Ocio y viajes

Berga Resort ¡Nuestra primera vez en un bungalow!

berga resort bungalow

¡Por fin! Desde primavera llevábamos intentando desconectar un fin de semana con mi bichilla de una forma especial en Berga Resort. Pero oye, que entre unas cosas y otras se han ido pasando las semanas y nos plantamos allí en noviembre para pasar dos días en un complejo turístico de lo más peculiar para mí. Partiendo de la base de que nunca había ido de vacaciones a algo que no fuera un hotel, y que lo de hacer camping ni lo he probado, ni pensamientos tengo de hacerlo, este invento de los bungalows no está nada mal. Para empezar, es como tener una casita en el campo. Con absolutamente todas las comodidades, incluida una presión de agua en la ducha y demás grifos que ya quisiera yo en mi casa. Sí, sé que no es el detalle más importante para hablar de Berga Resort, pero oye, es que me impresionó mucho la potencia con la que salían disparados los chorros. Estuvimos el segundo fin de semana de noviembre, y con eso de que nos desplazábamos hacia el norte y los Pirineos, lo primero que hice mal fue la maleta. Venga a echar ropa de abrigo y jerséis gordos, para llegar a Berga y descubrir que un día nos hizo 27 grados y al siguiente 25. ¡Muertecitos de calor todos! Un fin de semana con un tiempo espectacular que ni en primavera. Os confesaré que tenía mis reticencias iniciales para esto de los bungalows, pero he quedado encantada con la experiencia. Os cuento por qué.

bungalow plus berga resort

Mi bichilla sembrando el caso en el vecindario

1. La casa. En Berga Resort le llaman Bungalow Plus pero para nosotros fue como la casita de Heidi en las montañas. De madera por fuera, con un porche bien hermoso con su mesa y sillas, dos escalones y el espacio suficiente para que mi bichilla se pasase el rato subiendo, bajando y corriendo por todas partes… Una cocina con comedor equipada con todo, desde vitrocerámica a nevera con congelador, grill, fregadero y muebles con platos, vasos, cubiertos y demás menaje ¡hasta mantel! Teníamos una habitación de matrimonio y otra doble con 2 camas individuales, aunque nos sustituyeron una de ellas por una cuna para mi churumbelita, como las que tenemos en casa de las abuelas. Y calefacción y una ducha enorme, con un lavabo normal y el váter separado de todo esto para agilizar los “trámites” familiares. El bungalow tenía ventanas en todas las habitaciones, en la cocina, en el comedor y hasta en el baño, por lo que no daba la sensación de estar encerrados. Además de que pasamos mucho más tiempo en el exterior. Bueno claro ¡y con su trona para la niña, tele y hasta wifi! Allí no faltaba un detalle.

berga resort bungalow 12

2. El jardín. Creo que es la zona en la que más ratos hemos pasado. Bueno, se disputa el tiempo con los columpios, pero es muy agradable salir al porche y ver tu trocito de césped (artificial, pero verde y vistoso) con las montañas al fondo y mucha vista a un entorno rural. Nuestra zona, en el bungalow 12, era como un pequeño vecindario de 6 casas iguales, con hamacas para tumbarse al sol y una valla que separaba el jardín de la zona de paso de los coches. La niña estuvo corriendo de una lado a otro sin parar, sobre todo en la persecución constante de un perrito de los vecinos del que se enamoró nada más llegar. ¡Hasta acabó dándole de comer un donete! Su padre casi se muere de un parraque al verla rechupetear lo mismo que el perro, pero vamos, que ella se integró la mar de bien en la vida en el campo.

berga resort piscina

3. Piscina y spa. Nuestra estancia incluía libre acceso a las piscinas, aunque solo usamos las climatizadas, porque era noviembre y ya habían cerrado la temporada de las exteriores, porque por la temperatura que nos hizo yo creo que nos podríamos haber puesto a remojo afuera también. Con mi bichilla fuimos una tarde a la piscina, porque le encanta, y nosotros hicimos turnos para aprovechar el spa. Es pequeñito pero una monada. Yo no sé si sería por hacerlo a solas y en relajación total, que en 45 minutos me dio tiempo de pasar por todos los artilugios, repetir 3 veces en las camas de agua y salir de allí encantada de la vida y eternamente agradecida a Berga Resort.

berga resort niños

4. Chikipark y columpios. Los niños tienen cantidad de actividades para ellos, desde una especie de guardería en la que los monitores se quedan con ellos si tienen más de 3 años, y pueden dibujar usar la pizarra, utilizar juegos, etc. hasta una zona hinchable con parque de bolas, toboganes y demás parafernalia de colorines. Como mi mochuela aún no había cumplido los 2 años, nosotros nos turnamos para entretenerla, pero es un espacio súper agradable para estar con los niños. Y en el exterior ¡los columpios! Hay varias zonas distribuidas por todo Berga Resort. Teníamos uno pequeñito justo al lado de nuestro bungalow, también con hierba artificial que no mancha (todos los ayuntamientos de España deberían seguir esta técnica, que estoy ya de lavadoras hasta la coronilla) con una casita para jugar y un tobogán. Pues sólo con estos dos aparatos ya se pasaba la niña horas entretenida. Aunque el más espectacular estaba junto a las piscinas, con zona separada para menores de 7 años y para mayores, pero nuestra pequeña kamikaze tiene que ir a todo lo de los grandes. Con supervisión, claro.

berga resort columpios

5. Todo lo demás. En Berga Resort, hay de todo: pistas de pádel y tenis, un gimnasio con máquinas realmente espectacular, clases deportivas dirigidas, piscina para natación, zona de vida social, tienda para comestibles, restaurante, servicio de venta para comer en tu casita platos cocinados del día (pollo asado, pasta, pizza, etc.). Estos últimos sí que los exploté bien porque lo que yo llevaba peor era el tema de la cocina. Menos mal que tuve un par de vecinas, encontradas allí por sorpresa, que me sacaron de más de un apuro. Además de la reserva de bungalows, también hay lugar para hacer camping y para autocaravanas. ¡Aunque yo no cambiaría mi casita por nada del mundo!

Me ha venido bien conocer otras opciones para vacaciones en familia fuera de los hoteles tradicionales, porque la experiencia ha sido infinitamente mejor de lo que me imaginaba. ¿Qué tipo de alojamiento soléis elegir cuando viajáis con niños? ¿Habéis probado los bungalows? Pues si venís por Barcelona y os gusta la naturaleza, tened en cuenta seriamente todo lo que ofrece Berga Resort.

Esto te puede interesar

13 Comentarios

  • Responder
    Mònica
    19 noviembre, 2015 at 07:18

    Me encanta!! siempre que desconectamos busco sitios así. No he estado nunca en un bungalow y estoy segura que mis hijos disfrutarian como lo que son..”niños” me lo apunto para la próxima escapada!

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 15:32

      Yo era muy escéptica pero las instalaciones son tan buenas que no tienes momento para aburrirte y se te pasan las horas volando.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    19 noviembre, 2015 at 08:05

    ¡Pedazo de vacaciones! Y encima con buen tiempo, desde mi exilio me muero de envidia térmica.. 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 15:34

      ¡Jajaja! Bueno, en envidia térmica creo que no es de las peores que se pueden sentir. Con el tiempo que hizo alucinamos, y además he quedado escarmentada para cuando suba hacia arriba en el mapa. ¡Allí viven mejor que quieren!

  • Responder
    marigem
    19 noviembre, 2015 at 08:10

    Hola!!!! Pues yo me alojo según. A veces apartahotel, otras bungalow, otras hotel y otras casa rural. Bueno, y cuando hemos hecho algún crucero pues en el barco.
    Somos tan viajeros que nos adaptamos a todo, nos gustan también las acampadas, depende del momento, la situación y muchas cosas.
    Me ha encantado todo lo que dices, a mí me encanta desayunar en el porche estando de vacaciones, es muy relajante.
    Y lo de la ropa me pasó hace años, fuimos a Madrid por difuntos para ver unas exposiciones en el Prado y unas cosas chulas con mis hijos y menudo calor, de hecho les compré unas camisetas de algodón en unos chinos que estaban abiertos para llevar al parque de atracciones porque vaya manera de sudar mis pobres hijos,jajaja.

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 16:00

      ¡Jajaja! Me ha encantado la especificación para el crucero. Yo era muy reacia a salir del hotel.Lo que he llevado peor es el tema de cocinar, pero vamos que existe la posibilidad de elegir media pensión y vivir en el campo como una reina. Y hay que reconocer que la cantidad de actividades y la de espacio para que la niña corra a sus anchas es incomparable.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    19 noviembre, 2015 at 08:18

    Nosotros últimamente somos de aparthotel aunque por aquí hay mucho alojamiento de este tipo…estamos preparando una escapada con alojamiento en un árbol jejejejej

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 16:01

      ¿En un árbol? Oye, si es una casa de hermosa como esta pero en las alturas me gusta la idea. Pero si es para pasar estrecheces no.

  • Responder
    La Hobbita
    19 noviembre, 2015 at 10:26

    Nosotros somos muy de camping pero en bungalow solo he dormido cuando he ido de campamento. Nosotros plantamos la tienda, los colchones de gomaespuma y a dormir como benditos xD. Ahora con la peque a ver que tal se nos da este tipo de vacaciones. De primeras creo que caerá una tienda un poco más grande ^_^.

    Un abrazo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 noviembre, 2015 at 16:07

      Yo es que no me veo rodando por el suelo ¡soy muy comodona! Pero es que ya desde pequeña no me gustaba la idea. Y eso que para la mayoría de los niños dicen que es una experiencia muy emocionante. Di que sí al menos una tienda familiar, con espacio para todo y la montáis en un sitio chulo como este, que verás la de actividades que tienen.

  • Responder
    correolacajitademusica
    22 noviembre, 2015 at 12:27

    Qué chulada!!!! La idea del bungalow la tenemos en mente para viaje en verano en familia, me parece genial 🙂

    Feliz día!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 noviembre, 2015 at 19:43

      A mí me ha sorprendido mucho, y después de vivir en un piso lo de tener una casita en el campo es muy guay.

    • Responder
      Planeando ser padres
      23 noviembre, 2015 at 21:52

      A mí me parece que es una buena idea y después de vivir en un piso, tener tu propia casa de campo, mola mucho.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.