Ocio y viajes

Visita exprés a Santiago de Compostela

Santiago de Compostela

¡Qué poquito estuvimos en esta ciudad! Os contaba la semana pasada que la parada en Santiago de Compostela era más bien técnica, ya que el aeropuerto elegido estaba allí, aunque nuestro destino de vacaciones en La Toja estaba a unos 80 kilómetros. Siempre había tenido mucha ilusión por conocer Santiago pero no imaginaba que sería una ciudad tan pequeña. Eso sí, genial para ir con niños, porque todo el centro histórico es peatonal, con muchas calles empedradas y sin tráfico, lo que es un descanso para dejarlos correr un poco a su aire sin estar con el alma en vilo y en estrés constante para vigilarlos. Supongo que las afueras de Santiago de Compostela se han ido haciendo cada vez más extensas, pero claro, son barrios de viviendas que no tienen interés turístico. El meollo de la cuestión, su catedral y alrededores, queda todo bien compactado en el centro. Ya en la recepción del Hotel Eurostars San Lázaro nos dijeron que con las 4 horas de que disponíamos para recorrer los enclaves de mayor importancia tendríamos de sobra. Aún así, sé que debemos volver a Santiago porque la visita fue demasiado ligera para mi gusto.

1. La catedral de Santiago de Compostela. ¡Toda en obras! De arriba hasta abajo cubierta por andamios y demás material de albañilería. ¡Qué despropósito! Sobre todo porque no nos habíamos informado de su estado antes del viaje, ya que deberíamos hacer noche en la ciudad de forma obligatoria. Pero fue una pena no poder admirar el exterior en todo su esplendor ¡ni tampoco su interior! Porque empezamos la ruta a última hora de la tarde y entre las colas de acceso y el horario de cierre, nos quedamos sin poder entrar. Y sólo por eso, la ciudad entera se merece que hagamos una segunda visita. Eso sí, la fachada y el tamaño de la catedral son imponentes.

Catedral de Santiago de Compostela 2015

En este estado nos encontramos la catedral de Santiago ¡obras por todas pares!

2. La plaza del Obradoiro. ¡Qué ambientazo! Entre la cantidad de peregrinos que estaban descansando tumbados en el suelo al final de su camino, los autóctonos de paseo y los turistas normales que llegamos sin peregrinar, aquello era un ir y venir de gente sin parar. La plaza es toda peatonal, aunque entran coches de vez en cuando hasta el Parador Reyes Católicos y también circulaba por allí un tren de estos para turistas. A espaldas de la catedral, pasamos aún más rato sentados en la plaza Quintana.

3. Las callejuelas aledañas. Esta es la actividad en la que invertimos más tiempo, porque como ya no estábamos en horario de hacer visitas a monumentos y la niña se encontraba en un estado de pre-cena interesante, caminar sin rumbo por las estrechas calles del casco histórico fue una buena cosa. Esa zona de Santiago de Compostela tiene una infinidad de bares y restaurantes, las terrazas estaban atestadas de clientes y no había calle sin transitar. Músicos por las esuqinas, edificios muy bien cuidados ¡un lugar realmente bonito! Otra ventaja es que en Galicia oscurece tardísimo, por lo que los días parecen eternos y teníamos casi 2 horas más de margen para recorrer la ciudad sin prisas y con buena luz.

plaza de quintana santiago de compostela 2015

Plaza de Quintana, a espaldas de la catedral y más tranquila

4. El autobús. Fue nuestro medio de transporte en Santiago de Compostela. Al estar el hotel tan en las afueras, nuestro trayecto era de unos 20 minutos hasta la plaza de Galicia, donde paran prácticamente todos los autobuses urbanos. El billete cuesta 1 euro y creo que es una forma práctica de acercarse hasta el centro, ya que desde la zona de San Lázaro hasta el casco histórico no hay nada reseñable para ver. Pasa más o menos cada media hora, aunque no es que cumpliese demasiado exactamente con el horario establecido. El taxi tampoco es mala opción, porque por 6 euros suelen hacer casi cualquier trayecto dentro de la ciudad. Si sois unos cuantos, os sale a cuenta y no tendréis que estar pendientes del autobús. Pero al viajar con la niña y sin sillita para el coche, todo esto era un trastorno.

Me da un poco de pena y aprensión haber hecho una visita tan escasa ¡como un gallego llegue a este texto me va a poner de vuela y media! Al menos ya podemos decir que hemos estado en Galicia, porque era una de nuestras asignaturas pendientes como viajeros. Con tantas prisas y teniendo que madrugar, tampoco degustamos la gastronomía de la ciudad. Cenamos en un bar cercano al hotel cosas de los más comunes (bocadillos, hamburguesas, croquetas, etc.) pero a un precio espectacularmente bajo. Es el único sitio de nuestras vacaciones donde de verdad la comida ha resultado barata. ¿Conocéis Santiago de Compostela? ¿Nos podéis decir qué más cosas dignas de ver nos hemos perdido con estas prisas?




Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    unamamaarquitecta
    15 septiembre, 2015 at 21:10

    Santiago de Compostela es muy bonito. Yo estuve con mis padres y mi hermano un año Xacobeo en el fin de semana de Santiago y en Agosto de 2004 hicimos el camino hasta Santiago desde Sarrià un grupo de amigos (en 2003 hicimos la parte León-Sarrià). Lo disfruté mucho y en Santiago dormimos en un gimnasio de un colegio, fue toda una aventura!! El Parque Alameda tiene unas vistas chulísimas de la catedral, y un museo al lado de la estación de autobuses (el Centro Gallego de Arte Contemporáneo) que es muy chulo. Espero que a la próxima podáis ver algo más. Besos!!

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      16 septiembre, 2015 at 16:49

      Es que fue un viaje tan rápido que tuvimos dos errores: no prepararnos bien la visita y que en el aeropuerto nos perdieran el carrito de mi bichilla y tardásemos mucho más en llegar a la ciudad para poder hacer turismo. Me apunto tus recomendaciones para el día en que volvamos.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.