Crianza

Yo colecho (VIII). Bendito verano

colecho

Es verano ¡y colecho poco!

Ya me tocaba una rachita de buena suerte en esto del sueño de mi bichilla, las estrechuras del colecho y demás penas que llevo contando e intentando desdramatizar desde hace más de un año. Y es que en este mes de julio, cuando la ola de calor ha hecho estragos en todas las familias de España, cuando la gente dice que sus churumbeles han estado insoportables por las temperaturas, que si sudan, q ue si se revuelven, que si no se quieren ir a la cama, que si se desvelan, y yo no sé cuántas tragedias más, nosotros, en esta casa ¡hemos tenido una tregua en este asunto! ¡Ole y ole! Definitivamente nuestra crianza va a contracorriente y nos pasa exactamente lo contrario de lo que la gente nos augura.

1. Siestas eternas. ¡Eternaaaaaaaaasssss! Ya hace meses que mi bichilla dejó de hacer 2 siestas al día, y la cambió por una sola, generalmente antes de comer. Duraba entre hora y media y 2 horas. No más. Se dormía casi siempre con facilidad, al pecho, aunque a veces la hacía completa en la mochila de porteo, o en brazos, porque se negaba a ser soltada en la cuna. Pero esta fase duró poco. Y menos mal, porque con los sudores veraniegos no quiero ni oír hablar del piel con piel a 40 grados de temperatura. Desde finales de mayo, la única siesta diaria es de 3 horas clavadas. Al minuto. A veces la empieza a las 12, otros días a la 1, a las 2 o a las 3… vamos, que ella sigue con libertad total de horarios. Pero de 3 horas no baja. Del tirón, sin interrupciones, hecha una bendita y retrasando la hora de comer hasta la de la merienda, la de la merienda casi hasta la de la cena… en fin que como podéis ser los horarios en esta casa son de todo menos rígidos.

2. Noches con un despertar. ¡Uno solo! Si tenéis churumbeles que duermen del tirón, nuestro logro os parecerá un mojón así de grande. Pero para una que ha llegado a contar 16 despertares en 3 horas y luego ha dejado de contar por miedo a perder la cabeza, acostarme y dormir a pierna suelta y sin niña hasta las 4-5 de la mañana, hora en la que se despierta y empezamos a colechar ¡esto no tiene precio! ¡Ay, estoy volviendo a revivir aquellos primeros momentos tras el nacimiento de mi bichilla! Cuando éramos la única familia del universo con una recién nacida que ni pestañeaba por las noches. Y claro, como todo se estropeó de mala manera a los 7 meses, me da miedo que se pase el calor del verano y que vuelvan los despertares a puñados. ¡Calor eterno, ya! Porque además, cuando mi bichilla se despierta estos días es para un tetacillo de 5 minutos y vuelta a dormir despatarrada en la cama. ¡Que te dan ganas de tener otra criatura! Pero nos contenemos, porque todo lo que descansa de noche se mueve durante el día, y aún estamos en fase de adaptación a tanta movilidad.

3. Hora de acostarse. En verano, los días son más largos, hay más claridad hasta tarde y los niños suelen remolonear porque creen que aún es demasiado temprano para acostarse. Pues en esto también vamos al revés. Si hasta principios de verano, no lográbamos acostar a mi bichilla antes de medianoche (y en los peores casos hasta la 1 o 2 de la madrugada) con el calor hemos recupreado algunas horas. Por lo general, a las 11 ya duerme, y si hay un bonus extra de suerte ¡a las 22:30 ya se ha traspuesto! Que hay noches que hasta podemos ver la tele, leer, o hablar. Y acostarnos como una pareja estándar, con la cama para nosotros solos mientras mi bichilla duerme plácidamente hasta su primer despertar, en su cuna, a mi lado, pero sin quitarme mi espacio… A veces pienso que es todo demasiado bonito y que como despertemos de golpe ¡moriremos de la impresión!

4. Aprovechando el día. Por mucho que me aconsejen, siempre me he negado a despertar a mi churumbelita por la mañana, porque como no tiene que ir ni a la guardería, ni yo a ningún sitio para trabajar, me suelo despertar antes que ella y ponerme a faenar con la tablet en la cama hasta que se desvela por sí sola. Que sí, que lo de las rutinas me facilitarían la vida, pero me sabe fatal despertarla porque sí. Así es que como en la parte final de la noche es en la que seguimos colechando, allí que nos quedamos las dos hasta que ella se quiere bajar de la cama. Antes del veranos podían darnos las 11 de la mañana en la cama. Y esto la verdad es que me ponía una mijita nerviosa, porque yo soy muy de vida diurna y me daba la sensación de que el día se me escapaba mientras yo avanzaba a paso de tortuga. Pero desde que llegó el verano, lo normal es que se despierte entre las 8 y las 9, que para mí es un horario genial. Ni muy temprano, ni excesivamente tarde.

Ahora, después de esta mejora en el sueño de mi bichilla y de la bajada en la intensidad de nuestro colecho, estoy asustada, y a la expectativa, porque con eso de que todo en la crianza son fases, si ahora estoy en una fase buena en la que descansamos mejor por las noches ¿qué viene a continuación? ¿Otra mala? ¿Una mejor? ¡Prefiero quedarme como estoy!

Esto te puede interesar

24 Comentarios

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    23 julio, 2015 at 07:27

    Olé por esas siestas largas! A mi me van bien porque me cunde mucho ese rato. Total, el resto del día apenas puedo hacer nada, el pequeño no me deja.
    Y el colecho es genial, pero con estos calores mejor cada uno en su cama.. 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 10:33

      ¡Jajaja! Ay sí, estos último días hemos sudado mucho con el colecho, pero iba tan bien que durmiese tanto. La siesta es el rato mejor aprovechado del día con diferencia. Antes eran 2, ahora sólo una, pero al menos es larga y me cunde para comer y hacer mis cosas.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    23 julio, 2015 at 09:27

    Aquí también tenemos ola de calor pero M la vive con una bajada de apetito, al sueño no le ha afectado. Después de nuestro destete nocturno, con el que todavía andamos a vueltas con pasos hacia atrás y hacia delante, M duerme mejor y de dos despertares no pasa como máximo.
    Yo tampoco lo despierto nunca, me parece una crueldad y aprovecho estos momentos de tranquilidad en casa para adelantar trabajo o vaguear

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 10:38

      Apetito también ha perdido algo, pero va por días. Ayer mismo se acabó una ración enorme y se siguió comiendo la nuestra para cenar… Yo me niego a despertarla porque sí. Igual que dejo que se duerma cuando quiere, luego no voy a interrumpirle el descanso cuando yo quiera. Además, que como dices, entre tanto trote diario, esas siestas espontáneas y duraderas se agradecen mucho.

  • Responder
    marigem
    23 julio, 2015 at 09:33

    Madre mía, 3 horas de siesta!!!!! Mi hijo pequeño, el que no comía y a día de hoy sigue sin gustarle nada y que tampoco dormía dejó las siestas a los dos años y poco, pero claro, su única siesta al día no llegaba ni a la hora así que tampoco lo notó mucho.
    Yo opino igual en lo de despertar a los niños, yo en aquel momento no trabajaba y ellos no iban a la guardería así que no los despertaba que ya madrugarán bstante el resto de su vida, desde los 3 años que empiezan al cole(para mí demasiado pronto) hasta…ya para siempre.
    Me ha encantado tu crónica del bebé a contracorriente, me he reío un montón.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 10:40

      Es que el tuyo pequeño tenía un trasteo, vamos. Ni comer ni dormir ¡y no murió en el proceso! Eso me hace confiar en que la crianza no puede ser tan difícil aunque con caso como el tuyo sí nos lo parezca. La niña es que me está creciendo de espaldas al mundo. Parece que hace lo contrario que todos los de su especie a la misma edad. Pero oye, mientras duerma mejor ¡que se críe como quiera! Y las rutinas y horarios rígidos, ya para cuando empiece el colegio.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    23 julio, 2015 at 09:40

    Oleeeeeeeeeeeeeeeee felicidadessssssssssss!!!!( imagináte cohetes y lucecitas de colores, si, de esas que ya empezabas a ver continuamente por no descansar jajajajajaja venga y si es menester a mí con pomponesssssssss y mis lorzas botando) te felicita una que no ha pegado ojo hasta los 2 y medio…se dice pronto!!! Por aquí también dormimos mejor en verano, la siesta de después de comer que ya me estaba costando que la durmiera, ahora como mínimo hora y media echa, y por la noche cae rendido hasta las 9 y media de la mañana mínimo sin despertarseeeeeeeee!!!!!
    Lo que venga después dios dirá, pero aprovecha muchísimo ahora….por si es lo contrario!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 10:54

      ¡Esa imagen con pompones (pero sin lorzas, que te he visto muy seca últimamente)es lo más! No me quejo del descanso veraniego que estamos teniendo. Mañana salimos ya de vacaciones y a ver cómo le sienta el cambio de aires, aunque generalmente mi bichilla es de dormir mejor fuera de casa que aquí. Ahora se está durmiendo más temprano y madrugando más, pero ya me parece bien el cambio que ha hecho. ¡Y que dure!

  • Responder
    Anita
    23 julio, 2015 at 10:51

    Ojalá no sea el calor sino otra fase evolutiva. Qué envidia de siestas, oye. Yo debo arrastrarme al parque con mucho meneo mochilero para que mi gamberrilla duerma y eso nunca pasa la media hora… Él sí duerme, pero tampoco tanto como tu churumbelilla ahora. Eso sí, bendita paciencia la tuya con tanto despertar nocturno…

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 10:58

      Mira, al menos nunca hemos tenido que salir de paseo a la calle, ni con el carrito, ni porteando y mucho menos a pasearla en coche para que se duerma. La peor racha de despertares nocturnos ya pasó hace meses. Antes de esta nueva ola, ya estaban en no más de 4, pero ahora se han reducido aún más. Eso sí, para la siesta ¡le puede la sangre andaluza! Esta semana sí que la desperté porque llevaba ya 4 horas y ya eran las 6 de la tarde…

  • Responder
    pequeboom
    23 julio, 2015 at 10:54

    Haces muy bien en no despertarla, sino fuera porque tenemos que llevarla a la guarde yo tampoco lo haría, me da mucha pena.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 10:59

      Claro, es que cuando tengo que ir al médico o a alguna cita de otras cosas, sí la despierto (aunque no me han coincidido muchas citas mientras dormía, la verdad). Pero si tuviese esa obligación diaria ¡no me quedaría otra!

  • Responder
    clauminera
    23 julio, 2015 at 12:44

    Oleee, me alegra que poco a poco vayas por fin durmiendo más y del tirón.
    Mi bichin también es de unas 3 horas de siesta, de 15.00 a 18.00 (yo si soy estricta en horarios, me dan la vida, jaja) y por la noche a su cuna a las 22.00 y hasta las 9-10 del día siguiente (y con los calores como tu dices, remolonea más)
    Ahora que viene ya la hermanita en camino pido que me salga igual! Igual de sana, lo primero, eso por supuesto, (en eso tu bichilla también coincide) y que duerma y coma tan bien como su hermano. Ya si luego por el día es igual de bichilla y activa (agotada estoy, jaja) pues no me podré quejar! Que en algo tendrán que gastar tanta energía acumulada!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 11:02

      Si mi bichilla se despierta de la siesta a las 18:00 ¡se avecina el drama nocturno! Porque antes de medianoche no tendrá sueño. Pues ojalá tengas suerte con la hermanita y esa genética buenísima para dormir se le haya pegado también a tu nueva bichilla. Es que descansando bien de noche,lo movido que sean de día se lleva mucho mejor. Y desde luego ¡que son niños! Tienen que moverse mucho que están casi sin estrenar, y no van a estar durmiendo y vegetando todo el día.

  • Responder
    Segundos Pasos
    23 julio, 2015 at 16:07

    mi peque sigue con sus dos siestas diarias y el tema de las noches lo llevamos mal… es algo que llevamos mal desde que nació el peque. el tema de colechar… si estamos solos, mas o menos bien pero los tres en la cama, ahora en verano, es superior a mí: el peque y yo nos movemos mucho y es imposible con el calor y todo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 11:23

      Yo me movía mucho. Ahora mi bichilla es la encargada de distribuir los espacios en la cama y nosotros nos limitamos a hacer equilibrios en el borde para no acabar en el suelo. ¡Qué injusta es la vida! Pero por tal de descansar un poquito, lo que sea.

  • Responder
    mamá puede
    23 julio, 2015 at 17:00

    Pues alomejor ya ha cogido el ritmo y cada vez dormiréis mejor.

    Por aquí también hemos empezado a dormir mejor, seguimos con despertares pero hay alguna noche en la que no uno solo!! Vamos, que me levanto hasta con dolor de cabeza de tanto dormir cuándo en realidad estoy durmiendo ahora mismo entre 5:30- 6 horas…

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 11:26

      ¿Tú crees? A mí me da pánico vivir un retroceso en este aspecto, porque es el que se me hace más cuesta arriba. Yo quiero ese dolor de cabeza de dormir mucho. También me ha pasado que algunas noches he llegado a dormir 5 horas del tirón y ya se me ha quitado el sueño por lo descansada que me sentía.

  • Responder
    Beatriz
    23 julio, 2015 at 21:27

    Yo creo que a partir de ahora ira a mejor por las noches, dentro de poco no se despierta en toda la noche!!! A ver, a ver…

  • Responder
    María {La cajita de música}
    23 julio, 2015 at 23:32

    Qué bien le ha sentado el verano a tu bichilla, me alegro muchísimo!! Espero que este sea el comienzo de una temporada de muy buen sueño 🙂

  • Responder
    Irene
    24 julio, 2015 at 09:37

    ¡¡¡Madre mía, dormirse a la 1 o 2 de la mañana!!!! ¡¡¡A mi me da un mal, normal que durmiese hasta las 11!!!
    La mía, como trabajamos y va a la guarde, a las 9 está dormida todos los días. Y se despierta sobre las 8. Durante la noche, pues según, hay noches del tirón, y otras en las que se despierta alguna vez. Y siestas, una después de comer de unas 2 horas, y a veces una por la mañana.

    A mi los horarios me dan la vida, porque así, a partir de las 9, el papa de la criatura y yo podemos tener nuestro rato de adultos.

    ¡A ver si os dura la racha de buena suerte con el sueño!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 12:13

      Bueno, pero otros días se acuesta a esa hora y se levanta antes de las 11. En fin que se gestiona como le da la gana. Supongo que cuando vaya al colegio, allá por septiembre de 2016, esto de los horario reglados le dará un enfoque diferente al descanso de todos los humanos de esta casa, pero hasta entonces ¡ay, hasta entonces! Hará lo que le dé la gana.Claro, la vida de pareja en esta casa no existe ¡si a veces nos acostamos uno de los dos antes que la niña!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.