Opiniones

La maternidad no deseada

maternidad no deseada

Durante estas semanas he pasado muchas horas en la planta de maternidad del hospital en el que tuve a mi bichilla. A unos metros de la que fue mi habitación acompañando a mi madre por cuestiones de salud que no tienen nada que ver con la maternidad. Entre tanto llanto de recién nacido por las noches, el papá de mi bichilla ha temido que se me despertaran las ganas de una segunda maternidad y literalmente me llego a decir que como la situación se alargase mucho me veía como carne de lactancia en tándem. ¡Lo que hay que oír! ¡Y que este hombre sepa lo que es la lactancia en tándem! Pero lo que quería contar es que la estancia con su compañera de habitación, una mamá joven y extranjera que había dado a luz prematuramente por una rotura de la bolsa creo que me ha puesto en contacto con un caso de maternidad no deseada. Oye, y con todo lo feliz de la vida que ando yo y lo que me gusta desdramatizarlo todo, las circunstancias en las que ha nacido esa criatura me han dejado pensando más rato de la cuenta acerca de cómo puede alguien sentir tan poco apego hacia su hijo.

La chica había ingresado hacía 3 semanas, embarazada de 30 semanas por riesgo de aborto y la habían tenido internada durante ese tiempo para que el bebé cogiera peso y corriera los menos riesgos posibles al nacer. El reposo que debía hacer era tal, que hasta le habían facilitado una silla de ruedas motorizada para que pudiera desplazarse sin caminar por el hospital. Pero creo que no ha debido moverla nunca del rincón de la habitación en el que se la aparcaron. Se ha escapado varias veces del hospital, porque dice que las diferencias culturales entre los controles del embarazo en España y en su país, no los comprende y no quiere estar constantemente vigilada. El día que ingresó mi madre ella dio a luz y nada más salir de la recuperación tras el parto se fue caminando a la cafetería del hospital y a fumar a la calle. Tardó 7 horas en volver. Durante su estancia con nosotras sólo pasaron a verla asistentas sociales, a cada cual más amenazante respecto a las posibilidades que había de que le quitaran al bebé como siguiese saltándose la normas a la torera. Supongo que si hubiese sido una simple madre más, no hubiera estado tan vigilada, pero era perceptora de ayudas para poder alquilar una habitación y otras subvenciones para sacar adelante al bebé, dado que su marido había vuelto a su país de origen y además se negaba a reconocer como propio al nuevo bebé.

Ella no tenía la ilusión de una mamá recién parida. A su primera hija la estaba criando su madre en su país, no la reconocía como madre e incluso la evitaba. Y esta… pues en fin, con deciros que las enfermeras y las asistentas no paraban de decirle que tenía que ir a ver al bebé a la incubadora al menos 3 veces al día… pues sinceramente creo que esta chica está experimentando una maternidad no deseada en toda regla. No quería darle el pecho porque tendría que volver a trabajar y debería dejar de hacerlo. Pero las enfermeras la convencieron para que al menos lo intentase mientras estuviese en el hospital, porque su criatura había nacido bastante bien para ser prematura, pero prefería la teta y no había forma de que aceptara el biberón. Y ella esto lo hizo. Tenía un body enorme que usaba para ponérselo a la niña cuando la sacaban de la incubadora, y luego lavaba en el lavabo de la habitación porque quien venía a visitarla sólo la sacaban al bar y a la calle a fumar, pero no la ayudaban en nada. Me dio tanta pena que acabé por llevarle una bolsa de cosas sin estrenar que mi bichilla no usó en su momento. Y ella la aceptó como si nada. Me lo agradeció, sonrió y estrenó algo al momento, pero siendo una persona que no tenía de nada para atender a su bebé, tampoco es que pareciese apreciar mucho el detalle.

Rechazaba toda la comida del hospital sin tan siquiera mirarla, y llevaba una deficiente dieta a base de fast food y refrescos de cola. Cuando la ginecóloga iba a revisarla no estaba. Cuando las enfermeras pasaban para atenderla y darle calmantes no estaba. Cuando las asistentes sociales intentaban localizarla para seguir su caso no estaba. Como recién parida ¡debe ser la mujer menos quejica del mundo! Pero a la vez la más desapegada también. Estaba loca porque le dieran el alta para salir con pleno derecho del hospital. Sobre estas ansias de libertad le advirtieron de que si no volvía al menos 3 veces al día a atender al bebé, que seguiría ingresado en su incubadora, sumaría muchos puntos en contra no solo para obtener ayudas económicas (que parece ser que era lo que más le importaba) sino para mantener la custodia de su bebé. Reconozco que yo no daba crédito a semejante conversación tras la cortinilla de separación entre cama y cama. Pero llegados a esta parte de amenazarla con quitarle a su hija, ella seguía tan pancha ¡si hasta yo tenía ganas de llorar y de suplicar a las asistentes para que la orientasen y le solucionasen la papeleta!

Seguro que tendrá sus buenos motivos para vivir la maternidad no deseada de esta forma tan distante. Desde luego, yo no conozco toda su biografía ni la situación que la ha traído a tener semejante desinterés por el bebé que acaba de parir. No era una depresión post parto ni ningún tipo de tristeza. Ella simplemente quería recuperar su libertad, volver a su trabajo y el cuidado de su hija no parecía entrar en sus planes. Daba la sensación de que hubiese tenido a la niña pero para dejarla allí. Y tras tantas historias de infertilidad conocidas, y tantas adopciones retrasadas y frustradas, reconozco que esta historia me ha sorprendido como nunca antes otra igual. ¿Habéis sido testigos de una experiencia similar? ¿O conocido a una madre reciente completamente desinteresada por su papel como madre y por el bienestar de su bebé?

Esto te puede interesar

45 Comentarios

  • Responder
    Mami esto esta chuli
    3 diciembre, 2015 at 07:21

    Que pena! Con lo bonito que es el nacimiento del bebe, tan indefensos, tan dependientes…. Yo no conozco nadoe cercano desde bebe pero si mas grandecitos. Novoy a decir que que barbaridad… Sus razones tendra como tu dices pero me resulta un poco incomprensible desde lo que yo he vivido como madre.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:09

      Supongo que cuando la maternidad es deseada cruzamos una línea que nos hace muy difícil entender a quienes están en la situación opuesta a la nuestra. Desde luego, hay muchos datos de su historia que desconozco

  • Responder
    Esmeralda
    3 diciembre, 2015 at 07:28

    Yo no conozco ningún caso asi y ojalá nunca lo conozca porque me da una pena tremenda el bebé 🙁 Pobre criatura,qué culpa tiene el bebé?Sí no lo quiere que lo dé en adopción a una de tantas familias que sueñan con poder ser padres …Un hijo viene a este mundo para ser amado y cuidado por sus papás.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:12

      Eso pensábamos nosotras, porque si ya en el hospital, donde la cuidaban y no tenía nada más que hacer que estar con su hija, se olvidaba de ella de esta forma ¿qué no pasará cuando se vea sola con ella en su día a día?

  • Responder
    Estrella
    3 diciembre, 2015 at 07:58

    Por mi trabajo estoy en contacto constante con padres y parece que algunos han tenido hijos «porque tocaba». Afortunadamente el desinterés no llega al terrible extremo que expones pero sí son niños criados por abuelos/cuidadoras que pasan la vida entre el cole y un sinfín de extraescolares. Y no precisamente porque ambos padres trabajen, sino que éstos prefieren dedicarse a hobbies personales a pasar tiempo con su hijo.
    Ahora que llega Navidad muchos estarán temblando porque con las vacaciones «a ver dónde aparco al crío que da mucha guerra y me agobia».
    Quizá el caso más extremo del que oído hablar es el de una madre que tuvo a su hija por el marido. A los pocos años se divorciaron y siempre le está echando en cara el tiempo que le quita la peque, los sacrificios que tiene que hacer siendo madre, «yo esto no lo quería pero te empeñaste»….demencial.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:17

      ¡Agggghhhh! Pues vaya empeño tonto que tuvo ese hombre y vaya cabeza la de ella por aceptarlo. Hasta ahora, incluso antes de ser madre yo misma, los casos más demenciales que había conocido eran los de parejas en crisis que decidían tener un hijo para arreglarlo todo. ¡Ole y ole! Con el trabajo que dan y las tensiones qué generan en parejas estables y bien avenidas ¡peor aún en las ya desequilibradas! Una pena que no sean deseados desde su nacimiento, porque con la de sacrificios que hay que hacer por ellos p, como para además hacerlos a disgusto.

  • Responder
    marigem
    3 diciembre, 2015 at 08:57

    Qué horror! Yo un caso así no conozco, pero sí que conozco uno que vamos…Una chica que tiene una hija ya mayor que la tuvo porque el marido quiso(dicho por ella 20 veces al día) y que para ella era un estorbo. Cuando la niña era bebé la cosa no fue grave porque la nena comía y dormía bien así que ella le ponía el vestidito mono, la metía en el carrito y todo el día por ahí de bares con ella.
    Pero cuando la niña empezó a andar, que ya sabemos todos que es otra cosa, ufff, se hartaba de ella, protestaba, pasaba la tarde en bares, ella sentada y fumando(de aquella se podía fumar en los bares) y la niña correteando, molestando y poniendo su vida en peligro entre camareros cargados con bandejas de café hirviendo.
    Y al crecer de casa al cole, del cole al bar y del bar a casa. Jamás la llevaba a un parque, a cosas infantiles tipo teatro, nunca iba a las funciones del cole, ni a las excursiones con padres…y se lamentaba día y noche del trabajo que le daba.
    La comida era un tema…la niña tenía una obesidad enorme desde pequeña porque comía precocinados o los pinchos gratis del bar.
    A día de hoy esa niña que ya es mayorcita ni estudia ni hace nada, supongo que espera que aparezca un marido que la mantenga o algo, no sé, no tiene inquietudes ni ambiciones y sus amigos son gente como ella, desocupados que no esperan nada de la vida.
    Yo esto no lo entiendo; ¿para qué tuvo hijos?
    Y para mí no es excusa tenerlos en un momento en que no quieres porque una prima mía tuvo al niño antes de lo previsto y aunque de mano se quedaron muy sorprendidos porque aún tenían poca estabilidad económica tendrías que verla ahora, una vez superada la sorpresa inicial fue una alegría inmensa.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:26

      Pues tremenda historia la tuya también. Y una pena eso de andar renegando de ella durante todo el día a lo largo de toda la vida. Claro que esto de hacer mella en cualquiera y es imposible que en ese ambiente y con esas rutinas la niña creciese de forma normal,con inquietudes normales y que tenga tendencia a estar desinteresada por todo. Nosotros valoramos tanto la decisión a la hora de dar el paso, que nos cuesta una barbaridad el pensar que alguien pueda tomar esta alternativa a lo loco. Pero incluso en esos casos en los que el bebé llega a tu vida por sorpresa ¡si es que parece imposible no enamorarse de ellos desde que sabes que te acompañan en tus interiores!

      La chica de mi historia se escudaba mucho en las cuestiones culturales, pero vamos que hay animales salvajes y con menos cultura mucho más apegados a sus crías y con un instinto de protección súper desarrollado. En esta maternidad fallaban muchas cosas, y aunque nunca sabremos cómo acaba la historia, la verdad es que el final no se preveía feliz.

  • Responder
    MamaUniversitaria
    3 diciembre, 2015 at 09:00

    Yo siempre digo que la maternidad deseada es algo muy bonito! Pero si no lo deseas puede ser un infierno. Un hijo es una responsabilidad muy importante, y no todos están por ella (sin juzgar lo digo!), una pena por la niña que nació sin culpa alguna de la lotería que le tocó. Mientras mi hijo nació en una familia deseada, al que le toca algo así la mala suerte le tocó de pleno. Una pena de situación. Espero que tu mama ya esté mejor!

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:30

      Claro que no todo el mundo está hecho para ser padre, y menos aún hoy en día cuando hay tantas opciones entre las que elegir. Puedo entender que tiempo atrás, concebir por error te marcara de por vida. Pero solo pensar en la de parejas que estarían encantadas de criar a esa niña desde el primer día, da una pena enorme que vaya a salir al mundo en semejante inestabilidad y sin que ni siquiera su madre se preocupe por ella.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    3 diciembre, 2015 at 09:09

    De todo lo que cuentas, me falta algo ¿alguien le ha preguntado qué le ocurre? ¿quiere dar a su hija en adopción? Es un deseo legítimo que no debe ser ignorado. El padre de su hija se ha vuelto a su país, ella parece estar sola ¿se siente capaz de cuidar de su bebé? ¿querría hacerlo pero no se siente capaz? Yo sí he conocido casos similares y por desgracia todo lo que reciben son amenazas y cuestiones que la infantilizan (como no explicarle el derecho al alta voluntaria, ignorar el hecho de que no quiera dar el pecho)

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:36

      Lo del alta voluntaria lo sabía. De hecho, su ginecóloga se la dio varios días antes de que se la diesen a la niña en la incubadora. Pero ella no quería volver a casa porque la obligarían a ir a atender a la criatura cada 3 horas y viviendo de forma externa al hospital todo se le complicaría aún más. Así es que suplicó y logró quedarse hasta que la niña estuvo bien para salir. Eso sí, la habitación la ha pisado menos que yo, que sólo iba de visita. Conociendo lo poco que conocimos, la adopción parecía lo más sensato, pero es cierto que ella vivía como en una indefinición constante, porque a veces parecía preocuparse por ella y la mayoría olvidarla, hasta el punto de tener que recordarle constantemente que debía pasar por la incubadora para atenderla. Por eso transmitía tanta desconfianza a todo el personal, porque cuando volviese a casa con la niña ¿quién velaría porque cuidara de ella?

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    3 diciembre, 2015 at 09:43

    Bueno, como comprenderás este tipo de historias me duelen en el alma y no puedo evitar llorar, pero no por no querer ser madre ni querer cuidar de un hijo, si no por la falta de humanidad hacia esa criatura…no lo quieres, hazlo bien, seguro que harás muy feliz a otra familia. Y luego están los de asuntos sociales que lo único que les interesa es quetarse un problema cuanto antes, solucionar la papeleta…nadie se para a pensar que será de esa criatura cuando salga del hospital.

    Por desgracia estoy viviendo un caso parecido cerca, bueno una mamá del cole…es horrible!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:40

      Sinceramente, a todos nos preocupaba más la niña que la madre. Porque es que ella no daba muestras de querer criarla pero tener muchas dificultades para hacerlo y necesitar ayuda. Sino que parecía que era una carga que acogía muy a disgusto y que quizás se le haría más llevadera pensando en las ayudas económicas que le habían ofrecido si rellenaba cien mil papeles y se comprometía a hacer un seguimiento constante y a atender a la niña de forma correcta. Además de que ya tenía una hija mayor de la que también se había desentendido.

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    3 diciembre, 2015 at 10:11

    Qué lástima me da esa bebé… Quien va a salir peor parada de todo esto será ella… Y no es justo. Ni es justo que su propia madre no la quiera, ni cómo tratan a la madre ni nada.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:42

      Reconozco que a la madre le dirigieron algunos comentarios muy duros que hubieran hundido la moral de cualquier. Pero es que ella pasaba absolutamente de todo. Ni siquiera bajo la amenaza de que le quitarían a la niña empezó a reaccionar para hacerse cargo de ella. Delegó todo el trabajo en el personal sanitario y estaba por el hospital como de paso, esperando el alta de ambas y sin implicarse en nada.

  • Responder
    maria perez
    3 diciembre, 2015 at 11:06

    es indudable que no hay dos vidas iguales y que seamos como seamos esta muy marcado por nuestras circunstancias, que nadie somos quien para juzgar y que antes de eso hay que ponerse en los zapatos de la otra persona…pero también hay algo muy importante en esta historia y es ese bebe, el no tiene culpa de las circunstancias de su madre, el empieza la vida de 0 y se merece mucho mas, hay millones de parejas deseando adoptar, y creo que estos casos son los que no se opta por la adopción y es un error, porque en esta historia todos saldrían ganando.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:46

      Con temor a posicionarme al no conocer todos los datos de esta historia, comparto tu opinión. Por lo que pude ver durante esos días, esa madre no se haría cargo de la crianza ni contenta, ni con facilidad,ni le interesaba lo más mínimo y además le suponía un obstáculo para su vida y su trabajo. Y esa niña debería merecerse todo lo mejor, por lo que la adopción la veía como la mejor de las alternativas. Pero sin niña no tendría ayudas económicas, y creo que esto era lo que la retenía para no dar el paso.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    3 diciembre, 2015 at 11:12

    perdón??? por mucho que la obliguen, si no quiere, no lo hará!!! qué manera de cagarla, es que no se paran a pensar en el niño, en sus derechos, en lo que va a pasar cuando salga del hospital??? pues que se lo quiten ya y que lo cuiden donde sea necesario hasta que una familia pueda acogerlo!!!!! en fin, no puedo con estas cosas!!! Y ella, pues a saber qué circunstancias tiene, en qué condiciones se quedó embarazada… sin justificarla en ningún caso!!!! porque da pena que ni siquiera ver a tu hijo te ablande el corazón!

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:50

      Desde luego no es cuestión de culparla a ella por actuar así ante un embarazo y una maternidad no deseadas, pero llegados a este punto no comprendo cómo no salía de ella misma lo de darla en adopción o cómo iban a dejar que se la llevara con ella sabiendo que no le dedicaba ni 15 minutos cada 3 horas para ir a cuidarla mientras estuvo ingresada. Por cierto, que de los 3 bebés que hubo durante esos días en la incubadora, a otro lo abandonaron y su madre se fue sin él tras el alta, pero al menos estará bien atendido.

  • Responder
    Arusca
    3 diciembre, 2015 at 12:17

    Pues sus razones tendrá, claro, pero es una pena. Ojalá dentro de unos años no mire atrás arrepentida de sus decisiones. Pero todos mis pensamientos están con ese nuevo bebé. Llegar a este mundo, que tan mal está ya, y que no le importes a la persona que se supone que ha de quererte por encima de todo y de todos…

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:52

      Y peor aún es que aparte de que su propia madre no se interese por ella, es que no sea capaz de dar el paso de darla en adopción y permitir que otra familia la críe de la mejor forma posible y con todo ese cariño y atenciones que la madre biológica le ha estado negando.

  • Responder
    diasde48horas
    3 diciembre, 2015 at 12:50

    Madre mía, qué historia tan triste… Yo no soy nadie para juzgar a esa mujer, no sé sus circunstancias personales ni sé absolutamente nada de ella, pero aún así ¿ese pobre bebé nadie va a pensar en él?

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:54

      Eso era lo que más me chocaba. La madre podría haber metido mucho la pata, haber seguido con el embarazo, darla en adopción y recuperar sus libertad dejando a su hija con un futuro mejor. Pero cuando abandonaron juntas el hospital, la cosa parecía ir en la peor dirección.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    3 diciembre, 2015 at 15:27

    Menudo drama, pobre chica y pobre bebé. Sobre todo el bebé, porque o estará con una madre que no lo quiere, o en un orfanato. Los bebés tienen derecho a ser queridos. Ay.. 🙁

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:55

      Sobre todo cuando hay tantas parejas esperando hijos que nunca llegan y que se ocuparían de la niña encantados. No tengo ni idea de cómo anda la legislación para este asunto, pero algo más se debería poder hacer para proteger al bebé y además aliviar a la madre.

  • Responder
    Mama Puñetera
    3 diciembre, 2015 at 15:59

    Pues no conozco ningún caso similar pero me ha dado mucha pena, sobretodo por el bebé, que no tiene culpa de nada y va a acabar pagando el pato seguro… 🙁 Con la de gente que hay deseando adoptar, si ella no quiere ese bebé, mas le valdría darlo en adopción, así un problema menos para ella y una alegría para alguna pareja, aparte de que el bebé tendría mejores opciones de vida. 🙁

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 06:59

      No sé si estaría indecisa, si no conocería esta posibilidad o si en el fondo había algo que de verdad la atase a la niña más allá del interés por conseguir esas ayudas económicas de las que le hablaban. Mientras estuvo en el hospital fue la madre menos atenta y más despreocupada del mundo, quien sin tener otra cosa mejor que hacer dejaba que se le pasasen las horas de las tomas sin aparecer por la incubadora para cuidar de ella o visitarla solo porque si. Y claro, nada hacía sospechar que una vez tuviesen el alta, el instinto maternal le afloraría de golpe y porrazo.

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    3 diciembre, 2015 at 16:59

    Que pena tan grande. Yo me llevaba a ese bb a quererlo.si ella no lo atiende espero que lo solucionen rápidamente las asistentas social.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 07:01

      Si es que a cualquiera le dan ganas de decir: quita, que ya me lo quedo yo. Pero claro, tampoco se puede arrebatar un hijo a su madre tan fácilmente, por muy mala que sea.

  • Responder
    Ita95
    3 diciembre, 2015 at 18:17

    Como duele esto, yo luché por mi bebé, me ma da ron reposo relativo he hice reposo absoluto, estuve 20 días en el hospital con rotura de bolsa sin moverme de la cama ni para ir al baño, ni se la de horas que me pegue en partos intentando parar las contracciones, finalmente Marco nació a las 25+4 semanas con muchas ganas de vivir, pero mi angelito a los 16 días se nos fue… Para mí esto es lo mas duro que me pueda pasar jamás, me muero de rabia de ver a este tipo de personas que se toman todo a la ligera con estos temas y luego les va fenomenal…

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 07:05

      Qué pena tan grande. Lo siento mucho por ti y por tu bebé. Pues ya ves que la historia de la rotura de la bolsa, el ingreso para el reposo y el retraso para el parto es muy similar al de esta chica y sin embargo ella ha tenido todo el viento a favor para parir fácilmente, recuperarse en un visto y no visto y tener a una bebé prematura zampona y sin complicaciones. Pero ni lo ha apreciado ni pensamientos de hacerlo. La vedad es que el mundo está muy mal repartido.

  • Responder
    Ro
    3 diciembre, 2015 at 18:22

    No podemos juzgarla… quien sabe lo que esa persona cree, piensa, valora… en fin… Nos encantaría que todos tuvieran un sistema de valores igual al nuestro… pero no es así, cada cual es un mundo, y hay que aceptarlo, y no cerrar los ojos, y no querer verlo. Por eso, considero que el problema principal es que este «sistema» en el que vivimos «obliga» a que una persona como esta, que no desea ejercer de madre, «deba» hacerlo. Es un error a mi modesto entender. Quizás me equivoque, pero en mi opinión, si alguien no desea ejercer de madre no se le debería obligar. Me parece que deberían ayudarla a tramitar su renuncia a la patria potestad y darle la tranquilidad de que el bebé estará bien cuidado por una familia de acogida (o adoptante). Familias que de verdad desean esa responsabilidad, y ese privilegio. El bebé estaría mejor. Ella sería libre tal como desea. Y esa familia de acogida sería muy feliz. Todos contentos. ¿Quizás lo veo muy fácil? Puede ser, pero en EEUU cualquier mujer que vaya a dar a luz puede elegir libremente dar a su hijo en adopción e incluso puede elegir a la familia. A mi me parece una medida estupenda.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 07:16

      Reconozco que la primera impresión que tuve fue la de que las asistentas sociales querían hacerle la vida imposible amenazándola con que le quitarían a la niña, pero según se fue desarrollando la historia pasé a pensar lo contrario: que al no ser la madre la que diese el paso para darla en adopción, trataban de alguna manera de forzarla, para que no se la llevase a casa con ella dado el poco interés que estaba mostrando por su bienestar.

      Pero les dieron el alta, se fueron juntas y ya no sabremos cómo acaba todo. Mi madre y yo estamos convencidas de que acabará perdiendo su custodia por no llevarla a las revisiones médicas o por dilapidar el dinero de las ayudas (sin querer pensar en cosas más graves). Pero para esto tendrá que pasar un tiempo en el que la niña seguirá estando desatendida en manos de su madre sin que nadie haga nada. Durante esos mismos días, otra madre abandonó a su bebé en el hospital, por lo que ese parece que sí correrá mejor suerte.

  • Responder
    La Moleskine de Mamá
    3 diciembre, 2015 at 19:25

    Que fuerte! Pobre bebe y también, pobre mujer, seguro que tiene algo y necesita ayuda de especialistas. La maternidad no es igual para todas, pero despreciar a un pequeñito que tu pariste y que lo mas que necesita eres tu y a tino te importa, se me hace muy duro. No quiero juzgar a esta mujer, pero que pena me da

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 diciembre, 2015 at 07:19

      Lo curioso es que ella no parecía sufrir por todo esto. Tenía sus visitas para salir a fumar y a la cafetería y estaba animada, hablaba de cualquier cosa, allí no había llantos, ni dramas, ni contaba penas, ni dificultades. O llevaba toda esta procesión por dentro o de verdad le resbalaba todo el asunto de la maternidad.

  • Responder
    Maria Mivinailart
    4 diciembre, 2015 at 11:59

    Que lástima… A lo mejor tiene sus motivos, pero no logro entender como es posible ignorar a un recién nacido.
    Antes de ser madre no entendía como la gente trataba con tal desinterés a los bebés o los dejaba por ahí tirados o cosas peores, y ahora cuando miro a mi hija lo entiendo aún menos.
    En fin, espero que ese bebé tenga buena vida y le den todo el cariño y amor que se merece.

    Por cierto, espero que tu madre esté bien

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 diciembre, 2015 at 15:51

      Seguro que tiene unos motivos bien fundados (digo yo vamos, porque ese rechazo no puede surgirle de forma natural y espontánea). Pero aún así, a mí me cuesta mucho entender ese desapego al ver a su criatura. Con lo monos que están de recién nacidos ¡si es que se le cae la baba a cualquiera!

  • Responder
    srajumbo
    4 diciembre, 2015 at 20:06

    No me atrevo a juzgar porque no conozco la situación de esa chica ni sus motivos para hacer eso, pero me da muchisima pena. Pena por ese bebé que se ha visto privado de una mamá ilusionada al nacer prematuramente, pena de esa mamá que se va a perder esos primeros instantes que ya no van a volver. Y pena por las que no pueden ser madres, que una vez mas tienen que ver como alguien que si puede serlo..lo rechaza.

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 diciembre, 2015 at 15:53

      Yo no la quiero juzgar. Claro que tengo mi opinión y que intuyo que no llegará lejos con la niña en ese plan. Peo no conozco más de su pasado, ni de cómo se ha producido esa maternidad ni del futuro que ella vetan negro como para impedir que se ocupe de su hija. Pena es lo mínimo que nos puede transmitir la historia.

  • Responder
    mamapuede
    5 diciembre, 2015 at 17:47

    Esta semana cada vez que intentaba comentar en el blog después de escribir el comentario me salía un error desde el móvil, pero en cuánto he podido coger el ordenador aquí estoy para comentar de nuevo en este post porque me parece tremendo.

    Me parece tremendo tanto interés en obligar a esta chica a que vea a su hija si esta tan claro que no la quiere atender no es mejor para el bebé que no este con ella? Quiero decir, cuándo le den el alta que atenciones va a tener? Me da muchisima pena y pienso que hay muchisimas familias que estarán deseando poder acoger a esa niña y darle los cuidados y atenciones que se merece y sobre todo mucho amor y cariño que su madre evidentemente no le va a dar.

    No juzgo a la madre, pero lo mejor para esa niña es no estar con su madre.

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 diciembre, 2015 at 16:00

      ¡Anda! Pues lo siento, porque eso da un coraje… La obligaban a atenderla porque legalmente no se quería desentender de la niña. Si la hubiera abandonado en el nido (como le pasó a otro bebé mientra estábamos allí) claro que el hospital se hubiera hecho cargo de ella, pero teniendo a la madre ingresada, con una teta disponible y sin nada mejor que hacer, entiendo que las enfermeras tratasen de espabilarla de esta forma. Si hubiera renunciado a ella claramente no lo habrían hecho. Si se hubiera decidido a darla en adopción, creo que ambas hubieran salido ganando, pero claro, es una opción tan personal, que igual siente la obligación de sacarla adelante aunque no la desee. Aunque viendo cómo se saltaba los horarios y rutinas de cuidado, y lo que la vigilaban dentro del hospital, creo que pronto meterá la pata y la perderá.

  • Responder
    correolacajitademusica
    6 diciembre, 2015 at 20:00

    Madre mía, me dejas helada. Sé que existen casos así pero yo nunca me he encontrado ninguno (afortunadamente) y es algo que no puedo comprender. No sé, es tremendo, no? Para el bebé, para ella… Si la situación es así y no le quiere, ¿no debería al menos darle en adopción?

    Aunque supongo que es más fácil «juzgar» desde una posición como la mía que desde la de ella propia…

    Impresionante experiencia…

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 diciembre, 2015 at 16:02

      Este es el primero tan evidente con el que me topo. Lo normal es encontrar a gente que reniegue de sus hijos en un día de agotamiento pero no desde antes de nacer. Más o menos todos vemos la adopción como la mejor salida, pero si la madre no da el paso, y los asistentes sociales no intervienen, ella es la madre biológica y contra su palabra no hay nada que hacer. A no ser que tras el alta la descubran en negligencias graves.

  • Responder
    Paseando con Eloy (@paseandoconeloy)
    6 septiembre, 2017 at 22:50

    Qué historia tan dura. Sus motivos tendrá pero ojalá opte por dar a la peque en adopción y que encuentre a una familia que la quiera con locura. Porque si ya allí pasa de ella, fuera del hospital puede ser más grave. Pobre criatura ayyy. Yo pasé por tratamientos de infertilidad y leer estas cosas me duelen en el alma.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.