Opiniones

Mi hijo no se está quieto ¿de verdad mi bichilla es tan trasto?

mi niño no se está quieto

Ay, que yo no creía en lo de los niños de alta demanda hasta que vi uno de cerca. Y no, claramente mi bichilla no pertenece a ese grupo de criaturas. De hecho, yo siempre he dicho que si existen los bebés de alta demanda, mi churumbelita debería ser diagnosticada como de demanda baja, porque la criatura es fácil de entender, tiene unas necesidades básicas muy bien definidas y nada de complicaciones mentales ni una necesidad de atención constante. Es más, en todo caso tiene una independencia que me deja pasmada porque siempre ha sido así y aún no tiene ni dos años. Pero de un tiempo a esta parte, ando yo cavilando acerca de la famosa queja de “mi hijo no se está quieto”. Siempre he creído que eso es lo normal. Que los niños nacen nuevos, sin usar, y vienen con una energía de serie que ya iremos perdiendo a lo largo de la vida, pero que mientras son bebés o se adentran en la infancia tienen un movimiento y unas ganas de todo que a los adultos nos resulta muy cansado. Mi bichilla es un torbellino, y no deja nada por arrasar, pero nunca me había inquietado pensar que su comportamiento pudiera estar fuera de los normal. Entonces empezaron a llegar las comparaciones con otros churumbeles y la extrañeza de la gente que nos rodea al verla tan activa. Claro que a a veces preferiría que se quedara quietecita un rato, pero tampoco creo que la forma en la que actúa sea anormal. Y de tanto pensar he llegado a la conclusión de que los padres cada vez somos más comodones, o parimos siendo más viejos y con menos paciencia y queremos tener un bichillo que quede mono pero que se mueva menos que un gato de escayola. En fin, que yo he visto niños de esos quieto y paraditos, y no, eso sí que no es normal. Yo sí que me preocuparía si ahora que debe descubrir el mundo, mi bichilla se quedara mirando al vacío (o a la tablet, o a la pantalla que sea) como un pasmarote.

1. Mi hijo no se esta quieto mientras ve la tele. Oye, pues casi que mejor. Que sí, que todos hemos querido recurrir a las pantallitas para narcotizarlos un poco y poder ir al váter 5 minutos sin que te revuelva todos los cajones, ni se suba a la mesa para descalabrarse. Mi bichilla puede pasarse 5 minutos, o media hora mirando la tele. Pero de quietecita nada. Se sienta en su sillón; se resbala de él y se tumba en el suelo; se sienta en el nuestro; se acerca a la pantalla para tocar a los personajes; les pega si no les gusta; sale corriendo si se asusta con algo,;corre en círculos si hay música y se anima con el ritmo; trepa por encima del cabecero del sofá si el entusiasmo es máximo. Vamos, que desde luego para ella ver la tele no es una actividad precisamente sedentaria. Supongo que cuando sea algo mayor, y aumente su capacidad de concentración, se interesará más por los argumentos de películas y dibujos, pero ahora ella quiere colorines, ruido de fondo y espacio libre para ir y venir de la pantalla, no para quedarse atocinada delante de ella. Y esto no me preocupa.

2. Mi hijo no se está quieto para comer. Pues de un tiempo a esta parte, mi bichilla tampoco. Entre los 6 meses y el año y medio, ha comido estupendamente en la trona, ya fuesen purés, comida estándar en trozos o todo lo que se le pusiera por delante. Pero ya llevamos varios meses en los que sentarse no va con ella. Y come muchísimo. Sólo hay que dejarle la comida en trocitos a su alcance y dejarla ir y venir de sus libros, sus juguetes y sus cosas hacia el plato. Se lo comerá todo e incluso atacará nuestras raciones, pero como insistamos en que se quede sentada en la trona más de media hora, empieza el drama y ya ni comerá ni estará feliz y contenta. Yo no veo problema en bajarla de su asiento y dejarla gestionarse como buenamente quiera, sobre todo porque a su edad hay cosas sobre las que aún no podemos razonar. Y esto no me preocupa.

3. Mi hijo no se está quieto por la calle. ¡Alma de cántaro! ¿Tú qué quería, un niño o un marmolillo? Es que en la calle hay tantas cosas; coches, autobuses, gente, el parque, los escaparates de las tiendas, el ambiente de las terrazas y restaurantes. Y ojo, que con comida por delante mi bichilla suele llevar bastante bien lo de quedarse quieta y sin montar un espectáculos (como nos gusta a los adultos) en la mayoría de los casos. Pero hay situaciones y situaciones. Un ratito de relax callejero vale, pero si vamos a pasar el día de callejeo, de un lado para otro y rompiéndole sus rutinas diarias, lo de menos es que quiera salir corriendo escopeteada en cualquier dirección. Y desde que camina, lo de ir en el carrito también empieza a resistírsele. Y esto no me preocupa (aunque sea muy cansado).

4. Mi hijo no se está quieto desde que se levanta hasta que se acuesta. Este, este es mi caso. Mi bichilla se baja de la cama y se va a investigar con la casa a oscuras. Desde ese momento hasta que se acuesta por la noche, es un no parar de correr por los pasillos y habitaciones, buscando no sé qué cosas, porque ella parece que las ideas las tiene claras, aunque yo no sepa qué trama en cada momento. Y después del desayuno empieza a abrir cajones, desperdigar todo lo que encuentra en ellos y en los armarios por el suelo, trepar a sillas, mesas, sofá, váter y bidet saltar en la cama de matrimnio, abalanzarse sobre las ventanas para ver si pasan cochessssss. Y así, una vez y otra vez, todo el día en bucle. Disuadiéndola de lo que pueda ser peligroso y nada más.Y esto no me preocupa.

Y en estas andamos. No creo que sea una niña hiperactiva, porque miro la lista y no me cuadra casi nada. Pero me pregunto ¿cómo serán los mochuelos de los demás? Me dice la gente que no entiende cómo puedo seguir con este tipo de vaca-burra con lo que esta niña se mueve. Pues muy fácil: porque me fío de ella, le doy libertad y no la persigo para meterla en cintura. Mi madre dice que el año que viene me la van a devolver del colegio como siga así de inquieta, pero yo creo que le gustará el cambio, los compañeros las nuevas actividades. ¿Os quejáis mucho de esto de que vuestros bichillos no paran quietos? ¿Los comprendéis? ¿Preferiríais uno más pachorrón y con menos inquietudes? Calla, calla, que esto último hay días que me tienta mucho.

Esto te puede interesar

51 Comentarios

  • Responder
    Diana
    1 octubre, 2015 at 07:44

    “Meterla en cintura”. ¡Qué frase! jaja… Tu bichilla es una exploradora nada. Mara tampoco se queda atrás y como tú, intento darle toda la libertad del mundo para que descubra, explore… Menudo ritmo llevamos!

  • Responder
    La mama fa el que pot
    1 octubre, 2015 at 08:15

    Creo que tu hija es la mar de normal, es una niña curiosa y el mundo tiene cosas muy interesantes por descubrir, ya tendrá tiempo de ir cansada y estar quieta.
    Hay peques más o menos activos al igual que hay adultos que lo son y nadie se preocupa ni nos va diciendo como tenemos que hacer.
    Me imagino que a veces debe ser cansado seguir su ritmo y te gustaría que tuviera el botón de “off” pero todo tiene sus puntos positivos y los que lo son un poco menos.

  • Responder
    Marta
    1 octubre, 2015 at 08:37

    Los niños son inquietos por naturaleza, unos son más curiosos que otros, y se demuestra con el movimiento y que todo lo quieren ver, probar, tocar… Pero de ahí a que sea hiperactiva… Iría un trecho muy largo, déjala que investigue 😉

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    1 octubre, 2015 at 08:49

    Yo siempre he pensado que lo normal es que los niños sean inquietos y moviditos, si veo uno muy quieto me parece extraño… Pero después de dos años y medio como madre de un bicho AD, hay días en los que no me importaría que se estuviera quieto unos minutos al día. Esto es agotador! Soy un zombi, no soy persona, no me reconozco.

  • Responder
    La agenda de mamá
    1 octubre, 2015 at 08:53

    Tu niña es una niña como (casi) todas. No leíste nuestra anécdota de ayer con toda la casa empapelada con “carreteras” de papel higiénica en un triste minuto que me despisté porque estaba al teléfono? XD Pues eso!! A investigar! Yo me preocuparía más si no se moviera. Aunque doy fe que acabas el día agotada!

  • Responder
    Marigem
    1 octubre, 2015 at 08:55

    El mío pequeño era de los que no paraba ni un segundo. A veces vemos vídeos de cuando era peque y nos agota verlo, estaba todo todo todo el dia sin sentarse ni parar. Veía la tele jugando, bueno, no la veía, la escuchaba, yo los sacaba casi todo el tiempo a la calle y no paraba, de hecho buscaba sitios con prado y margen para que quemara energías.
    Nunca comía sentado, la trona sirvió solo hasta que empezó a andar. En el parque jamás se sentaba en los columpios, solo iba a lo de trepar, escalar y corretear.
    En la playa aguantaba un poco, muy poco más, jugando en la arena, aunque iba mil veces a la orilla a or agua para sus construcciones.
    Y cuando iba a deportes salía y mientras todos sus compis estaban agotados él me pedía ir al parque,jejeejej.
    Yo no creo que fuese de alta demanda, es que en mi familia somos todos bastante inquietos y eso debe ser genético. Lo bueno de los niños así es que nos mantienen en movimiento, los fines de semana siempre hice planes de movernos y eso pues es guay, nos íbamos a jugar al baloncesto, hacer rutas en bici, nadar o de monte.
    Un beso.

  • Responder
    La Hobbita
    1 octubre, 2015 at 09:22

    Yo creo que tu niña es muy normal. Al menos es parecida a mis sobrinos y a las hijas de mis amigas. Luego hay niños y niños. Uno de mis sobrinos se concentra mucho con las construcciones y le encanta el teatro, pero si le sueltas en el parque corre como el que más. Cuando la Habichuela esté con nosotros ya te iré contando con más conocimiento de causa :p

    Un abrazo 🙂

  • Responder
    anitasuperstarr
    1 octubre, 2015 at 09:35

    A mí me encanta tu bichilla, con esa carita de petardilla independiente y de déjame en paz que tiene.
    Y soy muy fan de que pegue a los personajes de la tele que no le gustan. Di que si, a más de uno le daba yo un mamporrazo y no siempre son de ficción… ejem!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    1 octubre, 2015 at 09:39

    Pues yo tengo a UNMF como un niño tranquilo, pero todos los que nos rodean, sobre todo personas mayores a las que ya les molesta hasta sus pestañas, dicen eso de “joer con el niño, que no para quieto”. Pero si no se mueve ahora, cuando lo va a hacer!!??

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    1 octubre, 2015 at 11:48

    En consulta me he encontrado a muchos padres de hijos ya mayores (18años o más) con problemas graves de salud mental y todas ellas sin excepción decían que de pequeños “eran muy buenos, los dejabas en el sofá y allí se quedaban” M es de lo tranquilos de movimiento pero porque lo que le gusta es hacer puzzles y Torres así que se suele quedar en el mismo sitio bastante rato. Esto en casa porque en la calle sí que se mueve más

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:08

      Oye, no es por desear el mal ajeno ni mucho menos, pero me tranquiliza saber que a la larga este tipo de comportamiento sí puede ser la causa de desarrollarse como un ser humano normal. Mi bichilla, delante de un libro, ha llegado a estar una hora completa sin moverse, pero ahora hay pocas cosas que le llamen tanto la atención.

  • Responder
    misuperbabycom
    1 octubre, 2015 at 12:23

    Creo que tu bichila tiene un comportamiento normal, a lo mejor es más inquieta y aventurera, pero es raro ver a un niño de su edad quieto y tranquilo durante mucho tiempo. Mi hija sí que es AD y si sólo fuera inquieta pues vale, como la mayoría de niños, pero es que hay más detrás de eso, es agotador y cuando te dicen pero porque le dejas hacer tal o cual cosa, les digo que pasen 30 minutos con ella y luego me cuenten. Mi hermana pasó dos semanas con nosotros y ya no me cuestiona nada jajaja.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:10

      ¡Jajaja! Yo no creo que mi bichilla sea de alta demanda ni de lejos. Inquieta y curiosona, sí mucho, y con una facilidad pasmosa para planear cosas descabelladas, como casi todos los niños vamos. De hecho, cuando mi madre se queda con ella porque yo tengo que ir sola a algún sitio, nunca se queja de que sea algo fuera de lo normal. Y ha criado a dos hijos y supongo que sabe de lo que habla.

  • Responder
    iera
    1 octubre, 2015 at 14:25

    Mi prince tiene casi 10 meses y está siguiendo paso a paso lo que nos cuentas sobre tu bichilla. Las mismas liadas y trastadas que has ido contando parece que estuvieran conectadas asi que en el fondo yo ya estoy un poco preparada xa lo que se me viene encima gracias a ti jejejeje. Xo eso si! No la cambio x un niño seta ni loca, son niños y tienen que moverse y descubrir el mundo y xa eso estan los turnos entre mi mario y yo xa cansarnos un poco menos

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:14

      ¿Un niño seta? ¡Jajajaja! Me ha gustado ese nombre. No lo había escuchado antes. Eso intentamos hacer nosotros. Por ejemplo, uno corre detrás de ella en la calle y otro va tranquilo con el carro. Uno le da la cena corriendo por el salón y otro aprovecha para una ducha más tranquila o para hacer tareas con menos estrés. Tiene sus cosillas, pero luego hace cantidad de cosas divertidas.

  • Responder
    Maria E.
    1 octubre, 2015 at 15:23

    En mi caso hemos tenido de las dos cosas. El peque ha sido un niño tranquilo que no armaba mucho jaleo, que se quedaba en la trona o el carro tranquilo y que lo podías llevar a cualquier lado o ponerle el iPad un ratito para tener paz. Y el gordi, con casi año y medio es un niño curioso, inquieto, tal cual describes a tu bichilla. Desde que se levanta hasta que se acuesta es un no parar!!! Por supuesto me agota y preferiría que estuviera un rato quieto y no siempre con peligro de descalabrarse pero al fin y al cabo es un niño y está descubriendo el mundo!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:22

      Así es como yo veo a mi bichilla. ¿Que a veces daría mi brazo derecho para que se sentara un ratito tranquilamente y saber que va a estar sana y salva durante unos minutos mientras yo hago lo que sea? No te diré que no. Pero por otro lado, tampoco creo que tanto movimiento sea nada del otro mundo ni signo de ningún tipo de problema en el futuro. ya se hará una adolescente vaga como los demás.

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    1 octubre, 2015 at 16:03

    Yo creo q somos más comodones. En un libro q no recuerdo cual, leí que antes un niño muy movido le decían “Este va para futbolista”. Ahota un niño nuy movido..hiperactivo. Que no se está quieto, falta de atención… La beba no para, se mueve mucho tiebe mucha energía. Pero también se concentra en juegos, actividades..no más de 15 min, que es una niña, pero tienen q tener de todo, calma y movimiento!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:26

      ¡Jajaja! Es que han cambiado muchas cosas en la crianza, pero el hecho de tener a los hijos cada vez más tarde creo que nos hace poco pacientes con esta faceta de nuestros churumbeles. Yo misma, s hubiese parido con 20 años, seguro que estaría más dispuesta a correr detrás de quien fuera necesario casi sin rechistar. Tampoco podemos pedirle esas concentraciones tan largas con la edad que tienen. Si incluso los adultos debemos hacer pausas para volvernos a concentrar, unos minutos a estas edades es todo un logro.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    1 octubre, 2015 at 16:28

    la gente es muy exagerada!!! cualquier cosa les parece movida, jajaja… Yo la verdad es que he notado mucha difrencia entre el primero y el segundo en eso, pero es que es normal!!! no e slo mismo vivir los dos primeros años de tu vida solito, que tener un hermano mayor que hace cosas que tú quieres hacer!!! Mira, aún hay gente que me recuerda cómo mis hermanos mellizos se subían a los semáforos…literal!!! mi madre nunca se estresó por eso!!!jajajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:28

      ¡Jajaja! Tu madre es un ejemplo a seguir. Si la gente ve a mi bichilla pasearse por los brazos y el cabecero del sofá ya pone el grito en el cielo… ¡la voy a sacar a la calle y la voy a arrimar a un semáforo a ver qué hace! O sea, que según tu opinión, el segundo facilita las cosas en este aspecto… ¡pues habrá que probar!

  • Responder
    correolacajitademusica
    1 octubre, 2015 at 17:15

    Yo siempre he pensado que es normal que los niños se muevan! Si no lo hacen ahora, cuándo lo van a hacer?? No creo que te la devuelvan, seguro que lo pasa fenomenal en el cole 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:29

      Esa es mi opinión: si ya hubiese nacido cansada pensaría que tendría algún mecanismo estropeado. Al final, siempre hay algo por lo que preocuparse.

  • Responder
    Merce
    1 octubre, 2015 at 17:33

    Que gracia me ha hecho lo de “corre en circulos si hay musica y se anima con el ritmo” me la imagino como un dibujo animado tipo correcaminos !!jajaja! La mia apunta maneras ya desde la tripa ¿será karateka? O le gustara bailar? Que ganas de saberlo!pero volviendo al tema siempre me la imagino inquieta y curiosa y será lo mas normal del mundo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:32

      Veo que en el fondo, la mayoría estamos de acuerdo es que no es un comportamiento preocupante. Lo que no entiendo es por qué en el mundo real, lo consideran el predecesor de todos los males que estarán por venir.

  • Responder
    princessandowlstories
    1 octubre, 2015 at 17:41

    jajajaja seguro que no te la devuelven no, que estamos acostumbrados a todo 😉 La mía es igual. Yo también me fio mucho de ella y, aunque creo que existen los AD y los TDAH (hiperactivos) creo que últimamente se ha puesto de moda y ni padres ni médicos filtran ya como se debería…

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:34

      Esa es otra. Mi propia madre trabajó un tiempo en una guardería y decía que a los niños más inquietos que los demás ya los etiquetaban directamente como hiperactivos, los obligaban a ir a sesiones con la psicóloga, y ella, a sus años, no los veía tan exageradamente movidos. Tampoco todos los adultos estamos apoltronados el día entero ni tenemos las mismas inquietudes. De verdad espero que no me la devuelvan.

  • Responder
    Maria Mivinailart
    1 octubre, 2015 at 21:01

    Mi enana aún es muy pequeña para decir nada sobre esto, pero mi sobrino… mi sobrino es un terremoto como tu bichilla. De hecho le llamamos bichito jajaja. Tampoco para quieto y saca toooodos sus juguetes al salón porque cada 10 minutos se cansa del que había sacado.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:37

      Mi bichilla primero parece que los desparrama todos y después elige con los que quiere jugar. El caso es tener toda la casa manga por hombro y en versión no Pinterest el día completo.

  • Responder
    Mama Puñetera
    1 octubre, 2015 at 21:46

    Jajajajaja yo quiero un poquito de calma de vez en cuando! No se si Valkiria llega a ser de alta demanda, pero que no para quieta ni un segundo, eso te lo aseguro! Lo que no ha sido nunca es demasiado independiente, le gusta tenerme controlada! Y juego muy poco rato sola. Yo creo que por eso se lo pasa tan bien en la guarde, porque le encanta estar rodeada de niños para jugar.
    Coincido contigo en que mejor un niño movido que un niño seta, ya habrá tiempo de volverse seta! Jajajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:41

      Claro, todos necesitamos un poquito de tranquilidad, al menos cuando duermen, porque con el colecho hay noches en las que ni siquiera entonces se queda un poco quietecita. A mi bichilla le gusta estar con otros niños. De echo, cuando hay otras criaturas alrededor sí que se entretiene con ellos y nosotros descansamos más, porque queda más controlada de forma natural. Por cierto ¡eres la segunda que me dice lo de los niños seta! ¿Todos los llamáis así menos yo?

      • Responder
        Mama Puñetera
        5 octubre, 2015 at 13:27

        Pues no se, puede que si, jajajaja… Yo lo de seta lo he dicho de siempre de la gente muy parada o que nunca sale de casa. Ahora lo aplico a los niños, jajajaja

  • Responder
    Daniela Jasso
    2 octubre, 2015 at 05:40

    ¡Hola! Dios, te endiento completamente. ¿Alguna vez revisaste las características de los niños con Altas Capacidades? Mi hijo es tal y como describes a la tuya, pero cuando lo pones a hacer una actividad que le apasiona la domina y no la deja hasta que le sale perfecta. Su defecto es que tiene mucha energía, tal y como tu nena, si no lo pongo a hacer algo que le interese y le tome tiempo se sube a los sillones y varias veces hemos parado al hospital por accidentes. Lo que dice tu mamá de la escuela nos sucedió, no es un niño grosero, pero sí muy inquieto, preguntón y ponía en jaque a las maestras. En fin, te deseo lo mejor sobre todo mucha paciencia, la verdad para mí saber que es de Altas Capacidades me sirvió para enfocarlo, sin embargo, sigue igual de inquieto que antes.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:44

      Con lo de la perfección hemos topado. A veces se frustra mucho, por ejemplo, si empieza a hacer una torre con piezas de construcción y no le queda bien derecha, o se le viene abajo antes de que haya podido colocar todas las piezas… ¡qué mosqueos coge! La verdad es que siempre la he visto como una niña normal, y no me he planteado lo de las altas capacidades, pero por echar un vistazo a las características no pierdo nada. y si encima logramos manejarla mejo ¡todo serán ventajas! Gracias por el consejo.

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    2 octubre, 2015 at 09:37

    La nuestra es similar, Lucía… Creo que tiene el equilibrio perfecto: no para en todo el día, inquieta, preguntona… Pero tiene su punto de independencia en algunos momentos, de jugar sola o hacer sus cosas a su manera (si la mamitis no le cruza los cables…) y tampoco es el trajín sofocante de los críos de alta demanda. De hecho, yo creo que lo que hacen las nuestras es lo más normal a esta edad… Pero vaya, muy radical tendría que ser un comportamiento, tanto por arriba (rollo hiperactivo) o por abajo (rollo niño-mueble), para que se me encendieran las alarmas… ¡Yo es que lo veo todo normal, chica…!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:48

      ¡Jajaja! Tú eres de los míos. O la pachorra nos puede, o somos unos inconscientes o esta falta de estrés nos hará dominar el mundo. Creo que la voy a seguir considerando normal.

  • Responder
    Sara
    2 octubre, 2015 at 11:09

    Las mías son movidas, y la pequeña especialmente, ¡pero creo que no llegan al nivel de la tuya! No se ponen a explorar la casa de noche, sino que caen fritas a las 9, y comen sentadas, pero esto último creo que también es porque ni en la guarde ni en el cole les dejan, y nosotros en casa tampoco, somos muy insistentes con eso de comer sentados y levantarse sólo cuando se ha acabado. Pero si les dejásemos comer de pie, yendo y viniendo, ¡seguro que les gustaría! jajaja.

    Yo creo que los niños por norma general, son inquietos, y apenas se sientan a lo largo del día, porque tienen mucha energía y curiosidad. Pero dentro de esto, hay muchos niveles. Hay niños que se pueden pasar todo el día corriendo literalmente y no caer hasta las 12 de la noche. Hay niños que sin incapaces de sentarse a hacer nada, ni siquiera dibujar 5 minutos, y otros que son capaces de estar hasta que consiguen hacer un puzle. Y todo esto es normal, es que cada uno tiene un caracter distinto.

    Un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 09:53

      Uy las 9 de la noche… Si podemos empezar a cenar a esa hora, nos damos por afortunados, aunque luego no se duerma hasta cerca de las 12. Mi bichilla comía sentada hasta hace muy poco tiempo, pero ahora es que es imposible No abre la boca y comienza a darse cabezazos y a simular espasmos como si estuviera poseída. Si la bajamos al suelo, todo el felicidad, y come a su ritmo… en fin, que yo espero que vuelva esa época de comer en plan civilizado y normal. Pocas actividades logran mantener a mi bichilla concentrada. Vaciar el lavavajillas es una de ellas ¡es una gran ayuda y no se cansa hasta que lo tiene todo colocado!

  • Responder
    Beatriz
    3 octubre, 2015 at 02:18

    El mío se mueve como la tuya y me encanta! Ahora tiene 27 meses y se ha tranquilizado un poco..a veces

  • Responder
    Arusca
    4 octubre, 2015 at 13:26

    Yo sí que prefería que mis hijos fueran algo más tranquilitos porque son tres y ¡ganan en número! Pero solo un ratito, la verdad. Mi abuela me dice que es así como deben ser los niños, de no parar quietos, y que pobrecito el que sí se está todo el día tranquilo y sentado. Y yo la creo.
    Además, yo siempre he dicho que mis hijos son muy trastos y que no paran en todo el día, pero que luego, para compensar supongo, es rozar la almohada y ya no hay niños en casa. Marmotillas totales, jejeje…

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 10:07

      Si lo dice una abuela propia ¡hay que hacerles caso que siempre tienen razón! Mira, mi bichilla se queda de momento en la fase de niña trasto de la noche a la mañana, porque cuando cae en la cama se sigue despertando varias veces durante el sueño, pero aún es muy pequeña. Espero que según vaya creciendo le salgan nuestros genes dormilones.

  • Responder
    srajumbo
    4 octubre, 2015 at 18:09

    Ya somos dos. El mío no para desde que se levanta, pero tampoco creo que sea hiperactivo,tan solo es…un niño jajaja. Cuando mi marido se queja de que no para,le digo que estanterías ya tenemos muchas. De todos modos este si que se entretiene ya con dibujos, pintando.. ya son 3 años y se nota que va parando a ratos jeje así que ten fe!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 octubre, 2015 at 10:09

      Y por lo que sé ¿no te lo han devuelto después de empezar el cole, no? Pes confiaré en que también habrá esperanza para mi bichilla.

  • Responder
    Gema
    5 octubre, 2015 at 16:00

    Mis niños (4 y 2 años) son muy movidos (yo creo que pocos niños no lo son, la verdad), pero es verdad que hay ciertas cosas que les tengo prohibidísimas, y entonces canalizan sus energías hacia otras, jajaja. Yo es que soy muy cuadriculada para algunas cosas, y por ejemplo tienen más que interiorizado que:
    – No se trepa por el sofá, el sofá es para sentarse o tumbarse, pero no trepar ni saltar.
    – Se come sentados, y hasta que todos los que estamos a la mesa hemos terminado (obviamente cuando estamos los cuatro en comidas normales, no cuando son comidas largas con amigos) Eso nos supone pasar las cenas entreteniéndolos con conversación, cuentos, y comer más o menos rapidito para que no se desesperen…pero es así en nuestra casa.
    – En la calle, salvo cuando lo digamos nosotros, se va de la mano. Yo para salir a la calle con ellos sola quiero ir tranquila, y no con el corazón en un puño de que los pille un coche. Así es que si las aceras son anchas, o veo que no hay peligro, vía libre, si no, de la mano.
    – Llegada una hora de la tarde, que en nuestra casa son las 8 aprox, toca baño, cena, y cama. Remolonean muchos días, pero ya tienen claro que es lo que hay. Y es que los míos, si no duermen bien y suficientes horas, al día siguiente están que no rigen, y nadie disfruta.

    ¡Esto y algunas cosillas más, es lo que nos hace sobrevivir con dos torbellinos en casa!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 octubre, 2015 at 09:38

      ¿Y con el de 2 años consigues que te obedezca en esto? A lo mejor, al tener el ejemplo del hermano mayor lo interioriza mejor. Porque mi bichilla (que aún no ha cumplido los 2) no obedece a nada de esto. Lo del sofá es casi lo que menos me importa pero en las horas de las comidas hemos pasado de estar sentados en la trona a hacer media comida sentada y el resto corriendo de un lado para otro. Es que de lo contrario entra en un bucle de llanto con el que acaba vomitando hasta lo que se había comido estando sentada. Y aquí comemos súper deprisa, pero ni por esas logramos hacer así la comida completa. Por la calle no tenemos problema en ir de la mano pero los horarios… sí, a una hora concreta se baña y se cena, pero de ahí a que se acueste es ella la que lo decide porque de lo contrarios nos pasamos 2 horas a oscuras en una habitación sin hacer nada, ni hablar entre nosotros, sólo esperando a que acabe de dormirse, a la misma hora a la que lo habría hecho de haberla dejado a su aire.
      Creo que si tenenms más churumbeles, igual me voy a tener que poner más estricta para manejarlos.

      • Responder
        Gema
        7 octubre, 2015 at 09:59

        Pues la verdad es que sí, que obedecen. A ver, que esto no es magia, que hay luchas de vez en cuando, y que es a base de muuuucha insistencia. Y de ceder nosotros también a veces, claro está. Pero yo creo que al final ellos lo interiorizan como rutinas, y no se cuestionan siquiera que sea de otra forma.
        Hubo una época por ejemplo con el mayor en que le dejábamos ver un 10 minutos los dibujos después de cenar si era temprano. Y ahí empezamos a ver que aumentaban las peleas para dejar de verlos e irse a la cama. ¿Qué hicimos? Pues ya no hay dibujos en general antes de la cama, de la cena vamos a lavarnos la manos, los dientes, y pipí, y a la cama. Lo hacen en modo “automático”, no sé si me explico.

        Con el tema de la hora de dormir, lo que tienen los míos es que como van acelerados, les cuesta relajarse para dormir, pero una vez que se tumban y se quedan quietos y callados, caen enseguida. Eso a veces nos supone que tardan media hora en dormirse, y otras dos minutos. Pero acaban dormidos más o menos temprano. Y ellos necesitan dormir para estar de buen humor y contentos al día siguiente. También ten en cuenta que van a cole y guarde, así es que a las 7.45 están en pie. Pero es que ahí cada niño es un mundo, igual tu bichilla no necesita esas horas de sueño, y por eso, por mucho que la acuestes temprano, no se duerme. Es que las necesidades de cada niño son tan distintas…

        Y a nosotros ese rato “a solas” y en tranquilidad desde las 9 hasta que nos acostamos, ¡nos sabe a gloria! Adoro estar con ellos, pero también estar con mi marido y descansar un poco en el sofá y ver pelis y cosas de mayores. jajaja.

        Un beso

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    5 octubre, 2015 at 16:12

    Con menos movimiento se apaña uno. Ya te lo digo yo 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 octubre, 2015 at 09:40

      ¡Jajaja! Desde luego, pero si es lo que hay, pues tampoco podemos atarla a una silla todo el día.

  • Responder
    Annabel Verneda
    6 octubre, 2015 at 15:33

    Tu hija es tu hija, o la bichilla, no le busques más etiquetas que esa 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 octubre, 2015 at 15:43

      Si es que lo de bichilla la está marcando ¡en qué momento se me ocurriría apodarla así!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.