Ocio y viajes

Viajar en autobús con niños

Como os he contado, este verano hemos batido el récord de desplazamientos en autobús durante nuestras vacaciones en Galicia. Frente al coche, la ventaja que le veo al autobús, y a cualquier otro transporte público, es que nos permite estar a los dos al cuidado de la niña, que no es poca cosa cuando los trayectos son de varias horas. El coche es más rápido, pero con la de veces que tenemos que parar en áreas de servicio para hacer cualquier cosa (pecho, comida, cambio de pañal, etc.) al final no nos sale rentable el invento. Mi bebé es una enamorada de los autobuses. Le chifla verlos desfilar por la calle y desde luego subirse a ellos. El mero hecho de estar dentro de un autobús, ya hace que se quede más quieta, que se embobe con el paisaje que ve pasar a través de la ventanilla y que se inquiete menos que cuando viaja en coche. En autobús hemos llegado a viajar incluso con la sillita de bebé, porque como ahora los modernos incluyen cinturón de seguridad, podemos instalarla sin problemas. Aunque lo más habitual es que simplemente vaya sentada en su asiento sin más. Hemos pasado el verano contando casas y coches, casas y coches, casas y coches y así, en bucle, durante montones de kilómetros. Hemos perdido nuestras pertenencias en un autobús entre O Grove y Sanxenxo por un despiste de este hombre y las hemos recuperado milagrosamente en el pueblo de al lado. Hemos viajado pudiendo recrearnos con el paisaje y sin preocuparnos por el tráfico, los atascos ni nada. Vamos que a lo tonto, la niña ha desarrollado una afición al autobús que cuando llegue la época escolar y todas las salidas con el colegio sean así ¡va a vivir pensando que anda de vacaciones de verano todo el tiempo! Aunque estas excursiones serán claramente diferentes a las que hacemos en familia.

1. Compañeros. Cuando ahora pasamos por la calle y vemos aparcados en la puerta de los colegios esos transportes de alquiler de autobuses para viajes escolares vemos cómo se quedan los padres tristones al pie del autocar, mientras los niños se desentienden rápidamente para subir a bordo con sus compañeros. Incluso cuando empiezan sus primeras excursiones con 3 años ¡van ellos con unos aires de adultos y suficiencia que te tumban de espalda! Como madre primeriza, a veces pienso que no llevaré nada bien esas primeras salidas, pero estoy convencida de que la niña las disfrutará mucho y que por mal que yo lo pase las primeras veces, no podré negarle esa experiencia.

2. Emociones. No es lo miso viajar con los padres que salir solos de excursión con los compañeros de colegio en autobús. Desde que empiezan a organizar el viaje, preparan lo que se van a llevar, montan en el autobús y salen a recorrer el mundo, a descubrir lugares, museos, y hacer actividades de lo más diverso… todo es un torrente de emociones, de cosas nuevas por vivir. Viajar abre la mente, culturiza y proporciona a los niños una cantidad de aprendizajes vividos en primera persona que perduran en la memoria.

3. Mis recuerdos. Cuando yo era pequeña tenía una compañera de clase a la que su madre traía a todas las excursiones en coche y que nunca disfrutó de esta experiencia. La pobre no se perdía un evento, pero siempre circulando detrás del autobús escolar y viendo cómo por la ventanilla los niños se reían de ella. Yo era una apretada de cuidado, e incluso llamaba a mi madre por teléfono cuando el autobús acababa de salir del colegio y había parado para repostar. Como de niños no tenemos conciencia del paso del tiempo… De hecho, es que mi hermano y yo íbamos al colegio y al instituto diariamente en autobús, porque nuestro pueblo estaba compuesto de urbanizaciones muy distantes entre sí y era un servicio indispensable para cubrir los trayectos. Y aquello era un disloque diario, incluyendo a un chófer que nos ponía las primeras canciones de los Mojinos Escozíos ¡lo que nos marcó esa época!

¿Os habéis planteado aluna vez cómo afrontan los niños los viajes en autobús? ¿Creéis que los disfrutan más o menos que en coche? Si viajáis en familia ¿os resultaría cómodo ir en autobús en vez de en coche? Desde luego en cuestión de precio, suele ser un transporte inmejorable.




Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.