Ocio y viajes

Estrenando el verano en una piscina ¡de bolas!

planeta màgic

La verdad es que a veces pienso que somos una familia rara hasta decir basta. Bueno yo no, el papá de mi churumbelita, que es menos acuático que un camello del desierto. Vivimos no muy lejos de la costa pero, aunque no quiera reconocerlo, sé que no le hace ni chispa de gracia ponerse a remojo en verano. Y quedarse en secano tampoco, porque hace calor y suda. Es lo que tiene el verano, pero parece no haber comprendido el mecanismo del todo. El caso es que hace unos días, justo durante el fin de semana en el que la estación estival hacía acto de presencia en nuestras vidas y la gente pululaba por las playas y piscinas de España, nosotros fuimos a pasar la tarde con la niña en una piscina de bolas. Si no lo veo no lo creo. El caso es que al final la experiencia resultó muy satisfactoria, pese a que semejante entorno de plástico me produjo urticaria en cuanto lo vi. Pero una vez cambiado el chip, metidos en faena y con el aire acondicionado del local bien programado, la niña se lo pasó en grande dando tumbos entre pelotas y colchonetas. La experiencia es parte de un cofre de regalo de Baby ‘n’ Joy que recibimos a finales del año pasado, y que aún no habíamos estrenado. Es como un cheque regalo en el que la familia puede realizar entre 1 y 4 actividades en diferentes provincias de España, dependiendo del valor del bono. Nosotros elegimos Planeta Màgic, por lo que una vez usado nuestro primer pase ¡tenemos un año para volver otras 3 veces!

1. Piscina de bolas. Consejo ¡llevad vuestros calcetines de casa! Como era verano pensé que la niña podría nadar entre pelotas descalza, pero claramente no es higiénico. Nos prestaron un par desparejado que algún niño dejó abandonado alguna vez en Planeta Màgic. Y estaban limpios. No se puede pedir más. Aquí pasamos la mayor parte del tiempo: primero jugando con las bolas que otros niños habían sacado de la piscina; luego tratando de recogerlas todas y meterlas dentro; y finalmente encontrando la forma de trepar por el borde y meterse en medio de la marea de colores. Estuvo casi todo el tiempo a solas, pero cuando llegaron niños mayores que se tiraban a lo bruto desde los bordes de la piscina, empezamos a sufrir por su integridad. Sin embargo, resultaron ser bastante considerados (o simplemente tuvimos suerte y nos pareció eso al no sufrir ningún percance).

piscina de bolas planeta màgic

¡Por fin logró trepar y meterse dentro! Un rato largo le costó

2. Cama elástica. Definitivamente, no es lo ideal para una niña de año y medio. Primero porque aún no sabe saltar bien con los pies juntos, por lo que casi nunca logra rebotar. Y segundo, porque si consigue el rebote no es capaz de controlarlo y caer de pie, así es que se pasa el rato rodando por la colchoneta de un lado a otro como una cucaracha sin patas.

cama elástica planeta màgic

Aquí la pillamos de pie cotilleando lo que hacían los niños del cumpleaños. El resto del tiempo rodaba por el suelo

3. Escenario hinchable. Y digo escenario porque no era un castillo, sino más bien las afueras del mismo, con el caballo aparcado en la puerta. Para un bebé como el mío, no es muy adecuado, porque el suelo se hunde a sus pies y echan a rodar al menor percance. Aún así, algunas vueltas se dio la niña a su ritmo, porque ella tiene que descubrirlo todo.

castillo hinchable planeta màgic

Muy de cuento pero muy inestable para una niña tan pequeña

4. Laberinto. Este descartado por completo, porque es un entresijo de escaleras y toboganes, encerrado dentro de una red y recomendado para niños de más de 5 años. Ni locos la meteríamos allí, porque no pueden acceder los adultos y porque el resto de jugadores se la llevaría por delante a la primera de cambio.

5. Celebraciones. En este tipo de locales está de moda lo de alquilarlos completos, o al menos algunas zonas, para celebrar cumpleaños infantiles. En Planeta Màgic se celebraba uno y curiosamente la niña disfrutó como si fuera una de las invitadas. Tenían una zona aparte en la que merendaron los de la fiesta, pero luego subieron al escenario para la entrega de regalos, para hacer coreografías dirigidas por una monitora, y como la niña me ha salido marchosa ¡venga palmas por la música y el ambientazo que había!

planeta màgic área d ejuegos

Casita ideal ¡hasta para traérnosla si tuviésemos espacio! Y qué juego tan tranquilo

Además de la piscina de bolas, el único remanso de paz en Planeta Màgic es la casita de juguete con jardín y la cafetería. Nuestro bono incluía una merienda para la niña (a elegir una bebida, bocadillo sencillo de pan y nocilla o jamón de york y panchitos o patatas fritas). Para descansar un ratito de tanto salto no está nada mal. El precio, para ir de vez en cuando, no me pareció caro: 5 euros un par de horas y 8 euros toda la jornada, dependiendo de si es mañana o tarde, entre semana o los fines de semana. La verdad es que los niños se lo pasan en grande, se mueven mucho ¡y llegan a casa agotaditos! Vamos, que ahora entiendo el por qué de esta moda de hacer las celebraciones en este tipo de lugares y dejar descansar tu casa y desfogar a todos los niños que asistan. ¿Hbéis estado en este tipo de centros lúdicos? ¿Os parece un dinero bien invertido?




Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.