Lactancia

Mi lactancia (XVII) Crisis de lactancia de los 2 años ¿es una broma?

crisis de lactancia de los 2 años

Definitivamente, hemos llegado a un punto que en estos tiempos no es frecuente alcanzar y mi bichilla y yo nos hemos plantado en sus 2 años de lactancia (por cierto, que justo hoy es su cumpleaños, por lo que la fecha no es aproximada sino bien exacta) como quien no quiere la cosa. Con sus momentillos duros pero sobre todo con un agradecimiento eterno por habernos facilitado este camino de la crianza y habernos permitidos llegar hasta aquí de una forma bastante llevadera y sencilla. Cuando os hablé de la teta en verano, ya os dije que mi churumbelita andaba más demandante de la cuenta, algo que yo achaqué al calor, a los cambios por las vacaciones y la pérdida de horarios para hacer las comidas. Pero claro ¿quién se acuerda ya de las vacaciones de verano? ¡Nadie! Si a estas alturas del año pareciera que no hubiesen existido nunca. Total, que llegó el otoño y la cosa empeoró. Nada grave, pero me he dado cuenta de que realmente hemos atravesado una de esas no tan famosas crisis de lactancia de los 2 años. Y es que ni en los cursos de preparto ni en el grupo de crianza nos explicaron detalles sobre lo que puede ocurrir cuando la teta se perpetúa más allá de los 6 meses. Cuando te plantas en medio de este brote de crecimiento, lo primero que piensas es que a tu criatura le tiene que pasar algo malo, o peor ¡que estáis teniendo una regresión! Y eso sí que no ¿eh? Que yo hago todo lo posible por respetar sus ritmos, pero por favor mochuela mía, al menos que vayas pasito a paso hacia adelante. Total, que a día de hoy sé que hemos pasado por la crisis de lactancia de los 2 años por estos motivos.

1. Teta a demanda ¡pero sin parar! Casi igualito que cuando estaba recién nacida, con la diferencia de que entonces las tomas duraban 45 minutos y ahora sólo un par, pero ha sido un ir y venir contante de sus juguetes a la teta, de la tele a la teta, y hasta del vaso de leche del desayuno a la teta. Vamos, que lo mismo masticaba un trozo de carne que al segundo siguiente daba un chupetón a la teta. Y así todo el día, porque todo el día me tiene a mano, claro. En casa yo voy bien preparada con mi ropaje accesible, y la verdad es que veía raro tanto arrejuntamiento con la teta, pero tampoco me ha parecido una situación insoportable. Claro que he exclamado más de una vez “¡otra vez tetis!”. Y claro que mi madre iba detrás de la niña diciéndole “más teta ahora no, que ya eres muy grande para teta”, pero nada dramático ni insalvable. Además, que a esta niña las quejas ajenas le deben resbalar bastante, porque como se le meta lo de alcanzar la teta entre ceja y ceja, lo va a conseguir hasta en contra de mi voluntad.

2. Una grieta. ¡Para morirse vamos! ¡Yo ya ni me acordaba de lo que dolía esto! No sé si por la faena que se me ha acumulado en esta zona durante estas semanas, o porque no he vigilado tanto la postura como cuando estaba en los inicios de la lactancia y me hacía tanto daño, o porque con eso de maltratarme la teta contraria con pellizcos y arañazos mientras chupa de la otra me había hecho una heridita. Pero cuando la vi ¡qué pedazo de surco! No era una grieta pequeñita y dolorosa sino un hoyo reseco al que se le estaba descamando la piel por los alrededores, profundo y hasta con una costra algo sanguinolenta bajo el pezón. Hasta se me pasó por la cabeza lo de volver a la pezonera, pero primero probé con mi adorado Purelan de Medela y tras una semanita intentando dar más tomas del pecho sano que de este, la cosa estuvo solucionada. ¡Qué descanso!

3. Superación de golpe y porrazo. Cuando por fin se había curado la grieta hemos pasado unos días en los que mi bichilla sólo se ha acordado de la teta para dormir. ¡Y por la noche! Ni siquiera la siesta. E incluso en la toma nocturna, ha preferido quedarse tumbada conmigo en la cama, pero sin ni siquiera chupar. Vamos ¡increíble! Y eso que también en esta última fase de la crisis hemos tenido una ruptura en las rutinas, hemos dormido varios días fuera de casa y yo veía que teníamos todas las papeletas para que este bache no fuese superado. Pero sí, tan repentinamente como vino, el brote de crecimiento desapareció. Eso sí, creo que ha sido la crisis más larga que hemos vivido en estos dos años, aunque por suerte no la más dolorosa.

Otras mamás bloggers que han pasado por esto son Marujismo y La agenda de mamá, por si os sirven los detalles de sus experiencias. Vosotras ¿llegasteis con vuestra lactancia hasta aquí? ¿Y notasteis la crisis de lactancia de los 2 años?

Esto te puede interesar

48 Comentarios

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    17 noviembre, 2015 at 07:18

    Yo he tenido varias, pero no recuerdo si hubo una justo a los dos años. Un rollo. Menos mal que se van solucionando con algo de ayuda.

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 noviembre, 2015 at 15:53

      ¡Ay ayuda!Yo me las tengo que ventilar siempre sola, porque aquí no hacen más que decirme que cómo sigo con la teta con la niña tan grande.

  • Responder
    Esmeralda
    17 noviembre, 2015 at 07:31

    Ojalá!!!A mi me hubiera gustado seguir sin fecha final pero mi hija a los 14 meses empezó a pasar de la teti y por más que yo insistí y le ofrecía ,ella apenas succionaba un par de veces y por compromiso (eso parecía jaja).Así que nada ,tuve que dejarlo y no me pidió ni un sólo día,ya me hubiera gustado a mi…La verdad es que hasta entonces la cosa se dio bien,sin problemas ni crisis y no sé porqué la dejó sin más,lo mismo porque come muuuuuy bien y de todo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 noviembre, 2015 at 15:55

      ¡Jajaja! Por compromiso, qué detalle por su parte. Oye, yo estoy agusto con mi situación porque ha venido así, pero si mi bichilla hubiera decidido destetarse antes ¡yo feliz de la vida! A la fuerza no lo quiero hacer, pero si surge de ella, cuando quiera yo estoy dispuesta a tomarme un descanso. Esta come casi como un adulto, pero aún así, la teta no la suelta. Cada uno acaba haciendo con nosotras lo que le da la gana.

      • Responder
        Esmeralda
        17 noviembre, 2015 at 19:16

        Si si es que succionaba un par de veces y ya pasaba así que dije hasta aquí.Cómo bien dices no vas a obligar pero da muchisima pena.

        • Responder
          Planeando ser padres
          19 noviembre, 2015 at 14:00

          Nada, yo no soy de obligar, ni para alargarla en el tiempo ni para acortarla por gusto. A ver cuánto dura a su aire.

  • Responder
    Anna
    17 noviembre, 2015 at 07:59

    Me veo reflejada en tu historia ya que mi bichilla y una servidora llevamos en esto de la lactancia ya 27 meses con nuestros más y nuestros menos y claro inmersas en una crisis horrible nada que ver con las anteriores, ya estamos gracias saliendo de ella he de decir que cuesta mucho al menos para mi pero es cuestión de paciencia aunque no voy a negar que muchas veces sobre todo por la noche le tuve que negar el darsela porque era toda la noche enganchada con la consiguiente perreta y con mucho dolor en el corazon pero esto es cuestión de dos y lo bueno es que con esta edad se lo explicas diciendo que mama y las tetis tienen que dormir y descansar y aunque al principio no le gustaba la idea fue cediendo poco a poco tambien lo intentamos con papa pero a nosotros no nos funcionó que fuese él a calmarla incluso se ponia más enfadada y lo que tambièn nos ayudo mucho fue dejarla,por primera vez ,a dormir con la abuela todo un fin de semana, a mi me sirvio para dormir toda la noche que placer,jeje y a ella aunque lo paso un poquito mal sabia que mami no estaba y tenia que dormir sin su teti como dice ella por el dia me resulto más facil pues se entretiene con cualquier cosa,canción o dibujos pues ahora estamos en el punto que ya para dormir no la pide y ni siquiera si se despierta de madrugada y por el dia una o dos veces asi que yo creo que la crisis está superda y el destete cerca mientras tanto a disfrutar de esos momentos mágicos en la teti.

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 noviembre, 2015 at 16:01

      Para mí esta ha sido la crisis menos dolorosa pero la más larga y difícil de gestionar. Como dices, hemos pasado noches en las que no se ha sacado la teta de la boca ni un segundo, por lo que mi incomodidad para dormir todo el rato sobre el mismo lado, el desgaste de la teta y la aparición de la grieta no han hecho más que agravar el asunto. Negársela no se la niego, aunque a veces trato de distraerla con otra cosa. Esto de día, porque de noche no tengo yo el ánimo para ponerme a dialogar con ella ni buscar otros entretenimientos. Que se enganche a la teta lo que quiera, así esté viendo yo las estrellas.

      Con 27 meses seguro que os entendéis menor pero la mía cumple hoy 2 años y te aseguro que cuando le digo que tengo pupa o que me hace daño le da exactamente igual. Y eso que el concepto del dolor sobre ella misma lo tiene bien clarito, pero debe pensar que los demás ni sentimos ni padecemos. Cuando he faltado una noche en casa, ella sí se duerme estupendamente con cualquiera. No echa de menos la teta. El problema surge cuando hay un despertar nocturno, porque con la teta se duerme en un segundo y sin ella tienen que pasearla durante una hora, de ahí que no hagamos más experimentos habitualmente. Ahora estamos en esa fase de poca demanda de día y un par de veces de noche ¿será el destete de verdad?

  • Responder
    Mami esto esta chuli
    17 noviembre, 2015 at 08:00

    Pequeprincipe la dejo solo. Se fue soltando y soltando hasta que no hizo el menor intento de volver. Fue antes de los dos años. Felicidades a bichilla!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 noviembre, 2015 at 16:04

      Eso quiero yo que suceda, pero no la veo por la labor de dejarla,por lo menos de momento.

  • Responder
    Diana
    17 noviembre, 2015 at 08:32

    Por aquí parece que a ratos volvemos al verano… Ains… De verdad, llevamos una vida paralela!! Paso lo mismo exactamente que tú, incluidas las heridas. Yo también me pongo Purelan pero ese momento en el que va a mamar es terrible. Mucho ánimo, Lucía.Y gracias por la mención 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 noviembre, 2015 at 16:05

      ¡De nada! Si es que cuando leí tu post estaba pasando por todo el meollo de la crisis, con mi grieta y todo, y ya no sabía si sería una fase o el fin por el dolor. Pero no, parece que ha sido otra etapa más. ¿Nos quedará alguna más que superar?

  • Responder
    Minimar Bcn (@minimarbcn)
    17 noviembre, 2015 at 10:14

    Muchísimas felicidades para la bichilla!!! Y a ti Lucía por estos dos años de lactancia. Esperamos las fotos del cumple!! Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 noviembre, 2015 at 16:06

      ¡Jajaja! Menos mal que no has icho que esperas las fotos de la lactancia a estas edades. Prepararé post sobre el cumpleaños lo antes posible.

      • Responder
        Minimar Bcn (@minimarbcn)
        18 noviembre, 2015 at 15:14

        Jajajaja, no estoy especialmente interesada en ver tetas ajenas, me interesa más el post del cumple que a mi me toca en 3 meses!

        • Responder
          Planeando ser padres
          19 noviembre, 2015 at 15:23

          No es por pecar de modesta, pero te sugeriría que buscaras inspiración por otros blogs, que ya sabes que esto de lo bonito no es mi fuerte 😛

  • Responder
    Marigem
    17 noviembre, 2015 at 10:34

    Enhorabuena por la lactancia recuperada y felicidades a la bichilla!!!! Yo creo que esas crisis los niños las pasan con muchas cosas durante el crecimiento, así que poco a poco y con paciencia.

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 noviembre, 2015 at 16:07

      Son durillas porque una ya se cree una experta a estas alturas, y tener que volver por unos días a los momentos más demendantes como cuando era una bebé completa ¡parece que no adelantamos nada! Pero enseguida se pasa.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    17 noviembre, 2015 at 11:27

    Jamía yo creo que desde los 2 años vivimos en una crisis continua, esto es un no parar, las tetas se me van a caer un día de estos.

    Felicidades a la bichilla!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 noviembre, 2015 at 16:08

      ¿No me digas? Que yo esperaba librarme ya de otras crisis por lo menos hasta los 3 años o hasta el destete.

  • Responder
    La agenda de mamá
    17 noviembre, 2015 at 13:04

    Gracias por enlazarme guapa!! Pues qué faena lo de la grieta, y menos mal que ha pasado la crisis porque yo es la peor que recuerdo. Seguramente no fue la peor como ta, pero el sentimiento de rechazo que me generó fue indescriptible 🙁 Ahora lo pienso y viendo el destete definitivo tan cerca, me da hasta penita!!
    Un beso guapa

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 noviembre, 2015 at 16:11

      ¡Faltaría más! Yo gente que recuerdo que ha habado del tema, gente que enlazo. El problema es que se me olvidan muchas. Eso me ha pasado a mí, que me daba miedo el daño que me hacía e intentaba evitar que mamara. Conscientemente no quería hacerlo, pero incosncientemente piensas que ya es grandota. Pero oye, todo se pasó y aquí seguimos.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    17 noviembre, 2015 at 14:34

    Felicidades a la peque!!! bueno, ya me conoces, a mí me daría algo si tuviera que tener a cualquiera de los niños todo el día pidiendo teta, y más cuando ya comen de todo, pero vamos, como si me pidiera un trozo de manzana cada media hora, qué estrés… no me extraña que algunas hablen de descanso cuando terminan la lactancia, jaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 noviembre, 2015 at 16:16

      ¡Jajaja! Mira, yo estoy súper agradecida a la lactancia pero no te niego que cuando se acabe ¡creo que también descansaré! Esta crisis ha sido complicada, porque ya no ves a la niña como un bebé que te necesita tanto, y a ti te duele todo, te cansas y quieres que se entretenga con otra cosa o que coma otra cosa de las 1000 que come normalmente. Pero no hay forma, y ella solo quiere o la teta o llorar. De momento seguiremos adelante y espero que si hay otras crisis sean más llevaderas.

  • Responder
    La maternidad de Krika en Suiza
    17 noviembre, 2015 at 19:40

    Yo no llegué a los dos años así que no te puedo ayudar, pero vamos, que me alegro que ya esté superada 😉

  • Responder
    Maria Mivinailart
    17 noviembre, 2015 at 21:02

    Lo primero muchas felicidades a tu bichilla por esos dos años!!!
    Ais las crisis. Mi enana tiene 4 meses y la verdad es que sólo hemos pasado la primera de los 17-20 días en los que no sabía que pasaba, flaquee un poco sin llegar a caer en darle un bibe porque en el peor momento me acordé de las clases sobre lactancia de mi matrona y buscando la info vimos que era un brote de crecimiento de estos maravillosos. Pero luego la de 6 semanas y la de los 3 meses nada. Recemos por seguir asi jejeje.

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 14:03

      ¡Yo creo que he pasado por todas! Es verdad que en casi todos los casos las hemos pasado antes de la edad con las que se les nombra, pero vamos, que sí que eran brotes de crecimiento y la tentación del destete, de los biberones, el miedo a que no coma lo suficiente, etc. siempre suele hacer acto de presencia. En esta última, como la niña era mucho más grande, te preocupas menos por su salud y más por tu integridad física y libertad de movimientos ¡es que no se despegaba en todo el día!

  • Responder
    anitasuperstarr
    17 noviembre, 2015 at 21:37

    Pues les falta un ratín aún para llegar a este punto pero vaya, que todo llega! la última crisis que tuvieron fue como a los 6 meses en conjunto y la nena sigue pidiendo teta toda la noche en plan barra libre pero…de momento aguantamos! no sé yo sí seré tan heroína como tú y lo llevaré bien si están como cuentas a los dos años…y por cierto, FELICIDADES!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 14:06

      ¡Jajaja! Nada de heroína. He llegado hasta aquí porque tras superar los inicios dolorosos el resto me ha parecido muy fácil. Con sus más y sus menos, pero nada que ver con el principio Si tú ya llevas tantos meses con dos, seguro que si os plantáis en los dos años no os daréis ni cuenta ni lo veréis como algo meritorio. Es cierto que se me hizo muy raro verla tan grade y tan demandante, pero ya parece que ha vuelto a la normalidad.

  • Responder
    Educación-emocional.es
    17 noviembre, 2015 at 22:06

    Yo llevo 21 meses de lactancia materna así que en tres meses te podré contar… Me viene muy bien tu experiencia. Gracias por compartirla!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 14:07

      A lo mejor te saltas esta crisis. ¿Has vivido otras? Nosotras es que creo que hemos pasado por todas.

  • Responder
    diana
    17 noviembre, 2015 at 22:06

    Lo primero, felicidades a la bichilla, a la teta y a la madre que la parió!!!
    Estos niños y sus necesidades de teta inexplicables…pero así es la teta a demanda, a veces no la sueltan y a veces no se acuerdan.
    Recuerdo que nosotras tuvimos una crisis con 18 meses, momento en que le quité las tomas nocturnas porque me tenía muerta… Y luego, pues rachas que van y vienen.
    Ahora, con 3 años y 8 meses, se puede pasar días sin pedir teta y de pronto llega un día que me deja los pezones irritados de todo lo que mama….

    Pues nada, a por otro año más de lactancia.

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 14:27

      Mi bichilla sigue siendo más demandante con las tomas nocturnas y es de día cuando la teta le pasa algo más desapercibida. Yo no sé hasta cuándo se prolongará la lactancia pero de momento creo que lo llevamos bien. Por la noche sí que me gustaría descansar más y mejor ¿a quién no? Pero por ahora estamos en fase de despertares y demanda. ya se irán solucionando.

  • Responder
    Nekane
    17 noviembre, 2015 at 22:45

    Mi niña tiene 21 meses y desde hace unas semanas se ha vuelto aun mas loca por la teta, no se si es la crisis de los dos años, si es porque esta resfriada pero has descrito muy bien mi situacion actual incluida la mania de torturarme el pezon que queda libre, bueno tendremos paciencia a ver si se le pasa porque de momento el tema de destetarla aun lo veo muy lejano.

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 14:29

      Pues más o menos con esos meses la empezamos nosotras. Ya te digo que se me ha hecho larguísima. Aquí el destete, como no sea que se produzca de forma repentina, tampoco se vislumbra cercano. En fin, paciencia y a soportar la demanda ¡y los comentarios!

  • Responder
    Diario de una mami
    18 noviembre, 2015 at 01:07

    Joder, qué bien lo has descrito! Pegotito tiene ya 25 meses y noto que me pide más tetita, como dice ella. Yo alucino, claro, pero se la doy sin rechistar. Me encanta. 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 14:29

      ¡Jajaja! Veo que todas nos sorprendemos cuando pasamos por este brote de crecimiento. Los vemos grandes y tan demandantes que no nos cuadra la historia. Pero todo se acaba pasando.

  • Responder
    marilia
    18 noviembre, 2015 at 08:13

    Vidas paralelas…desde el verano seguimos igual pero encima el mío es que no comía prácticamente de nada y no por el cambio de puré a sólido, porque nunca ha querido puré… A mi se me han hecho obstrucciones por una incorrecta forma de mamar,supongo,y casi mastitis,pero lo pude solucionar a tiempo.Ahora come más cantidad de solidos pero no tolera beber leche de ni ninguna forma, toma yogur y queso pero lo veo chungo para el destete si no toma más lácteos.Además del sueño,que si no hay teta…

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 14:39

      Escribí hace poco sobre el tema de la leche, y si come yogur, queso u otros productos ricos en calcio y demás nutrientes, no tienes que agobiarlo con la leche de vaca si no la quiere. Además, que si sigue mamando algo importante obtiene por ahí también, así es que no te estreses con ese tema. Quizás tu pediatra te pueda orientar más para que encontréis sustitutos a la leche, que le gusten a tu bichillo y tú te quedes más tranquila.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    18 noviembre, 2015 at 16:07

    La crisis de los dos años parece no tener fin. Pobre mamá jefa… ¡Cuánto valéis, mamis!

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 15:26

      Oye, que yo aquí creo que sí se ha terminado (bueno, me aseguraré y te contaré en unos días).

  • Responder
    correolacajitademusica
    22 noviembre, 2015 at 13:26

    Nosotros nos plantamos en los 9 meses así que no puedo decirte más que eres una campeona! Muchas gracias por hablarnos de estas cosas porque realmente lo que ocurre más allá del año en la lactancia es algo que creo que a día de hoy no se tiene muy claro por la falta de experiencias.

    Feliz día y, por cierto! Feliz cumpleaños (con retraso, lo siento!!!) a tu bichilla preciosa 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 noviembre, 2015 at 21:54

      ¡Muchas gracias por todo! Esto no tiene nada de mérito porque me ha facilitado mucho la crianza. Durante los primeros días ¡creí que no aguantaría ni una semana por el dolor! Y mira qué bien seguimos ahora.

  • Responder
    Mama Puñetera
    24 noviembre, 2015 at 16:31

    Dos años no es moco de pavo!!! Es genial que las dos lo sigais llevando bien, a pesar de los baches que van surgiendo.
    Por cierto, como últimamente no se ni donde tengo la cabeza, y por si acaso se me pasó, muchas felicidades a la bichilla!!! Se hacen mayores a la velocidad del rayo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      25 noviembre, 2015 at 13:13

      Ya todo el mundo la ve demasiado grande para seguir con la teta. Justo la semana pasada hizo ya los 2 años ¡en un visto y no visto!

  • Responder
    Maribel
    16 abril, 2018 at 04:22

    Wow, pensé que solo me estaba pasando a mi, he hablado con otras mamás y nadie le pasó o al menos no lo recuerdan. El día que mi hijo cumplió 2 años yo tenía los pezones descuerados y ahora que han pasado 10 días, despierta desesperado varias veces en las noches, igual que recién nacido 😩😩😩😩. Ahora, luego de leer esto, tengo la esperanza de que pronto pasará. Mil gracias!!

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.