes cada día más alucinada!!!

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    17 junio, 2015 at 13:44

    Bienvenida al club #mamiconcilia-#papiconcilia, compañera!

  • Responder
    Lai - Asi piensa mamá
    23 junio, 2015 at 03:16

    tengo pendiente leerme la segunda edición, tengo ganas de leer el resto de testimonios 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 junio, 2015 at 11:27

      Una se ve que no está sola, pero es una pena pensar que tantas mamás pasan por este tipo de situaciones.

      • Responder
        Lai - Asi piensa mamá
        23 junio, 2015 at 15:38

        pero yo creo que es super bueno tener iniciativas como esta…así nos unimos todas 🙂

        • Responder
          Planeando ser padres
          25 junio, 2015 at 10:13

          Por lo menos para que la gente sepa que sigue ocurriendo y que antes o después deberíamos tratar de ponerle solución.

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    25 junio, 2015 at 09:30

    ¡Enhorabuena, Lucía! Ya lo he descargado, así que lo leeré en breve.

    Besazo gordo, de un #papiconcilia a una #mamiconcilia. ¡¡Que se difunda y se nos lea!!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!