Inventos útiles

Móvil para cuna y proyectores. Duérmete niño ¡duérmete ya!

móvil de cuna

Este fin de semana vamos a desmontar la cuna de mi bichilla. Hemos aprovechado la navidad para pasarla a su cama, donde ya os contaré cómo duerme a ratos y con un rumbo incierto, pero a causa de la visita del #pspabuelo dejamos la cuna montada para que ninguno tuviera que dormir en el suelo cuando coincidieran bajo el mismo techo. Y ahora que estamos en plena operación recogida de la cuna y en plenos debates de vete tú a saber dónde la vamos a guardar a la espera del siguiente churumbel, se me ha venido a la mente que no os he hablado de nuestra relación con el móvil para cuna y con el resto de proyectores de cielos estrellados e historias infantiles. No hemos tenido muchos modelos, sólo uno que ahora os mostraré. Pero no ha tenido el efecto deseado sobre mi bichilla. Supongo que todos los padres primerizos, cuando valoramos la compra de un móvil para cuna además de no querer dejarnos un riñón, desear que sea algo discreto y no una carpa de circo, lo que más deseamos es que al ponerlo en funcionamiento el chiquillo caiga narcotizado en un sueño reparador, largo y feliz, propiciado por ese ir y venir de imágenes de colorines con formas y melodía agradables. De hecho, yo me he dormido infinidad de veces al lado del proyector de cuna de mi bichilla, mientras ella seguía impasible y sin ningún plan de descansar. Como nuestro aparato lo compramos mientras yo estaba embarazada, ya hice el estudio previo de lo que me convencía y lo que no, aunque ahora he descubierto nuevas opciones que antes no me había cruzado.

móvil de cuna mami pata

1. Móvil de cuna multifunción. En mi época de preñez, hace ya casi 3 años, en todas las jugueterías del Pueblucho Infernal, el móvil de cuna más top, top, top era el proyector Mami Pata. No había otro que se le pudiera igualar según me decían las dependientas. Si os soy sincera, 35 euros me parecía un precio hasta barato si el sistema iba a conseguir narcotizarme a mi bichilla aún no nata. Sin embargo, en nuestro afán ahorrador, optamos por un modelo también de VTech pero más económico y que había obrado milagros con mi sobrina, el proyector Osito Dormilón Rosa. Se quedó en el armario durante muchos meses, porque la niña nació durmiendo del tirón. Y cuando decidimos hacer uso de él, resultó que para mi churumbelita esas escenas y esas melodías eran como un cine en casa. Mientras yo me quedaba traspuesta a la segunda nana, ella aplaudía entusiasmada ante el fantástico espectáculo de luz y color y pedía más. Aún así, yo lo llevaba de un lugar a otro cuando dormíamos fuera de casa, por si un día se producía el gran cambio. Pero nunca se produjo. El P’tits Copains no existía en mis tiempos (¡qué mayor parezco ya!) y ahora que lo conozco me parece más moderno, porque simula una tablet para bebés, no es nada armatoste a la hora de guardarlo y el niño puede ver la proyección en el techo o la pantallita con los muñecos más cerca en la cuna.

carrusel de cuna

2. Carruseles. Hay algunos bastante unisex, como este móvil con animales de Fisher Price con fauna de la selva. Yo no soy muy aficionada a los carruseles, pero si se siguen fabricando tiene que ser porque dan buen resultado. Me gustan más los proyectores. Siguen habiendo diferenciaciones para niños y niñas, por la cuestión de los colores, como ocurre con esta versión del carrusel estrellas mágicas de Chicco que lo fabrican en rosa o azul. El de ositos voladores tiene colores pastel, que nos valen para todas las criaturas ¡y control remoto! Así puedes hacer avanzar las canciones o cambiar los movimientos, o hacer que se proyectes imágenes y que el carrusel se pare, a distancia y sin que tu bichillo sospeche que andas cerca y se descentre. El carrusel Nenuco Baby es bastante parecido al anterior, aunque para mi gusto es tremendamente grande. Todo dependerá de lo que cada uno confíe en estos aparatos, lo que estemos dispuestos a invertir y el espacio del que dispongamos.

proyectores de cuna

3. Proyectores de cuna menos tradicionales. Si el hecho de que el carrusel o proyector no se coloque directamente colgado en la cuna no os quita el sueño, este proyector animalitos de la selva de Fisher Price es de lo más completo y original. Lo podéis poner sobre una mesita de noche o una estantería, y también se conecta con mando a distancia. Sirve de proyector, de punto de luz y canta nanas, a un precio inferior (39 euros) que los carruseles tradicionales de la marca. Más simple pero mucho más económico es el proyector luz de Babymoov. Estrellas, formas geométricas simples y melodías para relajar al bebé depositando la lamparita en cualquier lado. Entre sus sonidos incluye el del latido de mamá, por lo que puede resultar de lo más desestresante sin demasiada parafernalia. Del mismo estilo es el Ansmann Lullaby pero por la disposición de sus orificios este proyecta el cielo estrellado tanto en el techo como en las paredes de la habitación. Para niños algo mayores (o no tanto porque mi bichilla se aficionó a la película antes de los 12 meses) la novedad de Disney y Philips es este proyector de Frozen que puede funcionar simplemente como luz nocturna o ir mostrando hasta 24 escenas de la película. ¡Ay, dormir entre princesas!

¿Existe la casa sin móvil de cuna o proyector? ¿Alguien se resistió a esta compra? ¿Soy la única a la que el genial invento no ha ayudado en nada a la hora de dormir a mi mochuela? Eso sí, para adultos son muy recomendables, porque conmigo han hecho maravillas (aunque el cansancio de la maternidad supongo que les ha colaborado mucho).

Esto te puede interesar

25 Comentarios

  • Responder
    iera
    11 enero, 2016 at 08:03

    Nos regalaron el carrusel de los osos voladores cuando la princesa tenia 1mes y cnd le pasamos de la minicuna a la cuna grande, llego su momento. El efecto era el mismo que para tu bichilla, como un cine en casa, pero no contenta con eso no paró hasta que lo arranco de su sitio con el consiguiente golpe en la cabeza, ni un chichón eso si. Resultado: carrusel guardado en el trastero y princesa colechando eternamente

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 enero, 2016 at 12:29

      ¡Jajaja! A veces pienso que no prueban estos juguetes antes de comercializarlos porque ya ves el efecto que tiene en algunos niños. Y lo entiendo. Son tan bonitos y llamativos que ¿quién quiere dormirse con eso sobrevolando por encima de nuestras cabezas?

  • Responder
    marigem
    11 enero, 2016 at 08:22

    Jajajaj, esos inventos los carga el diablo!!!! Yo tuve para los dos carruseles chulos y proyector y desde luego sirvieron para todo menos para ayudar a dormir. Es más, con el proyector jugaron mucho de mayorcitos, que se inventaban cines cuando tenía a buen recaudo el Cinexin y otro proyector chulo que tenían,jejeje, pero de bebés poco caso le hicieron.
    Un besín y veo que hoy regresamos todas.

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 enero, 2016 at 12:30

      ¡Síiii! Ya estrenamos el año 2016 en modo blogueril. Pues mira, como entretenimiento al margen de los momentos de cuna nunca se lo dimos porque era demasiado pequeña para manipularlo con delicadeza. Para dormir no hizo efecto y por tal de que no lo rompiera lo guardamos para un futuro bebé más centrado.

  • Responder
    Educación-emocional.es
    11 enero, 2016 at 09:24

    Mi experiencia también va en la misma línea. No nos sirvió para su función ni el que nos pasó mi cuñada, que era tipo carrusel y tenía efectos casi hipnóticos en mi sobrino, ni el que nos regalaron más adelante, que tenía unas luces proyectadas y un sonido del mar que relajaba a cualquiera… menos a ella claro. Yo soy de las que piensa, que como el contacto con la madre no hay nada. Un saludo

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 enero, 2016 at 12:32

      Yo me pregunto ¿por qué los sobrinos nos naces calmaditos y con una predisposición genética a dormirse con los carruseles y los hijos propios no? ¡Qué mal repartido está el mundo y las familias! La mía desde luego no deja una teta por un carrusel, pero oye, digo yo que si se venden le ha tenido que funcionar a a alguien.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    11 enero, 2016 at 10:11

    Nosotros solo tuvimos uno, cuando me di cuenta que la cuna no era pa nosotros decidí no invertir más en el tema. Y lo quité pronto, cada vez que iba a abrir la ventana estaba a pique de sacarme un ojo con el dichoso aparatejo, tan pronto lo quité que UNMF lo descubrió el otro día en una caja y para él fue todo un descubrimiento…hasta estuvo jugando con él como si fuera un helicóptero jajajajaj

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 enero, 2016 at 12:33

      ¡Jajaja! Oye, me están dando ganas de sacar el nuestro dentro de unos meses, cuando se haya pasado la fiebre por los regalos de los Reyes, y ver si para mi bichilla sigue siendo un cine ahora, a los 2 años. Todo sea por poder darle ese uso que nunca tuvo el pobre.

  • Responder
    ladya73
    11 enero, 2016 at 10:42

    mis hijas ni p*** caso a los carruseles, pero los proyectores les molan más… Tenía uno d Imaginarium que es una chufla que a los pocos meses ya no funcionaba y no te lo reparan… Ahora tenemos una mariquita de CloudB que proyecta estrellas y nos quedamos todos pilluli mirandolas… jajajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 enero, 2016 at 12:34

      ¡Ole qué fina! Aquí ni proyector ni carrusel. Para montar una fiesta sí, pero para relajarse no. También tenemos una mariquita de CloudB pero la nuestra no proyecta, sino que es como esas bolsas de agua antiguas para calentar la cama (solo que funciona con un gel que se calienta al microondas, en plan moderno).

  • Responder
    La Hobbita
    11 enero, 2016 at 11:06

    Mi madre dice que yo no me narcotizaba: me quedaba embelesada escuchando el móvil y cuando se paraba (eran a cuerda en aquella época :p), pequeño berreo para que vinieran a ponérmelo en marcha xD. Así que prohibido para la noche!!! Y con esa enseñanza he crecido yo así que la Habichuela tiene de momento dos colgadores de madera que se mueven si les da un viento o si le metes una leche. Nada de cuerdas, pilas ni similares. Todo más analógico :p.

    Un abrazo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 enero, 2016 at 12:49

      Si lo de las pilas no es el problema en esta casa, sino la diversión que le provoca a mi churumbelita en lugar de relajarla para que se duerma y pase al séptimo sueño. A los adultos te puedo asegurar que nos deja medio en coma, pero a ella la estimula de mala manera.

  • Responder
    Madre y Blogger
    11 enero, 2016 at 12:42

    Yo creo que esto depende tantísimo del niño… Para unos es mano de santo y para otros… Un cinexin en toda regla!!

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    11 enero, 2016 at 13:52

    A mis hijos nunca les han funcionado esos trastos, les gustaban tanto que se quedaban despiertos mirandolos. 😉

  • Responder
    La mama fa el que pot
    11 enero, 2016 at 13:57

    Nosotros por suerte no hemos tenido ninguno de estos aparatejos en casa ya que con el uso nulo que tuvo mi hija de la cuna hubiera sido un trasto más.
    Ahora con el que viene nuestra idea será colechar así que tampoco creo que lo necesitemos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:11

      Ya eres experta y sabes lo que te conviene más. Pero los primerizos ¿cómo íbamos a pensar que se podía sobrevivir sin proyector o carrusel? Y como digo, a los padres nos relaja mucho, pero el efecto en mi churumbelita ha sido bien diferente.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    11 enero, 2016 at 15:55

    Esto es como lo que comentabas ayer en IG, que hay juguetes que gustan a unos niños y otros que no. Rafa se quedaba grogui en la cuna con un proyector de música (que aún sigue en la cuna), mientras que Gabriel no se duerme más que en brazos… Cada bebé es un mundo, pero bueno, justo es un regalo que lo veo útil, quizás no se duerman pero les puede gustar como entretenimeinto!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:13

      Sí, sí como entretenimiento fue bueno. Lo que pasa es que al ser un proyector el nuestro y tener que estar la habitación en penumbra para que se vieran las imágenes, la hora del espectáculo sólo llegaba por las noches. Y claro, teníamos horarios de ocio incompatibles con los de ella.

  • Responder
    Mivi Mama
    13 enero, 2016 at 00:49

    Pues a lo tonto yo me he juntado con 2 carruseles y una lamparita de esas.
    El carrusel 1 es heredado de uno de mis primos pequeños, de Fisher Price que aunque mono es un armatoste y además no sirve para mi cuna (hay que revisar como se enganchan estos aparatos y la forma de nuestras cunas!)
    El carrusel 2 es regalo de la hermana de mi marido… es cutre, los animales cuesta definir que son y la música no es precisamente relajante.
    Y la lamparita proyector es una tortuga que llena tooooda la habitación de estrellitas con diferentes movimientos y tiene música.
    Pues no usamos nada… cuando la enana pase a su habitación empezaremos a usar la tortuga, porque ahora mismo no tengo donde ponerla en mi dormitorio

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 11:33

      Sí, el enganche es importante, porque aunque suelen ser bastante estándar siempre hay alguna cuestión por la que no nos ajustan bien y ya la hemos liado. Con los proyectores que se apoyan en la mesita de noche o en una estantería no existen estos problemas. Ese modelo de las estrellitas me hubiera gustado probarlo, porque quizás con menos efectos le hubiese resultado más relajante a mi bichilla. Al menos el primero ya fue usado y el regalo ¿no tenía ticket para la devolución? ¡Cómo le gusta a la gente arriesgar sin posibilidad de cambio!

  • Responder
    yaiza
    13 enero, 2016 at 19:57

    A mi era uno de los artilugios que me encantaban,incluso regalar alguno.
    Cuando nació peluchin anda que no dimos vueltas para elegir un carrusel con mi hermana que se lo quería regalar!.
    Fuera caro y poco lo usamos la verdad, ni caso.
    Con pitufiña ya ni lo montamos, en el trastero sigue .
    No recuerdo el motivo, me imagino que por comodidad y como tampoco pernocta mucho en la cuna…

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 enero, 2016 at 11:23

      ¡Jajaja! Es que si hay colecho ¿dónde vas a poner el carrusel? Aunque los proyectores sí pueden usarse en todas las situaciones. Tiene que haber familias par quienes este invento haya sido todo un descubrimiento a la hora de dormir a los niños. Porque ya te digo que los padres caemos redondos pero ellos ¡sólo quieren más y más!

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!