Marcas

Aprendizaje y educación más allá del colegio con Kumon

kumon

Hace unos días compartía en Facebook una noticia acerca de un adolescente que harto de que sus padres le diesen tanta importancia a las notas del colegio, les escribió una carta falsa en la que les decía muchas barbaridades, como que se iba de casa porque había dejado embarazada a su novia, con una grave enfermedad… en fin, que con un método bastante drástico esta criatura daba a entender a sus padres que en esta vida hay algo más allá de las calificaciones escolares. Y sí, pero no. Ya sabéis que el tema del colegio para mi bichilla es un asunto al que le llevamos dando vueltas casi un año, y eso que acaba de cumplir los 2 y nos queda casi otro año más por delante para tomar la decisión. A día de hoy, estamos divididos entre un par de colegios públicos, en parte por la línea educativa y en parte por las instalaciones y la cercanía al domicilio. El caso es que no podemos saber cómo de buena estudiante será mi bichilla, ni cuáles serán sus inquietudes intelectuales, ni siquiera si encajará en el sistema educativo tradicional. Yo odio las matemáticas profundamente. Mi madre aún sigue teniendo pesadillas, a sus años, en las que revive el terrible momento en el que le ponen un examen de matemáticas sorpresa. El papá de mi bichilla adora las matemáticas y dice que son divertidas (¡lo que hay que oír!). Así es que vete tú a saber qué genes me ha sacado al niña para las cuestiones de estudio. Cerca de casa, vamos, a 30 metros de la puerta, tenemos un centro de enseñanza Kumon. No sé si conocéis cómo funcionan, pero yo lo descubrí las pasadas navidades, en la comida de empresa de este hombre y viene a ser algo así.

Cuando mi bichilla se quede así de sentadita haremos experimentos...

Cuando mi bichilla se quede así de sentadita haremos experimentos…

1. Toda la familia implicada en la enseñanza. El punto de partida me parece bueno, porque en esta casa no somos de delegar en los maestros lo que podemos arreglar nosotros. O sea, en el colegio le transmitirán una serie de conocimientos básicos, pero si mi criatura tiene una dificultad, o incluso un interés mayor por seguir indagando en determinadas asignaturas ¿por qué limitarnos sólo al contenido del colegio? Vamos, mi propia sobrina, con 4 años, no entendía por qué en verano no podía seguir yendo a clase. Para compensar el mal trago de tantas vacaciones (criaturita, verás cuando entre en la adolescencia y lo que no quiera sea dejar las juergas de verano), le compraron un libro de actividades y ahora resulta que ha aprendido en 3 meses el contenido que en su colegio había programado para todo P4. Así, a lo tonto y sólo por divertirse en casa con su madre. Pues aprender de esta forma y no mediante una carga de deberes obligatorios y desagradables a mí me parece lo ideal. Con el método Kumon la regularidad es la clave. Y la familia también. Los alumnos trabajarán más en casa que en la academia, porque la idea es que sean autónomos en el estudio.

2. Pero yo quiero que mi bichilla apruebe… Pues sí, porque por muchas inquietudes y conocimientos y métodos de estudio que la criatura aprenda, al final debe atenerse a una enseñanza reglada, con sus niveles, sus exámenes, sus calificaciones y demás pruebas que superar. Y por muy alegres de la vida que seamos, todos queremos que nuestras criaturas se integren bien en el colegio y en el sistema, porque salirse de lo que se considera normal sólo nos trae complicaciones. En Kumon son especialistas en matemáticas y lectura, los pilares que normalmente suelen presentar más dificultades para los estudiantes. Mi cruz eran las matemáticas. En el colegio sabía que no me gustaban, pero mis notas eran igual de buenas que las del resto de asgnaturas. Pero al llegar al instituto ¡todo se desmoronó! Mi madre ya no podía ayudarme con los deberes y yo estaba deseando tirar por la rama de letras puras para centrarme en el latín, el griego y olvidarme de los numeritos. Por otro lado, conozco gente absolutamente negada para la comprensión lectora, que leen y releen el mismo párrafo 40 veces y no saben lo que se expone allí. La idea es que dando a los niños las herramientas para desarrollar interés en estas dos áreas, ellos las extrapolen al resto de asignaturas y a otras facetas de la vida diaria. Se trata de aprender a gestionar su lógica, a ser responsables y estar seguros de las decisiones que toman. No sólo los formas para pasar pruebas escolares sino para tomar decisiones vitales.

kumon

3. ¿Qué puedo hacer yo como padre? Pues implicarnos en la enseñanza y no pensar que el colegio va a mostrarle a tu churumbel todos los caminos de esta vida. Los deberes están demonizados hoy en día, aunque yo no guardo un mal recuerdo de ellos, porque me interesaban las asignaturas y me gustaba lo que aprendía. Esta es la base del método Kumon: hacer que los niños sientan pasión por el aprendizaje. Como le pasó a mi sobrina este verano, que simplemente con unas cuantas actividades diarias que ella veía como un juego de lo más entretenido, ha aprendido todo lo que el sistema escolar le tenía preparado para los siguientes 9 meses. ¿No es una situación ideal? Pues aprovechemos ahora que son pequeños para que integren estas rutinas de estudio como una parte más de su día a día, de forma que cuando sean mayores no lo vean como una imposición y les tomen manía.

¿A que me he aprendido muy bien la teoría para criar a la estudiante perfecta? A ver lo que ocurre cuando mi bichilla empiece el colegio. Porque ahora bien que le gusta aprender jugando con los números, los colores, descubrir nuevas palabras… así es que aspiro a que esta fascinación por el aprendizaje le dure por lo menos… ¡toda la vida! Si tanto nos quejamos de lo cuadriculado de la enseñanza tradicional ¿por qué no informarnos y dar una oportunidad a diferentes métodos como Kumon?

Esto te puede interesar

11 Comentarios

  • Responder
    marigem
    18 noviembre, 2015 at 07:43

    Jajaja, lo de las mates en mi casa pasa mucho!!!! Yo siempre me he implicado porque en mi casa lo hicieron y claro, se intenta. He ayudado a mis hijos con las mates hasta 1º de Bachiller, luego ya no me veía capaz y con lo demás solo estaba pendiente para preguntarles y esas cosas. Mi hija está haciendo dos cosas a la vez y es todo de matemáticas, física y dibujo técnico y sus notas son normales, buenas en unas cosas y regulín y alguna mala en otras.
    Mi hijo está haciendo todo letras, tiene 4 idiomas y su media en casi todo es de sobresaliente o matrícula de honor, pero la nota media de la carrera es de 8,5, que no está mal pero fastidia porque las dos únicas asignaturas con un poco de mates le han matado y sacó un 5, que a veces pienso que le pusieron por pena para que no suspendiera, es que creo que si le pregunto cuantas son 2 y 2 me saca la calculadora.

    Yo los enseñé a sumar con cromos de Harry Potter, y ella a ojo siempre sabía la respuesta, en cambio él estaba una hora contándolos y al final contestaba lo primero que se le ocurría,jejeje.
    De todas formas el tema con mi hijo fue complicado, tengo que hacer un post un día, aprendió a leer solo con menos de 4 años y eso no siempre es bueno, y no le gustaba nada estudiar,jajaja.

    Resumiendo que me ha encantado el método, con implicación familiar y motivación. Y lo de tu sobrina es un claro ejemplo de que se pueden ampliar los conocimientos de muchas formas, no hay que reducirlo todo al programa escolar.

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 14:37

      Al final, acabamos copiando muchas cosas del modelo educativo que tuvimos nosotros en casa de nuestros padres. En mi caso también salimos una de letras y otro de ciencias, y claro, los conocimientos de una madre llegan hasta donde llegan. Ya me imagino a mi bichilla en bachillerato y yo me habré perdido del todo al llegara las ecuaciones bicuadradas que a lo mejor eso ni existe ni se enseña ya. A mis años ¡yo sigo contando un poco con los dedos! Vamos, y no saco palitos de colores en la calle para no pasar vergüenza, pero con las matemáticas es que no puedo.

      Como ha pasado con tu hijo, no todos los niños tienen ni los mismos intereses ni las mismas aptitudes para todas las materias. El problema es que en el colegio se les mide a todos con el mismo rasero, por eso creo que es en casa donde debemos saber ver qué es lo que de verdad necesitan, sin dejar que los maestros se ocupen de todo. Que sí, que muchos serán maravillosos y muy comprometidos, pero mejor que tú no van a conocer a tu criatura. Y si encima aprenden a ser independientes y adquieren conocimientos de forma divertida ¡no podremos aspirar a más!

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    18 noviembre, 2015 at 08:24

    Nosotros también andamos preocupados por el tema colegio, a mí lo que me da pánico es que le enchufen la tele (ya conozco un par de sitios donde pasa eso) todos los días para descansar. Que si luego fichas, u otra cosa, pues ya se verá. Claro que me encantaría llevarlo a una escuela alternativa peeeero no hay pasta y es lo que hay. Lo que no quiero es adelantar problemas futuros porque no tiene sentido intentar solucionar algo que todavía no existe.
    El método kumon parece interesante, a ver si te animas a hablar más de él!

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 14:47

      ¿La tele? ¿Qué dices? ¿Hay sitios así de verdad? Nosotros creo que seremos de colegio público y de implicación familiar, y a ver si con esa mezcla logramos darle a mi churumbelita una formación digna. Yo no sé si dejar de preocuparme hasta que llegue el momento de escolarizarla, o preocuparme más para esforzarme en elegir ben y conocer todas las alternativas. ¡Eso me pasa por primeriza!

  • Responder
    La Hobbita
    18 noviembre, 2015 at 10:14

    En este tema si que estoy vislumbrando un cataclismo entre el Mozo y yo. Es que vaya dos hemos acabado juntos: la empollona y el politoxicómano con fracaso escolar xDDDD. (Lo de politoxicómano es broma, que luego se me cuelan trolls en el blog porque soy muy bruta xD). El caso es que, he de reconocer que a él al final le ha ido mejor en la vida que a mi. Ha estudiado lo que ha querido, no reglado, ni oficial y al final tiene un trabajo bastante mejor que cualquiera de los que yo tuve como veterinaria (claro que mi sector tampoco es que sea un ejemplo a seguir). Total, que después de mucho discutir hemos concluido que retomaremos la discusión (o el debate) cuando la Habichuela vaya a cumplir los 3 años. Por el bien de la estabilidad conyugal xD. (¿No va y me dice que la vamos a enseñar a suspender porque si?).

    Dicho lo cual, me gusta este método. Es en lo que yo creo de toda la vida pero sin ponerle nombre ^_^

    Un abrazo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 15:22

      ¡Jajajaja! Pobre hombre, llamarlo así. Pero sí, deben haber diferencias bastante importantes con expedientes académicos tan dispares. En nuestro caso somos los dos universitarios, pero el papá de mi bichilla con perspectivas mucho mejores que las mías en su futuro como ingeniero que yo como periodista. En fin, que nuestras carreras académicas ya han dado de sí todo lo que deberían y ahora toca centrarnos en las de los churumbeles. Nosotros empezamos con la rutas de los colegios en marzo de 2015, cuando mi bichilla aún no tenía ni un año y medio. En algunos centros escolares se sorprendieron de que fuésemos tan apretados, y en otros les pareció bien que nos tomásemos el asunto tan en serio.pero como hay que ir a sorteo y demás, creo que confío más en nuestras dotes como padres implicados que en el centro que me asignen por puntos.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    18 noviembre, 2015 at 10:58

    A mí me hubiera encantado otro método para UNMF, y mira que el cole al que va es de lo más «alternativo» aquí en el pueblo, en el sentido de la participación de los padres, es bilingue, hacen muchísimas actividades…ahora quieren introducir un nuevo proyecto para el aprendizaje de las mates…ya veremos, aunque también es verdad que me he encontrado cosillas que no me gustan nada, en fín…
    Nosotros en casa hacemos todo lo posible y más, es lo que tiene dedicarme en cuerpo y alma a criarle, y cuando pienso que este año en el cole solo le enseñan hasta el 3…me da la risa!!! jajajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 15:26

      ¡Jajaja! Mira, me río yo también de eso de sólo hasta el 3. Si mi bichilla ya sabe hasta el 10 ¡y los planetas! (Qué me gusta presumir de lo de los planetas, oye. Para los que luego dicen que por no ir a la guardería va a ser una analfabeta perdida). Pues eso, que entiendo que de alguna forma deben encauzarlos a todos, porque será un grupo grande, de diferentes niveles, etc. Por eso creo que lo que hagamos fuera del aula es imprescindible.

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    27 noviembre, 2015 at 09:13

    ¡¡Ay Lucía… Calla, calla… Tema colegio!! ¡¡BRRRRRR…!! Miedito me da… que lo tenemos todo por hacer. ¿Pues sabes que tengo yo localizado un centro Kumon de estos, no muy lejos de casa? Es curioso porque siempre me ha llamado la atención y no sabía muy bien lo que era… Le echaré un ojo a su web, y así me empapo un poco más, porque lo que cuentas tiene tu miga… ¡Gracias por la info, como siempre…!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 noviembre, 2015 at 15:26

      Aquí quienes lo han probado están muy contentos. Yo aún tengo que pasar por la fase de escolarizar a mi bichilla de forma estándar y ver cómo se van desarrollando los acontecimientos, pero no lo descarto como método alternativo para que aprenda voluntariamente por vocación y no por imposición.

  • Responder
    Riat
    1 mayo, 2020 at 14:17

    Al final fue a Kumon? Os gusto? Seguís? Me planteo apuntar la y busco opiniones.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.