Opiniones

Las listas de regalo ¿tiranía o salvación?

listas de regalo

No soy una persona tiquismiquis con las cosas que me regalan, pero reconozco que desde hace por lo menos 10 años, convivo con varias listas de regalo en la que voy anotando todo lo que se me antoja. Así, cuando llegan esas fechas tan señaladas (cumpleaños, navidad, aniversario, San Valentín… sí yo es que lo celebro todo) no tengo que ponerme a pensar en lo que quiero si alguien me pide una sugerencia. Cosa que se me antoja durante el año, cosa que anoto en mi archivo. Muy organizada que es una. Después pasé a hacer listas de regalo para mi madre, mi padre, mi marido y cómo no ¡para mi bichilla! Pensad que ni siquiera en mi boda usé esto de ir a una tienda y y pedir a los invitados lo que me gustaría que me ragalasen, y cada uno hizo lo que le dio la ventolera. Pero en el caso de la niña ¡las listas de regalo se han vuelto imprescindibles! No se trata de usarlas a traición, exigiendo ciertas compras, pasarse con el importe de los artículos y sangrar a amigos y familiares. Lo importante es tratar de dirigir sus buenas intenciones de forma que todos salgamos ganando: nosotros por tener objetos de verdadera utilidad y que no invadan la casa quedándose con nuestros metros cuadrados útiles, y ellos sabiendo que acertarán con su detalle. Sí, el segundo cumpleaños de mi bichilla se acerca y este año voy a pasar la lista a todo el que muestre interés por regalar. En nuestro entorno tenemos la siguiente “fauna regalera”.

1. Los despistados. Las listas de regalo son geniales porque los niños de hoy en día tienen de todo. O al menos eso dicen sus padres. O es lo que creen quienes deben encarar la decisión de regalar algo a un bebé de 2 años. Si no suelen tratar con tu churumbel, no tendrán ni idea de lo que ya posee o de lo que le podría interesar, así es que le facilitas toda la labor al ofrecerle opciones de todo tipo. Y si alguna le cuadra ¡todos felices y a disfrutar de la fiesta y del regalo! Además, evitas el tener regalos repetidos o muy similares.

2. Los económicamente débiles. Desde que nació mi bichilla estamos hartos de decir que no necesitamos regalos de nadie. No es por creernos superiores, ni los ricos del pueblo, sino porque incluso sin comprar nada nosotros mismos, ya tenemos bártulos como para poner un mercadillo. Ella aún es pequeña y no pide nada concreto, por lo que queremos que la gente ahorre para cuando sea un poco consciente y de verdad se enamore de algún juguete. Y más teniendo en cuenta que nuestro entorno está de un tocado por la crisis que si te pones a pensarlo se te quitan hasta las ganas de celebrar nada. Por eso, en las listas de regalo hay que incluir artículos de todos los precios. Por ejemplo, en la de mi bichilla yo tengo desde bragas y calcetines hasta un estor nuevo para redecorar su habitación. Un rango de cosas amplísimo en el que cualquiera que tenga un euro para gastar, puede hacer la gracia y conseguir agradar sin pasar penurias.

3. Los espléndidos. Bueno, en nuestro caso la lista se reduce a un espléndido: el #pspabuelo. Este se va a pasar las listas de regalo por el arco del triunfo, porque no está dispuesto a elegir algo, tener que enviarlo a distancia, pensar un poquito en la sorpresa… Él prefiere soltar una montonada de dinero por transferencia y todos contentos. Mi bichilla no se entera de que no hay regalo físico de su parte, él queda como el “más mejor” de todos los invitados del cumpleaños, y nosotros tenemos para pagarle un colegio privado juntando poco a poco todo lo que nos da en estas ocasiones.

4. Los puñeteros. Son los que te quieren comprar el regalo más grande (pero cuanto más barato mejor), el que más luzca y el que más te ocupe en casa. Pese a que la niña vaya a mirarlo dos veces mal contadas y tú te vayas a estar acordando de la estirpe completa del que te lo regaló hasta que lo tires a la basura, lo dones o hagas lo que sea por librarte de él. Porque lo que sí es seguro es que no vas a tener un hueco a su medida para quitarlo de tu vista. Seamos realistas: la gente cada vez vive en pisos y casas más pequeñas. Los niños han nacido para cumplir muchos años y acumular muchos trastos, así es que por favor, no hagamos la puñeta queriendo ser los más, más, más… odiados por sus padres.

5. Los independientes. Los de este grupo son los que van por libre. No quieren saber nada de tus listas de regalo porque ellos son los mas originales, los más imaginativos y los que hacen los regalos para recordar. De momento, de todos los que se consideran así, solo un par obtienen mi reconocimiento. El resto más bien quieren hacer lo que les da la real gana para dificultarte la existencia. Que si tú dices que tu hija usa ropa para 3 años, ellos te la compran de 2 porque “tampoco estará tan grande”. Y si pones en la lista que los zapatos sean del 25, ellos del 23, porque tienen un nieto en miniatura que es mayor que la tuya y usa ese número, de esa marca. O si odias un grupo musical infantil profundamente y no piensas poner esa música en tu casa ¡ahí tienes las obras completas de los energúmenos en cuestión para que te aguantes! Porque “a la niña seguro que le gustan mucho”. En estos casos uno no sabe si cortarse las venas o dejárselas largas. Más que poner todo los detalles de números, tallas y gustos de la niña en un papel no puedo hacer. Por eso ¡un altar para el que inventó el ticket de regalo y la posibilidad de devolución! Aunque hay gente que no te lo da de entrada, y se lo guarda a traición, esperando a que te humilles y tengas las narices suficientes de reconocer que vas a cambiar el regalo por otra cosa.

¿Qué hacéis vosotros para organizar estas celebraciones? ¿Listas de regalo sí o no? ¿No es demasiado arriesgado dejar que cada uno compre lo que quiera?

Esto te puede interesar

44 Comentarios

  • Responder
    mamapuede
    30 septiembre, 2015 at 07:11

    PuEs a mi me parecen estupendas las listas de regalos. Eso si, haciéndolas amplias y de todos los precios.

    Por un lado facilitas la tarea al que regala y te aseguras que son cosas que quieres, que te van a resultar útiles…

    Y el dinero viene genial! A los míos les tengo su cuenta y su plan de ahorro abierto desde que nacieron, ya veras que bien nos viene para cuándo me pidan estudiar fuera, sacarse el carnet de conducir, un viaje…

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 14:54

      ¡Otra cosa en común! Yo ya no hago nada sin lista por delante. Tampoco obligo a la gente a que se amolde a ella, pero si me piden opinión ¡ahí la tienen! Con links a la tienda para que no haya lugar a error y tengan toda la información bien visible.

  • Responder
    Cuestión de madres
    30 septiembre, 2015 at 07:33

    Me gustan las sorpresas y suelo dejar al libre albedrío… seguro que encuentran cosas que ni había pensado pero con los nuevos usos de juntarnos para los regalos ya pedimos algo grande y como que no hay mucho regalos más… ¡¡mi casa lo agradece porque no termina invadida!! jejejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 15:02

      Por eso insistimos en que los regalos no son necesarios, pero todo el mundo quiere comprar lo más grande. Por inútil que sea. Y yo no entiendo ese comportamiento,la verdad. No le impongo la lista a nadie, pero si quieren sugerencias, ahí las tienen.

  • Responder
    MamaUniversitaria
    30 septiembre, 2015 at 07:54

    Yo lo suelo dejar libre… Buen a mi familia lo digo expresamente según la necesidad. En general suele ser juguetes, ropa y dinero (abuelos lo primero y tíos lo segundo). El dinero va a una cuenta suya! No me lo quedo… Con la familia política es otra cosa, en general es ropa pero lo malo es que suelen comprar de temporada, y este año el peque ya tiene toda la ropa para la temporada, así que intentaremos que regalen para el invierno próximo, pero lo veo difícil. Así que me veo en las tiendas cambiándolo… Pero lo de la lista no me gusta porque lo solían hacer mis cuñados y ningún regalo bajaba de los 50€! Y critique mucho eso!… Me parecía que tenían mucho morro!

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 15:11

      Claro, entiendo tu postura en contra de las listas si la gente abusa con los regalos caros. Yo tengo un poco de todo, desde libros que pueden costar 5 euros (y de esos queremos muchos) hasta un abrigo que es algo más caro o calcetines ¡que han abierto una tienda aquí que por 50 céntimos te llevas 3 pares. Vamos, que no se trata de sangrar la economía de nadie, sino de que las cosas que entren en casa sean de utilidad y del gusto de mi churumbelita. Y sobre todo, no están obligados a ceñirse a ella, pese a que lo agradeceríamos mucho.

  • Responder
    Marta
    30 septiembre, 2015 at 08:14

    Jajajaj, a mi ya me van preguntando que es lo que quieren las niñas, ellas suelen decir algo que les guste o quieran. Y yo completo con lo que sé de ellas. Al final, suelen acertar, y hay más de un regalo que no nos esperábamos y que ha triunfado.
    Cuando me toca regalar a mi, como en lso cumples del cole, prefiero preguntar.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 15:13

      Precisamente eso es lo que quiero adelantar con las listas. Como sé que se me van a venir encima un montón de preguntas, y que se me está acumulando la gente en espera, he decidido repartir la lista para todos a la vez. Porque encima tenemos gente que se mosquea porque hemos hablado del tema de los regalos con otras personas antes que con ellos.

  • Responder
    Marigem
    30 septiembre, 2015 at 08:44

    A mi me gustan las sorpresas pero en mi familia regalamos con cierta lógica. En los cumples regalamos ropa, aunque a mí me gusta dar un detalle más que a los niños solo ropa no les gusta, les meto cualquier detallito barato de jugar y ellos encantados.
    Con los amigos no hay listas, regalan lo que quieren. Yo en esos casos, si es para nacimiento de un bebé tiro de canastilla/tarta de pañales o a veces alguna gorro con patucos y chaquetita hecha a mano por mi madre o suegra, según el gusto de la mami.
    Lo importante es intentar acertar, pensar un poco en el gusto de la madre y enterarse de las cosas que ya tienen, yo podría haber puesto una tienda de absurdos termómetros de bañera,jajaja.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 15:18

      Sí, lo de que la gente tuviera esa lógica de forma natural sería lo ideal, pero como no es el caso, prefiero citar tallas, medidas y gustos de la niña para ir orientando. Otro fallo que detecto a la hora de regalar es que la gente no se pone en el lugar de los padres ni del niño, y compran lo que a ellos les hace ilusión, sin tener en cuenta el gusto de quienes van a convivir con un trasto del demonio o con un modelito de niña gótica de 9 meses. Yo he repetido mil veces que no me gustan los colores oscuros ni para la niña, ni para mí, ni para nadie ¿pues quieres que te diga la de ropa gris tirando a negro que nos han comprado? Así es que ahora lo especifico todo.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    30 septiembre, 2015 at 08:51

    Yo lo suelo dejar a libre elección que me da una pereza enorme hacer una lista. Excepto para mis padres, a ellos sí les digo exactamente lo que necesitamos porque si no, nos podemos encontrar con cualquier locura gigante.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 15:14

      ¡Jajaja! ¿Y no te da pereza que te llenen la casa de trastos gigantescos? Yo ya he decidido hacer listas para todo el mundo, con variedad de cosas y para todos los bolsillos. A ver qué tal sale el experimento.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    30 septiembre, 2015 at 08:51

    Pues nada, que aquí las listas se las pasan por el forro arggggggg…reconozco que vivir en un pueblo para mi tía de 80 años es complicado para ceñirse a la lista, lo es hacerla!!!
    Ves para los reyes este año reparto la carta, pero como son los reyes parece que todo el mundo está más familiarizado con este tipo de lista.
    Añadiría un grupo más…los abuelos pesados q

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    30 septiembre, 2015 at 08:53

    upssss se me ha cortado, eso los abuelos pesados que se creer que cuanto más grande sea el regalo más lo van a querer aunque no lo vea en todo el año y no sabe que la relación es que a regalo más grande, menos tardo yo en tirarlo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 15:21

      Lo de la magnitud del regalo es que me trae de cabeza, y eso que por ahora más o menos se controlan. Pero el día que a alguien se le ocurra la gracia de comprar un peluche de 2 metros, lo devuelvo a su casa con el porteador. Las personas mayores ¡que hagan lo que quieran!Casi que son las más civilizadas porque les encanta regalar ropita y a las malas eso no estorba, aunque sus gustos no coincidan con los nuestros.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    30 septiembre, 2015 at 09:31

    Yo soy de las que intento que se agrupen unos cuantos y hagan un sólo regalo, más que nada porque mi casa es pequeña y no cabemos.
    Además heredamos muchos juguetes de mi sobrina así que estamos un poco desbordados.
    Yo intento orientar un poco y en mi familia son muy obedientes pero las peleas las tenemos con mi familia política que todos quieren regalar cosas (cosa que es muy bonita y se agradece) pero a veces hacen lo que quieren y me he encontrado en casa por ejemplo con varios sets de cocinitas (alguno lo doné directamente sin abrir) o de más peque los típicos juguetes de meter piezas.
    Bueno, supongo que es difícil que la gente haga caso y al final tienes que pensar que lo importante es que quieren a tus peques y les hace ilusión regalarles algo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 15:24

      Tu casa es pequeña y la de la mayoría de la gente también. Pero en mi entorno no conciben lo de hacer regalos agrupados. Por ejemplo, uno de los que pediré para mi bichilla será una mesa y una silla de estas de Ikea. Ya he dicho que para que gastasen menos, la pueden comprar entre más de una familia, o uno la silla y otro la mesa, pero no quieren pasar por ahí. Y entiendo que lo hacen por ilusión (digo yo, porque como e entere de que encima lo hacen por hacer la puñeta, se van a enterar) pero podrían centrarse un poquito ¡y no gastar tanto!

  • Responder
    La Hobbita
    30 septiembre, 2015 at 09:32

    Yo tengo poca familia y tienen la confianza de preguntarnos directamente que es lo que queremos (mi madre) o soltarnos el dinero en ‘Sobres de Bárcenas’ (los suegros) así que la lista regalo la tengo yo en la cabeza, jiji.

    Un abrazo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 15:30

      ¡El de los sobres es mi padre! Aunque ahora, en la distancia, es más de transferencia bancaria, porque antes me mandaba cheques por correo normal y siempre temía que un día nos dieran un disgusto.

  • Responder
    sradiaz
    30 septiembre, 2015 at 12:45

    Yo me siento mal cuando me preguntan qué comprarla… nunca sé si lo que digo es caro o no para ésa persona, así que igual una lista con varios niveles como la tuya estaría genial.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 15:28

      Claro esa es otra, que lo que unos entienden por un detallito pueden ser 6 euros y otros 25, y no sabes si los estás poniendo en un compromiso o en un aprieto. Prueba alguna vez, que no perdemos nada.

  • Responder
    Araceli
    30 septiembre, 2015 at 13:29

    Yo también hago la lista para mi peque de 2 años y medio y a quien me pregunta le digo lo que quiero, después está quien va a su aire y te sorprenden para mal la mayoría de las veces (un miembro de la familia política que ni pregunta y se va a los chinos a comprar lo primero que ve, que en este caso era más de bebé). Lo que decía, muy recomendable y este año la voy a usar más aún para los reyes.

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 septiembre, 2015 at 15:35

      Yo me paso el año completando al lista y cuando llega el cumpleaños o la navidad ya tengo todo el trabajo adelantado. Cada vez que se me ocurre un regalo lo anoto, y así no me estreso teniendo que crearla de cero y a contrarreloj. Como en tu caso, son raros los que improvisan y aciertan.

  • Responder
    Lai - Asi piensa mamá
    30 septiembre, 2015 at 16:56

    jajaja, yo tambien la uso. en mi caso las mias no las apunto y despues se me olvida…las de abuela y marido si estan apuntaditas y subrayadas que sino mi imaginación desaparece cuando la necesito.
    Con las de las niñas…me ha costado mucho que pillaran la indirecta. Algunos no la pillan…y a otros les agradezco un mundo que me pregunten (los que preguntan y despues hacen lo contrario…son harina de otro costal) Ya están grandecitas y me es muy dificil, cuando veo que le regalan algo que sé que no van a usar, guardarlo para cambiarlo…porque ellas quieren abrirlo…que es la parte que más les gusta.

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 octubre, 2015 at 10:29

      Yo hago ya listas para todo, y cada vez que tengo la idea del siglo no dejo de anotarla. Vamos, que uso el Google Keep para poder dejar constancia en el móvil, el ordenador o lo que sea para que no se e vaya a olvidar y esté siempre sincronizada en todas partes. Como ves, me he vuelto de un apretado para este tema… ¡Jajaja! Es que si encima preguntan y luego no hacen caso ¿para qué preguntan? Por suerte, a mi bichilla todavía puedo controlarla para despistarla y que no centre su atención en algo que a la larga será inservible.

      • Responder
        Lai - Asi piensa mamá
        1 octubre, 2015 at 12:23

        Me vas a tener que contar como haces para organizar las listas…yo tambien apunto por todas partes y despues se me olvida donde estaba…jajaja…suerte que ahora llevo agenda con apartado de lista y lo apunto ahi o en evernote asi me limito…pero vamos…que aun encurmtras listas mias por ahi sueltas!
        Por cierto si se acerca el cumple de tu bichilla pasate por el sorteo del blog igual hay algo que le vaya bien! 😉

        • Responder
          Planeando ser padres
          5 octubre, 2015 at 09:12

          Yo en papel no apunto ya nada, por eso me doy cuenta de que por muchas agendas monas que me compre, al final sólo las uso como libretas normales. Pero con Google Keep hago buen apaño, porque si no estoy delante del ordenador, tengo el móvil o la tablet, y como se sincroniza en todos los dispositivos ¡asunto arreglado!

  • Responder
    Eva
    30 septiembre, 2015 at 20:56

    Me encanta la idea de las listas!! Pero no se mosquea la gente cuando se la das?? Es que no sabría como hacerlo así sin parecer que no me fio de lo que me quieran regalar.
    Mi problema es mi familia política, que compran sin preguntar y sin ticket regalo!! Y no aciertan nunca!! Ni de talla ni de estilo! Ni en juguetes ni nada! Y mira que yo siempre pregunto antes de comprar nada…
    Lo que has dicho por ahí arriba tiene mucha razón, la gente compra según sus gustos y sin ponerse en el lugar de los padres. Aún recuerdo con pavor la bolsa del carro que me regalaron mis cuñados cuando nació mi hijo…ahí estará guardada en algún rincón. Cuando vi la que tenían ellos, lo entendí, jiji.

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 octubre, 2015 at 10:34

      Claro yo no la ofrezco de entrada, pero cuando la gente empieza a preguntarme qué le pueden comprar a mi churumbelita,les digo “pues tengo una lista… ¿la quieres?” y hala, lista repartida. Aquí hay gente que tiene una costumbre malísima de no dar el ticket regalo. Se lo quedan esperando a que se lo pidas, como si quisieran comprobar que no lo piensas cambiar. Y claro, por no hacer el feo, reconozco que nos hemos quedado cosas que no nos gustaban nada. ¡Jajaja! Es una error bastante frecuente eso de comprar como si fuese para nosotros, a nuestro gusto… pero es que el resto de la humanidad puede pensar diferente, y ahí metemos mucho la pata.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    30 septiembre, 2015 at 22:06

    Esto se podría trasladar a las bodas, jajaja…te llevas cada sorpresa!!! porque los hay que sabes que no les va nada mal la vida y… bueno, que podríamos añadir a la lista: los ratas. Conste que para los niños ya es otra cosa, yo, salvo que me pregunten, dejo que la gente regale lo que quiera, del valor que quiera…y si la cosa es muy fea o poco útil, se cambia y listo!! Y la suerte es que los amigos del cole se juntan y hacen regalo común…ayyy, que me toca organización de cumple el sábado, tiemblo!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 octubre, 2015 at 10:36

      Mira, en mi boda casi todo el mundo regaló dinero, y los que eligieron un regalo acertaron con la lavador ay un viaje a Berlín. Así es que de no haber hecho listas de regalo para la boda no me puedo quejar. Aquí se niegan a juntarse para regalos comunes y al final acaba una con 4 mierditas sueltas. En fin, a ver si este año sale mejor la cosa. ¡Suerte el sábado!

  • Responder
    María Mivinailart
    30 septiembre, 2015 at 22:08

    Las listas de regalo son lo mejor. Yo cuando llega el de mis sobrinos les pregunto a sus madres y listo. Justo el otro día hablábamos de las primeras navidades de la enana y ya dejé caer que nosotros pediríamos ropa o mejor tarjetas regalo de las tiendas o el dinero y ya voy yo jajaja que nos han regalado algún que otro modelito para estos meses que vaya tela!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 octubre, 2015 at 10:45

      ¡Jajaja! Ay, los gustos ajenos para colores y combinaciones de modelitos infantiles. A mí nunca me hacen caso respecto a las tallas. El año pasado ya lo pedíamos todo para 2 años, cuando cumplió 1¡uno y la gente decía que era muy grande y me compraron leotardos de 18 meses que no le subían por encima de la rodilla. Este año he especificado tallas y centímetros, a ver si son más obedientes. Me da igual que ellos en la tiendan lo vean muy grande ¡es que mi bichilla también lo es!

  • Responder
    mamaseescribeconk
    1 octubre, 2015 at 08:21

    Me parece una idea estupenda, yo no he sido nunca de lista de regalos pero desde ya voy a empezar una para el cumpleaños de Brutote, aún quedan unos meses así que seguro que voy encontrando cosas que añadir en este tiempo. Me parece muy importante que haya regalos para todos los bolsillos.

    Qué mal rato tener que pedir el ticket regalo, yo por cobarde he llegado a quedarme cosas espantosas…y ahí están en mi armario, esperando a que mis gustos cambien con la edad… riéndose de mí cada vez que las saco al inicio de estación y partiéndose de risa cuando las guardo otra vez al terminar ésta.

  • Responder
    correolacajitademusica
    1 octubre, 2015 at 17:25

    Uff, totalmente de acuerdo. Nosotros no hacemos lista y así nos va, que en el primer cumpleaños del pipiolillo le regalaron un balancín que es gigante, que le queda gigante (porque será para niños de 4-5 años) y que nunca usa… Y ahí le tenemos, muerto de risa a la vista por no ofender 🙁

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:30

      ¡Jajaja! ¿En tu pueblo tampoco se estila lo del ticket regalo? Pero por favor ¡sí que se pasaron con el tamaño y la edad del juguete!

  • Responder
    Mama Puñetera
    1 octubre, 2015 at 18:01

    Para mi no lo suelo hacer más que en navidades pero para la niña si, desde antes de nacer con la lista de nacimiento. Sino luego cada uno te regala lo que le sale del pirri y cada persona tiene un gusto. Aunque las listas tampoco te libran de eso claro, jejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:36

      Desde luego que no. Yo ya hago listas para í y para todo bicho viviente que me rodea y al que alguna vez le tendré que regalar. Es oír un “para mi cumpleaños me gustaría…” y allí que anoto la idea para luego no tener que preguntar en el último momento y poder sorprender.

  • Responder
    Arusca
    4 octubre, 2015 at 12:59

    Nosotros ya estamos dejando esa etapa porque, sí, esto también pasará, jejeje… Con 8 y 6 años, mis Mayores ya tienen claro qué quieren para Reyes o para su cumple. Yo les pido que lo escriban en una lista y luego la paso a la familia. Así que son ellos mismos quienes se hacen su propia lista de deseos. Y mola un montón porque, si alguien se pasa de listo, ellos no se cortan un pelo (no me cabe, esto no era…), que no es cuestión de ser maleducados ni desagradecidos, pero tampoco me parece bien pedir una camiseta de una talla y que se regale otra igual pero más pequeña, ¿no? Y con suerte, el Peque con sus 3 añitos hará su carta a los Reyes y un quebradero de cabeza menos para mí y el resto de la familia 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 10:04

      ¡Eso es lo ideal! Que sean ellos mismos quienes hagan la lista de lo que necesitan o lo que les hace ilusión. Por el momento, nosotros tratamos de acertar con lo que le gustaría tener a mi bichilla, ya que ella no se pronuncia, y si la gente se ciñe al plan inicial quizás podamos contener el gasto y la ocupación de espacio en casa. Eso que dices de las tallas es mi día a día. Que la gente dice que me paso pidiendo pero luego a mí la niña no me cabe dentro. ¡Qué bien que vayáis así de adelantados en este tema!

  • Responder
    srajumbo
    4 octubre, 2015 at 18:11

    Yo lo he intentado sin éxito estos 3 años. Mas que nada porque siempre le regalan cosas que ya tenemos o que no usamos o que no son para su edad. O..también me ha pasado que me dicen que le compran una cosa y luego le compran otra , perdiendo así la ocasión de que eso que yo si quería lo compre otra persona. Vamos, aqui ni dios me hace caso cuando les digo lo que necesita o lo que le hace falta.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 10:11

      Este es mi primer intento con una lista y mi único temor por el momento es ese de que alguien que ya ha dicho que se compromete a comprar uno de los regalos, finalmente haga lo que le dé la ventolera y cambia de idea dejándonos sin él. Ya contaré dentro de unas semanas si el experimento ha funcionado o ha sido un fracaso total.

  • Responder
    Izaya (Una Mamá en la Cocina)
    14 octubre, 2015 at 23:23

    Desde que tengo niños,la lista es imprescindible….sin ser estricta como dices,pero orientando,pprque si no, ains omá…la que se lía…

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 octubre, 2015 at 12:03

      ¡Jajaja! Es que la gente a veces está muy poco acertada y es mejor guiarlos una mijita por el buen camino.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!