Marcas

Las hamacas de bebé ¡mi salvación!

hamaca casualplay

Cuando hice las lista de mis 5 mejores compras de puericultura, ya os conté que la hamaca de bebé iba a quedarse en esta casa sí o sí. Al final nos la regalaron y no tuvimos que comprarla nosotros. Nos eligieron la hamaca Bed&Go de Casualplay y hemos estado encantados con ella. Es sencilla, sin muñecos, ni mecanismos, ni parafernalia, pero muy cómoda, discreta, con dos tamaños que se ajustan quitando el acolchado y que permite su uso desde el nacimiento hasta los 9 meses. Creo que dejamos de usarla a los 7, porque a mi bichilla ya se le salían los pies por debajo y su interés estaba en gatear, no en pasarse más meses panza arriba. Pero mientras duró, la hamaca me solucionó mucho la papeleta a la hora de poder llevar a mi churumbelita por toda la casa, vigilándola y estando cerca sin cargar con ella. Podía comer tranquilamente, ducharme mientras la veía a través de la cortina, trabajar, hacer tareas. Y ella estaba segura, cómoda y bien sujeta para no escaparse a ningún lado ni ponerme los pelos como escarpias con accidentes improvisados. Durante el embarazo valoré muchas hamacas de bebé, de todo tipo y de todos los precios, aunque al final de la nuestra sólo elegimos el color. No es precisamente barata (hace un par de años costaba 130 euros), pero después de usarla sigue como nueva, así es que fue muy buena inversión. Hoy traigo una revisión de las hamacas de bebés que existen por todas partes ¡hay para todos los gustos y bolsillos!

hamaca de bebé chiccho y disney

Hamacas de bebé sencillas, en azul, en rosa… ¡clasicismo al poder!

1. Hamacas de bebés sencillas. Inicialmente, mi plan era compra una de estas hamacas de bebés simples, porque como primeriza nunca sabes si a tu criatura le hará gracia el artilugio. Porque si tiene en mente rechazarlo ¡cuanto menos nos haya costado mejor! Entre los 20 y los 40 euros se pueden encontrar muchos modelos, como la Chicco Easy Relax (34 euros) que permite dejarla fija o balancearse y con el asiento regulable en distintas posiciones. Aún más sencilla (pero muy rosa) esta de Disney Piku (23 euros) acolchada y completamente desenfundable para poderla lavar. Esto con niños, siempre es digno de ser tenido en cuenta ¡y mucho!

hamacas de bebé

Hamacas de bebé de todos los colores y con movimiento propio ¡primerizos pero vagos!

2. Hamacas llenas de muñeco, luz y color. Continuando con la vena rosa, la hamaca crece conmigo de Fisher Price (60 euros) iría un paso más allá, al convertirse en un balancín sobre el que se puede montar un niño algo mayor y además transformarse en silla. Tiene un aguante para soportar a niños de hasta 15 meses, y ya incluye algunos muñecos que cuelgan y hacen sonido. Con menos cambios en el chasis, pero más unisex y también con algo de movimiento propio la la hamaca Fisher Baby Gear tiene un diseño muy mono, alegre y es algo más económica que la anterior (50 euros). Más tradicional es la hamaquita Fantasy de Asalvo pero para todos los gustos tienen que diseñar aparatos.

hamaca babybjorn y hamaca babymoov

Que tu casa no tiene por qué parecer un parque ni una guardería. Los colores discretos en puericultura ¡molan mucho!

3. Hamacas de bebé elegantes. Pues aquí incluiría la mía de Casualplay, pero sobre todo la BabyBjörn Balance Soft ¡Me gusta mucho esta hamaca! Toda la línea de colores huye de las estridencias infantiles y luce con mucho cuerpo en cualquier habitación de una casa. Ya sabéis que siempre estoy dividida entre la explosión de color y la sobriedad. Una ventaja es que sirve para niños de hasta 2 años, por lo que su precio (105 euros) se puede amortizar muchísimo. En un nivel más terrenal, tenemos la Babymoov Bubble. Es una de las últimas hamacas de bebé que he conocido y que me han conquistado por su precio (45 euros) y por su discreción. Una mezcla de los modelos anteriores con estas más sobrias y de mayor status, porque tiene un textil discreto pero a la vez incluye arco de actividades ¡todo en 1!

hamaca 4moms, hamaca fisher price, hamaca bright stars

¡Lo más de lo más! Un espectáculo de luces,música y movimiento sin fin

4. Hamacas de bebé ¡que te crían a tu churumbel solas! Nunca pensé en comprar una de estas hamacas que cantan, mecen, e iluminan la vida de un bebé. Requieren un presupuesto mayor y nunca las había visto en directo. Pero en la pasada feria de Bebés&Mamás en Barcelona casi me da un pasmo al descubrir la hamaca 4moms mamaRoo 3.0. Eso tenía una autonomía y un ritmazo que sería capaz de narcotizar a cualquier bichillo con su vaivén. Me gustó el diseño limpio, la originalidad de sus formas redondeadas y ¡todas esas novedades hay que pagarlas! A razón de 265 euros la pieza. Mirando lo de economizar una mijita, el modelo de hamaca columpio de Fisher Price, puede ser otra buena opción de compra, ya que también funciona por sí sola, haciendo de hamaca, balancín y columpio, con diferentes velocidades y adaptable al crecimiento del niño. Aún más económica es la hamaca Bright-Starts con la que por 90 euros tu criatura se moverá sola en un columpio más sencillo pero muy acogedor.

Yo sigo prefiriendo las hamacas que se quedan quietecitas, porque me daría miedo que mi bichilla se acostumbrase a estar todo el día de boleo y no supiera vivir en calma y sin movimiento. ¿Tenéis hamacas de bebés en casa? ¿os han sido tan útiles como a mí? ¿Las elegisteis sencillas o muy sofisticadas?

Esto te puede interesar

38 Comentarios

  • Responder
    Maria Mivinailart
    16 septiembre, 2015 at 07:37

    Uf el mundo de las hamacas es un universo paralelo, la variedad que hay es impresionante. A nosotros nos la regalaron, quería algo sencillo, cómodo y cuqui. Al final nos decantamos por la de bright-stars, pero no el columpio sino la hamaca. Que puedes dejar fija o no. Tiene un aparatillo a los pies para que la hamaca vibre un poco y musica que se apaga sola al rato. Yo la he bautizado como la hamaca del pollito jajaja. Tiene un arco con un pollejo que a mi enana le encanta gritar y darle algún manotazo que aún no controla.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 septiembre, 2015 at 16:03

      ¿Vibra? Pues siempre he tenido una duda respecto a eso ¿el bebé se acostumbra a ese remeneo constante y luego no quiere estarse quieto así lo maten? ¿O no causa dependencia ese movimiento?

      • Responder
        María Mivinailart
        17 septiembre, 2015 at 00:04

        La verdad es que vibra suavemente y ella se relaja, pero se lo pongo poco porque me pone la cabeza loca el zumbido jajajaja. Además que cuando ella patalea se mece sola y con eso le vale. De momento no se ha acostumbrado al meneito.

  • Responder
    sradiaz
    16 septiembre, 2015 at 08:14

    ¡Madre mía qué variedad! La nuestra fué heredada y estaba como nueva.

  • Responder
    Marta
    16 septiembre, 2015 at 08:15

    Con mis hijas (ya sabes eso de que se pasan las cosas de la mayor a la pequeña), usamos la hamaca de fisher price, de hamaca, a silla y no veas qué contentos con el cacharro. Las tranquilizaba, jugaban, creo que de las mejores compras que hicimos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 septiembre, 2015 at 16:05

      La nuestra era más sencilla,pero los meses en los que la estuvimos utilizando nos solucionó muchas papeletas. Desde luego que el próximo churumbel tendrá que heredar esta ¡sólo faltaría!

  • Responder
    Diana
    16 septiembre, 2015 at 08:44

    También fue nuestra salvación 🙂 Compramos una bastante sencilla y oye… genial para poder darse una ducha. Para poco más la usamos pero nos dio la vida aquello.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    16 septiembre, 2015 at 08:54

    Nosotros aun la seguimos usando. También nos la regalaron, es de Jané y tiene música, vibrador, se balancea, aunque nada de esto hemos usado. Ahora a sus 3 y medio se sigue sentando para ver una peli ya que se convierte en un sillón normal.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 septiembre, 2015 at 16:07

      ¿ves? Nosotros la recogimos y la guardamos bajo la cama cuando se le quedó pequeña, pero es cierto que ahora quizás le daría un uso nuevo por ella misma. Aunque como ya tiene silloncito infantil que usa para ver la tele, leer y tramar el mal… Creo que no la volveré a poner por medio.

  • Responder
    Y, además, mamá
    16 septiembre, 2015 at 09:02

    A mí también me parece que la hamaca es una buena compra, la verdad. Y la de Baby Björn es mi preferida, ¡me encanta! Nosotros nos decantamos al final por una verde con muñecos para agarrar y vibración, porque nos habían dicho que era la panacea. Al crío la vibración le daba exactamente igual, así que nunca la usamos. Si lo llego a saber, cojo otra más sencilla. Eso sí, los muñequitos de delante le encantaron, así fue como empezó a agarrar cosas.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 septiembre, 2015 at 16:09

      Yo esa la conocí tarde. Luego la veía demasiado vertical, pero la gente está encantada con ella. Mi bichilla la parte de los muñecos colgantes la suplía con los del arco de la mantita de actividades ¡que es otro post de los que tengo pendientes! Lo de la vibración y la música nunca nos lo planteamos, porque nos gustaba tanto el silencio y ya tenía tantos trastos sonoros…

  • Responder
    Nekane
    16 septiembre, 2015 at 09:30

    Nosotros le compramos el columpio de bright stars que afemas estaba de oferta y nos salio por unos 70€. Aun recuerdo el primer dia que la pusimos… Fue al llegar del hospital, aun no teniamos nada montado porque vino por sorpresa y lo mas rapido de montar fue el columpio, la pusimos y era una hormigita en aquella cosa tan grande pero es que cuando se nos ocurrio ponerlo en marcha…. Pensabamos que la niña iba a salir volando!!!! Luego ya nos acostumbramos y a ella le encantaba, y se pegaba unas siestas…. Ahora con 18 meses se conecta la musica, se sube y se balancea ella solita o pone a su muñeco y lo columpia. Por tanto, es una compra que esta mas que amortizada

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 septiembre, 2015 at 16:11

      ¡Jajaja! Claro es que recién nacida y con esos movimientos, no me extraña que os pareciera que la habíais subido en una montaña rusa ¡a lo loco! Nosotros la guardamos tan pronto, en cuanto empezó a gatear, que no le dimos la oportunidad de jugar con ella y decidir si quería sentarse de vez en cuando. Pero incluso así, es una compra que volveríamos a repetir.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    16 septiembre, 2015 at 09:47

    Para mi la hamaca también es algo imprescindible. Mi peque en seguida fue de las que no quería quedarse en la cuna así que fue nuestra salvación para no tenerla siempre en brazos y poder hacer algo.
    además como dices es ideal para llevar a cualquier lado, me acompañaba a todas partes de la casa.
    Nosotros teníamos una en cada casa donde iba la niña (todas heredadas) y ahora que ha nacido mi sobrino volvemos a tener una hamaquita en casa para cuando viene a casa.
    A mi me encanta la de babyjorn por lo poco que abulta y lo fácil que es de lavar, pero si tuviera que comprar alguna me quedo con las sencillas sin muñecos ni que se muevan solas.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 septiembre, 2015 at 16:13

      Sí, la cuna le funcionó pocas veces a mi bichilla. De hecho, dormía en ella de noche pero no le gustaba especialmente para las siestas. Aunque para eso usaba el trapo de porteo. Con la hamaca podía tener libertad para cocinar, ducharme, comer, tender la ropa, limpiar… Siempre y cuando estuviese tranquila y no reclamase estar en brazos. Lo de tener una en casa de la familia es algo que me hubiera gustado. Porque por ejemplo, cuando iba a casa de mi madre, o estaba en el carrito o en brazos, pero si quería tenerla delante y que viera las cosas, la hamaca me hubiera funcionado mejor.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    16 septiembre, 2015 at 10:52

    A nosotros nos prestaron una, no recuerdo ni la marca por la usamos más bien poco. M casi no aguantaba ahí metido y prefería mil veces estar en el suelo tumbado sobre una manta que en la hamaca atado, nos ha salido independiente a más no poder el crío

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 septiembre, 2015 at 16:15

      ¡Jajaja! Ya sabía yo que algún caso de criatura anti hamaca me tendría que encontrar. Mi bichilla alternaba mantita de actividades y hamaca, pero para llevarla de una habitación a otra, la hamaca era la mejor solución.

  • Responder
    silvia
    16 septiembre, 2015 at 13:47

    Yo tuve que quitar a mí peque de la hamaca porque un día me lo encontré en el suelo boca abajo. Se movía muchísimo y al final volcó así que de ahí pasó a una manta al suelo… De ahí no se puede caer jejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 septiembre, 2015 at 16:15

      ¿No me digas? Cuando mi bichilla empezó a pesar tanto y a moverse aún más, también desconfiaba de que pudiese volcar la hamaca en uno de sus intentos kamikazes, pero por suerte,nunca pasó.

  • Responder
    Mama Puñetera
    16 septiembre, 2015 at 13:58

    Uuufff… Yo pedi que me la regalaran pensando que sería el gran invento y luego Valkiria no la quería ver ni en pintura. El cacharro mas inútil que he tenido nunca…
    De las Babybjorn me han hablado muy bien, pero no creo que si la hubiéramos tenido la niña hubiera querido estar ahí mas de dos segundos. Cada niño es un mundo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 septiembre, 2015 at 16:17

      ¡Otra terremoto! Ya ves, pues yo tenía todas mis esperanzas depositadas en la hamaca y menos mal que me funcionó. Otras familias usan una mini cuna para ir de un lado a otro, pero por cuestiones de ahorro de espacio (y de dinero) yo siempre me declaré fan de la hamaca, y la verdad es que nos ha funcionado a la perfección.

  • Responder
    Marta Dixital
    16 septiembre, 2015 at 15:37

    Hola. coincido contigo en que la hamaca me salvó de muchas situaciones porque la niña estaba super entretenida y estimulada mirándolo todo… así aprovechaba para hacer tareas de casa sin tener que estar cogiéndola cada dos por tres…. se la recomiendo a todo el mundo porque no se suele comprar… seguimos en contacto

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 septiembre, 2015 at 16:18

      Yo creo que cada vez se usa más, porque hay modelos muy baratos que casi cualquier persona te puede regalar como detalle de nacimiento. Ya ves que no a todos los niños les interesa de igual manera estarse quietecitos en la hamaquita, pero para mi bichilla fue uno de los mejores descubrimientos en puericultura.

  • Responder
    Maria E.
    16 septiembre, 2015 at 17:03

    La nuestra fue la i-feel de chicco, regalo de mi cuñado al que nunca le estaré suficientemente agradecida!! El peque estuvo ahí hasta más del año y como es muy resistente y las patas son anchas y de madera, no vuelca. Además tiene varias posiciones para que puedas poner al niño más o menos tumbado.
    Ahí lo ponía para comer, ducharme, para poder ir haciendo cosas y que él me viera.
    Tiene tambien una luz que va cambiando de color y música suave y eso lo dejaba frito!! Y al pajarito que tenía colgando le pegaba cada paliza…
    Al gordi tambien le encantaba aunque duró menos tiempo (unos 9 meses) porque ya quería empezar a gatear y explotar y se colgaba del aro de arriba para levantarse y era un peligro. Aún así después de dos niños y muuucho uso sigue estando como nueva esperando que lleguen los sobrinos para darle uso de nuevo!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2015 at 15:11

      ¡Jajaja! Es que es un regalazo. la mía tenía un par de alturas, que se controlaban abriendo y cerrando cremalleras, pero nada más. Tampoco temí nunca que volcase, pese a la brutalidad de mi bichilla. Si encima la has podido utilizar con dos churumbeles, el gasto ya está más que justificado. Y además la vas a poder heredar ¡tú eres de mi grupo de enamorada de las hamacas para bebé!

  • Responder
    Crisnasa Blog
    16 septiembre, 2015 at 17:06

    Como ya la usé un montón cuando hace poco mi hermana tuvo una nena y no sabía qué regalo quería que le hiciera, yo le propuse la hamaca y la está usando un montón. Como era un regalo, compré la de Fisher Price de Crece Conmigo (con todo su rosa) y va muy bien.

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2015 at 15:12

      ¡Ay, el rosa! Que nos trae locas cuando tenemos que hacer regalos para niñas. Es que yo también me he convencido mucho tras su uso, y me parece un acierto para regalar o otros papás primerizos.

  • Responder
    La Hobbita
    16 septiembre, 2015 at 19:20

    Mi madre tiene en casa una para los nietos pero no le gusta precisamente porque se está quieta y no se bambolea con facilidad. Dice que los niños no quieren esa hamaca pero sin embargo les encanta estar en las suyas de casa precisamente porque son capaces de mecerlas fácilmente. Así que, como en todo, dependerá de cada churumbel! ^_^

    Un abrazo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 septiembre, 2015 at 15:13

      Sí, lo del tipo de niño que nos haya tocado en suerte seguro que influye. Y el modelo de hamaca que elijamos, también. Yo pensaba que el movimiento produciría dependencia, y por eso no quería que la de mi bichilla se balancease nada. Pero veo que lo de las luces y los vaivenes triunfa casi en cada casa.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    17 septiembre, 2015 at 16:55

    Yo soy muy fan de Baby Bjorn y te cuento que la cogí porque…podía llevarla a la playa!!! es que cualquier otra es casi inviable porque es de las pocas que tienen tejido transpirable y fino, fino… Y luego también ha resultado estupenda porque la usan hasta los 3 años!!! eso sí, seguramente sea más cara que la media…pero a mí me ha compensado!

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 septiembre, 2015 at 10:11

      Sí, recuerdo que tú la llevabas a la playa. Nosotros no la hemos sacado nunca de casa. Era ligera, pero las manchas no las toleraba igual de bien, y con la arena no me quiero ni imaginar la que hubiésemos liado. ¡Sí que la habéis amortizado años!

  • Responder
    correolacajitademusica
    17 septiembre, 2015 at 18:09

    Nosotros teníamos una y la usamos poco (el pipiolillo protestaba, igual que en todas partes). De todas formas me alegro porque tiempo después, cuando tuvimos que ir a Atención Temprana a que le ayudaran con una lesión que tenía en el cuello, la fisio nos dijo que las hamacas eran malísimas para los bebés porque perjudicaban la columna; ahí sí que sí la empaquetamos y la llevamos al trastero…

    Supongo que con moderación no pase nada, pero por las dudas si me vuelvo a quedar embarazada no tengo pensado utilizarla…

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 septiembre, 2015 at 10:13

      ¿No me digas? Oye, es que apoco que lees, estar en el carrito es malo, la cuna es mala, el portabebés es malo, y en brazos las 24 horas no los podemos llevar. Claro, tenerlo el día completo en la hamaca seguro que no es recomendable, sobre todo cuando son recién nacidos, porque hay algunas en las que se escurren y quedan hecho un burruño… Yo espero que eso sea una exageración.

  • Responder
    Una sonrisa para mamá
    18 septiembre, 2015 at 17:00

    Para nosotros la hamaca fue imprescindible. Iris tenía la BabyBjorn y genial, le aguantó hasta casi el año… ¡le encantaba balancearse en ella!

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 septiembre, 2015 at 12:58

      Pues ese modelo igual puedes estirarlo un poco más, porque hay quien ha comentado que la han usado hasta los 3 años ¡súper rentable!

  • Responder
    zubiriland
    19 septiembre, 2016 at 12:34

    Las hamacas para bebés siempre me han parecido un artículo muy interesante. Yo he pedido una para cuando nazca mi peque, la de Babybjörn, aunque tengo amigas que son anti-hamacas totalmente porque dicen que no siempre van bien y a veces acaban siendo trastos inútiles. En mi opinión depende del peque y de su carácter, ¿no?
    Laia

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!