Inventos útiles

Orinales, reductores y otros cachivaches para la operación pañal

Comprando orinal para la operación pañal

Ya os conté hace unos días que en esta casa nos hemos metido en faena con la operación pañal de mi bichilla, o al menos, con un primer intento. ¿Y qué les pasa a unos padres primerizos cuando se acerca esta etapa en el desarrollo de su churumbelita? Pues lo de siempre, que te pones a hacer un doctorado en productos clásicos, modernidades y extravagancias relacionadas con el tema. Y desde que en mi época el orinal hasta se llamaba escupidera, la cosa ha variado a una velocidad impresionante. Por eso, he hecho una recopilación de orinales de bebé, reductores de la taza del baño y otras creaciones de la industria de la puericultura que pretenden hacernos la vida más fácil y lograr que nuestros bichillos den el paso hacia la independencia de sus cacas y pipís a la velocidad del rayo. A ver si conocíais estos cacharros.

1. Orinales sencillos. El nuestro es de esta categoría, aunque con forma de hipopótamo, pero no lo he encontrado a la venta, porque como es heredado quizá hayan dejado ya de fabricarlo. Por ejemplo, este orinal blanco de Bebe-jou ¿qué se puede decir de él? Es blanco, sencillo, barato (6 euros), fácil de limpiar, antideslizante y punto final. Está diseñado para lo que debe pero sin ningún lujo. Del mismo estilo, pero con una forma más anatómica, tenemos el orinal de OKT, que se fija con ventosa al suelo para que no se mueva y que cuesta 5 euros. El nuestro sí se desliza, así es que solemos ponerlo encima de la alfmbrilla de la bañera. O este otro orinal con volante, que sigue siendo un modelo de líneas simples pero con algún atractivo para los niños que remoloneen más en esto de la operación pañal. Cuesta 16 euros, así es que si son fanáticos de los coches, no es una locura invertir en él.

orinal sencillo

La sencillez de los orinales que no ofrecen nada más que un hueco de plástico para las deposiciones

Para los que tengan una vida Pinterest y no quieran que en la decoración del baño les desentone ni el cagadero de la criatura, ya se ha inventado el orinal Retro Vintage Le Bain y por 14 euros puedes volver a tener la bacinilla de tu bisabuela ¡esmaltada y todo! ¿Que es demasiado clásico para ti? No te preocupes, que el diseño de los orinales no conoce límites, e igual te interesa más este orinal Baby Bug Black & White, una modernidad monísima, con dos piezas, para extraer la interior y proceder a su vaciado con más facilidad a 23 euros el conjunto.

orinal diseño

¡Divinos de la muerte! Orinal retro o fashion ¡tú decides!

2. Orinales de infarto. Dentro de esta clasificación de orinales que empiezan a ser ya una mijita sofisticados está el orinal de Jané, para niños a partir de 18 meses y con la ventaja de contar con un depósito extraible, por lo que es más fácil de limpiar, ya que se saca la pieza que recoge los deshechos y no hay que andar trajinando con el resto del asiento. Tiene tapa, que yo veo como una pijotada innecesaria, pero nada comparado con su función musical, que por suerte se puede activar o desactivar a voluntad. Cuesta 15 euros. Porque las princesas de la casa también mean (y cagan), este orinal rosa de Minnie puede dejarlas fascinadas. También musical (sólo faltaría) pero con un plástico más agradable al tacto y una tapa de lo más resistente, de forma que se puede usar a la vez como taburete para llegar al lavabo. También se puede adaptar para ponerlo dentro de casi todos los tamaños de taza del váter, por lo que sirve como orinal y como reductor. Ojo, que la broma se nos pone ya en 40 euros… y todo para recoger cacas y orina. Otro orinal con cisterna que también incluye saludos musicales y sonidos que según dicen, van a estimular a nuestros bichillos para que se lancen con el control de esfínteres es este orinal con cisterna Safety 1st. El asiento cabe en la mayoría de los váteres de adultos y tiene (se ve a la derecha de la foto) un dispensador de etiquetas para hacer un seguimiento de los progresos y recompensar a tu hijo. Ya sabéis, si eso de los premios es lo vuestro, este orinal os lo da todo hecho.

orinal váter

Con música, sonidos, cisterna y portarrollos ¡reales como el váter de los adultos!

Del mismo estilo, pero con un diseño más mono, está el orinal de Fisher Price ¡qué cosa tan bonita! Imita un mini váter real, y también da recompensas cuando tu mochuelo tiene éxito en su empresa. Da ánimos, reproduce un par de canciones completas, hace sonidos, y dispone de un sensor de humedad que asegura que si sale algo del cuerpo de tu hijo va a recibir una ovación como se merece. Tiene una cisterna que imita el sonido del agua del váter y un soporte para el rollo de papel higiénico. La tapa se abre y se cierra y el interior del orinal se quita para facilitar la limpieza y para usarlo como asiento colocado sobre un inodoro de casa normal. Su precio empieza a partir de 47 euros, pero te mira con esos ojitos que te dan ganas de llevártelo ya a casa.

orinal ipad

Un trono espectacular y hasta con el lujo de poder colocar un iPad ¡si no deja el pañal será porque no quiere!

Si te parece que tu criatura ve poca televisión o utiliza los dispositivos electrónicos de casa poco ¡qué mejor cosa que enchufarlos al iPad en el orinal digital de Pad Potty cuando vaya al váter! Desde luego, para la operación pañal no creo que haya mejor aliciente que poder ver sus dibujos o películas preferidas, o jugar a sus jueguecitos, pero esto ya me parece un exceso en lo que a la iniciación temprana en las nuevas tecnologías se refiere. Pero si pensáis que la historia os puede cuadrar, por 42 euros os lo lleváis a casa.

3. Reductores sencillos. Existen, para muestra este asiento reductor blanco perlado tan feo que imita a una tapa de váter normal. A realismo no hay quien le gane, pero existiendo otros diseños tan bonitos ¿quién pagaría 55 euros por él? La ventaja es que una vez colocado, los adultos de la familia lo pueden usar sin tapa, por lo que no hay que ir montando y desmontando el artilugio dependiendo del usuario final.

reductor taza váter

Reductores para la taza del váter ¡para todos los gustos!

Otra opción sencilla con asas y acolchado para mayor comodidad es el de este orinal de entrenamiento con asas de Hello Kitty que es fácil de poner y quitar, cuesta 18 euros y no promete maravillas, pero donde esté la sencillez… Y si no ¿que tal un 3 en 1? Como este set de Frozen con orinal, reductor del váter y taburete por 34 euros. Si te pones a sumar piezas individuales al final te plantas más o menos en el mismo presupuesto y no lo tendrás todo a conjunto. Además, promete que los dibujos son de calidad y no se rayan ni desaparecen.

4. Váter portátil. ¿Qué pasa cuando sales de casa con tu mochuelo en plena operación pañal? Pues que al final acaba uno poniéndolo en plan perrito a hacer sus cosas en un árbol, en una alcantarilla o corriendo como desalmados en busca de un baño público, que esté en condiciones higiénicas decentes, en el que maniobrar de forma rápida. Total, que la cosa se complica bastante, de ahí que también se haya inventado el orinal para viaje, como este con decorado de vaca, que además tiene un asa para transportarlo y se cierra de forma hermética para que no haya pérdidas de sustancia radioactiva. 800 gramos de peso y 40 euros. Que cada cual valore si la inversión le merece la pena. Aunque viendo que hay otros sólo para usar en casa que ya se nos van a este precio, quizás no sea una opción tan descabellada.

orinal de viaje

Si sales de casa en plena operación pañal ¡no olvides el orinal! Los modelos de viaje también existen

El orinal portátil de Pottete creo que tiene muchas ventajas, porque se puede montar con unas patas muy estables, que a la vez se estiran para convertirse en reductor de la taza del váter y por lo tanto ocupa poco y pesa poco (400 gramos) para poder salir con él de casa. Cuesta unos 27 euros

En caso de que os decidáis por cualquier orinal para salir de casa, necesitaréis bolsas desechables para el orinal de viaje, a fin de que vuestras criaturas hagan sus necesidades dentro de ellas, previamente colocadas alrededor del orinal, y así os podáis deshacer del regalito con facilidad. Ojo al dato, porque cada pipí o caca de las criaturas os puede costar hasta 90 céntimos, dependiendo de las bolsas que utilicéis.

¿Qué os parece mi selección? ¿Tenéis algunos de estos modelos en casa? ¿Me recomendáis otros diseños para alcanzar el éxito de forma divertida y efectiva?

Esto te puede interesar

30 Comentarios

  • Responder
    Sandra_Uky
    24 julio, 2015 at 07:40

    Hay de todo, para todos los gustos y para todos los bolsillos. Nosotros también estamos intentando hacer operación pañal. Nuestra peque tiene un par de semanas menos que vuestra bichilla. No es que ella nos dijera pis o caca. Pero desde primeros de año pusimos el orinal al lado del váter y como intimidad con estos bichillos tenemos cero pues yo iba al baño ella también. Y vestida se sentaba en el orinal y yo decía pipí pipí como mamá. Hasta me pedía un trozo de papel. Que graciosa. Luego empezamos a sentarla sin pañal antes del baño. Pero ella siempre lo hacía el bañera. Jejeje. Hasta q un día lo hizo em el orinal. Para ella fue una alegría. Y para mi otra. Y seguimos con ritual de antes del baño y luego incorporamos el de antes de dormir. Esta claro q no siempre lo hacía. Pero nunca se le obliga ni a sentarse ni a quedarse ahí ni a levantarse. Le preguntamos pipí? Caca? Y si dice q si lo preparamos. Si dice q no. Ningún problema!
    Nosotros tenemos un orinal de Ikea que me parece muy práctico este:http://m.ikea.com/es/es/catalog/products/art/60193128/
    Y luego compré un adaptador con taburete en el lidl y muy bien. Hay veces quiere sentarse en el orinal y otras en el adaptador y valga la redundancia, yo me adapto a lo que ella me pida.
    Lo que si tengo muy muy claro es que no pienso obligarla… Q aún que sea pronto lo hacemos si ella lo dice. Esta claro q hay veces q es porque yo voy al baño ella también. Hay veces q le preguntamos y ella dice si o no. Y hay veces q ella lo dice. Y por supuesto, estas son las q más lo hace en el pañal y luego dice pipí o caca. Pero hasta eso me hace ilusión! Jejeje.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 12:00

      Es que lo de imitar les encanta. De hecho, mi bichilla se sienta más contenta si yo me pongo en el váter a hacer lo mismo. De momento sólo estamos probando con un orinal sencillo, no hemos comprado ni reductor ni más aparatos, pero ya me he hecho una idea completa de las cosas que me podrían solucionar la vida y las que serían un capricho, pero tan mono…

      El nuestro es de ese estilo sencillo, como el que tenéis vosotros, aunque con forma de hipopótamo. Y no te creas, que me parece que a mi bichilla no le hace mucha gracia que el bicho ese la mire con esos ojos enormes desde abajo mientras ella está sentada. Obligándoles no ganamos nada. Yo en que pienso en mí y me digo ¿cómo haría si ahora, de adulta alguien insistiese en que hiciera pipí o caca a una hora concreta? Si no sale, no sale. Claro que hay que ir probando hasta que vayan cogiendo un ritmo, pero es que aún son pequeños.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    24 julio, 2015 at 08:15

    Madre mía la bacinilla ma matao! En serio se vende eso? 😀
    Yo soy partidaria de los orinales sencillos, de hecho mi pitufo ahora usa uno rosa fucsia heredado de la mayor.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 11:44

      Sí, sí que es vintage. El nuestro es simple pero estos con forma de váter y musicales me encantan.

  • Responder
    pequeboom
    24 julio, 2015 at 09:01

    Me parto!!! Qué variedad! Yo tengo uno sencillo y te digo que por ahora funciona!!! 3 euros!

  • Responder
    María E.
    24 julio, 2015 at 09:36

    Me acabo de quedar alucinada con lo que visto…. Mi peque no quería hacer sus cosas en el vater grande al principio así que compramos un orinal en ikea a juego con el escalón para el lavabo que creo que nos costó 6€ o menos. Blanco, con deposito extraible y sin más abalorios ni nada.
    Para salir, teníamos de imaginarium uno portátil como el de pottete (creo recordar que es un poco mas barato) que nos ha venido genial y que hemos usado muchísimo y ya por ultimo cuando empezó a usar el vater normal compramos un reductor tambien de los normales, de esos de quita y pon con las asitas a los lados, así que ya ves que hemos pasado por todas las fases! Jajajaj

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 12:03

      ¡Sois muy buenos clientes en esa casa! Habéis comprado de todo. Y aún así te han sorprendido las cosas tan estrafalarias que se venden ¿eh? Nosotros de momento estamos con el orinal sencillo, y ya veremos como encaramos las siguientes fases. Como aun es pequeña (aunque trepa al váter sin escalón y sin nada) no nos planteamos nuevas compras por el momento, pero creo que algo portátil para salir de casa cuando le quitemos físicamente el pañal de día (cosa que no hacemos ahora) sí tendremos que agenciarnos.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    24 julio, 2015 at 10:05

    Uy pues parece una tontería pero por un orinal mal elegido se te va al traste la OP, nosotros compramos dos, uno para casa y otro para casa de la abuela, y al final lo cambiamos porque el de casa le hacía daño en el culete y el de casa de la abuela, que más sencilla no puede ser, es el que hemos usado. Reductores no nos ha hecho falta, UNMF hace pipí de pie y caca aun en el orinal en casa, pero si tiene que hacerla sentado en el wc grande no tiene problema.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 12:18

      Si mi bichilla hiciese pipí de pie ¡me daría un parraque! Necesitaremos reductor sí o sí, por ser muchacha, ya me entiendes. Mi madre tampoco me ponía reductor y me hacían sostenerme a pulso sobre la taza del váter… ¡no sé cómo no estoy más musculada!

  • Responder
    Lapiz Pluma
    24 julio, 2015 at 10:07

    Yo no soy muy amiga de los orinales y menos si están llenos de distracciones. Espero que cuando a nosotros nos llegue el momento, podamos pasar directamente al baño utilizando un reductor. Si no fuera posible, orinal sencillito al canto que se trata de que aprendan a ir al baño y no de organizar una fiesta de luz y de color jejeje.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 12:20

      ¡Jajaja! Me da la risa con lo de las distracciones. Mira que es lo que yo echo en falta en el nuestro, que no tiene nada de nada. ¡Fiesta, fiesta! Debe ser eficaz para que se lo tomen con buen humor y se animen a dejar el pañal, digo yo, si no no los venderían.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    24 julio, 2015 at 10:07

    Alucino con los precios de los reductores. Yo el otro día de casualidad vi uno en un chino que costaba 5,95. Ni idea de si era bueno o no ni que características tenía pero me había hecho a la idea de que me iba a costar algo parecido o como mucho el doble.
    También me encanta la creatividad de la gente para que conseguir que el niño haga pis sin pañal: el orinal ipad me ha mata o! ¡Yo quiero uno así para mí, jajjaja! Ahora en serio, nosotros todavía no hemos comprado nada pero creo que optaremos primero por un reductor con escalón y si no le gusta, pasarnos al orinal. Al fina y al cabo, con el reductor no hay que vaciar ni limpiar nada

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 12:23

      Claro, es que nosotros hemos heredado el orinal, y como es lo primero y lo único que tenemos en casa, pues no nos habíamos planteado nada más. Pero ahora que lo dices ¡que tontada limpiar orinales pudiendo sentarse directamente ene l váter con el reductor. Si total, bien que se sube cuando quiere sobre la tapa para dar saltos y tirar de la cisterna (que no se me descalabra porque estamos teniendo mucha suerte…) Pues creo que nuestra siguiente compra irá por esos derroteros. Aunque me saltaré la fase del iPad (con lo que mola…)

  • Responder
    cosetesdemarta
    24 julio, 2015 at 10:21

    jajaj, como te decía el mío es de Mickey, pero no igual que el de Minnie, sino es una silla roja con deposito extraible blanco y el respaldo es de Mickey y todos los amigos.
    Vale 20€

    Yo buscaba también de Peppa y Pocoó pero la broma se ponía en 45€

    El resumen es que con el de Mickey si ha hecho pipi y con el liso blanco, no
    Los reductores tampoco nos sirvieron de nada
    jajajja

    Un Besazo gigante!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 12:26

      ¡Uy, casi! Oye es que esto de ponerle el monigote famoso de turno al orinal te saca los ojos ¿eh? Ya ves, pues hay gente que de lo que pasa es del orinal, y no del reductor Nosotros hemos empezado así, ya veremos cuál es el siguiente paso.

  • Responder
    Bego
    24 julio, 2015 at 10:27

    Al final es cuestión de lo que le funciona a cada niño. Nosotros tenemos un orinal con forma de wc (sin luces ni rollos) baratito de amazon que nos ha ido guay. Y el adaptador de wc del ikea. Que os digala bichilla que prefiere ella 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 12:30

      De momento se conforma con la herencia… a ver más adelante qué pide por esa boquita.

  • Responder
    clauminera
    24 julio, 2015 at 13:13

    Que adelantada va tu bichilla! Si es que al final va a ser verdad que las niñas espabilan antes.
    El mío ni te avisa que se ha hecho caca, es un marranote, sigue tan feliz jugando a lo suyo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 23:52

      Eso nos lo dice hasta la pediatra, que los niños son más tranquilotes, así, en general. Esta lo grita a los cuatro viento y sin vergüenza. Luego hay veces que no quiere ni que la cambiemos, pero anunciarlo, lo anuncia.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    24 julio, 2015 at 15:49

    Flipando estoy con el del Ipad!!!!!!! me has dejao de piedra!!! en esta casa tenemmos uno sencillito de mickey, que conste que era d elos que tenía música en su memoemnto pero a rafa ya no le ha llegado el apaño, jajaj…Pues mira, aqui ya damos por finalizada la operación pañal pero ahora tengo otra guerra: que la caca me la haga en el váter, jajaja… que lo de limpiar orinales no me mola nada!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 23:56

      ¿No lo habías visto? Yo lo conocí hace meses ya y también aluciné con el inventazo. Mira, compraste uno con música y al final se ha ido simplificando él solo por el uso. Mi bichilla lo de subirse al váter no lo lleva bien, más que nada porque no tenemos reductor y se cuela por el agujero, de lo que deduzco que esta posición no le hace gracia. ya compraremos un reductor, y a ver si así lo hace todo ahí dentro.

  • Responder
    María {La cajita de música}
    24 julio, 2015 at 16:25

    jajaja, qué buenoooo! No sabía que había tanto mundo detrás de la operación pañal! Tomo nota para cuando le toque al pipiolillo (afortunadamente creo que todavía falta, porque me da un poco de terror o confieso).

    Feliz día!

    • Responder
      Planeando ser padres
      24 julio, 2015 at 23:59

      No hay que tener miedo mujer, que es una etapa más y todos la acabamos superando. Ojalá que nos toque de forma sencilla y sin traumas, pero tampoco creo que sea como para obsesionarse. Y con estos juguetitos… ¡todo será magia y diversión!

  • Responder
    mamá puede
    24 julio, 2015 at 17:49

    Yo soy de las que pienso que cuánto más sencillito mejor. El orinal es básico y más barato.
    El reductor uno acolchado con asas que se quita y se pone según quién se siente pero sin extravagancias.
    Y el de viaje… Yo lo compré y ahí está muerto de risa, dinero mal gastado

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 julio, 2015 at 00:01

      Sí lo del reductor acolchado sí lo tengo pensado, que cuanto más cómodo mejor, más tiempo querrá quedarse sentada (creo yo). Ya ves, yo que creía que el de viaje sería el gran descubrimiento.

  • Responder
    Cuestión de madres
    25 julio, 2015 at 18:23

    Lo mejor de todo??? que después de buscar, estudiar, indagar, revisar, comparar y todo lo demás va el niño o la niña y no quiere nada de eso y va directamente al wáter…jajajajajaja… se te queda una cara de póquer…. 😛

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 agosto, 2015 at 13:11

      ¡Toma ya! Esa posibilidad ni siquiera se me había pasado por la mente. De verdad, que a veces nos complicamos con tanto pensamiento y tanto trasto.

  • Responder
    Y, además, mamá
    26 julio, 2015 at 09:03

    ¡Qué de cosas! Hay de todo inventado. Esta semana voy a comprar uno por si hay suerte, veremos qué pasa. Y oye, el del volante no tiene mala pinta. Igual hasta le hacía gracia 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 agosto, 2015 at 13:15

      Sí, el del volante es sencillo pero original a la vez. Y no muy caro, que todo hay que tenerlo en cuenta.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!