Ocio y viajes

Royal Son Bou y sus detalles para familias

Royal Son Bou castillo hinchable

Hoy finalizo con nuestra espectacular experiencia en Royal Son Bou. Empecé a contarla en mayo y mirad hasta donde me he metido. Si habéis elegido ya destino de vacaciones, seguro que Menorca y este hotel os hubieran fascinado igualmente con lo que he ido contando durante estas semanas. Pero si habéis dejado la organización para el último momento, con los servicios y detalles de Royal Son Bou para hacer inolvidable la estancia familiar en este resort, os voy a sacar de dudas en un momento. Es que merece muchísimo la pena este hotel para viajar con niños de todas las edades. No le falta ni una comodidad, y además de las espectaculares habitaciones, zonas de entretenimiento para toda la familia y esos restaurantes con los que se nos cae la baba, aún hay más. ¡Y tanto que hay más!

1. Actividades infantiles. ¿Las enumero? ¿Todas? No acabaría nunca, pero puedo hacer un intento. En Royal Son Bou han dejado claro que estando de vacaciones no se puede dejar ni un segundo libre para que nos ataque el aburrimiento. De ahí que su programa de actividades infantiles gratuitas incluya excursiones al estanque de patos, a Trogloland, a la granja, toboganes de agua en la piscina infantil (que os recuerdo que esta climatizada), tren para niños, un regalo de bienvenida, Royal fiesta con minidisco y las mascotas… Para los adictos al DIY, programan talleres de pintura con ceras, para decorar camisetas y pintar caras, talleres de cocina para preparar galletas o elaborar cocktails de frutas y manualidades. Se imparten clases de español para extranjeros, zumba, y se prestan juegos de mesa, musicales, de construcción, en la piscina. Hay desfile de majoretes, paseos en pony, photocall con las mascotas del hotel, laberinto, castillo hinchable, piscina de bolas, columpios, parque infantil, deportes. ¡Ay, termino agotada solo de escribirlo y leerlo! Imaginad si os faltaría el tiempo para poder acompañar a vuestros niños en todas estas actividades. Y si queréis dejarlos a su aire, en los clubs se harán cargo de ellos muy gustosamente. Porque a veces, los papás también nos merecemos un segundo de respiro.

BabyClub Royal Son Bou

BabyClub, Los niños pueden estar acompañados d eun adulto o quedarse a cargo de los monitores

2. Ayudas para familias. Y con esto me refiero a que en Royal Son Bou han tenido en cuenta hasta aspectos muy secundarios pero de mucho valor para que las vacaciones en familia sean más fáciles y relajadas. Por ejemplo, ya os hablé del Babyclub (desde los 0 años) y del Club Kikoland para disfrutar a lo grande. Pero también tienen servicio de niñera privado, rampas de acceso para carritos de bebé o ascensores por todas partes, apartamentos con cuna y trona gratuita, barreritas para las camas de los niños, incluso plancha y batidora para los purés si los necesitamos. Señalética con indicaciones para niños que utilizan dibujos de animales en las escaleras de acceso a los apartamentos (así se pueden guiar y volver solos incluso los pequeño que no saben leer). Los baños de las zonas comunes tienen lavabos a la altura de los niños y mesa cambia pañales. Se pueden alquilar carritos para bebés y niños, hamacas para bebés y mochilas portabebés a precios muy bajos (creo recordar que el alquiler diario de un carrito eran 3 euros). Para quienes tienen la suerte de abandonar tarde el hotel el día de su marcha, también prestan cunas para la siesta de los niños. En la recepción, facilitan las gestiones para el alquiler de coches, de bicicletas eléctricas y mountain bikes y de embarcaciones.

detalles royal son bou

Actividades para familias y entretenimiento hasta en los pasillos de Roya Son Bou

Otro aspecto que entusiasmó al padre de mi criatura es que Royal Son Bou es un hotel libre de humos y no se puede fumar ni en los apartamentos, ni en los balcones. El único resquicio para los amantes del cigarro esta junto a la terraza del bar (todos los vicios se agrupan). Y me parece todo un acierto, porque no es agradable alojarse en una habitación donde todos los textiles apestan a tabaco del huésped anterior.

Y con una pena enorme en mi corazón, aquí se acaba mi experiencia en Royal Son Bou. Los mejores días de desconexión que hemos podido disfrutar desde que somos padres. Un fin de semana que nos supo a poco, en un ambiente de lujo, con un paisaje espectacular y con unos momentos tan inolvidables que meses después seguimos pensando en cuándo llegará el día en que podamos volver a escaparnos por Menorca. Si tenéis la oportunidad de ir ¡no lo dudéis ni un segundo! En ningún sitio descansaréis, disfrutaréis, ni viviréis momentos tan mágicos como en Son Bou.

Esto te puede interesar

No hay comentarios

¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!