Crianza

¿Cómo disimular el sabor del paracetamol para los niños? ¿Eres capaz?

disimular el sabor del paracetamo

La gente lo llama Apiretal, pero en casa lo que tenemos es paracetamol líquido de una marca genérica, más barato, que funciona igual y que por lo visto sabe igual de mal. Mi bichilla decidió deleitarnos el día de año nuevo con una fiebre de 39, sin motivo aparente, después de haberse pasado 7 horas completas alternando y desfasando en un parque de bolas, jugando al futbolín, trepando por los toboganes al revés, en un reciento muy calentito del que salimos con ella ardiendo, un poco lacia, pero encantada del día que había pasado. Zampando y durmiendo siesta con total normalidad. Una vez en casa, como somos primerizos y hacemos eso tan desaconsejado de intentar averiguar la temperatura corporal de mi churumbelita tocándole la frente o los mofletes, luchamos contra ella para ponerle el termómetro. Para mi mochuela, un termómetro que se acerca a su axila o un peine que amenaza su cabecita son enemigos mortales a abatir, por lo que después de la batalla obtuvimos el numeraco: 39. Claro, a continuación me lo puse yo para asegurarme de que el artefacto no estaba descacharrado, porque como hace meses que nadie se pone malo en esta casa… Pero yo estaba a 36,3, por lo que efectivamente, a mi bichilla le pasaba algo. Y nunca sabremos el qué, porque tras su baño nocturno, la temperatura bajó a 37,8 y así fue descendiendo sin hacer nada más durante las siguientes 24 horas.

En realidad, sí que intentamos hacer algo más, puesto que lo del 39 no se podía considerar normal, y no fue otra cosa que probar a endosarle un lingotacillo de paracetamol. Misión imposible. Su papá y yo nos volvimos locos intentando 1.001 formas de conseguir que una gota le entrara en ese cuerpecito sin ningún éxito. Por eso quiero compartir todo lo que probamos y que me orientéis acerca de cómo conseguís camuflar el sabor del paracetamol, o de cualquier otro mejunje medicinal, para la próxima vez que nos veamos en una de estas.

1. Soltarle el chorro a traición. Porque para algo Dios, y la industria farmacéutica, hicieron el paracetamol en esta versión líquida y no en píldoras, para que poniendo esa minúscula cantidad de mililitros, los padres pudiéramos disparar todo el caldito directamente en la garganta. Y esto funcionó una vez, cuando mi bichilla tenía 6 meses y tuvo su única fiebre producida por las vacunas. Pero ahora ¡el intento se saldó con un vómito de la leche materna que le había dado para calmarla primero! Ya no vuelvo a intentar el acoso de esta forma.

2. Dosificarlo despacito en el moflete. …mmm… sólo diré que tampoco nos funciona, porque en cuanto mi bichilla ve la mini jeringuilla acercarse a su hociquito ya empieza a hacer arcadas, antes de que el medicamento entre en contacto con ella. Así es que ni chorro a traición ni dosis amorosas.

3. Mezclarlo con agua o zumo. El paracetamol es amargo y realmente desagradable al gusto. Mucho decir que tiene color de fresa y sabor de fresa pero eso está malo de narices. En un acto de iluminación, decidí mezclarlo con agua (mucha) hasta que se notase el sabor pero no amargase. Mi bichilla bebe mucha agua, y más si tiene calor, por lo que no lograría que se lo tomase de una sola vez, pero en una horita lo habría aceptado. Pues nada de nada, ni con zumo ni con agua surtió efecto el experimento.

4. Camuflar el sabor del paracetamol en la comida preferida. En nuestro caso, por ser la hora de la cena y haberse hartado de zampar desde el medio día de todo lo navideño que se puso a su alcance, quisimos evitar que vomitara toda la cena, así es que adelantamos la hora del yogur y mezclamos una nueva dosis de paracetamol en él. En tanta cantidad ¡casi no se notaba! Pero ella lo supo. Y vomitó las 2 cucharadas de yogur que había aceptado. Para la próxima vez, dice este hombre que quizás deberíamos concentrarlo todo en un par de cucharadas malas para que el reto sean buenas, en lugar de echar a perder el yogur completo.

5. Pasarte al paracetamol en supositorios. Hasta ahora, no tenía ni idea de que existía el paracetamol en este formato, pero os digo que desde el día 1 vivimos con una caja de 6 en casa, aún sin estrenar pero en la que hemos depositado todas nuestras esperanzas de primerizos para la próxima fiebre de la niña. Si no funciona este remedio no nos queda más que…

6. Esperar a que la naturaleza siga su curso y la fiebre baje sola. Pues sí, porque al final es lo que ocurrió. La niña durmió un poco inquieta, tuvo un despertar bastante largo durante la noche en el que rechazó la teta y sólo quería que la pasease su papá. Pero a la mañana siguiente ya estaba en 37,1, súper activa y devorando todo lo que no había querido para la cena. Y no volvió a recaer.

No tenemos ni idea de a qué pudo deberse ese episodio de fiebre, la más alta que le hemos conocido hasta el momento Pero por suerte, tan pronto como llegó se fue. Porque si la bajada llega a depender de nuestro arte para administrarle el paracetamol a la niña ¡de esta tontada no salimos! Y vosotros ¿cómo lográis camuflar el sabor del paracetamol? ¿Tenéis más trucos o vuestros churumbeles lo aceptan con alegría y júbilo? ¿Es cierto que hay otras marcas cuyo sabor es mejor?

Esto te puede interesar

46 Comentarios

  • Responder
    marigem
    12 enero, 2016 at 07:21

    Jajajaj, mis hijos nacieron con un radar en la lengua y otro en el paladar así que misión imposible.
    La verdad es que apenas tuve que darles Apiretal, creo que iban al cole cuando empezaron a tomarlo y confieso que lo tomaban a base de chantaje, en plan si tomas esto te compro gusanitos o un cuento de pegatinas. Lo sé, muy mal con lo de razonar que soy yo pero hay cosas que son imposibles y mis hijos y la medicación como que no…A día de hoy tienen que estar fatal para tomar un simple paracetamol, menos mal que no se ponen malos nunca.
    Pobre bichilla, con fiebre!!! Quizás fue simplemente el exceso de juego, actividad y calor, no sé.
    Un besín.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:16

      Grave no sería porque tal como vino se fue. Pero no nos habíamos visto nunca tan sobrepasados para conseguir un objetivo. Suerte que ha necesitado paracetamol 2 veces en 2 años y que la primera fue fácil, porque si llega a ser una niña enfermiza ¡esta no nos sale adelante! Es que se pone hecha una fiera y lucha como si la estuviésemos matando sólo con ver la jeringa venir. Como aún es pequeña, ni el chantaje nos vale. Así es que espero que el próximo episodio de fiebre tarde en legar, al menos hasta que pueda entendernos o le cambie el paladar.

      • Responder
        Rosario
        14 febrero, 2019 at 20:56

        L mía el mes que viene cumple 4 apiretal solo con amenazas que si te lo doy con una jeringa, que si te llevo al medico y te lo ponen por vía, etc. Tengo tres niños yoase lo mismo con los tres suerte que ahora los mayores ya toman pastillas, pero con la peque es una odisea y encima hace fiebre siempre, vacunas, gripe, sin ningún motivo aparente y seguido jeje a veces me dijo el pediatra es que están creciendo muy rápido o cualquier virus que ninos enteramos, pasan el el suelo metiendo mano en la boca etc. Ánimo padres que por más que se padezca al final ellos nos Dan lo mejor de nuestra vida Ellos,, no sabría que hacer sin mis hijos. Suerte a todos y gracias por compartir vuestras vivencias. Fuerza y ánimo que sois fuertes!!!

  • Responder
    Mami esto esta chuli chuli
    12 enero, 2016 at 07:38

    Yo tengo uno que no le hace ascos a nada. Abre la boca y para dentro. No hay problema con el sea lo que sea lo que le des… Es un ventajon. El otro encambio tal como entra, sale. Asi que cuando la fiebre es alra opto por supositorio… Aunque tambien aprieta el culete!!! Por cierto apiretal y paracemol generico estan al mismo precio ( trabajo en farmacia) o por lo menos antes de mi baja :p

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:18

      Esa es otra. Nosotros nos hemos envalentonado comprando los supositorios y teniéndolos ahí, en la reserva, por si nos volvemos a ver en una situación igual. Pero yo recuerdo que cuando me los ponían de niña tampoco eran man de santo, y que apretaba con todas mis fuerzas para que salieran de ahí. Oye, pues es que también he leído malas críticas del sabor del Apiretal, pero quizá podríamos cambiar por si el sabor la convenciese más. Este nuestro es horrible, que lo he probado yo.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    12 enero, 2016 at 08:10

    Aquí lo que se vende es Panadol, con sabor a fresa y muy dulce, ¡el problema es que los niños siempre quieren más!
    Respecto al termómetro, mi hija de pequeña no lo soportaba y compramos uno que mide la temperatura sólo acercandolo a la frente, sin contacto. Los hay en Amazon bien de precio, por si quieres mirar.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:20

      ¡Tenemos que aprender de los búlgaros! Hombre ya ¿qué les costaba hacerlo más rico? Yo de pequeña estuve enganchada al Bisolvón, un jarabe para la tos. Bueno, de hecho creo que !lo sigo estando porque en cuanto carraspeo un poquito me lanzo en sus brazos ¡qué rico me está! Lo del termómetro lo llegamos a pensar, pero es que nos dicen que estos modelos no son tan fiables como el que se coloca en la axila y por eso no hicimos la prueba.

  • Responder
    La mama fa el que pot
    12 enero, 2016 at 08:49

    Uff, yo escribí sobre este tema porque para mi también es desesperante este tema.
    Al final hemos sucumbido a los supositorios después de varias vomitadas de medicamento.
    Pero cuando era más pequeña lo que hacia era poner un poco en una cucharita y cubrirlo con yogur o danonino y dárselo super camuflado.
    Te tengo que decir que cuando pregunté en su momento cómo hacerlo y dije que tenía una niña me dijeron que tenía la batalla perdida, que son unas cabezotas y que con ellas los chantajes no funcionan.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:21

      Aquí es que vomita incluso antes de que le roce la boca o en cuanto lo detecta revuelto con algún alimento. Esa técnica del yogur es la que propone este hombre para la próxima ves, que ojalá tarde años en llegar. ¡Jajaja! No me extraña que te dijeran eso ¡es que lo notan todo y no hay forma de convencerlas!

  • Responder
    Noe - "Cuestión de Madres"
    12 enero, 2016 at 09:17

    Ayyy que yo ya pasé por tooodo eso!!! Jajaja y ya acepté que a la mía solo le puedo dar DALSY!!! El caso es que descubrí que a los niños que les va mas el dulce toman bien el Dalsy, y si son de salado y sabores fuertes creéme que se toman con gusto el apiretal!! (Noe)

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:23

      El Dalsy es que al ser ibuprofeno lo recomiendan menos si es sólo para una fiebre, pero dados los consejos estoy por cambiar de marca, no vaya a ser que el truco esté en el fabricante y que el Apiretal realmente esté rico rico. En cuanto a gustos ¡mi bichilla le da a todo! Le encanta lo dulce y lo salado. ¡Todo menos el paracetamol!

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    12 enero, 2016 at 09:33

    Al mío le gusta al paracetamol, por suerte no lo usamos mucho, pero las veces que lo ha tomado no hemos tenido problema. Cuando más pequeño le soltábamos el chorro a traición jejejej

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:29

      Si es que en 2 años ha tenido 2 dosis de paracetamol. La primera con el chorro a traición y esta vez de ninguna manera. De paladar fino que me ha salido.

  • Responder
    Annabel
    12 enero, 2016 at 10:03

    A mí me funcionó cambiar al Apiretal «de marca» yo los probé los dos y sabe mucho mejor!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:31

      Yo he probado sólo el genérico y para la próxima vez pienso probar cualquier cosa. ¡Igual el truco es ese y por eso el Apiretal es tan famoso!

    • Responder
      Anónimo
      22 enero, 2018 at 19:12

      Hola Annabel,
      Que Marca ?

      Saludos y gracias,
      Otro padre desesperado…

  • Responder
    Nekane
    12 enero, 2016 at 11:00

    Uff intentar darle paracetamol a la mia es vomitera segura…. Yo lo que hago es darle ibuprofeno que tambien baja la fiebre y si no esta muy torcida lo acepta mejor… Pero darle cualquier cosa es una tortura china, tengo sensacion de policia supermalo inmobilizandole los brazos como puedo, impidiendo que no gire la cabeza en direccion contraria a la jeringa… Uff no se quien lo pasa peor si ella o yo
    Por cierto, el problema añadido del paracetamol (como minimo el mio) es que la jeringa es una porqueria que si aprietas poco no sale nada y si le das un poquito mas de fuerza sale un chorro a presion que aunque estuviera bueno haria vomitar amas de uno

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:34

      Sí, el ibuprofeno también baja la fiebre pero lo recomiendan menos como medicamento de uso común porque también es antiinflamatorio y produce más daño hepático… En fin que si la cosa no va a mayores y no quiere el paracetamol, pues se queda sin tomar nada. Aquí creo que lo pasamos peor nosotros, porque como dices, parece que la estemos torturando y sometiéndola por la fuerza, sin posibilidad de hablar y razonar, ni siquiera engañar. ¡Jajaja! Y lo que comentad de la jeringa igual también influye. Porque dosificarlo directamente en la boca y poco a poco es casi imposible.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    12 enero, 2016 at 13:59

    Si la fiebre no llega a 38 o veo que los niños no están cual muñecos diabólicos, no les doy nada. Se supone que la fiebre es un mecanismo de defensa para luchar contra virus y demás historias, y la verdad que me ha pasado que, de repente tengan un día fiebre, y luego estén perfectos y no se pongan malos.
    Sobre el sabor, yo les doy Dalsy, que ahora también hay sabor fresa, y lo toman genial. Es cierto que es mejor dar paracetamol pero coño, es que igual toman una vez cada 2-3 meses así que, tampoco creo que pase nada con cantidades tan pequeñas… La última vez que aquí estuvo malo alguien fue el finde de Puleva- Granada y fue de gastroenteritis así que llevamos unos meses sin usar el dalsy. Pero vamos, si hay que utilizar algo, yo soy de las de chorro a presión!!!jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:37

      El Dalsy no lo hemos usado por ser ibuprofeno, pero quizás por lo de la frecuencia (ha tenido fiebre 2 veces en 2 años) no sea mala idea probar si no nos funciona lo de los supositorios. En cualquier caso, hasta que no llega a 38,3 ella se las ventila por sí sola, pero esta era de 39 y estaba tan extremadamente caliente y se ponía tan lacia que en algo queríamos colaborarle. pero fue imposible. Oye ¡esos hijos tuyos quieren frustrarte tus saraos blogueros! Eso noooo.

  • Responder
    Educación-emocional.es
    12 enero, 2016 at 15:36

    Mi botiquín en casa es de homeopatía, y las niñas se toman las bolas como si fuesen caramelos pues no tienen sabor. A veces las mezclo con agua por aquello de hidratar para ayudar a que el cuerpo esté mejor cuando hay fiebre. Es delicado porque el paracetamol líquido tiene un sabor peculiar e intenso. Un saludo

    • Responder
      ladya73
      12 enero, 2016 at 15:55

      Claro que se lo toman como caramelos… Porque eso son lo que son, caramelos 100% azúcar y caros de cojones

      • Responder
        Educación-emocional.es
        12 enero, 2016 at 15:58

        Ja ja!! Yo soy fiel a la homeopatía y algo reticente a medicar. Pero como todo, ambas pueden convivir, dependiendo qué se necesite. Un saludo

      • Responder
        Planeando ser padres
        13 enero, 2016 at 10:47

        Sí, caro es caro. Eso sí, a sabor rico no hay paracetamol que le gane.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:46

      Aquí es que tenemos al papá ingeniero con conocimientos en la industria química y en la homeopatía no hemos depositado ningún tipo de esperanza. Sólo tomé bolitas de esas en las últimas semanas del embarazo, aconsejada por la matrona, pero vamos, que creo que fue un dinero bastante mal invertido y no volveré a hacer uso de ella nunca más. La hidratación sí que es fundamental, y eso lo llevamos bien porque ella bebe fácilmente. El paracetamol líquido está malísimo.

  • Responder
    ladya73
    12 enero, 2016 at 15:56

    Mis hijas nunca han tenido problema en tomarse ni el apiretal ni el ibuprofeno… Al contrario!!! Hay veces que finjen estar enfermas o tener tos para que se lo de!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:48

      ¡Jajaja! El ibuprofeno aún no lo hemos necesitado nunca, pero llegado el momento espero que la experiencia sea mejor.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    12 enero, 2016 at 17:51

    jajajajaja ¡Me encanta! ¡Iguales, Lucía! Mara ha vomitado el paracetamol cada vez que se lo hemos dado de golpe y porrazo. Todas y cada una sin excepción. Y disimulárselo con otras bebidas/alimentos es imposible. Se da cuenta enseguida. En casa optamos por dejarlo en manos de la naturaleza… 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:52

      Y menos mal que la naturaleza parece estar de nuestra parte y en menos de 2 horas empezó a bajar la fiebre por sí sola, porque la niña es que no colabora ni una mijita. Habrá que seguir haciendo intentos en próximas ocasiones, a ver si damos con la clave.

  • Responder
    Rosa
    12 enero, 2016 at 18:31

    Nosotros empezamos en pequeñas dosis. Luego con jeringuilla y nada! Vomitando. Después en un peti y tampoco la joia lo detectaba. Pero descubrimos que el colacao lo camuflaba! Medio vasito para que supiera que se lo tomaba y listo 😀 Preferimos paracetamol que ibuprofeno. Aunque la verdad pocas veces le ha dado fiebre. Y nos ha ocurrido también en episodios aislados y lo atribuimos a picos de crecimiento, a un «estirón» 🙂 Pero no entiendo por qué hacen una cosa tan mala para niños, es que está malísimo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:55

      Sabe fatal para niños y para adultos. La mía no ha tomado cola cao nunca (y mira que yo soy adicta y a veces pienso que debo ser la única adulta que sigue teniendo desayunos infantiles) pero si me sirve para disimular el paracetamol no dudaré en probarlo la próxima vez. Ibuprofeno ni siquiera tenemos en casa, porque no lo hemos necesitado, pero es cierto que el pediatra siempre recomienda paracetamol para estas cuestiones sencillas.

  • Responder
    unamamaarquitecta
    12 enero, 2016 at 20:01

    A la emperatriz le encanta el paracetamol y el sabor del antibiótico, no le gusta el dalsy, y cuando hay que dárselo le explicamos que es la medicina, para que se ponga buena y no le duela «x», y que se la vamos a dar poco a poco como hacemos con Dora. Ella tiene una jeringuilla y le da a Dora la medicina. Hemos hecho lo mismo para darle el ventolín y para medirle el pulso y el nivel de oxígeno (con un pulsioxímetro) este otoño pasado, ahora nos lo pone a nosotros y se lo pone ella, y lo tenemos a mano para que vea que no hace daño y que se usa a menudo, para cuando se vuelva a poner mala… Ah, y yo también le di teta antes una vez y me vomitó todo, prefiero hacerlo después de darle la medicina, sobornando.. 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 10:59

      Lo curioso del termómetro, es que además de que lógicamente no le hace ningún daño, ella está acostumbrada a tenerlo rodando por su habitación, lo mete y lo saca de su caja cuando quiere y le gusta jugar con el, por lo que se me hace aún más rara esta manía que le toma cuando intentamos ponérselo. Supongo que como en esta casa n tomamos medicinas y no tiene costumbre de ver jeringas y demás, quizás eso le hace pensar que le estamos dando algo malo y desconocido. Oye, pues no es mala idea agenciarnos una jeringuilla de juguete para ver si así le va cogiendo afición. Aunque con el trago que pasamos, sólo queremos que pase muchísimo tiempo antes de necesitar cualquier dosis de nada más.

  • Responder
    Cuestión de madres
    12 enero, 2016 at 20:24

    Ainssssss tiene toda la pinta de proceso vírico inespecífico que tal como vino se marchó (es lo que casi siempre me dicen a mi no es que sea médico jajjajaja). Sobre el jarabito, mi hermana tiene el mismo problema y lo solucionó usando supositorios de paracetamol en vez de la versión líquida. Fin del problema 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 11:01

      ¡Jajaja! Me encanta ese diagnóstico tan técnico y tan inespecífico. Eso será lo que dicen los pediatras para que los padres no molestemos en consulta con estas cosas sencillas. Los supositorios son nuestra próxima esperanza ¡ya veremos qué tal nos va cuando los necesitemos de verdad!

  • Responder
    Norgwinid
    12 enero, 2016 at 21:31

    Con la Mayor nunca he tenido problema (es de las que si se puede tragar, para adentro!), pero la Peque… Ay, es otro cantar. Yo también pasé por todas las fases y modalidades que enumeras (incluyendo la del termómetro!!!) y lo único que conseguí fue desesperarme y acabar chorreando leche rosa. Lo único que me ha funcionado han sido los suposiotorios, recetados por la pediatra la última vez que estuvo mala. Por suerte, sólo he tenido que usarlos en dos ocasiones en sus 16 meses de vida.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 11:02

      Si es que desde luego esto de la salud es un privilegio. ya ves 2 veces hemos tenido que darle paracetamol nosotros y mira en la segunda experiencia cómo hemos acabado de desesperados. Los supositorios duermen ya en casa, sin estrenar, porque cuando los compramos ya le había bajado la fiebre y no los necesitábamos. Veremos si en el momento de dares uso no nos impide también el acceso por el culete.

  • Responder
    correolacajitademusica
    12 enero, 2016 at 22:02

    Yo coincido con No soy una drama mamá, si la fiebre no llega a 38 no suelo darle nada. Pero como este niño mío se ha puesto malo ya incontables veces, ha subido de 39 varias… El apiretal no le gusta nada de nada de nada, pero soy malamadre y cuando abre la boca para llorar (en cuanto ve el gotero) se lo meto a traición. Siguiente llanto, siguiente dosis…. Y así hasta que el gotero se vacía. Ya ves, no he encontrado otra forma!

    Yo no tenía ni idea tampoco de los supositorios hasta esta Navidad que el pipiolillo llegó a 39,5 y nos lo dijjo el médico. Ahora en mi casa también hay una caja (sin estrenar afortunadamente) a la espera de ser usada en caso de necesidad…

    Feliz día!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 11:14

      Ni nosotros tampoco, pero el 39 ¡ay,a este hombre le entró de todo al ver el numero en el termómetro! Aquí los chutes a traición siempre acaban en vómito, por lo que nos hemos visto obligados a cambiar de técnica. A ver si esas cajas de paracetamol en supositorios sin estrenar no duran mucho tiempo y no tenemos que utilizarlas. ¡Un beso!

  • Responder
    Mivi Mama
    13 enero, 2016 at 00:33

    Madre mia, menudo panorama…
    Mi enana tiene 6 meses y aún no hemos tenido que darle nada, aunque cuando le pusieron las vacunas a los 2 meses nos recetaron el apiretal y ahi lo tenemos… a ver que tal mañana las de esta revisión, espero que no le den efecto como las anteriores. Y la de la Meningitis B que ya la tengo también para ponersela y dicen que esa si que puede dar reacción más fuerte.
    Por cierto, no tenía ni idea de que hubiese paracetamol en supositorios. Que cosas se aprenden jeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 enero, 2016 at 11:16

      Sí, con esas primera vacunas todos nos volvemos con la receta y el paracetamol líquido a casa por si les d una mala reacción. A nosotros se nos caduco ese primer bote habiéndolo usado solo una vez. Cuando son tan pequeños, con mi bichilla resultó muy fácil darle la dosis a los 6 meses, pero ahora que se revuelve y hace lo que quiere no hay forma de que lo acepte, de ahí el gran descubrimiento que nos ha parecido lo de los supositorios.

  • Responder
    La agenda de mamá
    14 enero, 2016 at 19:28

    Aquí intentar camuflarlo es misión imposible. Al principio medio coló, pero desde entonces no se fía y pasó una temporada que comía ella solita y lo que podía reconocer claramente XD. Aquí hemos probado el genérico y el de marca y fatal los dos, ni con lingotazo a traición ni a poquitos. Ha desarrollado una técnica que parece que lo ha tragado y no se como después lo escupe a presión!! Si encontráis algún modo ya me contaréis…porque los supositorios nos dijo la doctora que se absorben fatal. Estoy por encargarlo a alguna web búlgara XD

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 enero, 2016 at 11:35

      La desconfianza es lo peor, porque se te pasa las horas sin querer beber agua ni comer nada, pensando que estamos intentando engañarla otra vez. Ya estaba convencida de que el de marca sí tendría mejor sabor, pero si están los dos malos, me parece que intentaremos lo de los supositorios cuando toque una nueva fiebre. Ya veremos si hacen efecto o si nos vemos todos haciendo contrabando con los fármacos búlgaros.

  • Responder
    La Hobbita
    22 enero, 2016 at 14:40

    Jajajaja! Tu no tienes una niña…. tu tienes un gato! Ale: ahí te dejo unos consejos (el original era una publicidad de un antiparasitario pero no hay forma de dar con el poster de las narices :p).

    http://www.laulagun.es/Humor_Como_darle_una_pastilla_a_su_gato.html

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 enero, 2016 at 19:30

      ¡Jajaja! Es verdad,mi gata era malísima para las pastillas, pero creo que mi bichilla la supera.

  • Responder
    Catherine Facenda Perez
    30 agosto, 2016 at 18:21

    Yo tengo un bebé de 4 meses y lo que diga no tiene chiste por falta de experiencia… pero si se les explica y se les dá sin amarrarlos ni hacer mucho drama? Mi mama tuvo 3 hijos y con ninguno estuvo como loca persiguiéndonos para tomarnos las medicinas. Puede que desde muy pequeños explicarles, decirle que es un medicamento, que sabe un poquitin mal pero para sentirse bien… yo que se…. y si el paracetamol sabe demasiaaaado mal… le he dado unas veces a mi bebé por prevenciòn de fiebre de las vacunas y se lo toma todo (es un campeón) pero pobre… me arruga la cara que me da penita. Me mira como…. ostras mamá que asco…

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.