Lactancia

Hablamos de lactancia materna y artificial con Hero Baby

lactancia materna y artificial hero baby

Se me ponen los pelos como escarpias cuando acudo a eventos patrocinados por marcas de alimentación infantil y sale a relucir el tema de la lactancia materna y artificial a base de leche de fórmula. Yo ya soy una activista pro teta declarada (vamos, con casi 2 años de lactancia a demanda a mis espaldas, o más bien a mis pechos). Y como tanta otra gente, siempre tengo reticencias acerca del tipo de promoción que estas empresas pueden hacer en contra de la lactancia. Pero parece que en estos tiempos modernos han ido recapacitando y saben que no hay nada, NADA, como la lactancia materna. Ni la leche de fórmula que ellos producen ni la de la competencia. En Hero Baby disponen de un comité asesor en temas de nutrición de bebés que es internacional, externo a la empresa y que asesora a otras marcas también acerca de lo mejor para los niños. En nuestra visita, una nutricionista de la fábrica de Hero en Murcia, nos estuvo ilustrando acerca de la lactancia materna, la artificial y los inicios de la alimentación complementaria. Sobre estos temas, yo tengo una idea más que formada y basada en mi propia experiencia, pero nunca está de más saber qué se cuece por ahí y qué historias son las que se propagan. Hoy os contaré algunos de los temas que surgieron en aquel debate, y a ver si estáis a favor o en contra de los argumentos de Hero Baby.

1. Durante el embarazo. La alimentación influye decisivamente en el desarrollo del bebé desde el inicio del embarazo. De ahí que sea muy importante que una futura madre tenga acceso a una alimentación completa y variada, sin muchas restricciones pero tampoco dada a los excesos con la excusa de que a tu churumbel le puede salir una mancha en forma de antojo o que tienes que comer por dos. Durante el embarazo los bebés disfrutan de inmunidad innata, la que les transfiere su propia madre. Al nacer deben adquirirla a través de la alimentación. Y durante los 6 primeros meses de vida, exclusivamente mediante la leche materna o la leche de fórmula.

2. Los meses de lactancia exclusiva. La leche materna es tan rica en grasas porque son esenciales para la formación del cerebro y el desarrollo cognitivo del bebé. La OMS recomienda que se amamante a los bebés de forma exclusiva durante los 6 primeros meses y con alimentación complementaria al menos hasta los 2 años. Luego cada una en su casa, o en el mismo hospital, decidirá si quiere dar el pecho o comenzar con la leche de fórmula. En ocasiones (poquísimas) la necesidad de la leche de fórmula es incuestionable por causas médicas, pero es más frecuente que haya madres que no quieren dar el pecho porque no va con su estilo de vida, porque se les hace pesado, les da vergüenza, les parece un atraso… En fin, que menos mal que para esos casos los bebés pueden disponer de la leche de fórmula, aunque nunca, jamás en la vida, durante este tiempo desde que se empezaron a fabricar la leche para biberones, la leche de fórmula ha podido estar a la altura de la leche materna. Esto es así, y ni siquiera un fabricante como Hero se atreve a negar la evidencia. Que sí, que muchos de nosotros nos hemos criado con biberones desde el primer día y aquí no ha pasado nada, pero no es ni lo mejor ni lo más aconsejable para criar pudiendo tener una teta a mano. Digamos que cuando un bebé nace, aún quedan cosas por formarse y por hacer en ese cuerpecito. Son muy dependientes de la inmunidad frente a enfermedades que les transmitimos las madres, y aunque se sigue investigando e intentando que la leche artificial tenga la misma composición y funcionalidad que la leche materna, el objetivo está aún muy lejos de lograrse, porque es un producto tan complejos que aún se desconocen algunos de sus compuestos. La leche materna es clave para prevenir la obesidad, la atopía en la piel, enfermedades cardiovasculares y cantidad de males más. La primera parte de la toma sirve para hidratar al lactante y la parte final es la rica en grasas y la que alimenta. La leche materna es el estándar de oro que las leche artificiales querrían imitar y varía su calidad constantemente. Incluso el grupo sanguíneo de la madre y el sexo del bebe influyen en la composición de la leche materna y claro, el bote de leche de fórmula no logra regularse de esta forma y los polvos son iguales para todas las criaturas.

lactancia materna y artificial her baby

Mirad lo estudiosa que voy a los eventos para apuntarlo todo, todo

3. La alimentación complementaria. Los padres tenemos gran culpa del exceso de azúcar en la alimentación de nuestros niños. Durante el primer año nos obsesionamos con la alimentación del bebé y en cuanto llega a esa edad nos olvidamos de todo. Lo que es sano no nos está “bueno” para el paladar de los adultos. Lo notamos soso, poco dulce, y por eso si probamos los alimentos infantiles envasados nos da la sensación de que a nuestros churumbeles no les gustarán. En casa debemos cocinar sin sal, ni azúcar, pero las autoridades sanitarias no van a venir a controlarnos y cada uno hace lo que le da la gana. En la actualidad, la industria de la alimentación infantil trata de reducir el contenido en azúcares de sus productos, aunque hay algunos naturalmente presentes, o que se liberan en el proceso de cocción, que de momento no se suelen eliminar. Pero todos los esfuerzos de innovación en este área van dirigidos hacia este objetivo.

4. Restricciones o cambios de hábitos sin sentido. La leche de soja y de almendras no se recomienda para los niños porque llevan componentes no adecuados para su dieta. En cualquier caso, si decidimos consumirla, hay que ser conscientes de que son bebidas completamente diferentes, aunque se llamen todos leche. Con propiedades que no tienen nada que ver. La semana pasada escribió Marujismo un post muy interesante sobre este asunto de la demonización de la leche. El gluten es muy importante en la dieta de cualquier bebé. Si no es celíaco no hay que eliminarlo de su alimentación. El 90% de las reacciones alérgicas a la fruta en los bebés se dan por comer la piel. Si se pelan no suele haber problemas y podemos darle una dieta variadísima. Las legumbres son las grandes olvidadas en la alimentación complementaria y son esenciales para los bebés. Si al empezar con la alimentación complementaria el bebé rechaza una fruta o cualquier otro alimento, no es que no le guste, es que no la conoce. Frente al pánico por iniciar la alimentación mediante el Baby Led Weaning, nos informaron de que no podemos entrar en pánico y seguir con triturados para siempre. Como mucho a los 10 meses hay que permitir jugar a los bebés con alimentos de todas las texturas, cocinados de formas diferentes y en todos los tamaños.

¿Qué os parecen los consejos de nutrición infantil que nos dieron en Hero Baby? ¿Sensatos? ¿Una locura? ¡Que empiece el debate!

Esto te puede interesar

28 Comentarios

  • Responder
    lamamadealvaro
    21 octubre, 2015 at 07:57

    Bueno, pues por aquí hay otra a favor de la teta. Llevo mas de tres años con la teta a cuestas y los últimos días en tándem, qué te voy a decir yo de que leche es mejor…
    En cuanto a la alimentación complementaria nosotros empezamos desde los 7 meses con un BWL a nuestra medida y pienso repetirlo con el segundo. Álvaro come de casi todo y sin alergias ni problemas. Algunos dicen que he tenido suerte. Yo creo que la clave está en la educación alimentaria adecuada.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 14:35

      La lactancia en tándem ¡eso sí que me da respeto! Además de que conozco pocas experiencias en ese terreno. Respecto a la alimentación complementaria, que es donde metemos la patita con más frecuencia, hablaré en próximos días ¡es que tengo la agenda atascada!

  • Responder
    Lápiz Pluma
    21 octubre, 2015 at 08:18

    Has dado en el clavo al decir que muchas veces somos los dultos los que creemos que algo no estará rico y el nonno no lo querra, y eso sólo porque para nosotros está soso, el color no es “bonito” o no tiene “suficiente azúcar”.
    Yo desde que dejé de comer de manera habitual patatas de bolsa, además de cocinar más bien soso para los estándares convencionales, hay muchas cosas poco sanas, como patatas, chips de bolsa etc. que ya no puedo comer porque me saben a veneno.

    Todo es cuestión de acostumbrarse.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 14:37

      Claro, es que si nosotros nos hubiésemos acostumbrado a comer cosas menos dulces o a cocinar sin sal ¡todo lo degustaríamos con el paladar de un bebé! Mira, a mí me gusta mucho la comida salada y sabrosa, pero te reconozco que hay bolsas de patatas fritas en las que necesito dos litros de agua para pasar unas cuantas ¡es una exageración! Y como dice mi madre, lo soso siempre tiene arreglo, pero como nos pasemos con la sal…

  • Responder
    Catalina de Mamatambiensabe
    21 octubre, 2015 at 09:39

    Lucía pues me encanta leer este tipo de cosas! Ver que hay un cambio de orientación entre los responsables de la industrialización alimentaria infantil es todo un logro hacia una infancia más sana y mejor criada (que nosotros).

    Lo vimos en PULEVA el año pasado, y me complace ver que en Hero lo tengan también así de claro, pero cuando salen a la calle con sus mensajes publicitarios esto queda en la trastienda o en buenas intenciones, y les pasa en general a todas las marcas… Y ahí es cuando defensoras de la LM y el BLW entramos en conflicto.

    Si las marcas lo saben, deben ajustar sus comunicaciones para informarlo, eso sería lo ético y lo justo, por el bien de todos.

    Gran post! Comparto.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 14:40

      Sí, ellos están muy mentalizados y no tratan de ocultar la relevancia de la lactancia ni de meter su leche en polvo por los ojos. La estrategia que plantean es la de ser una alternativa cuando por el motivo que sea, un bebé debe ser alimentado de esta forma. Es cierto que la publicidad se les va de las manos. Que si a partir de los 4 meses ya pueden comer tal cosa, y que a partir de los 6 ahí está la leche de continuación… Vamos, que queda trabajo por hacer, pero al menos parece que tienen buenas intenciones para avanzar en este sentido. A ver si de verdad unifican criterios en todos sus departamentos y no lanzan mensajes contradictorios en depende qué foros.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    21 octubre, 2015 at 09:48

    Me parece interesantísimo el post de hoy!!! Bueno ya sabes que yo soy proteta hasta la muerte…(me queda poco la verdad pa doblar la oreja como siguamos a este ritmo), y a partir de ahí hemos intentado llevar a cabo una alimentación muy sana para UNMF, el come de todo, no tiene alergias, le cuesta probar las cosas pero va a su ritmo. Eso sí el BLW ufffff qué miedo!!! es ahora y me da pánico verle comer ciertas cosas!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 14:41

      Lo de la neofobia (el pánico a las cosas nuevas) nos han dicho que es muy frecuente en los niños. En casi todos. Por lo que ya puedes estar contenta de que UBMF sea buen comedor. Yo nunca tuve miedo al BLW, y aunque al final optamos por un método mixto, no hemos pasado por ningún episodio de terror.

  • Responder
    Susana
    21 octubre, 2015 at 10:45

    ¡Estoy de acuerdo en todo! Hay que darles de comer sano y variado. Y no restringirles alimentos, siempre que no haya alergias.
    De todos modos, yo no soy partidaria ni de BLW puro ni de que el pequeñajo no pruebe casi ni el pan hasta que no tenga un año. Para mi el método mixto es lo mejor para que coman buena cantidad de los nutrientes que necesitan, y que son tan necesarios especialmente cuando son pequeños!

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 14:49

      En ese sistema de mezclas andamos nosotros. Comida triturada y cada vez más en trozos. Y creo que mi bichilla es buena comedora, aunque claro que tiene sus días de rebeldía en los que se niega a abrir la boca, pero en el turno siguiente devora lo que se le pone por delante y lo que ella misma rebusca por ahí.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    21 octubre, 2015 at 10:59

    Curioso lo de que nos obsesionamos con la dieta del bebé hasta el año y luego nos olvidamos…más o menos coincide cuando el pediatra deja de preguntar tanto por la comida y ya no hay pautas de alimentación por su parte. En realidad, creo que la preocupación no sería necesaria en ningún momento si todos comiésemos de una manera más o menos saludable. Si yo como de una forma, mi hijo acabará comiendo lo mismo que yo (más o menos) de forma natural.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 14:53

      La idea de la imitación siempre está en los argumentos de los expertos, aunque también existen casos de niños más problemáticos. Yo reconozco que la hora de la comida nunca me ha supuesto un drama porque como aún seguimos con la lactancia siempre he pensado que al menos algo importante se mete esta niña en el cuerpo varias veces al día. Y eso me ha hecho relajarme y no poner el grito en el cielo si come menos cantidad de la que yo creería adecuada o si se salta una comida.

  • Responder
    El día que llegaste
    21 octubre, 2015 at 12:09

    Muy buena la entrada de hoy! Yo soy pro-teta! Donde esté la leche materna, no hay nada! Si no se puede, o por lo que sea te tienes que criar con biberón, muy bien, muchas de nosotras nos hemos criado con biberones, pero si tienes una teta a mano, no hay comparación, desde mi punto de vista, previene muchas enfermedades y desajustes.
    En cuanto a la alimentación, Pequeño G come todo lo que le vamos introduciendo, siempre cocinado sin sal y con poco aceite. Es importante fijarse en la alimentación, pero no sólo de los más pequeños, de todooos! Somos lo que comemos!!
    Besitos! Gracias por compartir!

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 14:55

      Es que pese a la gran cantidad de estudios e información que existe hoy a favor de la lactancia materna, muchas de ellas fracasan o incluso nunca llegan a iniciarse, porque la cultura de la leche de fórmula sigue estando muy arraigada en nuestro país. Pero ya veis que hasta los fabricantes reconocen abiertamente que el camino para que ambos alimentos puedan equipararse es largo, y la leche materna sigue yendo muy por delante de la artificial.
      La alimentación de toda la familia, si es buena, es una gran ayuda para que los pequeños se fijen en nosotros y veas como algo normal comer de forma variada. Y esta sí que es mi asignatura pendiente, por eso ando estirando tanto la lactancia.

  • Responder
    mamirecientecuenta
    21 octubre, 2015 at 15:50

    Hola!
    Otra loca de la teta en la sala 😛
    Le di teti a la peque exclusiva hasta los 5 meses y medio, porque tuve que empezar a trabajar y la niña decidió que si mami no estaba en casa, la leche no la quería, fuera en vaso o en biberón. Así que empezamos con la fruta. La fruta si es potito de hero baby natur: plátano, mandarina y pera williams, no hay problema. Se lo zampa con los ojos cerrados, incluso otro que lleva galleta también. Si le doy otro no lo quiere, si le hago papilla en casa (de fruta) no la quiere, así que trozos. Lo demás es todo natural. Tiene 15 meses, pero siempre que le doy algo es sin azúcar (yogurt natural sin azúcar y no le pongo), sin sal, nada de nada (lo bueno de que a nosotros no nos guste la sal).
    La leche materna sigue su curso. Ella no quiere otra cosa que no sea su teti por la noche y aunque cena tortilla o huevo duro o un poco de sopa, no hay manera de quitarle su teti. Y es que la lactancia al principio es dura, pero para nosotras, ha sido todo un acierto. Ella está contenta y yo encantada.
    Ella siempre que mami no está come de todo. Pero justo hace un mes, le dio alergia con la papilla, que yo misma le había hecho, de merluza. Algo extraño. Por lo demás, le da igual lo que sea, tu se lo ofreces, ella lo coge y aunque dice que no, se lo come!! jejeje.

    Saludos

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 15:00

      Mi bichilla dejó de querer la leche extraída con un año. Ni en biberón, ni en vaso, ni con cuchara. Ya solo la quiere si sale de la teta pero a esas alturas ya no tuve que recurrir a la leche de fórmula, y sí consume leche de vaca normal. La mía no le hace ascos a ningún potito de ninguna marca ni de ninguna combinación de sabores ¡es un pozo sin fondo! Si no usáis sal, ya tenéis mucho avanzado en el tema de la dieta. Yo debería desacostumbrame, pero al menos no la uso para cocinar para la niña. Lo cual es casi un crimen, porque con lo mal que me salen los platos y encima sosos ¡es que no me extraña que cuando mi criatura ve un potito o un plato de comida de mi madre se vuelva loca!
      Mis inicios también fueron complicados, pero a día de hoy, repetiría con la lactancia sin dudar. Como en tu caso, es más demandante si me tiene cerca y se olvida del pecho si no estoy, aunque sigue ayudándola a dormir y a relajarse.

  • Responder
    marigem
    21 octubre, 2015 at 16:23

    Yo soy prolactancia materna absoluta pero matizo que la alimentación debería ser cuidadosa siempre. Conozco muchos casos de mamis que han cuidado mucho la alimentación de sus bebés y a partir de los dos o tres años no vigilan nada, les dan grasas saturadas por un tubo, bollerías, gusanitos, precocinados.¿Es que un niño ya no tiene necesidades después de la primera infancia?
    Yo he intentado acostumbrarlos a comer con poco azúcar, poca sal, aceite de oliva, fruta y verdura, vamos comida sana dentro de lo posible, aunque de vez en cuando vayan de cumple o coman chuches en el cole, que son niños(los míos ya no pero han sido) y las papillas y los purés caseros.
    Me ha gustado mucho como explicas las cosas,lo de los cambios de hábito es tan complejo, hemos demonizado muchos alimentos y en esto de las comidas hay modas, intereses y muchas “mafias”, pero creo que con un poco de sentido común podemos criar hijos sanos sin complicarnos demasiado. Lactancia materna y alimentos variados y lo más naturales y menos procesados posibles, yo creo que con eso más o menos acertamos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 15:08

      Justo ese es el error más habitual. Que la gente se obsesiona con el primer año y en cuanto sopla la vela y se atiborra de tarta en esa primera celebración ya se abre la veda para saltarse la dieta equilibrada. Y esto no puede ser. Ni tienen que vivir en una condena restrictiva ni tener acceso para abusar de alimentos poco saludables. Claro que en fiestas y ocasiones especiales todos nos excedemos un poco, pero no por eso vamos a darnos los mismos banquetes en casa de lunes a domingo.
      Al final, los expertos recomiendan volver a los orígenes de la dieta mediterránea, huyendo de los precocinados y como dices, elaborando platos sencillos y que se consuman de una forma poco elaborada y más natural. Y la teoría, quien más y quien menos, la tenemos muy presente, pero en la práctica ¡ay, eso ya es otra historia!

  • Responder
    Maria Mivinailart
    22 octubre, 2015 at 01:01

    Me parece una información muy buena y llena de mucha razón.
    Es cierto que la gran mayoría no habremos criado con biberones y leche de fórmula y que con los alos ésta habrá mejorado, pero no es la mejor.
    Yo me decidí a dar el pecho porque sabia que era lo mejor para mi hija, seguiré haciéndolo todo lo que pueda.
    Y de la alimentación complementaria ahi estoy más perdida y la verdad es que me da bastante respeto el metodo BLW… ya veremos, aún tengo tiempo de meditarlo y valorarlo jejeje. Igual una opción mixta?!

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 15:14

      Yo me lancé a lo loco el primer día de BLW pero tuve que pasar al método mixto, no por miedo, sino por la paz espiritual de su padre y la ansiedad de la niña, que quería zampar en cantidad y con los trozos no se manejaba, porque aún no tenía ni un diente. Tú no te estreses. Si no te sientes cómoda con este método, o con los purés o con lo que sea, al menos piensa que si sigues con la lactancia podrás pasar por esta etapa de una forma más relajada.

  • Responder
    Diario de una mami
    22 octubre, 2015 at 01:21

    Muy interesante, sí señor. Tú sigue de eventos y apuntando todo para contárnoslo. Y sí, viva la teta. Llevamos 2 años de lactancia y seguiremos hasta que el cuerpo aguante o las circunstancias manden. 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 octubre, 2015 at 15:17

      ¡Jajaja! Sí, todo lo útil que aprendo trato de plasmarlo aquí, aunque a veces haya un choque de opiniones por formas diferentes de crianza.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    22 octubre, 2015 at 14:46

    A mí me sigue sorprendiendo lo del BLW a medias…pero es que hay alguien que cuando un bebé empieza a tener dientecitos, o pasa de los 8 meses, no les da a probar cositas??? otra cosa es que muchas tiremos de purés mucho tiempo porque lo veamos más completo de cara a nutrientes, pero luego les damos otras cosas de vez en cuando… No sé porqué tanta vuelta con este tema, jajaja…
    Yo no dudo de que que la leche materna sea lo mejor, vamos, es una evidencia pero mi pregunta es…hasta cuándo??? creo que lo hablamos el otro día en el blogtrip…Es decir, si un niño de dos años, por ejemplo, come absolutamente de todo, lo mismo que un adulto (obviamente en menores cantidades)… por qué seguir dando leche materna más allá??? porque si es buena con dos años, lo será con 7 años, o con 10…. ésa es una cosa que siempre me he preguntado! Por que el sistema inmunológico está siempre desarrollándose…

    • Responder
      Planeando ser padres
      26 octubre, 2015 at 16:40

      Los hay, los hay. Hay pediatras a los que les llevan niños de 2 y 3 años que prácticamente siguen viviendo a base de purés, porque a todo lo sólido les hacen ascos. Normal, no lo han probado, no se han familiarizado con otras textura y a cierta edad, de golpe y porrazo les han quitado sus papillas para metérselo todo entero y de golpe. Yo sigo con los purés para las verduras, porque además de más rápidos es que mi bichilla no las quiere de otra forma, pero el resto de los alimentos se los come como los humanos normales. Pues ya sabes que el otro día te lo solucionaron: la leche materna siempre va a segur teniendo sus propiedades, siendo un buen alimento y ayudando a las defensas de los niños. Por eso ¿por qué hay que pasar al yogur o la leche de vaca? Que sí, que a casi todos los niños les suelen gustar estos alimentos, pero la leche materna es más completa y si tanto la madre como la criatura están de acuerdo en continuar con ella ¡bienvenida sea! Claro, buena lo es siempre. Lo que pasa es que a esas edades los niños ya se han despegado bastante de nosotras como para seguir demandándola.

  • Responder
    Segundos Pasos
    22 octubre, 2015 at 15:17

    pues la verdad es que hablando de estos temas siempre hay un buen debate detrás… yo soy proteta, ya llevamos 20 meses de teti teti teti y reconozco que estoy cansada, sobre todo por las noches es agotador y eso, lo arrastro todo el día. Mi marido piensa que la teta no le hace nada que no es más que una “necesidad” que le he creado, yo me estoy formando como asesora para entender mejor como va todo y considero que si que sigue aportando pero es que no paro de leer y leer y al final, una ya no sabe ni que pensar!

    • Responder
      Planeando ser padres
      26 octubre, 2015 at 16:36

      Pues que sepas que en un encuentro con pediatras y expertos en nutrición infantil al que he acudido hace unas semanas dijeron claramente que la teta siempre alimenta, independientemente de la edad que tenga el niño. Cuanto mayor sea, más alimentación complementaria requerirá, pero la lactancia no deja de tener sus propiedades y su alimento. Es más, si ingieren suficiente cantidad de leche materna al día, no tendrían por qué tomar ningún otro producto lácteo.

  • Responder
    correolacajitademusica
    22 octubre, 2015 at 17:53

    Muy interesante toda la información! La verdad es que es una alegría ver como las marcas qu evenden alimentos infantiles también apuestan por la lactancia materna 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      26 octubre, 2015 at 16:33

      Creo que se han ido concienciando poco a poco y no vale de nada engañar a los clientes. Ya consumiremos otros productos o tendrán a compradores entre quienes usen leche de fórmula, pero sin ocultar la verdad.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!