Ocio y viajes

El Monasterio de Montserrat con niños ¡una excursión de altura!

monasterio de montserrat plaza

Para mí, ha sido la cuarta visita a la montaña de Montserrat, porque desde que vivo en Barcelona es una de las visitas obligadas cada vez que hay que llevar a algún familiar de fuera de recorrido turístico por la provincia. Esta vez aprovechamos para ir el día después de Reyes, con la ventaja de ser ya un jueves laborable y con una afluencia baja de visitantes. Por ser poco madrugadores, vimos lo justito del lugar: la subida en tren cremallera, el monasterio, un paseíto por los alrededores de la construcción, un poco de deleite con las vistas desde las alturas y vuelta para casa que ya oscurecía. Ni bajada a la cueva original ni subida a la cima de Sant Joan. Y eso que salí de casa muy dispuesta, sin carrito para la niña y sólo con la mochila de porteo, a fin de podernos aventurar por todos los recovecos del Monasterio de Montserrat. Pero la pereza post vacacional se apoderó de nosotros e hicimos un recorrido bastante light.

monasterio de montserrat virgen

1. Monasterio de Montserrat y basílica. Es lo principal de la visita a la montaña. Lo bueno es que la entrada es gratuita, y se accede por el lateral derecho de la basílica, donde hay que hacer cola para acceder a la parte posterior del altar de la Iglesia y subir hasta delante de la imagen de la Virgen de Montserrat. La tienen protegida tras un cristal pero se le puede tocar la mano izquierda. La cola dependerá mucho de la cantidad de visitantes que haya (esta vez no estuvimos ni 15 minutos esperando) y de lo religiosos que sean estos. Delante de nosotros hubo varias personas que se tomaron un par de minutos para hacer sus oraciones, algo muy respetable pero que puede hacer que la espera se eternice. El acceso es estrecho y con escaleras, así es que está vetado para los carritos de bebé. En la parte posterior del retablo de la Virgen, hay una capilla especial para la oración, decorada con vidrieras de colores que es una obra de arte por sí sola. De allí se sale por la parte izquierda de la Iglesia, directamente a una zona de patio en la que se colocan los cirios para las peticiones a la Virgen. Si se quiere ver la Iglesia por dentro, hay que volver a entrar por la entrada principal de esta y no por el lateral de la Virgen.

monasterio de montserrat tren cremallera

2. El tren cremallera. Para los niños será de lo mejor de la visita al Monasterio de Montserrat. El trayecto dura unos 15 minutos y dado lo escarpado de la montaña, siempre hemos utilizado este sistema para subir, ya que el aparcamiento para el coche es gratuito e impresiona lo de ir en tren al borde del precipicio de la montaña. Hay también un telesférico pero a mí me da bastante miedo, este aparato colgante que parece que se lo vaya a llevar el viento, así es que estamos abonados al tren cremallera. No es un medio de transporte barato (subir y bajar cuesta casi 10 euros por persona) pero en nuestro caso es el único viable. Es súper práctico porque te deja en todo el centro del enclave turístico y tiene una estación modernísima.

monasterio de montserrat plaza

3. Funiculares de la Santa Cueva y de Sant Joan. Se pagan por separado y hace unos recorridos híper cortos y bastante costosos, para permitir un acceso más sencillo a la cueva original en la que dicen que se encontró la figura de la Virgen de Monstserrat, con un camino en bajada bastante empinado aunque muy bien allanado y estupendo para ir sin prisas y sin asfixiarse por el camino. Pero la niña aún es pequeña para caminar tanto, por lo que nos saltamos esta parte de la visita. A la cima de Sant Joan tampoco subimos, porque es otro desembolso y las vistas son igual de espectaculares desde los miradores que rodean el monasterio que desde allí arriba.

monasterio de montserrat santa cueva

4. Otras cositas. Dar una vuelta por la plaza situada frente al Monasterio de Montserrat, el hotel, las celdas de los monjes o visitar el museo son cosas sencillas para pasar el rato. Aunque lo mejor es estar al aire libre a esas alturas y pasearse por los diversos miradores desde los que se puede ver el mar hacia Barcelona y los Pirineos nevados hacia el norte. ¡Parece que estuvieran cerquísima! El resto de la montaña es accesible para hacer rutas de senderismo, con bicicletas, etc. Al ser temporada baja, había algunos restaurantes que no estaban en funcionamiento, al igual que el supermercado, que también estaba cerrado. Pero en Montserrat hay diferentes opciones para comer desde bocadillos, a restaurante self service y restaurante a la carta. No es que sea barato pero para salir del paso no moriréis de hambre. Un bocadillo puede costar 6 euros y un menú de un solo plato con bebida 11. También podéis llevar la comida de casa y utilizar los exteriores para improvisar un pícnic y ahorrar.

Independientemente del carácter religioso del entorno, es una visita que merece mucho la pena si pasáis por Barcelona. Las vistas son inigualables y a día de hoy no deja de sorprendernos que eligieran esa zona de tan difícil acceso para edificar el monasterio. Seguro que para nosotros no será la última excursión a Montserrat.




Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Cristina
    18 enero, 2016 at 15:33

    A nosotros nos encanta, como tu dices, a parte de ser religioso o no es una montaña con un magnetismo que me encanta!
    Siempre hacemos la ruta a la Santa Cova, es nuestro momento de reflexión y una vez allí descansamos y comemos un bocadillo sentados fuera.
    Una pena que el Cremallera sea tan caro, se va un buen pico cada vez que vamos!
    Bss!

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      24 enero, 2016 at 19:29

      Sí, es que sólo subir ya es un dinero. A mí me encanta el recorrido hasta la cueva, pero esta gente estaba desganada del todo y ha sido la primera vez de las que he subido, que no lo he recorrido. Aunque seguro que repetiremos la experiencia muchas veces más.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.