Ocio y viajes

La Toja. Una isla diminuta

isla de la toja

El destino principal de nuestras vacaciones de verano era la Isla de La Toja, perteneciente al municipio de O Grove, en Pontevedra. El motivo por el que nos decantamos por La Toja aún no lo tengo muy claro. Queríamos comer marisco, bañarnos en el Atlántico, estar en un lugar turístico pero tranquilo… La primera opción que barajamos fue Sanxenxo, pero los precios del alojamiento eran desorbitados. La Toja tenía fama por sus balnearios y sus buenos hoteles desde tiempo inmemoriales, así es que hicimos cuentas, y no sólo en euros, sino de la de metros que deberíamos caminar hasta los transportes de O Grove o el resto de lugares para ver en las cercanías, y al final dimos el paso de alojarnos en el hotel Louxo La Toja. Del hotel os hablaré la semana que viene (genial, por cierto, por si queréis saber algo en primicia), pero ya que estábamos allí no íbamos a dejar de recorrer los alrededores. La Isla de la Toja es un atractivo turístico de las Rías Baixas, pero si no te alojas allí mismo, la verdad es que tiene poco que ver. Puedes hacer una excursión de unas horas, pero sobre el terreno te va a sobrar el tiempo. Y si no, juzgad por vosotros mismos.

1. Capilla de las conchas. Es una capilla diminuta cuyo principal atractivo es que la fachada está recubierta de arriba a abajo por conchas de vieira. Esto hace que tenga un color casi blanco y desde luego que sea muy espectacular. El interior es sencillo, y debido a sus dimensiones tiene poco que ver. Los niños querrán intentar arrancar las conchas de las paredes, y dependiendo de las que toquen lo mismo tienen éxito con su travesura. Algunos no tan niños se han dedicado a escribir sobre algunas de las conchas de la entrada. Es que no respetamos nada bonito. Justo delante de la iglesia hay una gran zona verde con columpios, donde también pasamos un rato grande porque no había quien se llevase a la niña de allí. Pero si no te entretienes en el parque, la capilla la tendrás vista en 5 minutos.

Ermita de San Sebastián en La Toja

Ermita de San Sebastián ¡toda llena de conchas de vieiras!

2. Centro comercial. En la Toja, bastante cerca del puente por el que se accede a la isla, han montado una especie de centro comercial al aire libre con supermercado, restaurantes, tiendas de souvenirs y demás cosas para turistas. También es diminuto, así es que nada de pasarse la jornada mirando tiendas. Creo que tiene más sentido para dar servicio a quienes viven o se alojan dentro de la isla. Para los demás visitantes no tiene nada de utilidad. Los precios son bastante razonables, teniendo en cuenta que no hay nada mas en muchos metros a la redonda sin tener que coger el coche.

playas de la toja

Las playas no son lo mejor de La Toja ¡cuando sube la marea te quedas sin ellas!

3. Playas. Desde luego lo mejor de La Toja no son sus playas. El cambio del nivel del agua con la marea es espectacular, hasta el punto de que en nuestro hotel, tan pronto llegaba el agua hasta el mismo jardín, como se alejaba 200 metros haca el interior de la ría. Una cosa asombrosa. Cuando la marea sube, cerca de la entrada a la isla hay pequeñas zonas arenosas que pueden servir de playa, pero la mayor parte de La Toja es de piedra y roca, por lo que en el lado opuesto te tendrías que tirar al agua directamente desde el balcón del paseo marítimo. Y si la marea está baja ¡el agua no se ve ni a lo lejos! Todo queda enfangado y lleno de charcos, momento en el que aprovechan los mariscadores para posicionarse en la zona y realizar su trabajo. Para pasar una jornada de playa es mejor visitar otros rincones de O Grove o de los pueblos vecinos (Sanxenxo, Cambados). Eso sí, dar un paseo por el litoral admirando las vistas, sí es una actividad relajante y recomendable.

mariscadores isla la toja

Y cuando baja la marea es un buen momento para ver a los mariscadores en acción

4. Campo de golf y zona boscosa. La Toja mide poco más de un kilómetro de punta a punta y más o menos la mitad a lo ancho. Además, gran parte de su superficie está ocupada por un campo de golf, un poco de bosque y urbanizaciones de casas de veraneo. Esto hace que la zona de la isla que pueda tener algún interés se reduzca drásticamente a la mitad. Por eso visitarla se puede hacer en un par de horas ¡y eso con un bebé que ha podido ir caminado de un lado a otro!

Lo mejor de La Toja es su tranquilidad y las vistas de ese entorno tan natural. Para los que somos del Mediterráneo la variación del paisaje a causa de las mareas es algo casi increíble. Nos ha encantado como lugar para pernoctar y hacerlo con tranquilidad, sin un ruido y en un ambiente muy agradable. Quienes se desplacen a La Toja por sus tratamientos y aguas termales, también acertarán con su elección para las vacaciones, pero si lo que queréis es pasar días tostándoos al sol en playas paradisíacas, y un lugar de mucho ambiente nocturno y comercial, en La Toja no encontraréis nada de esto. Pensad que nosotros éramos los que más trasnochábamos y estábamos de vuelta en el hotel sobre las 11 de la noche… La isla se queda desierta cuando anochece, y recupera su vida por las mañana, cuando los autobuses de turistas llegan cargaditos para inundarla. ¿Conocíais la isla de La Toja? ¿Os gustan estos lugares tan relajados o necesitáis más bullicio para disfrutar de las vacaciones?




Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.