Ocio y viajes

Hotel Eurostars San Lázaro ¡qué estancia tan corta!

habitación estándar eurostars san lázaro

Venga, este año me saltaré los del verano en Málaga, porque en el alojamiento de la casa de mi padre no podréis pernoctar, ni usar su piscina, ni sus columpios ni el resto de su zona comunitaria si viajáis con niños. Respecto a las playas y chiringuitos de Málaga ¡un día tengo que ponerme a fondo con ese tema! Que soy de allí y tengo bastante que contar. Así es que empezaré por el hotel Eurostars San Lázaro en Santiago de Compostela, que fue la primera parada en nuestro periplo hacia las Rías Baixas. Yo tenía muchísimas ganas de conocer Galicia ¡por el marisco! No os voy a engañar que la comida era lo que más me atraía de este destino turístico. Pero al descartar por completo los viajes al extranjero, optamos por conocer una de las zonas que ni mi marido ni yo habíamos pisado hasta ahora. Volamos en avión desde Málaga y claro, puestos a elegir aeropuertos, qué mejor que hacer noche en Santiago, mucho más barato que nuestro hotel en O Grove y tentándonos con la oportunidad de conocer la ciudad. Os soy sincera y os reconozco que el Eurostar San Lázaro lo escogimos por el precio ¡qué cara está Galicia!

1. Precio. Ya que se me ha escapado lo de los euros, empezaré por aquí. No sé por qué yo tenía la idea de que los gallegos acogerían a los turistas prácticamente gratis. Pero por menos de 90 euros la noche, en régimen de sólo alojamiento y en el centro, no encontramos nada en agosto que no fueran hostales. Y viajando con una niña queremos un mínimo de comodidad. Como sólo estaríamos una noche, ni 15 horas, de hecho, en Santiago de Compostela, optamos por no derrochar y como hotel de 4 estrellas, por 72,50 estuvimos comodísimos en el Eurostars San Lázaro.

hotel eurostars san lázaro

Nuestra habitación, con la cuna de viaje ya montada. Es muy espaciosa pero con una tele antigua…

2. Habitación. Con cuna de viaje ya instalada para la niña. Un recinto muy espacioso ¡mucho! Con vistas poco agradables a la autovía pero con una insonorización de lujo. Allí no se escuchaba absolutamente nada de los pasillos, las habitaciones aledañas o la calle. Dormimos súper bien, en una cama grande y confortable ¡genial para el colecho! Porque nosotros seguimos insistiendo con las cunas, pero lo cierto es que esta niña duerme la mayor parte del tiempo con nosotros. El baño también estaba limpísimo, nuevo y era muy acogedor. El armario estaba cubierto de espejo (¡horror por la de huellas que dejan los niños!) pero es que no tuvimos tiempo ni de descorrer una puerta, ya que sacamos sólo lo justo de las maletas para pasar la noche. El televisor sí era poco moderno, nada de pantalla plana, ni enorme y de estos aún con un culo prominente, pero el resto de la instalación estaba perfecta. Había wifi gratuito.

3. Ubicación. A desmano de todo lo de interés para un viajero. El casco histórico estaba a 3 kilómetros del hotel, así es que decidimos ir en autobús. Eso sí ¡muy barato! Por 1 euro te llevan a donde quieras. La parada está a unos 300 metros del hotel, y en ella paran tanto los autobuses urbanos como el del aeropuerto, lo que nos fue divinamente para no tener que ir a la estación central de autobuses de Santiago y retroceder camino hasta el hotel. El Eurostar San Lázaro es un hotel de negocios, pegadito al Palacio de Congresos de Santiago, el estadio de fútbol del Compostela y muy a las afueras de la ciudad. Vamos, que detrás de él está la autopista, el campo y para de contar. A pocos metros, frente al Palacio de Congresos y la parada de autobús, hay una pequeña zona con locales comerciales, sobre todo cafeterías y bares, por lo que se puede comer muy barato sin tener que ir lejísimos. Eso sí, suelen ser de tapeo, bocadillos y comida italiana. Aunque algo de cocina tradicional también se puede encontrar. La zona no da miedo ni de día, ni de noche. Es todo de nueva construcción, con poco ambiente pero seguro.

baño hotel eurostars san lázaro

El baño era también de lo mejorcito

4. Otras cuestiones. La cuna es gratuita para los bebés. A nuestra llegada, el servicio de habitaciones nos subió un par de botellas de agua fría y unos bombones ¡muy de agradecer! Porque habíamos hecho un viaje con prisas y estábamos deseosos de agua y de algo dulce. Cenamos fuera del hotel, pero a la vuelta decidimos pasar por el restaurante y la cafetería para ver si podíamos tomar algo de postre. Nada de nada. Ni dulce, ni yogures ni nada que comer. El camarero nos mandó al pasillo, donde había unas máquinas de vending de las que sacamos unas chocolatinas para matar el gusanillo. La chica de la recepción era un encanto, que nos explicó al detalle todo el plan turístico de la zona, así como la combinación de transporte para los diferentes horarios. Las zonas comunes del hotel estaban impecables y siempre tranquilas.

Para pasar una noche cómoda, es ideal. Pero no tiene más servicios destacables. De hecho, varios huéspedes pensaban que la piscina del hotel situado justo al lado pertenecía al Eurostars San Lázaro y no, el hotel no dispone de este servicio. Para descansar y trabajar es magnífico. Para hacer turismo a bajo coste si disponemos de coche o no nos importa darnos el paseo en transporte público también. Pero la vida turística de Santiago de Compostela le queda muy lejos.




Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.